Adrien BronerTom Hogan/Hoganphotos/Golden Boy Promotions

Es normal que el estilo de Adrien Broner (25-0 con 21 KOs) tan similar, gemelo diría yo, al de Floyd Mayweather Jr. nos lleve a preguntarnos si este jovencito puede ser considerado hoy mismo como el futuro del boxeo. Y mi respuesta es un no absoluto. No hay nada que sustente un pronóstico que lo asegure. Por el contrario, el único que dice ser "el futuro", es el propio Broner. Si miramos su arrogancia, cualquier semejanza con su ídolo y amigo Floyd, no es una mera coincidencia.

Pero vamos a tratar de entender sus razones y las nuestras, al final de eso se trata esta crónica. Hasta el momento, Broner ha mostrado innegables condiciones. Es rápido, inteligente, excelente en defensa y demoledor en ofensiva. Además, posee carisma de personaje, lo que unido a su estilo y la manera en que se conduce ante los medios, lo transforman en algo así como el supremo objeto del deseo empresarial. ¿Qué promotor no desea tener en su establo un diamante bruto listo para desarrollar todo su potencial?

Sin embargo, potencial o carisma o innegables condiciones boxísticas, no construyen un futuro. El futuro tendrá que ganárselo y allí comienzan las preguntas que el tiempo breve deberá responder. Tan breve como el día después de su pelea contra el británico Gavin Rees. (37-1-1 con 18 KOs) en Atlantic City, Nueva Jersey, defendiendo su título ligero del CMB.

Todos, yo incluido, vaticinamos una rápida victoria. ¿Alguien espera lo contrario? Con toda la parafernalia que el propio Broner ha montado encima de su futuro, perder ante una figura ignota como su rival de este sábado, sería como caer de un edificio de 30 pisos al que había llegado en diez segundos. Literalmente, sería el fin de ese cacareado futuro. Pero eso no ocurrirá, entonces olvidemos ese posible problema.

El problema para Broner, no se llama Rees ni tampoco su apodo (The Problem), su problema es saber a quien desea enfrentar y a quien realmente enfrentará en los próximos diez meses del 2013. ¿Se mantendrá en las 135 libras aumentando su invicto contra rivales a modo? ¿O decidirá probarse ante los mejores, como los fanáticos ya están reclamando? En ese caso, los mejores no están en su peso actual. Las grandes figuras, los mejores oponentes están en su peso real, las 140 libras. Brandon Ríos , Lucas Matthysse , Danny García , Amir Khan , Juan Manuel Márquez y tantos otros.

Si Broner, además de decir "soy el futuro", se acuerda de decir también "soy el presente", deberá probarlo y en especial probárselo a sí mismo. Las estadísticas están repletas de campeones que evitan peleas de campeones y se dedican a jugar al gato y el ratón con oponentes inferiores. Hasta el momento Broner no habló claro al respecto, excepto cuando el asunto es con su ídolo. Le han preguntado si desea ser el mejor libra por libra y enfrentar a Floyd Mayweather por 30 millones de dólares. Y ha respondido enfáticamente no que no pelea con su familia, ha reconocido que Floyd es el número uno y el (Broner) lo será después.

Es indudable que Mayweather es el espejo en el cual construye su carrera. La diferencia, sin embargo, es que Mister Money a su edad (23 años) no evitaba los mejores y en sus primeras 26 peleas ya había vencido a rivales como Diego Corrales y Genaro Hernández .

Pero hoy son otros los tiempos. Muchos campeones han demostrado que se puede eludir a rivales peligrosos por el simple expediente de no enfrentarlos. Hoy son tiempos donde se cuida el invicto y cada campeón no defiende su título contra "los que merecen enfrentarlo". Por el contrario, hoy cada campeón "concede oportunidades y elige a quien desea enfrentar"

Broner tiene todos los atributos para ser parte de ese grupo. Es joven, campeón, de estilo mediático y con una promotora como Golden Boy Promotions por detrás que ha invertido todo en su futuro. A esos componentes sumemos la inteligencia de un invicto al que le sobran ambiciones, tantas como las que pueda tener un chico que nació en la pobreza de Westwood, Cincinnati. "Yo sé de dónde vengo, yo nací de la nada y tengo la oportunidad de hacer algo que sucede una vez en la vida: ser campeón del mundo, multimillonario y una superestrella exitosa. No quiero echar a perder esto, por nada", le dijo Broner a Jay Caspian, editor de Grantland.

Daniel Ponce de León
Getty ImagesPonce de León complicó a Broner

Todo suena a película épica, pero la realidad es que a los 23 años y con títulos en dos divisiones, Broner no ha enfrentado a nadie. Ha ganado sin sudar 24 de sus veinticinco peleas y ha sido exigido una sola vez. Curiosamente, fue el día en que, para muchos, los jueces le regalaron la victoria. En marzo del 2011, en Anaheim, ante el mexicano Daniel Ponce De León en una pelea a diez asaltos. Por paradoja, según Oscar de la Hoya, la actuación que tuvo esa noche Broner lo convenció para invertir en su pupilo.

Cuando boxeador y como tantos campeones de antaño, De la Hoya construyó su camino a base de grandes combates donde el tamaño de la victoria lo establecía el prestigio del derrotado. Pero una cosa era el boxeador y otra el empresario. Y en esa perspectiva y tomando en cuenta el pobre panorama en las 135 libras, sin adversarios que le hagan sombra: ¿Confiará acaso el Golden Boy en la calidad de su pupilo para llevarlo rápido hasta las 140 libras y dejar que se pruebe contra los mejores? Confieso que no tengo respuestas. Por ello, más allá del papel que le aguarda en esta historia a su rival, el británico Gavin Rees, la mayor expectativa sobre el futuro de Broner será luego de la pelea del sábado: ¿Sabremos por fin si enfrentará o no a los mejores?