Lebron JamesNoah Graham/NBAE/Getty ImagesLeBron James lo ganó todo en 2012
En el 2012 la profecía se cumplió. El 'escogido' abrió el año con el peso del mundo en sus hombros, pero lo cerró con el mundo a sus pies.

Ahora que se apresta a despedir el año por todo lo alto -celebrando su cumpleaños número 28 en el proceso-, LeBron James puede mirar hacia atrás y decir que el 2012 fue el año que marcó el inicio de su reinado a través de toda la NBA.

El astro del campeón Miami Heat tuvo un histórico 2012 como el mejor canastero en cancha a nivel mundial, dejando su marca en el escenario de la NBA y en el podio olímpico de los Juegos de Londres.

Desde el primer día del año hasta su más reciente duelo con su archirival Kevin Durant el día de Navidad, James demostró una calidad en ofensiva y defensa que no solo lo separó de la actual competencia, sino que lo ayudó a escalar en la lista de los mejores canasteros en la historia, con la intención a largo plazo de desplantar a Michael Jordan de su trono; piensen 'Games of Thrones' en la NBA.

Es una profecía que lo persigue desde que primero toco un tabloncillo como profesional en la NBA con los Cleveland Cavaliers en el 2003; de hecho, lo persigue desde sus días jugando en escuela superior. Y a pesar de todos sus logros, por mucho tiempo parecía que esa presión iba a terminar consumiéndolo tras la 'decisión'.

LeBron James
Steve Mitchell/US PresswireJames capturó la escurridiza sortija de campeón de la NBA
Pero nueve años despues de debutar como el primer escogido del sorteo de 2003, James despejó todas las dudas y silenció todas las criticas que vivian de hacerle la vida imposible luego de fallar en ganar un campeonato en sus primeras ocho temporadas en la liga.

James hizo historia en el 2012 al unirse a Jordan como los únicos canasteros en ganar un campeonato de la NBA y una medalla de oro olímpica, con los premios de MVP de la NBA y MVP de la Final de la NBA, en un año natural. Fue el tercer MVP de temporada regular para James, quien amenaza a largo plazo con alcanzar y dejar atrás a Wilt Chamberlain (4), Bill Russell (5) y Jordan (5), y superar a Kareem Abdul-Jabbar (6) como el máximo ganador del galardón.

Más que nada, James escribió un espectacular libreto en su avance en la postemporada -cuando en verdad cuenta- rumbo a su primer campeonato. Tuvo quizás los mejores dos juegos de su brillante carrera con su equipo contra las cuerdas en series contra Indiana (40pts, 18rebs, 9asts) y Boston (45pts, 15rebs, 5asts), borrando para siempre la noción de que no era bueno en el 'clutch'.

Cargó al Heat al segundo campeonato de la franquicia demostrando la versatilidad que lo ha hecho famoso con el balón en mano, y la intensidad en defensa que lo hace una pieza invaluable de cualquier esquema. Jugando más cerca de la pintura, y hoy en día más certero desde lo más lejos; como 'tres' o como 'cuatro', su versatilidad hoy en día revoluciona la NBA.

En términos de números, los de James en el 2012 (sin contar los últimos tres juegos del año natural) fueron:

Temporada 2011-12: 58 juegos, 1,551 puntos, 462 rebotes, 359 asistencias, promedios de 26,7ppj, 7,9rpj, 6,2apj.

Playoffs 2011-12: 23 juegos, 697 puntos, 224 rebotes, 129, promedios de 30,3ppj, 9,7rpj, 5,6apj.

Olimpiadas: 8 juegos, 106 puntos, 45 rebotes, 45 asistencias promedios de 13,3ppj, 5,6rpj, 5,6apj.

Temporada 2012-13: 26 juegos, 665 puntos, 225 rebotes, 180 asistencias, promedios de 25,6ppj, 8,7rpj, 6,9apj.

Totales 115 partidos, 3,019 puntos, 956 rebotes, 713 asistencias, promedios de 26,3ppj, 8,3rpj, 6,2apj.

James actualmente luce mejor que nunca, con el presente en mente y el futuro acechándolo desde Oklahoma City. El astro del Heat acumuló por lo menos 20 puntos en los primeros 26 partidos de Miami, la tercera racha más larga en la NBA para abrir una temporada desde 1976.

Motivado, mejorando a los 28 años de edad, y con un rival en posición para añadirle pique e incetidumbre al drama, James marca el paso para una generación de canasteros que marcha a su propio ritmo, y cuyo líder muy bien podría ser el jugador más completo de todos los tiempos.