Vimos el daño que Mark Teixeira pudo hacer con los Angelinos en sus 54 partidos con el equipo en la recta final. Batallando delante de Vladimir Guerrero en la alineación, el ambidiestro primera base amasó promedio de .358 y porcentaje de slugging de .632 y tuvo porcentaje de embase de .449. Si los Angelinos lo traen de vuelta como parte de su nómina de $120 millones, podría ayudarlos a conseguir otro título divisional y buscar otro campeonato de Serie Mundial.

Buster Olney en ESPN.com
Lee el blog de Buster Olney en inglés en ESPN.com
Sabemos lo que Teixeira podría hacer, probablemente, si fuera a firmar con los Medias Rojas. Presumíblemente, si Boston fuera a firmar a Teixeira esta semana, los Medias Rojas cambiarían a Mike Lowell, y luego moverían a Kevin Youkilis de primera a tercera base . Y con una nómina de $135 millones, ellos tendrían una alineación que luciría más o menos así:

  • Dustin Pedroia, 2B
  • Kevin Youkilis, 3B
  • David Ortiz, DH
  • Mark Teixeira, 1B
  • J.D. Drew, RF
  • Jason Bay, LF
  • Jed Lowrie, SS
  • Jason Varitek, C?
  • Jacoby Ellsbury, CF

Esa es una alineación que puede conseguir un campeonato, de seguro. Incluso si la producción de David Ortiz sigue bajando, los Medias Rojas tendrían suficiente profundidad en su alineación, con Teixeira, para llenar ese vacío.

Asi que hace sentido que los Angelinos que persigan a Teixeira en un momento en que las ofertas por él se estiman entre los $160 a los $200 millones. Hace sentido para los Medias Rojas el considerar darle a Teixeira lo que sería el segundo paquete financieron más alto para un jugador de posición en la historia del béisbol. Entendemos todo eso.

Pero, ¿qué demonios hacen metidos los Nacionales en este juego de poker? ¿Qué rayos hacen los Orioles metidos en esta conversación?

Ellos no deberían estar haciendo ofertas. Ellos deberían llamar a Scott Boras, el agente de Teixeira, hace tres minutos para decirle -- como si fuera alguien que levantó su mano de manera accidental en una subasta -- Mira, lo siento por el malentendido, pero cometimos un error. Realmente no queríamos hacer esa oferta de $160 millones.

Quizás en tres años, cuando algunos de los jóvenes lanzadores de Washington comience a tener un impacto a nivel de grandes ligas, entonces haría sentido para los Nacionales el buscar un jugador como Teixeira. Quizás en tres años, haría sentido para los Orioles el considerar un contrato tan grande como ese. Pero no ahora, no cuando ambos equipos se encuentran a millas de distancia de ser contendores, no cuando necesitan mucho más que Teixeira.

Oh, seguro, el argumento para hacer una oferta seria a Teixeira quizás haga algún sentido. Un fanático casual del béisbol quizás pueda identificar a uno de los jugadores de los Nacionales, Ryan Zimmerman, y por eso la franquicia está buscando un jugador franquicia, alguien con quien los fanáticos se puedan identificar. Lo mismo aplica a los Orioles: Además de Kevin Millar, el ascendente Nick Markakis es probablemente el jugador de Baltimore más conocido.

Pero la historia nos dice, una y otra y otra y otra vez, que el ganar -- igual que el ser contendores -- es lo que realmente atrae fanáticos a los estadios, no algún adorno bonito brillante. Cal Ripken atrajo él solito fanáticos al Camden Yards al final de su carrera. Con todo el respeto que se merece Teixeira, él no es Ripken. Él no es Barry Bonds. Pocos jugadores tienen esa clase de magnetismo taquillero.

Alex Rodríguez no lo tiene. Luego que los Vigilantes atrajeran 2.5 millones de fanáticos a su estadio y terminaran con récord de 71-91, salieron al mercado y le dieron $252 millones a A-Rod. El año siguiente -- cuando A-Rod hizo su parte, conectando 52 jonrones y empujando 135 carreras -- tuvieron marca de 73-89 y fueron a verlos 2.8 millones de fanáticos. En otras palabras, el añadir el mejor jugador en el deporte significó poco para las asistencias de los Vigilantes porque ellos no estaban ganando. Inevitablemente, el salario de A-Rod se convirtió en un enorme peso para los Vigilantes, cortando la flexibilidad en su nómina. Para poder recuperar esa flexibilidad, hicieron un acuerdo con los Yankees en el que se tuvieron que quedar con casi el 40 por ciento del contrato de Rodríguez.

La nómina de los Nacionales en el 2007 fue de alrededor de $38 millones. Esta pasada temporada, fue de unos $55 millones. Asumamos, por un momento, que la nómina de los Nacionales ronde los $75 millones la próxima temporada. Eso significaría que Teixeira, ganándose unos $20 millones anuales, absorbería más de una cuarta parte de la nómina completa de los Nacionales.

La nómina de los Orioles en el 2008 fue de unos $68 millones, y si llegasen a firmar a Teixeira, eso la elevaría a unos $80 millones, con el primera base siendo responsable de una cuarta parte del total. Y aún así estarían cortos por dos o tres lanzadores abridores de ser contendores contra los Medias Rojas, Rays y Yankees. Ellos todavía se quedarían cortos por dos o tres lanzadores abridores de ser contendores contra los Azulejos por el cuarto lugar.

Y puedo decir lo siguiente de manera confidencial, habiendo trabajado como escritor de deportes en Baltimore y teniendo algún entendimiento de los diferentes grados de profundidad de conocimiento de la base de fanáticos de los Orioles: Hasta que el equipo no comience a ganar de nuevo, nadie va a ir al Camden Yards. El firmar a Teixeira no va a a convertir de inmediato a los Orioles en contendores porque están cortos de lanzadores abridores. De hecho, la firma de ese primera base los podría lastimar, porque en dos o tres años, a medida que los jóvenes lanzadores de los Orioles comiencen a llegar a grandes ligas y el equipo necesite piezas para aumentar la mejorada rotación, el salario de Teixeira podría limitar el tipo de movidas que pueda llevar a cabo los Orioles's salary would restrict the kinds of moves the Orioles will make.

Los Mellizos le han enseñado a los equipos de mercados medianos y grandes que uno necesita ser paciente y que no se puede ser exitoso cuando tienes una estructura de nómina que está limitada con un nombre con gran salario. Los Indios también han demostrado esto, al igual que los Atléticos.

No, la mesa donde están jugando ahora los Nacionales y los Orioles es simplemente muy cara, y ellos deben disculparse y poner su dinero en el pitcheo joven -- ya sea a través del sorteo o con firmas internacionales -- y esperar a que el tiempo sea mejor. El hacer alguna otra cosa es prácticamente una locura.