BRISTOL -- Los cambios necesitan un tiempo de adaptación, y hacerlos en un momento inadecuado puede salir muy costoso. No obstante, los Baltimore Ravens decidieron cambiar a su coordinador ofensivo para las últimas tres semanas de la temporada regular, donde si bien, no dudamos que pasen a la postemporada, el título divisional aún no está amarrado.

Joe Flacco, Jim Caldwell
Getty ImagesCaldwell deberá compaginarse con Flacco hacia la postemporada

El cambio dejó fuera de circulación a Cam Cameron y puso en su lugar al otrora entrenador de pasadores Jim Caldwell, quien a pesar de haber sido entrenador en jefe con los Indianapolis Colts, nunca estuvo a cargo de llamar jugadas. Los expertos opinan que hacía falta un ajuste en el libro de la ofensiva de los Ravens, aunque tampoco esperan cambios significativos en las series de los próximos tres partidos de temporada regular. Nadie está esperando que Caldwell incorpore sorpresas ni se complique la vida con jugadas fuera de libreto.

El coach Caldwell necesita complementar mejor a Joe Flacco, sobre todo de cara al enfrentamiento contra los Denver Broncos del maestro de los regresos Peyton Manning, quien está teniendo una temporada de película. La ofensiva de Baltimore está por debajo de la mitad de la tabla en promedio de yardas por partido, con 235 yardas por aire y 108 por tierra, y hubo un momento donde los puntos se negaron a producirse por la vía del touchdown.

Lo que quiere Caldwell es que el sistema se "refresque" y que cada una de las piezas se sienta cómoda en cada serie, así como incrementar su porcentaje de anotaciones en la zona roja al menos por arriba del 50 por ciento que ahora tienen, sobre todo en casa. El balance con el ataque terrestre es imperioso en este equipo que cuenta con un corredor del calibre de Ray Rice, a quien dicen, Cameron no utilizó de manera especial en la presente campaña, a pesar que está jugando a su máximo potencial.

Quizás lo más delicado de esta transición es el momento en que se da. "Odio ver como un colega pierde su trabajo", dijo Caldwell ante el despido de Cameron. "Yo también he sido despedido en varias ocasiones y sé lo duro que es. Tengo ahora la oportunidad de responder a un gran reto pero tengo el personal necesario para cumplir". Le quedan los Broncos, los New York Giants y los Cincinnati Bengals para iniciar su campaña de credibilidad.

Caldwell quiere ejercer su posición de coordinador ofensivo desde la cabina. Aunque sus orígenes fueron del lado defensivo, Caldwell dice haber encontrado el balance en su visión del juego, y tras encargarse de los mariscales de campo, sabe que esa posición es el mejor medio para correr una ofensiva exitosa. La responsabilidad más grande será llamar las jugadas por primera vez como coordinador, pero sabe que en la NFL nada se puede dar por hecho, y que tiene que dar resultados si pretende agenciarse permanentemente el puesto.