Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Dan Jennings de gerente a manager
VIDEOS RELACIONADOS video
Es seguro asumir que Jeffrey Loria no hizo esta contratación para ser un pionero, o como parte de alguna doctrina; en cambio, es probablemente una manifestación de su impetuosidad. Los Marlins han tenido seis managers en los pasados seis años, y han cambiado de managers en nueve ocasiones desde que ganaron la Serie Mundial del 2003. Según escribe Greg Cote, Loria ha tenido una gran variedad de managers. El lunes, los problemas en el bullpen aceleraron el final de la estancia de Mike Redmond, y que se manifestaron nuevamente en el debut como capataz de Dan Jennings; Steve Cishek fue el lanzador perdedor, de nuevo.

Antes del partido, Ichiro tuvo una reacción cuando le ató una corbata al cuello de Jennings, y sin duda hay varias personas en el deporte que han trabajado en uniforme por muchos años riéndose - no por las travesuras de Ichiro, sino por el pensamiento de los Marlins de que la entrada de Jennings es una buena idea, y que va a funcionar.

Su punto de vista es que el manager se tiene que enfrentar a una amplia gama de problemas de personalidad todos los días, desde manejar a las tres docenas de miembros del grupo de viaje de un equipo hasta las decisiones dentro del partido hasta explicarle a personas competitivas porque no siempre se van a salir con la suya. Antes y después de cada juego, hay preguntas de parte de la prensa que podrían resultar en una palabra o una frase que se convierte en algo viral - y no solo los fanáticos que los siguen, sino también los jugadores. Hay docenas de decisiones en un partido, detalles en el posicionamiento de los jugadores, selección de pitcheos y estrategias que no solo se deben ejecutar, sino planificar por adelantado, algunas veces con varias entradas de antelación. No todo el mundo está capacitado para manejar un equipo, según creen las personas que portan un uniforme; no todo el mundo está calificado, sin importar cuanto tiempo hayan pasado dentro del deporte y cuanta experiencia ellos tengan viendo partidos.

Para muchas de esas personas que utilizan un traje, reconocen que Bochy se ha distinguido por su trabajo con los Gigantes, al igual que Buck Showalter y Terry Francona. Pero también está la creencia de que la mayoría de los managers son como lanzadores abridores mediocres - uno siempre puede encontrar a alguien que haga ese trabajo, que implemente la estrategia generada y esbozada por las oficinas centrales que se están llenando cada día más con personas realmente astutas que entienden las oportunidades y probabilidades que se derivan de cada decisión mejor que su manager. Muchas personas en las oficinas centrales solo esperan que el tipo en la silla del manager no estropee las cosas - al hacer algo estúpido y trabajar fuera del libreto escrito por el personal encima de ellos, al fallar en ser directos al presentar una decisión, al decir algo realmente tonto en cámara o en un micrófono. Como escribimos aquí mismo a principios del año pasado, muchas personas en las oficinas centrales miran al manager quizás de la misma forma que Barack Obama ve a su secretario de prensa: Mantente en el mensaje, por favor.

Jennings, según dijo un oficial de la Liga Americana, lo hará bien. "Él es una buena personas y le va a caer bien a la prensa y a los jugadores", dijo el oficial.

Jennings será terrible, dijo una persona que forma parte de un cuerpo de entrenadores de Grandes Ligas. "Él no va a saber cómo reaccionar", dijo la persona. "Me siento mal por él".

Todo el mundo está mirando.

• Solo los Marlins contratarían a un manager que nunca ha jugado, según escribe Dave Hyde.

El resumé de Jennings:

Gerente de los Marlins (septiembre 2013 al presente)

Vicepresidente de personal de jugadores de los Marlins (2002-13)

Director de escuchas de los Rays por siete temporadas

Comenzó su carrera como escucha con los Rojos en 1986

Fue coach en la Secundaria Davidson (Mobile, Ala.) antes de ser escucha

Elegido al Salón de la Fama de los Escuchas Profesionales en 2012

Jennings es el 14º manager (incluyendo los interinos) en tomar las riendas de los Marlins, cuya primera temporada fue en 1993.

Los Padres y los Nacionales (antes Expos de Montreal), cuyas temporadas iniciales fueron en 1969, han tenido 16 cada uno en su historia.

• De hecho: Oficiales rivales asumen que el manager que ahora está más cerca de la cuerda floja es Bud Black de San Diego, en un año en el que los dueños de los Padres aumentaron su inversión y sus expectativas.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mike TroutKelley L Cox/USA TODAY Sports
A medida que llegamos a la marca del primer cuarto de la temporada 2015, han quedado definidos estas seis áreas problemáticas, entre muchas otras:

1. El puesto de limpiabases en los Angelinos
Luego que Howie Kendrick fuese cambiado en el invierno y Josh Hamilton fuese sometido a una cirugía de hombro - entre otros asuntos - los Angelinos entraron a los entrenamientos primaverales pensando que saldría alguna solución para su puesto de cuarto bate en su alineación en el grupo que incluía a Matt Joyce, David Freese y otros.

Sin embargo, eso simplemente no ocurrió. Los Angelinos tienen hasta ahora la peor producción desde su puesto de cuarto bate: Sus bateadores en el puesto No. 4 se han combinado para un OPS de .564, o 50 puntos menos que cualquier otro equipo.

Mike Scioscia ha intentado poner a tres bateadores diferentes en ese puesto, y tendrá que considerar varias combinaciones adiconales hasta que algo resulte.

2. El cuadro interior de los Mets
Las jugadas defensivas y la producción ofensiva en la segunda base, campocorto y tercera base están minando el trabajo de las otras buenas partes que tiene el equipo. Ahora Dilson Herrera, quien se suponía que fuese parte de la solución, se rompió un dedo; Wilmer Flores sigue haciendo errores a la defensiva; y la falta de una posición cómoda para Daniel Murphy se convertido en un problema serio. Terry Collins reconoció luego de la derrota de los Mets el viernes que está preocupado por la confianza de Flores.

El cuadro interior de los Mets se ha convertido en un gran problema, según escribe Andy Martino.

Aquí está el lado positivo: A pesar del desastroso tiempo que pasaron los Mets en Chicago y su actial mala racha, siguen en primer lugar. Pero necesitan algunas soluciones grandes, y dada la cantidad de dinero que invirtieron en David Wright, ellos realmente no tienen otra alternative que esperar por él. Uno se tiene que preguntar si en algún punto ellos considerarían una movida por Ben Zobrist de Oakland, luego que demostrase que se ha recuperado de la cirugía de rodilla, porque la flexibilidad posicional de Zobrist le daría más opciones a los Mets.

3. El bullpen de Oakland
Año tras año, los Atléticos han podido crear unidades de relevo efectivas con varias piezas y partes, aunque con mucho movimiento de personal. Pero pareciera ser que la pérdida del cerrador Sean Doolittle comenzó una serie de caídas de dominós que sigue sin detenerse. Hasta el momento, los Atléticos están en el puesto 29 en efectividad colectiva del bullpen.

El relevo fue un problema nuevamente para los Atléticos el viernes. Oakland se encuentra a 11 juegos de los .500, pero por lo menos hay ayuda asomándose en el horizonte: Doolittle acaba de comenzar una asignación de rehabilitación de su lesión.

4. El tercio inferior de la alineación de Seattle
Se esperaba que las adiciones de Nelson Cruz y Seth Smith le quitaran presión a jugadores como Dustin Ackley, al permitirle batear más bajo en la alineación. Pero los problemas no se han resuelto: A pesar de un increíble inicio de temporada de Cruz, los Marineros siguen en el puesto 24 en carreras anotadas, y la parte inferior de la alineación ha lucido impotente.

OPS, rankings: No. 7 .504, 27º

No. 8 .644, 20º

No. 9 .490, 18º (13º entre los equipos de la Liga Americana)

Ackley batea .191, el campocorto Chris Taylor .143 y Kyle Seager ha comenzado lento, con porcentaje de embasamiento de .300. Robinson Canó batea .268.

La falta de bateo en momentos clave ha lastimado a los Marineros, según escribe Bob Dutton.

5: La alineación de Colorado
Sí, el pitcheo es siempre la preocupación principal de los Rockies, pero increíblemente, se encuentran en el puesto 27 en las mayores en carreras. Algo de eso está relacionado con el hecho de que los Rockies han tenido algunas posposiciones, pero la ofensiva necesita ser lo mejor de Colorado, y hasta ahora Carlos González batea .194. Colorado tiene porcentaje de embasamiento de .310, 17 puntos más bajo que el año pasado.

6: Los Filis en general
Ellos están empatados en el sótano en carreras salvadas por la defensa.

El OPS colectivo de Filadelfia es de .622, que es un poco mejor que el de Stephen Drew. La efectividad colectiva los ubica en el puesto 21, y recuerden, es posible que Cole Hamels y/o Aaron Harang sean cambiados en el verano. Como escribió Jayson Stark a principios de esta semana, los Filis llevan ritmo de convertirse en el primer equipo desde los Mets de 1962 en lograr un diferencial de carreras negativo de 300.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rob ManfredAP Photo/Ricardo ArduengoRob Manfred ha dejado en claro que está considerando impulsar una reducción en el calendario.
Los jugadores de Grandes Ligas entienden que nadie va a sentir lástima por los retos que ellos tienen que enfrentar con sus viajes, porque ellos viajan en aviones privados y alguien les carga las maletas. Ellos tienen un equipo de empleados en los camerinos que están preparados para ayudarlos con cualquier cosa que necesiten, y todo esto mientras se les paga muy bien, y con varios meses libres en la temporada baja.

Hace algunas semanas, resulta ser que yo estaba en el mismo vuelo con Chipper Jones de camino hacia Nueva York, y mientras caminaba en la terminal, él mencionó que era la primera vez que él ponía un pie en el Aeropuerto LaGuardia.

"¿Suena casi como un chico malcriado, cierto?", dijo, casí burlándose de si mismo.

Así que, casi sin excepciones, Chipper y otros jugadores entienden esta verdad absoluta: Ellos tienen una gran vida.

Pero también hay otra verdad que es absoluta: Los ciclos de trabajo y descanso que los jugadores tienen que sobrellevar en el verano no conducen a una eficiencia física máxima, y ellos se van desgastando a lo largo de una temporada de béisbol.

Quizás por esto es que Rob Manfred, nuevo comisionado de béisbol, habló fuerte y claro el otro día sobre la posibilidad de acortar la temporada. Incluso llegó a hablar sobre esa posibilidad sin descartar de plano que sea una posibilidad hacer ese ajuste; y es una gran idea, el acortar el número de partidos de 162 a, digamos, 154.

Hay muchos obstáculos y muchos niveles en esta discusión que no están relacionados al calendario de viajes. Para poder hacer realidad un calendario de 154 juegos, los dueño de Grandes Ligas tendrían que estar de acuerdo con no ganarse los ingresos de hasta cuatro partidos en casa, y tal vez esto pueda ser parte de la conversación con una unión de jugadores que está cada vez más molesta por el hecho de que su porcentaje del pastel de ganancias se ha ido reduciendo, aun cuando el salario promedio de jugadores se acerca a los $4.5 millones. Quizás las Grandes Ligas le puedan decir a la unión: "Miren, no les vamos a dar más dinero del que están recibiendo ahora, pero van a tener menos días de trabajo a lo largo de una temporada de 183 días. Equipos como los Dodgers y los Gigantes sacrificarían grandes entradas perdiendo cuatro partidos locales, pero seamos realistas, para muchos equipos, el no jugar un lunes, un martes o un miércoles adicional en los meses en los que hay clases en las escuelas no es una gran concesión".

Y eso ayudaría a los jugadores, quienes necesitan ayuda. Sus horas de trabajo son extrañas: Llegan al estadio a las 3 algunos días, parten hacia el aeropuerto a las 11:30, llegan al nuevo hotel a las 3 a.m., de vuelta al estadio temprano la tarde siguiente. No es de extrañar que por décadas, los jugadores dependieran de las anfetaminas - 'speed' - para ayudarlos, tomada media hora antes del partido. No es de extrañar que tantos jugadores de generaciones pasadas lucharan contra problemas de acción, porque ellos tomaban pastillas para estar listos para el juego, y luego bebían alcohol para bajar las revoluciones.

Ahora las anfetaminas no son una opción, y los jugadores más viejos te dirán: Las pastillas no te ayudan. Algunos escuchas avanzados notarán los factores de viaje en sus reportes, mencionando que un equipo o un jugador en particular luce cansado, o que una noche brutal de viaje precedió el inicio de una serie. En privado, algunos ejecutivos creen que el implacable calendario de viajes contribuye a la ola de lesiones que crece conforme pasa la temporada.

Una de las mayores preocupaciones por la posible reducción del calendario es como se podrían afectar las estadísticas tradicionales, en un deporte que probablemente tiene esto más enraizado que cualquier otro. Yo pienso que Manfred y la unión de jugadores no deben preocuparse por esto, porque, seamos realistas, el brillo de las estadísticas en el deporte se esfumó durante la era de los esteroides. Cuatrocientos jonrones o quinientos jonrones ya no son tan importantes como antes, y si le preguntamos a la mayoría de los fanáticos casuales del béisbol, probablemente no podrían mencionar cuál es el record de jonrones para una temporada. (Barry Bonds, 73). De todas maneras, Bonds esa cantidad de cuadrangulares en 153 partidos - pocos jugadores participan en los 162 juegos, y los managers siempre andan buscando oportunidades para darle descanso a jugadores clave así como a veteranos. Los números de pitcheo ya han sido alterados significativamente por la manera en que los equipos utilizan y protegen sus brazos; no vamos a volver a ver a otro lanzador que llegue a las 300 entradas en una temporada.

El descansar más a los jugadores los hará mejores en los que días que juegan. Ninguno de ellos puede realmente decirlo, y ciertamente no en voz alta frente a un micrófono o una cámara, pero ellos necesitan más días libres, más descanso, más tiempo para dormir.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Joe KellyAP Photo/Charles KrupaJoe Kelly ocupa el primer lugar de las Mayores con la velocidad promedio de su recta.
Cuando Joe Kelly se pesó al final de la campaña 2014, la báscula indico 198 libras. Ahora, pesa 178 libras, aunque no está seguro por qué -él no ha hecho cambios importantes en su régimen de entrenamiento o hábitos alimenticios - y lo más alocado es que su velocidad con la recta va en aumento.

De hecho, hasta hoy, la velocidad promedio de la recta de Kelly es la más alta en las Mayores, con 96.5 millas. Eso es más alto que las velocidades de Matt Harvey, Gerrit Cole y Andrew Cashner, y un producto de su nuevo compromiso con cada lanzamiento al igual que un atleticismo notable.

Kelly y los Medias Rojas de Boston intentarán rescatar el último juego de su serie en casa contra los Yankees de Nueva York, cuando se enfrenten en el Domingo de Grandes Ligas a través de ESPN Deportes.

"Simplemente, soy delgado", afirmó. "Como saludable, pero probablemente debería comer menos alimentos saludables, porque ya estoy muy delgado.

"No diría que estoy en forma o fuerte, pero mi cuerpo se siente bien. Intento poner esfuerzo en cada lanzamiento que realizo".

En el pasado, indica Kelly, había situaciones en donde se ponía debajo en el conteo. El bateador sabe que lo viene es una recta, y Kelly dijo que él la lanzaba "al 85 por ciento" para poder nivelar el conteo, pero siempre resultaba castigado.

Añade: "Prefiero que me derroten con mi mejor pitcheo".

En otras palabras: Él lanzará su mejor recta, en lugar de "solamente hacer un pitcheo débil, abajo y afuera", explicó. "Estoy entrenando mi cuerpo para lanzar con fuerza. Intento dar el 100 por ciento de esfuerzo en mis rectas".

Quizá él tenga más habilidad para esto que la mayoría de los pitchers, gracias a su atleticismo. Kelly batea, fildea y corre bien; a veces, los Cardenales lo usaban como corredor emergente la temporada pasada. Kelly jugó fútbol americano y básquetbol cuando era niño, clavando la pelota de básquetbol por primera vez cuando estaba en su primer año de preparatoria. "Siempre podía correr y saltar bastante bien", dijo.

Pero su primera pasión real, fuera del béisbol, era la patineta. Él menciona que a veces iba al parque local para entrenar por ocho horas seguidas. Confiesa que todavía puede hacer algunas suertes con la patineta, pero ya no se lo permiten.

Le pregunté a Kelly acerca de su mejor truco en la patineta, e hizo una pausa de aproximadamente 1.1 segundos antes de responder. "Una Benihana, sobre mi hermano".

Kelly se fracturó el pie cuando estaba en octavo grado, y su padre -que había jugado fútbol americano en Vanderbilt--, le pidió que se detuviera, porque el béisbol se estaba convirtiendo en prioridad.

Hasta el momento, Kelly tiene 28 ponches en 23 innings y un tercio, con solamente ocho bases por bolas.

Mientras que el pitcheo de los Yankees continúa anulando a los demás equipos. Tras la victoria 4-2 del sábado, el staff de Nueva York tiene ahora 221 ponches en 227 innings.

Etiquetas:

MLB, Beisbol, Kelly, Joe

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Juan LagaresScott Rovak/USA TODAY SportsEl dominicano ha ido creciendo a la ofensiva y a la defensa es una garantía total en el CF.
NUEVA YORK - Mientras esperaba por sus próximos swines en las prácticas de bateo previo al partido del sábado, Michael Cuddyer explicó por qué cree que Juan Lagares va a batear mucho mejor de lo esperado, y va a ser mucho mejor que un jugador fuerte a la defensiva y común bateador.

El jugador comparable, en la mente de Cuddyer, es un excompañero suyo en Minnesota, Carlos Gómez, quien luchó ofensivamente durante años antes de explotar en su medianos 20, convirtiéndose en uno de los mejores jardineros centrales en el béisbol.

Un momento después, Lagares, bateando duro en la jaula, castigó una pelota y la mandó a la segunda sección del jardín izquierdo en el Yankee Stadium, a continuación, conectó una línea que sobrevoló la cerca del jardín central. Cuddyer me miró cuando entró en la jaula y dijo: "¿Ves?"

"Tal vez no este año, pero con el tiempo", agregó.

Lagares es más grande de lo que piensas si lo has visto corriendo alrededor del jardín central de los Mets; aparece en la lista oficial del equipo con 6"1' y 215 libras; con el tiempo sabremos si se cumple la predicción de Cuddyer de que Lagares florecerá como una fuerza ofensiva.

Pero Lagares ya está considerado como el mejor jardinero central defensivo, el Andrelton Simmons de su posición, y por ahora, esto es lo que más lo define como jugador. El otro día, corrió hacia la cerca del jardín central, de espaldas al plato contra los Bravos y alcanzó el punto donde la bola caía y extendió su guante para atrapar la pelota. Después de disparar la pelota al cuadro, Lagares inmediatamente miró la pantalla gigante del Citi Field, y así como un receptor abierto de NFL hace una pausa para mirar una repetición de su increíble atrapada, Lagares quería ver la prueba de su propia obra.

Lagares más tarde volvió y miró a Cuddyer y dijo: "Ese era mi doble para hoy."En otras palabras: "Esto es lo que hago. Evito los hits de los bateadores".

A Cuddyer, Lagares también le recuerda a Torii Hunter, en la forma en que puede encontrar la pelota mientras que está en plena persecución. "Él tiene grandes habilidades", dijo Cuddyer. "Ya sea que su cuerpo está fuera de posición o no, él puede lograr que su guante alcance la pelota. No puedes enseñar eso."

Tom Goodwin, el entrenador de los Mets, quien supervisa los jardineros del equipo, afirma que Lagares no parece hacer malas lecturas cuando la pelota va en el aire, ya sea tomando inicialmente un par de pasos hacia atrás en una bola golpeada enfrente de él, o yendo hacia adelante momentáneamente antes de romper a correr de espalda al diamante. "No sé si fue porque era un jugador de cuadro, o tal vez es porque juega muy poco profundo," dijo Goodwin, "pero es algo que no se puede enseñar. No puedo enseñar eso".

Lo que Goodwin trabaja en los entrenamientos de primavera es la corrección del rumbo. Les dirá a los jardineros que giren en la dirección equivocada inicialmente --primero que gire a la izquierda si la pelota va a la derecha, etc.-- entonces sobre la marcha que corrijan el ángulo y capturen la pelota. "Quiero que estos chicos estén incómodos, sobre todo en la práctica", dice Goodwin.

Pero Lagares realmente no tiene ese problema en los juegos. "Él tiene que ser el mejor hacía atrás y hacía delante", dice Goodwin. Lagares se lanza por la pelota como Andruw Jones solía hacer con los Bravos, con su cuerpo paralelo al suelo en lugar de en un ángulo de 45 grados que se traduce en un accidente y que puede provocar perder la bola con la sacudida de la caída.

El personal de los Mets hablará con los jugadores de cuadro y jardineros sobre el posicionamiento de los bateadores contrarios, y van a ofrecer sugerencias durante el juego. Por ejemplo, Simmons confundió recientemente a los Mets conduciendo la bola a las brechas, superando a los jardineros, y Goodwin señaló a Lagares como si estuviera lanzando una moneda.

Pero entonces, ya con el juego en desarrollo, Goodwin quiere que Lagares siga sus excelentes instintos, para obtener una lectura sobre los bateadores y jugar donde él siente que necesita jugar, y lo único que le pide hacer es colocar a los otros jardineros con él y ajustar sus posiciones de acuerdo a donde él está ubicado.

Ellos estarán encantados de seguirlo porque, ahora mismo, Lagares parece ser el mejor jardinero central en el béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las respectivas historias de Josh Hamilton y Alex Rodríguez son muy diferentes. Hamilton es un adicto que lucha para estar sobrio, luego de haber sufrido una recaída en los pasados meses. Por otro lado, Rodríguez es un usuario repetido de sustancias prohibidas, que ha mentido una y otra vez sobre ello, y por sus ofensas se le impuso una suspensión record.

Hamilton
AP Photo/Patrick SemanskyDesde su temporada de JMV en 2010, cuando lideró las mayores con un OPS de 1.044, Hamilton ha ido en franco descenso.
Pero la elección que tanto Yankees como Angelinos enfrentan con ellos es, al menos en la raiz del asunto, practicamente la misma:

Dada la cantidad de dinero que se le debe a este jugador, ¿sera posible que podamos recuperar el valor suficiente para compensar el posible inconveniente de mantenerlo en nuestro equipo y en nuestro camerino?

El dueño de los Yankees Hal Steinbrenner decidió, al final, quedarse con Rodríguez, a pesar de los muchos consejos recibidos por parte de periodistas que señalaban lo contrario (incluyendo el mío), a pesar de las acciones legales de Rodríguez contra el equipo y su equipo médico y a la luz de una gran cantidad de riesgo de contragolpes por lo molesto que estuvo A-Rod durante su verano de infamia.

Al final, Steinbrenner no quiso echar por el retrete $61 millones y comprarle la parte final del contrato a Rodríguez mientras existiera la remota posibilidad de que el jugador siguiese produciendo y que el valor de lo que pudiese hacer en el terreno sobrepasara cualquier problema fuera del terreno. Esto pudo haber sido más por la terquedad de alguien fiscalmente conservador en vez de alguien que tuviese la paciencia de un evaluador de béisbol, pero sin embargo, él llegó allí de alguna manera, según el pensamiento de Steinbrenner.

Y hasta ahora, la decisión ha rendido frutos, más que lo que él o probablemente cualquier otra persona hubiese imaginado. Rodríguez ha sido no solo el mejor bateador de los Yankees en los primeros días de la temporada regular, sino uno de los mejores bateadores en las mayores, con cuatro jonrones y 11 remolcadas. Los números de Rodríguez se han estabilizado en la última semana, pero aparenta que los Yankees seguirán cosechando beneficios de su presencia en la alineación, especialmente con la mala racha que acosa a Carlos Beltrán.

El éxito inicial de Rodríguez puede ayudar a enmarcar la falta de lógica en la decisión de los Angelinos de comerse casi $60 millones para sacar a Hamilton de su organización - en una operación en efectivo, de bajo riesgo, según reporta Evan Grant.

Quizás los Angelinos están convencidos de que el tiempo de Hamilton como un gran jugador ofensivo ha pasado, luego de tener temporadas mediocres en 2013 y 2014. De parte de Estadísticas e Información de ESPN: Desde su temporada de JMV en 2010, cuando lideró las mayores con un OPS de 1.044, Hamilton ha ido en franco descenso.

Pero recuerden, Hamilton no cumplió 34 años hasta hace poco este mes. Tuvo periodos en la temporada pasada en las bateó bien.

Así que puede ser que este acuerdo ido a menos se haya hecho tan personal para el dueño de los Angelinos que Arte Moreno solo quiere que Hamilton se vaya lejos. Lo que podría ser algo ridículo, porque el historial de adicciones de Hamilton no es un secreto para nadie. La posibilidad real de que esto se malograra siempre estuvo en juego. Otros equipos evaluaron a Hamilton como un objetivo potencial cuando era agente libre y corrieron en la otra dirección, basados en lo que escuchaban sobre sus problemas. El hecho de que los Angelinos invirtieron más dinero por Hamilton que cualquier otro equipo fue su error.

Hamilton tiene una personalidad afable y siempre ha sido bien apreciado por otros jugadores. Sí, en su tiempo con los Vigilantes, otros en el equipo se sentían frustrados por su inconsistencia, su falta de fiabilidad, sin el esfuerzo diario requerido para meterse en una mentalidad en la que pudiese funcionar. Contrario a alguien como Tim Raines, quien escondió de manera profunda su pasado de acciones para que solamente algunas personas supieran de ello, el reto de Hamilton estaba omnipresente incluso cuando estaba sobrio.

Pero si Hamilton logra recuperarse y ser un jugador efectivo para los Vigilantes - por solo una fracción del costo, dado el hecho de que Texas le pagará solo $15 millones por tres temporadas - entonces los Angelinos habran pagado doble por su error, al fallar en encontrar una manera de vivir con él y ayudarle a convertirse en un buen jugador nuevamente.

A menos que los Angelinos estén absolutamente convencidos de que Hamilton no puede volver a ser un bateador efectivo, esta decisión no hace mucho sentido.

Los Vigilantes podrían beneficiarse de la arrogancia de Arte Moreno, según escribe Pedro Moura. Esto hace sentido para los Vigilantes, según escribe Kevin Sherrington. Estoy totalmente de acuerdo con eso.

¿Por qué los Vigilantes harían un cambio por Josh Hamilton? Sus jardineros han lucido mal esta temporada, ubicándose en el puesto 25 en extrabases, 28 en OPS y 29 en promedio de bateo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Matt Carpenter and Mike TroutGetty ImagesMatt Carpenter y Mike Trout se muestran agresivos en cada turno al bate.
ST. LOUIS - La recompensa para los bateadores al aguantar los lanzamientos no suele ser como antes, explicó Matt Carpenter, mientras hablaba de un cambio notable en la forma como trabaja en sus turnos al bate, que resulta ser el mismo cambio que Mike Trout -y otros quizá- también hacen en 2015.

Durante años, la estrategia común de los bateadores era aguantar los lanzamientos al inicio de los juegos, incluso si eso significaba conceder uno o dos strikes, para incrementar el conteo de lanzamientos del pitcher, y llegar al relevo medio del rival, considerado por muchos como la parte suave del staff.

"Ahora, estar abajo en el conteo no es una buena idea", dijo Carpenter, quien presumiblemente bateará como primero en el orden de los Cardenales, cuando se enfrenten a los Rojos en el "Domingo de Grandes Ligas" por ESPN Deportes. "El pitcheo está mejor que nunca. No puedo hablar a nombre de veteranos que tienen más tiempo que yo, pero todas las noches, ves a pitchers lanzando a 95 millas por hora".

Él se refería a los relevistas. "Los bullpens son igual de buenos o mejores que el pitcher abridor al que enfrentas", confesó Carpenter. "Entonces, más te vale estar listo para batear".

Carpenter ha predicado con el ejemplo. La temporada pasada, encabezó la Liga Nacional con 4.37 lanzamientos por cada aparición al plato. Este año, ese número se ha reducido significativamente a 3.91, cercano al promedio de la liga. El sábado, enfrentándose en el sexto inning a Manny Parra de los Rojos, Carpenter pulverizó el segundo lanzamiento del turno para un doblete productor de dos carreras. Hasta el momento, Carpenter batea para .391 con siete dobles y seis ponches.

Trout encabezó las Mayores la temporada pasada en lanzamientos por cada aparición al plato, con 4.45, y de forma similar, llegó a la conclusión durante el invierno de que dejaba pasar demasiados lanzamientos bateables, y decidió atacar más rectas al inicio del conteo, cuando tenía oportunidad.

Trout batea para .400, con una disminución de ponches al inicio de la temporada.

Que Carpenter y Trout vean los beneficios de ser más agresivos cuando hay un lanzamiento para batear podría ser una herramienta a usar por parte de los coaches de bateo y las organizaciones, porque en las últimas dos temporadas, ellos han sido por mucho los dos bateadores más pacientes del béisbol. Kevin Kremer, quien realiza investigaciones para el equipo de la transmisión dominical, señala que Carpenter y Trout han recibido la mayor cantidad de lanzamientos en Grandes Ligas desde el inicio de 2013:

También desde el inicio de 2013, Carpenter tiene el tercer porcentaje de swing más bajo en el primer lanzamiento, con 10 por ciento. Trout tiene el séptimo más bajo con 11.8 por ciento. Por eso, Carpenter, al igual que Trout, ha desarrollado una reputación por admitir strikes al inicio de sus apariciones al plato, y quizá eso haya funcionado en su contra.

Por hacer el swing al inicio del conteo, Carpenter reconoció, él es menos predecible para el pitcher rival. "Es la forma en cómo quiero que sea siempre, que el pitcher abridor o quien sea no esté cómodo, sin saber si haré el swing o no, si aguantaré lanzamientos o si estoy listo para impactar. Es como el juego del gato y el ratón, y es un buen lugar para estar. Espero seguir así".

Carpenter dijo que la evolución de pensamiento ha sido relacionada a dónde se ubica en el orden al bate. Al inicio de 2013, cuando a menudo bateaba en la parte baja del lineup, su mentalidad era solamente batear, atacar. Cuando lo colocaron como primero en el orden, inicialmente seguía enfocado en simplemente batear. "Siento que en 2014, por la razón que sea, me alejé de eso".

Quizá se volvió más consciente de la responsabilidad que conlleva ser primero en el orden: tomar lanzamientos, embasarse, ayudar a incrementar el conteo de lanzamientos del pitcher rival.

"Tras evaluar eso al final de 2014, me dije, 'Soy un bateador, y porque esté bateando como primero no significa que estoy buscando embasarme", dijo Carpenter. "Soy alguien que puede conseguir pasaportes porque le haces el swing a buenos lanzamientos (y no a los malos), pero a veces el año pasado, sentía que estaba en una posición para recibir la base por bolas y no buscar batear. Era la mentalidad que buscaba traer a esta temporada".

Ya que los relevistas son percibidos con mejoría respecto al pasado, ya que los equipos hacen los ajustes defensivos con éxito, con los números ofensivos a la baja, más bateadores podrían enfocarse en obtener un buen lanzamiento para batear, incluso si es al inicio del turno.

Es muy temprano en la campaña, pero el número promedio de lanzamientos por aparición al plato en las Mayores podría ir a la baja. Los bateadores vieron 3.81 lanzamientos por aparición al plato en 2010 y 2011, pero ese número se incrementó a 3.82 en 2012 y 3.84 en 2013, antes de bajar a 3.83 en 2014. En las primeras dos semanas de esta campaña, ha bajado a 3.81, lo que podría indicar una nueva tendencia.

Los pitchers abridores lanzan menos innings que antes, y como señaló Carpenter, cada equipo parece tener tres o cuatro (incluso más) relevistas que pueden lanzar realmente fuerte. La estrategia longeva de atacar al bullpen parece que ya no funciona. Así que si preguntan por qué dos de los mejores bateadores atacan más los lanzamientos a inicios del conteo que antes, y por qué los bateadores son más agresivos que en años recientes, quizá esta sea la razón.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En el inicio de los entrenamientos primaverales, yo habría imaginado que Alex Rodríguez terminaría la temporada con menos de 100 apariciones en el plato, basado en su edad de 39 años, su tiempo fuera del juego por su suspensión en el 2014, su largo historial de lesiones y lo mal que lució ante buenas rectas al final de la temporada 2013. A través de los años, he escuchado a muchos jugadores viejos hablar sobre cómo sus reflejos se van desintegrando y como el tiempo los va forzando a escoger entre el poder y el contacto en el plato.

Para al final de los entrenamientos primaverales, cuando Rodríguez y la velocidad de su bate lucían mejor que lo que cualquiera hubiese esperado, yo probablemente habría enmendado su estimado a unas 300 apariciones en el plato, con 10-15 jonrones.

Pero como ha pasado con casi todo lo que involucra a Rodríguez, él sigue siendo un misterio: No solo está bateando mejor que lo que muchos esperaban, y no solo es el mejor bateador de los Yankees en lo que va de la joven temporada, sino que además está entre los mejores bateadores de todo el béisbol.

El viernes, conectó dos jonrones, el primero de los cuales fue el más largo de los que se han conectado en todo el deporte en esta temporada, recorriendo una distancia estimada por ESPN en 477 pies. Observen donde aterriza esa pelota en el Tropicana Field, en un lugar donde yo sé que nunca he visto caer una pelota antes.

Las rectas eran vistas como el reto más grande para él esta temporada, y como respuesta, las ha estado destruyendo.

Rodríguez se encuentra cuarto en las mayores en slugging, con .781, séptimo en OPS, con 1.214 y con promedio de .344. De seguir el ritmo actual, Rodríguez terminaría el año con 65 jonrones, con 97 extrabases, y 178 remolcadas. Por supuesto, esos son números mejores que los que haya tenido en cualquier otra temporada en su carrera.

¿Qué debemos hacer con él?

No tengo la menor idea. Yo solo sé que he estado tan equivocado sobre lo que él podría hacer, aplicando el arco estándar de la edad y el retroceso, que claramente no lo sé, y supongo que no sé nada.

Rodríguez está escalando tan rápidamente las listas históricas de líderes, que se está colocando a si mismo en posición de tener un verano lleno de pelotas de colección.

Rodríguez sobrepasó a Derek Jeter en carreras anotadas de por vida el viernes, y ahora tiene 1,925. Pronto, sobrepasará a Stan Musial.

Con sus hits el viernes, ya tiene 2,950, en el puesto 31 de la lista histórica; podría estar cerca de los 3,000 para el receso del Juego de Estrellas.

Con sus cuadrangulares, ya tiene 658, a dos de la marca de por vida de Willie Mays de 660.

Ya suma 1,980 impulsadas. Los únicos jugadores en llegar a las 2,000, de acuerdo con baseballreference.com, son Hank Aaron, Babe Ruth y Cap Anson.

De ESPN Stats & Info: Su jonrón fue calculado en477 pies, el segundo cuadrangular más largo conectado por él desde que ESPN comenzó a registrar las distancias de HR en 2006. ... Su jonrón más largo en ese periodo fue uno de 488 pies ante Cliff Lee en el viejo Yankee Stadium en 2006. Y es el más largo en las mayores en esta temporada. El jonrón fue el más largo en el Tropicana Field desde que ESPN comenzó a llevar las distancias de jonrones en el 2006. Fue el segundo más largo conectado en ese periodo de tiempo. El jonrón de Rodríguez en la segunda entrada fue calculado en 477 pies.

Al comenzar los partidos del viernes, de los 44,049 jonrones conectados desde 2006, solo 30 han sido más largos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


K-ZoneESPNHay opiniones divididas por usar en la transmisión la K-Zone durante todo el turno al bate.
En el duelo de apertura del "Domingo de Grandes Ligas" entre los Cardenales de San Luis y los Cachorros de Chicago la semana pasada, la K-Zone -esa caja sobrepuesta en el plato como una definición de la zona de strike- permaneció en la pantalla durante las apariciones al plato en lugar de ser colocada por los productores después del lanzamiento. Conforme pasaban los lanzamientos sobre el plato, eso nos daba una lectura instantánea acerca de si era una bola o un strike, y cómo había cambiado la inercia en el conteo bolas-strikes.

En Twitter, algunos aficionados expresaron su descontento, diciendo que esto hacía que la imagen en su pantalla luciera como un videojuego. Algunos me pidieron que le dijera a mis jefes que lo eliminaran. Unos cuantos mencionaron que les gustaba.

Mi propia respuesta a eso se formó en los juegos que observé en casa el resto de la semana. Habría lanzamientos apretados durante los turnos al bate, y quería saber de inmediato -en ese mismo instante- si la interpretación del umpire era igual a la de la lectura de la tecnología. En un juego entre los Azulejos y los Yankees, Alex Rodríguez recibió el tercer strike en un lanzamiento que parecía debajo de las rodillas, fuera de la zona, y yo quería más información acerca de si era un strike o una bola. Sin eso, la secuencia parecía incompleta, como hacer un crucigrama sin tener acceso a las respuestas.

Fue la misma sensación que tuve cuando observé las transmisiones de playoffs por TBS los últimos dos años, ante su selección de qué gráficos utilizarían. Se ha convertido en un procedimiento estándar para los productores de casi todas las transmisiones el incluir en la pantalla los conteos de lanzamientos de los pitchers abridores, junto al marcador y el conteo bolas-strikes. Porque TBS decide no hacerlo -es la prerrogativa de sus productores-siempre tengo abierta mi computadora, porque quiero saber esa parte de la historia en desarrollo.

Me gustaría saber, lanzamiento tras lanzamiento, qué tipo de zona de strike se está marcando, cómo reaccionan los pitchers y los catchers, cómo forja sus elecciones, cómo cambia el proceso de pensamiento de los bateadores. Me gustaría saber si un mánager tiene un punto a su favor cuando le reclama al umpire de home, o si el mánager simplemente está malhumorado. Los jugadores señalan que la primera pieza del dominó de cada juego es la zona de strike, y cómo es interpretada; eso dicta todo lo que ocurre posteriormente.

Es por eso que me agrada la aparición permanente de la K-Zone, que será destacada en las transmisiones del "Domingo de Grandes Ligas".

Y sí, estoy al tanto que, como empleado de ESPN, seré considerado por algunos como un cómplice por decir esto. No puedo cambiar eso. Solamente explicaré por qué me gusta, y dejaré que otros expliquen la diferencia respecto a otras tecnologías usadas previamente.

"La mayoría de las mejoras recientes a la K-Zone tienen más qué ver con la velocidad del procesamiento de la computadora, por ende que se permita la transmisión en vivo de eso y la calidad con la que aparece", dijo Phil Orlins, coordinador de producción senior de la transmisión del juego dominical. "El sistema de rastreo que aporta la información es conocido como PITCHf/x, y es el mismo sistema que SportVision le da a Grandes Ligas".

Marv White ayudó a diseñar el K-Zone original y él explicó las mejorías, mencionando en un correo electrónico que esto es muy similar a la línea virtual de primero y 10 en las transmisiones de NFL: "Es parte de la escena, pero no oculta nada.

"En realidad, solamente es el borde del plano frontal de la zona de strike y una marca de agua donde pasa la bola a través de dicho plano, con un código de colores y con un punto específico para los strikes".

Hay una vista de prisma detrás del plato, señaló White. "Aquí, virtualmente insertamos la zona de strike, que es de la forma del plato, extendida directamente por encima del mismo, con la parte inferior a la altura de las rodillas del bateador y la parte superior en las letras del uniforme. Usamos pequeñas cámaras en el backstop para tener un vistazo del lanzamiento más cercano que la que tienen el bateador, el catcher y el árbitro. La trayectoria de la pelota lanzada tiene más sentido visual y muestra el movimiento (curva, etc.) mejor que la vista desde el jardín central. Hace muchos, la cobertura de televisión de cada lanzamiento era con una cámara detrás del plato, como las cámaras "prisma".

"El prisma y la trayectoria muestra el vuelo de la pelota, y por dónde pasa en la zona de strike, si es que la cruza. Todo esto es presentado a detalle. Los aficionados pueden incluso ver un strike que no pasa por el plano frontal de la zona, pero que cae justo para morderla. Los árbitros usualmente marcan esto correctamente, por sorprendente que parezca".

Algunos pitchers y miembros del staff de Boston observaron la transmisión, y en conversaciones el pasado fin de semana, ellos señalaron algo que había escuchado antes en los vestuarios: No están seguros qué tan certera es la gráfica en la pantalla.

La respuesta, según White, es que la K-Zone es certera "generalmente con una pulgada de diferencia, pero hay ciertos detalles por supuesto. Sí, es real, tan real que Grandes Ligas usa la tecnología para evaluar la actuación de los árbitros. Sabemos la ubicación de la pelota en cada instante de su vuelo hasta aproximadamente una pulgada, que es una tercera parte de su diámetro".

White también aportó más información, un análisis del rastro de PITCHf/x realizado por Alan Nathan, profesor de la Universidad de Illinois. Y añadió esto: "El PITCHf/x de Grandes Ligas y la K-Zone de ESPN usan las mismas cámaras, pero determinan la trayectoria del lanzamiento en paralelo. Entonces, es posible que la K-Zone difiera de la de Grandes Ligas, pero dichas diferencias son casi minúsculas. En pocas ocasiones, pueden ocurrir errores en cualquiera de las dos y arrojar resultados distintos y quizá erróneos. La razón por la que operamos en paralelo es para tener a tiempo la información que necesitamos al aire; esperar a los valores de Grandes Ligas tomaría mucho tiempo.

Jed Drake, vicepresidente senior para innovación de producción de ESPN, creó la K-Zone original en 2001, que ganó un Emmy. ESPN es co-propietaria de las patentes de tecnología con SportVision.

Orlins estuvo involucrado con la decisión de hacerlo una parte permanente de la transmisión este año. "Cuando Jed y yo añadimos la K-Zone en 2001, yo producía el juego del domingo por la noche y se me hizo una adicción a ese recurso", recuerda Orlins. "En esa época, se daba con retraso de dos segundos, y sin importar lo que fuera, veía la K-Zone en cada lanzamiento del juego. Entre más lo veía, no podía parar. Observar el juego sin eso se convirtió en algo frustrante. Por supuesto, la audiencia en casa no podía verlo, pero me convencí de que una vez que te acostumbres, lo verías como algo esencial.

"Por supuesto, siempre intentamos marcar la diferencia de forma notable en nuestra cobertura respecto a otras cadenas. Creo que esta es la diferencia más grande que puede haber. También añadiría que al ver en TBS, no sabes cuándo la pelota pasa por la zona de strike o cerca. Lo que la K-Zone hace es identificar y marcar el momento en que el lanzamiento cruza la zona de strike. Dependiendo del ángulo de la cámara en el jardín central, esto puede ser muy engañoso sin la K-Zone".

Orlins señaló que la primera explicación que se le dio a la K-Zone por parte de Jon Miller, ex narrador del "Domingo de Grandes Ligas" en idioma inglés, era "algo como 'La K-Zone responde la vieja pregunta: ¿Dónde cayó el lanzamiento?' Siempre pensé que era la descripción correcta".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pensé que mi colega Tim Kurkjian describió de gran manera la disyuntiva más grande para 2015: No hay nada más difícil, opina él, que intentar descifrar quién terminará cuarto en la División Central de la Liga Americana, el sector con más profundidad del béisbol.

Los Tigres de Detroit han ganado la división los últimos cuatro años, y están plagados de figuras. Los Indios de Cleveland tienen excelente pitcheo, encabezados por Corey Kluber, ganador del Cy Young en 2014, y una defensiva que debe mejorar respecto al caos del año pasado. Los Medias Blancas de Chicago han mejorado su roster significativamente en los últimos 20 meses, añadiendo a José Abreu, David Robertson, Melky Cabrera, Jeff Samardzija y Adam LaRoche.

Y luego tenemos a los Reales de Kansas City, que simplemente son los campeones defensores de la Liga Americana, y que hubieran ganado la Serie Mundial de no ser por una actuación de otro planeta por parte de Madison Bumgarner.

La división está abastecida y, en un ejercicio intelectual, escoger a otro equipo que no sean los Reales es algo razonable.

Excepto para los Reales, aparentemente.

Se dice que ellos, colectivamente, tienen una espina clavada del tamaño de los jardines en el Kauffman Stadium, y que su intención es demostrarle a todos los tontos de la prensa -como yo-que no los seleccionamos, precisamente que somos muy tontos. Los Reales todavía marchaban invictos esta temporada, antes del juego contra los Angelinos de Los Ángeles el domingo, y se dice que ellos no pueden creer que no les hayan dado el respecto que creen merecer, tras esa actuación en octubre la mejoría que han mostrado. No pueden creer que son vistos como una casualidad, y todos en ese vestuario están enojados.

Así que tienen un poco de motivación además de mucho talento. En una conversación con Dayton Moore, gerente general de los Reales, mencioné que en sus primeros juegos esta temporada, los Reales lucían como un grupo de estudiantes universitarios que habían madurado por espacio de cuatro años, y que se habían beneficiado por el aprendizaje gracias a su éxito el otoño pasado.

"Creo que hay mucha confianza", dijo Moore. "No ves mucha diferencia en talento y habilidades, pero hay más confianza en lo que hacen".

Luego que los Reales se convirtieron en héroes en Kansas City y en el equipo favorito de todo el país el pasado otoño, los directivos se cuestionaron acerca de cómo responderían los jugadores, al lidiar con toda la adulación y las crecientes demandas por su tiempo.

"No cambió nada", señaló Moore. "Sus hábitos de trabajo siguen igual. Siguieron con sus rutinas, y llegaron temprano al spring training... de nuevo.

"Lo digo todo el tiempo, es muy sencillo: Aman jugar a la pelota, y trabajan muy duro".

Lorenzo Cain y Eric Hosmer, en particular, crecieron al final de la temporada pasada, y ambos jugadores iniciaron bien esta campaña. Mike Moustakas -quien batalló tanto al inicio de la temporada anterior que incluso fue enviado a las Menores-se recuperó a finales de 2014, y ahora fue ascendido al segundo sitio en el orden al bat de los Reales por su habilidad para trabajar los conteos del pitcher rival. Alcides Escobar nunca cubrirá la descripción de un primer bat perfecto, porque no consigue muchas bases por bolas, pero sigue mejorando en el plato porque tiene una gran intuición de qué se espera de él, señaló Moore.

Alex Ríos y Kendrys Morales, que llegaron en la temporada baja, son relativamente personas de bajo perfil y se han integrado a la perfección. Edinson Vólquez -quien quizá sea la clave para la campaña de los Reales, como el pitcher abridor que ocupó el sitio dejado por James Shields-se ha integrado con los otros integrantes del staff.

Moore dijo que él ve madurez en el grupo, y que han incrementado su nivel de concentración. "Cuando disputas juegos importantes, aprendes a concentrarte", dijo Moore. "Creo que los muchachos quieren ganar ya... Sé que tenemos peloteros que aman jugar y que quieren ser grandes".

Y en toda la temporada, tendrán la oportunidad de comprobarle a muchos que estaban equivocados.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO