Mi hijo, en edad pre escolar, regresó del cuído la semana pasada, con su cara y sus ojos hinchados por la gripe. Lo primero que uno piensa es en brindarle un poco de cariño, sabiendo que el frio o el virus o lo que sea que lo está atacando lo hará sentir mal por los próximos días.

Pero lo segundo que uno piensa es algo completamente egoísta: OK, ¿se me va a pegar lo que sea que tenga?

La respuesta me llegó anoche, y la respuesta es sí. Así que el blog de hoy será corto, acerca de cinco situaciones de lesiones:

Esto no es bueno -- Joe Mauer podría no estar listo para el inicio del entrenamiento primaveral, debido a la cirugía de riñón que sufrió. Los Mellizos dicen que eso no será un problema.

Albert Pujols se siente al 100 por ciento de salud, está loco por jugar, y quiere ser parte del equipo dominicano en el Clásico Mundial, según escribe Joe Strauss. Pero quizás no pueda jugar debido a problemas con el seguro relacionados con su cirugía de codo en octubre pasado. Un par de Cardenales ya firmaron.

Travis Hafner, Indios: Se está recuperando de su cirugía de hombro, y le dijo a la oficina central de Cleveland que lo que sentía en su hombro, en comparación con el año pasado, es como comparar el día con la noche. Eso es bueno. Los Indios sabrán más una vez comiencen a jugar, y Hafner comience a abanicar envíos de Grandes Ligas.

David Ortiz, Medias Rojas: Habló de que sentía un ruído extraño en su muñeca luego de haber sido activado de la lista de lesionados la temporada pasada, y mientras los doctores le decían que esto era normal, los Medias Rojas necesitaban que abanicara el bate de la misma manera que antes; ellos necesitaban que él fuera de nuevo el Big Papi. Ortiz tiene ahora 33 años, y si no vuelve a batear como cuando tenía 31 o 32, ellos tendrán serios problemas.

Jorge Posada, Yankees: Viene de una cirugía de hombro, y los Yankees no tienen todavia idea de cuan efectivo pueda ser como receptor, y si puede volver a ser receptor a tiempo completo. Si no puede estar detrás del plato, eso significa que tendrá que obtener la mayoría de sus turnos al bate como bateador designado, provocando que los Yankees intenten un cambio por uno o dos bateadores veteranos, entre ellos Xavier Nady, Nick Swisher y Hideki Matsui. La organización tiene más de $40 millones invertidos en él en los próximos tres años, así que el estatus de Posada será probablemente la mayor preocupación de los Yankees en la primavera.