Get ADOBE® FLASH® PLAYER
González: "Aún no pensamos en México"
VIDEOS RELACIONADOS video

La selección femenil de Estados Unidos aprovechó el nublado domingo de Vancouver para conseguir su tercer campeonato mundial en los últimos 24 años, con lo que se confirma, sin duda, como la gran potencia mundial del futbol femenino, pero la pregunta es: ¿Podría ocurrir lo mismo en el futbol varonil? O mejor dicho: ¿Cuánto tiempo pasará para que ocurra lo mismo? Como sea, lo que ocurrió al oeste de Canadá puede ser un aviso para México y para el resto de los contendientes de la Copa Oro.

LOS ANGELES -- Puede que muchos no capten el mensaje o que otros lo entiendan pero terminen desechándolo por un descuido, por ignorancia y quizá hasta por miedo a enfrentar la realidad. Las imágenes, las expresiones y los sonidos que llegaron procedentes de Vancouver el domingo podrían ser una clara advertencia para la Copa Oro que arranca en las próximas horas y para todos los competidores en el área de la Concacaf.

Estados Unidos volvió a ser campeón mundial de futbol y parece fácil decirlo: campeón mundial de futbol femenil, pero detrás de ello hay todo un proceso de trabajo, una escuela, una estructura, una infraestructura, un conocimiento y al mismo tiempo una pasión. Un deporte que, desde hace algunas décadas, logró abrirse camino en un país de poderosas expresiones tradicionales del béisbol, el fútbol americano, el básquetbol y hasta el hockey para llegar a un sitio donde alcanza el nivel de una potencia mundial. Las primeras informaciones destacan que el nivel de audiencia del juego final del domingo entre norteamericanas y japonesas habría superado el “rating” del sexto juego por la final de la NBA. La selección femenil de Estados Unidos ha ganado tres campeonatos mundiales desde 1991. Impresionante. La pregunta es: ¿Podría ocurrir lo mismo en el futbol varonil? O mejor dicho: ¿Cuánto tiempo pasará para que ocurra lo mismo?

A mediados de la década de los ochenta, la US Soccer, la Federación Estadounidense de Futbol, había planteado un proyecto que en 10 años debía llevar a los Estados Unidos a convertirse en una potencia mundial del futbol. Para ellos no había distinción de géneros. Se trataba de ser potencia mundial del futbol y en mujeres, el tema está finiquitado. Entre los varones, ese proyecto, plan o deseo debió haber culminado en el Mundial de 1994. No resultó del todo correcto, pero al final del día, lo que sí logró, satisfactoriamente, es elevar su nivel de competitividad. Estados Unidos juega hoy al futbol ante México y ante una potencia mundial y lo hace con otro tipo de fundamentos y condiciones. Puede ganar, perder o empatar, pero los tiempos en que le pasaban por encima, quedaron sepultados en el pasado.

La Copa Oro del 2015 está por comenzar y desde el minuto inicial, la mente del futbol mexicano parece enfocada en “arrebatarle” el medio boleto que queda disponible para la Copa Confederaciones a la selección de los Estados Unidos. Y ganarle no será nada sencillo. Requerirá de un mejor nivel futbolístico del que ha mostrado hasta ahora y de una concentración absoluta.

El recordatorio llegó desde Vancouver. Lo hicieron las mujeres, las más poderosas del mundo para jugar al futbol.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chile no tiene un futbolista como Lionel Messi, nadie tiene un futbolista como Lionel Messi, pero la pregunta que muchos se hacen es si Argentina tendrá, finalmente, a ese futbolista llamado Lionel Messi. Una final de pronóstico reservado en Santiago para este sábado, donde hay un paridad de fuerzas y de sentidos entre ambas selecciones, pero donde la diferencia la marca un sólo futbolista. ¿Es tiempo de Chile? ¿Es tiempo de Argentina? Son los tiempos de Messi...

LOS ANGELES -- Puede que no parecidos, pero Argentina y Chile son dos equipos muy parejos, muy fuertes, profundos, en condiciones de despliegue de futbol y en ataque. Los dos tienen "armas" suficiente para establecer su hegemonía en la cancha. La única diferencia en el Estadio Nacional de Santiago este sábado será el mejor jugador del mundo.

Argentina
Getty Images
Chile no tiene un futbolista como Lionel Messi, nadie tiene un futbolista como Lionel Messi, pero la pregunta que muchos se hacen es si Argentina tendrá, finalmente, a ese futbolista llamado Lionel Messi.

Lionel Messi y Argentina, en el orden que usted quiera, tienen una cita pendiente e inaplazable con la historia del futbol y de la Copa América. Parece que ha llegado al momento de cumplirla. Sobra decir que la última vez que Argentina levantó un trofeo de campeón en la Copa América fue en el ya lejano 1993 y que Messi no ha podido, por alguna razón, ser el futbolista confiable, regular y espectacular que ha logrado durante su gloriosa carrera con el Barcelona. Los orgullos aficionados argentinos al futbol ha estado esperando esta grandiosa ocasión para resarcir algunas heridas y para, finalmente, entender que la grandiosidad de Messi en la cancha no solo es un beneficio y un lujo del que pueda aprovecharse exclusivamente un club. Messi se hizo futbolista en Barcelona y ha ganado todos los títulos que se puedan ganar con el equipo blaugrana, pero también es argentino y puede terminar rindiendo dividendos en la selección de su país.

Si Chile gana la Copa América no sería ninguna sorpresa. Es un equipo bien armado, con grandes jugadores ++la mejor generación de la historia chilena, según algunos observadores++ y que ha entendido la responsabilidad que tiene con su pueblo en su propia Copa América. Para Chile perder sería un fracaso, casi una catástrofe, pero si ello ocurre, habrá sido ante una de las grandes selecciones de la historia y ante, insisto, quien es el catalogado el mejor futbolista de nuestros tiempos.

La final de la Copa América es una final de pronóstico reservado. Puede ser un juego espectacular, abierto y de goles. Hay elementos para pensar en ello: Higuain, Agüero, Tevez, Pastore, de un lado. Alexis, Vidal, Valdivia y Vargas, del otro. Hay dos entrenadores que, con base con lo que tienen, se preocupan más por atacar que por defender y hay hambre, necesidad, deseo, de triunfo, de gloria en ambas camisetas. Argentina necesita un título y Chile también. Los dos saben que no puede fallar.

La diferencia la marca uno solo: el mejor jugador del mundo y uno de los mejores de la historia. El balón, a los pies de Messi. Él dice, él marca y establece los parámetros de la tarde=noche de Santiago de Chile.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Argentina, Copa América

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El verano no pinta, por ahora, para la Selección Mexicana de futbol. Al bajo nivel de juego, se han unido lesiones de futbolistas importantes, una racha de siete partidos sin victoria y algunos rumores del regreso de futbolistas a las Américas, lo cual sin duda tampoco son buenas noticias para un futbol que quiere seguir creciendo. La suerte, de pronto, le ha cambiado a Miguel Herrera y la Copa Oro está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, la "mejor medicina" está por aparecer: Cuba, Guatemala y Trinidad y Tobago.

LOS ANGELES -- El verano pinta desesperado y desesperante para el futbol mexicano. Las noticias no son buenas: lesiones, el fracaso en la Copa América, una cadena de juegos sin victoria, una selección que no encuentra el nivel de juego y algunos rumores que indican el regreso de "las Américas" de los futbolistas que hoy actúan en el futbol europeo. Es como si toda la suerte que alguna vez acompañó y cobijó a Miguel Herrera se le estuviera, esta vez, volteando.

Tomar a la ligera la baja de Javier "El Chicharito" Hernández en la selección mexicana de la Copa Oro no sería nada recomendable de acuerdo con las estadísticas históricas y con lo que en cuanto a personalidad y tamaños significa el futbolista, pero afirmar decididamente que las aspiraciones de México cambian en el torneo con su ausencia, también me parecería un juicio riesgoso.

Lo que queda claro es que el ensayo del miércoles por la noche en Houston le costó bastante caro a la selección mexicana de futbol.

No solo son los números -Hernández está muy cerca de igualar la marca de más goles en la historia de las selecciones mexicanas- también está el hecho de que "El Chicharito", bien o mal, es una de las pocas conexiones sólidas que México tiene con el futbol de las "Grandes Ligas" a la cual, aunque con poca regularidad, pertenece el futbolista. Tener a Javier Hernández en el túnel de salida de la selección mexicana en una Copa Oro significa ya algo distinto para el entrenador, para sus compañeros de juego y sobre todo para el rival en turno.

México había preparado un esquema de juego donde "Chicharito", ya sea acompañado por Carlos Vela, o por Giovani Dos Santos o incluso por Oribe Peralta, era prácticamente inamovible. Ahora, con pocos días por delante para debutar en el torneo, hay que buscar y rebuscar nuevas fórmulas.

Tampoco se puede generar una "cortina de humo" alrededor del acontecimiento en Houston. A México, a esta selección mexicana, le siguen faltando condiciones propias de juego, volumen futbolístico, entendimiento de líneas, capacidad para defenderse, organizar el juego y lanzar el ataque. Un par de postes de Carlos Vela, algo de dinamismo con base a lo que ofrecían volantes como Andrés Guardado y Héctor Herrera y hasta ahí nada más. La única garantía que tiene México ahora es que los rivales de la primera fase, de la ronda de grupos, son selecciones de una ambigua categoría, pero está claro que cuando la Copa crezca en intensidad y en responsabilidad, podrían aparecer Estados Unidos, Costa Rica, Panamá o la propia Honduras y ahí necesitará de otro tipo de condiciones que por ahora no ha logrado este equipo de Miguel Herrera.

Un verano, ciertamente, desesperado y desesperante. Las lesiones del "Chicharito" y de Moreno, los rumores indican que Giovani dos Santos está cerca de volver al continente para enrolarse con Los Angeles Galaxy, lo cual no es una noticia del todo alentadora para el futbol mexicano. Si a ello agregamos el pobre nivel competitivo, los siete juegos sin triunfo que liga la selección -tomando en cuenta la Copa América- veremos que la situación es poco favorable. La única ventaja en el horizonte es que siguen Cuba, Guatemala y Trinidad y Tobago, sin duda, una "buena medicina" ante la adversidad.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Argentina, Copa América

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Copa AméricaESPN.com.mx

No sólo por los resultados, también por las maneras, las formas, los métodos para ganar los partidos, Chile y Argentina son dos auténticos merecedores de jugar por el título de la Copa América 2015. Dos grandes equipos de futbol, con nombres, con jugadores de un altísimo nivel competitivo, pero que además, están mentalizados para atacar, para buscar la portería contraria por encima de cualquier otro interés. Al final, tras algunas vacilaciones, polémicas, incertidumbres, la Copa América encontró un escenario para ilusionarse.

LOS ANGELES -- Para "frotarse las manos" y para ilusionarse: la Final de la Copa América ha resultado en una final soñada, porque más allá de los nombres, de las condiciones, de los equipos, de los sistemas, de los intereses y del resultado mismo del juego están y deben contar las intenciones: Argentina y Chile han sido dos selecciones que se han preocupado por alentar un juego ofensivo, alegre y por momentos espectacular. Están aquí, justo, por esos méritos.

Sobra decir que cualquiera de los dos puede levantar este sábado el trofeo de campeón de la Copa América. Lo que esperamos todos es que, en el trámite mismo partido, se desvelen algunas de las grandes condiciones que tiene cada uno de los protagonistas. Talento e imaginación, sobran. Chile está por méritos propios en la final. Más allá de que juega en casa y más allá de cierta polémica sobre que los árbitros le han favorecido, el equipo de Vidal, de Alexis, de Vargas y de Valdivia ha tratado de jugar bien al futbol. Es un equipo que genera cualquier cantidad de oportunidades de gol, que toca el balón y que siempre piensa en la portería contraria y en ganar el partido.

Y Argentina no solo tiene uno de los planteles más poderoso del futbol moderno, tiene en Lionel Messi al mejor jugador del mundo y tiene otros futbolistas que han aprovechado la Copa para elevar su nivel competitivo: Di María, Pastore, Agüero, Higuain y Mascherano. Creo que lo más importante que hay que observar en esta selección argentina es un cambio de mentalidad con respecto a la que afrontó el Mundial del 2014, donde bajo la conducción de Alejandro Sabella, el equipo parecía siempre más preocupado por defenderse que por atacar. Esta Argentina ha recuperado parte del espíritu que alguna vez tuvo en los gloriosos días de Menotti y en la corriente que más tarde Bielsa y otros trataron de inculcarle. Un futbol que no pierde el orden, pero que siempre está decidido a ir hacia el frente.

Justo cuando la Copa América perdía condiciones en la cancha, apegado a más a aspectos controversiales, a la carencia de algunas figuras, al capricho y al miedo de los entrenadores y de sus planteamientos, Argentina y Chile aterrizan en una final que se antoja para convertirse en una jornada memorable de futbol, donde el trance, el desarrollo, la historia promete colocarse por encima de la pasión que conlleva al resultado.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Argentina, Copa América

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Han pasado 365 días desde aquella tarde de sol en Fortaleza donde más que seguir analizando si era o “no era penal”, habría que dejar en claro los resultados en el futbol lo terminan marcando aquellos equipos que tengan más y mejores recursos para jugar en la cancha. Y puede que a México le alcance con la camiseta, con su nombre en la primera ronda de la Copa Oro, pero cuando llegue la “fase adulta”, ante Estados Unidos, Costa Rica, Honduras o la misma Panamá, necesitará de calidad para imponer y subrayar su jerarquía.

LOS ANGELES -- El primer aniversario del casi épico episodio del “No era penal” pasó como un ligero recordatorio de algo que sigue buscando afanosamente el futbol mexicano: la calidad en la cancha.

Porque más allá de los pretextos o de las justificaciones que se pueden depositar en las decisiones arbitrales, lo que le faltó a México aquel domingo, de hace 365 días en Fortaleza, Brasil, es justamente, una fortaleza en su calidad futbolística. Ahora, para avanzar en la Copa Oro le podría bastar con llamarse México, pero cuando llegue el momento de jugarse y ganarse el medio boleto para la Copa de las Confederaciones, necesitará, indudablemente, de la calidad.

Tras el fracaso en la Copa América, donde quedó en evidencia que México no tiene un número de futbolistas de nivel para conformar dos selecciones competitivas, Miguel Herrera pretendió mostrar, el sábado, en Orlando, ante la seria selección de Costa Rica, el verdadero potencial de la primera y única selección que puede montar México. Y salió con todo: “Chicharito”, Vela y Giovani al ataque. Los primeros 45 minutos fueron un verdadero desastre. “Nuestros delanteros no tenían balones”, explicaría más tarde el propio entrenador nacional. Un par de ajustes, sobre todo en el medio campo, le permitieron a México volver de manera enérgica en la segunda parte y lograr un empate a dos en lo que terminó siendo un buen partido de preparación.

Calidad, calidad de futbolista y calidad de futbol. Eso es lo que persigue afanosamente la selección mexicana y ese el factor que indudablemente podría marcar la diferencia cuando llegue otra vez la ocasión y la oportunidad de medirse ante el futbol más desarrollado del mundo.

A diferencia de lo que la mayor parte de los aficionados y expertos suponen, hay varios, no solo uno, hay varios “peligros” que pueden terminar afectando a México en el verano de la Copa Oro. Está claro que el principal se llama Estados Unidos, ese lo conocemos y lo reconocemos todos, pero para llegar a esa hipotética final en Filadelfia el 26 de julio habrá, antes, que sortear a una serie de selecciones con poco nivel de futbol donde la fuerza mental de la selección será puesta a prueba. Históricamente, México suele bajar en condiciones cuando tiene enfrente a un equipo aparentemente menor en condiciones, pero no debe tener problemas en una primera ronda que incluye a Cuba, a Guatemala y a Trinidad y Tobago. Está claro que requerirá una gran concentración pareja incluso --en caso de darse-- triunfos por márgenes amplios no perder la dimensión de los partidos y de los rivales. Sólo en las rondas adultas, la Copa Oro adquiere una relevancia futbolística donde la calidad promete marcar la diferencia entre triunfar o fracasar.

Un año después de Fortaleza, de las voces que se acumulaban una tras otra hasta propiciar una autentica fiebre por el “no era penal”, --que a mi siempre me pareció una justificación-- México sigue a la búsqueda de la cuota de calidad en su futbol que le de esperanzas hacia el futuro.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Vergonzoso

FECHA
25/06
2015
por David Faitelson

Ni Messi, mucho menos Neymar, Alexis o James...La imagen de la Copa América en los cuartos de final se refiere a una bajeza, a una vulgaridad de un futbolista chileno. El torneo no encuentra esa faceta espectacular que nos prometía amparado en las grandes figuras sudamericanas del futbol. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Estarán demasiado cansados? ¿Tiene los entrenadores miedo de arriesgar? Por ahora, la Copa América de Chile 2015 está lejos, muy lejos, del nivel que esos futbolistas muestran en sus clubes europeos.

LOS ANGELES -- Messi aun no aparece y Neymar ya se fue. Colombia ha hecho un gol en tres partidos y Uruguay, el máximo ganador del torneo, se marcho con más pena que gloria. Chile, el de casa, se ha encargado de manchar su camino en medio de grandes escándalos.

Un futbol trabado en el mediocampo, escondido en escenas violentas, amparado en imágenes bochornosas y alejado por completo del nivel que tan solo hace algunas semanas pregonaban esas grandes figuras en los campos europeos. La Copa América ha brillado, ha brillado por la ausencia de buen futbol y de una espectacularidad que se supone estaría garantizada en esos futbolistas sudamericanos de gran calidad.

Pero ese futbol no aparece por ninguna parte.

El anfitrión Chile ha hecho un buen esfuerzo en la cancha, pero su campaña ++en apariencia rumbo al titulo++ se ha visto ensombrecida por dos acontecimientos que se alejan de la imagen del "Juego Limpio" y de la disciplina en un equipo de futbol. Chile resolvió como debía hacerlo +y porque lo merecía++ la dura eliminatoria de cuartos ante Uruguay. Su triunfo, sin embargo, se vio ensombrecido por la acción del defensor Gonzalo Jara, quien provoco ++con una vulgaridad, una bajeza++ al delantero uruguayo Edinson Cavani. Ya antes, había pasado por el bochornoso incidente del mediocampista Arturo Vidal, quien se estrello en un Ferrari a exceso de velocidad y alcoholizado después del partido ante México en la ronda de grupos del torneo.

A Neymar lo extraña Brasil y lo podríamos extrañar como un referente del futbol espectáculo, aunque la manera en la cual dejo la cancha, con una actitud antideportiva ante la selección de Colombia, esta muy lejos de la versión de ese futbolista que hizo parte del Barcelona en una impresionante campaña europea.

Y a Messi lo seguimos esperando, en una selección de Argentina que tuvo una primera ronda a media velocidad, lejos de su aparente potencial y cargada de dudas con respeto a lo que podría ocurrir este viernes en Viña del Mar, cuando juegue ante Colombia por los cuartos de final. Y hablando de Colombia, que debía ser la "sangre fresca" de esta Copa América, de acuerdo con su generación de futbolistas y de acuerdo con sus resultados internacionales de la ultima época, no lo ha sido. Colombia ha dejado mucho que desear en lo individual y en lo colectivo.

Una de las explicaciones más coherentes habla de un desgaste físico y mental. Establece un cansancio normal en esos jugadores que vienen de una larga, tensa y agobiante temporada en el máximo nivel europeo y que ahora, cuando se supone estarían de vacaciones, encuentran otro pretexto para luchar contra la presión. A ello habrá que agregar el innegable "miedo" de algunos entrenadores, que en su formación, en sus intereses, arriesgan lo menos posible, provocando que los partidos sean cerrados, duros y difíciles de digerir.

El espectáculo prometido no ha llegado aun a la Copa América. Y no sabemos si alcanzará a llegar. Lo que quieren muchos de estos futbolistas es que los días pasen rápido en Chile para encontrar, al fin, un descanso tras una extenuante temporada. Por lo pronto, en lugar de una genialidad de Messi, de Neymar, de Alexis o de James, la imagen dela Copa América es Gonzalo Jara, en una escena poco propia del futbol y de la vida misma. Vergonzoso.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MessiEFE

Para muchos, el mejor jugador de nuestra generación y el mejor jugador en la historia del futbol. Para otros, para sus "insaciables" detractores, un futbolista que no ha podido establecer sus grandes condiciones en la selección de su país. ¿No ganar torneos importantes con Argentina debe ser un obstáculo para el reconocimiento de Messi? ¿No basta con lo que ha establecido en todo una década gloriosa en el Barcelona? Yo creo, francamente, que estamos perdiendo el tiempo en absurdos -por no llamarle "tonterías"-. Messi tiene hoy 28 años y lo mejor de todo es que quedan todavía por delante tardes fantásticas de su juego y de su magia. Trataremos de disfrutarlo. .

LOS ANGELES -- Los defensas, sus principales rivales, parecen haberse cansado ya. Algunos, lo persiguen, intentan meterle la pierna, el cuerpo o lo que sea para detenerlo sin ninguna evidencia de éxito. Terminan, generalmente, rogando por su camiseta o tomándose una "selfie" para satisfacer sus propias fantasías. Los jugadores que aspiran, de algún modo, a estar en su nivel, se descartan enseguida: "Él está en otro mundo". Y otros más, buscan marcas, récords, goles, estadísticas, trofeos, logros más personales que colectivos que, de algún u otro modo, en medio de una cortina de humo, les permite sembrar cierta duda.

Lionel Messi cumplió 28 años de vida y lo único que lo frena para que algunos escépticos le llamen "el mejor futbolista de todos los tiempos" es la persecución de "los insaciables", de aquellos que, insatisfechos con lo que ha logrado, pertenecientes a una corriente distinta de pasión futbolística o defensores de los tiempos pasados y de los héroes de blanco y negro, se niegan a admitir la realidad y la verdad.

Sus 412 goles, sus 24 títulos a nivel de club, cuatro de ellos en la prestigiosa "Champions League", una cantidad impresionante de récords y de estadísticas que su portentosa calidad ha descompuesto semana a semana, no le bastan a algunos. Hay que pedirle, exigirle, casi regatearle por más para dudar de su lugar en la historia, para bajarlo un par de peldaños y colocarlo como un "mortal" más, que debe ganarse el reconocimiento con la última gota de sudor hasta que el árbitro decrete el final del partido.

El pretexto perfecto es la selección de Argentina. Un futbol orgulloso siempre de sus futbolistas, pero más orgulloso de lo que pueden lograr esos futbolistas cuando juegan vestidos en la albiceleste. Una Argentina que no ha ganado nada en la época de Messi: en 1986, el último Mundial, en 1993, la última Copa América. Cansados de buscar algún tipo de defecto en un jugador que con su club tiene parajes que rayan en la perfección, la selección se convierte, entonces, en el sitio ideal de 'los insaciables'.

Nadie se ha detenido a pensar que un club jamás podrá ser comparado con una selección, mucho menos con lo que ha logrado un club como el Barcelona en los últimos diez años, donde, con Messi al frente, no solo ha privilegiado el hecho de ganar campeonatos y trofeos al por mayor, también ha establecido un estilo, un ritmo, una convicción de juego que quizá ningún otro equipo de futbol -llámese club o selección- ha logrado jamás en la historia de este deporte. No darse cuenta de ello, nubla -a esos "insaciables"- de que la comparación es inútil y de que Messi no podrá, por más esfuerzo de él o reproche de sus detractores, alcanzar ese nivel de perfección.

Lionel Messi cumple 28 años de edad y lo mejor de todo es que todavía le quedan tardes grandiosas de futbol en la cancha, mientras algunos más, con su mate en mano y la "bombilla" en la boca, perderán el tiempo esperando a que esa "magia" que representa su futbol se convierta en el grito y el triunfo agónico de todo un pueblo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Sólo algunos han podido “huir” de ella. Los casos de Guillermo Ochoa y de Miguel Layún son los más significativos de la última época. Javier Aquino está de vuelta en el futbol mexicano. Lo hace con una carrera inconclusa en el futbol europeo, lo hace apoyado por un club como Tigres que sacó la chequera y que es capaz de pagarle lo que ningún club europeo le pagaría a un jugador como Aquino. Esa la historia de hoy de otros muchos ejemplos, donde el futbolista mexicano no termina por desarrollar sus grandes facultades detenido por la poca personalidad y porque sabe que en casa, de vuelta a zona de confort, tendrá la garantía de un equipo que le paga mucho por hacer su trabajo.

LOS ANGELES -- La “zona de confort”, el sitio donde los futbolistas se sienten protegidos, cuidados, tranquilos, sin presión, sin hambre, una “zona” donde pueden seguir jugando y haciéndolo bien, pero donde sus facultades alcanzarán un límite y donde su desarrollo no podrá compararse jamás con los mejores del mundo en lo que ellos, precisamente, hacen: jugar al futbol.

¡Dos millones de dólares al año! Y no es que Javier Aquino no los merezca, lo extraño del asunto es que un futbolista mexicano, despreciado del mercado europeo, encuentre ese nivel de sueldos cuando vuelve a casa.

Las horas de Javier Aquino en el futbol de España se agotaron. Y puede que sus facultades no hayan alcanzado un límite, pero su personalidad sí.

No es la primera vez que ocurre. Es un asunto que tiene que ver con la mentalidad del jugador, su educación, su madurez, su desarrollo. Y con los clubes que, de alguna u otra manera, colaboran en el tema.

Supongo que lo que sucede es más o menos así: cuando la carrera del futbolista --en este caso Aquino-- se tambalea, cuando juega poco, cuando no entra en los planes del comprador original que es el Villarreal y es prestado al Rayo Vallecano, un equipo dónde tiene que correr más y dónde habrá menos oportunidades de gol, ahí empiezan los sufrimientos, las añoranzas y las reflexiones: “¿Qué hago aquí? Puedo ser figura en mi país sin tanta presión”. Y entonces aparece el “buen samaritano”, posición y traje que en la última época le ha correspondido al Tigres. Y el equipo mexicano paga el dinero que sea necesario para repatriarlo.

¡Dos millones de dólares al año en un contrato que se extiende hasta el 2018! Esa cifra jamás se la hubieran pagado a Aquino en Europa. Los futbolistas mexicanos van a Europa sabiendo que siempre tendrán la oportunidad de fracasar y de que aparezca un club como Tigres dispuesto a pagarles el dinero. ¿Pasa lo mismo en Colombia, en Argentina o en Uruguay? He aquí un ejemplo con otro Javier, Saviola, acaba de volver a la Argentina para reforzar a River Plate en la Copa Libertadores. Saviola llega cobrando mucho menos de lo que ganaba en el futbol italiano con el Verona. Lo hace después de haber cumplido con un proceso más de 10 años en Europa, en las mejores ligas de mundo y como una manera para iniciar el proceso de jubilación. ¿Qué hubiese pasado si en su momento, cuando la carrera de Saviola no termina de fructificar en el futbol europeo, un club argentino hubiese aparecido con más dinero del que podían pagarles los equipos europeos?

Hay otros ejemplos en el propio futbol mexicano que son dignos de contarse y que son diferentes: Guillermo Ochoa ha resistido la tentación de volver a México a pesar de las dificultades por las que ha atravesado para establecerse en el futbol de Europa. Y Miguel Layún rechazó un contrato millonario con el América para probarse --vía la segunda división inglesa-- en el nivel más desarrollado del futbol mundial.

La industria del futbol mexicano es muy poderosa y por un lado es un tema para celebrarse y apreciarse, pero por otro, es una situación, que en combinación con la poca personalidad de algunos jugadores, propicia un deterioro en el proceso de crecimiento del futbolista y del futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


De "#ereselmejorpiojo" al "#fuerapiojo"... en solo unos meses, Miguel Herrara ha logrado lo impensable: cambiar la imagen de la opinión pública sobre su persona. Y no son los resultados de la cancha, porque echarle la culpa de todo lo que sucedió en la Copa América al entrenador nacional sería un terrible error. Ha sido el terrible desgaste al que se ha expuesto Herrera en los últimos tiempos lo que le ha llevado a esta situación. Herrera debe tranquilizarse y luchar por lo suyo, que es la cancha, luchar para que la maquinaria del futbol mexicano, a pesar de las obligaciones económicas, le permita producir más y mejores futbolistas para que él pueda hacerlos funcionar en la cancha.

LOS ANGELES -- En el mundo radical que proponen los tiempos de las redes sociales, resulta sencillo ir de un 'hashtag' a otro, de un ánimo, de una percepción y de una condición distinta. Y en tan solo algunos meses, pudimos leer al pie de un texto de 140 caracteres dos tendencias completamente opuestas: "#EreselmejorPiojo" y "#Fuerapiojo".

Es demasiado tarde para analizar si Miguel Herrera es el entrenador adecuado para la selección mexicana. El futbol mexicano ha llegado a un punto donde una simple insinuación de continuidad a un proyecto es suficiente para elevar los bonos de esperanza hacia el éxito. Él es el entrenador y punto. Lo que sí parece evidente es que Miguel Herrera ha pasado de "bienamado" a casi un "villano" en tan solo algunos meses. Herrera ha logrado lo impensable: cambiar la percepción de la opinión pública y ello solo podría explicarse a través de la sobreexposición, del desgaste terrible al que se ha expuesto el entrenador nacional. Salir aquí y allá, a todas horas, en todos los programas, en comerciales, y en anuncios políticos ha terminado por consumir su imagen.

Y hasta antes de este verano, los resultados habían sido grandes aliados de Miguel Herrera (con la de Ecuador, el viernes, tiene sólo dos derrotas en partidos oficiales de México). Siempre nos preguntamos qué sucedería cuando no los tuviera. Llegó ese momento y en la conferencia del sábado, en el aeropuerto, Herrera apareció desprotegido, debilitado y en un 'fuera de juego' flagrante.

Hubo varios errores alrededor de este fracaso del futbol mexicano. El primero, el más grave, priorizar siempre la parte económica a la deportiva. Al no existir talento suficiente para el armado de dos selecciones competitivas, la confección de esta selección debía ser distinta. Se debió haber favorecido más al jugador joven, a la materia del futuro y quizá se debió haber estudiado la posibilidad de no llevar a Miguel Herrera al frente de este equipo. Protegerlo, dejarlo concentrado en la Copa Oro habría sido una decisión inteligente.

Miguel Herrera debe, primero, tranquilizarse. En el futbol, como en la vida, hay que ir por unas pelotas, no por todas... La principal lección para un entrenador mexicano la dio alguna vez Bora Milutinovic cuando 110 mil personas en el Azteca coreaban el "fuera Bora, fuera Bora", que era ya un 'hashtag' de nuestros tiempos. Él respondió con otro 'hashtag', uno muy particular: "Yo respeto". Miguel Herrera debe entender que su misión más sagrada e importante está en proteger la parte deportiva por encima de cualquier otro interés comercial. Él debe ser un 'guerrero' de su cancha, de sus futbolistas, de sus sistemas, de su conveniencia, no un 'aliado' o un 'fiel sirviente' de las necesidades económicas de la selección y de la industria del futbol mexicano.

El desgaste, la sobreexposición, han terminado por acorralar a Miguel Herrera justo cuando los resultados dejaron de ser su aliado, pero lo importante o lo más importante no parece juzgar al entrenador o pensar que un mal resultado en la Copa Oro --no ganarla sería un mal resultado-- pudiese precipitar su salida de la selección mexicana. Lo fundamental es trabajar para en el futuro darle más armas al entrenador. México tiene que producir más y mejores futbolistas a fin de que cuando tenga que montar dos selecciones en el verano, le sobren recursos para hacerlo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si el América rugía o pretendía rugir como un Ferrari... ¿Dónde dejaremos a este Tigres? Impresionante lo que ha hecho en las últimas horas el equipo de Monterrey. Agregando talento mexicano joven en Jurguen Damm y firmando a dos futbolistas de corte internacional, Gignac y Uche ++en una edad apropiada++ que le convierten en favorito para hacer lo que ningún otro club ha hecho en la historia del futbol mexicano: Ganar la Copa Libertadores. Tigres tiene una nomina irresistible, seductora y poderosa, que ahora deberá hacer funcionar "El Tuca" en el campo de juego...

LOS ANGELES -- Ahora que está de moda buscar una analogía entre los equipos de futbol y los autos deportivos más caros del mundo ++aunque el América jamás fue el Ferrari prometido++ mi pregunta es muy sencilla: ¿Qué sería este Tigres?

El equipo de Monterrey ha firmado más que cheques que nadie en un verano que todavía ni siquiera ha llegado a la temperatura máxima. Tigres parece dispuesto "a romper" la Liga. Realizó la operación más alta del "Draft" ++enloqueció, según se dijo en los pasillos del hotel de Cancún donde se efectuaba el régimen de transferencias++ pagando casi 11 millones de dólares por el joven prospecto del Pachuca Jurguen Damm. Luego, tomó el rumbo europeo: fue a España para traerse a un seleccionado nigeriano, Uche, un jugador de buenas condiciones y números sólidos en la competitiva Liga de España. Y cerró firmando al sub líder de goleo de la liga francesa ++solo por detrás del sueco Ibrahimovic++ , Andre Pierre Gignac, una recomendación directa de Marcelo Bielsa para convertirlo además en el futbolista mejor pagado de México, por encima de los contratos que en la ultima época habían firmado Ronaldinho, en el Querétaro y Roque Santa Cruz, en el Cruz Azul.

La idea, supongo, es hacer lo que ningún otro club ha hecho en México: ganar la Copa Libertadores. A mediados de julio, Tigres jugará las semifinales ante el peligroso brasileño Internacional de Porto Allegre.

La audacia de Tigres contrasta con la pasividad del América, el otro club mexicano que afrontará este mismo año un torneo de corte internacional, como el Mundial de Clubes. El equipo de Coapa ha hecho pocas y nada espectaculares operaciones: El chico Javier Güemez, medio de contención de la selección en la Copa América y que tuvo buenos momentos en Tijuana y nada más. El resto, son algunos nombres que andan por hi y que no cambiaran el presente o el futuro del América.

Pero Tigres es la noticia del momento en el futbol mexicano. Gignac y Uche son un paso al frente en la historia de la importaciones del futbol mexicano. Los dos, por su edad, 29 y 30 años, mejoran las condiciones y los tiempos en los cuales llegaron Ronaldinho y Santa Cruz. Son dos futbolistas de primer nivel que sin duda podrán ayudar en el desarrollo competitivo de la Liga.

Tigres tiene ahora un "trabuco": Gignac, Uche, Damm, Alvarez, Guerron, Nahuel, Juninho, Ayala, Sobis, Arevalo Ríos y Torres Nilo entre otros. Tendrá ahora que demostrarlo en la cancha que es el sitio más complicado para hacerlo, pero por lo pronto, si de autos se trata, Tigres dejó atrás los precios del McLaren, del Ferrari americanista para convertirse en un Bugatti, en el Bugatti de Ferretti...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Podrá Brasil sobrevivir sin Neymar? La selección brasileña y la Copa América han sufrido un duro descalabro esta mañana en la reunión de la Comisión de Disciplina el torneo. Neymar está fuera por los siguientes dos juegos y Brasil no tiene manera de suplir lo que él puede ofrecer en la cancha. ¿Qué veremos ante Venezuela? ¿Puede Brasil quedar eliminado, vergonzosamente, en la ronda de grupos de una Copa América? ¿Qué tipo de futbol ofrecerá la selección de Dunga sin Neymar en el campo de juego?

LOS ANGELES -- Entre la caliente noche del Monumental y el frío amanecer de Santiago, la Copa América se destempló.

Los goles que le faltaron a Colombia para corroborar su supremacía sobre Brasil cayeron en las oficinas de la Comisión Disciplinaria de la Copa: la estrella brasileña Neymar ha sido suspendido dos juegos, con lo que se perderá el ultimo choque de la ronda de grupos ante Venezuela y en caso de que Brasil avance a la siguiente ronda, el partido ++ya de eliminación directa++ en los cuartos de final. Brasil perdió a su gran figura, a su invaluable joya, a quien puede ser la ultima conexión con el futbol de antaño. Con su "Jogo bonito", con aquel estilo que le encumbró y que marcó a generaciones y generaciones en el mundo.

Brasil esta en "shock" futbolístico y el torneo, de paso, ha perdido a uno de los grandes e inobjetables pretextos para encender la televisión.

Dunga, que llegó al encuentro ante Colombia con 11 triunfos consecutivos, tendrá que encontrar la manera de jugar y de sobrevivir sin Neymar, cosa que aunque no es imposible, nos podría conducir a un estado de terrible depresión: si de por si este Brasil juega alejado de sus preceptos históricos, sin Neymar, lo hará más retrasado, buscando que el orden, la fuerza, la determinación y el deseo estén por encima de la calidad. Dunga no tuvo deseos anoche de arriesgar más de lo estrictamente necesario: Neymar estaba sólo arriba, sin un solo socio, si nadie que hablara su mismo idioma futbolístico. En la segunda parte, entro Coutinho y algún viento de esperanza de asomo. Ya desesperado, Brasil puso también a Tardelli y a Douglas. Nada sirvió, mas que le impotencia de verse superado, impotencia que termino con una tarjeta roja cuando Neymar se iba echando humos rumbo al vestidor.

Quedan pocos rastros del espectacular juego brasileño que marcó grandes épocas. En Brasil, la salida fácil es echarle la culpa los europeos, porque según ellos, han transformado a sus futbolistas, de virtuosos, de románticos, de empíricos a esquematizados, pragmáticos y ordenados. Hoy, Brasil no tiene nada: ni su "magia" de antaño ni el aparente nivel competitivo que sus futbolistas han adquirido en tierras europeas. Brasil lo ha perdido todo, incluyendo a Neymar, que era sí, su ultima esperanza...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO