Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Tuca y Bielsa, candidatos más fuertes
VIDEOS RELACIONADOS video

La búsqueda del futbol mexicano por un técnico de selección esta en marcha. Marcelo Bielsa es, en apariencia, uno de los más adelantados, pero hay quien asegura que el argentino sigue molesto con la Federación Mexicana porque alguna vez ++piensa él++ utilizaron su nombre en un proceso que finalmente termino con la elección de Hugo Sánchez como seleccionador nacional. Convencer a Bielsa es una tarea complicada, pero vale la pena. Es el hombre que puede darle certeza al compromiso de trabajar por un futbol que puede seguir creciendo. Es una apasionado, una obsesionado por su trabajo y un hombre que jamás se distraería en temas ajenos a la cancha.

MÉXICO - La necesidad de resultados inmediatos es, hasta cierto modo, comprensible dentro de un futbol convertido en una prospera industria, pero el entrenador que México elija en las siguientes horas para conducir a su selección nacional deberá ofrecer una condición que vaya más allá del simple hecho de clasificarse al Mundial o recuperar la hegemonía de su área futbolística.

México necesita un entrenador que proyecte un sueño hacia el futuro, que le de la certeza al aficionado al futbol de que su filosofía, su trabajo y su métodos alcanzaran para que algún día, este futbol o esta selección puedan competir en un nivel distinto al que se ha mantenido durante la mayor parte de su historia. México necesita un entrenador muy completo: que derroche personalidad, que tenga educación, que logre sacar las mejores condiciones del futbolista, que mantenga una disciplina y que además de resultados, vaya forjando un estilo que por ahora no existe ni en el futbolista ni en el futbol mexicano.

Getty Images
Y puede que a lo largo de las ultimas décadas hubo algunas aproximaciones interesantes: Miguel Mejía Barón con lo que proponía la selección mexicana de la Copa América de 1993 o quizá el equipo de Javier Aguirre en el Mundial del 2002 y aún más, el estilo que logró el cuadro de Ricardo Antonio Lavolpe en la selección de la Copa Confederaciones del 2005. Algunos de esos ejemplos deben servir como modelo para lo que se pretende, pero falta más, mucho más, para un futbol que tiene grandes ventajas sobre muchos de sus competidores de zona e incluso sobre algunas de las grandes potencias futbolísticas y que jamás lo ha podido hacer evidente de forma convincente.

Decio de Maria aceptó el martes en una charla con el programa Nación ESPN que ellos deben realizar cambios pertinentes en la administración deportiva de la selección para, a partir de ello, encontrar al entrenador ideal para el trabajo. Las primeras informaciones destacan que México ha tenido un acercamiento con Marcelo Bielsa, el prestigioso técnico argentino que trabajó en el futbol mexicano con Atlas y con América. Bielsa sería, sin duda, una apuesta interesante, si recibe el apoyo, si tiene las condiciones, el tiempo y el espacio para trabajar, pero si el futbol mexicano pretende traer a Bielsa para colocarle trabas, presionarlos con asuntos comerciales, obligarles a jugar ciertos partidos, presionarlos en algunas convocatorias, el esfuerzo será improductivo. Bielsa necesita libertad para trabajar. ¿Puede el futbol mexicano ofrecerle esa "libertad"?

Bielsa es un viejo sueño del futbol mexicano. Su forma de trabajar, de desarrollar, su amor y pasión por lo que hace, su terquedad, su genialidad confundida con la locura al servicio de una cancha, sus obsesiones y sus miedos. Bielsa puede darle el crecimiento al futbolista, presionar a Gio, a Herrera, a Vela y a Ochoa para que den el paso de crecimiento. Bielsa puede darle una identidad por la que tanto ha suspirado el futbol mexicano a lo largo de su historia.

Aparentemente, Bielsa sigue molesto con el futbol mexicano porque en el proceso donde se eligió a Hugo Sánchez, él piensa que sólo se utilizó su nombre. Por ello también se ha platicado con Jorge Sampaoli, el técnico de la selección chilena y uno de los "alumnos" más avanzados de Bielsa.

Sea como sea, México no puede buscar un entrenador para ganar el partido de octubre ante Estados Unidos o para clasificarse al Mundial en la Concacaf. Debe buscar un entrenador que le de garantías de crecimientos hacia el futuro, que le de un sueño para seguir creyendo.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cosa más que habitual en el futbol mexicano y en las selecciones nacionales. México busca un nuevo entrenador y lo tendrá que hallar entre las "ruinas" de lo que deja un Miguel Herrera al que le faltó siempre un rubro importante para ser el entrenador completo: la educación. La primera de muchas listas de candidatos a dirigir a la selección mexicana ya está circulando por ahí y por allá, lo que está claro es que Decio de María tiene la obligación de cambiar las estructuras que hasta ahora han imperado en la administración de la selecciones nacionales. Requiere de un equipo de trabajo inteligente, despierto, ávido para los nuevos tiempos y necesita de un entrenador de personalidad férrea que no sea pisoteado por las necesidades comerciales que como industria tiene el futbol mexicano.

MÉXICO - Buscar un entrenador en "estado de emergencia" no representa nada nuevo para un futbol mexicano que siempre parece encontrarse en "estado de emergencia".

El mismo Miguel Herrera surgió desde la crisis más impactante que las selecciones nacionales y el futbol mexicano han enfrentado quizá en toda su historia. En aquel momento, como cuando fue con Aguirre, con Vucetich o con Tena, el futbol mexicano actuó rápida y según ellos con efectividad ante el apremio. Hoy, como en esos casos, no sobra el tiempo, pero si la necesidad de un proyecto, un equipo y un nombre para reconstruir todo lo que se ha pisoteado en la ultima época.

Y seguro que el entrenador ideal no existe, mucho menos en un futbol donde ese "entrenador ideal" requiere adaptarse a las condiciones y a las obligaciones de un puesto que va más allá de la cancha de futbol. Lo que esta claro es que las selecciones nacionales requieren un hombre que, además de darle seriedad y rumbo al aspecto futbolístico ++a la cancha++ le devuelva el carácter y la personalidad de una hombre educado. Todos los extremos son malos en la vida y México contaba, hasta el domingo, como un entrenador que en su afán de pregonar ++supongo yo++ por la libertad y una vida de poca disciplina, termino siendo presa de sus propias características. A Miguel Herrera lo termino "matando" el propio Miguel Herrera.

La primera lista extraoficial de candidatos para dirigir a la selección mexicana de futbol es muy interesante: Ricardo Ferretti, Pedro Caixinha, Gustavo Matosas, Víctor Manuel Vucetich, Marcelo Bielsa, Jorge Sampaoli y hasta Jurguen Klopp, entrenadores muy capaces, de diferentes estilos, condiciones para ver y entender el futbol, pero, por encima de todo, personajes educados.

Conociendo a Decio de María, el nuevo hombre fuerte y todo poderoso del futbol mexicano, existirá un hombre clave en la conformación del nuevo aparato de trabajo en las selecciones nacionales. Ese personaje se llama Guillermo Cantú y a partir de él, como nuevo director de selecciones, se tomaran decisiones sobre el nuevo entrenador, el cuerpo técnico, los futbolistas, la relación con los medios, las concentraciones, los viajes y los juegos. De María, que sea dicho de paso es un hombre inteligente, parece entender que la administración deportiva de la selección mexicana requiere de nuevos tiempos, otras ideas y un rumbo completamente opuesto a lo que se ha hecho en los últimos años.

El entrenador es el punto mediático del asunto porque hemos sido educados bajo la idea de que un solo personaje tiene la llave y la decisión de todo. Esos tiempos se pudieron haber agotado. Hoy, en el futbol, ganan los equipos: en la cancha, en el vestidor, en la banca y en la oficina. Decio necesita un equipo ganador.

Creo que hay dos candidatos que, bajo mi gusto y preferencia, tendrían más oportunidades de darle el cambio que tanto anhela en el futbol mexicano y sus aficionados. El primero es Ricardo "El Tuca" Ferreti, que no necesita demasiada presentación para su trabajo y el otro es Marcelo Bielsa, que conoce el futbol mexicano y cuya capacidad esta demostrada en otros niveles futbolísticos. El problema es que la personalidad y la disciplina de trabajo de Ferretti y de Bielsa es difícilmente adaptable a las condiciones y obligaciones que tienen las selecciones mexicanas de futbol. Si Decio quiere realmente generar una transformación, necesitará cambiar los moldes y las estructuras para que personajes como Ferreti o como Bielsa puedan volcar todo su experiencia y capacidad en beneficio de un futbol. ¿Lo podrá hacer? ¿Lo querrá hacer? ¿Lo dejaran hacerlo? Ya veremos.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La verdadera decisión importante que el futbol mexicano debería tomar es despojar del control deportivo al mismo grupo que históricamente ha administrado a las selecciones nacionales. Es una buena coyuntura para que Televisa deje el control deportivo -donde ha fracasado una y otra vez- y se dedique a lo suyo: a hacer televisión y negocios alrededor del futbol. Los que saben de futbol deben tomar decisiones de futbol. La selección requiere estar en manos de los clubes, de los entrenadores, de ex futbolistas, de gente hecha, profesionalizada, culturalizada en temas cancha...

Miguel Herrera
Getty Images
MÉXICO - Hay, hubo y podría existir una decisión mucho más trascendente que la propia salida de Miguel Herrera o el nombramiento de un nuevo entrenador en la selección mexicana de futbol: que alguna fuerza sobrenatural sea capaz de quitarle el poder deportivo de la selección mexicana de futbol al grupo que históricamente lo tiene.

Gran parte de los errores que Herrera cometió en la última época obedecieron, sin duda, a un "vacío de poder" y a una serie de malas decisiones, de indecisiones y de personas no adecuadas para ciertos puestos. Todos ellos bajo la tutela del mismo grupo que históricamente ha controlado los destinos de las selecciones mexicanas de futbol. Miguel Herrera fue en su momento una solución dentro de se mismo grupo, pero después, perdieron el control y no supieron conducirlo de la manera apropiada.

Sea la decisión que tomen en el trascurso de las siguientes horas, el futbol mexicano seguirá siendo controlado por las mismas manos, manipuladoras, que buscan más siempre un beneficio económico sobre uno deportivo.

Hace cuánto tiempo -tema que se acentuó más en la crisis de la eliminatoria- no se subrayaba la necesidad de generar una comisión de entrenadores, de frente con experiencia y en la cancha para aconsejar o asesorar a ese grupo en la conducción de la selección. Una y otra vez se ha sugerido que ellos hagan las cuentas, que cobren las facturas y que otros se encarguen de administrar el futbol, la cancha. Con Miguel Herrera, las cosas se mezclaron y terminaron como debían terminar: en una hecatombe, en la anarquía absoluta de un entrenador convertido en un energúmeno persiguiendo a periodistas en medio de una terminal área.

Nada va a cambiar si no hay espacio para ciertas reformas en la administración del futbol mexicano. Nada va a cambiar si Televisa sigue empecinada en controlarlo todo, los negocios y el deporte alrededor de esta selección.

Y el entrenador que venga tendrá que "moldearse" a las estructuras de este futbol. Le dirán qué, cómo y cuándo hacerlo. Pondrán a sus "enviados" a alrededor del entrenador -esperemos que esta vez encuentren alguien más brillante que el que le pusieron a Herrera- y punto: la vida, los negocios y la trágica historia deportiva alrededor de la selección mexicana de futbol promete continuar.

Para cambiar es necesario, primero, querer ese cambio. Y el futbol mexicano pretende una transformación que no afecte los intereses de aquellos que durante más de 50 años -como me lo dijo alguna vez Don Justino Compeán- sembraron la historia y el destino del futbol mexicano. Miguel Herrera se puede ir. No pasará nada. Él que sigue, volverá a ser presa del grupo que toma las decisiones.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


México rescató el domingo la Copa Oro, pero perdió el lunes a su entrenador. Miguel Herrera se dedica ahora a "perseguir" y golpear periodistas en los aeropuertos. Inaceptable. Debe presentar su renuncia ya. No se trata de su imagen, sino de la de todo un futbol. Es una pena porque existía la esperanza de que se convirtiera en el entrenador que revolucionará al fútbol mexicano...

Mexico
Mexsport
TORONTO, Canadá.- Como lo que es, un auténtico "barbaján", un "barra brava", un corriente, vulgar y por grandes momentos un verdadero "estúpido", Miguel Herrera tocó fondo. Su personalidad terminó masacrando al entrenador que prometía darle el gran cambio que tanto anhela o anhelaba el futbol mexicano. Debe renunciar. Debe irse.

Lo que nos faltaba: en un país lleno de violencia, un entrenador de futbol que persigue periodistas en los aeropuertos para pegarles. Inaudito. Conozco a Christian Martinoli por más de 20 años. Un profesional, honesto, trabajador, creativo, padre de familia. Pongo las manos al fuego por Christian.

Miguel Herrera debe renunciar, a menos de que Justino Compeán, Decio de María, Héctor González Iñárritu o "los jefes" de todos ellos lo hayan enviado a golpear a Martinoli. Se trata del entrenador de una selección nacional, que no sólo representa sus intereses y su imagen, también las de todo un futbol. Es una pena porque Herrera parecía reunir las características que México buscaba en un entrenador. Lamentablemente, su personalidad terminó siendo más grande que su capacidad de raciocinio. "El Piojo" terminó devorándose a "El Piojo".

Le mando un abrazo a Christian. Toda mi solidaridad con él, con su esposa e hijas. Yo mismo pase por una agresión hace años y sé lo que debe estar sintiendo. Espero que esta situación no altere en nada su estilo y sus condiciones de trabajo. Junto a Luis García y a Jorge Campos no solo hacen un gran equipo, también se han encargado de darle un estilo peculiar, divertido, ameno y critico a las transmisiones del futbol.

El balance del verano no es muy bueno para las selecciones mexicanas. México "rescató" el domingo una Copa que no merecía, pero el lunes, terminó de hundirse en las pobres actitudes de una persona sin educación. Si Miguel Herrera cree que va a "llegar lejos" agrediendo a periodistas, está equivocado. Yo creo que es un vulgar, prepotente y estúpido.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mexico vs JamaicaMexsport

¿Campeones de la Copa Oro? Habría que cuestionarnos que tanta legitimidad tiene este trofeo para la Selección Mexicana de futbol después de su pobre futbol y de los acontecimientos que ocurrieron alrededor de los juegos. Hay que recoger el trofeo y ya, ponerse enseguida a trabajar, a ajustar, a modificar, porque si no, lo que se viene, el partido por la Confederaciones y la eliminatoria mundialista volverán a ser un "dolor de cabeza" para la Selección Mexicana .

TORONTO, Canadá.- La mala memoria es una de las más antiguas y más graves enfermedades del futbol mexicano.

Echar "la basura bajo la alfombra" es otro las costumbres más tradicionales de nuestro futbol.

Celebrar la Copa Oro como lo hicieron anoche en Filadelfia, Miguel Herrera y sus futbolistas podría ser un mensaje de poca vergüenza y hasta de cierto cinismo del futbol mexicano. La Copa Oro del 2015 fue una Copa manchada porque en el recuento final, mas allá del 3 a 1 sobre Jamaica, del golazo de Guardado y de la contundencia que finalmente encontró el equipo en la final del certamen, está el contundente e irrefutable hecho de que México avanzó hasta la obtención del trofeo gracias a factores externos del juego, arbitrajes llenos de dudas y parajes de sospechosos con respecto a la credibilidad de los organizadores y de la Concacaf.

Está claro: pareciera que México ha obtenido algo que no merecía totalmente y que los negocios del futbol terminaron siendo influyentes en momentos delicados de la Copa Oro.

Que México fue mejor que Jamaica anoche en Filadelfia, eso es verdad, pero lo increíble es que con este nivel de futbol -a veces de risa- México se haya complicado la existencia.

Es tiempo de ver hacia delante. Y hacia el futuro, Miguel Herrera sigue siendo el entrenador y alrededor de él es necesario fortalecer su imagen, su grupo de trabajo, su posición y hasta los recursos futbolísticos que requiera para formar la selección competitiva con la que siguen soñando los aficionados mexicanos al futbol. Es necesario blindar a Herrera, acercarle al personaje ideal para la Comisión de Selecciones Nacionales, aconsejarlo en temas de relaciones e imagen y realizar un estudio profundo sobre el desarrollo del talento, del futbolista, para que el entrenador pueda contra con más y mejores opciones.

Las indecisiones de la Copa Oro deben servir para aprender y para tomar las pertinencias necesarias. El choque del 9 de octubre, en el partido ante Estados Unidos que otorgará el boleto para la Copa Confederaciones, es realmente peligroso. México necesita de un equipo en otro nivel competitivo y concentrado para sacar el resultado. Lo mismo en las eliminatorias rumbo al Mundial, donde si no quiere repetir las amargas experiencias de la última eliminatoria, deberá jugar bajo otro tipo de aptitudes y hasta de responsabilidades.

En el inicio de una nueva temporada europea del futbol, esperemos que algunos de esos futbolistas que actúan en ligas de gran desarrollo y que tienen que entregar una cuota de calidad al equipo, terminen encontrado la regularidad y el nivel en sus clubes que tanto necesita la Selección Mexicana.

No creo que haya algo que celebrar. México ganó una Copa Oro manchada, adulterada y viciada por todo lo que aconteció en el camino hacia la final, pero aquellos que ven a la Selección Mexicana solo como un negocio encontrarán la manera de "lavarnos el cerebro", engañarnos y decirnos que México es un legitimo campeón del área futbolística. Eso no es verdad.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Copa OroGetty

La final de la Copa Oro se juega esta noche en Filadelfia, pero la selección mexicana no parece contar con los suficientes argumentos para ganar por la vía deportiva. Mientras la Concacaf "se lava las manos" en los sucesos del México-Panamá, la Copa Oro --una malograda Copa Oro-- llega a su fin,

TORONTO, Canadá.- Quisiera tener o encontrar algún tipo de fundamento deportivo -futbolístico-- y moral para pensar que la selección mexicana merece el título de la Copa Oro. No es así, pase lo que pase hoy en el desarrollo de la noche en Filadelfia, el paso mexicano estará y quedará manchado.

El escándalo de las decisiones arbitrales y la acusación de que ciertos intereses han repercutido en el desarrollo y decisión de los juegos ha servido, de algún u otro modo, para esconder las graves carencias que ha tenido el futbol mexicano en la cacha, donde ha ofrecido unas condiciones muy pobres. Su futbol ha estado lejos del nivel que prometía.

La Concacaf , por su parte, "se lavó las manos" este sábado, solo horas antes de que México y Jamaica disputen el título del área futbolística. "Fue un error humano", dijo el presidente interino, el hondureño Alfredo Hawit --porque el presidente oficial afronta un juicio en una corte del estado de Nueva York. Y asunto terminado. La Concacaf, como se esperaba, ha vuelto a echar la basura bajo la alfombra y ha recurrido a la salida más fácil y también otra vez más falsa en el tema: "un error humano", como si todos las historias de corrupción no empezaran y terminaran, en contexto, con un error humano.

El señor Hawit pretende "vendernos el cuento" de que el mejor árbitro del área en el 2014 cometió no uno, sino dos , tres u cuatro errores claves que favorecieron siempre a México para impulsar su pase hasta la final de la justa. Los errores de los árbitros, los llamados errores humanos, siempre han sido la protección perfecta, el escudo ideal de quienes han gobernado el futbol para tapar otro tipo de anomalías y conductas. Siempre que se quiere, "manejar" o "conducir" algo, aparece la justificación del ser humano que se equivoca y punto.

El único "remedio" posible para los males del área futbolística tiene que ver con una reorganización absoluta, que debe empezar desde Zurich, en la propia FIFA, pero no sé si Hawit, Justino Compeán, Sunil Gulatti, el presidente de la Federación panameña o algunos de los actuales dirigentes tengan la capacidad de encabezar esa reestructuración. Por ningún de ellos "metería las manos al fuego" y por ninguna estructura de la propia Concacaf. Todas están anquilosadas, maltratadas y contaminadas por la corrupción. Debe desaparecer y volver a iniciar con otro tipo de reformas y reglamentaciones.

La final de la Copa Oro se juega esta noche en Filadelfia, con los ojos suspicaces del mundo sobre lo que puede ocurrir en la cancha y con la certeza de que a México no le alcanza con el futbol que ha mostrado hasta ahora para convencer de que sería un legítimo campeón del área. Gane o pierda hoy ante Jamaica, para México es una Copa manchada...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si yo tuviera que escoger un título del caprichoso verano que propone el futbol mexicano, me inclinaría por el afamado y viejo torneo sudamericano de clubes. En la Copa Oro, México ha presentado un equipo sin argumentos futbolísticos ni morales para ganarla. La sub-22 panamericana, que jugará el domingo la final con Uruguay, tendrá un reto mayor el próximo año cuando lleguen los Juegos Olímpicos y Tigres podría atreverse, finalmente, a lo que nunca se ha atrevido el futbol mexicano. Ganar en la poderosa Libertadores, lo cual, además de ganar reputación para el club le otorgaría una imagen distinta a la Liga y al futbol mexicano.

TORONTO, Canadá.- ¿La Copa Oro? ¿El oro panamericano en el futbol? ¿La Copa Libertadores? En el caprichoso verano que propone el futbol mexicano hay, en apariencia, tiempo y espacio suficiente para competir. La pregunta es si existirá la capacidad de ganar...

Pizarro
Mexsport
Y otra pregunta que aparece enseguida: ¿Qué es más importante ganar?

Si fuese un tema de negocios, la Copa Oro levanta la mano. Si se trata de desarrollo y de futuro, habría que pensar en la selección sub-22 que pelea el oro en Toronto o si en cambio se pretende ubicar el potencia de una Liga, la Libertadores es un paso que jamás se ha atrevido a dar algún club mexicano.

Ganar la Copa Oro de la manera en que ha jugado la selección mexicana de futbol es un asunto vergonzoso. Porque, finalmente, detrás de toda la polémica que generó la noche del miércoles en Atlanta hay una realidad fría y cruda: México, esta selección mexicana, no juega a nada. El nivel que por momentos alcanzó el equipo mexicano hace un año en el Mundial de Brasil no volvió a aparecer. Miguel Herrera ha contado con los mejores futbolistas que existen. No hay más de lo que mostró en esta Copa Oro. Se hablaba del regreso de Carlos Vela como una esperanza y Vela no ha sido la solución de nada. Se hablaba de que los futbolistas de nivel europeo -Guardado, Giovanni, Herrera, Jonathan, "Chicharito", Ochoa- le darían otro nivel de competitividad al equipo y eso ha estado lejos de ocurrir. Se hablaba del dominio histórico de México sobre el resto de las selecciones del área y ello, al menos en la cacha, no apareció. La preocupación principal es que Miguel Herrera tuvo tiempo y a los mejores jugadores disponibles y no encontró, ni parece que encontrará, el método para hacer funcionar a esta selección.

La sub-22 llegó a Toronto con la categoría de campeón defensor y también con la obligación de sostener un nivel rumbo a los Juegos Olímpicos de Río, donde México también es el campeón defensor del oro. Con algunos altibajos, pero siempre en la capacidad de sostener al final los resultados, el equipo de Raúl Gutiérrez está en la final. Uruguay será su rival y no será nada sencillo ganarles el domingo en Hamilton, pero esta selección, insisto, ha mostrado, primero, a diferencia de la de la Copa Oro, una idea futbolística y segundo, una capacidad competitiva. Tiene fundamentos para ganar, pero puede perder y lo hará luchando.

Y el último escenario competitivo del verano se llama Tigres, que habrá de jugar la final de la Libertadores ante el River Plate argentino. El equipo universitario ha conformado un plantel profundo, fuerte y en algunos aspectos "exquisito": la llegada del delantero francés Gignac le ha dado otro tipo de argumentos ofensivos. Jurguen Damm, el jugador más caro del Draft, que inexplicablemente no tuvo cabida ni en la selección de la Copa América, ni en la de la Copa Oro, ni en la de Panamericanos, ha caído bien en el cuadro y Javier Aquino, volviendo de Europa, promete entregar una cuota distinta en el campo de juego. Tigres tiene al "Tuca" Ferretti, un entrenador de gran experiencia, personalidad y liderazgo. No será nada sencillo ir al Monumental de Buenos Aires a ganarles la Copa Libertadores, es un atrevimiento histórico, un paso por el que suspiraron en su momento Cruz Azul y Chivas, un sueño que persiguió el América, pero Tigres tiene las condiciones para lograrlo.

En la Copa Oro no hay argumentos futbolísticos y parece que tampoco morales. En los Juegos Panamericanos, hay un reto por defender algo mayor, se llama Olímpicos y está a la vuelta de la esquina. Si la elección fuera mía -además de escoger todo, cosa que es complicado- yo me inclinaría por la Libertadores, porque es algo que, aunque parezca exclusivo de un club, puede terminar ayudándole a la Liga y al futbol mexicano en general. Ganar la Libertadores y hacerlo por encima de un equipo tan tradicional como River, eleva los bonos de cualquier liga y de cualquier futbol. El verano caprichoso del futbol mexicano amaga con competir, ganar, perder, ilusionar, defraudar y hasta engañar.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Andres GuardadoGetty
Sin ningún merecimiento deportivo, México está en la final de la Copa Oro. ¿Errores arbitrales? ¿Intereses del juego? Sea como sea, lo del miércoles por la noche en Atlanta rayó entre el descaro y la vergüenza de sentirse ganadores basados en la trampa y la corrupción. Andrés Guardado y Miguel Herrera tuvieron una valiosa oportunidad de resolver la jornada de otra manera. Lamentablemente la desaprovecharon y el futbol sufrió otro duro atentado contra su credibilidad y su imagen del "juego limpio".

TORONTO, Canadá -- La vida y el futbol nos entregan muy pocas oportunidades donde el futbolista, el equipo y el entrenador, pueden emanar un mensaje que sea -incluso-- mucho más importante que el juego mismo.

Andrés Guardado tuvo el balón el miércoles por la noche en Atlanta. Miguel Herrera tuvo la decisión y México tuvo que dejar el estadio con un triunfo que fue una de las grandes derrotas morales de la última época. Ganando, México se marchó perdiendo a la final de la Copa Oro.

El juego y los intereses de la Concacaf están ahí. Un arbitraje peor que el otro. Del penalti medio inventado ante Costa Rica al descaro absoluto ante Panamá. México no merecía la final de la Copa Oro, como tampoco el futbol merecía un golpe tan duro y directo a su credibilidad y a su honorabilidad. El "juego limpio" ha sido goleado y humillado en la Copa Oro.

El escándalo de repercusión mundial ni siquiera alcanza para analizar el pobre nivel futbolístico de la selección mexicana. El equipo de Herrera no juega nada. No tiene ideas, no profundiza, no se asocia, no inquieta, vamos, ni siquiera tira a gol. Su paso por toda la Copa, ronda de grupos y finales, ha sido desastroso, ha pasado por las manos de los árbitros y en medio de las sospechas de que sigue adelante porque es bueno para el negocio y nada más.

Volvemos al tema de Guardado, de quien debió decir y subrayar que es un profesional y una gran persona, pero anoche le faltaron dos cosas: primero inteligencia, sesos, para entender y comprender la situación y luego temperamento, personalidad, hue..., para tomar la decisión correcta. No puedo ponerme en los botines de Guardado porque nunca he sido ni seré un futbolista profesional, pero como periodista y como padre de familia, yo sé bien la decisión que él debió haber tomado. Es una lástima que haya desperdiciado la ocasión.

De Miguel Herrera, hace tiempo que espero una actitud diferente pero no va a ocurrir. Miguel Herrera es un buen entrenador de futbol, en la cancha, ahí, dirigiendo futbolistas y tomando decisiones, cuando sale de ella, entra en un terreno peligroso, donde no sabe comunicarse con educación, es poco inteligente y muy vulgar. El futbol mexicano necesita blindarlo, darle el apoyo para que jamás abandone la cancha, porque si no, más temprano que tarde, explotará y provocará el rompimiento de un proceso. El futbol mexicano tiene que estar pendiente. Hay que preparar nuevos entrenadores, porque si Herrera sigue a ese ritmo, Rusia 2018 estará lejos, muy lejos.

Ha sido un paraje vergonzoso. El futbol de México es parte de un país que lucha ansiosamente por resarcir su imagen internacional. Tenemos una imagen que desgraciadamente se debate entre la corrupción, la impunidad, la trampa y la delincuencia asociada. El futbol tuvo una ocasión para aportar un 'granito de arena' la noche del miércoles y lamentablemente la desperdicio.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Eso significa la jornada de este miércoles en el Domo de Georgia para México, porque aún triunfando sobre Panamá y habiendo dejado en el camino de la Copa a dos rivales que en la última época le dificultaron la existencia en la Concacaf, no ha ganado nada todavía. A México sólo le sirve un triunfo como requisito para lo que sigue...

TORONTO, Canadá -- La mala noticia para la selección mexicana es que no ha hecho nada aún. Ni el triunfo agónico y polémico sobre Costa Rica y ni siquiera una victoria contundente esté miércoles sobre Panamá habrá significado algo si no gana el domingo la Copa Oro.

Puede que la percepción haya cambiado a raíz de los contratiempos que encontró en la fase de grupos y tras la mejoría que mostro en su funcionamiento ante la selección de Costa Rica, pero todo sigue igual. A diferencia de lo que el juego puede valer para una selección como Panamá, para México, ganar es un requisito.

Y el mismo precio tiene la jornada de media semana en el Georgia Dome para los Estados Unidos, con la diferencia de que, hasta por una cuestión coyuntural, afrontan un ambiente distinto a su alrededor. Después de todo, la presión mediática de los estadounidenses cuando juegan al futbol y cuando enfrentan jornadas decisivas, siempre es distinta a la de México.

Pero sería un error que México pensara en la jornada del domingo antes de resolver lo de hoy.

Panamá ha crecido en tamaños futbolísticos en la ultima época y aunque a sus jugadores les falta presencia, fogueo y roce en las mejores ligas del mundo, es un país con un amplio carácter competitivo en materia deportiva. En el ultimo proceso eliminatorio de la Concacaf, desperdició una oportunidad maravillosa y casi mágica de hacer historia eliminando al favorito México y acercándose a la posibilidad de clasificarse por primera vez a una Copa del Mundo. Los panameños --que le ganaron dos partidos a México y lo eliminaron de la pasada Copa Oro-- han ganado en experiencia y tiene un entrenador serio y trabajador como el colombiano Hernán Darío Gómez además de jugadores explosivos y peligrosos como Blas Pérez y Luis Tejada.

México es y será favorito hasta el minuto final del partido. Cuatro futbolistas mexicanos --Oribe, “Maza”, Jonathan Dos Santos y Carlos Vela-- estan a una tarjeta amarilla de recibir una suspensión y por la cabeza de Miguel Herrera ronda la idea de que el equipo funcionó mejor cuando Esquivel sustituyó a Herrera y “Tecatito” Corona a Vela, pero ello no significa que haya cambios en la alineación. La tercera baja por lesión --tras la de Moreno y “Chicharito”-- se ha confirmado en Yasser Corona y aun se duda en que Giovani Dos Santos esté listo para volver al campo de juego. Pero nada, nada de eso es pretexto para no sacar el boleto a la final del domingo en Filadelfia.

México sabe que la jornada tiene sus riesgos. Que el precio y las repercusiones de una derrota son mucho más caras y atemorizadoras que las de una victoria, que no significa aun nada. México debe ganarle a Panamá, y aun así no habrá ganado nada.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pero tampoco es nada extraño para el futbol mexicano que siempre vive en la necesidad de romper procesos y proyectos y que está dispuesto a hacerlo una vez más con el entrenador en turno. El choque de esta tarde en Nueva Jersey está cargado de presión y de incertidumbre por lo que podría suceder en caso de un resultado adverso.

TORONTO, Canadá.- No quisiera llamarlo un juego de “vida o muerte”, pero tiene todos los tintes de serlo.

El futbol mexicano y su eterna desesperación por romper los proyectos. Apenas un esbozo de crisis y entonces aparece la urgencia de poner en entredicho la continuidad del entrenador, como si ello fuera la solución a los profundos problemas que tiene el futbol mexicano. Casi históricamente, hay un axioma que indica que cuando un técnico pone en entredicho o de plano pierde un negocio para la industria futbolística mexicana, sus días o sus horas están contadas.

Sigo pensando que más allá de lo que ocurra esta tarde-noche en Nueva Jersey, Miguel Herrera debe seguir siendo el entrenador mexicano. Pero el “sí” se puede convertir en “no” de la noche a la mañana en el futbol mexicano. Y la realidad es que esta selección --salvo en algunos parajes del ya lejano Mundial del 2014-- no ha encontrado el nivel futbolístico deseado. Miguel Herrera sigue “viviendo” y “comiendo” de la clasificación que logró en el Mundial y de ciertos momentos, insisto, durante la justa brasileña que mostraron un México competitivo en la cancha. Y nada más.

Pero ni siquiera un fracaso del tamaño que significaría quedarse eliminado de la Copa Oro en los cuartos de final y perderse la posibilidad de jugar la Copa de las Confederaciones del 2017 --el negocio televisivo alrededor de la selección-- debe ser capaz de romper un nuevo proyecto en el futbol mexicano. Crucemos los dedos porque así sea, porque la historia nos muestra que la desesperación impera en el grupo que tiene el poder sobre la selección mexicana de futbol.

Donde si se vislumbran cambios --pase lo que pase-- con el desenlace de la Copa Oro es en la Comisión de selecciones nacionales. Los días de Héctor González Iñarritu parecen haberse agotado. Dos nombres están perfilados para ocupar su puesto. Decio de María, hoy presidente de la Liga MX y futuro presidente de la FMF, quiere colocar a Guillermo Cantú en el puesto. Otras versiones aseguran que Ricardo Peláez, quien ya ocupó ese puesto en la época de premura de México por clasificarse al Mundial, sería el elegido. Sea como sea, Cantú o Peláez, serían colocados ahí para apoyar y cobijar a Miguel Herrera, en temas futbolísticos --de cancha-- y hasta en temas ajenos a la cancha.

En fin, el partido de este domingo no tendría que ser un juego de “vida o muerte”, pero podría serlo, porque en el futbol mexicano manda siempre la cuestión económica por encima de cualquier aspecto deportivo. Los proyectos, los planes a largo plazo, la continuidad, siempre aparecen en “fuera de lugar...”.

¿Juego de “vida o muerte”? Sí, por qué no, el futbol mexicano siempre está entre “la vida y la muerte”.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Miguel HerreraGetty

Ante las versiones periodísticas de que existían fracturas internas, la Federación Mexicana de Futbol se vio en la necesidad de emitir un boletín para afirmar que la selección está unida y mentalizada en la Copa Oro. La realidad es que las cosas no andan bien en el equipo de Miguel Herrera, al menos en la cancha. Fuera de ella, no sabemos, pero no somos capaces de garantizar nada. A horas del duelo crucial ante Costa Rica, México quieren enviar un mensaje de que aunque no tenga futbol, por ahora, sí tiene moral y fuerza para afrontar el juego...

TORONTO, Canadá.- Todos los futbolistas están "a muerte" con el entrenador hasta que echan al entrenador. Después, están "a muerte" con el que sigue...

Me inquieta, pero al mismo tiempo entiendo la urgente necesidad de los futbolistas de la selección mexicana de enviar un mensaje contundente --que no termina siéndolo-- de que están unidos, mentalizados y solidarios ante la empresa del fin de semana en la Copa Oro.

Más allá de los dimes y diretes a través de las redes sociales, queda claro que el partido de este domingo ante Costa Rica se gana, más que con futbol o algún destello individual, con fuerza y espíritu. Y México quiere mostrar que al menos en ese reglón, están completos.

El juego es una final adelantada para los dos. Costa Rica también tuvo una primera ronda llena de dudas y de carencias y quiere demostrar en esta Copa Oro que ha dado un paso definitivo para competir entre los mejores del área. Y México no puede permitirse tropezar el domingo. Sería un enorme fracaso, igualmente cuantificable en la parte económica que en la deportiva. Tras la dura eliminatoria del año pasado, donde tuvo que resignarse a jugar un repechaje en Nueva Zelanda --entre otras cosas, por un resultado adverso ante Costa Rica en la última fecha de la eliminatoria-- México quiere volver a mostrar que es el gran "mandón" de la Concacaf. Al mismo tiempo, de fracasar en el torneo, echaría por abajo un negocio televisivo que incluye y destaca la Copa de las Confederaciones del 2017.

El partido ante Costa Rica no se gana con clase y futbol porque, además de todo, ninguno de los dos, ni costarricenses ni mexicanos, han mostrado esas cualidades en la primera fase del torneo. El partido se gana con fuerza, con empuje, con corazón y... con "hue...".

No tengo forma de comprobar las informaciones del Diario mexicano Record sobre presuntas diferencias entre algunos jugadores del plantel y el entrenador, pero respeto siempre una investigación periodística y conociendo la historia, los antecedentes de las selecciones mexicanas, no la desestimo de golpe. Miguel Herrera ha sido famoso por generar buenos grupos a su alrededor, pero también está claro que aquí tiene que lidiar con futbolistas de otra clase, de otras condiciones y otros temperamentos y personalidades. Y que los resultados, en la cancha, no han sido, por esta vez, un aliado del entrenador y del grupo.

El ganador del partido del domingo en Nueva Jersey no solo comprará un boleto para las semifinales de la justa, también, de paso, saldrá poderosamente fortalecido para convertirse en el gran rival de los Estados Unidos. El perdedor, en cambio, tendrá un lunes desastroso. Si es Costa Rica, significaría que han retrocedido con respecto a lo que mostraron hace un año en Brasil y que la decisión de cambiar a un entrenador, de descomponer un proceso, fue uno de los grandes errores de la administración del señor Eduardo Li (hoy uno de los siete detenidos por la justicia en Suiza involucrado en el escándalo de la FIFA). Y si es México el de la derrota, pues habrá sido un fracaso, un terrible fracaso, capaz, insisto de medirse en consecuencias deportivas y económicas.

Lo de siempre: cuando a un equipo le falta futbol, talento y recursos, acude a una cuestión mental; a una fortaleza anímica y espiritual. Veremos, en las próximas horas, que tan bien anda este México en ese aspecto. @Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO