Supongo que la respuesta instintiva a ese título sería: "Bueno, por supuesto que sí. No seas idiota".

Pero, ¿es así de simple? Y ¿qué es lo que define a un jugador estrella? ¿Cuántas estrellas se necesitan?

Escribiendo la boleta de calificaciones del receso de temporada de los Atléticos de Oakland me ha hecho pensar en esta pregunta. Después de ganar 94 juegos y la Liga Americana del Oeste en 2012, mucha gente espera que los Atléticos tengan un retroceso, siendo la razón principal la percepción de que Oakland no cuenta con el poder de jugadores estrellas. Claro, tal vez Yoenis Céspedes se convierta en una, o tal vez Brett Anderson o Jarrod Parker se conviertan en ases, pero en este momento los Atléticos no tienen a ese, o a dos, jugadores estelares.

Josh Reddick WAR
Kyle Terada/US PresswireCon un WAR de 4.5, Josh Reddick fue el único jugador de cuatro victorias en los Atléticos en el 2012.
Una forma de profundizar en esta cuestión es utilizar nuestro fiel y viejo amigo (o enemigo, para algunos de ustedes), victorias por encima del reemplazo (WAR por sus siglas en inglés). Baseball-Reference sugiere una directriz de que un jugador con cinco victorias es un Todo Estrella y un jugador con ocho es del nivel del Jugador más Valioso. Un jugador titular promedio sería un jugador con dos victorias. Los Atléticos no tenían un solo jugador con cinco victorias en 2012 y Josh Reddick, con un WAR de 4.5, era el único jugador con cuatro victorias. Los otros jugadores por encima de tres victorias fueron Parker y Céspedes. Está claro que los Atléticos ganaron con la profundidad.

Los Orioles de Baltimore fueron aún más extremos. Ellos no tenían un solo jugador con cuatro victorias, con Adam Jones teniendo el mejor WAR con 3.4. Ahora, usted puede debatir si Jones está siendo justamente evaluado, pero sí es arrastrado por un mediocre porcentaje en base y las métricas defensivas que no coinciden con su premio de Guante de Oro. Los Orioles también se recostaron de su bullpen para un récord de 16-2 en entradas extras. Los Diamondbacks de Arizona están yendo por una ruta similar a la de Oakland en el 2013, cambiando a Justin Upton, el jugador con el mayor potencial de estrella en el equipo, así como el cotizado novato Trevor Bauer. El gerente general, Kevin Towers, ha elegido construir profundidad en su plantilla.

¿Pero este método realmente funciona? Miré a todos los equipos de los playoffs en las últimas cinco temporadas así como cualquier club que ganó 90 partidos, lo que nos da un grupo de 45 equipos. (Los tres equipos que ganaron 90 juegos pero que no llegaron a los playoffs fueron: los Rays del 2012, las Medias Rojas de 2011 y los Padres del 2010). Entonces conté el número de jugadores con cinco, cuatro y tres victorias de cada equipo.

Antes de analizar los resultados, veamos cuántos jugadores con cinco, cuatro y tres victorias hay en las Grandes Ligas. Los totales de Baseball-Reference.com son tal vez un poco menores de lo que cabría esperar (o al menos de lo que yo esperaba):

En cuanto a la última línea, se puede ver el equipo promedio tendría alrededor de dos jugadores con un WAR de 4+ y casi cuatro jugadores con un WAR de 3+. Así que los Atléticos estaban por debajo de la media del equipo en este sentido, y aún así ganaron 94 juegos. ¿Qué pasa con nuestro grupo de los 45 mejores equipos? Aquí están sus promedios:

Jugadores con un WAR de 5+: 1.7
Jugadores con un WAR de 4-4.9: 1.3
Jugadores con un WAR de 3-3.9: 2.4

Así que el promedio de estos 45 equipos es de alrededor de tres jugadores con cinco victorias (5.4 para ser exactos). Pensé que iba a ser más alto -- y es más alto que el equipo típico, pero solo por una suma de 1.5 jugadores por equipo. Las estrellas son importantes, pero este pequeño estudio sugiere que la profundidad es lo que a menudo pone a un equipo en los playoffs. (Sin embargo, cuando se ven tan pocos jugadores con cuatro y cinco victorias allí, usted puede ver por qué los chicos que están allí todos los años -- por ejemplo, Felix Hernandez- están recibiendo estos contratos tan grandes.)

La otra parte de la ecuación que se refiere a los Atléticos y tal vez a los Diamondbacks y a los Orioles: ¿Cuán difícil es llegar a los playoffs sin jugadores estrellas/superestrellas?

Los Orioles de 2012 son sin duda una anomalía; eran el único equipo de los 45 en no tener jugadores con cuatro victorias. Ocho de los 45 (el 18 por ciento) no tenían jugadores de cinco victorias: los Orioles y Atléticos del 2012, los Padres del 2010 (quien perdieron los playoffs), los Dodgers del 2009 (el mejor jugador lo fue Matt Kemp con 4.6), Brewers del 2008 (CC Sabathia con 4.7), los Dodgers del 2008 (que ganaron apenas 84 partidos) y los Angelinos del 2008 (que de alguna manera ganaron 100 juegos).

Tres equipos tenían cuatro jugadores con cinco victorias: los Medias Rojas de pollo-y-cerveza del 2011 (Jacoby Ellsbury, Dustin Pedroia, Adrián González, Josh Beckett), los Filis del 2011 (102 victorias detrás de Roy Halladay, Cliff Lee, Cole Hamels y Shane Victorino) y los Medias Rojas del 2008 (Pedroia, Kevin Youkilis, Jon Lester y Daisuke Matsuzaka). El equipo con la mayor cantidad de jugadores con tres victorias fue los Yankees del 2011 con 97 victorias con 10.

En pocas palabras: sí, las estrellas están muy bien, pero también pueden ser costosas. Así, mientras que la mayor parte de la atención del receso de temporada en la División Oeste fue para Josh Hamilton dejando a los Rangers y firmando con los Angelinos, los movimientos más importantes del invierno pudieron haber sido Billy Beane haciendo cambios para conseguir a Chris Young y a Jed Lowrie y firmar a Hiroyuki Nakajima. Porque a veces tres jugadores con dos victorias pueden ser más importantes que uno de cinco victorias.