Liga BBVA
EFELos jugadores observan en la reunión de AFE
MADRID -- Los futbolistas en España han estallado. Han dicho basta. Se han cansado de ser los protagonistas del espectáculo que genera millones de euros y tener que ver como no se les tiene en cuenta por parte de un organismo como la Liga de Fútbol Profesional, que es la que organiza el campeonato, que genera unos ingresos multimillonarios al año.

En Madrid, el presidente de la Asociación de Futbolistas Española (AFE), Luis Rubiales, y con la presencia de más de 110 futbolistas de Primera (estaban casi todos los cracks) y Segunda ha hecho público que harán huelga durante la fecha uno y dos de la Liga. Así las cosas la competición no empezará hasta el 10 de septiembre. Será entonces cuando empiece el campeonato si es que antes no se consigue un convenio colectivo entre AFE y la LFP (Liga de Fútbol Profesional). A día de hoy las posturas están muy alejadas.

Iker Casillas, en representación de los jugadores, y de la junta directiva de la que es vicepresidente junto a David Villa, ha asegurado que todos los futbolistas se han en boca de jugadores que se han conjurado para no jugar. "A día de hoy lo que sabemos es que no se va a jugar, es muy difícil". Y ha ido más lejos, asegurando que si no se llega a un arreglo la huelga puede ir para más rato. "No va a haber fútbol hasta que no haya un nuevo convenio", señala Casillas.

La razón principal para convocar la huelga es que la LFP no garantiza un fondo salarial suficiente para paliar las deudas de los jugadores. Luis Rubiales, presidente que representa a los futbolistas españoles, lo explicaba así: "Ha sido imposible negociar con la LFP. Han acordado unilateralmente la renovación de un convenio que no garantiza el pago de las deudas de la última temporada".

Estas deudas que tienen los futbolistas contraídas son 40 millones de euros sólo en el último año. Ese dinero es el que tiene dispuesto la LFP como fondo de garantía salarial, 10 millones al año hasta 2015, muy lejos de los 40 que tienen contraídos ahora los futbolistas.

Como medidas preventivas y para hacer que los clubes paguen los profesionales exigen que si un club adeuda tres meses a un jugador éste pueda romper su contrato y quedar en libertad. Esto ocurre en toda Europa y sin embargo en España no. Aquí puede pasar como en el Rayo Vallecano que estuvo diez meses sin cobrar que por mucho que te quieras ir, tengas a un equipo que te quiera, y no tengas ni para comer que no te puedes ir del club. Hablamos del Rayo Vallecano como se podría hablar del Racing de Santander, Hércules, Zaragoza, Betis, Mallorca por decir algunos. Y en Segunda ni que decir. El 80 por ciento le debe dinero a los futbolistas. Lamentable pero cierto.

La AFE también plantea que los dueños de los clubes avalen el presupuesto del club. Esto ocurre también en varios países europeo. Antes de empezar la competición si un dueño no demuestra su eficiencia económica y que puede hacer frente a todos los pagos, no se le deja inscribir en la competición. Este modelo belga, por ejemplo, es otro de los que se quiere implantar.

Los próximos días se presentan cruciales. O la LFP destina el dinero que solicitan los jugadores de los ingresos millonarios que tiene o de lo contrario nos quedamos sin Liga. La Liga de las Estrellas es de momento, la Liga de las deudas.