MIAMI -- Fue muy dificil conseguir esta semana el wildcard para poder jugar en Miami. La verdad que uno se da cuenta de la cantidad de jugadoras top y futuras promesas que piden una invitación y por eso es para agradecerle a los torneos, mas allá de que Gise y yo hayamos sido top 1 del mundo, por la oportunidad de jugar.

Este es el último torneo en el que necesitamos un WC. A partir de ahora, y lo digo con mucha satisfacción y alegría, ya no necesitaremos más invitaciones. Es realmente lindo para nosotras saber que con sólo 5 torneos juntas (este es el quinto) y teniendo en cuenta que en Bogotá fue una semana perdida, ya estemos casi entre las 100 mejores del mundo y Gisela haya podido conservar su ranking entre las top 15.

Los resultados de Monterrey, Acapulco (semis en ambos) y sobretodo los cuartos de Indian Wells después de superar un partido duro en primera ronda contra Pennetta y Medina nos dan la confianza de saber que estamos trabajando cada día al máximo y que los resultados acompañan, no tanto como quisiéramos porque llegamos a cada torneo con la intención de ganarlo, pero hay que ser conscientes también de lo prematuro de este proyecto que arrancó hace un mes.

Lo de esta semana en Miami está siendo extraordinario, sufrimos para recibir el WC porque había muchas parejas muy buenas solicitándolo y cuando salió el cuadro vimos que nos había tocado contra las Nº2 del mundo y campeonas de Wimbledon, Peschke/Srebotnik. Obviamente que el partido era de los mas duros que nos podían tocar asi que el sorteo no había sido muy bueno, pero a mi era un partido que me encantaba. Volví para jugar contra estas parejas y a Gise también la vi muy convencida desde que salió el cuadro, lo cual me encanta porque me hace tener mas confianza en ella aún.

La verdad que ese partido era importantísimo para mi, reconozco que sacó lo mejor de mi y de Gisela, y jugamos a un nivel altísimo. Ellas son muy buenas, no hace falta decirlo y jugaron muy bien, sobretodo Peschke.

Luego tuvimos la noticia de que una de nuestras rivales en segunda ronda, Rosolska, tuvo que retirarse por un virus. No es la forma en la que a uno le gusta ganar, preferimos hacerlo adentro de la cancha y esperamos que nuestra compañera se recupere pronto.

El próximo turno, el de cuartos, fue una gran batalla, ya que nos enfrentamos con Peer y Dushevina, que venían de ganar un partido muy duro ante Radwanska y Hantuchova. ¡La verdad fue durísimo! Dos tie-breaks, un super tie-break y por suerte tras casi dos horas pudimos clasificarnos para la semifinal.

Estamos supermotivadas con estas victorias y esperamos poder seguir sumando triunfos en este torneo que tanto nos gusta a los jugadores.