TAMPA, Florida -- En realidad hubo pocas novedades en la conferencia de prensa que realizó Alex Rodríguez el martes con relación a la entrevista-confesión que ofreció a ESPN la semana pasada.

A-Rod reiteró más o menos seis veces que la principal razón por la que usó esteroides fue su juventud y estupidez en el lapso de tiempo referido, entre 2001 y 2003 (cuando tenía entre 25 y 27 años de edad).

Según Rodríguez, poco tuvo que ver el afán de apilar más números, ganar lideratos y honores y allanar el camino para ser el más grande de su generación y posiblemente uno de los mejores de la historia, y la inexperiencia fue la causante de que cometiera un grave error.

Entre las pocas cosas nuevas que dijo el pelotero en su primer efrentamiento abierto con la prensa desde que admitiera que usó sustancias hubo una sensacional: A-Rod anunció que tiene un primo que traficaba esteroides (no aclaró si ya no se dedica a esa rentable actividad) desde República Dominicana a Estados Unidos y que éste lo suplió y hasta lo inyectó durante un período de tres años.

De acuerdo a Rodríguez, ambos se inyectaron en ese tiempo, lo que lleva a uno a deducir que el primo en cuestión es un atleta o al menos un aficionado de los gimnasios.

Es evidente que después de la rueda de prensa en el George Steinbrenner Field cualquier hijo de los hermanos de Víctor Rodríguez y Lourdes Navarro (los padres de A-Rod) corren el riesgo de ser apresados para responder al delito de tráfico de sustancias, que si bien no eran prohibidas en el béisbol, no se pueden adquirir sin recetas en Estados Unidos.

Es normal que muchos medicamentos que en Estados Unidos se venden solamente con recetas, incluyendo un simple antióbitico o un potenciador sexual, en Dominicana se compra en el mostrador. Aunque no es común que las farmacias dominicanas vendan libremente Primobolan y Testoteronas, sustancias a las que dio positivo Rodríguez en el 2003.

Pero es buen momento para aclararle a esta diversa comunidad de lectores el concepto del "primo" para los dominicanos. Además de ser el hijo de uno de nuestros tíos (maternos o paternos) "el primo" es cualquier persona con la que establezcamos lazos de confianza.

Un dominicano en Nueva York, Miami o Puerto Rico le dice "primo" al que le vende una fruta en la bodega aunque nunca lo haya visto en su vida. Cualquier persona que ande con uno para arriba y para abajo durante un tramo de nuestras vidas automáticamente pasa a ser "primo" a pesar de que no es hijo de ninguno de nuestros tíos y sin importar si es de la misma nacionalidad o habla otro idioma.

"El primo" es el buen hombre que lleva los delivery de la bodega, el que tiene el puesto de chimichurri (una especie de hamburguesa dominicana, pero con mejor sabor que cualquier McDonalds o Burger King), el que tiene el taller de reparar electrodomésticos o autos. En fin, el "primo" dominicano abarca un espectro bastante amplio.

Conozco a Rodríguez desde 1994, cuando él comenzaba su carrera profesional y yo entraba a los periódicos y la televisión de manera formal después de un par de años colaborando aquí y allí en diferentes medios.

Entrevisté a A-Rod en el estadio Quisqueya de Santo Domingo exactamente 5 minutos después de que se puso el uniforme de los Leones del Escogido por primera vez en octubre de 1994. Lo entrevisté para el programa "CentroDeportes ("SportCenter" en español) y recuerdo que hace un par de años encontré ese video (formato ¾) y me sorprendí de lo mucho que habíamos cambiado, sobretodo A-Rod, desde entonces.

Creo que he aumentado entre 3 y 6 libras en esos 14 años. A-Rod debe haber agregado alrededor de 80 de puro músculo.

En todos estos años he conocido varias personas que pueden considerarse del entorno cercano del pelotero, incluyendo sus hermanos y algunos compinches cubanos que crecieron con él en Miami, pero no recuerdo ningún primo dominicano que pudiera ser tan cercano como para introducirlo en el mundo de los esteroides.

Hoy he llamado a otros que se criaron con Rodríguez y lo han seguido viendo todos esos años y nadie recuerda ese "primo" dominicano que supuestamente debió ser su sombra al menos en sus primeros tres años con los Rangers de Texas.

Pero mientras sigo tratando de identificar a quien se refiere A-Rod cuando habla de "mi primo" traficante de esteroides, les informo que el personaje (ficticio o real) pasó al segundo lugar en la lista de los más buscados en Estados Unidos, solamente por debajo de Osama Bin Laden, y podría terminar siendo en Dominicana lo que es el "Chupacabra" en Puerto Rico.

Alguien que todo el mundo conoce, pero que nadie nunca ha visto.