FIFA.comAsí quedará el estadio Joaquim Américo de Coritiba tras la remodelación

BUENOS AIRES -- Hablar del crecimiento ecónomico que ha transformado a Brasil en uno de los países más importantes del mundo moderno es casi un lugar común. La nación más grande de Latinoamérica ya es una verdadero potencia planetaria y su desarrollo promete ser cada vez mayor. En ese contexto, Coritiba es una de las ciudades que más ha progresado. La capital de estado de Paraná cuenta con el segundo mayor polo automovilístico del país y eso la convirtió en un sitio perfecto para nuevas inversiones.

Sí, todo muy educativo, pero ¿qué tiene que ver esto con el fútbol? Simple, gracias a este presente, Coritiba fue elegida sede de la próxima Copa del Mundo. Aunque no tiene la trascendencia futbolística de urbes como Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte o Porto Alegre, la capital parananense también cuenta con una historia importante que merece ser contada.

Dirceu
ESPN.comDirceu fue gran figura del fútbol de Coritibia

El Coritiba FC es el club pionero de la ciudad más poblada del sur de Brasil. A principios del siglo XX, el club teuto-brasileño de gimnasia Turnverein era un sitio importante de reunión para jóvenes inmigrantes y descendientes de alemanes. En julio de 1909 Frederico "Fritz" Essenfelder llevó una pelota de fútbol y les explicó a sus compañeros los fundamentos del nuevo juego que ya cautivaba a gran parte del país. Después de ese día, comenzaron a promover partidos en un cuartel de las Fuerzas Armadas.

El 12 de octubre de 1909 y tras algunos encuentros ante un equipo de trabajadores del ferrocarril, el "Charles Miller" de Coritiba fundó el Club Teuto-Brasileiro, que sólo unos meses después fue bautizado "Coritibano Foot Ball Club". La primera presentación oficial se saldó con una derrota 0-1 ante Clube de Foot Ball de Tiro Pontagrossense, como visitante.

Aunque fue el equipo pionero del estado, Coritiba vivió los primeros años del torneo paranaense a la sombra de un conjunto que yo no existe más. El Britânia Sport Club ganó seis de los primeros nueve torneos y el Coxa sólo obtuvo uno en ese período. Tiempo después, en 1924, nació el segundo gran protagonista del fútbol de Coritiba: Atlético Paranaense. De hecho, el Furacao dio la vuelta olímpica en el primer certamen que disputó.

El clásico de la ciudad es conocido como Atle-Tiba y el nacimiento de la rivalidad tuvo que ver con los orígenes sociales de ambos clubes. Coritiba era el equipo de los alemanes y Atlético el de la aristocracia local. Con el correr de los años, el clásico tomó importancia porque estos dos adversarios se convirtieron en los grandes animadores del torneo estadual, lo que eso hizo crecer a ambas torcidas. El historial es muy parejo pero el Coxa tiene una mínima ventaja.

Tanto Coritiba como Paranaense tienen el honor de haber sido campeones de Brasil. El primero lo hizo en 1985 y el segundo en 2001. Además, Atlético fue subcampeón de Santos en 2004 y Coritiba terminó segundo en las últimas dos Copas do Brasil. En cuanto al ámbito internacional, el equipo rojinegro fue el que hizo más ruido, ya que alcanzó la final de la Copa Libertadores en 2006, cuando perdió frente a Internacional. Por otro lado, su clásico rival tiene el honor de ser el equipo que más victorias consecutivas obtuvo en toda la historia del fútbol mundial, con 24 en 2011.

El estadio que recibirá la Copa del Mundo es el Arena da Baixada, propiedad de Atlético Paranaense, que fue reinaugurado en 1999, por lo que será uno de los escenarios que menos remodelaciones necesitará. Aunque muchos dicen que durante algunos Atle-Tiba llegó a albergar 50.000 torcedores, el Joaquim Américo tiene capacidad para 35.000 personas y tras las modificaciones mundialistas podrá recibir a 40.000 hinchas.

Uno de los futbolistas más grandes de la historia de la capital del estado de Paraná es, sin duda, Dirceu. El mediocampista jugó tres Mundiales con la Selección de Brasil y formó parte del inolvidable equipo de 1982 junto a Sócrates, Falcao, Zico y Junior, entre otros. José Guimarães Dirceu es considerado uno de los máximos ídolos del fútbol paranaense y tiene un lugar de privilegio entre los más grandes de Brasil.

Coritiba creció hasta convertirse en una de las ciudades líderes del país. Por eso, merece tener la Copa del Mundo en sus calles y en su vida cotidiana. Además, como uno de los puntos más importantes de la zona sur de Brasil, será un destino deseado por varios equipos, que intentarán comenzar su camino hacia la gloria en este apacible pueblo paranaense.

Primera entrega: Río de Janeiro.

Segunda entrega: Sao Paulo.

Tercera entrega: Belo Horizonte.

Cuarta entrega: Porto Alegre.

Qiuinta entrega: Brasilia.