Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Xolos venció a San José

Estamos por comenzar el mes de marzo: los Xolos se mantienen entre los tres mejores equipos del torneo mexicano y son líderes invictos luego de sus dos primeros partidos en la Copa Libertadores de América, mostrando además una faceta de madurez, de disciplina y de fortaleza que no parecen tener nada que ver con su aun efímera historia como equipo de primera división.

LOS ANGELES -- Algunos han esperado pacientemente a que el sueño se termine. A que de pronto, aquellas escenas de Riascos haciendo un quiebre espectacular en el área, el trofeo en La Bombonera bajo la lluvia de papelitos, las lágrimas de Mohamed y la sonrisa abierta de la familia Hank hayan sido solo un espejismo, una fantasía, un momento del que más temprano que tarde despertaremos y volveremos a una fría y cruenta realidad.

Tengo buenas noticias: el campeón sigue soñando.

Estamos por comenzar el mes de marzo: los Xolos se mantienen entre los tres mejores equipos del torneo mexicano y son líderes invictos luego de sus dos primeros partidos en la Copa Libertadores de América, mostrando además una faceta de madurez, de disciplina y de fortaleza que no parecen tener nada que ver con su aun efímera historia como equipo de primera división.

Desde la llegada del "Turco" Mohamed, los números son espectacularmente dramáticos: 31 ganados, 26 empatados y solo 9 derrotas por todas las competiciones que han afrontado, pero más que estadísticas, más que números, llama la atención la manera en que el Tijuana se comporta sobre la cancha de futbol: ordenado, consciente de lo que tiene, lo que le sobra y seguramente también de lo que le falta.

El mensaje inicial fue más que afortunado: por primera vez en la historia, un equipo mexicano se atrevía a colocar como prioridad la Copa Libertadores por encima del torneo doméstico.

Y Mohamed fue inteligente otra vez: el equipo renunció a la famosa "campeonitis" que muestra siempre el monarca al siguiente torneo de su conquista. Tomó ventaja en el inicio de la Liga, se metió en una mala racha que incluyó derrotas en casa ante el América y como visitante en Chiapas, pero se presentó en Bogotá por primera vez en un torneo continental con mucha sapiencia y el martes por la noche, en Tijuana, goleó a un inexpresivo equipo boliviano.

Pedir que Xolos siga siendo competitivo por los dos torneos parece una misión difícil. La semana que viene, recibirán en casa al campeón mundial Corinthians, uno de los sólidos candidatos a ganar la Libertadores mientras el torneo mexicano promete subir de intensidad en la segunda parte y en el acercamiento a la liguilla. El factor físico, el cansancio, los viajes y un plantel ciertamente limitado también podrían ser obstáculos. Por lo pronto, este "perro ladra y muerde" y su cuento mágico de ensueño se mantiene vigente.