Yo entiendo así el final de la película de la Champions que dio como resultado la eliminación del campeón y gran favorito. El Barcelona se quedo al margen de la defensa de su título y lo hizo alejado de las grandes condiciones historicas que le han caracterizado. ¿Qué le sucedio al mágico Barcelona? ¿Por qué desapareció? ¿A dónde se fue Messi, Suárez y Neymar? Sea como sea, un equipo que se defiende a ultranza y que mantiene el orden como bandera, esta hoy entre los cuatro mejores equipos de Europa y del mundo...

LOS ÁNGELES -- No me gusta el estilo futbolístico del Atlético de Madrid, pero ese es, definitivamente, mi problema...

La verdad es que hay que otorgarle el crédito que merece el equipo del "Cholo" Simeone que juega bajo ciertas condiciones del juego donde defenderse es una tarea que ellos llevan al nivel más desarrollado. Y no salen de ahí: corren, pelean, despejan, contragolpean y así puede sostener un ritmo competitivo en la liga más poderosa del mundo. Nadie le regalo nada al Atlético de Madrid. Son, con y a pesar de ese estilo futbolístico, un digno semifinalista de la Champions.

Fútbol europeo
Getty Images

Lo que sigue intrigándome es lo que le sucedió al Barcelona en esta delicada etapa de la temporada. Dejó de hacer lo que tenía por costumbre hacer: jugar al futbol, con idea, con profundidad, con capacidad para inventar en los últimos metros. Ni Messi, ni Suárez ni Neymar aparecieron en ese sentido. Un equipo acostumbrado a la creación terminó careciendo de ella cuando más la necesitaba.

Una pena, porque hace no muchas semanas, relatábamos historias de un equipo que se divertía y divertía a los demás a través de la cancha, un equipo sublime, de un tridente fantástico capaz de regalarnos escenas sobradas en calidad, destreza física y mental. Hablábamos y subrayábamos a un Barcelona mágico, que se aproxima a escenas de malabrismo, ficcion, arte... ese Barça terminó siendo desmantelado en parte por el Atlético de Madrid y en parte por algunas cuestiones que son difíciles de explicar: las distracciones, las bajas del juego, los errores en momentos decisivos.

¿Quién sabe qué le paso al Barcelona? ¿Habrá que realizar un examen post-morten y buscar explicaciones en las células de Messi, en los niveles de sangre de Neymar y en la toxinas de Suárez? Algo hay que nosotros no alcanzamos a ver.

Una pena para los que gustan del futbol ofensivo y espectacular que pregona el Barcelona... una satisfacción para aquellos que prefieren el orden, la dureza y la calidad defensiva del Atlético de Madrid... para mí, ganaron "los malos" de la película, pero seguro que usted puede entender la película de otra forma.

Etiquetas:

NBA, Boxeo, Bryant, Kobe

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En tan sólo algunos días, hemos despedido a dos de los más grandes atletas de nuestra generación. Y no será fácil despedirnos de ellos. Tampoco será fácil encontrar quien llene "sus botas". Un boxeador y un basquetbolista que fueron más allá de su propio deporte. Fue Manny y fue Kobe, dos legados de inspiración, dos hombres que forjaron noches maravillosas alrededor de su deporte, que nos dieron material para soñar, para creer, para matizar y que si alguna vez nos decepcionaron más allá del ring o de la duela, tuvimos la paciencia y yo diría que hasta el ofuscamiento para perdonarles. Adiós, Manny; adiós Kobe. Será imposible no extrañarles.

LOS ANGELES -- Nada duele más que tener que despedirse de algo que llegamos a amar, a atesorar y a casi hacerlo parte de nuestra vida. El sábado fue Manny. El miércoles es Kobe.

Los atletas no dejan de ser una visualización de los anhelos más sagrados del ser humano. A través de ellos, nos permitimos soñar, creer, aspirar y al tiempo en que admiramos su juego, sus destrezas físicas y mentales, al mismo tiempo en que perdonamos lo que son y lo que creemos o queremos que sean más allá del escenario deportivo, terminamos forjándonos la imagen de un ídolo.

Kobe, Manny PacquiaoAP

"Todavía puede. Tiene con qué seguir. Debe quedarse por lo menos un par de peleas más", lo decía casi, implorando, Julio César Chávez, el sábado por la noche, en la sala de conferencias del MGM Grand de Las Vegas, justo unos minutos de haber sido testigos del episodio que parece ser el final de la carrera de uno de los más grandes boxeadores del que nuestra generación haya sido testigo.

En Chávez, una leyenda del boxeo mexicano, leemos y percibimos la necesidad del ser humano de alargar el efecto que el boxeo de Manny Pacquiao, la imagen y esencia de Manny Pacquiao provocaba en todos nosotros. Por momentos, no lo queríamos dejar ir, nos aferrábamos a las grandes y espectaculares noches que nos brindó desde el cuadrilátero, a la forma en la que condujo su talento en ocho divisiones diferentes, las combinaciones de poder y de velocidad que le hacían distinto al resto. Al Manny de la guardia lateral, al que solo faltaba una cinta en la cabeza para ser el "Karate Kid" de nuestra imaginación. Ese Manny se fue y por fortuna, se ha ido en un escenario ganador, apto de todas sus facultades, con una economía que le permitirá subsistir a él y a sus generaciones venideras y con un carrera política que promete mantenerlo entretenido.

Otra noche difícil la que nos espera hoy: despedir a uno de los más grandes jugadores de básquetbol de todos los tiempos. Un ganador genuino, que jugó 20 temporadas para un equipo de la dimensión de los Lakers y que les condujo a ganar cinco títulos del basquetbol profesional. Un jugador espectacular, atlético, que por momentos, más allá de los números, confundió su esencia con la de Michael Jordan y con la de los mejores jugadores de este deporte. Kobe Bryant fue una inspiración y una alegría para el basquetbol, fue nuestro "superhéroe" vestido en la camiseta de los Lakers. Lamentablemente, se va en la peor temporada en la historia del famoso equipo de Los Angeles. Se va, también, arrastrando dolor en sus músculos y quizá hasta una fatiga mental que no le permite ser el jugador avasallador que alguna vez se le ocurrió hacer 81 puntos en una misma noche, o ganar dos veces el trofeo al Más Valioso de las Finales de la NBA y presentarse en 18 selecciones al Juegos de las Estrellas. Impresionante.

No es fácil decirles adiós. Aunque no parezca, una parte de nosotros se van con ellos, una parte de la alegría de nuestro corazón, desaparece. Una parte de lo que fuimos, soñamos, creímos, aspiramos, se va cuando se van ellos.

Damas y caballeros, de Manny a Kobe. Gracias a Dios, al destino y a ellos, claro, que nos permitió vivir en la misma puesta en escena de su grandiosa obra. Los vamos a extrañar, sin duda.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

NBA, Boxeo, Bryant, Kobe

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Parece una época de bonanza y jolgorio en cuanto a goleadores. El inamovible "Chicharito", el joven en desarrollo Jiménez y el goleador doméstico Oribe Peralta, pero... ¿dónde queda la figura de un futbolista mexicano que lucha desde el Olimpiakos griego para enviar mensajes claros de competitividad? El futbol mexicano no puede, no debe darse el lujo de olvidarse de un jugador como Alan Pulido. Si lo olvida, estaría olvidándose también de una de las grandes encomiendas que ha tenido a lo largo de su historia.

LOS ANGELES -- Y de pronto, lo que antes suponía ser un problema hoy no lo es tanto o quizá se ha convertido en otra clase de problema que podría ser mucho mas complejo de resolver.

El gol, el tan anhelado gol, un elemento básico del juego y del resultado en el futbol aparece hoy con un abanico de posibilidades mucho más desarrollado para el futbol mexicano y para la selección nacional de cara al revolucionado verano que se aproxima. Las razones están aquí: Numero uno, indiscutible, Javier "El Chicharito" Hernández con un impetuoso paso por el futbol alemán. Enseguida, la presencia del joven Raúl Jiménez, quien sigue encontrando espacios para aparecer desde el Benfica portugués. Continuando con Oribe Peralta, el goleador más constante y efectivo que ha tenido el futbol mexicano a nivel doméstico en la última época y para finalizar, una figura que había hecho más ruido desde los tribunales, los abogados y la controversia y que hoy se ha sumado a una racha positiva en el Olimpiakos de la Superliga griega: su nombre, Alan Pulido.

Cuatro personajes con gol, con decisiones en los últimos metros de la cancha, con el valor y la valentía para ofrecer resultados. Cuatro opciones interesantes para una selección que dividirá fuerzas entre una Copa del Centenario que promete ser ardua y competitiva y la odisea de reforzar a un combinado mexicano que buscará la casi imposible tarea de repetir la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, esta vez en el escenario de Rio de Janeiro. Hay, y de sobra, la cuestión es: ¿Cómo o a quien elegirá el señor Juan Carlos Osorio?

Pulido, Jiménez y 'Chicharito'
@olympiacos_org/@Raul_Jimenez9/Getty Images

Lo más sencillo sería decir: "Chicharito" es inamovible --lo cual no está lejos de ser una realidad--. Jiménez es un proyecto que la selección no puede abandonar --otra verdad-- y Oribe es el goleador que siempre responde y que desde "la trinchera" de un club como el América puede ofrecer resultados. ¿Se nos está quedando Pulido?

Algunas estadísticas apuntan a que el ex jugador de Tigres ha hecho ya los méritos necesarios para que la selección, al menos, le ofrezca un guiño. Pulido ha marcado en cuatro de los últimos ocho juegos del Olimpiakos. En total, ha logrado seis goles con el club griego, una cifra que no impresiona a muchos hasta que se realiza una nueva operación para medir los minutos que ha estado con respecto a su condición de empujar el balón hacia las redes. Ahí la cuestión numérica establece y dimensiona mejor su temporada.

Lo de Pulido tiene que ver con otra clase de historia. Una que asegura que hasta que no resuelva sus diferencias contractuales con su club de origen, Tigres, no existirá un llamado a la selección. Algunas prueba confirman esa hipótesis: en el interinato de Ferreti, fue el único futbolista descartado desde un principio por el veterano entrenador de Tigres y Osorio ha caído en una serie de contradicciones. Dijo haber tenido ya contacto verbal con Pulido lo cual fue negado rotundamente por el futbolista.

Goles y opciones parecen sobrarle a México en camino al inminente verano. Lo que no sobraran son las explicaciones cuando se desperdicie a un futbolista que ha hecho un buen esfuerzo para "zafarse" del nivel doméstico, abandonar su zona de confort y buscar otra excelencia en la competitividad. Si Osorio se "olvida" de Pulido, estará, también, olvidándose de algunas de las necesidades y condiciones que históricamente se le han recriminado y exigido al futbolista mexicano: que salga, que vaya por el mundo, que se adapte y que intente competir más allá del "calor de casa".

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Parece que, despues de todo, no lo ha hecho. El Guadalajara ha salido de uno de los peores momentos de sus interminables parajes de crisis deportiva y hoy se encuentra en un estado de salud favorable y competitiva. Chivas promete cerrar a gran ritmo el campeonato y luego tendrá, aunque muchos se nieguen a creerlo, elementos para pelear por el título en la Liguilla.

LOS ANGELES -- La fortalecida salud futbolística del América y de las Chivas le ha dado un nuevo y sonriente semblante al cierre del torneo regular, aunque tampoco ha descubierto nada nuevo en el horizonte del futbol mexicano donde la irregularidad termina estableciendo las reglas del juego.

Con sólo 12 puntos por disputarse, la campaña parece aclamar lo que han hecho Monterrey, América y Pachuca, los tres equipos que han reservado un boleto para la liguilla de forma anticipada y que han mostrado el comportamiento más regular del torneo. Los tres, sin embargo, no ofrecen garantía de nada. Hay otros dos "detalles" que llaman poderosamente la atención en este final del Clausura 2016: primero, que el campeón Tigres está hoy apartado de un puesto para la Liguilla y, segundo, que clubes de gran tradición en las finales del certamen --Pumas y Toluca-- han renunciado, voluntaria o involuntariamente, a la lucha por el título para concentrarse en la Copa Libertadores de América. 

Omar BravoMexsportChivas está hoy en un nivel competitivo del que parecía lejos hace tan sólo algunas semanas.

Pero lo más notable ha sido sin duda la recuperación futbolística que han tenido los dos clubes de mayor peso pasional en el país. 

Chivas está hoy en un nivel competitivo del que parecía lejos hace tan sólo algunas semanas. El equipo tiene una idea definida de juego, ha encontrado el gol que tanto se le negaba en varios segmentos de la competencia y ha ganado en confianza para que los jugadores jóvenes, algunos de ellos procedentes de su cantera, terminen rindiendo en la cancha.

El crédito por lo que sucede en el campo de juego es de Matías Almeyda y de su cuerpo técnico. Ya este Guadalajara, aún en los resultados adversos, reclamaba una mayor producción de puntos. Hoy, los tiene y también tiene más futbol y tiene la contundencia en la cancha. Futbolistas como Carlos "El Gullit" Peña, Orbelín Pineda e Isaac Brizuela han elevado notoriamente su nivel de juego. Un veterano como Carlos Salcido se ha reubicado en el campo de juego y jóvenes como Carlos Cisneros, Ángel Zaldívar y Javier "La Chofis" López han respondido cuando se les han necesitado. }

La recuperación de Chivas incluye al histórico goleador Omar Bravo, quien tras casi seis meses de sequía, regresó anotando el domingo en Puebla. Dentro de esta asombrosa vuelta al camino competitivo, también le daría valor a lo que el dueño, Jorge Vergara y a lo que el principal cerebro deportivo, Jaime Ordiales, han hecho.

Chivas ha vuelto. Hoy tiene otro rostro, otra capacidad de reacción en la cancha y promete convertirse en el protagonista que sus aficionados siempre esperan. El "Chivas no te rajes" se ha transformado en una realidad. Nadie quiere o nadie se atrave a adelantar tiempos y juicios, pero con lo que ha mostrado este Guadalajara le puede competir y ganar a cualquiera en una Liga que justamente tiene eso como rúbrica.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


America
Getty
En la final de la Concacaf, sub-líder de la tabla general, e inmerso en su mejor racha de la temporada. Pero ni quisiera esos síntomas alcanzan para que el América duerma tranquilo. La necesidad de un campeonato está ahí y no hay margen de error. El equipo no tiene un estilo definido y a veces parece que gana por situaciones fortuitas. Pero insisto, tiene síntomas positivos a su alrededor.

LOS ANGELES -- Ignacio Ambriz lo tiene bien claro: para soplar las velitas en el pastel del Centenario del América necesita entregar un trofeo: ¿Concacaf? ¿Liga MX? ¿Los dos? Sólo eso le daría continuidad como entrenador en Coapa.

Gana, tiene gol, se defiende bien, sus figuras han recuperado nivel, atraviesa por su mejor racha de la temporada y su salud en la tabla es realmente buena. Pero hay quienes seguimos preguntando a qué juega este América del Centenario.

De las palabras de Ricardo Peláez, se desprende, la necesidad imperiosa que tiene y ha tenido siempre este club de levantar trofeos. Lo que no me queda muy claro es si el estilo y las condiciones del juego siguen siendo importantes para el América, teniendo en cuenta la historia aún fresca de dos de sus ex entrenadores, Antonio Mohamed y Gustavo Matosas. Uno fue echado porque no tenía, aparentemente --eso nos dijeron o insinuaron-- un pensamiento futbolístico que embonará con las necesidades del club y el otro, Matosas, había sido contratado para buscar una personalidad y las condiciones que siempre ha preferido el americanismo sobre la cancha de juego. Los dos terminaron 'explotando' frente a Peláez.

El América no tiene un estilo definido de juego. Igual prefiere tener el balón --cuando un jugador como Sambueza toma el control-- como de pronto jugar al contragolpe con la velocidad de Carlos Darwin Quintero y la contundencia de Oribe Peralta. Por ahora, le ha alcanzado con ello para escalar en la tabla y podemos estar seguros de que será un protagonista de la Liguilla. No tiene, sin embargo, otro de los ingredientes que el americanismo necesita: certeza absoluta. Este América no es garantía de nada.

Se viene la fiesta del Centenario y Peláez dejaba ver que entre la contratación de un jugador estrella y el ganar un título, se imponía vehementemente a lo segundo, aunque una cosa no va peleada con la otra --el mejor ejemplo nos lo acaba de brindar Tigres con el francés Gignac. Parece claro que la política del América en esta administración no destacará fichajes mediáticos. Los nombres de Radamel Falcao, del 'Niño' Torres y hasta el de Zlatan Ibrahimovic se han diluido con el paso del tiempo. Al América de hoy le gusta el reciclaje de futbolistas que ya hayan tenido ciertos resultados y cierta notoriedad en la propia Liga MX. De ellos está repleto su plantel actual.

Pero el principal dolor de cabeza de Peláez sigue siendo Ignacio Ambriz. Primero, una buena persona; segundo, un hombre preparado pero que todavía no ha mostrado las condiciones plenas para ser el entrenador de un equipo de los tamaños del América. Como cualquier otro director técnico en la historia del América, Ambriz vive presionado y casi con la soga al cuello. Todavía pesa sobre su consciencia el fracaso de diciembre en el Mundial de Clubes y sabe que el tiempo corre en su contra. Debe jugar y ganar la final de Concacaf ante Tigres y en mayo deberá colocar al América más allá de la instancia de semifinales de donde lo eliminó Pumas el torneo anterior. Ambriz necesita de un campeonato para asegurar su continuidad. Al América, obvio, le gustaría los dos, pero debe ganar la Concacaf o ganar la Liga MX para mantenerse en su puesto después del verano.

Mientras el América descubre y se descubre asimismo en lo que juega o pretende jugar; mientras aplaza una de sus condiciones innatas y sagradas de no sólo ganar, sino de jugar bien al futbol, los resultados mandan. Y el América es un equipo sano, bien colocado en la tabla, lleno de talentosos futbolistas, semifinalista de Concacaf con el juego decisivo esta noche en casa y con un entrenador serio y trabajador que intenta convencernos de que es el idóneo para dirigir a este club. El América es candidato a todo, pero no es garantía de nada.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ANGELES -- Dicen que las apariencias engañan, pero ninguna apariencia engaña cuando se trata de él. Él es quién engaña a las apariencias.

José Ramón
Mexsport
Han pasado casi 40 años desde que, tomado de la mano de Francisco Javier González, entré a aquel poco iluminado estudio en las instalaciones del Ajusco. Al fondo, sobre un viejo escritorio sujetado a una plataforma colgaba un letrero de una marca cervecera, auspiciante del poco emotivo partido, que la siempre vibrante voz de Emilio Fernando Alonso relataba desde el Estadio Jalisco. De entre la oscuridad, emergían las figuras de dos personajes, uno joven, ataviado en un traje gris obscuro, largas patillas y mirada amenazante, y el otro, mucho más experimentado, traje azul marino, una corbata roja con manchas visibles de café de la taza que sostenía con la mano derecha. Los dos parecían aburridos, impacientes en aquella noche de sábado mientras transcurrían los minutos finales de un somnoliento juego entre las Chivas y el Tampico Madero.

- ¿Y tú, quién eres?-, me soltó de golpe José Ramón Fernández sin dejar de observar lo que ocurría en la pantalla.

- Acércate aquí, para que podamos verte-, agregaba Don Fernando Marcos mientras fruncía el ceño y trataba de verme en medio de las poderosas luces que iluminaban el escritorio.

-José Ramon, él es David Faitelson, es el periodista que escribe en Excelsior-, intervino rápidamente Francisco Javier González.

Se olvidó del juego. Me miró de arriba hacia abajo y luego directamente a los ojos. Su cara apenas esbozó una sonrisa y antes de que Don Fernando empezara a hablar de beisbol, remató con un escueto: "Muy bien... ¡A trabajar!"

"Trabajar". Las apariencias no engañan con él. Él, José Ramón es quien las engaña, porque durante más de tres décadas no sólo pude trabajar junto al más grande periodista deportivo del país, también crecí, aprendí, entendí, maduré y pude apreciar que detrás de esa imagen muchas veces tosca, dura e impenetrable, había y hay un ser humano que sabe sonreír, abrazar, llorar, consolar y entender. Fui mucho más afortunado que todos ustedes. He conocido al José Ramón de la pantalla como lo han hecho millones, generaciones y generaciones, pero, también, quizá egoístamente, me he guardado la mejor parte para mí: la del un ser humano vulnerable, frágil y a quien pueden lastimar como a cualquiera de nosotros. La del hombre que, mientras atravesábamos aquel terrible Periférico lleno de tráfico en camino a la estación de radio para transmitir el programa de Los Protagonistas, peleaba contra su propia conciencia. La del José Ramón al que se le enrojecían los ojos cuando me contaba que a José le había ido bien en la escuela, o que Juan Pablo se había caído de la bicicleta o que a su hija, 'Chunchit', no le había dado el beso de buenas noches la noche anterior. Y de pronto, cambiaba el tema: "El América, Faitelson, el América anda mal y Televisa se quiere apoderar del futbol...", para enseguida volver con lo que realmente le importaba en ese momento: "Me preocupa mi madre. Los años pasan y los viejitos tienen huesos frágiles. Tengo que ir a Puebla a verla...".

Pensativo, con la cabeza recargada contra el cristal, pasábamos por debajo del túnel de Las Flores, y ya venía Barranca del Muerto, pero seguíamos a vuelta de rueda, con el sol poderoso de finales de abril, en medio de la contaminación, el ruido de los cláxones, las mentadas de madre porque el auto de adelante se le había cerrado a otro. Y enseguida, otra, para mi colección privada: "No podemos pelear todos los días, Faitelson. Hay que escoger las batallas, hay que ser selectivo, porque si todos los días te bates a tiros, algún día te van a matar...", un justo recordatorio para lo que había sucedido apenas un par de semanas antes, cuando tras una nueva polémica en la que se vio involucrado Moisés Saba, el entonces presidente del Veracruz y del Morelia, le dijo a Ricardo Salinas Pliego, el dueño de Televisión Azteca, en su propia oficina: "Ricardo, tú tendrás mucho dinero y mucho poder, pero si tocas a mi gente, si tocas a uno de mis periodistas, me voy...". Freno, casi pegado a la defensa de un Ford Fairmont que se había detenido abruptamente delante de nosotros. Me voltea a ver y me dice: "Que viejo está tu auto, Faitelson. Está bien, sigue con él, es señal que eres un buen periodista. Los periodistas jamás nos haremos ricos en esta profesión".

Por fin, un poco de brisa fresca, pasamos por San Antonio y más allá del Viaducto el tránsito va más fluido, pero aun hay tiempo para otra reflexión: "La verdad. Defiende siempre la verdad. Nunca menosprecies a tus enemigos, pero defiende lo tuyo. Yo he defendido mis valores, mis convicciones y he podido sostenerme a pesar de todo...". Ahora sí, "la tierra prometida", la Montaña Rusa de Chapultepec y la salida de Alencastre que nos llevará hasta Grupo Acir. "Manejas como un 'cafre', Faitelson. Seguro te enseñó tu padre que también era americanista como tú", grita mientras observa el reloj y mueve la cabeza. "Vamos a llegar tarde, otra vez...".

El destino, la vida y yo diría que hasta la fortuna me sonrió cuando me puso junto a un periodista al que yo podía aprenderle los secretos más importantes de la profesión, pero yo fui un poco más allá y logré acercarme al hombre que existía, existe y prevalece detrás del personaje. Lo vi llorar, sufrir, gozar. Lo vi en las buenas y en las malas. Lo vi fortalecido, enfermo, debilitado, apoyado y traicionado. Lo vi subir a lo más alto y caer a lo más bajo. Lo vi como "el jefe", el padre, el compañero y el amigo. Lo vi pelear por sus ideales, lo vi defendiendo a los suyos. Lo vi, lo sigo viendo en la pantalla y créanme, si para ustedes el mejor José Ramón esta ahí, bajo las luces, en el escritorio, hablando de futbol, criticando al América, yo tuve, la bendición de conocer al aún mejor José Ramón, al hombre, al ser humano, al de verdad.

José Ramón Fernández cumple 70 años de vida, pero las apariencias no lo engañan a él. Él sigue engañando a las apariencias.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No habrá 10 puntos de diferencia cuando comience este sábado un Clásico español que le pertenece al mundo. El Barcelona y el Real Madrid prometen brindarnos otra memorable batalla dentro del campo de juego más allá de la distancia entre ambos en la tabla. ¿Motivaciones? Le sobran al Barça y también a los "merengues". El Clásico, a través de su gran condición mediática, suele enviar mensajes contundentes. Ambos tratarán de aprovecharse ello, más la presión que tendrá el dueño de casa ante la jornada homenaje y recuerdo del gran Johan Cruyff. El Clásico está vivo y enérgico...

LOS ANGELES, CA.- No habrá, indudablemente, 10 puntos de diferencia entre el Barcelona y el Real Madrid cuando se escuche el silbatazo inicial del Clásico de este sábado.

Lo que sí habrá es otra oportunidad maravillosa de apreciar sobre la cancha de futbol a dos de los equipos mejor armados y cotizados en el futbol del mundo, de la época y de muchas épocas. Dos plantillas poderosísimas, provistas de calidad, talento, imaginación, arte, fuerza, personalidad. Un par de tridentes por equipo que incluyen a algunos de los mejores delanteros del planeta y un futbolista al que la historia de este deporte y de la humanidad --sin exagerar-- le reserva un sitio especial. Dos entrenadores jóvenes, inteligentes, osados, uno más avanzado que el otro, pero ambos concientes y fieles a la historia y a los colores que representan. Debemos agregar a todo ello, el marco de un estadio y de un club que rendirá homenaje a uno de los grandes personajes en la historia del futbol: el legendario Johan Cruyff.

El Barcelona tiene esa motivación: jugar bien y ganar por la memoria de "su padre" filosófico. Y el Real Madrid puede y debe enviar un mensaje contundente de que tiene la suficiente capacidad para competir ante el equipo que los expertos llaman el mejor del mundo y uno de los mejores de la historia.

CR7, Messi
AP

Puede que existan en lo que proponen las campañas de ambos, pero no hay 10 puntos de diferencia en el partido. El Madrid tiene, por primera vez en mucho tiempo, una nómina alejada en cuanto a lesiones. Zidane podrá disponer de todo su arsenal al frente --Cristiano, Benzema y Bale--, pero para competir y vencer al Barcelona tendrá que ofrecer un rendimiento que hasta ahora no ha tenido en toda la temporada. Tiene con qué conseguirlo. La pregunta es: ¿Lo podrá lograr?

Extrañamente, el Barça podría tener más presión que el propio Real Madrid, a pesar de que en apariencia no se juega ni compromete la Liga este sábado en el Camp Nou: los de Luis Enrique saben que el juego rubrica el campeonato de la Liga y de su estilo de juego, todavía con la memoria fresca del difícil pasaje de perder a Cruyff, sin duda, una de las figuras más importantes de su existencia como club de futbol. El partido también le sirve para reafirmar confianza en camino a la dura ronda de los cuartos de final de la Champions League que disputarán a partir de la próxima semana ante el Atlético de Madrid.

Los dos desean el protagonismo y ello se traduce directamente de lo que han dicho Luis Enrique y Zidane antes del duelo. "Queremos el balón", dijo cada uno dentro de su propio estilo de declarar. Un Barcelona que tiene por costumbre dominar a partir de contar con la pelota y un Madrid que no ha tenido esa condición pero que cuenta, indudablemente, con futbolistas de las características para lograrlo.

Un Clásico que tiene todo para ser un memorable partido de futbol y en el que no falta nunca la motivación, más allá de la distancia en la tabla, de las temporadas disímbolas que propone cada equipo y más allá de que un solo jugador como Lionel Messi marca distancia en el campo de juego. El Clásico esta completo, vivo y enérgico a pesar de todo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El futbol mexicano se apresta para comenzar una de las más duras batallas de concientización y educación para que los aficionados guarden cierto respeto y orden en las tribunas de los estadios. Un grito con raíces homofóbicas amenaza ahora con provocar una reacción al más alto nivel por parte de la FIFA para castigar al futbol mexicano. ¿Qué hará una Federación, qué medidas tomarán unos clubes a los que en principio no les importó esa demostración y que incluso llegaron a protegerla en pleno Mundial 2014? Por las buenas o por las malas, algunos aficionados mexicanos entenderán que la expresión es inapropiada e innecesaria en un estadio de futbol.

LOS ANGELES, CA -- Asistiendo a eventos deportivos, he podido darle casi la vuelta al mundo en los últimos 30 años y puedo decir con certeza que somos una nación reconocida y admirada por su creatividad, por su imaginación y por sus expresiones. Somos un pueblo identificado con la alegría, la música, los colores, los sabores y sobre todo la nobleza y la bondad de nuestros habitantes. Somos, también, un pueblo ligado a profundas tradiciones y a una vasta cultura que hemos pasado de generación a generación. Por eso me cuesta trabajo entender y aceptar que nuestro máximo legado a través de una tribuna de futbol es un grito ofensivo, majadero y sí, sin duda, una expresión con una clara inclinación homofóbica.

No acepto ninguna objeción en el sentido de que se trata de una expresión folklórica del mexicano, pero sí acepto, en cambio, que las tribunas deben ser un escenario de libertad de expresión o de una manifestación plena y total, sobre todo en un país como el nuestro, donde muchas de las verdades se han quedado ocultas en el pasado tenebroso de nuestra propia consciencia. No estamos más en tiempos de tapar ni de distorsionar nada. El futbol en México, como quizá en otras partes del mundo, ha sido utilizado muchas veces como un 'arma letal' de manipulación y desinformación. El futbol ha sido un pretexto para distraer y ocultar temas muchos más graves en nuestra vida.

Tus derechos terminan donde empiezan los míos...Y eso es exactamente lo que debe suceder en una tribuna de futbol. La libertad debe existir, pero con expresiones que no dañen o afecten a nadie más. Y puedo entender que en el estricto contexto, el grito o la expresión --cada vez que despeja el portero contrario-- no pretende dañar a quienes tengan una preferencia sexual distinta, habrá a quienes sí les afecta directamente y eso es suficiente para que sea inapropiado.

La campaña de concientización, a través de los jugadores de la selección es buena. Pero también es una acción tardía de una Federación y de unos clubes que no actuaron cuando el grito surgió en algún estadio --dicen que fue en Guadalajara-- y que después, incluso, lo protegieron y defendieron como lo hizo Justino Compeán, entonces presidente de la FMF, en pleno campeonato Mundial de Brasil 2014.

Erradicar el grito de las tribunas no será sencillo, pero detrás del futbol mexicano ha existido, históricamente un aparato de manipulación y desinformación que quizá le podría ser útil a Decio de María y a las autoridades actuales. No estoy sugiriendo que 'manipulen'. Lo que propongo es que convenzan a través del poderoso aparato que tienen a su alcance: la televisión y los medios que siempre han estado cerca del futbol.

El peligro vendrá cuando la FIFA vuelva a e examinar el tema porque estoy seguro de que alguien se quejará y presionará para que ello ocurra. Entonces... ¿Qué seguirá? ¿Otra multa? ¿Un veto de estadio? ¿Jugar sin público? ¿Perder puntos en una competición oficial rumbo al Mundial? ¡Cuidado! La FIFA está en plena transformación y está buscando este tipo de situaciones mediáticas para 'limpiar' su nombre ante la sociedad mundial.

Por las buenas o por las malas, el futbol mexicano entenderá que permitir y luego proteger el grito ha sido un error. Confundir o tratar de confundirnos afirmando que es una manifestación que surge del folclor o la tradición del mexicano me parece una aberración y hasta un atentado contra la cultura y la tradición de nuestra gran nación.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Apenas unas horas después de un esperanzadora presentación en Vancouver, la Selección Mexicana volvía a una faceta donde su funcionamiento futbolístico arrojaba grandes dudas. El modelo o el régimen de rotaciones impuestos por el entrenador Juan Carlos Osorio terminó desmejorando el nivel del equipo mexicano que aún así logró mantener números claros y contundentes para asegurarse el pasaje al hexagonal final de la Concacaf. Lo que queda claro es que con este nivel de juego, México podría seguir avanzando en su área, pero no en el escenario que la plantea el inminente verano de la Copa América

CIUDAD DE MEXICO.- El único "grito" que pudo contener en sus aficionados la Selección Mexicana anoche es el del convencimiento pleno de que este equipo puede competir en niveles más complejos y desarrollados del juego.

Osorio
Mexsport
El aparente avance que había mostrado en funcionamiento la selección de Juan Carlos Osorio se detuvo sobre la cancha del Estadio Azteca. El resultado favoreció a México gracias a las "bondades" del rival y del área futbolística. Utilizando su política de "rotaciones" en puestos, el entrenador colombiano realizo cinco cambios con respecto a la alineación que había utilizado el viernes en Vancouver y el equipo mexicano desmejoró notablemente en su funcionamiento.

Lo mejor siguen siendo las "cuentas claras" que presenta la era Osorio: cuatro partidos oficiales, cuatro triunfos, 10 goles a favor y ninguno en contra, con el pase en la mano ya para el hexagonal final de la Concacaf que repartirá tres boletos y medio para el Mundial de Rusia 2018. Hasta ahí, todo va bien. El problema es que con el tiempo encima para la Copa América del Centenario (México debuta con Uruguay el 5 de junio en Houston) Osorio no ha encontrado un modelo definido de equipo que puede garantizarle a México un nivel competitivo ante selecciones que tengan un escalafón de juego diferente al de Canadá, Honduras o El Salvador. Con lo que ha mostrado hasta ahora, está claro que le puede alcanzar en Concacaf, pero no más allá de la competencia.

El régimen de rotaciones que propone Osorio, utilizado frecuentemente en modelos de clubes europeos que tiene una vasta nomina con dos o tres jugadores de gran nivel en cada puesto, no termina embonando con las realidad y las necesidades del futbol mexicano. Para muchos parece claro que México tiene un sólo equipo de futbol, basado primordialmente en seis, siete, quizá ocho futbolistas que actúan en ligas europeas y que puede otorgarle un sentido competitivo en las grandes competencias. Pero también existe la idea de que es justamente en esta clase de partidos, ante rivales como Canadá, sin peligro de nada, donde hay que utilizar a la selección, como un "laboratorio de pruebas" para tratar de encontrar al mejor equipo disponible.

La frase final de Osorio, anoche, en la sala de conferencias del Estadio Azteca, lo resume todo: "Hay poco tiempo y hay mucho que mejorar...".

El "grito" que tampoco pudo frenar el futbol mexicano fue el que realiza cierto sector de los aficionados cuando el portero rival va a despejar el balón. Un grito que ha sido defendido inicialmente por las autoridades futbolísticas mexicanas, pero que ante la multa económica de FIFA y la amenaza velada de que vendrán más sanciones, ha provocado una campaña de concientizacion de la propia FMF entre los aficionados.

"No es un problema fácil de resolver", dijo esta mañana Decio de María, presidente de la FMF en el programa Raza Deportiva d e ESPN. "Tendremos que seguir trabajando".

La realidad en el tema es que si no se acaban los gritos ++que sera complicado que suceda++ la FIFA va a imponer otra multa y luego una sanción más severa: tal vez el veto del estadio, obligar a México a jugar sin público o perder puntos en competencias oficiales. Así, supongo, que lo hará la FIFA hasta generar conciencia que es una expresión inapropiada en un estadio de futbol. Por las buenas o por las malas, el aficionado mexicano entenderá que aún dentro de una tribuna de libertad de expresión hay ciertas normas que debe seguir y respetar.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MÉXICO -- Les dije que en futbol eran 'un cualquiera'. Que no tenían un futbol de calidad que marcara diferencia en el mundo. Les dije, para que me entiendan, que no eran buenos en el futbol...

- ¿Y por eso te dicen todas estas cosas, Papá?

Creo que el momento más incómodo, delicado y duro del fin de semana fue cómo explicarles a Michelle, a Natanya y a Dafne --mis hijas-- porque había tantas personas enojadas y yo diría que hasta encolerizadas conmigo en las redes sociales.

Balón de futbol
Getty Images
Ciento cuarenta caracteres, a veces hasta un poco menos, son capaces de generar reacciones viscerales, insultos, odio, intolerancia y acusaciones que van más allá de mi educación y de mi comprensión como ser humano.

Aparentemente, soy un afortunado. Hablo de futbol, critico al futbol, a los equipos, a los entrenadores, a los futbolistas, a los dirigentes y difícilmente salgo de la cancha o de lo que tiene que ver con la cancha. Analizo, comento sobre un entretenimiento, una actividad lúdica, trivial, una distracción, algo que debe provocar en el aficionado pasión, sueños, ilusiones, esperanza, risas, llanto, pero que jamás intenta o pretende lastimar o dañar a nadie. De por si vivimos -yo diría que sobrevivimos- en un mundo violento, donde penosamente la sangre se derrama por las calles, la intolerancia, el odio y el miedo se apoderan de nuestras sociedades como para que el futbol o el deporte también se conviertan en un aliado del mal o en un generador de diferencias y de violencia.

En los últimos años y desde mí llegada a la prestigiosa cadena internacional de deportes ESPN, he tenido constantes 'roces', 'diferencias', reclamaciones y acusaciones graves contra y por la forma en que tengo de hacer periodismo o de criticar ciertas cuestiones futbolísticas: en Honduras me llamaron racista; en El Salvador me amenazaron de muerte; en Panamá me tildaron de loco y provocador y en Venezuela de un ser un tipo sin escrúpulos. Este fin de semana, el turno fue de Guatemala o de cierto sector de los aficionados al futbol de Guatemala.

El problema comenzó a partir de un simple mensaje de twitter donde el objetivo principal periodístico era ratificar que Estados Unidos, con su derrota del viernes en Guatemala, cayó en un proceso de crisis en una fase de la eliminatoria de Concacaf donde, por lo que es y representa para el área futbolística, no puede ser derrotado en una cancha como la de Guatemala. Decía textualmente lo siguiente: "Estados Unidos pierde ante 'un cualquiera' -en lo futbolístico- y Jurgen Klinsman entra en seria crisis...". Y a partir de ahí, la columna de notificaciones en mi cuenta de twitter se ha llenado de insultos, de reacciones violentas, de acusaciones que tienen que ver con temas de racismo, de haber afectado a todo un país, a su cultura, a su dignidad, su historia, a su pueblo, todo ello, por el simple hecho de haber ofrecido un punto de vista en un rubro tan 'sagrado' e 'intocable' como el futbol.

Horas más tarde, el presidente de un país, que seguramente tendrá en su agenda temas mucho más trascendentes y prioritarios que el de ocupar su valioso tiempo en criticar a un periodista que tuvo un calificativo --afortunado o desafortunado-- sobre la selección de futbol de Guatemala, también tuvo un punto de vista condenatorio. ¿Y qué faltaba? La Federación Guatemalteca de Futbol. Con una carta de reclamación dirigida a mi empresa, ESPN, donde exigía un escarmiento y una disculpa pública contra 'el empleado' que se había atrevido a criticar a la selección de futbol de Guatemala. Una Federación que, por cierto, afronta hoy en día una investigación por parte del FBI y del Departamento de Justicia de los Estados Unidos por unas muy serias acusaciones de corrupción y de lavado de dinero.

Estoy realmente aterrado. No por las amenazas y los insultos que he recibido. Estoy acostumbrado a ello desde el mismo día en que escogí esta maravillosa profesión y desde que decidí 'cruzar el pantano', mancharme los pantalones y aceptar una línea de periodismo critica. Estoy acostumbrado desde que tengo la maravillosa oportunidad de trabajar y de comunicar con muchos pueblos latinoamericanos a través de una cadena de libre expresión y de valores como lo es ESPN. Estoy aterrado porque una crítica futbolística, donde pude haberme equivocado, pude haber exagerado, pude haber estado mal, pero que una crítica futbolística sea capaz de generar tales niveles de odio y de intolerancia y que además provoque la reacción de autoridades que, supongo, e insisto, tienen tareas mucho más delicadas e importantes que atender un simple comentario futbolístico.

Me da mucha pena este nuevo incidente con los aficionados centroamericanos al futbol. Está claro que tenemos una forma distinta de entender la crítica y el valor de la crítica y hasta de la libertad de expresión a través del periodismo deportivo y del futbol. En mi país de origen, y en el país que me ha acogido recientemente, yo puedo criticar a las selecciones de futbol, puedo decir que juegan mal, que no tiene una gran condición a nivel internacional, que es mala e incluso que 'es una cualquiera' en esencia futbolística. He dicho una y otra vez que en el 'concierto internacional ' del futbol, México no existe, es 'un cualquiera'. Tengo 35 años trabajando y siempre he sido identificado y reconocido como un periodista crítico.

Quiero ratificar otro mensaje que hice el fin de semana través de twitter --este prácticamente paso desapercibido: si algún aficionado guatemalteco al futbol se sintió ofendido por mi punto de vista sobre futbol, ofrezco una sincera disculpa. Lamento y me aterrorizo por la reacción del presidente guatemalteco que, estoy seguro, tendrá una agenda llena de temas pendientes y trascendentales para la vida del pueblo guatemalteco --más allá del futbol-- y me llama la atención que una Federación guatemalteca, hoy bajo un comité de normalización avalado por FIFA, a cargo de la señora Adela Camacho de Torrebiarte, este más preocupada u ocupada en un punto de vista futbolístico de un periodista, que en las serias investigaciones que las autoridades estadounidenses sostienen sobre ellos por temas de corrupción y lavado de dinero.

Soy y seré siempre un admirador de la gran historia de nuestros pueblos hermanos latinoamericanos. Yo identifico al guatemalteco con la impresionante riqueza de la cultura Maya, con personajes llenos de inteligencia, genialidad y creatividad como lo fue Miguel Angel Asturias; con la valentía y el aporte social de Rigoberta Menchú y con la fortaleza, el coraje y el valor que su pueblo ha tenido para oponerse y levantarse frente a las injusticias. Cuando he tenido la ocasión de estar en Guatemala, sea por trabajo o por placer, he recibido el calor, la amabilidad y la nobleza de su gente.

A mis hijas, lamento que tengan que leer tanto odio y tanta intolerancia hacia su padre. No es el mundo que yo quiero para ellas.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chicharito y Miguel Layun
Mexsport

Algunos meses después del 'Piojo-Gate', del escándalo, del enésimo reinicio, de un proyecto nuevamente truncado y boicoteado, la selección mexicana parece encontrar un nuevo camino, donde con un entrenador serio, un grupo de jugadores pensantes, procedentes de niveles europeos y algunos jóvenes que parecen tener otra velocidad y otras ideas, sabe hacia dónde se dirige. La selección mexicana duerme tranquila y esperanzada a la espera de retos de mucha mayor complejidad competitiva en el futuro.

VANCOUVER, Canadá -- Lo que empezó como uno de los muchos 'planes de contingencia' que el futbol mexicano ha tenido a lo largo de su historia, está tomando idea, forma, estilo y también sabor: la selección de Juan Carlos Osorio sabe lo que quiere, sabe cómo lograrlo y tiene los nombres y los hombres indicados para hacerlo. Algunos meses tarde del 'Piojo-Gate', de un interinato, de un nuevo escándalo y de nuevo inicio, México 'duerme' hoy tranquilo y esperanzado en el futuro.

Siempre parece ser difícil para México salir bien librado de una fase tan precaria en cuanto a nivel futbolístico como la que propone la Concacaf a esta altura de la eliminatoria. Si pierdas o empatas estas en problemas porque lo hiciste ante 'un cualquiera' en el mundo del futbol. Si ganas y goleas, no te lo reconocen porque siempre supiste que la capacidad de tu oponente no es muy seria. Digamos que la selección mexicana hizo lo que tenía que hacer en Canada y nada más.

Sumar; tres puntos que son buenos para tener tranquilidad y recabar confianza en camino al hexagonal final que promete y debe ser algo más competitivo.

Lo mejor de la noche de Vancouver, más allá del bello escenario y de una tribuna pletórica que significó todo un récord de asistencia para un juego de futbol en la ciudad, fue el funcionamiento que logró establecer México durante la mayor parte del juego. El futbol por las bandas, cargado sobre los hombros, la velocidad y la genialidad de futbolistas jóvenes como Hirving Lozano y Jesús 'Tecatito' Corona, más la condición cada día más madura y estable de elementos procedentes de un nivel europeo como Andrés Guardado, Héctor Herrera, Javier Hernández, Miguel Layún, Héctor Moreno y Diego Reyes le dieron la selección mexicana un amplio margen de superioridad sobre Canadá.

En las entrañas del BC Place, la expresión del entrenador Juan Carlos Osorio reflejaba la tranquilidad de un resultado y un orden en el funcionamiento que le debe servir para moldear y preparara a un equipo que durante el verano afrontará un reto de mayores dimensiones futbolísticas como la Copa América del Centenario. México sabe lo que quiere, sabe cómo lograrlo y sabe que tiene a una nueva generación de jugadores -'Tecatito', Lozano, Damm, Pizarro, Gutiérrez, Cándido, entre otros-- que puede garantizarle el vértigo, el cambio de ritmo e ideas frescas y profundas en los últimos metros de la cancha.

"Estoy muy satisfecho con lo que he visto hoy", dijo el entrenador de origen colombiano. "Los jugadores respondieron a lo que yo les pedí y creo que seguimos avanzando en un proceso para alcanzar nuestro potencial".

Osorio ha descubierto una base con la que puede trabajar de manera sólida y seguir construyendo a su alrededor. El portero Talavera, los zagueros Aguilar, Reyes, Moreno y Layún. Los centrocampistas Herrera y Guardado y el delantero Javier Hernández son, sin duda, el sostén principal del proyecto de Osorio. Él sabe que tiene que buscar y encontrar a un sustituto del veterano Rafael Márquez en la parte central del aparto defensivo y que hacia el frente tiene nombres muy interesantes, en edad y en condiciones, para tomar en cuenta.

"Las puertas están abiertas para todos", dijo Osorio en clara alusión a futbolistas como Carlos Vela, Giovanni Dos Santos y Oribe Peralta quienes quedaron por fuera de esta convocatoria.

Tres goles, tres puntos en una tierra donde México tenía 20 años sin ganar. Yo rescato, primero, la actitud de los jugadores, la del entrenador y luego, el bosquejo, el plan, la intención que ha puesto en marcha Osorio rumbo al futuro. La selección mexicana sabe hacia dónde va y sabe también cómo lograrlo y eso es bueno, tomando en cuenta el intenso verano que tuvo en el 2015 y que pareció volver a apartarlo del camino de desarrollo con que siempre ha soñado el futbol mexicano.

Hoy, más allá del rival que no ofrece parámetros adecuados para medir, México es un equipo serio, con un entrenador capaz y que con mucho trabajo y con una férrea mentalidad puede encontrar las condiciones anheladas para trascender en otros niveles de la competencia, El futbol mexicano 'duerme' tranquilo y esperanzado...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO