Para Barry Bonds, Roger Clemens y Mark McGwire, sus probabilidades de ser inducidos al Salón de la Fama mediante el voto de los periodistas parece haber desaparecido, debido a las implicaciones del cambio de reglas que se anunció el sábado. Quizá estén de acuerdo, quizá no lo estén.

Pero las probabilidades de algunos peloteros que no han sido vinculados a ninguna especia de PEDs, como por ejemplo Tim Raines, también serán afectadas, lo que es ridículo.

Bajo los términos de las nuevas reglas, los jugadores aparecerán ahora en la boleta del Salón de la Fama durante 10 años en lugar de 15, un cambio que también acelera el periodo de tiempo en donde el uso de PEDs puede rondar por la mente de los votantes.

Hasta la fecha, una gran mayoría de la Asociación de Periodistas de Béisbol han determinado que no le darán sus votos a peloteros que tengan un vínculo comprobado o que se sospeche tenga un vínculo con los PEDs. El año pasado, por ejemplo, Bonds recibió 34.7 por ciento de los votos, tras recibir 36.2 por ciento en su primer año. Jeff Bagwell -- otro jugador que tiene credenciales estadísticas abrumadoras para ingresar al Salón-- nunca ha sido vinculado con los PEDs de manera sustancial, fuera de alguna sospecha, y no ha recibido más del 59.6 por ciento de los votos. (Aclaro: voté por Bonds y Clemens en cada uno de los dos años que han estado en la boleta; también voté por Bagwell y también he votado por McGwire en todos los años, salvo uno).

Pero el precedente en la votación será endurecido próximamente por las nuevas reglas. McGwire ya estado en la boleta durante ochos años, y una vez que su elegibilidad expire --en enero de 2017, el problema será presuntamente afianzado para muchos votantes. McGwire logró 23.5 por ciento de los votos en su primer año en la boleta (2007) y el último invierno, su porcentaje bajó hasta el 11 por ciento. Virtualmente no tiene ninguna posibilidad de ser elegido o inducido.

Una vez que McGwire salga de la boleta, lógicamente no se suavizará la lista negra de los periodistas que incluye a aquellos usuarios de PEDs o aquellos que son sospechosos, pese a la realidad de que el Salón de la Fama ya tiene a miembros que han admitido el uso de PEDs en el pasado.

La peor parte del proceso de votación para el Salón de la Fama es la flagelación pública anual de los méritos de cada candidato. Cada invierno, durante 15 años, Jack Morris tuvo que soportar a los periodistas que señalaban que su carrera de 18 años y 3,824 innings de alguna manera no era adecuada, y hay algo inusual y cruel acerca de eso. Solamente por ese motivo, me reconforta que se haya reducido de 15 años a 10.

Barry Bonds, Roger Clemens and Mark McGwire
Getty ImagesUn cambio en el proceso de votación disminuye las posibilidades de algunos ex peloteros al Salón de la Fama.
Pero es muy sorprendente que los periodistas de béisbol y el Salón de la Fama no hayan acordado incrementar o incluso eliminar el límite de 10 personas por boleta. Ese fue un problema significativo para muchos votantes el pasado invierno, y seguirá siendo en el futuro. Como he discutido muchas veces junto a Jayson Stark y Tim Kurkjian, lo único que queremos hacer es juzgar a cada candidato por sus propios méritos, en lugar de intentar descubrir la manera en cómo elegiremos 10 nombres de un listado de 15 o 20 que podrían tener suficientes méritos.

El límite de 10 es increíblemente arbitrario, y en realidad, ¿cuál es el punto de la regla? ¿Por qué no son 11? ¿Por qué no son 13? ¿O por qué no son 8, 2, 6 o 16? ¿Cuál es el motive por el cual 10 es más apropiado que cualquier otro número?

El único criterio que debería importar en una votación es si el jugador es juzgado como alguien que merezca entrar al Salón de la Fama. Es el único punto importante. Y por el simple hecho de que se sostenga en 10 peloteros, Curt Schilling, Raines y Mike Mussina entre otros --que merecen estar en el Salón de la Fama-- se quedarán fuera de la boleta por la saturación de candidatos, y no porque no fueran peloteros de élite.

Ahora, con la elegibilidad en la boleta reducida de 15 a 10 años, a algunos candidatos se les está acabando el tiempo muy rápido. A Raines le restan tres años en la boleta, con su porcentaje de votos subiendo a 52.2 por ciento hace dos años y bajando a 46.1 por ciento, quizá por la saturación derivada de la Regla de 10.

La mayoría de los periodistas de béisbol aparentemente mantendrán su postura contra Bonds y Clemens entre otros, pese a que ellos dos --al igual que McGwire, Bagwell, Sammy Sosa, Rafael Palmeiro, Mike Piazza y otros-- son bien vistos por Grandes Ligas y el Salón de la Fama (a diferencia de Pete Rose, quien está suspendido de por vida).

Pero, por mientras, aquellos jugadores sin vínculos aparentes con PEDs quedarán en medio del fuego cruzado originado por la Regla de 10, que es realmente ridícula.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David PriceREUTERS/Scott Audette David Price es uno de los jugadores que más suena para cambiar de equipo antes del 31 de julio
SAN LUIS  Los Rays de Tampa Bay siguen complicando una decisión que de por sí ya es dolorosa --por el hecho de ganar. Al barrer a los Mellizos de Minnesota durante el fin de semana, redujeron su desventaja en la División Este de la Liga Americana a 7½ juegos y en el comodín a seis partidos, y en temporadas pasadas han recortado brechas similares.

Faltan 10 días hasta la fecha límite de canjes, el 31 de julio. Diez días para considerar las opciones de canje por su pitcher estrella, David Price. Diez días para decidir si compran, venden o si hacen las dos cosas. Diez días para que otros equipos intenten la misma estrategia agresiva que empleó Atléticos de Oakland cuando se deshizo de su prospecto estrella Addison Russell, entre otros, a cambio de Jeff Samardzija y Jason Hammel.

Los Rays considerarán muchas cosas en su decisión de canjear o no a Price, incluyendo su ubicación en los standings, qué tan bien están jugando, su necesidad de tener prospectos, y el valor de canje que pueda tener Price, que disminuye gradualmente conforme se acerca a la agencia libre. Pero un ejecutivo involucrado en los diálogos con Tampa Bay cree que, en última instancia, serán los compradores potenciales los que clarificarán la elección para los Rays con la calidad de sus ofertas.

"Todo se reduce a qué equipo decida ser agresivo, los Dodgers, Cardenales o Marineros", dijo el oficial involucrado. "Quizá ninguno de ellos lo sea".

Otros equipos están monitoreando la situación de Price, pero algunos directivos rivales ven a los Dodgers de Los Ángeles, Cardenales de San Luis y Marineros de Seattle como los equipos mejores posicionados para hacer un cambio. Hay muchos pros y contras para cada uno de esos equipos, mientras se evalúan las posibilidades.

Para los Dodgers, aquí están los pros: añadir a Price incrementaría las probabilidades del club de ganar la Serie Mundial, que es la orden que impera de arriba abajo en la organización. Los Dodgers lucen muy similares a los Tigres de las últimas dos campañas, con un orden al bat que tiene algunos huecos, una defensiva disfuncional y una rotación que podría ganar en octubre. Si Los Ángeles mandara a la lomita a Clayton Kershaw, Zack Greinke y Price en los primeros tres encuentros de una serie, bueno, eso sería ridículo.

Los contras: los Dodgers lucen muy viejos, y necesitan rejuvenecer desesperadamente. En algún punto, su esfuerzo para convertir el roster los obligará a absorber una gran parte de los aproximadamente $70 millones que se le deberían a Carl Crawford, los $62 millones que se le adeuden a Andre Ethier o los $115 millones de Matt Kemp. Muchas personas dentro de la organización quieren a Joc Pederson en las Grandes Ligas en este momento para mejorar la defensiva en el jardín central y aportar energía. Corey Seager es un prospecto del cuadro de muy alto nivel. Estos dos jugadores están destinados a ser el alma del futuro de los Dodgers.

Para que obtuvieran a Price, los Rays insistirían en tener a al menos uno de estos prospectos, y quizá incluso pedirían a ambos. Entre mejor jueguen los Rays, será más fácil el sostener la etiqueta de máximo costo. Aunque la posibilidad de añadir a Price deba ser bastante atractiva para los Dodgers, sería muy doloroso para ellos el separarse de Pederson o Seager. De hecho, no creo que exista la posibilidad de que los Dodgers cedan a ambos. Si los Rays están dispuestos a llegar a un acuerdo con uno de los dos, quizá haya terreno para negociar.

Para los Cardenales, estos son los pros: Michael Wacha se someterá a una resonancia magnética, aunque él dijo el domingo que su hombro se sentía mucho mejor. Pero incluso si Wacha recibe la autorización del médico para comenzar un programa de lanzamientos, él necesitará semanas para incrementar su conteo de lanzamientos. Añadir a Price le daría a San Luis el gemelo zurdo de Adam Wainwright y mejoraría al staff de pitcheo, quitándole presión a un bullpen que se ha visto obligado a devorar muchas entradas. Los Cardenales se ubican en el sitio 29 de carreras anotadas y todavía no está claro qué tan buenos pueden ser. Pero con Price y Wainwright, ellos serían unos candidatos fuertes para llegar de nuevo a la Serie Mundial.

Los contras: es difícil imaginar a los Cardenales haciendo el canje por Price sin incluir a Óscar Taveras, en una época en donde San Luis --al igual que los Dodgers-- necesiten rejuvenecer y añadir poder. Taveras está joven y tiene poder. Los Rays también querrían algo más que solamente Taveras, probablemente insistiendo en alguno de los pitchers prospectos estelares de los Cardenales.

Por cierto, en al menos una esquina de la organización de los Cardenales, se ha movido la idea de buscar un mega-canje que les consiga a Price y Evan Longoria, con la idea de que Matt Carpenter podría volver a la segunda base. Pero no hay ningún indicio de que eso se le ha planteado a los Rays, y quizá sea simplemente un diálogo vago en este momento. Como una coincidencia, Price y Longoria llegaron al estadio en San Luis el domingo por la noche para ver el final del juego que ganaron los Dodgers y cada uno tuiteó acerca de su experiencia.

Para los Marineros, estos son los pros: ellos no han llegado a la postemporada en más de una década, y su asistencia de aficionados se ha desplomado. Si Seattle consigue a Price, su rotación sería increíble al tener a Price junto a Félix Hernández y el japonés Hisashi Iwakuma. El impacto del cambio podría ser un reflejo de lo que ocurrió con Milwaukee en 2008, luego de que los Cerveceros adquirieron a CC Sabathia y se metieron a la postemporada.

Los contras: Seattle está a mucha distancia de los Atléticos, y casi igual respecto a los Angelinos de Los Ángeles, indiscutiblemente los mejores dos equipos del béisbol. Dado el calendario increíblemente suave que tiene Oakland en la segunda mitad --22 de los próximos 64 partidos son contra Astros de Houston y Vigilantes de Texas--, es difícil imaginar que los Marineros ganarán la división. Así que, básicamente, Seattle estaría deshaciéndose de una gran cantidad de prospectos a cambio de posiblemente el juego de comodines. Los Marineros deben decidir si esa leve esperanza bien vale dos prospectos de élite.

Y recuerden, el agente de Price ha dejado en claro que el zurdo no firmará un contrato de largo plazo con los Marineros, lo que significa que Seattle cedería prospectos importantes por, cuando mucho, 15 meses de servicio de Price.

Los Rays también deben considerar esto en la ecuación. Si canjean a Price en este momento, la inminente agencia libe del zurdo no sería realmente un factor en las conversaciones. Un equipo interesado entendería que Price estaría para el resto de esta campaña y la que sigue, sin nada más garantizado.

Pero si Tampa Bay se queda con Price hasta el invierno, los directivos rivales creen que eso cambiaría. "Querrías alguna ventana para hablar de una extensión", dijo un ejecutivo. En otras palabras, habría alguna depreciación en el valor de Price.

Lo que podemos adivinar hasta hoy (y eso es todo, porque hasta el lunes a medio día no había ningún acuerdo a punto de cerrarse): pienso que Price será canjeado antes del 31 de julio y que los Rays tienen la mejor oportunidad de conseguir su gran cambio con los Marineros. Pero, a menos de que Seattle se vuelva loco para obtener al zurdo, pienso que San Luis probablemente sea la mejor opción.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Masahiro TanakaAP Photo/Julie JacobsonTanaka está empatado en el liderato de victorias en todo el béisbol con 12 triunfos.
Alguien que vestía un uniforme indiscutiblemente pronunció el miércoles por la noche las palabras se los dije, luego que las noticias acerca de los problemas en el codo que sufre Masahiro Tanaka se propagaron por las Mayores, y es muy posible que esto fuera un refrán de tres palabas usado en muchos de los vestuarios. Eso porque durante los primeros dos meses de la temporada, incluso cuando Tanaka dominaba a los bateadores y se ganaba el respeto de los oponentes, había una sensación entre muchos de los peloteros rivales que era cuestión de tiempo par que él se lesionara.

Esa opinión no se basaba en su abrumadora colección de pitcheos en Japón, donde realizó 160 lanzamientos en una apertura el pasado otoño, para luego actuar como relevista al día siguiente. Sino en que los bateadores y pitchers rivales, junto a los coaches y mánagers, lo vieron lanzar una recta de dedos separados o 'splitter' tras otra a máxima velocidad, y llegaron a la conclusión de que estaba destinado para la cirugía Tommy John.

Por ahora, los Yankees dicen que Tanaka tiene inflamación en el codo -- una presentación cortés de un síntoma, y no de un diagnóstico -- y ellos esperan obtener más información en las próximas horas, cuando se interpreten los resultados de la resonancia magnética a la que sometieron a Tanaka. Pero si él tiene una lesión en el ligamento, y es necesaria una cirugía, habrá muchas personas asintiendo con la cabeza, porque la percepción es que la recta de dedos separados es un lanzamiento que pulveriza el codo, y Tanaka se ha apoyado demasiado en él durante sus primeros días en las Grandes Ligas. De hecho, según Fangraphs, el 25 por ciento de los lanzamientos realizados por Tanaka esta temporada han sido spliters, fácilmente la cifra más alta en las Mayores.

Porcentaje de recta de dedos separados lanzados

1. Tanaka 25.0 por ciento
2. Hiroki Kuroda 22.9
3. Dan Haren 16.0
4. Tim Hudson 14.2
5. Ubaldo Jimenez 13.7

Entre los pitchers que usan el splitter como una de sus principales armas, Tanaka también la ha lanzado con la mayor velocidad, a 86 millas.

Un día después de que Tanaka venció a los Medias Rojas el 22 de abril, David Ortiz mencionó durante la práctica de bateo que él nunca había visto a un lanzador emplear tantos splitters; Jonny Gomes, quien estaba cerca de Ortiz, asintió con la cabeza. Y cada vez que los equipos veían a Tanaka, esto fue parte de lo que aprendieron. Él es muy talentoso, como admitirían muchos rivales de forma privada, además de competitivo, y tiene un gran talento para el béisbol. Y, wow, él lanza demasiados splitters.

La durabilidad de Tanaka fue la mayor preocupación que los equipos (incluyendo a los Yankees) tenían acerca de él, durante el proceso de ofertas por sus servicios el pasado invierno. Pero ahora que los Yankees han invertido $175 millones en él, esa duda es bastante irrelevante en 2014; o está lesionado o no lo está, y con o sin su jugador más importante, les faltan 2 meses y medio de la temporada regular.

En las horas posteriores a la partida de Tanaka, el bullpen de los Yankees estuvo sobresaliente tras el debut de Brandon McCarthy, y luego de la victoria 5-4 en extra innings, Nueva York está a tres juegos del primer lugar, y a 2 juegos y medio en la carrera por el comodín de la Liga Americana.

Jugar sin Tanaka el resto del camino complicaría mucho las cosas para que ellos ganaran, por supuesto. Pero ellos no están construidos para renunciar; ellos no tienen una mentalidad para ser un equipo que se deshaga de figuras en el verano. Los Yankees no han tenido una venta de remates desde que George Steinbrenner compró al equipo en 1973, y es difícil pensar que ellos decidirían que este es el año para canjear activos a la mitad del verano, debido a todo el dinero que invirtieron el invierno pasado en Brian McCann, Jacoby Ellsbury y otros, además de todo lo que se arriesga por ingresos de televisión.

Los Yankees ya buscaban a otro pitcher abridor antes de que Tanaka se lesionara, y probablemente buscarán con mucha más fuerza ahora. Ellos tienen algunos prospectos para ofrecer, si es que así lo deciden, bien sea el receptor John Ryan Murphy o el poderoso pitcher Luis Severino, pero probablemente estarán mejor buscando un acuerdo donde el costo principal sean dólares. Entre más dinero absorban en sueldos, menos prospectos tendrían que dar a cambio, para no debilitar su sistema de sucursales, que ya está muy debilitado actualmente.

Aquí tenemos algunos posibles prospectos de canje. Unos ya están disponibles, y otros lo más probable es que dentro de poco lo estén:

Kevin Correia, Mellizos de Minnesota: Probablemente no es el más adecuado, ya que es un pitcher que tiende a permitir muchos jonrones --al igual que su compañero, Phil Hughes -- pero Correia podría estar disponible si Minnesota decide intercambiar algunas piezas, ahorrarse unos dólares, y recibir a un prospecto de segundo nivel. Actualmente gana $5.5 millones.

John Danks, Medias Blancas de Chicago: Este zurdo ha tenido éxito en el pasado, pero ha sido inconsistente este año, que es su primera temporada completa luego de someterse a una cirugía Tommy John. Su disponibilidad estará determinada totalmente por lo que los Medias Blancas vean en él, y qué tan motivados estén para deshacerse del resto de su contrato (él gana $14.25 millones este año, y ganará lo mismo en cada una de las siguientes dos campañas). Recuerden, si los Medias Blancas lo canjean, tendrían que reemplazarlo. Para los Yankees, Danks fácilmente podría encajar en su nómina --si les gusta su repertoriodada la incertidumbre acerca de los futuros de CC Sabathia y Kuroda.

Cliff Lee, Filis de Filadelfia: De alguna forma, Lee encaja de manera perfecta, y los Yankees han mostrado interés por él en el pasado. Lee realizó 59 lanzamientos en su más reciente apertura de rehabilitación. Le deben $10 millones por el resto de la temporada, $25 millones para la próxima campaña y tiene una enorme cláusula de recisión de $12.5 millones con una opción para 2016. Si los Filis y Yankees pueden ponerse de acuerdo acerca de prospectos, Lee podría ser el candidato ideal entre los abridores veteranos, porque los Yankees probablemente son uno de los pocos equipos dispuestos a absorber su salario.

Cole Hamels, Filis: Él puede ser cambiado a los Yankees sin aprobación, pero al final, esta conversación podría ser tan complicada por el dinero que se le debe, que un acuerdo no sería nada práctico. Los Filis quieren demasiados prospectos a cambio, y los Yankees (junto a otros equipos) quizá busquen un acuerdo depreciado, dada su edad y la gran cantidad de dinero que se le debe. Hemos visto a dos de los más grandes guerreros del béisbol, Roy Halladay y Sabathia, retroceder rápidamente en los últimos dos años, y Hammels tendrá 35 años cerca del final de su contrato. Y, como siempre, la opción en la parte final de un contrato de los Filis -- en este caso, una cláusula por incentivos basada en los innings lanzados en 2017 y 2018también podría ser un obstáculo.

David Price, Rays de Tampa Bay: Seguro, los Rays estarían abiertos a discutir con un rival divisional acerca de un canje, pero el precio por el zurdo fue establecido la semana pasada, cuando Oakland habló de enviar al estelar prospecto Addison Russell a cambio. Los Yankees en realizad no tienen a alguien como Russell para ofrecer a cambio, haciendo que sea muy poco probable que los equipos realicen un acuerdo, a menos que los Rays identifiquen a una cantidad de prospectos que les agraden. (Y hablando de los Rays, que intentan decidir qué harán con Price antes de la fecha límite del 31 de julio, ellos sufrieron una derrota brutal ante los Reales el miércoles, y Joel Peralta tuvo un mal día, como escribe Marc Topkin.)

Ian Kennedy, Padres de San Diego: Él ha lanzado para los Yankees en el pasado, y fue incluido en el paquete cuando se hizo el cambio por Curtis Granderson, pero las épocas desesperadas requieren medidas desesperadas, y Kennedy podría ser una de las opciones que se incluyan en el mercado de canjes. El pitcher de 29 años tiene una efectividad de 3.71 esta temporada en 19 aperturas, y gana $6.1 millones. Será agente libre tras la temporada 2015.

Bartolo Colón, Mets de Nueva York: Él reconstruyó su carrera con los Yankees, así que lo conocen bien y saben de lo que es capaz. A los 41 años, todavía no pierde su nivel, y actualmente tiene una efectividad de 4.04. Los Mets están dispuestos a escuchar ofertas. Colón ganará $4 millones el resto de la temporada, y $11 millones para la próxima. Una cosa a considerar: los Yankees y los Mets casi nunca hacen cambios entre ellos.

Ross Detwiler, Nacionales de Washington: Él está perdido al fondo del bullpen de Washington, dada la profundidad de la rotación de los Nacionales, pero tiene su historial como pitcher abridor. No está teniendo una buena temporada, pero realmente no está diseñado para ser relevista. Ah, y el detalle con Detwiler: Él gana solamente $3 millones este año, y los Nacionales realmente no tienen mucha motivación para canjearlo, debido a su valor como red de seguridad.

Jorge De La Rosa, Rockies de Colorado: Él será agente libre cuando finalice la temporada, y los Orioles lo están monitoreando actualmente debido que Dan Duquette, gerente general de Baltimore, tiene viejos vínculos con el pitcher zurdo.

Si la lesión de Tanaka es seria, la situación será dura, pero no más de lo que fue la campaña anterior, cuando los Yankees al menos intentaron repuntar en la recta final, y terminaron con un sorprendente récord de 85-77. Con o sin Tanaka, lo intentarán.

En cuanto a algo de la cobertura local, Kevin Kernan escribe que los Yankees lucen perdidos sin Tanaka, mientras que Joel Sherman escribe que toda la temporada de los Yankees depende ahora del codo de Tanaka.

De Estadísticas e Información de ESPN acerca de Tanaka: Solamente tres pitchers activos han lanzado más innings como profesional (incluyendo Grandes Ligas, Ligas Menores y Japón) que Tanaka, hasta la temporada en que tenían 25 años:

Félix Hernández 1,694 2/3 entradas
Matt Cain 1,493 1/3 entradas
Yu Darvish 1,459 2/3 entradas
Masahiro Tanaka 1,444 1/3 entradas

Y por si le faltaba algo a los Yankees: Carlos Beltrán se pegó un pelotazo en el rostro durante la práctica de bateo, y Brett Gardner tiene una molestia en el abdomen.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mike TroutJim McIsaac/Getty ImagesLa tenacidad de Mike Trout en los senderos es algo digno de observar.
Es fácil imaginarse a los Angelinos teniendo éxito en octubre -- por siete entradas, por lo menos. Mike Trout ya es ampliamente considerado como el mejor jugador en el planeta, y él está en lo que muchos consideran el mejor mes de su carrera, con un OPS de 1.228 en junio; tiene 17 extrabases y ha llegado a base en 41 ocasiones. Josh Hamilton batea .321, el campocorto Erick Aybar es candidato al Todos Estrellas y Albert Pujols está enfocado y obteniendo resultados, y lleva ritmo para terminar con 34 jonrones y 97 remolcadas.

Mientras tanto, Garrett Richards, su tercer abridor, ha estado entre los abridores más dominantes en las mayores esta temporada, y su rotación se ubica segunda en la Liga Americana en efectividad.

Si observaron la victoria de los Angelinos sobre Minnesota el jueves, hubo una secuencia en la última entrada de Jered Weaver que fue algo clásica. Los Angelinos lideraban la pizarra 4-1 en la séptima entrada, pero los Mellizos colocaron un par de corredores en base y Brian Dozier se puso al frente en el conteo, tres bolas sin strikes. El conteo de Weaver iba por 103 lanzamientos, y parecía que Dozier sería el último bateador que enfrentaría.

Weaver lanzó un cambio en ese conteo de 3-0 -- solo en caso de que Dozier tuviese luz verde para batear -- y consiguió un strike cantado. Le siguió con una curva, la que Dozier dejó pasar para un segundo strike. Habiendo visto un cambio y una curva mientras estaba arriba en el conteo, probablemente Dozier no tenía claro lo que vendría después, y cuando Weaver le lanzó una recta, Dozier conectó un elevado débil en el cuadro para el tercer out.

Pero el resto del partido fue un reflejo de los clásicos Angelinos del 2014: Luego de aumentar su ventaja a 6-1 con un doblete de Trout -- Su 21º, junto con cinco triples y 17 jonrones -- Ernesto Frieri permitió tres carreras en la novena entrada, y Mike Scioscia tuvo que traer a Joe Smith para completar la faena.

Los Angelinos podrían tener un gran equipo, candidatos para llegar a la Serie Mundial. Pero ellos deben resolver sus problemas con el bullpen entre ahora y el 31 de agosto, ya sea mediante cambios o soluciones internas. Entre los equipos que están en la contienda, este es probablemente el hueco más evidente, el que necesita una mayor solución.

Dentro de esta nota de Mike DiGiovanna, se dice que los Angelinos podrían tener interés en el relevista Scott Downs, quien fue puesto en asignación por los Medias Blancas. Pero ellos necesitan más que eso, quizás un Huston Street o un Joaquín Benoit. Alguien.

Restando 35 días para la fecha límite de cambios, aquí les presentamos los huecos más prominentes entre los equipos contendientes:

1. El bullpen de los Angelinos

2. La rotación de los Yankees de Nueva York: Ellos están a tres juegos de la cima en el Este de la Americana y a un juego de uno de los comodines, mientras abren serie en casa ante los Medias Rojas, y su rotación está en el puesto 21 en efectividad colectiva en las mayores.

3. El campocorto de los Dodgers de Los Angeles: Ellos necesitan a alguien con experiencia que sirva de alternative a Hanley Ramirez en caso de que ellos decidan que el hombro de Ramírez tardará en sanar.

4. Los jardines de los Marineros de Seattle: Los Marineros están en medio de la contienda por el comodín de la Liga Americana, pero necesitan otro bateador.

5. La rotación de los Atléticos de Oakland: Los Atléticos necesitan profundidad y ellos la van a conseguir.

6. El bullpen de los Tigres de Detroit: Tony Paul hizo un listado de 25 relevistas que podrían ser de interés para los Tigres.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ANAHEIM, Calif. -- A medida que las personas en el mundo del béisbol esperaban que el gerente de los Padres de San Diego Josh Byrnes fuese despedido la semana pasada, un ejecutivo rival enumeró las actuaciones de varios jugadores de posición de San Diego y observó como la Ley de Murphy se ha incrustado en toda la alineación. Lo que pudo salir mal ha salido mal.

Solo échenle un vistazo al terreno, comenzando con la receptoría: Yasmani Grandal bateó .297 en 60 juegos en 2012 antes de que fuese suspendido por el escándalo de Biogenesis el año pasado. En esta campaña batea .191 con OPS de .643 esta temporada. Eso lo ubica último entre todos los jugadores con al menos 150 aparicones en el plato en su posición.

El primera base Yonder Alonso, que bateó .273 en el 2012 y .281 en 2013, batea apenas para .210 esta temporada con OPS de .591 -- último entre los inicialistas calificados en las Grandes Ligas.

El intermedista Jedd Gyorko, quien conectó 23 jonrones la pasada temporada, tiene OPS de .483 esta temporada mientras ha batallado con problemas en sus pies. Eso lo ubica último entre los intermedistas con al menos 200 apariciones en el plato por un margen de casi 150 puntos.

El torpedero Everth Cabrera, quien juga su primera temproada completa desde que fuese vinculado a Biogenesis, batea .222 con OPS de .561. Eso lo pone último entre los jugadores de su posición en las Grandes Ligas.

El antesalista Chase Headley ha estado jugando con un disco herniado y batea para .200. No ha estado ni cerca de duplicar su increíble segunda mitad del 2012, cuando tuvo un OPS de .978 y llegó a ser mencionado entre los candidatos al JMV. El OPS de Headley esta temoporada no lo pone último, pero si es el No. 25 entre 28.

Entre los jardineros, Cameron Maybin abrió la temporada en la lista de lesionados, Chris Denorfia tiene un OPS de .649 y Will Venable batea .204. Seth Smith es una rara historia de éxito para la ofensiva de los Padres, al batear para .286 con OPS de .915. Carlos Quentin se lastimó nuevamente al principio de la temporada, y apenas ha tenido 78 turnos, donde ha promediado .192.

Sería virtualmente imposible crear un grupo de jugadores que pueda lucir peor a la ofensiva a menos que vayamos atrás en el tiempo a buscar equipos de la era de la pelota muerta.

El grupo de dueños de los Padres -- que no contrató a Byrnes en 2010, cuando fue traído por Jeff Moorad -- decidió no esperar a ver si esto era una ridícula racha de mala suerte, que los Padres habían sufrido de falsas expectativas creadas por el uso de sustancias para mejorar el rendimiento de parte de Cabrera y Grandal o que la ofensiva se recuperaría.

En cambio, los Padres decidieron que ante la cercanía de la toma de decisiones antes de la fecha límite de cambios -- Huston Street y otros podrían ser cambiados -- ellos quisieron identificar al próximo gerente tan pronto como sea posible, para que tome decisiones y cree una nueva visión.

¿Justo? No cuando se comparan las nóminas y los años comprometidos con otros gerentes. Pero porque Byrnes no tenía el patrocinio de sus jefes y porque la increíblemente mala ofensiva del equipo hizo que nadie los quisiera ver, su partida se había convertido en cuestión de cuando sucedería y no de si iba a suceder, especialmente luego que los Padres establecieran un record en nómina:

Nóminas de Día Inaugural de los Padres
2014: $90.6M
2013: $68.3M
2012: $55.6M
2011: $45.8M
2010: $37.8M

Durante el invierno, algunos oficiales rivales creían que los Padres habían juntado un grupo que podría tener una ofensiva representativa. Headley estaba supuesto a jugar mejor, según pensaron esos ejecutivos. Cabrera y Grandal volverían de sus suspensiones e iban a producir. Alonso tenía reputación de ser un bateador sólido en las Grandes Ligas. Personal de otros equipos no pensaban que Venable o Gyorko serían grandes estrellas, pero ¿jugadores decentes? Absolutamente.

Pero ninguno de ellos excepto Smith ha cumplido este año. Es como si Byrnes lanzara un par de dados una docena de veces y le saliera el doble uno 11 veces.

Ahora los dueños de los Padres están en búsqueda del reemplazo de Byrnes, y entre los nombres que se han mencionado dentro de la organización están Mike Hazen, asistente del gerente de los Medias Rojas; Jason McLeod, ahora con los Cachorros; Billy Eppler, producto de San Diego y asistente del gerente de los Yankees; y David Forst, asistente del gerente de los Atléticos de Oakland. Los Padres esperan contratar rápidamente un gerente -- les ayuda el hecho de que es el único equipo en búsqueda en este momento -- y podrían echarle una mirada a Thad Levine de los Vigilantes, John Coppolella de los Bravos o Farhan Zaidi de Oakland.

Mike Dee, presidente de los Padres, habló sobre lo que viene. De la historia de Corey Brock: Han habido rumores y chismes localmente de que el equipos estaba considerando cambios, ya fuera en la cúpula con Byrnes o posiblemente el manager Bud Black. Mike Dee, presidente del equipo y CEO de los Padres, dijo que los Padres se quedarán con Black hasta por lo menos el final de la temporada.

"Esta fue una decisión que no se tomó en un día o dos o en una semana o dos. En el último par de meses, hemos visto un equipo con el que se tenían grandes expectativas, y las mismas no se han cumplido", dijo Dee.

Los asistentes del gerente A.J. Hinch y Fred Uhlman Jr. y Omar Minaya, vice presidente senior de operaciones deportivas, se encargarán de las labores de gerencia de forma interina.

Dee dijo que la búsqueda de un nuevo gerente general "comienza inmediatamente". Y mientras Hinch y Minaya ciertamente se merecen consideración, parece haber un sentimiento generalizado de que la contratación vendrá de afuera -- y que posiblemente, ocurrirá pronto.

"Pienso que este es un trabajo muy jugoso para alguien que quiera ser gerente", dijo Dee. "& Será alguien con visión a corto, mediano y largo plazo de lo que queremos como organización".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Manny Machado Orioles pelea AP PhotosManny Machado se vio involucrado en varios incidentes con los Atléticos.
Muchos equipos en la NFL utilizan un sistema de puntos para ayudarlos a tomar decisiones sobre la marcha en ciertas situaciones, para que todo se mantenga lo más derecho y recto posible. Luego de los touchdowns, los entrenadores en jefe y los asistentes dependen en ocasiones de una tabla para decidir cuándo es apropiado patear para un punto extra o intentar una conversión de dos puntos, dentro del contexto de cómo andan las anotaciones y el tiempo que quede en la pizarra. Durante el sorteo de la NFL, los gerentes utilizan valores métricos predeterminados para evaluar que deben dar o recibir en un cambio por un turno particular en el sorteo.

De esta manera, el coach o los ejecutivos del equipo tiene un menú de donde escoger, como un chico en una clase de matemática que intenta sacar el área de un rectángulo o el diámetro de un círculo. De esta manera, sus selecciones harán más sentido. Este tipo de modo para resolver problemas luce especialmente relevante tras conocer los castigos impuestos en los casos de Manny Machado y Fernando Abad el martes, un resultado que, parecido a otros recientemente impuestos, aparentan haber sido sacados de un sombrero o escogidos en una ruleta. Uno no sabe exactamente que decisión saldrá.

El 30 de mayo, el abridor de los Rays David Price golpeó al toletero de los Medias Rojas David Ortiz e la primera entrada, con el primer pitcheo del turno, y el árbitro del plato interpretó que hubo suficiente intención -- y por qué no pensarlo así, dado el historial entre ambas novenas -- para emitir una advertencia a ambos equipos.

En la cuarta entrada, A.J. Pierzynski conectó doble con dos outs, lo que dejó la primera base abierta, y Price golpeó a Mike Carp con el siguiente lanzamiento. Price no fue expulsado.

Entonces, en la parte alta de la sexta entrada, el abridor de Boston Brandon Workman lanzó un pitcheo a la altura del hombro a un par de pies detrás de Evan Longoria, un mensaje claro. Aunque Workman no estuvo cerca de golpear a Longoria, fue expulsado de juego.

Cuando fueron impuestos los castigos, Price -- quien golpeó dos bateadores y atrajo la suficiente sospecha para causar que se emitieran advertencias a ambos equipos -- fue multado pero no suspendido. Pero Workman fue suspendido por seis juegos, a pesar de no haber golpeado a nadie.

¿Están siguiendo la bolita saltadora? Porque esto se va a poner más loco todavía.

En la octava entrada del partido del domingo entre Orioles y Atléticos, Manny Machado -- quien había causado la ira de los jugadores de Oakland en repetidas ocasiones en la serie de tres juegos -- vino a batear ante Fernando Abad. Dos entradas antes, Machado había golpeado a Derek Norris en el casco como consecuencia de su swing y no expresó preocupación en ese momento.

El relevista de Oakland aparentó intentar golpear a Machado con su primer pitcheo, bajito y pegado, y ya que Abad falló en el primer pitcheo, lo intentó nuevamente -- y falló nuevamente. Machado entonces lanzó su bate, el que terminó más allá de la tercera base.

Ahora, muchas personas dentro del deporte te dirán en un momento privado que ellos le temen más a un incidente con un bate que uno en el que se golpee un bateador con un pitcheo, porque lo último que ellos querrían en el mundo es que los bateadores comiencen a decidir, en un momento de ira, que está bien utilizar el bate como arma. Ellos tiemblan al pensar en un incidente en el que un bateador encolerizado arremeta contra un receptor en la cabeza, como lo hizo Juan Marichal hace muchos años en el medio de una contienda por el banderín entre Dodgers-Giants, o que salga corriendo hacia el montículo y se vuelva loco contra un lanzador.

El martes, Machado fue suspendido por cinco juegos, la mitad de lo que Michael Pineda recibió por utilizar resina de pino en su esfuerzo por controlar la pelota y no golpear a nadie en la cabeza, como explicó Pineda. Abad -- quien intent golpear dos veces a Machado y falló, y fue expulsado luego de que Machado lanzara su bate -- fue multado.

Para revisar:

• Price, un lanzador abridor, generó una advertencia para ambos equipos al golpear a un bateador y luego golpear a otro, pero no fue expulsado. Fue meramente multado.

• Abad, un relevista, intentó dos veces golpear a Machado pero falló, y fue expulsado solo luego de la reacción de Machado. Abad fue meramente multado.

• Machado, un jugador de todos los días, cometió quizás el pecado más grave, lanzar su bate. Recibió cinco juegos de suspensión.

• Workman, un lanzador abridor, lanzó la pelota por detrás de Longoria pero no golpeó a nadie, luego de la advertencia. Workman fue suspendido por seis juegos.

• Pineda, quien no estuvo cerca de lastimar a nadie, fue suspendido por 10 juegos.

Si están teniendo problemas para encontrar los hilos de la lógica en esto, agárrense, porque se lo vamos a poner más complicado aún.

En abril del 2013, Carlos Quentin -- un jugador de posición -- fue suspendido por ocho juegos por arremeter en el montículo contra Zack Greinke luego de que este le golpeara con un lanzamiento.

En agosto pasado, Ryan Dempster lanzó la pelota por detrás de Alex Rodríguez y luego lo golpeó. No fue expulsado. Dempster fue suspendido por cinco juegos, uno menos que los que recibió Workman.

En el verano pasado, el abridor de los Tigres Rick Porcello fue suspendido por seis juegos por golpear a Ben Zobrist de los Rays en una situación de represalia, luego que Miguel Cabrera fuera golpeado.

Un día como hoy, hace un año, Ian Kennedy -- en clara represalia -- golpeó a Greinke en la cabeza y fue suspendido por 10 juegos.

Price golpeó a dos bateadores a mitad de un partido en el que se consideró que tenía toda la intención, pero no fue suspendido. Dempster trató a Rodríguez como si fuera un alfiletero y recibió cinco juegos. Workman no golpeó a nadie y recibió seis juegos. Machado lanzó su bate luego de que no fuera golpeado y recibió cinco juegos, o tres juegos menos que Quentin, quien corrió hacia el montículo luego de ser golpeado. Kennedy fue castigado con 10 juegos.

Si están confundidos, no están solos; jugadores, ejecutivos de equipos y agentes se quejan de lo que es un panorama constantemente cambiante en cuanto a castigos se refiere. Basados en todo este precedente, ¿le echarían la culpa a un jugador si se sintiera confundido por los estándares de disciplina? ¿Le echarían la culpa a los jugadores por apelar los castigos, porque realmente no tienen idea de lo que constituye una base para una suspensión?

Las Grandes Ligas deberían comenzar a pensar en desarrollar una formula, como la que tienen los gerentes de la NFL en cuanto a los cambios de turnos en el sorteo, en el que los valores de puntos son asignados, en una escala gradual, para cada una de las siguientes ofensas (además de otras).

1. Provocar una advertencia de los árbitros con un pitcheo.
2. Golpear a un bateador con lo que se considera que es intención.
3. Lanzar un pitcheo que no golpee a un bateador pero que se decida que fue lanzado con intención (como los de Workman o Abad).
4. Correr hacia el montículo.
5. Actuar agresivamente en una pelea.
6. Utilizar un bate en un modo agresivo.

Parece algo ridículo que un lanzador que golpee intencionalmente a un bateador antes de una advertencia reciba una sanción menor que un lanzador que sí lo haga luego de la advertencia. Lo que es más peligroso es el acto de golpear a un bateador, no cuando se golpee. ¿Por qué Dempster -- quién claramente le lanzó a Rodríguez una y otra vez hasta golpearlo -- recibió menos castigo que Workman, que no golpeó a nadie?

Quizás es tiempo de que las Grandes Ligas se alejen de tratar de evaluar la calidad del intento de golpear a un bateador, ya que parece que los directivos de la liga se han colocado a si mismos en un pantano turbio en cuanto a esto. ¿MLB cree que Abad trató de golpear a Machado, pero porque él le lanzó a las piernas, no recibió nada -- y Porcello recibió seis juegos por golpear a un bateador más alto en el cuerpo? ¿Acaso MLB realmente quiere definir la manera correcta y la manera incorrecta de golpear un bateador a propósito? O sería mejor decir simplemente: Intentar golpear a un bateador de forma intencional no va a ser tolerado.

Quizás es hora de que MLB deje en claro que utilizar un bate de manera agresiva no va a ser tolerado.

Quizás es hora de que MLB y la unión revise y redefine cuales van a ser las penalidades. Las decisiones han caído por el precipicio de la lógica, y esto es demasiado importante como para ser dejado con tal incertidumbre.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


DETROIT -- Antes que el bullpen de los Tigres de Detroit estropeara otra gran salida de un lanzador abridor el domingo en la noche, y antes de que David Ortiz demostrara nuevamente que le gustan los momentos grandes, todos los ojos en los camerinos de Boston y Detroit estaban enfocados en el drama televisado que se desarrollaba a cientos de millas de aquí, en Baltimore.

Los jugadores miraban repetición tras repetición del lance del bate de Manny Machado tras un par de lanzamientos pegados, al final de un fin de semana de choques entre Machado y los Atléticos de Oakland.

"Manny tiene algunas cosas que aprender", dijo un jugador aquí en Detroit, sacudiendo la cabeza.

Como siempre, casi seguro que la situación tiene más capas que las que se ven a simple vista. Machado ha tenido que pasar un largo camino tras su cirugía de rodilla y todavía le queda camino por recorrer, según parece; no luce cómodo en sus movimientos y su actuación ha sufrido esta temporada. Su enojo inicial el viernes ante lo que él percibió que fue un toque duro con la pelota de parte de Josh Donaldson probablemente se deriva de una sensibilidad al tipo de movimiento extraño que lo llveó inicialmente a lastimarse.

Pero cuando las Grandes Ligas emitan un castigo en las próximas 48 a 72 horas, los oficiales de la liga no pueden y no deben preocuparse por nada de esto. Es su responsabilidad enviar el mensaje de que lanzar un bate es algo inaceptable y potencialmente peligroso.

Trot Nixon fue suspendido cuatro juegos por lanzar un bate a Ryan Rupe en 2002; aquí está el video del incidente. Pero pienso que Machado va a recibir una suspensión mayor que esa -- quizás de seis partidos. En años recientes, MLB ha fortalecido los castigos a los lanzadores que parece que golpean los bateadores a propósito, así que parece algo estándar para ellos el recibir un castigo de al menos seis partidos -- como Brandon Workman, quien lanzó detrás de Evan Longoria hace 10 días y tendrá su audiencia de apelación por su castigo de seis juegos este viernes.

Si un lanzador recibe un castigo de seis juegos -- y Fernando Abad de los Atléticos de Oakland debería recibir eso, porque los árbitros decidieron que él estaba tratando de golpear a Machado -- un bateador que lance un bate debería recibir un castigo comparable. Por lo menos.

Presumiblemente, en los próximos días, el equipo técnico y los jugadores de Baltimore hablarán con Machado, para que entienda que al principio de la serie, no había nada personal para los jugadores de Oakland -- pero que las acciones de Machado lograron que se convirtiera en eso, desde el lance de su casco hasta no mostrar remordimiento por su swing que golpeó al receptor, al lance de su bate.

Machado dijo que el bate se le resbaló de sus manos, lo que en realidad es algo gracioso, porque hemos escuchado tantos lanzadores haciendo comentarios parecidos luego de golpear a los bateadores -- que a la pelota se les resbaló, o que solo estaban tratando de lanzar pegado.

Aquí hay más comentarios de Machado.

El asunto se puso bastante intenso por un rato, según escribió Susan Slusser.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Victor MartinezOtto Greule Jr/Getty ImagesLa concentración y consistencia de Víctor Martínez han mejorado en 5,732 apariciones en el plato.
DETROIT -- El caminar de Victor Martínez desde el círculo de espera al plato es deliberado, es amable y constante, sin prisas. Termina la música con el l incremento en el volumen, el lanzador, el receptor, y el ampáyer esperan, pero Martínez no se apresura. Nunca. Se dirige a la caja de bateo cuando está listo, cuando está preparado para que comience el turno al bate. Si el lanzador le presiona, Martínez simplemente se saldrá de la caja.

El manager de los Tigres, Brad Ausmus dice que nunca ha visto a un jugador con la mayor concentración entre cada lanzamiento durante el turno al bate -- y este no siempre ha sido el caso. Martínez señala que al principio de su carrera con los Indios, llegó a odiar la sensación que tenía cuando se encaminaba en su turno al bate, no había estado tan preparado como debería haberlo estado.

Como receptor, tiene una sensación de cómo trabajan los lanzadores, por su ritmo, y tal vez después de haber visto a Ichiro Suzuki preparar cada turno al bate, estirando, flexionando, deteniéndose y saliendo de la caja para practicar el swing. Martínez quedó impresionado en cómo Ichiro preparaba todas esas condiciones. Martínez decidió que quería ser mejor.

Con excepción de esta temporada y la otra, Martínez reflexionó el sábado, que por lo general tiene inicios lentos. "Puedes desesperarte un poco, y estás tratando de salir de un estado de depresión, y comienzas a batear todo porque estás tratando de tener hits", dijo Martínez. "Entendí que cuando estás en problemas, caminar ayuda, y creo que es cómo todo empieza. Creo que todo el mundo pasa por eso y se enojan cuando les dan turnos al bate inapropiados".

No le gusta exagerar el trabajo con los videos, pero cuando es colocado como bateador designado, Martínez se retira al club house entre sus apariciones al plato para confirmar algunas veces lo que él cree acaba de ver. El otro día, recordó, tuvo un turno al bate en el que se anticipó a la manera en que el lanzador lo trabajó, y cuando el lanzamiento fue hacia adentro, conectó un elevado que lo puso fuera. Martínez revisó el video y vio que el receptor había mandado la señal para una bola rápida y el lanzador se había olvidado de la indicación. La anticipación de Martínez, su proceso de análisis, estaba en el blanco; su ejecución no.

El control de Martínez en sus turnos al bate se alarga a dos strikes en su conteo, cuando la mayoría de los bateadores pierden el control y la ventaja usualmente les hace un swing pesado en favor del lanzador.

Esta temporada, Martínez ha bateado extremadamente bien en los conteos con dos strikes:

0-2: 2 de 14, dos jonrones, solamente tres ponches.
1-2: 9 de 24, dos jonrones, dos dobletes, tres ponches.
2-2: 19 de 50, cinco jonrones, dos dobletes, seis ponches.
3-2: 10 de 26, cuatro dobletes, tres ponches.

En las apariciones en el plato que han empezado con 0-2 en la cuenta, sus números son notables: 10 de 36, tres cuadrangulares, cinco ponches. Además es el cuarto mejor en promedio de bateo en las mayores hasta la mañana del domingo.

Martínez probablemente estará teniendo un peso en el rango de las 215 libras, una gran diferencia de cuando fue firmado como amateur en 1996 a los 17 años de edad, cuando era un campocorto de 140 libras. Martínez recordó que no podía manejar la bola o pegarle con poder. "Pero", señala sonriendo, "siempre pude poner la bola en juego".

Una habilidad que Martínez ha mantenido, y refinado, mientras aprendió sobre el control en sus turnos al bate.

Muy probablemente Martínez esté en la alineación de esta noche, cuando él y los Tigres reciban a los Medias Rojas a las 8 p.m. ET en el "Domingo por la Noche de Béisbol" de ESPN.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Alex Ríos VigilantesAP Photo/Carlos OsorioEl jardinero de los Vigilantes Alex Ríos batea .321 con 23 extrabases esta temporada.
Los Vigilantes de Texas del 2014 no tienen lógica alguna, desde el extraordinario número de lesionados que los han golpeado, todo el camino hasta la victoria del viernes sobre los Indios. Los Vigilantes han perdido a su primera base (Prince Fielder), su segunda base (Jurickson Profar), su receptor (Geovany Soto), tres de sus cuatro mejores lanzadores abridores (Matt Harrison, Martín Pérez y Derek Holland), su antesalista (Kevin Kouzmanoff) quien reemplazó al entonces lesionado antesalista (Adrián Beltré), y uno de sus principales piezas en el bullpen (Alexi Ogando).

Siendo honestos, esa es solo una lista parcial.

Y hasta esta mañana, Texas jugaba por encima de los .500, con marca de 31-30, a unos lejanos siete juegos de los Atléticos pero justo en medio de la batalla por uno de los puestos de comodines. Como dijo recientemente su gerente Jon Daniels, se le podría dar a su manager Ron Washington un equipo de jugadores Clase A y Washington todavía creería que tienen oportunidad de ganar. Como notó recientemente un alto ejecutivo, Oakland es el único gran equipo en la Liga Americana esta temporada, y el resto solo están agrupados juntos.

Así que luego de cinco meses de lesiones y éxitos sorpresivos, uno puede entender la razón por la que Texas seguirá tal y como está por un buen rato, en vez de comenzar a salir de algunas de sus piezas. En una temporada en la que muchos equipos están hambrientos de carreras, los Vigilantes tendrían, en teoría, varias piezas interesantes que ofrecer en lo que se perfila que sería un mercado de vendedores. Beltré, fuerte candidato al Salón de la Fama, batea por encima de los .300 mientras se ganará $17 millones por esta temporada. El año que viene se va a ganar $18 millones, con una opción de $16 millones para el 2016 que se activaría si Beltré llega a las 1,200 apariciones en el plato en 2014-2015, o 600 apariciones en el plato en 2015. Beltré podría hacer algún sentido para los Dodgers, Yankees, y un puñado de otros equipos, ya que podría proveer ofensiva instantánea.

Y entonces está Alex Ríos, de 33 año, quien posee el séptimo promedio más alto en las Grandes Ligas hasta los partidos del sábado, con 23 extrabases. Buenos jardineros ofensivos podrían ser uno de los activos más rpreciados en el mercado en este verano, y Ríos  cuyos números en la carretera son mejores que su casa  podría atraer algo de interés, especialmente por el hecho de que tiene una opción de equipo en su contrato para el 2015 por $13.5 millones y presenta un buen valor.

Texas podría intercambiar a uno o a ambos jugadores, junto con otros, y conseguir algunos buenos jugadores jóvenes a cambio. Pero vale la pena recordar que Daniels no está observando el abismo de un trabajo completo de reconstrucción, como están los Filis. Se espera que ellos sean contendientes en el 2015, con Yu Darvish liderando el cuerpo de lanzadores y muchos o todos los jugadores lastimados de vuelta. Si ellos cambian a Beltré, ellos tendrían que reemplazarlo para la próxima temporada; si ellos cambian a Ríos, ellos necesitarán encontrar a alguien que ocupe su puesto para el 2015.

Es posible que los Vigilantes se aguanten. Texas ya ha sido identificado por algunos equipos rivales como uno de los pocos equipos que tiene superavit en su bullpen disponible antes de la fecha límite de cambios. Texas podría cambiar a uno relevista o dos por ayuda de prospectos y todavía seguiría teniendo un buen bullpen. Los Vigilantes tienen algo de dinero inesperado por ahorros en su seguro, así que ellos podrían gastar y añadir a Kendrys Morales a su alineación -- y Morales podría beneficiarse de jugar con Texas por los siguientes meses por la misma razón que Nelson Cruz escogió a los Orioles. Morales podría jugar sus partidos en un estadio de bateadores, y en una buena alineación para un buen equipo, antes de llegar al mercado de agentes libres nuevamente en el otoño.

En una forma extraña, las lesiones de los Vigilantes le han dado a la organización la flexibilidad que viene con tener expectativas bajas. Si ellos comienzan a perder, bueno, eso haría algo de sentido, dado el total de sus viajes a la lista de lesionados, y ellos podrían evaluar sus opciones de cambio sabiendo que ellos han hecho lo que han podido para ganar este año. Si ellos continúan sosteniéndose en la pelea, quizás ese sea un final adecuado para el tipo de temporada que la organización de los Vigilantes nunca ha experimentado antes.

• A Elvis Andrus le gusta jugar contra los Indios, aparentemente: Tiene un hit en sus 38 partidos en su carrera ante Cleveland. De parte del Elias Sports Bureau: Desde 1900, el único otro jugador que comenzó su carrera con una racha de bateo más extensa ante un equipo es Vladimir Guerrero (44 ante los Vigilantes de 2004 al 2006).
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Texas Rangers

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Don Mattingly Dodgers Richard Mackson/USA TODAY SportsMattingly logró magia en la 2ª mitad del 2013, y parece que tendrá que hacerlo de nuevo en 2014.
El manager de los Dodgers de Los Angeles Don Mattingly ha visto esta estrategia de tener un equipo lleno de estrellas antes, por allá por la década de los años 80 con los Yankees de Nueva York. Su jefe, George Steinbrenner, solía coleccionar una gran cantidad de grandes nombres en una plantilla sin considerar si estos podrían encajar bien unos con otros, y entonces esperar que su manager resolviera todos los problemas.

Pore so es que, en 1988, ellos terminaron con un Claudell Washington de 33 años jugando en el jardín central, flanqueado por Dave Winfield y Rickey Henderson, mientras Jack Clark fungía como bateador designado. Rafael Santana estaba en el campocorto, y un jóven jardinero llamado Jay Buhner fue cambiado en un acuerdo por Ken Phelps de 33 años. Los veteranos eran buenos jugadores -- Winfield y Henderson eran futuros miembros del Salón de la Fama  pero carecían de un verdadero jardinero central, y no lucieron bien en conjunto, ya que sus habilidades defensivas eran una mera consideración secundaria. Los Yankees terminaron con marca de 85-76 en el quinto puesto del Este de la Liga Americana.

El actual equipo de los Dodgers de Mattingly debería ser mejor que eso porque tienen mucho mejor pitcheo, con Zack Greinke, Clayton Kershaw, Hyun-Jin Ryu, Josh Beckett, etc., etc. Ellos tienen además uno de los mejores jugadores jóvenes en el deporte en Yasiel Puig, quien luce como que mejora con cada día que pasa.

Pero no encajan. Ellos no tienen un verdadero jardinero central en su roster de Grandes Ligas, ahora que han decidido que Matt Kemp no puede jugar esa posición de forma adecuada. (Scott Van Slyke probablemente nunca soñó que comenzaría un juego en el jardín central en las Grandes Ligas, como le tocó hacer el otro día.) Andre Ethier podría recibir algunas encomiendas en dicho puesto, como hizo el año pasado, pero él es un jardinero de esquina.

Y tampoco tienen un campocorto real; Hanley Ramírez se ubica como el peor jugador del medio del cuadro interior en el béisbol en algunas estadísticas defensivas, números que igualan la prueba del ojo de algunos evaluadores rivales, muchos de los cuales creen que Ramírez no es capaz de sostenerse en dicha posición a menos que esté descosiendo la pelota en el plato. Pero hasta el momento, no lo está haciendo.

Así que los Dodgers, igual que algunos de los equipos de Steinbrenner en la década de los 80, tienen la nómina más alta en todo el béisbol y muchísimas estrellas, pero poca o ninguna ayuda en el campocorto y en el jardín central. Es bien difícil ganar sin una columna vertebral defensiva.

Y ahora Mattingly está preocupado por la química del equipo, sobre como los jugadores se unen, y luego de la derrota del miércoles, le dijo a los reporteros que estaba cansado de hablar sobre los fallos del equipo y sugirió que le preguntaran a los propios jugadores.

Los Dodgers tuvieron el jueves libre, y aun así perdieron terreno en la tabla de posiciones porque los Gigantes se rehusan a perder. Al llegar a los partidos del viernes, los Dodgers están a 8½ juegos del primer lugar en el Oeste de la Liga Nacional, y su situación está a punto de llegar a niveles críticos, como les ocurrió en junio del 2013. En ese momento el gerente Ned Colletti se reunion con su equipo de trabajo durante una gira como visitantes y alentó a Mattingly a que simplemente se dejara de preocupar por los sentimientos de los individuos y que pusiera a jugar a los mejores jugadores.

Mattingly hizo eso mismo, y los Dodgers reaccionaron para jugar con marca de 42-8 en camino al banderín divisional y a un puesto en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

¿Será que puedan caminar ese mismo camino otra vez?

Ciertamente los Dodgers tienen las opciones para intentarlo. Tienen un legítimo jardinero central en Triple A que está matando la pelota en Joc Pederson (OPS de 1.071). Ellos podrían ascenderlo, colocarlo en el jardín central y mover a Ethier al izquierdo. Pero entonces habrían consecuencias: Kemp, a quien los Dodgers le deben casi $130 millones, tendría menos oportunidades de juego. Él, Ethier, Carl Crawford y Van Slyke tendrían que batallar por turnos al bate. El "medidor de intrigas" se elevaría una vez más.

Los Dodgers tienen además un extraordinario torpedero defensivo disponible en la figura de Erisbel Arruebarrena. Fue bajado por el equipo el viernes, pero dejó una grata impresión en el cuerpo técnico por la forma en que se mueve, con su alcance y forma física. No hay un indicativo que los Dodgers estén pensando mover a Ramírez a la antesala en el verano antes de que se convierta en agente libre, y ellos podrían estar preocupados por la forma en que él pueda reaccionar ante una sugerencia como esa.

La ofensiva de Dee Gordon ha ido en declive últimamente, Arruebarrena no está catalogado como un buen jugador ofensivo, y Pederson probablemente pase por la inevitable mala racha de novato cuando la liga haga sus ajustes ante él, atacándolo con lanzadores zurdos, algo que fue su debilidad el año pasado.

Pero el punto es que, dada su gran rotación, los Dodgers quizás estarían mejor enfocándose en el mejor grupo defensivo posible, y dado el hecho de cómo están luciendo ahora mismo, ¿qué tienen que perder?

Ante tales hechos, Dylan Hernández se pregunta esto: ¿Le responderán los Dodgers a Mattingly?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO