Gabriel RosadoAP Photo/Gregory PayanGabriel Rosado no quiere que el peso sea excusa si arrebata la corona a Gennady Golovkin
Gabriel Rosado no quiere que el peso sea una excusa si se adueña del cinturón de Gennady Golovkin.

Cuando los promotores Tom Loeffler de K2 y Russell Peltz organizaron un almuerzo de prensa en Nueva York el mes pasado para discutir la pelea por el título de peso mediano entre Gennady Golovkin y Gabriel Rosado, surgió el tema sobre el peso para el contrato de la pelea.

Rosado, que emergió en 2012 como un contendiente de peso mediano junior de calidad, iba a desafiar a Golovkin por el título de peso medio en el combate del medio de una excelente tripleta de HBO el 19 de enero en el Teatro del Madison Square Garden en Nueva York, así que estaba pensando que tal vez habría un ajuste de peso de por medio.

Efectivamente, Peltz dijo que el acuerdo establecía un peso acordado de 158 libras -- dos menos que el límite de la división de 160 libras -- a lo que Rosado rápidamente agregó: "Nunca pedí un ajuste".

"Yo sí", respondió inmediatamente Peltz.

Peltz negoció el peso creyendo que era mejor para su boxeador no tener que recorrer todo el camino hasta las 160 libras, y que también se beneficiaría a Rosado forzar a Golovkin (24-0, 21 KOs) a perder un extra de dos libras. Peltz se preocupaba por su muchacho, y Golovkin, tan confiado en su habilidad, estaba bien con ello porque él continuó diciendo que, por el combate adecuado, él bajaría a las 154 libras.

Pues bien, el miércoles, los promotores anunciaron que el peso acordado quedaba anulado y que el contrato se iba a modificar para realizar la pelea en 160 libras.

"La primera vez que escuché sobre el peso acordado fue en el almuerzo mediático el 1 de diciembre", dijo Rosado. "Nunca lo pedí. Eso fue idea de mi asesor Russell Peltz. Estoy feliz de que Russell esté velando por mis intereses, pero vamos a pelear en 160".

Rosado, de 26 años de edad (21-5, 13 KOs), es un peleador de la vieja escuela de Filadelfia. Respeta la historia del boxeo y quiere que la pelea se realice con el límite real de la división, no un peso artificial acordado. Gane o pierda el título, no quiere excusas.

"Golovkin es el campeón, y por respeto hacia él y hacia el deporte del boxeo, vamos a pelear en el límite de peso medio de 160 libras", dijo Rosado. "Cuando le gane, no quiero excusas acerca de los extra de dos libras que tenía que perder. Lo voy a derrotar en su mejor momento, justo y honradamente. Los veteranos no necesitaban arreglos de peso; eran hombres de verdad. Los campeones de peso mediano pelean en 160 libras, y eso es lo que quiero".

(Una nota rápida: Hay un montón de ejemplos de combates con un peso acordado en la historia, aunque parece más frecuente hoy en día de todos modos, debo elogiar a Rosado por su postura.)

"Me sorprendió cuando recibí la llamada para aumentar el peso a 160", dijo Loeffler. "Tengo que darle a Rosado mucho crédito. Él es muy seguro de sí, y eso es lo que hace de esto una gran pelea".

En el evento estelar, el campeón pluma Orlando Salido (39-11-2, 27 KOs) de México, hará su tercera defensa ante Miguel Ángel "Mikey" García (30-0, 26 KOs), de Oxnard, California. En la televisada pelea de apertura, el campeón de peso ligero junior Román "Rocky" Martínez (26-1-1, 16 KOs) de Puerto Rico, hará su primera defensa contra Juan Carlos Burgos de México (30-1, 20 KOs).