Mientras los Angelinos de Los Angeles, los Azulejos de Toronto, los Tigres de Detroit y los Reales de Kansas City aparecen como los grandes pescadores de invierno en la Liga Americana, nadie se acerca a los Dodgers de Los Angeles en la Nacional.

González
González
Ramirez
Ramírez
Kemp
Kemp
Los Dodgers han abierto la billetera de par en par y andan por este mundo agarrando cuanto se le ponga enfrente, al punto de ser hoy el equipo con la nómina más abultada de todas las Grandes Ligas.

Para el 2013, la novena azul tiene comprometidos poco más de $213 millones de dólares en 22 jugadores.

El primera base Adrián González ($21,857,143), los jardineros Carl Crawford ($20,857,143), Matt Kemp ($20,250,000) y Andre Ethier ($13,500,000) y el campocorto dominicano Hanley Ramirez ($15,500,000) se engullirán prácticamente la mitad de la nómina.

González y Crawford llegaron de Boston junto al derecho Josh Beckett ($17,000,000), en tanto Hanley vino desde Miami, para unirse a los Dodgers a mediados de la campa;a del 2012.

Pero los nuevos propietarios del equipo siguieron hambrientos en el invierno y contrataron al derecho Zack Greinke, el pitcher más cotizado en el mercado de agentes libres, por 147 millones y seis temporadas.

Greinke
Greinke
La cifra es la más alta para un lanzador derecho en todos los tiempos. Sólo el zurdo CC Sabathia consiguió un pacto mayor, al firmar con los Yankees por 161 millones en el 2009.

Además, para no dejar espacios a casualidades, cazaron también al útil Skip Schumaker como jugador de cuadro de reserva procedente de los Cardenales de San Luis.

Don Mattingly tiene en sus manos uno de los equipos más poderosos que puedan armarse y de antemano está poniendo el parche antes de que salga el grano.

Mattingly sabe lo que es un equipo con expectativas tan elevadas y el riesgo de que no se cumplan en su totalidad, o sea, ganando la Serie Mundial.

Este reforzamiento extremo de los Dodgers le dará más combustible a una de las rivalidades más antiguas de las Mayores, que data de los tiempos que en que los azules vivían en Brooklyn y los actuales campeones Gigantes de San Francisco, ahora en San Francisco, tenían su sede en el Polo Grounds de Manhattan.

Los Gigantes han hecho las cosas correctas en pos de revalidar la corona ganada en octubre pasado, al retener al venezolano Marco Scutaro, al boricua Angel Pagán y al relevista dominicano Santiago Casilla, de manera que queda prácticamente intacto el equipo campeón.

Los Rojos de Cincinnati también ha hecho la tarea, al retener al jardinero Ryan Ludwick por los próximos dos años y sumar al sudcoreano Shin-Soo Choo en canje con los Indios de Cleveland.

Así, los Rojos logran con Choo un primer bate que tuvo un promedio de embasamiento de .386 en los cinco años que pasó con Cleveland, muy superior a los .254 que consiguieron de manera combinada todos los hombres usados en ese turno por el manager Dusty Baker en el 2012.

Además, tienen de vuelta a Ludwick, un bateador que disparó 26 jonrones e impulsó 80 carreras, para colocarlo detrás de Joey Votto y Jay Bruce.

Interesante será ver la transición del lanzallamas cubano Aroldis Chapman a la rotación abridora, en tanto Jonathan Broxton será el encargado de cerrar los juegos.

Los Nacionales de Washington quieren repetir la gran temporada del 2012 y desde ya parten como favoritos en el Este del viejo circuito.

Sumaron al veterano derecho Dan Haren, en tanto siguen esperando por el primera base Adam LaRoche. Nacionales de Pero por si acaso tienen un plan B y podrían mover a Michael Morse a la inicial, en caso de que no logren convencer a LaRoche de regresar.