Melky CabreraH. Darr Beiser/USA Today Sports/US PresswireCabrera ha bateado promedio de .322 en las últimas dos temporadas combinadas y slugging de .489

Los Azulejos de Toronto parecían haber terminado después de la gigantesca y costosa negociación con los Marlins de Miami a principios de esta semana, pero supongo que cuando el gerente general Alex Anthopoulos ve un buen negocio no puede dejarlo pasar, y firmó a Melky Cabrera por un período de dos años y $16 millones, que es menos de la mitad de lo que Cabrera hubiera conseguido de no haber fallado en julio una prueba de drogas para mejorar el rendimiento.

Cabrera es un bateador de contacto cuyo valor se ha disparado en los últimos dos años debido a que ha aumentado la cantidad de las bolas que ha puesto en juego convertidas en hits. No es muy selectivo, tiene una tasa baja de bases por bolas, y no tiene mucho poder, pero tiene una buena cobertura del plato, y genera muchas líneas (que son muy propensas a convertirse en hits) y rodados (más probabilidad de convertirse en hits que los elevados). En Toronto va a jugar en el jardín izquierdo, donde debe tener un alcance promedio y agregar valor con el brazo. Ha estado acosado por interrogantes sobre su carácter aun antes de dar positivo a la a prueba, pero esas cosas tienden a desaparecer cuando se juega bien.

La firma Cabrera también le da a los Azulejos una justificación para enviar a Anthony Gose hacia Triple A Buffalo este año, un buen corredor y jardinero que ha hecho grandes ajustes con el swing pero aún es demasiado impaciente y tiene dificultades con los lanzamientos quebrados, lo que le permitirá desarrollarse en un entorno sano como bateador. La ganancia neta de Toronto está probablemente en el rango de tres victorias sobre la muchedumbre de mediocres que el equipo utilizó en el jardín izquierdo a lo largo del 2011 -- más si Melky puede jugar como lo hizo en 2012, algo que yo dudaba incluso antes de que su suspensión se hiciera pública.

Yo por lo general evito involucrarme demasiado en el análisis de los sueldos específicos de los acuerdos de agentes libres, ya que el valor monetario de la producción de un jugador está atado a cosas que no sabemos o no podemos saber, como cuán valiosa es una victoria adicional para esa franquicia, o la cantidad aproximada de juegos que el equipo va a ganar en cada temporada del contrato.

Cada equipo tiene su propia función de ingresos -- las victorias determinan los ingresos, pero una victoria adicional vale más para los Orioles de Baltimore que para los Rays de Tampa Bay, aunque probablemente menos que para Dodgers de Los Ángeles -- y un equipo de 75 victorias es probable que sea de un valor inferior a uno de 90 victorias de la misma franquicia. Los Azulejos parecen ser un equipo que va a ganar 85 juegos o más, por lo cual las victorias que agrega Melky probablemente valdrán mucho, aunque con la variedad de su rendimiento será un poco difícil.

Mediante el uso de la herramienta WAR de FanGraphs como referente rápido, la versión de Melky que vimos durante toda su carrera, incluida su desastrosa temporada del 2010 en Atlanta, no era de un valor cercano a los $8 millones que va a recibir de Toronto en cada año del nuevo contrato. Los Azulejos apuestan a que esa versión de Melky ha pasado, y que puede por lo menos puede ser algo parecido a lo que fue en 2011, cuando tuvo el primero de sus dos grandes saltos en el BABIP (de .288 a .322) y era digno de algo más de 4 victorias por encima del reemplazo, una cifra que lo convertiría en un buen negocio por su salario.

Su BABIP saltó de nuevo (a .379) en la temporada del 2012, lo cual no va a ser tomado en serio porque de todos modos fue atrapado con testosterona -- pero si se convierte de repente en, digamos, un jugador de .350 de BABIP, con ningún otro cambio en sus habilidades, los Azulejos acaban de conseguir una estrella en el estante de liquidación. Un 10 por ciento de probabilidad de eso, más tal vez un 40 por ciento de que pueda actuar como lo hizo en el 2011, y digamos que sólo un 25 por ciento de probabilidad de que vuelva a ser un desperdicio de un puesto en el roster, y es casi seguro que se remonta a más de $8 millones de dólares el valor esperado por los Azulejos, a menos que el equipo entero fracase o que el valor de una victoria para Toronto sea mucho menor de lo que yo estimo.