Jurickson ProfarOtto Greule Jr/Getty ImagesEl valor colocado sobre los mejores prospectos como Jurickson Profar, de Texas, es muy alto

Sólo han pasado 20 días desde que Sergio Romo ponchó a Miguel Cabrera para ponerle fin a la Serie Mundial, pero la temporada baja ya ha generado uno de los mayores traspasos de la historia y algunos fichajes agresivos. Hay muchas fuerzas del mercado en juego, informan los funcionarios y agentes del béisbol. Entre ellos:

1. El impacto del precio

En los primeros días después de que comenzara el periodo de agencia libre, los agentes les presentaron a los gerentes generales las cifras que quieren para sus clientes -- números enormes, en muchos casos, como el contrato que fluctúa los $100 millones y que pide Aníbal Sánchez a los Tigres. Estos precios sugeridos sobre el mostrador han aumentado, por supuesto, por la esperada inyección de dinero en efectivo en el mercado este invierno.

La respuesta de los ejecutivos del club ha sido una búsqueda alocada por los mejores precios en ofertas a corto plazo; hemos visto en noviembre el tipo de ofertas que vemos típicamente en enero. Esta es la razón por la cual Oakland saltó rápidamente para conseguir a Bartolo Colón por un contrato de un año por $3 millones, el porqué los Rays empujaron agresivamente para fichar a Joel Peralta con un trato de dos años por $6 millones, y el porqué Scott Baker obtuvo un sólido contrato de un año por $5.5 millones tan sólo seis meses después de haber tenido una cirugía Tommy John, y la razón por la cual tantos equipos se lanzan sobre las opciones de bajo costo, tales como Jeremy Bonderman.

No será hasta después de que los mejores precios se acaben, algunos ejecutivos creen, que los clubes empezarían seriamente a considerar las opciones más caras como Sánchez, Kyle Lohse, entre otros.

2. El amor prospecto

Hace veinte años, la mayoría de los equipos probablemente hubieran cambiado un jugador joven, no consagrado de ligas menores como Jurickson Profar por una estrella establecida como Justin Upton sin vacilar. ¿Recuerdan el día en que los Marineros negociaron agresivamente por el relevista Heathcliff Slocumb, a cambio de un par de desconocidos (en ese momento) llamados Derek Lowe y Jason Varitek?

Los tiempos han cambiado, y el valor percibido de los prospectos se ha disparado, casi hasta el punto de que algunos ejecutivos creen que los equipos han comenzado a aferrarse fuertemente a los jugadores jóvenes. "Todavía son prospectos", dijo un gerente general esta semana, "lo que significa que cualquier cosa puede suceder. Aún no se sabe si pueden jugar en las Grandes Ligas".

Un ejemplo reciente: el valor del mercado del prospecto jugador del cuadro de Texas Mike Olt se disparó durante el verano cuando los equipos se apresuraban para identificar los objetivos de cambio. Los Vigilantes -- que han construido un equipo de calibre de campeonato a través de su desarrollo de jugadores -- se quedaron con Olt hasta la fecha límite del 31 de julio, y luego lo llamaron en agosto. Olt luchó en 40 apariciones en el plato, bateando de 33-5 con un extrabases, y los funcionarios rivales creen que su valor en el mercado de agencia libre recibió un golpe sólo con esa breve primera muestra.

En términos generales -- y no específicamente sobre Olt -- un ejecutivo de la Liga Nacional dijo: "A veces, quedarse con un prospecto se siente como lo más seguro, pero eso no quiere decir que sea la decisión correcta".

Upton es un jugador establecido de las Grandes Ligas, y está disponible, con el contrato adecuado. Pero hasta la fecha, nadie se ha acercado a ofrecer el precio que solicitado por los Diamondbacks.

3. El Síndrome del Equipo Desesperado

Los equipos que normalmente manejan el mercado de invierno -- los Yankees, los Medias Rojas, etc. -- no parecen jugar este papel. Más bien, son los equipos hambrientos de éxito. Los agentes consideran que los Marineros actúan de este modo, compras agresivas en un momento en que están bajo mucha presión para dar un gran paso. Los Indios necesitan una reorganización grande debido a su búsqueda de buenos abridores jóvenes, por lo que otros gerentes generales esperan que estén en el mismo centro del mercado de cambios (Asdrúbal Cabrera, Shin-Soo Choo, Chris Pérez). Y los ejecutivos rivales tienen la sensación de que el gerente general de Toronto, Alex Anthopoulos, se moría de las ganas de hacer algo grande, para empujar a los Azulejos de nuevo hacia la relevancia. "Él ha estado pescando arduamente", dijo un amigo.

Enganchó a algunos jugadores de los Marlins en el anzuelo, y, el viernes, Anthopoulos consiguió a Melky Cabrera.

La sorpresa para mí acerca de la firma de Cabrera es que aceptó un contrato de dos años en lugar de un año. Se sabía que recibiría ofertas, a pesar de la suspensión de 50 partidos, ya que los ejecutivos del béisbol y los propietarios están tratando de ganar y conseguir los mejores jugadores en sus plantillas, así de simple. Pero si hubiera tenido una oferta de un año y hubiese atravesado el 2013 sin una prueba positiva de drogas, habría establecido que lo que logró en los últimos dos años fue legítimo -- luego podría encarar al mercado el próximo otoño con su valor reestablecido.

Pero con el acuerdo de dos años, Cabrera tiene la seguridad de su primer acuerdo significativo de varios años -- los $16 millones, garantizados -- y se va a una gran ciudad con un contingente de medios de bajo perfil, para ser parte de lo que se percibe debe ser una alineación muy buena. Y al tomar el acuerdo de dos años, la idea es que esto eliminará la presión sobre Cabrera de saltar a un comienzo rápido en 2013 para volver a probarse a sí mismo. Podría volver al mercado de agencia libre nuevamente después de un par de temporadas, a los 30 años.

La velocidad que los Azulejos han reunido para su plantilla es impresionante:

SS José Reyes
JI Cabrera
JD José Bautista
1B Edwin Encarnación
3B Brett Lawrie
JC Colby Rasmus
BD Adam Lind/Rajai Davis
R J.P. Arencibia
2B Emilio Bonifacio/Máicer Izturis

Pero hay que tener en cuenta que los Azulejos todavía tienen trabajo que hacer debido a los excedentes en la plantilla que tienen en la receptoría y en los jardines, con John Buck, Lind, Davis y Arencibia como candidatos de cambio. Davis está firmado para el próximo año, por unos $2.5 millones.

4. Los Dodgers

Ellos dominan todas las conversaciones de este invierno, al igual que el tío más hambriento en la cena de Acción de Gracias, con la mayor hambre de cualquier equipo que hemos visto desde los Yankees de George Steinbrenner en los primeros días de la agencia libre en 1976.

Los Dodgers están a punto de conseguir por lo menos $150 millones por temporada en los ingresos de televisión local, para no hablar del dinero que obtienen por asistencia o los dólares de la televisión nacional o cualquier otra fuente de ingresos. No es de extrañar que el equipo no parece que se preocupa por pintar dentro de las líneas de la estructura económica establecida por los otros 29 equipos.

El gerente general Ned Colletti le ha dicho a algunos de sus compañeros lo diferente que es operar bajo los parámetros actuales: Las órdenes de trabajo son esencialmente para mejorar al equipo, sin importar el costo.

Algunos equipos piensan que el acuerdo los Dodgers con los Medias Rojas era una locura -- pero a los ejecutivos de los Dodgers realmente no le importó cómo ese acuerdo se percibió. L.A. negoció uno de los primeros contratos del receso de temporada con el relevista Brandon League, un contrato de tres años y $22.5 millones que ha sido ampliamente criticado dentro de la industria como un claro pago excesivo. Del mismo modo, los ejecutivos rivales se vieron sorprendidos por los $25.7 millones que los Dodgers ofrecieron por un joven lanzador coreano.

La conclusión de todo esto: Si los Dodgers se encaprichan con un jugador y se usan su metodología actual, van a ganar la subasta. Los Yankees están cada vez más preocupados por pintar dentro de las líneas, y también lo están los Medias Rojas y los Cachorros y otros equipos de mercado grande. Parece que esos límites no existen realmente para los Dodgers.

Los Vigilantes quieren a Zack Greinke y están dispuestos a ser agresivos. Los Angelinos quieren retener a Greinke. Pero en última instancia, los gerentes generales rivales predicen que si los Dodgers tienen la intención de firmar Greinke, van a conseguirlo. L.A. también le está haciendo una oferta a Hiroki Kuroda, a quien conocen bien por su etapa anterior con el equipo. "El costo no es problema para ellos", dijo un gerente general. "Están jugando un juego diferente que el resto de nosotros en este momento".