SANTO DOMINGO --- Luego de seis años de ausencia, el torpedero Hanley Ramirez finalmente regresó a la pelota invernal dominicana y desde entonces, solo ha gozado un mundo su participación con los Tigres del Licey.

Mientras jugaba para los Marlins, siempre recibió la negativa a la petición de ver acción en la pelota dominicana.

Sin embargo, tras llegar a los Dodgers de Los Angeles finalmente recibió el visto bueno que tanto había esperado.

"Me hacía falta y le doy gracias a Dios que me dé la oportunidad de participar aquí y que me deje sentir el calor de la fanaticada& esa adrenalina que le pone el fanático dominicano al béisbol", dijo Ramírez en una entrevista para el programa Grandes en los Deportes, que se transmite por ESPN Radio Dominicana.

Los resultados han estado ahí y Ramírez batea para .275, con dos jonrones y siete remolcadas en 10 partidos. Pero más que nada, el entusiasmo que pone todos los días en el terreno de juego como el pelotero de mayor jerarquía este año en la pelota local es verdaderamente asombroso.

Ramírez está contento de la oportunidad de uniformarse nuevamente y, de hecho, entiende que jugar pelota invernal le favorecerá a largo plazo en su carrera.

"Sí, porque tú te mantienes en lo que tú haces, tu entiendes, no pierdes ninguna habilidad. A través de los años cuando pasan los años vas aprendiendo, pero tu cuerpo va perdiendo un chin de las habilidades. Le doy gracias a los Dodgers por darme la oportunidad y eso y mantenerme en el deporte que a mí me gusta y seguir trabajando porque uno no para de aprender", explicó.

Tanto Ramírez como los Dodgers sufrieron un gran susto hace unos días cuando Ramírez anotó desde primera base con un batazo desde primera base, golpeándose en el hombro que se operó hace solo un año y medio y lo que creó todo tipo de historias.

"La gente de los Dodgers, vinieron y me evaluaron y espero que pronto estaré para poder jugar en el siore", indicó.

Una de las razones para que Ramírez se encuentre jugando en el país es el Clásico Mundial de Béisbol que será celebrado el próximo mes de marzo.

Ramírez es un fuerte candidato para jugar en el campo corto del equipo dominicano que se enfrentará a Venezuela, Puerto Rico y España en el grupo C que tendrá como sede la ciudad de San Juan, Puerto Rico.

Ya en una primera oportunidad en el 2009, Ramírez y los dominicanos lucieron muy mal al perder dos partidos contra Holanda, siendo eliminados en la primera ronda.

"Creo que es un reto para todos, especialmente para República Dominicana. La primera vez que tuve la oportunidad no lucimos nada bien. Creo que eso es algo que la gente tiene que coger eso de ejemplo y poner la cabeza en eso y trabajar para que este año podamos llegar más lejos", opinó.