Se suponía que el campeón mundial interino súper ligero, Lucas Matthysse, llegaría a Nueva York el martes por la mañana en un vuelo desde su natal Argentina, que le daría el tiempo suficiente para llegar a la conferencia de prensa final y promover su pelea contra el monarca de la división, Lamont Peterson, pactada en 141 libras y sin fajines de por medio.

El combate está programado para el sábado por la noche, en el Boardwalk Hall de Atlantic City, N.J.

Pero cuando Matthysse no llegó a la conferencia, la razón de su ausencia sorpresiva fue minimizada. Golden Boy, promotor de la pelea, simplemente lo atribuyó como un "asunto de viaje", y continuó con Peterson, además del campeón welter Devon Alexander y su retador, Lee Purdy, estos dos últimos que chocarán en la pelea coestelar.

Pero, tras bambalinas, había preocupación. Los oficiales de Golden Boy estaban preocupados acerca de si Matthysse llegaría a tiempo a Estados Unidos para la pelea, o si por lo menos llegaría al país.

Una fuente involucrada en la pelea le dijo a ESPN.com, que la casa de Matthysse en Argentina fue robada el fin de semana pasado. Durante el atraco, dijo la fuente, el pasaporte de Matthysse fue severamente deformado y devuelto, pero era inutilizable. Existe la creencia en el campamento de Matthysse, señala la fuente, que esto fue un trabajo intencional de alguien claramente molesto con Matthysse y que intentaron arruinar a propósito sus planes de viaje para la pelea. Después de todo, los ladrones no se meten al hogar de un extraño y luego van en búsqueda de un pasaporte para destruir.

El intruso casi impidió que Matthysse peleara. Golden Boy pasó el inicio de la semana contemplando un plan de contingencia en caso de que Matthysse no lograra llegar a Estados Unidos a tiempo. Lo que Golden Boy buscaba negociar con Showtime, en caso de que Matthysse no lograra viajar, era elevar la pelea Alexander-Purdy como estelar, mientras que el choque de peso welter entre los prospectos invictos Shawn Porter y Phil LoGreco sería ascendido a la transmisión principal, abandonando su lugar en la porción de la función televisada por Showtime Extreme.

Hasta el pasado viernes, Matthysse no tenía un pasaporte utilizable, y necesitaba conseguir uno nuevo en corto tiempo, para así poder obtener una visa. Su equipo en Argentina estaba listo y lo logró de forma rápida. De alguna forma, el proceso usualmente extenso, fue completado en unos cuantos días. De acuerdo a la fuente, Matthysse recibió un nuevo pasaporte para cuando había comenzado la conferencia del miércoles, evitando que los oficiales de Golden Boy tuvieran que explicar la situación a la prensa y a Peterson (31-1-1, 16 KO).

Con sus papeles en regla, Matthysse (33-2, 31 KO) viajó la noche del miércoles desde Argentina hacia Nueva York, y llegó la mañana del jueves. Luego, él y su equipo manejaron a Atlantic City y llegaron a mediodía, para descansar, entrenar, conceder algunas entrevistas, prepararse para el pesaje del viernes y, afortunadamente, la gran pelea del sábado.