Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Cerveceros aumentan cadena adversa de Mets
Si fueramos a hacer una lista de los 10 peores cambios en la historia reciente, los hechos por los Mets el 30 de julio de 2004, probablemente merecerían ser incluidos en alguna parte. Ese fue el día en el que el equipo cambió a un zurdo lanzallamas llamado Scott Kazmir por Víctor Zambrano y además salieron de un paquete de jugadores - incluyendo un jugador del cuadro poco reconocido llamado José Bautista, que se tomaría mucho más tiempo en florecer -- por Kris Benson.

Esos cambios resultaron bien malos para los Mets, y el momento en que los hicieron fue especialmente extraño, porque en el momento de consumarlos, los Mets estaban a seis juegos del primer lugar en el Este de la Liga Nacional, y para el momento en el que Zambrano y Benson se pusieron el uniforme de los Mets, ya estaban a nueve juegos del primer lugar. El record final de los Mets, 71-91, sirve de testigo a lo fatídico de esas decisiones.

Sandy Alderson
Alex Trautwig/Getty ImagesSandy Alderson busca terminar la racha de los Mets de no llegar a la postemporada.
Los Mets se encuentran en un lugar mucho mejor ahora en la tabla de posiciones, a 3 juegos y medio del primer lugar en el Este de la Nacional y a 4½ juegos de uno de los comodines, restando 89 partidos en el calendario, y el liderato del equipo necesita hacer algo para reforzar una ofensiva que se ha transformado desde que su funcionalidad en abril a los fallos repetidos en mayo y junio. Los Mets tuvieron una reunión de equipo el miércoles - algo diferente, según escribe Tim Rohan - y entonces tuvieron el mismo resultado, perdiendo su séptimo partido al hilo.

Incluso los fanáticos más irracionales de los Mets no pueden esperar que la oficina central consiga una superestrella ahora mismo, en lo que es la porción de vendedores del mercado de cambios. Nadie está sugiriendo que ellos vayan a ofrecer a Jacob deGrom por una mejora en la alineación. Nadie está sugiriendo que vaya a ocurrir algo parecido a lo que pasó con Víctor Zambrano y Kris Benson, y si el gerente Sandy Alderson es la fuerza motora detrás de las decisiones en los próximos 36 días, él no es el tipo de persona que suele ser intimidado por la expectativa de los fanáticos para tomar una decisión apresurada y hacer un movimiento sin pensarlo demasiado.

Pero lo que los Mets no deberían hacer - lo que no pueden hacer - es seguir con la misma alineación debilitada día tras día sin tener alguna ayuda externa y esperar que poder decir razonablemente al final de la temporada, "bueno, nosotros no éramos lo suficientemente buenos".

El liderato de los Mets necesita hacer un mejor esfuerzo que eso.

El manager de los Mets Terry Collins no le va a echar la culpa a la oficina central de los Mets por su inacción, según escribe Adam Rubin. Wilmer Flores podría ser movido a la segunda base.

La presión sigue aumentando sobre Alderson para hacer un cambio, según escribe John Harper.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Ortiz, David

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Repeticiones en videoAP Photo/Carlos Osorio
El manager de los Angelinos de Los Angeles Mike Scioscia habló el pasado lunes sobre sus preocupaciones con la dirección de la repetición en video este año. Y entonces el martes en la noche, el manager de los Tigres de Detroit Brad Ausmus, de manera forzada, secundó dicha moción tras la decisión que sirvió de parte aguas en el partido de Detroit ante los Rojos.

De la historia de Anthony Fenech, aquí les presentamos parte de lo que dijo Ausmus:

"Uno tiene que escoger una cosa o la otra, y nosotros elegimos retar la decisión en el plato [y no si el receptor estaba bloqueando el plato], y de nuevo, en mi mente, la repetición en video ha sufrido un retroceso este año. Ha ido hacia atrás. Y yo sé que yo no soy el único en el béisbol que se siente de esa forma. Muy rápidamente en el 2014, uno tenía algo de entendimiento de donde estaba esa línea entre lo que era o no evidencia suficiente. Pero esa línea está difusa ahora. Han ocurrido una serie de decisiones este año que el año pasado habrían sido revocadas. No estoy seguro que pueda dar una solución a esto, pero creo que estamos yendo hacia atrás".

En su mayoría los managers de Grandes Ligas se han reservado sus sentimientos hacia la repetición instantánea, apegándose a los requerimientos de MLB de ser solidarios con lo que es en general una nueva aventura. Pero la frustración va en ascenso, y lo que estamos viendo ahora es que los manager están ignorando la posibilidad de una multa - la casi seguridad de que se les impondrá una multa - para levantar conciencia de lo que ellos ven como un problema.

He aquí el contexto detrás de los comentarios de Ausmus: En la parte baja de la quinta entrada del partido entre Rojos y Tigres, Anthony Gose fue declarado out en una jugada en el plato para ser el out final de la entrada. Ausmus pidió que se revisara la decisión - pueden ver la jugada aquí, particularmente en el minuto 4:00 - y luego que los árbitros la revisaran, él perdió el reto. Yo no creo que fue tan clara como la situación del lunes en el juego del lunes de los Padres, donde se decidió, increíblemente, que un lanzamiento no golpeó a Will Venable, o tan obvio como cuando Albert Pujols fue declarado out cuando la repetición parecía mostrar claramente que había llegado quieto. (Aquí está esa jugada. Presten atención al minuto 2:09.)

Cuando oficiales de los equipos empujaron la conversación para tener más repeticiones en video hace algunos años, el motivo era simple: Tener la mayor cantidad de decisiones correctas posibles. Pero pareciera que el viaje en esa dirección se ha salido de ruta, y nadie está seguro de las razones o como sucedió.

Los comentarios de Ausmus son eco de lo que se dice en muchos camerinos, y mientras más rápido las Grandes Ligas reconozcan los errores y definan una respuesta para ellos, mejor.

Si no hay respuesta, más managers y jugadores seguirán juntándose en un coro de quejas y minando la confianza del público en el sistema de repeticiones del béisbol.

Ausmus tiene razón en retar el sistema de repeticiones, según escribe Drew Sharp.

Hubo otra decisión en el juego entre Rojos y Tigres, un intento de atrapar fuera de base a un jugador en la novena entrada, que fue retado, y la decisión original se sostuvo. (El punto de vista más claro está en el minuto 1:56.)
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Ortiz, David

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


John FarrellAP Photo/Ted S. Warren
Cada vez que parece que los Medias Rojas de Boston han finalmente tocado fondo, encuentran nuevas formas de caer más bajo, en una oscuridad sin precedents. Ellos estaban jugando terrible, y entonces Wade Miley el jueves se tiró una rabieta en el dugout de Boston luego que el manager John Farrell tuvo la valentía de quitarle la pelota en respuesta a su actuación, en la que permitió nueve hits y cinco carreras en cuatro entradas.

Entonces el viernes, luego que Farrell de forma políticamente correcta y amable lidiara con el incidente de Miley al decir que lo que hizo el zurdo fue inaceptable, los Medias Rojas desperdiciaron una ventaja de siete carreras ante los Azulejos de Toronto -- y en el Fenway Park, donde los fanáticos expresaron su sentimiento ruidosamente por el colapso. En la séptima entrada del viernes, según escribe Tim Britton, murió la temporada de Boston.

Yo no estoy de acuerdo con ese diagnóstico. Los frágiles Yankees fueron apaleados en Baltimore esa misma noche, así que el déficit de Boston en la débil División Este de la Liga Americana se mantiene en siete juegos. Una buena semana de béisbol podría poner en pie nuevamente a los Medias Rojas.

Pero hemos visto pocas señales de que estos Medias Rojas, tal y como están construídos en la actuales, sean capaces de tener una buena corrida de juego fuerte, y el incidente de Miley sugiere que existen malas vibras internas. ¿Cómo un jugador se va a sentir cómodo al demostrar ese tipo de comportamiento frente a sus compañeros? ¿Acaso otros compañeros dieron un paso al frente y le dijeron a Miley que estuvo mal lo que hizo? Porque como diría cualquier manager, un mensaje de un compañero puede ser más efectivo que de parte de un manager o un coach.

Los Medias Rojas necesitan hacer cambios tan pronto como sea posible para comenzar a ganar partidos de béisbol, un concepto tan simple que muchas veces pasa por alto.

El otro día en el camerino de los Gigantes, a Matt Duffy se le preguntó por su promoción a ser el antesalista regular del equipo, y él explicó que se había enterado del descenso del anterior abridor Casey McGehee del propio McGehee. El veterano llevó a Duffy a un costado del camerino y le dijo que lo estaban sacando del roster, y McGehee le explicó que él había tenido una experiencia similar temprano en su carrera en Milwaukee, donde él reemplazó a Bill Hall. Por demasiado tiempo, dijo McGehee, él se sintió mal por haber reemplazado a Hall, y McGehee quería asegurarse de que a Duffy no le pasara lo mismo.

McGehee está de vuelta en Grandes Ligas con los Gigantes, pero Duffy sigue siendo el antesalista regular, y recibiendo consejos en su labor por parte de McGehee, al mantenerse apegado a la devoción tradicional del equipo de ganar partidos. Barry Zito, el jugador mejor pagado del equipo en el 2010, fue sacado del roster y no se quejó; en cambio, apoyó a sus compañeros. El año pasado, Sergio Romo fue sacado del rol de cerrador y lo manejó con gracia antes de firmar de vuelta con los Gigantes en la temporada baja como agente libre. En el otoño pasado, Tim Lincecum, un dos veces ganador del Cy Young, fue movido al bullpen de San Francisco y no mostró ni un ápice de descontento porque él entendió que la decisión estaba basada en su rendimiento y en lo que le daba la mejor oportunidad de ganar a los Gigantes.

Los Medias Rojas deben tratar de ponerse en este lugar, nuevamente, tal y como les pasó en el 2013. Y hay algunos pasos necesarios que deben tomar:

1. El dueño John Henry necesita sentarse con David Ortiz para discutir su rol.

David Ortiz
Jim Rogash/Getty ImagesDavid Ortiz tiene en la actualidad un WAR de -0.2 en el 2015
Ortiz es una figura histórica en los Medias Rojas cuyo legado comenzó a tomar forma muchísimo antes de que Ben Cherington fuese el gerente y John Farrell el manager. Es por esta razón que Henry y el presidente del equipo Larry Lucchino deberían pautar una cena con Ortiz y asegurarle: "David, tu eres una parte importante del pasado del equipo y una parte importante del futuro del equipo, alguien que va a ser recordado aquí por muchísimo tiempo luego de que finalice tu carrera, y tenemos que hablar sobre tu lugar en este equipo en el 2015..."

El rendimiento de Ortiz ante los lanzadores zurdos se ha convertido en un gran problema. Su porcentaje de embasamiento es de .123 ante ellos, el peor de cualquier bateador en las mayores con por lo menos 50 apariciones ante los zurdos en esta temporada. Esta situación ha sido una granada emocional para Farrell debido al orgullo y la estatura que tiene Ortiz, y por todo lo antes mencionado, sería mejor para Henry el manejar esto de Ortiz de forma directa, con todo el peso del respeto de la organización hacia él. Henry, Ortiz, Cherington y Farrell pueden concretar un plan, y las posibilidades de Ortiz dentro del equipo podrían ser mejores si es parte del proceso.

La temporada pasada, los Yankees pretendieron todo el año que Derek Jeter era lo suficientemente bueno para batear en la parte superior de su alineación y que fuera su torpedero regular, siendo uno de los peores a la defensiva en las mayores, estadísticamente hablando. Nunca sabremos si esto pudo haber hecho la diferencia para que los Yankees llegaran a la postemporada, pero no les ayudó el hecho de que siguieran pretendiendo que Jeter era una especie de Mago de Oz en vez de un mero mortal detrás de un cortina de problemas. Los Medias Rojas no deben cometer ese mismo error.

2. Los Medias Rojas necesitan decidir por cuanto tiempo van a esperar para que Mike Napoli comience a batear.

Napoli está bateando .200, con un OPS por debajo de los .700 mientras maneja una posición importante a la ofensiva (primera base). Boston se ubica en el puesto 29 en producción de OPS desde el puesto de primera base y está en el puesto 26 en remolcadas. Los Medias Rojas tienen que mejorar aquí. Napoli está en el último año de su acuerdo de dos temporadas, y los Medias Rojas tienen la flexibilidad de moverse, e identificar un reemplazo, ya sea interno o de afuera de la organización.

3. Los Medias Rojas deben flexionar su profundidad.

Si llegan a unas decisiones sobre Ortiz y Napoli, entonces la oficina central y Farrell estarán en posición de simplemente seleccionar los mejores pareos para un día en particular. Quizás eso incluya el ascenso de Jackie Bradley Jr., quien, junto con Mookie Betts y Rusney Castillo, podrían darle a Boston unos excelentes jardineros a la defensiva. Quizás eso signifique mover a bateadores diferentes a lugares poco conocidos en la alineación.

4. Se debe aplicar el estándar más básico para la toma de decisiones.

Cuando los equipos suben a jugadores de liga menor, con frecuencia los managers recitan una versión de esta oración: Este es el chico que el cuerpo de entrenadores de liga menor piensa que nos puede dar la mayor oportunidad de ganar.

Los Medias Rojas necesitan adherirse a este mantra con su cuerpo de lanzadores. ¿Acaso es Miley - y su efectividad de 5.07 - en realidad uno de los cinco mejores abridores de la organización? ¿Hay alguien más en las menores que lo pueda hacer mejor?

Boston tenía un plan de pitcheo concreto al entrar a la temporada, y ese plan no ha funcionado. Ahora se tienen que hacer todos los ajustes necesarios - y tan pronto como sea posible. La temporada de los Medias Rojas no ha muerto; todavía les queda algo de pulso restándoles exactamente 100 partidos en el calendario. Pero a menos que Boston juegue mejor, se corren el riesgo de convertirse pronto en irrelevantes en la contienda por los playoffs en el Este de la LA.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bryce HarperPatrick Smith/Getty Images
Los fanáticos de los Yankees están listos para que comience su era de Bryce Harper, según escribe Scott Allen.

Cada vez que hay una estrella joven con otro equipo, los Yankees de Nueva York comienzan a ser vinculados a ese jugador por el historial de la franquicia de gastar mucho dinero en muchas grandes estrellas. Ellos consiguieron a Reggie Jackson, y Dave Winfield, y Rickey Henderson. Ellos apostaron en grande por conseguir a Greg Maddux, quizás ofreciéndole más dinero antes de que firmara con Atlanta. Ellos consiguieron en cambio a Alex Rodríguez, luego que los Vigilantes se dieran cuenta que no podían costear el megacontrato que acababan de firmar con él, y luego firmaron a CC Sabathia por $161 millones, aplastando al resto de los pretendientes del zurdo.

En muchos casos, la especulación que vincula a los Yankees con alguien como Joe Mauer o Ryan Howard o Albert Pujols ha resultado ser ridícula, especialmente con jugadores tan jóvenes y tan lejos de llegar a la agencia libre.

Pero el comentario de Harper hacia los Yankees es como la versión de béisbol del comentarios de Bush o Clinton como candidatos a la presidencia de EEUU: La posibilidad parece inevitable, dadas las circunstancias.

Para el final de esta temporada, Harper ya tendrá tres años y 159 días de servicio en las mayores, lo que significa que será elegible para la agencia libre luego de la temporada 2018, cuando será un hombre viejo de... 26 años.

Entre ahora y ese entonces, los Yankees verán algúnos dólares saliendo de su nómina.

El contrato de Alex Rodríguez por 10 años y $275 millones expirará luego de la temporada 2017.

El acuerdo de Mark Teixeira por ocho años y $180 millones expirará luego de la temporada 2016.

El contrato de CC Sabathia - que incluye la extensión acordada luego de la temporada 2011 - se completará, de una forma u otra, para el final de la temporada 2017. (Tiene una complicada cláusula de opción condicionada para el 2017).

En adición: El contrato de Carlos Beltrán de tres años y $45 millones acabará luego de la temporada 2016. El de Brian McCann por cinco años y $85 millones acabará luego de la temporada 2018, a menos que los Yankees ejerzan la opción para el 2019. El acuerdo de cuatro años y $52 millones de Chase Headley acabará luego del 2018. El de Brett Gardner por cuatro años y $52 millones acabará en el 2018, a menos que el equipo ejerza la opción para el 2019. El contrato de Andrew Miller de cuatro años y $36 millones se acabará en el 2018.

Asumiendo que el dueño Hal Steinbrenner no me sumerja en el mercado para traer a tres o cuatro topos a los que les dé un contrato similar al de A-Rod entre ahora y el 2018, finalmente los Yankees podrán tener control de su deuda de tarjeta de crédito para el momento en que Harper llegue al mercado. Para ese entonces, el precio de Harper podría estar por encima de los $40 millones anuales, esto sujeto a que se mantenga saludable, y es posible que no exista otro jugador desde Jackson que encaje mejor en el Yankee Stadium - un toletero zurdo que podría reescribir los libros de historia con sus batazos hacia el jardín derecho.

Al igual que Jackson, Harper es increíblemente mercadeable, porque ya sea que les guste su arrogancia o no, é les un jugador que no se puede dejar de ver, algo que los Yankees necesitan en su era post Derek Jeter.

¿Harper a los Yankees? ¿Es eso posible?

Pongámoslo de esta manera: Los Nacionales de Washington, quienes posíblemente tienen al dueño más rico de todo el béisbol, hará lo que tenga que hacer para retener a Harper. Otros equipos estarán interesados en hablar con Harper siempre y cuando llegue a la agencia libre (y casi todos los clientes de Scott Boras prueban el mercado).

Pero cualquier pronosticador a largo plazo que tenga algún sentido del jugador y la franquicia les diría esto: Sería sorprendente si no vemos a Harper usando el uniforme de los Yankees en el Día Inaugural de la temporada 2019.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dellin BetancesJim McIsaac/Getty ImagesDellin Betances lleva ritmo para completar 80 juegos y 88.1 entradas en el 2015.
Todo indicaba que los Yankees de Nueva York no tendrían que usar en el juego del viernes a Dellin Betances o Andrew Miller, porque tenían ventaja de 8-1 a la altura de la quinta entrada. Pero los Angelinos de Los Angeles despertaron y se rebelaron ante Esmil Rogers, y luego que cinco bateadores llegaran a base, el manager de los Yankees Joe Girardi salió del dugout para llamar a Betances - quien tuvo que trabajar duro, utilizando muchos lanzamientos rompientes.

Betances permitió un hit y otorgó dos boletos, y por primera vez en esta temporada, permitió una carrera limpia. Pero ponchó al emergente Carlos Pérez para terminar el juego, en su lanzamiento 33 de la entrada.

De seguir su ritmo actual de uso, Betances terminaría con un asombroso total de 80 apariciones, con 88 1/3 entradas; el año pasado, hizo 70 apariciones, trabajando 90 entradas. Ha lanzado en seis ocasiones en los pasados 11 días. Lleva ritmo para terminar con 1,440 lanzamientos, mucho más que en el año pasado, cuando hizo 1,365, la mayor cantidad entre los relevistas de la Liga Americana.

Carlos Torres de los Mets fue el único relevista que hizo más lanzamientos que Betances la temporada pasada, y su carga de trabajo ha sido reducida significativamente en esta campaña. Betances mide 6 pies 8 pulgadas y pesa 265 libras, y quizás puede sobrellevar una mayor carga de trabajo que la mayoría de los relevistas, pero la historia sugiere que un uso prolongado no suele llevar a cosas buenas.

Cada lanzador es diferente en cuanto a composición del cuerpo y capacidad, y cada mecánica de lanzamiento es diferente, así que no existe algo así como comparar manzanas con manzanas. Pero consideren el caso de Jonny Venters: El relevista de los Bravos de Atlanta Braves hizo 79 apariciones en 2010, y 85 apariciones en 2011, cuando llegó a las 88 apariciones. Apenas pudo hacer 66 apariciones en 12012 antes de quebrarse, y no ha lanzado en las mayores desde ese entonces.

Es posible que la capacidad física de Betances no se pueda comparar con la de Venters, pero su carga de trabajo está en línea con la que tuvo Venters. Los Yankees tienen una gran arma en Betances, y a medida que avanzan en la temporada, quizás valga la pena que encuentren una manera de ofrecerle mayor protección.

Hasta esta mañana, Betances se encuentra quinto en las mayores en entradas lanzadas:

1. Anthony Bass, Texas -- 34 2/3

2. Esmil Rogers, Yankees -- 31

3 (Empatado). Evan Scribner, Oakland -- 30 2/3

3 (Empatado). Tony Watson, Piratas -- 30 2/3

5. Betances -- 30 1/3

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Alex RodriguezAP Photo/Elise Amendola
Eventualmente, el dueño de los Marlins de Miami Jeffrey Loria se cansará del experimento de Dan Jennings, de tener un manager que no había dirigido a un equipo antes de la semana pasada. Quizás suceda luego de más derrotas -- Miami ha perdido siete de nueve juegos desde el cambio en la dirección, incluyendo una dura derrota el martes - o luego de más cambios en el cuerpo de entrenadores. Quizás los Marlins le den la vuelta, y Loria siga con sus cambios de managers. Como dice el viejo y conocido refrán, las únicas cosas seguras en la vida son la muerte, los impuestos y un nuevo manager en los Marlins.

La próxima vez que Loria considere un cambio, asumiendo que esa conversación no va a suceder hasta después de la temporada 2015, he aquí un nombre que debería considerar seriamente: Alex Rodríguez.

Sí, por supuesto, hay muchísimas razones por las que no se debe contratar a Rodríguez, pero antes de que hablemos de ellas, piensen en las calificaciones que Rodríguez traería a la mesa para los Marlins. (Y dejemos algo en claro: Rodríguez encajaría bien con los Marlins y quizás solo con los Marlins, y quizás en ningún otro equipo.)

1. Rodríguez sabe de béisbol. Él conoce de situaciones, conoce a los jugadores, observa a otros jugadores. Él es un fanático del deporte. Yo asumiría que si Rodríguez no recibe una oferta de trabajo en algún otro cuerpo de entrenadores luego de su retiro, probablemente termine trabajando en televisión, y sospecho que lo haría muy bien porque es claro, cuando lo escuchas discutir partes específicas del juego, que ha acumulado una gran cantidad de conocimiento sobre cómo se debe jugar este juego.

2. Él tendría credibilidad entre jugadores. Miren, los tipos en los medios (como yo) han escrito y ofrecido muchas opiniones sobre las mentiras y las trampas de Rodríguez con sustancias prohibidas, y la mayoría de las evaluaciones han dado en el blanco. Pero muchos de los jugadores no lo miran de la misma forma. Ellos miran a la parte trasera de la tarjeta de pelotero y entienden la habilidad y el trabajo que se requiere para alcanzar ese nivel de éxito, y ellos tienden a tomar su carrera en lo que vale - tal y como hacen con la carrera de Barry Bonds. Muchos jugadores de las décadas de los 90 y los 2000 con los que he hablado ven a Bonds como el pelotero más grande que jamás hayan visto, y no le ponen asteriscos a lo que hizo, y apuesto que lo mismo ocurre con Rodríguez.

Dan Jennings, Miami Marlins
J Pat Carter/AP ImagesDan Jennings tiene marca de 2-7 como manager de los Marlins.
Parte de los problemas de Jennings como manager es que no tiene historial. Los jugadores suelen respetar los historiales, y aunque el historial de Rodríguez contiene muchas otras cosas más allá de los hits y los jonrones, él sí tiene un historial, como lo tuvieron Robin Ventura, Mike Matheny ayBrad Ausmus como jugadores antes de dar el salto a trabajar como managers sin tener experiencia dirigiendo equipos.

3. Él es bueno con los jugadores jóvenes. Los compañeros de A-Rod probablemente te dirían que él se ha sentido más cómodo con un ascendente Robinson Canó que con algunos de los veteranos con los que ha jugado. Apuesto que él sería bueno como instructor. Dice mucho de él cuando Didi Gregorius tuvo problemas en abril, el manager de los Yankees Joe Girardi quería que Rodríguez pasara tiempo con el torpedero. Rodríguez escucha a sus compañeros, y es comprensivo.

4. Miami y él están atados por la cadera. Rodríguez creció allí, y vive allí ahora. Y recuerden, la comunidad de Miami parece perdonar más fácil que otras ciudades; es como una versión costera de Las Vegas. El equipo más celebrado en la historia de la ciudad es el equipo de football americano de la Universidad de Miami, y la naturaleza fuera de la ley de ese programa es una parte importante de su tradición.

Hace diez días, la mayoría de los fanáticos casuales del béisbol probablemente no tenían ni idea de cómo lucía Jennings. Bueno, Miami conoce a Rodríguez, y los Marlins probablemente puedan venderle la imagen de Rodríguez a su base de fanáticos.

5. El uso de PED en el pasado no descalifica a alguien de tener un trabajo en MLB. Mark McGwire es el coach de bateo de los Dodgers - y es ampliamente alabado como alguien que es muy bueno en su trabajo -- y Bonds y Roger Clemens son vistos como buenos maestros en sus respectivos roles con los Gigantes y los Astros. Manny Ramírez es un valioso instructor para los Cachorros. Hay muchos, muchos ex jugadores que directa o indirectamente han estado vinculados al uso de PED y que están en posiciones de autoridad. El comisionado de MLB Rob Manfred dijo temprano este año que Rodríguez es un miembro del béisbol en buen standing.

6. Si los Marlins quisieran tener a Rodríguez como manager para el 2016, probablemente podrían llegar a algún tipo de acuerdo con los Yankees. A Rodríguez se le deben cerca de $41 millones por las siguientes dos temporadas, y aunque en esta campaña ha lucido mejor de lo esperado, Rodríguez sabe que sus mejores días como jugador han quedado en el pasado. Él podría dar el salto, aprovechar la oportunidad y aprobar un acuerdo, y si los Yankees se pueden ahorrar $2 o $3 millones anuales por los siguientes dos años en algún tipo de arreglo con los Marlins, quizás estén dispuestos a hacerlo, y así dejarían abierto su puesto de bateador designado en su envejeciente roster.

De acuerdo, Loria tendría que estar de acuerdo con la idea de contratar al más notorio usuario de sustancias en la historia del deporte, y él tendría que explicar por qué estaría de acuerdo con contratar a alguien que ha mirado a las cámaras y ha mentido de forma repetida. Los Marlins tendrían que creer que Rodríguez les estaría diciendo la verdad, porque no puedes ser el dueño de un equipo y preguntarte si el tipo en tu dugout está siendo honesto contigo.

Además Rodríguez tendría que mantenerse en el mismo camino por el que ha andado en meses recientes. Ha sido más directo, más humilde, más autocrítico. Él ha reconocido sus errores y ha hecho referencias repetidas a ellos. Solo él sabe de seguro si se ha mantenido lejos de las PED este año; hasta donde sepamos, no ha dado positivo.

A Loria le gustan las soluciones con escándalo, como cuando contrató al alborotoso Ozzie Guillén, como cuando contrató a un ex Yankee como Girardi. No podría haber una opción que llamaría más la atención que contratar a Alex Rodríguez.

En esta semana le pregunté a varias personas respetadas dentro del deporte sobre la idea de Alex Rodríguez como manager, y las respuestas generalmente variaron desde "No es algo completamente loco..." a "Eso es algo realmente interesante..." a "No puedo decir que sea una mala idea..."

Quizás Loria explore dicha idea y la descarte. Quizás la rechace de plano. Pero mientras considera algunas ideas, esta podría ser una que valga la pena considerar, y quizás Rodríguez debería pensar sobre ella también.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Es seguro asumir que Jeffrey Loria no hizo esta contratación para ser un pionero, o como parte de alguna doctrina; en cambio, es probablemente una manifestación de su impetuosidad. Los Marlins han tenido seis managers en los pasados seis años, y han cambiado de managers en nueve ocasiones desde que ganaron la Serie Mundial del 2003. Según escribe Greg Cote, Loria ha tenido una gran variedad de managers. El lunes, los problemas en el bullpen aceleraron el final de la estancia de Mike Redmond, y que se manifestaron nuevamente en el debut como capataz de Dan Jennings; Steve Cishek fue el lanzador perdedor, de nuevo.

Antes del partido, Ichiro tuvo una reacción cuando le ató una corbata al cuello de Jennings, y sin duda hay varias personas en el deporte que han trabajado en uniforme por muchos años riéndose - no por las travesuras de Ichiro, sino por el pensamiento de los Marlins de que la entrada de Jennings es una buena idea, y que va a funcionar.

Su punto de vista es que el manager se tiene que enfrentar a una amplia gama de problemas de personalidad todos los días, desde manejar a las tres docenas de miembros del grupo de viaje de un equipo hasta las decisiones dentro del partido hasta explicarle a personas competitivas porque no siempre se van a salir con la suya. Antes y después de cada juego, hay preguntas de parte de la prensa que podrían resultar en una palabra o una frase que se convierte en algo viral - y no solo los fanáticos que los siguen, sino también los jugadores. Hay docenas de decisiones en un partido, detalles en el posicionamiento de los jugadores, selección de pitcheos y estrategias que no solo se deben ejecutar, sino planificar por adelantado, algunas veces con varias entradas de antelación. No todo el mundo está capacitado para manejar un equipo, según creen las personas que portan un uniforme; no todo el mundo está calificado, sin importar cuanto tiempo hayan pasado dentro del deporte y cuanta experiencia ellos tengan viendo partidos.

Para muchas de esas personas que utilizan un traje, reconocen que Bochy se ha distinguido por su trabajo con los Gigantes, al igual que Buck Showalter y Terry Francona. Pero también está la creencia de que la mayoría de los managers son como lanzadores abridores mediocres - uno siempre puede encontrar a alguien que haga ese trabajo, que implemente la estrategia generada y esbozada por las oficinas centrales que se están llenando cada día más con personas realmente astutas que entienden las oportunidades y probabilidades que se derivan de cada decisión mejor que su manager. Muchas personas en las oficinas centrales solo esperan que el tipo en la silla del manager no estropee las cosas - al hacer algo estúpido y trabajar fuera del libreto escrito por el personal encima de ellos, al fallar en ser directos al presentar una decisión, al decir algo realmente tonto en cámara o en un micrófono. Como escribimos aquí mismo a principios del año pasado, muchas personas en las oficinas centrales miran al manager quizás de la misma forma que Barack Obama ve a su secretario de prensa: Mantente en el mensaje, por favor.

Jennings, según dijo un oficial de la Liga Americana, lo hará bien. "Él es una buena personas y le va a caer bien a la prensa y a los jugadores", dijo el oficial.

Jennings será terrible, dijo una persona que forma parte de un cuerpo de entrenadores de Grandes Ligas. "Él no va a saber cómo reaccionar", dijo la persona. "Me siento mal por él".

Todo el mundo está mirando.

• Solo los Marlins contratarían a un manager que nunca ha jugado, según escribe Dave Hyde.

El resumé de Jennings:

Gerente de los Marlins (septiembre 2013 al presente)

Vicepresidente de personal de jugadores de los Marlins (2002-13)

Director de escuchas de los Rays por siete temporadas

Comenzó su carrera como escucha con los Rojos en 1986

Fue coach en la Secundaria Davidson (Mobile, Ala.) antes de ser escucha

Elegido al Salón de la Fama de los Escuchas Profesionales en 2012

Jennings es el 14º manager (incluyendo los interinos) en tomar las riendas de los Marlins, cuya primera temporada fue en 1993.

Los Padres y los Nacionales (antes Expos de Montreal), cuyas temporadas iniciales fueron en 1969, han tenido 16 cada uno en su historia.

• De hecho: Oficiales rivales asumen que el manager que ahora está más cerca de la cuerda floja es Bud Black de San Diego, en un año en el que los dueños de los Padres aumentaron su inversión y sus expectativas.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mike TroutKelley L Cox/USA TODAY Sports
A medida que llegamos a la marca del primer cuarto de la temporada 2015, han quedado definidos estas seis áreas problemáticas, entre muchas otras:

1. El puesto de limpiabases en los Angelinos
Luego que Howie Kendrick fuese cambiado en el invierno y Josh Hamilton fuese sometido a una cirugía de hombro - entre otros asuntos - los Angelinos entraron a los entrenamientos primaverales pensando que saldría alguna solución para su puesto de cuarto bate en su alineación en el grupo que incluía a Matt Joyce, David Freese y otros.

Sin embargo, eso simplemente no ocurrió. Los Angelinos tienen hasta ahora la peor producción desde su puesto de cuarto bate: Sus bateadores en el puesto No. 4 se han combinado para un OPS de .564, o 50 puntos menos que cualquier otro equipo.

Mike Scioscia ha intentado poner a tres bateadores diferentes en ese puesto, y tendrá que considerar varias combinaciones adiconales hasta que algo resulte.

2. El cuadro interior de los Mets
Las jugadas defensivas y la producción ofensiva en la segunda base, campocorto y tercera base están minando el trabajo de las otras buenas partes que tiene el equipo. Ahora Dilson Herrera, quien se suponía que fuese parte de la solución, se rompió un dedo; Wilmer Flores sigue haciendo errores a la defensiva; y la falta de una posición cómoda para Daniel Murphy se convertido en un problema serio. Terry Collins reconoció luego de la derrota de los Mets el viernes que está preocupado por la confianza de Flores.

El cuadro interior de los Mets se ha convertido en un gran problema, según escribe Andy Martino.

Aquí está el lado positivo: A pesar del desastroso tiempo que pasaron los Mets en Chicago y su actial mala racha, siguen en primer lugar. Pero necesitan algunas soluciones grandes, y dada la cantidad de dinero que invirtieron en David Wright, ellos realmente no tienen otra alternative que esperar por él. Uno se tiene que preguntar si en algún punto ellos considerarían una movida por Ben Zobrist de Oakland, luego que demostrase que se ha recuperado de la cirugía de rodilla, porque la flexibilidad posicional de Zobrist le daría más opciones a los Mets.

3. El bullpen de Oakland
Año tras año, los Atléticos han podido crear unidades de relevo efectivas con varias piezas y partes, aunque con mucho movimiento de personal. Pero pareciera ser que la pérdida del cerrador Sean Doolittle comenzó una serie de caídas de dominós que sigue sin detenerse. Hasta el momento, los Atléticos están en el puesto 29 en efectividad colectiva del bullpen.

El relevo fue un problema nuevamente para los Atléticos el viernes. Oakland se encuentra a 11 juegos de los .500, pero por lo menos hay ayuda asomándose en el horizonte: Doolittle acaba de comenzar una asignación de rehabilitación de su lesión.

4. El tercio inferior de la alineación de Seattle
Se esperaba que las adiciones de Nelson Cruz y Seth Smith le quitaran presión a jugadores como Dustin Ackley, al permitirle batear más bajo en la alineación. Pero los problemas no se han resuelto: A pesar de un increíble inicio de temporada de Cruz, los Marineros siguen en el puesto 24 en carreras anotadas, y la parte inferior de la alineación ha lucido impotente.

OPS, rankings: No. 7 .504, 27º

No. 8 .644, 20º

No. 9 .490, 18º (13º entre los equipos de la Liga Americana)

Ackley batea .191, el campocorto Chris Taylor .143 y Kyle Seager ha comenzado lento, con porcentaje de embasamiento de .300. Robinson Canó batea .268.

La falta de bateo en momentos clave ha lastimado a los Marineros, según escribe Bob Dutton.

5: La alineación de Colorado
Sí, el pitcheo es siempre la preocupación principal de los Rockies, pero increíblemente, se encuentran en el puesto 27 en las mayores en carreras. Algo de eso está relacionado con el hecho de que los Rockies han tenido algunas posposiciones, pero la ofensiva necesita ser lo mejor de Colorado, y hasta ahora Carlos González batea .194. Colorado tiene porcentaje de embasamiento de .310, 17 puntos más bajo que el año pasado.

6: Los Filis en general
Ellos están empatados en el sótano en carreras salvadas por la defensa.

El OPS colectivo de Filadelfia es de .622, que es un poco mejor que el de Stephen Drew. La efectividad colectiva los ubica en el puesto 21, y recuerden, es posible que Cole Hamels y/o Aaron Harang sean cambiados en el verano. Como escribió Jayson Stark a principios de esta semana, los Filis llevan ritmo de convertirse en el primer equipo desde los Mets de 1962 en lograr un diferencial de carreras negativo de 300.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rob ManfredAP Photo/Ricardo ArduengoRob Manfred ha dejado en claro que está considerando impulsar una reducción en el calendario.
Los jugadores de Grandes Ligas entienden que nadie va a sentir lástima por los retos que ellos tienen que enfrentar con sus viajes, porque ellos viajan en aviones privados y alguien les carga las maletas. Ellos tienen un equipo de empleados en los camerinos que están preparados para ayudarlos con cualquier cosa que necesiten, y todo esto mientras se les paga muy bien, y con varios meses libres en la temporada baja.

Hace algunas semanas, resulta ser que yo estaba en el mismo vuelo con Chipper Jones de camino hacia Nueva York, y mientras caminaba en la terminal, él mencionó que era la primera vez que él ponía un pie en el Aeropuerto LaGuardia.

"¿Suena casi como un chico malcriado, cierto?", dijo, casí burlándose de si mismo.

Así que, casi sin excepciones, Chipper y otros jugadores entienden esta verdad absoluta: Ellos tienen una gran vida.

Pero también hay otra verdad que es absoluta: Los ciclos de trabajo y descanso que los jugadores tienen que sobrellevar en el verano no conducen a una eficiencia física máxima, y ellos se van desgastando a lo largo de una temporada de béisbol.

Quizás por esto es que Rob Manfred, nuevo comisionado de béisbol, habló fuerte y claro el otro día sobre la posibilidad de acortar la temporada. Incluso llegó a hablar sobre esa posibilidad sin descartar de plano que sea una posibilidad hacer ese ajuste; y es una gran idea, el acortar el número de partidos de 162 a, digamos, 154.

Hay muchos obstáculos y muchos niveles en esta discusión que no están relacionados al calendario de viajes. Para poder hacer realidad un calendario de 154 juegos, los dueño de Grandes Ligas tendrían que estar de acuerdo con no ganarse los ingresos de hasta cuatro partidos en casa, y tal vez esto pueda ser parte de la conversación con una unión de jugadores que está cada vez más molesta por el hecho de que su porcentaje del pastel de ganancias se ha ido reduciendo, aun cuando el salario promedio de jugadores se acerca a los $4.5 millones. Quizás las Grandes Ligas le puedan decir a la unión: "Miren, no les vamos a dar más dinero del que están recibiendo ahora, pero van a tener menos días de trabajo a lo largo de una temporada de 183 días. Equipos como los Dodgers y los Gigantes sacrificarían grandes entradas perdiendo cuatro partidos locales, pero seamos realistas, para muchos equipos, el no jugar un lunes, un martes o un miércoles adicional en los meses en los que hay clases en las escuelas no es una gran concesión".

Y eso ayudaría a los jugadores, quienes necesitan ayuda. Sus horas de trabajo son extrañas: Llegan al estadio a las 3 algunos días, parten hacia el aeropuerto a las 11:30, llegan al nuevo hotel a las 3 a.m., de vuelta al estadio temprano la tarde siguiente. No es de extrañar que por décadas, los jugadores dependieran de las anfetaminas - 'speed' - para ayudarlos, tomada media hora antes del partido. No es de extrañar que tantos jugadores de generaciones pasadas lucharan contra problemas de acción, porque ellos tomaban pastillas para estar listos para el juego, y luego bebían alcohol para bajar las revoluciones.

Ahora las anfetaminas no son una opción, y los jugadores más viejos te dirán: Las pastillas no te ayudan. Algunos escuchas avanzados notarán los factores de viaje en sus reportes, mencionando que un equipo o un jugador en particular luce cansado, o que una noche brutal de viaje precedió el inicio de una serie. En privado, algunos ejecutivos creen que el implacable calendario de viajes contribuye a la ola de lesiones que crece conforme pasa la temporada.

Una de las mayores preocupaciones por la posible reducción del calendario es como se podrían afectar las estadísticas tradicionales, en un deporte que probablemente tiene esto más enraizado que cualquier otro. Yo pienso que Manfred y la unión de jugadores no deben preocuparse por esto, porque, seamos realistas, el brillo de las estadísticas en el deporte se esfumó durante la era de los esteroides. Cuatrocientos jonrones o quinientos jonrones ya no son tan importantes como antes, y si le preguntamos a la mayoría de los fanáticos casuales del béisbol, probablemente no podrían mencionar cuál es el record de jonrones para una temporada. (Barry Bonds, 73). De todas maneras, Bonds esa cantidad de cuadrangulares en 153 partidos - pocos jugadores participan en los 162 juegos, y los managers siempre andan buscando oportunidades para darle descanso a jugadores clave así como a veteranos. Los números de pitcheo ya han sido alterados significativamente por la manera en que los equipos utilizan y protegen sus brazos; no vamos a volver a ver a otro lanzador que llegue a las 300 entradas en una temporada.

El descansar más a los jugadores los hará mejores en los que días que juegan. Ninguno de ellos puede realmente decirlo, y ciertamente no en voz alta frente a un micrófono o una cámara, pero ellos necesitan más días libres, más descanso, más tiempo para dormir.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Joe KellyAP Photo/Charles KrupaJoe Kelly ocupa el primer lugar de las Mayores con la velocidad promedio de su recta.
Cuando Joe Kelly se pesó al final de la campaña 2014, la báscula indico 198 libras. Ahora, pesa 178 libras, aunque no está seguro por qué -él no ha hecho cambios importantes en su régimen de entrenamiento o hábitos alimenticios - y lo más alocado es que su velocidad con la recta va en aumento.

De hecho, hasta hoy, la velocidad promedio de la recta de Kelly es la más alta en las Mayores, con 96.5 millas. Eso es más alto que las velocidades de Matt Harvey, Gerrit Cole y Andrew Cashner, y un producto de su nuevo compromiso con cada lanzamiento al igual que un atleticismo notable.

Kelly y los Medias Rojas de Boston intentarán rescatar el último juego de su serie en casa contra los Yankees de Nueva York, cuando se enfrenten en el Domingo de Grandes Ligas a través de ESPN Deportes.

"Simplemente, soy delgado", afirmó. "Como saludable, pero probablemente debería comer menos alimentos saludables, porque ya estoy muy delgado.

"No diría que estoy en forma o fuerte, pero mi cuerpo se siente bien. Intento poner esfuerzo en cada lanzamiento que realizo".

En el pasado, indica Kelly, había situaciones en donde se ponía debajo en el conteo. El bateador sabe que lo viene es una recta, y Kelly dijo que él la lanzaba "al 85 por ciento" para poder nivelar el conteo, pero siempre resultaba castigado.

Añade: "Prefiero que me derroten con mi mejor pitcheo".

En otras palabras: Él lanzará su mejor recta, en lugar de "solamente hacer un pitcheo débil, abajo y afuera", explicó. "Estoy entrenando mi cuerpo para lanzar con fuerza. Intento dar el 100 por ciento de esfuerzo en mis rectas".

Quizá él tenga más habilidad para esto que la mayoría de los pitchers, gracias a su atleticismo. Kelly batea, fildea y corre bien; a veces, los Cardenales lo usaban como corredor emergente la temporada pasada. Kelly jugó fútbol americano y básquetbol cuando era niño, clavando la pelota de básquetbol por primera vez cuando estaba en su primer año de preparatoria. "Siempre podía correr y saltar bastante bien", dijo.

Pero su primera pasión real, fuera del béisbol, era la patineta. Él menciona que a veces iba al parque local para entrenar por ocho horas seguidas. Confiesa que todavía puede hacer algunas suertes con la patineta, pero ya no se lo permiten.

Le pregunté a Kelly acerca de su mejor truco en la patineta, e hizo una pausa de aproximadamente 1.1 segundos antes de responder. "Una Benihana, sobre mi hermano".

Kelly se fracturó el pie cuando estaba en octavo grado, y su padre -que había jugado fútbol americano en Vanderbilt--, le pidió que se detuviera, porque el béisbol se estaba convirtiendo en prioridad.

Hasta el momento, Kelly tiene 28 ponches en 23 innings y un tercio, con solamente ocho bases por bolas.

Mientras que el pitcheo de los Yankees continúa anulando a los demás equipos. Tras la victoria 4-2 del sábado, el staff de Nueva York tiene ahora 221 ponches en 227 innings.

Etiquetas:

MLB, Beisbol, Kelly, Joe

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO