Getty ImagesYonder Alonso pegó uno de los hits del equipo del Mundo en el Juego de Futuras Estrellas
ANAHEIM, Califiornia -- Ellos están acostumbrados a participar en ligas instruccionales especiales, juegos de estrellas de ligas menores y a ver sus nombres en los ránkings anuales de mejores prospectos y en los rumores de cambios por estelares establecidos.

Pero no vayan a pensar que ese exceso de atención afecta en alguna manera la importancia que representa para los peloteros de ligas menores el ser convocados para el Juego de Futuras Estrellas.

El partido que abre las festividades anuales del Juego de Estrellas de Grandes Ligas enfrenta nada más y nada menos que a los mejores prospectos del béisbol organizado, divididos en novenas denominadas como "Estados Unidos" y "El Mundo".

El primero se realizó sin mucha bulla en 1999 en el Fenway Park de Boston, pero la edición #12 se jugó el domingo en el Angel Stadium con alrededor de 25 mil aficionados en las gradas y una potencial audiencia de millones de televidentes en ESPN2 y ESPN2 HD (Alta Defición).

El receptor Hank Conger bateó cuadrangular de tres carreras en la quinta entrada para liderar a la novena norteamericana a una victoria 9-1 para empatar 6-6 la serie de por vida y quebrar una racha de tres victorias seguidas de "El Mundo".

Jeremy Hellickson permitió una carrera en dos entradas para anotarse el triunfo y el dominicano Simón Castro concedió dos vueltas en el primer episodio para cargar con la derrota.

Conger, un producto de la finca de Anaheim, fue nombrado el Jugador Más Valioso y recibió el trofeo Larry Doby, el miembro de Cooperstown que fue el primer afroamericano en la Liga Americana.

Más allá de los resultados circunstanciales, los jugadores se llevan la satisfacción de participar en el evento más importante de sus carreras profesionales.

"Jugar en este partido significa, para nosotros, estar un paso más cerca de las Grandes Ligas", dijo el veloz jardinero venezolano Gorkys Hernández, de los Piratas de Pittsburgh.

Hernández realizó una exhibición defensiva en el prado central de El Mundo, salvando una jornada en la que el conjunto de El Mundo cometió cuatro errores que ayudaron a producir seis carreras sucias.

"No es como estar en el Juego de Estrellas de nuestras ligas en las menores, esto es diferente, es de Grandes Ligas, pero con jugadores de las ligas menores", dijo el poderoso jardinero dominicano Carlos Peguero, de los Marineros de Seattle.

Peguero, de 23 años, ha pegado 46 jonrones en temporada y media y se fue de 3-2 y anotó la única carrera de su equipo el domingo.

Peguero fue uno de 12 jugadores de República Dominicana en el roster de 25 hombres del El Mundo, que también tuvo cuatro venezolanos y un representante de cada uno, Cuba, Colombia, Corea, Puerto Rico, Italia y Taiwán.

"Es una cosa grande, porque estoy jugando para un país, no solamente para mí y la familia", dijo el cubano Yonder Alonso, de Cincinnati.

"Para los dominicanos y venezolanos podría ser un poco diferente porque están acostumbrados a que los elijan, pero no muchos cubanos han estado aquí", dijo Alonso, un nativo de La Habana que llegó a Estados Unidos en 1995.

El cubano no exagera con la importancia del Juego de Futuras Estrellas. Ganadores del Jugador Más Valioso del partido, como los dominicanos Alfonso Soriano (1999 y José Reyes (2002) y el norteamericano Grady Sizemore (2003) se convirtieron en súper estrellas de las Grandes Ligas posteriormente.

Más de 200 peloteros que accionaron en el Juego de Futuras Estrellas aparecen en los rosters regulares de Grandes Ligas y 73 posteriormente recibieron el llamado para participar en el Juego de Estrellas del Big Show.

El lanzador dominicano Neftali Félix, de los Vigilantes de Texas, integró el roster de El Mundo en el 2009 y este año es uno de los lanzadores que tendrá Joe Girardi en la escuadra de la Liga Americana.

Getty ImagesEl colombiano Julio Teherán fue el pelotero más joven en el Juego Futuras Estrellas
El jardinero Jayson Hyward, de Atlanta, jugó con "Estados Unidos" el verano pasado y ahora fue seleccionado entre los abridores de la Liga Nacional, aunque no podrá jugar en Anaheim por estar lesionado.

"Eso es lo que se podría llamar un salto espectacular", dijo el jardinero dominicano Wilkin Ramírez, quien tiene una historia completamente diferente.

Ramírez, de 24 años, jugó en Triple A y las Grandes Ligas en el 2009, pero sorpresivamente, para él, fue enviado a Doble A este verano.

"Para mí fue como un mensaje de que no me querían aquí, me sentí destrozado porque me estaban degradando", dijo Ramírez.

La realidad es que los Tigres de Detroit querían que Ramírez, quien firmó como tercera base y luego fue convertido en jardinero izquierdo, aprendiera a jugar en el jardín central para aprovechar su gran velocidad.

"Mandarme al Juego de Futuras Estrellas fue como devolverme la confianza, reiterarme que aún confían en mí", dijo el jugador.

Por otro lado, el zurdo venezolano Alex Torres, logró una meta que se propuso cuando firmó al profesionalismo hace cinco años. Cuando Torres firmó con los Angelinos de Los Angeles comenzó a soñar en su debut en las Grandes Ligas en Angel Stadium.

Aunque en un partido de ligas menores y representando a su nuevo equipo, Rays de Tampa Bay, Torres jugó por primera vez en un parque de las ligas mayores lanzando una entrada en blanco por El Mundo.

"Para mí es un sueño realizado, siempre me ví debutando en este parque", dijo Torres, quien pasó a Tampa en el cambio que llevó al zurdo Scott Kazmir a Los Angeles el año pasado.

DENTRO DEL JUEGO PROSPECTOS
Ofensiva quisqueyana: El cubano Yonder Alonso tuvo uno de los dos hits (el otro fue del coreano Hak-Ju Lee) que no fueron bateados por dominicanos en la escuadra de El mundo.

Los jardineros Carlos Peguero y Eury Pérez tuvieron dos y uno cada uno Luis Peguero, Francisco Peguero, Eury Pérez, Wilkin Ramírez y Pedro Báez, combinándose para ocho imparables.

Los managers:El cubano Octavio Cookie Rojas fue el dirigente del conjunto El Mundo, mientras que Don Baylor comandó Estados Unidos.

Entre los asistentes del equipo internacional estuvieron Charlie Montoyo, Luis Rivera, Carlos Subero y Rick Rodríguez.

Colombiano, el más joven:El jugador más joven en el roster de El Mundo fue el colombiano Julio Teherán, de la organización de los Bravos de Atlanta. Teherán, un nativo de Cartagena que tiene marca de 3-3 y efectividad de 2.92 en clase A, nació el 27 de enero de 1991 (19 años).