Mike Tyson y Buster Douglas
AP Photo/ Sadayuki Mikami Buster Douglas había caido a la lona en el octavo asalto ante Mike Tyson
Quizás fuera de la sorpresa del equipo Olímpico de hockey de EEUU en el 1980 ante Rusia en Lake Placid, N.Y., veo el nocaut en 10 asaltos de Buster Douglas a Mike Tyson para ganar el campeonato indiscutido peso completo como una de las sorpresas más grandes en la historia del deporte.

Esa sorpresa en Tokio ocurrió hace 23 años atrás el lunes, lo que me puso a pensar el por qué no vi la pelea hasta una semana después de que ocurrió y cómo, al principio, no creía que Douglas había logrado tan inimaginable resultado.

Era estudiante de segundo año en Binghamton University, y era un fin de semana deportivo grande: Tyson estaba peleando, que siempre era importante, y también estaban las actividades del Sábado de Todos Estrellas -- incluyendo la competencia de volcadas -- que era algo grande en esa época.

En esos días (sí, me siento vino ahora mismo), no había Internet o teléfonos inteligentes para mantenerse fácilmente al día en noticias y deportes. Nadie tenía televisión por cable en sus habitaciones de dormitorio. El único lugar donde había televisión por cable era en el salón principal del dormitorio, y HBO no era parte del paquete. Así que el plan era ir con unos amigos a casa de in tercero fuera del campus para ver la pelea y el concurso de clavadas.

Nunca llegué. Me enfermé el viernes -- creo que tenía el flu. Lo que fuese, me perdía la pelea y el concurso de volcadas. Probablemente quedé dormido a las 6 p.m. Cuando me desperté, mi compañero de cuarto dijo algo como, "No vas a creer lo que pasó anoche -- noquearon a Mike Tyson".

No le creí. Creía me estaba dando carrilla y sólo lo decía porque sabía que estaba molesto al perderme la pelea.

Él juró y perjuró que a Tyson lo habían noqueado. Nunca consideré esa posibilidad. Y debido no había internet para verificarlo ni acceso a noticias deportivas el domingo en la mañana en ninguno de los cuatro canales de nuestro dormitorio, le dije que me tenía que probar que a Tyson lo habían noqueado.

Él fue al centro de estudiantes y compró el periódico y lo trajo de vuelta -- prueba en verdad de que Tyson había sido destronado por un tipo que no se esperaba durara uno o dos asaltos.

En aquellos días (nuevamente, me siento viejo) HBO muy raramente repetía sus peleas. En general, o la veías en vivo o no la veías. Pero debido a que el sorpresivo triunfo de Douglas sobre Tyson fue tan monumental, HBO anunció que repetiría la pelea el próximo sábado. Había leído eso en el USA Today, así que conduje por tres horas desde Binghamton a casa de mi mamá cerca de Albany, N.Y. para ver la repetición (y llevé una bolsa de ropa sucia también).

Así que una semana después de la sorpresa de sorpresas, finalmente pude ver con mis propios ojos que Douglas sí había hecho lo impensable y noqueó a Tyson.