José Mourinho
EFEEl portugués recibió un emotivo video del club
MADRID -- Más allá del resultado del derbi entre Atlético de Madrid y Real Madrid, que puede descabalgar definitivamente a los blancos de la lucha por la Liga, el madridismo parece vivir pendiente del presente y el futuro de su entrenador, José Mourinho. El portugués acaparó todos los focos antes del gran duelo de la ciudad: "Estaré a las 21:20 en el estadio, solo, por si me quieren pitar", soltó el entrenador en sala de prensa. Un órdago a lo grande tras lo ocurrido en el partido de copa ante el Alcoyano. En ese encuentro, los ultras cantaron a favor de Mourinho y una parte del resto del estadio hizo sentir su desacuerdo. Una guerra civil en el Bernabéu, como bien se ha denominado.

Así las cosas, el Real Madrid se presenta ante un partido crucial con más dudas que nunca tras la derrota ante el Betis y los desmanes de su entrenador, que parece preparar su salida el próximo 30 de junio. Primero fueron sus flirteos con la Premier League, su hábitat natural, donde se siente más cómodo y ha sido más feliz. Luego su agrio enfrentamiento con el entrenador del equipo filial, José Alberto Toril, al que torpedeó de todas las formas posibles con la intención de abarcar más poder y provocar su cese. No obtuvo la respuesta que esperaba del Presidente, Florentino Pérez, que simplemente dejó estar las cosas. Mourinho vio así minado su poder, tanto que hace dos semanas denunció públicamente que él era el único defensor del Real Madrid. Una secuencia de hechos que, sumado a los pobres resultados, han provocado los primeros rumores de destitución del afamado entrenador.

De fútbol, la verdad, se habla poco en la Casa Blanca. Cristiano Ronaldo aparenta estar deprimido ante la cercanía del cuarto balón de oro consecutivo de Lionel Messi, su némesis. La única buena noticia en los últimos tiempos es la esperanzadora aparición de José Rodríguez, un chico del fillial de tan solo 17 años. Mediocentro técnico, fuerte y con desparpajo, Mourinho le ha hecho hueco en la lista ante el Atlético de Madrid.

En el Atlético, quién lo iba a decir, la vida sonríe. Simeone ha dado un vuelco tan espectacular al club que está irreconocible. Segundos en la tabla a tan solo tres puntos del intratable Barcelona y con ocho de ventaja sobre su eterno rival ciudadano. El Cholo ha formado un bloque compacto, seguro de sí mismo, que concede pocos goles y marca los justos y necesarios. Cuenta, además, con uno de los mejores delanteros del mundo, Radamel Falcao. Los rojiblancos pueden dar el golpe de gracia al Madrid y, quién sabe, a José Mourinho.