Bonds & Clemens & SosaUS PresswireBonds, Clemens y Sosa se ponen a la merced de los votantes de Cooperstown.
ORLANDO -- Este miércoles, el Salón de la Fama de Cooperstown realizará el segundo anuncio más importante de su historia, cuando revele los resultados de las votaciones para la ceremonia del próximo verano. Para Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa y los otros 34 beisbolistas que son elegibles-- y en cierta forma para el Salón de la Fama y el pueblo de Cooperstown-- llegó la hora cero.

El otro anuncio más importante de Cooperstown ocurrió hace 77 años, cuando se anunció la primera clase de inmortales. Ty Cobb, Walter Johnson, Christy Mathewson, Honus Wagner y Babe Ruth fueron seleccionados para ser homenajeados en la ceremonia inaugural, tres años más tarde, en 1939.

La clase de este año incluye al líder de jonrones de todos los tiempos, uno de los mejores lanzadores del siglo XX, el único jugador con tres temporadas de 60 o más cuadrangulares, uno de los cuatro bateadores de 500 jonrones y 3 mil hits y al líder de cuadrangulares entre los receptores, pero en realidad lo que hace especial el anuncio del miércoles es la controversia alrededor del supuesto uso de sustancias para mejorar el rendimiento de algunos de ellos.

Controversia que podría provocar que ningún candidato alcance el apoyo necesario (75% de los votos emitidos) y que la próxima ceremonia de Cooperstown sea más aburrida que la transmisión de una partida de ajedrez colegial. En siete ocasiones anteriores, la última en 1996, la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés) falló en escoger a alguien.

Todos los sondeos realizados entre algunos de los componentes del jurado de la BWWAA para este año arrojaron que ninguno de los 24 nuevos candidatos en la boleta, así como tampoco los 13 que están de regreso, obtendrían tres cuartas parte de los votos.

El lunes explicamos por qué votaríamos por Bonds, Clemens y Sosa si tuvieramos el privilegio de escoger este año y el martes destacamos que entre los candidatos de este año hay muchos latinos destacados, pero que las probabilidades de que alguno sea electo oscilan entre pocas y ninguna.

En la pintura amplia, no escoger a Bonds, Clemens, Sosa, Mike Piazza y Craig Biggio exacerbará la disputa acerca de la necesidad de cambiar el sistema de elección o al menos de calificar a los candidatos, pero por otro lado, afectará la economía del Salón de la Fama y del pueblo Cooperstown, para los que la ceremonia anual es un acontecimiento capital.

Un reporte de Forbes, la revista especializada en temas económicos, indicó que el Museo del Salón de la Fama de Cooperstown tuvo pérdidas netas de $2,08 millones en 2011, cuando recibió una asistencia total de 270,000 personas durante el año. El fin de semana de la ceremonia del Salón de la Fama atrae a Cooperstown, un pueblo de 1,850 habitantes, más de 100 mil visitantes.

Pero una ceremonia sin figuras no es precisamente el mejor anzuelo para revivir una economía en receso.

Asi las cosas, el anuncio de los resultados de las votaciones del 2013 no solamente tendrá un impacto en los candidatos en la boleta, sino también en la forma en que el público percibe el proceso de selección e incluso en el futuro cercano del Salón de la Fama de Cooperstown.

¡Llegó la hora cero!