La elección ideal de Manny Pacquiao para su pelea en HBO PPV del 8 de diciembre era una revancha ante Miguel Cotto, pero tal como lo sabemos todos, Cotto rechazó la oferta de Top Rank y en su lugar desafiará al monarca mediano junior Austin Trout el 1ro de diciembre (Showtime) en el Madison Square Garden neoyorquino.

Cotto ganará mucho menos dinero para la pelea con Trout, en comparación con lo que hubiese podido ganar ante Pacquiao, pero Cotto me dijo en una entrevista la semana pasada que sintió que la oferta de Top Rank le faltaba el respeto, por ser una cifra de $6.5 millones (además de un porcentaje de pay-per-view) que fue lo mismo que le ofrecieron por su primera pelea ante Pacquiao en 2009. Además, Cotto se rehusó a pelear en un peso intermedio de 150 libras. Si Pacquiao quisiera la pelea, Cotto dijo que tendría que ser en un máximo de 154 libras, el límite en el peso mediano junior en el cual Cotto ha estado peleando en los últimos años.

Bob Arum, de Top Rank, había dicho previamente que le había ofrecido a Cotto unos $13 millones para hacer el combate con Pacquiao.

Esa es una gran diferencia entre lo que ambas partes entendían que podría haber sido un buen trato.

Arum me llamó y me dijo que había leído los comentarios de Cotto sobre esa oferta, y sus razones para rechazar la revancha ante Pacquiao. Quería explicar un poco más la oferta que dice haber hecho.

"Primero, nunca hablé con Cotto sobre la pelea de Pacquiao. Siempre hablé con (el abogado y asesor de Cotto) Gaby (Peñagarícano) y se suponía que él le transmitiera todo a Miguel.

"Entonces, lo primero que establecí fue preguntar si Miguel estaba cómodo en las 150 libras. Y me dijeron que si pudiésemos ponernos de acuerdo en los números, él aceptaría pelear en las 150 libras. Luego comenzamos a hablar sobre una propuesta y, en esencia, le ofrecí un contrato basado en la última pelea que había realizado con Pacquiao, donde terminó ganando unos $12 millones después de contar todo el dinero del pay-per-view. Y luego negociamos un poco más para que él gane otro millón de dólares más, por lo cual teníamos un trato en el cual yo le garantizaba $9 millones más un porcentaje que le hubiese significado un total de $13 millones si la pelea hubiese logrado los mismos números de pay-per-view que su primer combate (que fue de alrededor de 1.15 millones de ventas). Y luego nos figuramos que si podíamos subir esa cantidad en un par de centenares de miles de ventas más (lo cual no es muy descabellado) entonces Miguel embolsaría unos $15 millones".

Arum dijo que quería aclarar que no culpaba a Cotto por la cancelación de esa negociación. Dijo que culpaba a Peñagarícano, de quien dijo que probablemente no había transmitido los hechos a Cotto de manera cabal.

"Creo que Cotto es un tipo honesto, totalmente honesto. Creo que Gaby está haciendo alguna jugada", dijo Arum. "Yo pienso que Gaby quería hacer la pelea en el Garden porque eso implicaría su entrada a lo que él considera el mundo grande de las promociones. Creo que eso es lo que sucedió. No confío en Peñagarícano. Creo que tiene otros planes. Yo confío en Miguel".

La empresa de promociones de Cotto está encabezando la promoción de la pelea de Trout con asistencia de Golden Boy Promotions, que promovió la pelea de Cotto en mayo pasado ante Floyd Mayweather Jr. Esa fue la primera pelea de la carrera de Cotto sin Top Rank como su empresa promotora.

Peñagarícano negó las acusaciones de Arum.

"No es cierto", dijo. "Tal como lo he hecho siempre durante los últimos siete u ocho años de la carrera de Miguel, le transmití a mi cliente toda la información que recibí de Top Rank sobre una potencial pelea con Pacquiao, y en última instancia fue decisión de Miguel no aceptarla.

"Pienso que lo que Bob no entiende es la posición en la que está Miguel. Normalmente, cualquier peleador aceptaría sin dudarlo una oportunidad de pelear con Mayweather o Pacquiao. Es mucho dinero. Pero Miguel está en una posición diferente. Puede ganar mucho dinero peleando con otros también. Puede decirle que no constantemente a Pacquiao o Mayweather si el contrato no está estructurado del modo en que a él le convenga".