Emiliano GrilloGetty ImagesEmiliano Grillo vivió, en Australia, lo que hasta ahora ha sido la mejor semana de su carrera.

BUENOS AIRES -- Emiliano Grillo tuvo a muchos despiertos durante la madrugada de Argentina, para ver cómo le iba en Perth, y, si bien no ganó, su actuación fue más que buena, logrando el Top 5 que le aseguró su tarjeta para el 2013.

Ese quinto puesto en Australia le permitió al chico del Chaco saltar al lugar N° 91 de la Orden de Mérito del European Tour, y de esa manera retener su tarjeta para la próxima temporada.

Si a comienzos del año le hubieran dicho a Grillo que esto sucedería, se habría puesto más que contento, pero sabemos que todo golfista de elite siempre quiere más. Por eso, en su viaje de regreso a Argentina, habrá repasado una y mil veces lo sucedido el fin de semana en Perth. Por televisión se lo notó tenso y ansioso cuando las cosas no le salieron. Empezó bien las dos rondas finales, pero no las pudo cerrar como él habría querido, y el hecho de tener enfrente a dos jugadores de la talla de Jason Dufner y Bo Van Pelt también debe haber influido en su accionar.

Grillo es joven, está terminando su primera temporada como jugador del European Tour y a mi entender es el golfista argentino con mayor futuro de todos los que andan dando vueltas por el mundo. La misión principal que tenía al comenzar la temporada era quedar entre los 115 del circuito y eso lo ha conseguido. Por supuesto que le habría gustado ganar en Australia, pero todavía le quedan tres torneos más en donde, con la tranquilidad de tener la tarjeta asegurada, podrá jugar con una presión menor y quizás lograr el triunfo que esta semana se le negó.

Lo importante del caso es que Grillo sabe lo que quiere, tiene lo que hay que tener para lograrlo y lo más importante, hace lo que tiene que hacer para llegar a ser un gran jugador. Alguna vez, hace muchos años, escuché al maestro De Vicenzo decir que para ser un gran profesional hay que comer cualquier cosa, dormir sobre cualquier cosa y alguna cosa más que no es prudente escribir.

Grillo se fue de muy chico a vivir a la escuela de Leadbetter en Florida y allí vivió solo la mayor parte del tiempo, practicó, se perfeccionó, trató de terminar sus estudios secundarios y se formó un carácter que muchos confunden con ser egoísta, pero que yo veo como el de una persona a la que no le regalaron nada y que todo lo que tiene lo hizo a base de un enorme esfuerzo.

El año pasado terminó su trayectoria como amateur y sufrió un duro golpe, al no superar las etapas clasificatorias para el PGA Tour. El traspié no lo desalentó y partió para Europa, en donde él jamás habría pensado que terminaría jugando.

El Tour Europeo no es fácil, en el sentido de los largos viajes, los cambios de idioma, de país, de dinero, de lugar por donde se maneja, a lo que hay que agregarle las pocas oportunidades que tienen los que vienen de la escuela clasificatoria. Grillo hizo lo que no muchos hacen ante una frustración: cambió el switch y empezó a disfrutar de lo que le tocaba vivir. Así fue peleando cada semana, y de a poco se fue acercando a ese puesto 115 que desvela a la mayoría de los recién llegados a ese tour.

Queda claro que tiene mucho todavía por aprender, hasta llegar a ser el jugador que él cree que puede ser y que yo también creo que puede ser. Una de las cosas que creo debe mejorar es el final de sus vueltas. Esta semana hizo bogey el 18 en las tres últimas rondas, y solo lo jugó bien el primer día, cuando era su hoyo 9.

Esto no es solo de esta semana; si vemos lo que pasó en el año, veremos que en más de una oportunidad anotó bogey en el hoyo final, cosa que alguna vez hasta le costó no pasar el corte. El hoyo final de una ronda no es igual a los otros 17 y ya sabemos que no es fácil cerrar una ronda o un torneo. Estoy seguro de que Grillo lo debe tener estudiado y trabajará para remediarlo.

Más allá de eso, me queda claro que estamos frente a uno de esos jugadores que aparece cada tanto. Este es un juego en donde nada está asegurado y he visto otros grandes proyectos que jamás llegaron a ser lo que se creía iban a ser, pero Grillo tiene lo que hay que tener y hace lo que tiene que hacer para llegar a ser un gran jugador.

Espero no equivocarme.

A PETTERSEN NO DEBERÍA COSTARLE TANTO
La noruega Suzzann Pettersen es desde hace muchos años una de las principales figuras de la LPGA. En 2007 saltó a la fama ganando 5 eventos del tour, incluído el LPGA Championship, y todos pensaron que una rival había nacido para Lorena Ochoa y compañía. El correr de los años marcó los problemas que la rubia noruega tiene para cerrar torneos, y esta semana en Corea no fue diferente. Su ronda del domingo fue la peor de la semana por seis golpes y tuvo que sufrir para vencer en hoyos suplementarios a la escocesa Catriona Matthew. Dos doble bogeys, un bogey y tres birdies la dejaron a Pettersen con una ronda final de 74 que le dio entrada a muchas en el torneo, incluida la Nº 1 del mundo, Yani Tseng, quien finalmente quedó a uno del desempate logrando así el primer Top 10 en sus últimas 13 presentaciones.

El comienzo de Pettersen no fue el esperado y un doble en el 3 y otro bogey en el 8 la pusieron en alerta. "Si voy a hacer bogeys más vale que los haga tirando a la bandera", le dijo a su caddie.

Terminados los primeros 9, todavía lideraba por dos, pero otro doble en el 12 la dejó dos golpes atrás de Matthew que había logrado birdies en el 13 y 14 jugando dos grupos delante de ella. La igualdad llegó un rato después cuando la ganadora bajó el 14 al mismo tiempo que Matthew subía el 16. Ambas terminaron igualadas en 11 bajo par y en el tercer hoyo suplementario Pettersen embocó desde metro y medio en el par 4 del 18 para asegurar la novena victoria de su carrera.

Le sobra juego para no tener que sufrir tanto, pero, a los 31 años, la noruega deberá trabajar más en el aspecto mental de su juego para poder ganar más seguido.

MIRANDO AL NORTE
El PGA Tour sigue expandiéndose. Luego de incursionar en nuestra región creando el PGA Tour Latinoamérica, ahora le llegó el turno a Canadá.

El Canadian Tour estaba pasando por serias dificultades financieras y el auxilio de su vecino era la única solución. Al igual que lo que sucede en Latinoamérica, el nuevo PGA Tour Canadá le dará acceso directo a los cinco primeros del ranking al Web.com de la siguiente temporada, en tanto que los que ocupen el puesto 6 al 10 irán directo a la final de la escuela clasificatoria del mismo tour.

El anuncio fue hecho por el comisionado del PGA Tour, Tim Finchem, en compañía de Pierre Blouin y Rick Jones, directores del Canadian Tour.

La estructura del tour tendrá una base de 8 torneos con bolsas de 150.000 dólares, y eventualmente la cantidad de eventos llegará a un total de 12 o 13, y todos ellos se disputarán durante el verano del hemisferio norte.

Con el tour latinoamericano al comienzo/final del año, y el canadiense en la mitad, los jugadores que clasifiquen para ambos tours podrán jugar un calendario completo de casi 30 torneos entre ambas giras. No sería raro que, en un futuro, ambos circuitos se fusionen en uno solo tour, lo cual crearía el tercer escalón entre los tours organizados por la gente de Pontevedra.

"Creemos que el PGA Tour Canadá seguirá siendo un lugar en donde se desarrollen los talentos de ese país que luego participarán en el tour mayor. Con eso en mente, es más que lógico que los mejores del circuito tengan acceso directo al Web.com", dijo Finchem.

El PGA Tour ha cubierto todas las bases y con este último paso dejó en claro quién manda en el golf de las Américas.