Cada vez que entro a Augusta National, la sede del Masters, me quiero pellizcar y no me la creo porque son ya 12 años consecutivos de venir a cubrir el que, para mi, es el evento deportivo más especial que hay. El único Major del golf que se juega cada año en el mismo campo.

Esta edición tendrá un sabor muy especial; el hecho de que Tiger Woods está de regreso. Hace un par de semanas ganó el torneo de Arnold Palmer, y el Tigre no se lleva un grande desde el US Open en Torrey Pines del 2008, con fractura de tibia y rotura de ligamento.

A final de cuentas lo que busca Tiger es llegar a ser el máximo ganador de Majors de la historia, él tiene 14 títulos y Jack Nicklaus tiene 18, por lo que tiene que empezar a volver a ganar.

Augusta es un campo que Tiger conoce, está cómodo jugando aquí. Desde que se siente bien de la rodilla ya puede pegar fade, tiros de izquierda a derecha, y curiosamente los números dicen que el golf extraña al Tigre. Los últimos 13 ganadores de Majors son 13 ganadores diferentes y eso no es bueno, siempre hay que tener esa gran figura que todo el mundo quiere atrapar.

Me sorprende un poco la salida de Tiger los primeros dos días con el español Miguel Ángel Jimenez y el coreano Sang-Moon Bae. Algunos otros grupos son Phil Mickelson, Hunter Mahan y Peter Hanson; Rory McIlroy, la joven sensación del golf, junto con el cordobés Ángel el Pato Cabrera y Bubba Watson, tres jugadores que le pegan muy largo a la pelota. Y Rory y Cabrera se conocen muy bien, en la última ronda el año pasado salieron en el último grupo, el de honor.

Vamos a disfrutar primero el concurso de Pares 3, Luck Donald es el campeón defensor, pero dicen que nadie lo quiere ganar porque desde 1960 que se juega este torneo previo al Masters, el triunfador nunca se ha podido poner el saco verde el domingo.

Los invitamos junto con Silvia Bertolaccini y Paco Alemán a las transmisiones en vivo y en exclusiva a través de ESPN. Yo estaré en el hoyo 15 y 16.

Finalmente, platicando con Ángel Cabrera, lo vi sólido, contento; jugó bien la semana pasada en Houston y eso le va a dar mucha confianza. Pero creo que sería muy sano para el golf que este Masters se lo lleve Tiger Woods. El Tigre le hace falta a los grandes y un grande le hace falta a Tiger.

Los invito a seguirme en Twitter.