Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Tri ensaya ante daneses previo a Hexagonal

El día mismo en que "El Chepo" llegó al control de la selección mexicana había dos grandes transformaciones que resultaban inaplazables: una era la parte moral, la de buscar disciplina y respeto al interior y alrededor de la selección mexicana. La otra era deportiva, la de "refrescar" las líneas del campo de juego. Poco a poco, el entrenador nacional ha ido estableciendo los dos cambios. Esta noche, en Arizona, México presentará un equipo basado en un 90 por ciento en la selección que obtuvo el oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

LOS ANGELES -- Podemos decir que casi era: Renovarse o morir.

Cuando Jose Manuel "El Chepo" de la Torre tomó el control de la selección mexicana, había más de una pregunta flotando en el aire: sobraba la incertidumbre, el desconcierto y hasta cierta apatía alrededor del equipo nacional. Y había, también, dos apuestas fundamentales, dos renovaciones inaplazables... Una era estrictamente deportiva, la otra moral.

Y "El Chepo" comenzó por la cuestión "moral", buscando que al interior y en el entorno de la selección existiera un respeto absoluto. No más indisciplina, no más relajación, no más tratos especiales, no más fiestas, no más concesiones, no más distracciones, cero tolerancia y aunque al principio --con aquel escándalo en la concentración de Quito previo a la Copa América de Argentina-- tuvo algunos desconciertos, al final, se puede decir, que hoy, en víspera de comenzar el camino definitivo al Mundial de Brasil 2014, la selección tiene el sello de su entrenador: orden, planeación, disciplina y respeto.

La otra transformación que proponía "El Chepo" era deportiva. Dejar de lado a las viejas generaciones, a los nombres "sagrados", de dos y hasta tres mundiales que se habían convertido en la base casi perenne de la selección nacional. Y todavía recuerdo cuando se lo pregunté el día en el que comenzó como entrenador de la selección. "Sí, lo tengo que hacer, pero poco a poco. Haremos los cambios que tenemos que hacer", me dijo en ese momento.

La convocatoria para el partido de esta noche, en Phoenix ante Dinamarca, contaba con 10 futbolistas que fueron parte de la selección que obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, siete de los cuales son jugadores al límite de los 23 años. En la selección para el primer choque del 2013 ya no aparecían algunos personajes que se han ido desgastando en las selecciones mexicanas de los últimos años. Ya no aparecían tampoco los vestigios de Javier Aguirre, de sus idas y vueltas, de sus caprichos. No, no más: "El Chepo" entendió desde el principio que los nuevos parámetros competitivos del futbol exigían un cambio en el México futbolístico que hoy está siendo realidad. A esta lista, donde destacan nombres como el de Diego Reyes, Héctor Herrera, Javier Aquino y Raul Jiménez, se agregaran los lo de los "europeos" Andres Guardado, Javier "El Chicharito" Hernandez, Héctor Moreno y Giovani Dos Santos . El México de la Copa Confederaciones del 2013 y el del Mundial del 2014 se basará, finalmente, en lo que el futbol mexicano ha producido de sus nuevas camadas y en los resultados que ha obtenido en selecciones con límite de edad.

A veces no se trata de ganarle a Dinamarca o de golear a Jamaica en el inicio del hexagonal final. Se trata de darle un orden, una idea, un plan, un sendero de esperanza para un futbol que por años ha vivido en el desamparo y en la ignominia de los resultados. "El Chepo" le ha dado un nuevo orden moral a la selección y hoy trabaja para darle un nuevo orden deportivo.