ORLANDO -- El 2013 no fue un buen año para los peloteros latinoamericanos en las votaciones del Salón de la Fama de Cooperstown. El próximo, lamentablemente, no luce que será mucho mejor.

La Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés) no escogió a nadie este año para la ceremonia de Cooperstown que se realizará el 28 de julio. El antiguo bateador designado puertorriqueño Edgar Martinez, quien apareció en la boleta por cuarta vez, lideró a los peloteros latinos con 204 votos, un 35.9% de aprobación del jurado calificado. Se requerían 427 votos (75%) para ser exhaltado.

Sosa
Sosa
Palmeiro
Palmeiro
Martínez
Martínez
El jonronero dominicano Sammy Sosa obtuvo un 12.5% en su debut en la papeleta y el inicialista cubano Rafael Palmeiro bajó del 11% al 8.8% en su tercera oportunidad.

Los puertorriqueños Bernie Williams, Sandy Alomar Jr. y Roberto Hernández y los dominicanos Julio Franco y José Mesa no alcanzaron el 5% necesario para mantenerse en la boleta un año más.

Alou
Alou
Cruz
Cruz
Loaiza
Loaiza
En el 2014 regresarán Martínez, Sosa y Palmeiro y serán elegibles por primera vez los dominicanos Moisés Alou y Armando Benitez, los puertorriqueños Jose Vidro y Jose Cruz Jr., el mexicano Esteban Loaiza y el cubano-norteamericano Luis González.

Los norteamericanos Greg Maddux y Tom Glavine, dos miembros de la superba rotación abridora de los Bravos de Atlanta de la década de los noventa, encabezarán una cosecha que también incluirá a Barry Bonds, Roger Clemens, Craig Biggio, Mike Piazza y los otros estelares que fueron ignorados este año.

Las expectativas latinoamericanas no son muy altas tomando en cuenta los antecedentes contra Martínez, a quien no le perdonan haberse desempeñado como bateador designado; Sosa, acusado y condenado por sospechas de uso de sustancias, pese a que nunca violó el programa antidopaje, y Palmeiro, el primer pelotero notable que fue condenado por usar sustancias. Entre los nuevos, apenas dos poseen credenciales para aspirar al 5% de los votos y mantenerse en la boleta más allá del próximo año.

Alou, quien desafió graves lesiones para batear .303 con 332 jonrones, 421 dobles y 1,287 carreras impulsadas en 17 temporadas, fue seis veces Todos Estrellas y peleó al menos tres veces por una corona de bateo. El hijo de Felipe acumuló estadísticas parecidas a otros que ya están en Cooperstown y se mantuvo alejado de acusaciones de uso de sustancias, algo imprescindible en estos tiempos.

González no fue tan estelar como Alou, pero se mantuvo saludable por la mayor parte de sus 19 años, lo que le permitió acumular buenas estadísticas. "Gonzo" bateó .283 con 354 jonrones y 1,439 impulsadas; fue convocado a cinco Juegos de Estrellas y bateó 57 cuadrangulares en el 2001.

Martínez
Martínez
Benítez (289 salvamentos), Vidro (.298 en 12 años), Cruz hijo (.247 en 12 años) y Loaiza (126-114, 4.65 en 14 temporadas) no deberían hacerse ilusiones de mantenerse elegibles más allá del 2014.

Con ese panorama, los latinoamericanos no tendrán una genuina oportunidad de celebrar la entrada de otro de los suyos al templo de los inmortales del béisbol hasta enero del 2015, cuando se anunciarán los resultados de una generación que incluirá al lanzador dominicano Pedro Martinez, un triple ganador de Cy Young y para muchos, una línea segura para Cooperstown.