Cruz Azul descubrió anoche, en La Bombonera de Toluca, que tiene otra clase de espíritu, de convicción, de carácter, otro tipo de sangre en las venas y otro nivel de pulsaciones en el corazón der este equipo. Casi un año después de haberle regalado el título al América, "La Máquina" volvió para ganar el campeonato de la Concacaf y lo hizo con fundamentos que hace tiempo no existían en su cancha. Hoy es el gran candidato a ganar la Liga, cuya liguilla comenzará en los próximos días. Un Cruz Azul revitalizado, remasterizado en órdenes de temperamento puede seguir haciendo lo que dejo de hacer por mucho tiempo: levantar trofeos.

LOS ANGELES, CA.- Hasta el Ángel de la Independencia amaneció con tonos azules esta madrugada.

Y "al diablo" con aquellos que dicen que Cruz Azul ganó con el reglamento en la mano o sin merecerlo. Solo faltaba eso. Ganó, es campeón y punto.

La noche del miércoles, la noche más azul de los últimos tiempos le significó al sufrido equipo de la capital la obtención del cetro de la Concacaf, que más allá de ser una competición internacional ++regional++ es válida para asistir al Campeonato Mundial de Clubes de la FIFA. Pero para efectos de la historia moderna de Cruz Azul, el título es lo que vale, la posibilidad de ser campeón para un equipo de historia, de tradición y de gran popularidad que en los últimos años falló, precisamente, a ese precepto: el de ganar trofeos.

Puede que lo haya hecho con poca brillantez futbolística, sin mucho orden en la cancha, con cierta cuota de drama al final y sin haber vencido al rival en dos partidos, pero Cruz Azul mostró elementos mucho más importantes que, anoche, en la sala de conferencias de La Bombonera, el entrenador Luis Fernando Tena resaltaba por encima de cualquier otra condición: Temperamento, personalidad, solidaridad y sacrificio, justamente los atributos que se le han reclamado a este Cruz Azul en la época del ayuno de campeonatos.

Casi un año después de aquella perversa noche en el Azteca, donde teniendo el título de la Liga en la manos termino regalándoselo al América, Cruz Azul decidió agregar sangre caliente a sus venas y pulsaciones a su corazón. Jugó con inteligencia, soportó en los minutos finales y se alzó con la Copa, alejando las versiones que indicaban que los "fantasmas" seguían merodeando su vida alrededor de las finales.

El equipo de Luis Fernando Tena no solo tiene capacidad para desarrollar el juego. Tiene futbolistas que saben actuar en momentos complicados, que no se arrugan, que se no esconden en situaciones apremiantes. Hay que darle el crédito al propio Tena y a futbolistas de gran experiencia como Gerardo Torrado, Cristian Giménez, Amaranto Perea y José de Jesús Corona por esa transformación. Ellos han soportado con cabalidad y fortaleza los tiempos de mayor presión y critica. Cruz Azul es una buena institución. El reconocimiento para los cooperativistas y para Billy Álvarez que, en lo personal, ha tenido momentos de turbulencia pero que ha logrado mantenerse a flote y sobre todo mantener encendido el espíritu de un equipo de futbol. Y el premio también para los aficionados, los sufridos aficionados de Cruz Azul, un equipo grande que jamás puede olvidarse de las condiciones que se le exigen para ser un grande.

Cruz Azul sabe que todavía le falta camino por recorrer. En las siguientes semanas tendrá que buscar el ansiado trofeo de la Liga. Tiene a los jugadores, tiene al técnico, tiene a los aficionados y tiene algo nuevo: una sangre distinta, a prueba de presiones, temperamento, personalidad, fuerza, un carácter que aleja "fantasmas" y que levanta Copas. Azul...Pintado de azul...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hagamos "la autopsia", hagamos el examen "post-morten" del campeón mexicano. Quizá, algunas conclusiones nos podrán llevar a resolver el dilema de por qué un equipo mexicano sigue, por ahora lejos, de ganar una Copa Libertadores. Las pruebas de sangre no dicen mucho. Los "Rayos X" en el cerebro tampoco arrojan una causa válida. Quizá el problema estuvo otra vez en los músculos, en la cantidad de acido láctico acumulada, el ritmo de tres competencias (incluyendo a la selección mexicana en un año mundialista), los largos viajes, los exigentes campos de Bolivia, Ecuador y Brasil, las diferentes altitudes y quien sabe que más.

LOS ANGELES, CA.- Si lo del martes en La Paz fue el final de un "ciclo" en el futbol mexicano, fue triste. No era la manera en que "la historia" de este León, de Matosas, de sus jugadores, de Rafael Márquez, tenía que culminar.

Un larguísimo viaje continental podría terminar la noche de este viernes en Tijuana, donde el León, el campeón vigente, quedaría eliminado de la fase de la liguilla sin posibilidades de defender su título.

Al final del día, el León, aquel equipo alegre, prodigioso en su juego, espectacular, con un sello de "matar o morir" en la cancha, que fue al Azteca a ganarle una final al América en diciembre pasado se quedaría como lo dice ese cuento o dicho popular: "como el perro de las dos tortas... sin nada". Pero busquemos un análisis más adecuado, por no decir científico, acerca del desenlace.

Delicadamente, sin faltarle el respeto a nadie, hagamos "la autopsia", hagamos el examen "post-morten" del campeón mexicano. Quizá, algunas conclusiones nos podrán llevar a resolver el dilema de por qué un equipo mexicano sigue, por ahora lejos, de ganar una Copa Libertadores.

Pero más allá de las preguntas particulares que rodean al León, dos de ellas fundamentales en su futuro inmediato como el hecho de conocer si Matosas continuará en la institución o si Carlos "El Gullit" Peña será promovido para jugar en el futbol europeo, vuelve a quedar un antecedente de que los clubes mexicanos no son lo suficientemente aptos para afrontar dos torneos de alta competencia al mismo tiempo. El León es el segundo campeón mexicano -el primero fue el Tijuana de Mohamed- que tuvo la capacidad o llamémosle la "valentía" de decantarse por uno solo torneo, ambos buscaron la Libertadores y al final, ambos también terminaron cediendo el torneo de Liga.

Las reglas del juego son, en apariencia, claras. Lo de la distancia, los largos viajes a Sudamérica y el cansancio, podrían salir sobrando. Lo de los arbitrajes y el mayor cobijo que la competencia da a los equipos sudamericanos, tampoco entra ya en el cumulo de los pretextos. Parece que llegó el tiempo en que "la planeación" vuelve a ser un tema fundamental en la necesidad de los equipos mexicanos de ganar un torneo internacional como la Copa Libertadores.

Y en esa "planeación", no solo se trata de escoger uno u otro torneo, también de hacer la inversión correcta, de contar con el talento apropiado, de tener una base sólida de jugadores procedentes de las fuerzas básicas y de buscar al entrenador adecuado. El León tenía muchas ventajas en ese sentido, incluyendo el tema del técnico, de Matosas, un tipo trabajador, honesto, aguerrido en la cancha, un tipo con grandes virtudes, un cuadro completo, con jugadores mexicanos de primer nivel, algunos de ellos con la experiencia de Rafael Márquez y jugadores extranjeros que fueron escogidos y probados por el propio entrenador. ¿Qué le paso al León?

Las pruebas de sangre no dicen mucho. Los "Rayos X" en el cerebro tampoco arrojan una causa válida. Quizá el problema estuvo otra vez en los músculos, en la cantidad de ácido láctico acumulada, el ritmo de tres competencias (incluyendo a la selección mexicana en un año mundialista), los largos viajes, los exigentes campos de Bolivia, Ecuador y Brasil, las diferentes altitudes y quien sabe que más. Los "médicos" dirán: "Fue una muerte natural". La realidad es que el campeón murió en la tristeza.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Daniel RamírezMexsport

En un país cuyas principales instituciones -públicas y privadas- luchan contra la corrupción, no es raro que el futbol, en un momento dado, resulte manchado y dañado. Las declaraciones del joven futbolista de Pumas, Daniel Ramírez, han abierto una vieja herida en el futbol mexicano sobre cómo se conduce y se afecta el desarrollo del joven futbolista. En la "cocina', en el "horno" mismo del futbol mexicano, hay serios problemas que muchos tratan de ocultar. Me extraña que haya saltado, de pronto, el nombre del Pachuca, una institución que procura siempre la excelencia en su funcionamiento, pero ello abre una puerta para investigar y buscar muchos de los problemas que afectan el nacimiento de los nuevos talentos en el futbol mexicano.

LOS ANGELES, CA.- Yo era un niño cuando en las paredes del barrio se dibujaban ya aquellas leyendas en los días preelectorales: "Por la renovación moral de la sociedad".

En un país donde, desde que yo tengo uso de razón, las principales instituciones -tanto las públicas como las privadas- luchan contra el terrible fenómeno de la corrupción, no debe sonar nada raro que el futbol también resulte manchado y dañado por ese terrible mal.

Ahora resulta que el gol del joven Daniel Ramírez del domingo en el Estadio Olímpico Universitario le hizo más daño a Pachuca que a las propias Chivas.

Delicadas las acusaciones del jugador de Pumas realizadas en el programa ESPN Radio Fórmula sobre que en el inicio de su trayectoria como futbolista profesional le pidieron 10 mil pesos por quedarse en fuerzas básicas de Pachuca. La dirigencia de los Tuzos reaccionó rápidamente separando de su cargo al director de visorias del club (Angel González) en tanto se investiga el tema. Difícil será comprobarlo, aunque el "golpe" en la imagen del Pachuca ya está hecho. El Pachuca ha sido o ha tratado de ser un modelo como institución y sé, personalmente, lo que le molesta a Jesús Martinez esta clase de acusaciones.

No tengo elementos que puedan incriminar totalmente al Pachuca y a su director de visorias, pero tampoco veo, por otra parte, una razón para que un futbolista joven como el caso de Ramírez lance una acusación falsa con motivo de hacer daño. ¿Para qué? Si Ramírez dijo algo, es que algo ocurrió. No sé si el culpable será González o alguien más dentro de la institución, pero el Pachuca tiene la obligación de ir a fondo.

Pero más allá de si este caso en particular es verdad o no lo es -ya hay una carta de arrepentimiento oficial por parte del futbolista de los Pumas- me parece que siempre será un momento oportuno para que los clubes busquen y limpien cualquier indicio de corrupción o de malos manejos que ocurran en sus sistemas de desarrollo. En particular, ese rubro de la "industria futbolística" debería mantenerse alejado de malos manejos, de intereses, de voraces promotores, de monitores y entrenadores que "ensucien" la cancha y que busquen un beneficio personal por encima del colectivo. Los clubes necesitan que el talento fluya de manera natural, sin obstáculos, sin distracciones ni vicios que lastimen una carrera que apenas comienza.

El proceso para que nazcan futbolistas en México no es nada sencillo. Se supone que un país de 120 millones de habitantes y otros 10 o quizá 15 millones en Estados Unidos, el talento debe sobrar. Pero no es así. Hay un problema grave, muy grave en la detección y en el desarrollo de ese talento. Los chicos jóvenes se atoran en un momento dado y no reciben ni el apoyo ni los fundamentos necesarios para terminar con una carrera de éxito en el futbol. La corrupción es uno de los grandes obstáculos. No hay duda de ello.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las actuaciones y los números siguen enviando mensajes claros y contundentes de su calidad. Entre sus goles y sus pases para gol, la Real Sociedad respira ya en las competiciones europeas de la próxima temporada. Carlos Vela está convertido en el mejor futbolista mexicano del momento y uno de los mejores desde los ya lejanos días de Hugo Sánchez en el Real Madrid. Pero la pregunta a esta altura del "juego" ++si es que este realmente es un juego de poderes o de caprichos++ es quién desperdicia más en la situación: si el futbol mexicano que no puede contar con una figura que amalgamaría su situación en una época de pocos valores en la cancha o el jugador que, por una decisión propia, decide alejarse del "gran concierto" que el futbol propone en este verano.

LOS ANGELES, CA.- Está claro que hay un "desperdicio" total y absoluto, pero a esta altura de las circunstancias y del juego, la pregunta tendría que ser: ¿Quién desperdicia más? ¿La selección, que parece necesitarlo para tener más fundamentos en la cancha o quizá el futbolista, que en su afán de rencor, de revancha o de penitencia, decide darle la espalda a la cita de los grandes futbolistas del mundo? Es un desperdicio, pero... ¿quién desperdicia más...?

Carlos Vela
EFE Vela anotó en el triunfo de la Real sobre Espanyol

El tiempo se agotaba en Anoeta. Bajó la pelota con el pecho, hizo un amague para frenarse, continuó con la inercia del movimiento del cuerpo hacia el frente. Punteó el balón, el defensa pasó de banda y quedó perfilado frente a la portería. Elegantemente, con la izquierda, empujó la pelota al fondo de las redes.

Mientras Carlos Vela sumaba su decimotercer gol de la temporada y confirmaba a la Real Sociedad en puesto de Copas Europeas, el futbol mexicano seguía viendo con remordimiento como el mejor futbolista mexicano del momento seguía apartado de su alcance y de sus sueños.

Vela está brindando una de las mejores campañas de un futbolista mexicano desde los lejanos días de Hugo Sánchez en el Real Madrid. Los números son evidentes: en una Liga donde jugadores como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Diego Costa marcan diferencia en la cumbre, Vela ha encontrado su propio espacio y su propia dimensión para trascender. Además de los 13 goles, suma 12 asistencias en el torneo. En total, entre goles y pases para gol, la temporada del mexicano se ha significado con un valor de 20 puntos para el equipo de San Sebastián. Sólo futbolistas como Ronaldo, Costa, Messi o Gareth Bale han logrado que sus números trasciendan de tal forma en el rendimiento global de sus equipos.

Es casi seguro que la Real Sociedad "comprará" un boleto para la Europa League de la próxima temporada, pero no es nada seguro que Carlos Vela siga en las filas del club para esos días. Su impresionante demostración ha abierto los ojos de algunos "grandes" de Europa. Hoy mismo se cree que el futbolista tiene los argumentos necesarios para, en su caso, volver al nivel que alguna vez probo en sus raíces con el Arsenal. Tiene mercado en España y tiene también la posibilidad de analizar algunas ofertas en Inglaterra. El futuro de Vela, a sus 25 años, es tan ilusionante como lo han sido cada una de sus ejecuciones en la camiseta de la Real Sociedad.

Lo que sigue siendo claro es el desperdicio que el futbol, en general, presenta en este caso. Lo tiene la selección mexicana, al no poder aprovechar la calidad física y mental que en este momento posee quien es, sin duda, el mejor futbolista del momento nacido en México. Y la tiene también el propio Vela, que con la temporada que ha tenido, podría rubricar muchas cosas en el verano de los grandes futbolistas que propone Brasil. La pregunta es: ¿Quién desperdicia más? La selección, que no contara con un futbolista que puede darle otra tipo de dimensiones en la cancha o el propio futbolista que por decisión propia se aparta de la escena histórica de los grandes jugadores del mundo. ¿Quién desperdicia más?

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Porque en dos semanas, en dos partidos, no hay espacio para "milagros". La Volpe no le ha devuelto a Chivas ni su futbol ni su faceta competitiva, le ha devuelto algo más importante: la esperanza... La esperanza de que el mañana existe y que puede ser mejor para este querido equipo. A partir de lo que el entrenador siembre en las jóvenes figuras del plantel y en los planes para reforzarse con elementos de perfil bajo podrían aparecer la "cosecha de la salvación" de este Guadalajara.

LOS ANGELES, CA.- Dos juegos, dos buenos resultados, un par de semanas después, el "Lavolpismo" aterrizó pleno y profundo en el entorno de Chivas.

Y primero, tuvo tiempo para una amenaza clara y tajante: "Aquellos que no me demuestren en estos dos últimos juegos podrían no estar aquí el próximo torneo". Y luego, remató con una promesa para los aficionados: "Queremos jugar con el estilo del mejor Barcelona".

La Volpe está trabajando. Y por lo pronto, en muy poco tiempo y ayudado quizá por cierta fortuna que le han acompañado en sus dos partidos iniciales, ha alentado algo con lo que Chivas no contaba en el pasado reciente: la esperanza.

La Volpe ha comenzado en los sitios donde mejor lo hace. Dicen que se encerró durante más de 30 minutos con la joven promesa Giovanni Hernández y le mostró videos de como jugaba el astro francés Zinedine Zidane y como el futbol evolucionó después en un futbolista de las características de Mesut Özil. Más tarde, buscó al otro joven, a David Ramírez, y le ordenó que cada vez que tuviera contacto con el balón encarará al defensa y que enseguida buscara el desborde. "No me importa cuántas veces falles o cuántos balones pierdas", le advirtió el entrenador. Para terminar, se encontró por los pasillos de Verde Valle a Carlos Fierro, posiblemente el jugador canterano con más lustre y más avances y le dijo que dejara de tirar centros sin ton ni son y que abandonara la banda por una posición más centralizada y más cercana a una zona donde en realidad podía hacer daño. La Volpe está en lo suyo: trabajando con jóvenes, aconsejándoles, generando confianza y valores en ellos. Algo, seguramente positivo podría salir de todo esto.

Al mismo tiempo, La Volpe está preparando una lista para el verano. En ella habrá nombres de posibles refuerzos, pero no esperen a Oribe Peralta o al "Gullit" Peña. La lista de La Volpe está enfocada en futbolistas que han tenido pocas repercusiones en sus clubes y que La Volpe sabe que le pueden terminar funcionando en su equipo, en su esquema y en su disciplina. Un sello distintivo de la corriente "Lavolpista" es buscar futbolistas de perfil bajo para darles después una amplia responsabilidad en los equipos -lo mismo hizo, en su momento, Miguel Herrera en el América-.

Y el tema del estilo, no pasa nada si La Volpe pone al Barcelona como ejemplo de lo que deben perseguir sus futbolistas. Ya Chivas intentó acercarse a ese modo cuando Johan Cruyff fue parte de la institución. El hecho de que el entrenador de hoy le subraye la necesidad de transitar por los caminos del "Jogo bonito", respetando su identidad, su recursos, su capacidad de crear y trascender, parece una posición muy normal.

Chivas tiene el domingo un partido interesante en la Ciudad Universitaria, justo el día en que la fe católica celebra el "Domingo de la Resurrección". Y puede que no sea una domingo de resurrección plena para un equipo al que le falta mucho en lo futbolístico y en lo anímico, pero puede ser un "domingo de esperanza", porque La Volpe, en poco tiempo, le ha devuelto eso a Chivas: la esperanza de ser mejor.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La frágil memoria de los críticos y de los aficionados al futbol no alcanza para recordar los días en que el astro argentino salvaba con su talento e inspiración la caída de un equipo de época. Digamos que el Barcelona se derrumbaba poco a poco y que Messi se colocaba bajo las columnas y los cimientos para sostener el equipo a pesar de los "terremotos" de la cancha, del vestidor y de la oficina. Messi, su talento, sus genialidades, fueron capaces de darle una "muerte lenta", en cama y rodeado de sus grandes amores al Barcelona. Hoy, la crítica se dirige hacia él, cuando fue él quien prolongó la agonía de un legendario equipo.

LOS ANGELES, CA.- El día en que marca tres goles, en el que se pone a los hombros al equipo y en el que sale con una sonrisa del campo es un día normal para Lionel Messi. El día en que nada le sale, el día donde se equivoca en las decisiones, en el pase final y en el que el equipo no funciona y encuentra la derrota como un justo resultado, los reflectores siguen puestos sobre él.

La responsabilidad de ser el jugador más desarrollado del presente y uno de los mejores de la historia pesa poderosamente sobre los hombros del número "10" del Barcelona.

Y en una época donde las "redes sociales" cumplen con una función de comunicar, de entrelazar y de unir, también cumplen con otra donde cada quien parece tener una explicación de lo que le sucede a Messi. Y en serio que hay versiones de todos los estilos y los colores: desde que se está cuidando para la Copa del Mundo, la que indica que está lesionado, la que tiene problemas en el vestidor, la que no se habla con la mitad del equipo y hasta la que indica que modificó sus hábitos alimenticios y que ha perdido potencia en la cancha.

Cualquier explicación tiene cabida, menos la que señala o señalaría que es un ser humano de carne y hueso y que puede tener, como cualquiera de nosotros, días buenos, malos, regulares o periodos donde su productividad desciende. En Messi caben todas las versiones, menos la humana.

Tampoco parece existir espacio para advertir que el Barcelona, el gran Barcelona que llenó toda una época como equipo de futbol, que cautivó a propios y extraños, que atrajo miradas incluso de aquellos que no específicamente eran o son aficionados a este deporte, ese gran Barcelona ha sido parte de un deterioro y que como equipo de futbol, más que como una figura individual, ha encontrado un punto de reajuste o un tiempo para una revisión exhaustiva de sus alcances. No, aquí la explicación más fácil y recurrente es otra: el culpable de todo es Messi porque es el mejor futbolista del mundo y porque no tiene derecho a fallar jamás.

El nivel de competencia de los clubes de futbol europeos no tiene espacio para parpadear. Un titubeo es suficiente para sepultar los sueños de toda una temporada, pero nadie quería poner demasiada atención en este Barcelona, que poco a poco, a cuenta gotas, daba de agotamiento, un agotamiento más mental que futbolístico que empezaba a ser más frecuente en la cancha. Y ahí, nadie pareció o quiso darse cuenta de que Messi y su habilidad para jugar este deporte, para acudir a su genio a y a su temperamento futbolístico, eran capaz de soslayar la pesada crisis que ya afectaba al club. Las genialidades de Messi tendían una "cortina de humo" suficiente para de esconder las deficiencias de un equipo que se hacía viejos en muchas zonas del campo, que sufría por lesiones, por bajas de rendimiento naturales y hasta por el esfuerzo de entender la nueva doctrina del nuevo entrenador.

Messi es y seguirá siendo un futbolista fuera de serie. Pero como cualquier ser humano, tiene derecho a fracasar o a ser parte de una debacle. El Barcelona ganó mucho de la inspiración del argentino. El Barcelona se salvó muchas veces de la capacidad de Messi. El Barcelona escondió sus defectos tras el astro. Hoy, Messi ha acusado el cansancio, físico y mental, de no poder sostener más a un equipo que se derrumbaba con el paso del tiempo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Real Madrid v BarcelonaGetty Images

El duelo entre el Real Madrid y el Barcelona no es un trofeo más. Es un título que lo disputan dos de los grandes equipos de todos los tiempos. Y un Clásico, como dicen los argentinos, no puede ser "Un Clásico amistoso" o un "Clásico de Copa, de Liga o de Champions". Al Clásico no se le puede clasificar, solamente hay que llamarlo Clásico y hay que entenderlo y darle la validez que merece por lo que significa la rivalidad y el choque de las dos camisetas. Ganarlo es y será siempre impostergable, obligatorio, urgente y necesario para ambos equipos.

LOS ANGELES, CA.-- Ganar la Copa del Rey no salva a ninguno de los dos "reyes" del futbol español, pero perderla, sin duda, los condena.

La Copa del Rey podría ser el tercer torneo en importancia que afrontan los dos "grandes" de España, pero la situación que tienen ahora mismo, con un equipo convertido en "cenicienta" aún lejos de la medianoche y más lejos aún de perder la zapatilla, podría tener tanto al Madrid como el Barcelona demasiado nerviosos.

Y puede que Messi y Cristiano se hayan tirado miradas tan amenazantes y preocupadas en exceso por las condiciones propias de una batalla particular que se olvidaron de un tercero que a esta altura de la temporada parece en una situación mucho más cómoda y privilegiada. El Atlético de Madrid, el Atlético, damas y caballeros, un equipo que gasta 300 millones de euros menos en presupuesto que el Barcelona y el Real Madrid, les podría haber dejado "migajas" a los dos poderosos y emblemáticos conjuntos del futbol español.

El duelo de este miércoles en Mestalla no es un trofeo más. Es un título que lo disputan dos de los grandes equipos de todos los tiempos. Y un Clásico, como dicen los argentinos, no puede ser "Un Clásico amistoso" o un "Clásico de Copa, de Liga o de Champions". Al Clásico no se le puede clasificar, solamente hay que llamarlo Clásico y hay que entenderlo y darle la validez que merece por lo que significa la rivalidad y el choque de las dos camisetas. Ganarlo es y será siempre impostergable, obligatorio, urgente y necesario para ambos equipos.

Muchos creen que la necesidad está del lado catalán. Que el Barcelona necesita dar señales de vida tras la caída en la Champions (que ya fue un fracaso para sus pretensiones) y tras la derrota en la Liga (ante al modestísimo Granada) que lo ha alejado -relativamente- de la lucha por el título en la Liga. Y puede que sí, puede que sea el Barsa sea, evidentemente, el urgido, pero alguien me podría decir qué ha ganado el Real Madrid en la temporada. Es verdad, no ha perdido nada aún, pero tampoco ha ganado nada. Está en doble desventaja con el Atlético por la Liga -por el tema del desempate- y en la Champions tiene emplazado un duelo en semifinales ante el campeón defensor del certamen y considerado el mejor club del mundo, el Bayern Munich alemán.

Más allá de las ausencias, algunas de ellas tan notables como la de Cristiano Ronaldo, de un lado, o la de Gerard Piqué, del otro, Real Madrid y Barcelona cuentan con planteles ricos y profundos para ofrecernos una gran batalla en la cancha. Y la cita en Valencia tiene, debe tener una vital importancia porque para los "equipos grandes" y más aún para los "equipos de las Grandes Ligas", los trofeos son siempre necesarios: Cuando los ganan, es algo normal, pero cuando los pierden, las cosas suelen complicarse. En ese nivel, en ese mundo del futbol, la gloria es vista como cotidiana, la tragedia es perpetua.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dentro de la propia irregularidad de la Liga y de su accionar, los últimos campeones mostraron ciertas características en su funcionamiento que le dieron otro sentido al juego y a la competencia. Los síntomas de hoy indican hacia un sendero mucho más peligroso. Los dos conjuntos de mayor regularidad y de mayor rendimiento Cruz Azul y Toluca también, por momentos, se han contagiado de la incertidumbre con lo que no garantizan nada. Hay un "pelotón" de equipos que está peleando por un boleto a la liguilla sin tener los números que respalden esa posición. ¿Hacia dónde vamos? En el torneo más irregular quizá en la historia del futbol mexicano podríamos tener un campeón que la fase regular haya acumulado un rendimiento menor al cincuenta por ciento de productividad.

LOS ANGELES, CA,- Dentro de sus más tempestuosos temores, el futbol mexicano vive con uno que no le deja conciliar el sueño: que un mediocre termine siendo el campeón.

Dentro de la propia irregularidad de la Liga y de su accionar, los últimos campeones mostraron ciertas características en su funcionamiento que le dieron otro sentido al juego y a la competencia. Así, en la última época, parecieron hacerlo el América, el León, el Toluca, el Santos, el Monterrey o el propio Cruz Azul. Dentro de la marcada anormalidad del torneo, esos campeones y hasta sub-campeones supieron enaltecer el juego y darle el brillo necesario a su corona. Fueron dignos de lo que presumieron y lograron.

Los síntomas de hoy indican hacia un sendero mucho más peligroso.

Cuando faltan solo seis puntos por disputarse para el final del campeonato regular, hay 13 equipos con menos del cincuenta por ciento de productividad en la lucha por conseguir boletos para la liguilla. Los dos conjuntos de mayor regularidad y de mayor rendimiento Cruz Azul y Toluca también, por momentos, se han contagiado de la incertidumbre. El campeón vigente, el León, está ocupado en la Copa Libertadores y lo mismo con un animador clásico de los últimos certámenes como el Santos mientras que el América, un equipo alcanzó el cielo y las estrellas en los últimos dos años, vive ahora en la confusión permanente.

A toda esta situación, yo agregaría un dato más: un equipo como el Atlante, un tradicional desarrollador de futbolistas y de entrenadores, generador, además, de una corriente futbolística como el "Lavolpismo", está virtualmente descendido y en riesgo de desaparecer como franquicia y nombre futbolístico.

Llegó el momento de sentarse en la mesa y preguntarnos qué tipo de reformas, de cambios, de reglas tendrían que transformarse o adecuarse para que el futbol mexicano se alejara lo más posible de una faceta mediocre y se acercara a una más competitiva que terminará beneficiando a todos, pero sobre todo a aquellos que compran un boleto para el estadio o que encienden la televisión buscando un entretenimiento.

Por ahora, hay mucho riesgo y cierto temor de que dentro de tanta confusión e irregularidad, el que levante la Copa sea un mediocre.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Iba y volvía. Arrancaba y frenaba. La mezcla letal estaba ya en su torrente sanguíneo: adrenalina y bilis. El portero de Cruz Azul recibía provocaciones. Primero un simple choque de Gandolfi y luego un escupitajo de Pellerano. Él se controlaba o trataba de mantenerse controlado. Si no pasa nada extraño ++como pudo haber ocurrido la noche del miércoles en las semifinales de la Concacaf++, José de Jesús Corona será el portero titular de México en el Mundial de Brasil 2014. La pregunta es: ¿Soportará esa presión?

LOS ANGELES, CA,- Toda la tranquilidad que José de Jesús Corona ofrece bajo los postes de una portería se transforma en un cumulo de pasiones desordenadas y peligrosas cuando el carácter se apodera del futbolista.

Jesús Corona
MexsportJesús Corona salió expulsado ante Xolos

En su sitio en la cancha, en reflejos, en condiciones de área, en ubicación, en manejo del balón con los pies, es el mejor en México y parece el más adelantado para ser el titular con la selección nacional en el ya próximo campeonato mundial.

Lo provocaron. Lo fueron a buscar. Primero fue el capitán Gandolffi que lo chocó y que recibió el intento de un codazo a cambio. Después, fue una bajeza, un escupitajo del menor de los Pellerano. Mientras terminaba el partido de semifinales de Concacaf entre Cruz Azul y Tijuana, Corona aparecía, otra vez, en el centro del huracán. Y había muchos que pedían, que casi suplicaban que perdiera el control, que volviera a aquellas dramáticas escenas de Morelia, del cabezazo o quizá de aquel lio familiar que tanto daño le hizo. Pero en su interior, en su mirada y en sus facciones, Corona no estaba en el Estadio Azul.

Estaba en Natal, en el 13 de junio, en lo que implicaba el verano, la responsabilidad que tiene y en el nivel que ha adoptado. Y aunque una fuerza poderosa lo llamaba a reaccionar, a mezclar la bilis con la adrenalina, Corona buscó y apretó el botón del control. Empujado primero por Torrado, luego por "El Chaco", Corona se iba y volvía, arrancaba y frenaba.

Tengo la impresión de que Miguel Herrera ha tomado una decisión. Aunque la competencia podría ser cerrada, con Guillermo Ochoa enviando mensajes claros y contundentes de su "lucha" en el futbol europeo, con Alfredo Talavera, siempre disciplinado y en buen momento y con Moisés Muñoz, que fue parte del estilo y la identidad americanista en los tiempos de Herrera. Pero el hombre que puede marcar una diferencia en ese puesto es el portero de Cruz Azul.

Corona ha trabajado fuera de la cancha para tratar de encontrar el control del carácter que pueda transformarlo en el portero completo que todos quieren. Algunos de sus compañeros de equipo han sido testigos de ello y el entrenador Luis Fernando Tena salió a defenderlo sin reparo la noche del miércoles mientras Cruz Azul festejaba el arribo a la final de la Concacaf.

En una época de un talento futbolístico incierto, de muchas dudas en la mayor parte del campo de juego, México parece tener la certeza de que en la portería las cosas están en su sitio y en manos, pies y cabeza seguras. José de Jesús Corona se fue, por algunos momentos, lejos del Estadio Azul para instalarse en Natal, la noche del viernes 13 de junio. En su mente, en su realidad, en su lucha constante por sobrevivir a su propio carácter, él estaba ya en la portería mexicana de Brasil 2014.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Con tan pocos días para el silbatazo inicial de Brasil 2014, los mensajes son totalmente contradictorios: unos recurren a cuestiones esotéricas para pronosticar el futuro de México en el Mundial y otros mantienen una postura más conservadora y acorde a los resultados de la última época. Pero en un futbol donde los intereses comerciales y los deportivos juegan en la misma cancha, las confusiones están por todas partes. ¿Cuál es el porvenir de México en Brasil 2014? Seguramente lo sabremos hasta el día el silbatazo inicial en Natal, el 13 de julio.

LOS ANGELES, CA,- Hugo Sánchez dice que hay que "cruzar los dedos y encender las veladoras" y Miguel Herrera asegura que escoger a los 23 jugadores de la lista definitiva le significa un gran reto. Entre opiniones disímbolas, mensajes contradictorios, una alarmante desesperanza y al mismo tiempo una sombría ilusión, el futbol mexicano ha empezado "a vivir" su propio Mundial.

Miguel Herrera
MexsportHerrera dice tener problemas de escoger a 23

La realidad, tajante, es que quedan muy pocos días por delante para el silbatazo inicial de Brasil 2014.

En un futbol tan apegado a los intereses y donde la operación comercial convive de manera muy cercana a las cuestiones deportivas, las confusiones y el peligro que significan esas confusiones están por todas partes. Para decirlo en un sentido más figurado: el producto está ya empaquetado, listo para ir al gran evento, pero nadie sabe si terminará funcionando de la manera adecuada.

Aquellos que "lo venden", lo elevan, como siempre, hasta dimensiones exorbitantes: "Esta bien. Se puede, se puede lograr. Lo único que necesita es de su apoyo, confianza y amor", es el mensaje de los vendedores que en el fondo, muy en el fondo, saben que hay un "disclaimer" (una advertencia) alarmante sobre el funcionamiento del producto en los niveles de competencia a los que se enfrentara durante el verano. Lo que se alejan un poco de esos intereses, los que no son totalmente parte del negocio, mantienen una postura mucho más consciente de la realidad que vivió el equipo en la última época y recurren a cuestiones de orden esotéricas para encontrar parte de la realidad que se viene en el futuro. La selección mexicana de futbol es un producto. Hoy está más "en manos" de los "vendedores" que en la del propio entrenador y el problema es que el mensaje de los vendedores no tiene nada que ver con una competencia deportiva.

El entrenador nacional dice que tiene ciertos problemas al escoger a los 23 que deben ir al Mundial. Esas declaraciones puede tener dos vertientes: la primera es que sobra el talento y que la competencia es interna es realmente muy cerrada entre los futbolistas. Y la otra, totalmente contraria, indicaría que Herrera no sabe por dónde escoger porque lo que no sobra en México y en Europa son futbolistas mexicanos con talento. Insisto: los resultados de los últimos meses se inclinan por la segunda hipótesis.

Miguel Herrera sabe, por otra parte, que en el momento que vive el futbol y la selección mexicana, el nombre de equis o de tal jugador tampoco marca una gran diferencia. Lo que realmente puede ayudarle a buscar una faceta más competitiva a partir del día 13 de junio ++cuando debuta ante Camerún++ es la confección de un equipo, pero tampoco le sobra el tiempo y las oportunidades para lograr eso.

Entre el escenario dramático que propone Hugo Sánchez, la cierta confianza que impregna Miguel Herrera y el mensaje ++muchas veces falso++ de los "vendedores", México está ya jugando su propio Mundial. El problema sigue siendo encontrar la verdad entre tantas contradicciones.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya no es más aquel personaje irreverente y agresivo al que la prensa alemana calificó como una versión del "Vaquero de Marlboro". Hoy es un hombre más maduro, mesurado y tranquilo que le ha caído como una "bendición del cielo" a las Chivas. Un entrenador al que no podemos "medir" por sus títulos sino por la influencia positiva que logra depositar en sus dirigidos. Chivas tiene hoy a un Lavolpe diferente que puede aportarle justo lo que necesita en esta época: esperanza hacia el futuro.

LOS ANGELES, CA,- "En una liguilla todo puede pasar", dijo Ricardo Antonio La Volpe el lunes por la noche en el programa de ESPN Futbol Picante, pero me queda claro que si "ese todo puede pasar" significa un campeonato de las Chivas, mejor "bajamos la cortina" y declaramos nulo el torneo mexicano.

Y sin embargo, me parece que el veterano entrenador está en su justo papel: sustentar las ilusiones de un equipo que parece haberlas perdidas todas -esas ilusiones- en la última época y otorgarle cierta certeza hacia el futuro. Un poco de esperanza no le hace daño a nadie.

Y podemos entender que dentro de la mediocridad absoluta que vive este campeonato, con solo dos equipos -Cruz Azul y Toluca- manteniendo un paso más decente o regular, el "cualquier cosa puede suceder" tiene una validez, pero Chivas no está para campeón y eso lo sabe Lavolpe, lo sabe Jorge Vergara, lo saben los jugadores y supongo que también cada uno de los sufridos fanáticos rojiblancos. Para lo que está Chivas es para soñar en el futuro y para creer firmemente que un entrenador como La Volpe pueda depositar todos y cada uno de sus grandes atributos y conceptos en las fuerzas básicas del equipo.

La Volpe no es un entrenador al que podamos "medir" por sus campeonatos. A La Volpe lo podemos situar por la influencia positiva que ha dejado en muchos futbolistas mexicanos y que por medio de ese contacto y "alimentación" ha logrado también apostar por una convicción en un estilo que termina otorgándole solidez a sus equipos en la cancha.

Pero hubo muchos puntos interesantes de la plática en Futbol Picante. Uno de ellos, cuando Jose Ramón Fernández lo cuestionó sobre su relación con el dueño del equipo. Y ahí La Volpe fue sensato, delicado y también directo y contundente advirtiendo que sin tiempo y sin respeto por los proyectos, ningún equipo podía transitar por el camino del éxito.

Vi a un La Volpe más tranquilo, más sensato, más adentrado en los años, en el sitio y en el respeto. Aquel "vaquero" de Marlboro al que referían los medios en Alemania ha desaparecido para dar paso a un entrenador maduro, consciente de lo que tiene y lo que no tiene y dispuesto a seguir enseñando en la cancha, ésta vez, apegado a métodos más respetuoso y cálidos que los que le distinguieron en su pasado. Y está bien: Chivas ha recibido un "regalo del destino" justo en un momento en que lo necesita con urgencia. Un entrenador al que le gusta trabajar con lo más preciado que tiene el Guadalajara... con el futuro.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO