ORLANDO -- Los Azulejos de Toronto fue el equipo más efectivo e impactante, pero los Astros de Houston, los Reales de Kansas City y los Dodgers de Los Angeles hicieron los movimientos que los podrían elevar al próximo nivel, mientras que los Yankees de Nueva York fueron muy pasivos y los Padres de San Diego no leyeron adecuadamente el mercado, al cierre del período para intercambiar jugadores sin necesidad del 'waiver' en las Grandes Ligas.

En una de las semanas más movidas en la historia de la franquicia, Toronto agregó a su roster a un ganador del premio Cy Young (el zurdo David Price), un eterno candidato al Jugador Más Valioso (el torpedero Troy Tulowitzki) y dos buenas fichas de rol (el relevista Mark Lowe y el jardinero Ben Revere) para tratar de avanzar a la postemporada por primera vez desde 1993.

Toronto (51-51) comienza el fin de semana a seis juegos de los Yankees (57-44) en la División Este, pero a dos del segundo comodín, que ocupa actualmente Minnesota (53-48). Tulowitzki y Revere mejoraron notablemente una ofensiva que lidera las ligas mayores en carreras (543), slugging (.444) y OPS (.775), mientras que Price, el Cy Young de la Liga Americana en 2012, y Lowe, fortalecen la rotación y el bullpen.

Al poner toda la carne en la parrilla, Toronto mejora notablemente sus probabilidades de llevar la postemporada más allá de la frontera norte de Estados Unidos.

Pero el margen es estrecho, tomando en cuenta que Price, quien llegó desde Detroit y será agente libre en noviembre, cuando podría demandar un contrato por más de $200 millones de dólares, básicamente es un alquiler de dos meses.

Kansas City (61-40), el campeón vigente de la Liga Americana y el líder de victorias del más joven de los circuitos esta temporada, se quedó con uno de los mejores lanzadores del mundo, el dominicano Johnny Cueto, y el utility más importante de las ligas mayores actualmente, el norteamericano Ben Zobrist.

Cueto, quien también será agente libre al final de la temporada, es uno de los cuatro pitchers que ha mantenido a la oposición en un promedio por debajo de .200 este año -- los otros son Zack Greinke, Max Scherzer y Jacob deGrom -- y cuenta con 10 salidas de siete o más ceros entre 2014 y 2015, solamente detrás de Adam Wainwright (12) y Clayton Kershaw (11) en ese lapso. Un verdadero caballo para una rotación que no tenía cabeza.

Zobrist, quien puede jugar básicamente en casi todas las posiciones defensivas -- excepto la receptoría -- lideró a todos los jugadores de Grandes Ligas en WAR (victorias sobre nivel reemplazo, por sus siglas en inglés) entre 2009 y 2012, cuando estaba con Tampa Bay, y ofrece una tremenda garantía de solvencia.

Houston, que recuperó esta semana el primer lugar de la División Oeste del joven circuito con una barrida ante los Angelinos de Los Angeles esta semana, fortaleció notablemente su roster con los pitchers abridores Scott Kazmir y Mike Fiers y el jardinero dominicano Carlos Gómez.

Y entonces tenemos el complicado cambio de 13 jugadores entre tres clubes que otorgó a los Dodgers la ayuda que necesitaban en el staff de pitcheo. En un movimiento que involucró a Miami y Atlanta, los Dodgers adquirieron a los abridores Matt Latos y Alex Wood y los relevistas Jimmy Johnson y Luis Avilan, entre otros, para llenar evidentes vacantes de la rotación abridora y mejorar el cuerpo de relevo.

Los Dodgers, que lideran la División Oeste de la Liga Nacional apenas por medio juego sobre San Francisco, el actual campeón de las Grandes Ligas, tienen poco espacio para mejorar la ofensiva, pero su rotación, que es liderada por los mega estelares Kershaw y Greinke, necesitaban ayuda desde las lesiones de Hyun-jin Ryu y Brandon McCarthy. Y eso fue exactamente lo que consiguieron.

Los Yankees pudieron hacer más para fortalecer su golpeada rotación abridora -- Michael Pineda está en lista de lesionados, Masahiro Tanaka es una bomba de tiempo y CC Sabathia ya dejó atrás sus mejores tiempos -- pero se resistieron a entregar a sus mejores prospectos; los dominicanos Luis Severino (PD) y Jorge Mateo (SS) y los norteamericanos Aaron Judge (OF) y Greg Bird (1B).

Pasaron con ficha con Price, Cueto y el zurdo Cole Hamels y tampoco completaron ninguno de los movimientos que iniciaron por los relevistas Aroldis Chapman, Craig Kimbrel y Matt Carps. Una postura bastante rara para los Bombarderos del Bronx, que tradicionalmente sacrifican todo lo que deban sacrificar para mejorar sus posibilidades de llegar a la postemporada.

San Diego es un caso muy diferente. El equipo que lideró las reuniones invernales en movimientos, ha tenido una temporada bajo par, con marca de 49-53 y a 7.5 juegos de una posición en los playoffs. Los Padres escucharon ofertas por varios de sus jugadores, incluyendo por el jardinero Justin Upton, quien será agente libre, y los lanzadores Tyson Ross y Andrew Cashner, quienes estarán en último año de contrato en el 2016.

Al quedarse con todas esas fichas, el gerente general novato A.J. Preller se toma un gran riesgo. Uno que podría pagar bien caro.

Texas, pensando más en el futuro que en el presente, adquirió a Hamels, mientras que Washington se llevó al cerrador Jonathan Papelbon; los Mets al jardinero cubano Yoenis Céspedes, Colorado obtuvo al torpedero dominicano Jose Reyes desde Toronto y Pittsburgh un par de piezas de rol, pero los grandes ganadores de la semana fueron Toronto, Houston, Kansas City y Dodgers. Algunos más que otros.

Ahora viene la etapa en que los clubes pueden hacer transacciones, pero solamente con peloteros que pasaron el proceso de waivers.

Los equipos pueden adquirir jugadores e inscribirlos en sus rosters de postemporada hasta el 31 de agosto.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON -- Ahora Pedro Martínez está instalado en el Olimpo de los Medias Rojas y su legado quedará destacado por siempre en el mismo lugar donde se rinde homenaje a Ted Williams y Carl Yastrzemski y un puñado de privilegiados entre los mejores beisbolistas que han pasado por Boston.

El martes, los Medias Rojas retiraron el número 45 que usó Martínez durante su legendaria carrera en Grandes Ligas, incluyendo siete maravillosos años en Boston, durante los cuales tuvo marca de 117-37 y dos premios Cy Young y ayudó a la organización a quebrar una racha de 86 años sin conquistar la Serie Mundial.

Martínez, quien el pasado domingo fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown, es el octavo jugador de los Medias Rojas, el primer lanzador y primer latinoamericano con su número colocado en la pasarela del segundo piso en el jardín derecho del Fenway Park. Juan Marichal, cuyo #27 fue retirado por los Gigantes de San Francisco, es el único otro dominicano con igual honor al recibido por Martínez.

Cuando David Ortiz, el bateador designado de los Medias Rojas, compatriota y compadre de Martínez, hizo una seña, un paño rojo fue retirado para dejar ver el #45 del lanzador al lado de los de Bobby Doerr (#1), Joe Cronin (#4), Johnny Pesky (#6), Yastrzemski (#8), Williams (#9), Jim Rice (#14), Carlton Fisk (#27) y el #42 de Jackie Robinson, que fue sacado de circulación en las Grandes Ligas en 1997.

"Esta noche sentí la misma electricidad que se producía en Fenway Park cuando lanzaba", dijo Martínez en una conferencia de prensa posterior a la ceremonia. "Adoro eso. Es lo que convierte a Boston en un lugar único. Cuando estaba en el pido pude escuchar a un fanático gritar ´Te amo Pedro´ y me sentí como en mis tiempos de lanzador", agregó.

La ceremonia que prepararon los Medias Rojas para Martínez fue espectacular. En el centro del diamante del Fenway Park estuvo la familia completa del pitcher, algunas de las personas que incidieron en su carrera y la directiva y principales jugadores vivos de la historia de la franquicia de 115 años.

Rafael Ávila, el scout que firmó a Martínez para los Dodgers de Los Ángeles en 1988; Felipe Alou, el manager de Montreal que le dió la oportunidad de ser miembro de la rotación abridora en 1994; Jesús Alou, quien tuvo mucho que ver en su desarrollo y vaticinó que sería mejor que su hermano mayor Ramón, y Tommy Harper, quien fue coach de Pedro en Montreal y Boston, participaron en la ceremonia.

La plana mayor de Boston estuvo representada por los propietarios John W. Henry, Tom Werner y Larry Lucchino en la "Noche de Pedro", que atrajo 38,063 fanáticos al partido contra los Medias Blancas de Chicago.

Mientras el torpedero Nomar Garciaparra mandó un saludo por video, el nudillista Tim Wakefield entregó un cheque de los Medias Rojas para la Fundación Pedro Martínez. Jim Corsi y Lou Merloni le regalaron una silla de las gradas; Curt Schilling, Trot Nixon y Orlando Cabrera, miembros del equipo campeón del 2004, le dieron una computadora cargada con videos de los mejores momentos de su carrera y Harper, Dwight Evans y Luis Tiant le obsequiaron una pieza del Monstruo Verde.

En uno de los momentos cumbres de la noche, los miembros del Salón de la Fama Rice, Fisk, Yastrzemski y el relevista Dennis Eckersley presentaron a Martínez una escultura con las huellas de sus manos en plasmadas en oro. Cuando tocó el turno de realizar el primer lanzamiento ceremonial, Martínez llamó al escenario a su ex receptor Jason Varitek, el adorado ex "Capitán" de los Medias Rojas.

"Siendo honesto, no estaba preparado para tanto", dijo Martínez. "Doy gracias a la organización y pido a Dios que bendiga este sitio, que bendiga este estadio. Solamente me queda reflexionar, cuando tenga tiempo, sobre la trayectoria que me trajo aquí", agregó.

"Mi destino con la ciudad de Boston ha sido único y no termina de mostrarme hazañas diferentes", dijo Martínez, cuyas temporadas de 1999 (23-4, 2.07, 313 ponches y apenas 37 boletos en 213.1 entradas) y 2000 (18-6, 1.74 y 284 ponches en 217 entradas) con los Medias Rojas se encuentran entre las mejores de cualquier pitcher en la historia del juego.

"Pedro Martínez hizo todo lo que puede hacer un jugador para convertirse en la leyenda de un equipo. Durante su estadía aquí, Pedro fue el alcalde de esta ciudad", dijo Ortiz, quien llegó a Boston en el 2003, justo a tiempo para el campeonato del año siguiente.

"Pedro es el ejemplo de lo que uno sueña ser. Alguien que no solamente hizo las cosas bien el terreno, sino también fuera de las líneas de cal", dijo el jardinero dominicano Hanley Ramírez.

Durante la rueda de prensa post ceremonia, Martínez hizo un recuento de los mejores momentos de su vida deportiva y concluyó en que los capítulos más felices, incluyendo algunos que fueron amargos en el tiempo en que ocurrieron, los ha pasado al lado de los Medias Rojas.

"En el 2003, los Yankees nos rompieron el corazón en un juego en donde por primera vez permití que se me escapara una victoria con cinco carreras de ventaja, pero entonces en el 2004 sucedió lo increíble, cuando regresamos contra los Yankees y ganamos el primer campeonato en 86 años", dijo Martínez.

"Reflexionando como ha sido todo. Desde ese año, todo ha sido fiesta para mí. Parece que los sufrimientos de los primeros seis años, fueron compensados con lo que ha sucedido en lo adelante hasta el día de hoy", dijo.

La fiesta de Pedro y Boston no termina por ahora. El miércoles, durante la primera "Noche Dominicana" de los Medias Rojas, se repetirá parte de la ceremonia del retiro del número del lanzador, pero en español.

"Los habitantes dominicanos y latinos de los Medias Rojas, los habitantes de la ciudad, se merecen todo y eso más. Gracias Medias Rojas por tomarnos en cuenta", dijo Martínez.

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CINCINNATI -- Los jardineros Hank Aaron y Willie Mays, el receptor Johnny Bench y el lanzador Sandy Koufax son los mejores cuatro peloteros vivos de todos los tiempos, de acuerdo al voto de aficionados por la internet, anunció Grandes Ligas durante la ceremonia de apertura del Juego de Estrellas del 2015 en el Great American Ball Park de Cincinnati.

Más de 25 millones de votos fueron recibidos entre abril y mayo para elegir, además de los cuatro mejores peloteros vivos, a los cuatro más grandes de las Ligas Negras y los cuatro mayores representantes de las 30 organizaciones de Grandes Ligas.

Las cuatro leyendas vivientes posaron en el centro del diamante antes del partido entre Liga Americana y Liga Nacional y recibieron una estruendosa ovación de parte de los 43,656 aficionados que colmaron el estadio de los Rojos. Más de 43 mil asistieron a cada una de las tres jornadas de las festividades del Juego de Estrellas.

"El momento más especial fue poder ver esas grandes leyendas. Es el sueño de cualquier jugador, el poder estar cerca de los hombres que elevaron este juego a los niveles que conocemos", dijo el dominicano Albert Pujols, de Angelinos de Los Ángeles.

"Tuve la oportunidad de ver a Cal Ripken Junior y a Tony Gwynn, que en paz descanse, en su último Juego de Estrellas, en 2001, y ahora lo de esta noche. Es una experiencia que no olvidaré", agregó Pujols, uno de los mejores bateadores de nuestra generación.

Aaron, quien fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown en 1982, es el único jugador de la historia con más de tres mil hits (3,771), 700 jonrones (755) y dos mil carreras impulsadas (2,297), logros conseguidos durante una carrera de 23 años que incluyó 25 selecciones al Juego de Estrellas.

"Me siento muy honrado de que los fanáticos de Grandes Ligas me hayan seleccionado como uno de los mejores cuatro peloteros vivos de todos los tiempos. Es grandioso ser recordado de esa manera. Gracias", escribió Aaron en Twitter.

Mays, un jardinero central que para muchos el pelotero más completo de todos los tiempos, bateó .302 con 660 jonrones, 1,903 impulsadas, 338 robos, 24 Juegos de Estrellas y 12 Guantes de Oro en 22 temporadas, mayormente con San Francisco. Mays fue llevado a Cooperstown en 1979.

Bench, quien ganó dos premios de Jugador Más Valioso y 10 Guantes de Oro es la selección de una abrumadora mayoría cuando se trata de determinar quien ha sido el mejor catcher de la historia. El miembro del Salón de la Fama desde 1989 bateó .267 con 389 cuadrangulares y 1,367 carreras impulsadas en 17 temporadas. Fue convocado 14 veces al Juego de Estrellas de Grandes Ligas.

Koufax solamente jugó 12 años con los Dodgers de Brooklyn y Los Angeles entre 1955 y 1966, pero los últimos seis años de su carrera son considerados como el período más dominante de un pitcher en la historia de las ligas mayores. Durante ese tramo, el zurdo fue al Juego de Estrellas cada año, conquistó cinco lideratos de efectividad y tres de ponches, obtuvo tres premios Cy Young y un Jugador Más Valioso y tres veces superó las 25 victorias.

Durante esos seis asombrosos años, Koufax promedió 22 ganador y 7, 1.95 de efectivdad, 0.93 de Whip, 289 ponches, 63 boletos, 275 entradas, 20 juegos completos y 7 blanqueadas por temporada. El judío maravilloso fue electo a Cooperstown en 1972.

Al mismo tiempo, la oficina del comisionado anunció los cuatro mejores jugadores de las Ligas Negras, los cuatro mayores pioneros del juego y los cuatro jugadores franquicia de cada uno de los 30 clubes de MLB.

El lanzador Nolan Ryan, quien ganó más de 300 juegos y abanicó a más de cinco mil bateadores, integró las cuartetas de tres conjuntos (Anaheim, Astros de Houston y Vigilantes de Texas), mientras que el jardinero dominicano Vladimir Guerrero entró en dos (Anaheim y Expos de Montreal).

La cuarteta de los Rojos de Cincinnati , integrada por Bench, el intermedista Joe Morgan, el torpedero Barry Larkin y el atribulado "Rey del Hit" Pete Rose, recibió un reconocimiento en el campo de juego.

Como era de esperarse, la cuarteta de los Yankees de Nueva York (Babe Ruth, Lou Gehrig, Mickey Mantle y Joe DiMaggio) fue especialmente extraordinaria, pero las de Cincinnati, Bravos de Atlanta (Hank Aaron, Chipper Jones, Greg Maddux y Warren Spahn), Orioles de Baltimore (Jim Palmer, Cal Ripken Jr., Brooks Robinson y Frank Robinson), Dodgers de Los Ángeles (Don Drysdale, Sandy Koufax, Jackie Robinson y Duke Snider), Gigantes de San Francisco (Barry Bonds, Mays, Willie McCovey y Buster Posey) y Cardenales de San Luis (Lou Brock, Bob Gibson, Rogers Hornsby y Stan Musial) no se quedaron muy atrás.

Incluyendo a Guerrero, casi dos decenas de peloteros latinoamericanos integraron cuartetas de los equipos, y cinco parejas se quedaron con el 50% de los puestos disponibles en sus franquicias.

Los dominicanos Pedro Martínez y David Ortiz (Medias Rojas de Boston), los puertorriqueños Roberto Alomar y Carlos Delgado (Azulejos de Toronto), el venezolano Félix Hernández y el puertorriqueño Edgar Martínez (Marineros de Seattle); el cubano Tony Oliva y el panameño Rod Carew (Mellizos de Minnesota) y el dominicano Adrián Beltré y el puertorriqueño Iván Rodríguez (Vigilantes) cosiguieron el favor de los votantes.

También los venezolanos Miguel Cabrera (Tigres de Detroit), Omar Vizquel (Indios de Cleveland) y Andrés Galarraga (Rockies de Colorado); los cubanos Minnie Miñoso (Medias Blancas de Chicago) y Luis González (Diamondbacks de Arizona) y el puertorriqueño Roberto Clemente (Piratas de Pittsburgh).

Mientras Alomar, Clemente, Carew y Pedro Martínez ya fueron electos al Salón de la Fama; Cabrera, Ortiz, Iván Rodríguez y Vizquel son considerados grandes candidatos a llegar al nicho de los inmortales del béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CINCINNATI -- ¿Quién dijo que béisbol y reloj no combinan? ¡Por supuesto alguien que no estuvo el lunes en Great American Ball Park de Cincinnati o viendo el Derby de Jonrones por ESPN!

Todd Frazier, de los locales Rojos de Cincinnati, bateó un jonrón en los últimos segundos del último swing de la competencia para derrotar 15-14 al novato jardinero Joc Pederson, de los Dodgers de Los Ángeles, y coronarse campeón de la edición 2015 en el Great American Ball Park.

Frazier, quien tuvo a su hermano Charlie como lanzador, eliminó a Prince Fielder, de Vigilantes de Texas, y Josh Donaldson, de Azulejos de Toronto, en las rondas preliminares, prácticamente con la misma fórmula, para poner a delirar a los 43,587 que llenaron el estadio de los Rojos.

Frazier, tercero de la Liga Nacional con 25 jonrones en la temporada regular, es el segundo jugador que gana el festival de cuadrangulares en casa. El intermedista Ryne Sandberg lo hizo en Wrigley Field de Chicago en 1990.

"Impacto de primera", dijo Frazier sobre la influencia del apoyo del público en su triunfo. "Solamente escuchando al público rugir, gritar mi nombre, subió mi adrenalina", agregó Frazier.

"Y el apoyo en el último minuto de cada ronda me levantó para batear la pelota un poco más lejos. Fue muy divertido y lo aprecio mucho", dijo Frazier, quien perdió la final del año pasado ante el cubano Yoenis Céspedes en Minnesota y totaliza 50 jonrones en el Derby.

Estrenando un nuevo formato de enfrentamientos individuales con reloj, el Derby del 2015 estuvo lleno de drama y emoción desde el arranque hasta el final, con los siete duelos decidiéndose por un jonrón.

En la primera ronda el 1B dominicano Albert Pujols, de Anaheim, bateó un estacazo a dos segundos de agotar su tiempo para vencer 10-9 al 3B Kris Bryant, de los Cachorros de Chicago; Donaldson venció 9-8 al inicialista Anthony Rizzo, de los Cachorros; Pederson superó 13-12 al dominicano Manny Machado, de Orioles de Baltimore, y Frazier a Fielder.

Fielder fue eliminado en la primera ronda, pero pasó a comandar el liderato histórico de jonrones en el Derby con 81, superando al dominicano David Ortiz (77). Fielder (6) se unió a Ken Griffey Junior (8), Barry Bonds (6) y Sammy Sosa (6) como los únicos con seis o más apariciones en el festival de cuadrangulares.

En las semifinales, Pederson superó 12-11 a Pujols y Frazier por la mínima anotación a Donaldson. La final fue la fresa sobre el pastel del Derby de Cuadrangulares más emocionante de la historia.

"Este es uno que no olvidaré", dijo Pujols, quien compitió en su cuarto Derby (también 2003, 2007 y 2009) y es el cuarto mayor productor de la historia de la competencia con 73 cuadrangulares. "Tener a mi hijo más pequeño aquí por primera vez y toda la emoción que se vivió por el nuevo formato son experiencias que no tienen precio", agregó.

"Yo no participé, pero igual viví algo que es completamente nuevo para los jugadores y los aficionados", dijo el dominicano Nelson Cruz, de los Marineros de Seattle. Cruz, quien ha pegado 21 jonrones en la temporada, declinó participar en el Derby.

El nuevo formato implementado este año calificó a los ocho mejores jonroneros disponibles de la temporada regular y limitó a cinco minutos el tiempo para intentar sacar la pelota del parque en cada ronda, premiando con tiempo extra los batazos más largos. Debido a la amenaza de lluvia sobre Cincinnati, los organizadores decidieron bajar a cuatro minutos la duración de cada turno y eliminaron uno de los bonos de 30 segundos, pero eso en realidad no afectó el producto final.

El Derby de Jonrones en Cincinnati fue un dramático espectáculo de batazos decisivos en el último segundo y un show de TV de apenas dos horas y media. Para las Grandes Ligas, fue un avance en los planes de convertir el reloj en parte esencial del deporte, algo impensable hasta hace apenas un par de meses.

La oficina del comisionado puso un reloj en cada estadio para controlar el tiempo de calentamiento de los lanzadores entre innings y ordenó a los bateadores mantenerse en la caja durante sus turnos, un proceso al que se ajustaron los jugadores sin mucho trauma en los entrenamientos primaverales y la primera mitad de la temporada.

"El formato encajó perfecto. Esta noche se demostró que cuatro minutos es un paquete de tiempo, fue divertido", dijo Frazier.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- La oficina del comisionado de Grandes Ligas han revolucionado todo lo relacionado al Juego de Estrellas, el evento de exhibición más importante de las ligas profesionales de Estados Unidos y uno que marca la mitad de la larga temporada del béisbol norteamericano. Sin embargo, el cambio más importante -- de hecho, el único relevante -- sigue sin hacerse.

Las Mayores introdujeron importantes variaciones en los procesos de votación de los jugadores abridores, la forma de anunciar las nóminas las ligas Americana y Nacional y el formato del popular Derby de Jonrones que se realiza durante las festividades del clásico de mitad de temporada.

La edición 86 del Juego de Estrellas se realizará en el estadio de los Rojos de Cincinnati entre el martes 14 de julio. La Liga Nacional va arriba 43-40 (dos empates), pero desde 1989, la Liga Americana ha ganado 20 de 27 (un empate). Revisemos las novedades que se introdujeron a partir de este año en las festividades, que además incluyen un festival de fanáticos de cuatro días y el Juego de Futuras Estrellas del domingo 12.

• Sistema votación: Por primera vez desde que los aficionados tienen el derecho de elegir los jugadores que abrirán en el Juego de Estrellas, la MLB eliminó las papeletas físicas en los estadios y se decidió por el voto en internet como única forma de elegir a los abridores.

Hasta el último boletín de las votaciones, el lunes, se habían sometido más de 500 millones de votos, superando la marca de 391 millones del 2012. Cada aficionado tiene permitido votar hasta 35 veces desde una misma computadora. Si hacemos una división simple y creemos que nadie está cometiendo ilegalidades, eso significa que por lo menos 15 millones de personas han participado en el proceso de este año.

La MLB admitió recientemente que ha debido cancelar más de 60 millones de votos por temor a irregularidades y que generalmente anula cerca del 20% del total de votos anuales. En esta ocasión, los votos confiscados superarían los 100 millones, si nos basamos en las cifras y tendencias reportadas por MLB.

De todos modos, en la era digital, las boletas físicas en los parques no tenían sentido. Punto para MLB.

• Anuncio de abridores: Los aficionados votan por los jugadores abridores de cada liga hasta el 2 de julio y el domingo 5 se anuncian las alineaciones en un programa especial de ESPN a las 7:30 de la noche, una especie de antesala al Domingo de Grandes Ligas (San Francisco Giants Vs. Washington Nationals).

Anteriormente, en ese mismo show especial se daban a conocer los jugadores reservas y los participantes por el voto para último puesto en cada roster. Ahora no. Se alarga el drama. Punto para MLB.

• Anuncio de suplentes y voto final: El lunes 6 en ESPN se hará un programa especial para anunciar a todos los suplentes (25 en Liga Nacional y 24 en Liga Americana), que fueron seleccionados por el voto de los jugadores (16) y los managers (9 en LN y 8 LA) de cada circuito. Además, se anunciarán tres finalistas en cada liga para ser electos por los aficionados como el integrante 34 de cada roster. Más drama. Otro punto para MLB.

• Derby de Jonrones: La competencia de cuadrangulares es la actividad más vistosa y popular de las festividades del Juego de Estrellas. A lo largo de su existencia, desde 1985, el Derby de Jonrones ha sido modificado muchas veces, incluyendo para la edición del lunes 13 de julio en el Great American Ball Park.

En el renovado Derby participarán los ocho peloteros con más cuadrangulares en la temporada hasta el 7 de julio y en caso de empate se usarán los jonrones entre el 15 de junio y el 7 de julio para disolverlos. En la competencia habrán enfrentamientos simples entre los clasificados; 1 contra 8, 2 ante 7, 3-6 y 4-5. En lugar de outs, los jugadores tendrán cinco minutos por ronda para tratar de sacar la mayor cantidad de pelotas durante sus turnos.

Básicamente, los organizadores están tratando de mantener el evento animado sin que se alargue de forma innecesaria. Además, lo más importante, es que los jonrones seguirán siendo las pelotas que salgan del campo (¡Aleluya!). Puntos para el Derby, la TV y MLB.

• Ventaja de Serie Mundial: Desde el 2002 (cuando el partido fue dejado empatado 7-7 en 11 entradas por agotarse los jugadores sustitutos y lanzadores), la oficina del comisionado tomó la asombrosa decisión de otorgar a la liga triunfadora en el Juego de Estrellas el gran premio de tener la ventaja de la casa para la Serie Mundial.

En realidad, este es el único gran cambio que necesita el Juego de Estrellas: Que un agradable evento de EXHIBICION, con reglas especiales, que se hace más pensando en el disfrute de los aficionados que en la competencia, no decida donde arranca la SERIE MUNDIAL, el clímax de una larga temporada de ocho meses (entre entrenamientos y temporada regular). Resten los puntos anteriores a la MLB.

Entre tantos cambios, nos quedamos esperando el único que importaba.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pablo Sandoval, Víctor Martínez, Melky CabreraAP Photos
ORLANDO -- Los lanzadores abridores Max Scherzer y James Shields, los relevistas Andrew Miller y David Robertson y el jardinero Nelson Cruz han tenido actuaciones brillantes con sus nuevos clubes, tras firmar millonarios contratos en la agencia libre de Grandes Ligas del pasado invierno.

Scherzer, quien acordó por siete años y $210 millones de dólares con Washington, pelea el liderato de efectividad de Grandes Ligas con un promedio inferior a 2.00, tiene 123 ponches en 102 entradas y ha permitido un hit en sus últimas dos salidas. Shields, de San Diego, ha ganado siete de sus primeras ocho decisiones desde que firmó por $75 millones.

Miller, de los Yankees de Nueva York, tiene 17 salvamentos y efectividad de 1.03; Robertson, de los Medias Blancas de Chicago, cuenta con 14 rescates y efectividad de 2.35, y Cruz, de Seattle, ha sido uno de los bateadores más productivos de la Liga Americana. Cruz, Robertson y Miller ficharon por $58, $44 y $36 millones de dólares, respectivamente.

El cubano Yasmany Tomás (6 años/$68 millones con Arizona) batea .315 en su debut en las ligs mayores, el dominicano Hanley Ramírez (4 años/$88M con Boston) tiene 15 jonrones, 38 impulsadas y 41 anotadas, y el receptor Russell Martin (5 años/$82M con Toronto) ha pegado 10 cuadrangulares y exhibe un WAR de 2.5, justificando de alguna manera la gran inversión que realizaron sus equipos.

Sin embargo, la lista de jugadores caros, que por alguna razón u otra, han fracasado estrepitosamente en los primeros meses de sus nuevos pactos, no es pequeña.

El lanzador Jon Lester, quien dejó a Boston para fichar con los Cachorros de Chicago por seis años y $155 millones de dólares, no ha sacado provecho de pasar a una liga de ofensiva inferior. El zurdo tiene récord de 4-5 y efectividad de 3.80 y ha permitido 91 hits en 85.1 entradas, que no es exactamente un desastre, pero tampoco lo que esperaban los Cachorros por su gran inversión.

El antesalista venezolano Pablo Sandoval, un ganador de tres títulos mundiales en San Francisco que fichó con los Medias Rojas por $95 millones, ha generado más titulares relacionado a su peso y afición por las redes sociales que por el rendimiento en el terreno. Sandoval ha sido un mejor jugador en postemporada, pero no luce muy probable que alcance esa instancia en 2015, al menos no como está jugando Boston.

Su compatriota Víctor Martínez recibió $68 millones para seguir protegiendo al gran Miguel Cabrera en la alineación de Detroit, pero una lesión de la rodilla izquierda que requirió cirugía lo ha limitado por una gran parte de la primera mitad de temporada. Martínez, quien peleó el Jugador Más Valioso el año pasado, batea .235 con 22 carreras producidas en 132 turnos.

El antesalista norteamericano Chase Headley batea .256 con un WAR negativo (-0.5) después que fichó por $52 millones con los Yankees, mientras que el jardinero dominicano Melky Cabrera (.251 con un jonrón en 275 VB) ha tenido un arranque decepcionante con los Medias Blancas, que le otorgaron un pacto de $42 millones por tres años en la agencia libre.

Los lanzadores Brandon McCarthy, firmado por $44 millones por los Dodgers de Los Angeles, y Jake Peavy, $24 millones por dos años con San Francisco, y el bateador designado Billy Butler, $30 millones por tres años con Oakland, tampoco han justificado sus enormes cheques quincenales.

Pero al menos esos jugadores han estado en el campo intentando aportar para sus clubes, algo que el lanzador dominicano Ervin Santana no ha podido hacer después de recibir el mayor contrato que ha otorgado la organización de los Mellizos de Minnesota a un jugador en la agencia libre (4 años/$54 millones).

Y lo peor del caso es que Santana no ha sido bloqueado por un lesión, como McCarthy o Martínez, sino por una suspensión de 80 juegos (¡media temporada!) por violar el programa antidopaje de las ligas mayores. Santana, quien estaba programado para ser el pitcher #2 en la rotación de los Mellizos, fue suspendido un día antes de arrancar la temporada por dar positivo a la sustancia Stanozol.

El quisqueyano comenzó un programa de rehabilitación en las ligas menores y se espera que debute con Minnesota el domingo 5 de julio contra los Reales en Kansas City. Afortunadamente para Santana, los Mellizos han jugado una gran pelota en los primeros tres meses de la temporada y actualmente poseen uno de los dos puestos Wild Card que reparte la Liga Americana a los playoffs.

El lanzador tendrá una magnífica oportunidad de reivindicarse con sus nuevos aficionados, por supuesto, lanzando bien y ayudando a Minnesota a mantenerse en la búsqueda del boleto a las eliminatorias.

De lo contrario, el contrato de Santana fácilmente encabezaría la lista de los peores que se otorgaron en la agencia libre de Grandes Ligas el pasado invierno. Al menos en su primer año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Incluso con el gran embotellamiento existente en las posiciones de primera base y bateador designado, Alex Rodríguez y Albert Pujols deberían estar en el Juego de Estrellas del próximo 14 de julio en Cincinnati, tanto por sus números de la primera mitad de la temporada, como por su historial en el juego.

Pujols
Gary A. Vasquez/USA TODAY SportsPujols no ha sido convocado al partido de los estelares desde el 2010, cuando aún militaba con los Cardenales de San Luis.
Pujols, un nueve veces Todos Estrellas y ganador de tres premios Jugador Más Valioso, y Rodríguez, triple Jugador Más Valioso con 14 convocatorias al Juego de Estrellas, aparecen entre los mejores de dos posiciones que han arrojado grandes actuaciones este año en la Liga Americana.

Miguel Cabrera, de Detroit; Nelson Cruz, de Seattle; Prince Fielder, de Texas; Mark Teixeira, de los Yankees; el cubano José Abreu, de los Medias Blancas, y Eric Hosmer y Kendrys Morales, de Kansas City, están en la pugna por espacios en el roster del joven circuito. El venezolano Cabrera es el líder de votos recibidos para abrir en 1B, mientras que el cubano Morales supera ligeramente al dominicano Cruz en el puesto de designado.

Pujols, de los Angelinos de Los Angeles, batea .352 con 15 jonrones y 30 impulsadas en los últimos 24 juegos, la mejor racha de ese tipo en su grandiosa carrera. El dominicano encabeza su liga con 23 vuelacercas este año y con 543 ocupa el puesto 16 en la lista de todos los tiempos. En sentido general, batea .275 con 47 impulsadas y 44 anotadas y se ha ponchado cuatro veces en 84 turnos en junio.

Pujols, un futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, no ha sido convocado al partido de los estelares desde el 2010, cuando aún militaba con los Cardenales de San Luis en la Liga Nacional.

"A-Rod", cuya carrera probablemente no terminará en Cooperstown, pero sí en el cine, batea .281 con 14 jonrones, 12 dobles, 41 impulsadas, 40 anotadas, 36 boletos y un OBP de .384. Su proyección para toda la temporada lo ubica para superar los 30 jonrones, 90 impulsadas, 90 anotadas y 80 bases por bolas. Nada malo para un pelotero que cumplirá 40 años dos semanas después del Juego de Estrellas.

Entre los jugadores que se desempeñan exclusivamente como designados, solamente Fielder tiene mejores números que el dominicano de los Yankees. Recuerden que Cruz aparece en la boleta del clásico de mitad de temporada como designado, pero en realidad ha jugado mayormente (43 de 69 juegos) en el jardín derecho.

Alex Rodriguez
Anthony Gruppuso/USA TODAY Sports A-Rod ha sido uno de los dos bateadores más importantes que ha tenido Nueva York en esta temporada.
"A-Rod" ha sido uno de los dos bateadores más importantes que ha tenido Nueva York -- el otro es Teixeira -- que se ha mantenido merodeando el primer lugar de la División Este de la Liga Americana por las primeras 12 semanas de la temporada.

Y como si todo eso fuera poco, entre sus hazañas de los primeros tres meses se encuentran convertirse en el segundo bateador de 2,000 carreras impulsadas, el 29no. de tres mil hits y superar a Willie Mays del cuarto puesto del liderato histórico de cuadrangulares. Hank Aaron es el único otro pelotero de la historia con una carrera de tres mil hits, dos mil remolques y 600 cuadrangulares.

Por supuesto, con Rodríguez no todo es color de rosa. Como ha sido adecuadamente registrado, "A-Rod" está de regreso al terreno, tras cumplir una sanción de 162 juegos-- la mayor de la historia por violar el programa antidopaje del béisbol-- por su participación en el escándalo de la clínica Biogénesis del sur de la Florida.

El asunto es que Rodríguez no debería ser tratado diferente a cualquier otro pelotero que haya sido sancionado por no seguir las reglas de sustancias del béisbol. Otros dos dominicanos, Cruz y el torpedero de San Luis, Jhonny Peralta, también fueron suspendidos por el caso Biogénesis y sin embargo son dos que se encaminan a Cincinnati sin mayores contratiempos.

Cruz, quien batea .315 con 19 jonrones y 44 carreras impulsadas, ha recibido más de siete millones de votos y escolta por menos de 300 mil sufragios a Morales, mientras que Peralta, el torpedero más ofensivo del juego este año, encabeza a todos sus colegas en votos de los aficionados para comenzar por la Liga Nacional.

Hasta el último boletín de la oficina del comisionado sobre el proceso de votación, Rodríguez había recibido un millón, 590 mil, 342 de sufragios y era quinto entre los bateadores designados. Pujols tenía un millón, 375 mil, 167, también quinto entre los inicialistas.

Sin embargo, dos jugadores que se combinan para 1,211 jonrones, 23 Juegos de Estrellas, seis premios Jugador Más Valioso y que este año tienen 37 jonrones y 88 carreras impulsadas, deberían estar en Cincinnati el martes 14 de julio. Le harían un gran favor al espectáculo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si el Juego de Estrellas de Grandes Ligas se realizara esta semana, los Reales de Kansas City representarían a la Liga Americana en el Great American Ball Park de Cincinnati y el béisbol registraría una de las peores infamias de su historia.

La oficina del comisionado anunció el martes el cuarto boletín de las votaciones de los fanáticos para escoger la alineación abridora del joven circuito para el clásico de mitad de temporada. Ocho de los nueves integrantes del lineup pertenecen a los Reales, siendo el jardinero Mike Trout, de los Angelinos de Los Angeles, la única excepción en el Todos Estrellas de Kansas City.

Aparentemente, los fanáticos del béisbol fueron hipnotizados por el alegre juego de los Reales en la postemporada del año pasado y están votando frenéticamente por sus integrantes o solamente están votando los habitantes de Kansas City o alguien está manipulando el sistema.

Esto último ha sido descartado por la oficina central de las Grandes Ligas, que monitorean de cerca el proceso y hasta ahora solamente han encontrado que la gente en Kansas City está votando con más frecuencia. Digamos que, mientras no se demuestre otra cosa, lo que está pasando es fruto de una buena campaña publicitaria.

Pero cualquiera que sea la causa, no es fácil explicar como el inicialista venezolano Miguel Cabrera, el mejor bateador del planeta Tierra en la actualidad y quien se encuentra en medio de otra carrera por el Jugador Más Valioso, es superado en las votaciones por Eric Hosmer; como el norteamericano Jason Kipnis y el venezolano José Altuve, marchan a la zaga del intermedista venezolano Omar Infante, quien batea .210 y tiene un OBP de .219, o como el jardinero puertorriqueño Alex Ríos, quien batea .214 sin jonrones en apenas 19 juegos, ha recibido cerca de cuatro millones de votos y supera a tipos como el cubano Yoenis Céspedes y triplica al norteamericano Josh Reddick.

Pero esos son solamente algunos ejemplos llamativos. En realidad, el Todos Estrellas de la Liga Americana de jugadores que no abrirán supera ampliamente al mejor lineup que pueda poner Kansas City en el terreno. Así de grande es la infamia que se está cometiendo en el proceso electrónico de votación, única forma de participar en la elección de los abridores al Juego de Estrellas desde este año.

Pero como dicen en el negocio de bienes y servicios: "El cliente (en este caso, el fanático) siempre tiene la razón". Si ellos quieren votar por Drew Butera (.133 en 9 juegos) lo pueden hacer. Después de todo, el Juego de Estrellas es una exhibición para los aficionados.

El único problema es que, erradamente, el comisionado Bud Selig otorgó a ese encuentro de exhibición el gran honor de decidir la ventaja de la casa para la Serie Mundial. Ese detalle nada pequeño es que convierte en importante todo lo relacionado a la conformación de los equipos que se miden en clásico de mitad de temporada.

Las Grandes Ligas difundirán dos boletines más antes de cerrar formalmente las votaciones el 2 de julio. El Juego de Estrellas está programado para comenzar después de las 8 pm el martes 14 de julio en la casa de los Rojos de Cincinnati y de mantenerse la tendencia, Kansas City representará a la Liga Americana y seremos testigos de una de las peores infamias de la historia del béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bryce Harper, Mike Trout, Nelson CruzGetty ImagesHarper, Trout y Cruz han sido parte de los mejores bateadores en lo que va de temporada.
BRISTOL -- Con la entrada de junio se cumple el primer tercio de la serie regular de Grandes Ligas, se aceleran los boletines de votos para el Juego de Estrellas y nos acercamos más al popular clásico que divide en dos mitades la temporada.

El abrumador dominio de los jugadores de Kansas City y la ausencia de algunos de los jugadores más destacados de los primeros dos meses de acción en los resultados iniciales anunciados por la oficina del comisionado vuelven a abrir el debate acerca del sistema de elegir los abridores del partido de estelares.

Desde su creación en 1933, el sistema para escoger a los jugadores ha cambiado varias veces: Hasta 1946, los managers de cada equipo eran los únicos responsables de armar sus rosters; entre 1947 y 1958 los aficionados recibieron la encomienda de votar por los titulares, pero entonces perdieron el honor de 1959 a 1970 (cuando los managers, coaches y jugadores seleccionaron a los participantes). El actual sistema de escogencia, salvo pequeñas modficaciones, tiene alrededor de 45 años de existencia.

Lo primero es recordar que estamos hablando de un encuentro de exhibición para divertir a los fanáticos y sería injusto negar a los aficionados la oportunidad de participar en el proceso de ensamblar los equipos participantes.

Pero también hablamos de un juego que decide donde comienza la Serie Mundial, donde se corona el campeón de una larga y agotadora temporada, que incluyendo entrenamientos y playoffs, dura nueve meses.

Que los aficionados elijan a los abridores, incluso si se trata de peloteros lesionados que no han participado en un encuentro en todo el año, no tiene nada de malo. Lo criticable es que un juego de exhibición sin importancia determine donde comienza, y posiblemente donde termina, la Serie Mundial.

La primera vez que los fanáticos perdieron el honor de votar por los jugadores abridores del Juego de Estrellas fue después que en 1957, como resultado de un truco armado por un periódico local, en Cincinnati reventaron las urnas y nombraron siete miembros de los Rojos entre los ocho titulares de la Liga Nacional.

Pasaron 12 ediciones del clásico para que fueran reinstaladas las boletas en los parques (desde este año solamente se vota por internet) y aunque en ocasiones los aficionados nos ha dejado con la boca abierta con algunas selecciones, me encuentro entre los que apoya que sigan votando. En realidad mi problema es con la decisión del 2002 del comisionado Bud Selig de que la ventaja de la casa para la Serie Mundial se dispute en un partido sin importancia de mitad de temporada.

Mientras los seguidores de los Reales siguen metiendo millones de votos por sus jugadores -- no se sorprendan si George Brett queda como el tercera base abridor de la Liga Americana -- les dejo aquí con mi equipo Todos Estrellas de Grandes Ligas en los primeros dos meses de la temporada del 2015.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- El retiro del número de un jugador es uno de los honores más grandes que se otorgan en los deportes profesionales y aunque la percepción general es que el tributo se ha ha hecho más común, la realidad es que al menos en las Grandes Ligas, sigue siendo extremadamente difícil que un pelotero tenga su camiseta fuera de circulación en una organización.

El domingo pasado los Yankees de Nueva York retiraron el #51 del gran jardinero puertorriqueños Bernie Williams y el próximo 20 de agosto harán lo mismo con su compatriota, el receptor Jorge Posada. Junto al lanzador panameño Mariano Rivera, Williams y Posada, formarán una destacada comunidad latinoamericana en el Parque de los Monumentos de Yankee Stadium.

Cuando el intermedista dominicano Robinson Canó dejó a los Yankees y aceptó un contrato de $240 millones de dólares con los Marineros de Seattle, un ejecutivo de la franquicia de Nueva York dijo que Canó había cambiado por dinero una futura placa en el Parque de los Monumentos. Para el 3B y bateador designado dominicano Alex Rodríguez los grandes números que está poniendo en el terreno probablemente no le garantizarán una ceremonia de número retirado en el Bronx.

Pese a que tres de los nuestros se encuentran entre los 20 hombres que han sido reconocidos por los Yankees, la franquicia más ganadora y legendaria del deporte estadounidense, el número general de latinoamericanos con números retirados en el béisbol es relativamente bajo.

Con todo y la gran contribución del pelotero latino en las últimas seis décadas, apenas 13 tienen sus números fuera de circulación en los clubes que más incidieron. La lista incluye a los siete que tienen placas en el Salón de la Fama de Cooperstown por su desempeño en los terrenos de Grandes Ligas y a cinco puertorriqueños.

El lanzador dominicano Pedro Martínez, quien entrará formalmente a Cooperstown en julio próximo, podría tener su #45 retirado por los Medias Rojas de Boston en cualquier momento, pero aunque usted no lo crea, hasta el año pasado, "Pedro El Grande" no era elegible para recibir ese honor en Beantown.

Los Medias Rojas de Boston tienen como regla que solamente retiran las camisetas de los jugadores que han pasado al menos 10 años con la organización (Martínez lanzó por 7 años y tiene otros tres como asesor de la directiva) y han sido electos al Salón de la Fama. Esos parámetros han limitado a siete los jugadores de Boston que tienen sus números retirados.

Cincinnati, Medias Blancas de Chicago, San Francisco y Yankees han retirado dos números de jugadores latinos. Además de los cinco puertorriqueños, el club de honor lo integran tres cubanos, dos panameños, dos venezolanos y un dominicano.

El #34 que vistió el lanzador mexicano Fernando Valenzuela con los Dodgers de Los Ángeles no está disponible desde la partida del zurdo en 1991, pero hasta hoy el club no ha decidido retirarlo oficialmente.

Los Angeles sorprendió a muchos el año pasado, cuando entregó al cubano Erisbel Arruebarrena el #11 del coach dominicano Manny Mota, quien tiene 46 años consecutivos en la organización. La idea fue mala originalmente y peor cuando los Dodgers suspendieron al jugador hace una semana, supuestamente por repetidas violaciones de contrato. Una disculpa a Mota no estaría mal.

El jardinero dominicano Sammy Sosa bateó 545 de sus 609 cuadrangulares con la camiseta #21 de los Cachorros de Chicago, pero el conjunto ha mostrado tan poco respeto por el jugador que ese número nunca ha sido sacado de circulación y actualmente lo usa el jardinero Junior Lake, un nativo de San Pedro de Macorís, el mismo lugar de origen de Sosa en República Dominicana.

En total, a lo largo de la historia, casi 200 personajes han tenido camisetas retiradas por los clubes, eso incluye 19 de la era en que no se usaban números en la espalda de los peloteros y algunas a nombre de dueños de equipos y narradores. Los Gigantes (Nueva York y San Francisco) tienen cuatro de esos.

Los números en la espalda de los uniformes comenzaron a usarse de forma rutinaria en Grandes Ligas a partir de 1929 y originalmente se asignaban a los jugadores por el orden que ocupaban en la alineación. Esa es la razón por la que los mejores jugadores de un conjunto tenían los números del 1 al 9.

El #42 fue retirado por orden de las ligas mayores de todos los equipos en honor a Jackie Robinson, quien quebró la barrera racial con los Dodgers de Brooklyn en 1947. San Luis (Bruce Sutter) y Yankees (Mariano Rivera) tienen el #42 retirado dos veces, mientras que Miami y Seattle tiene la camiseta de Robinson como sus únicas retiradas.

Incluyendo la camiseta de Robinson, los Yankees lideran la tabla de números retirados con 20. Le siguen San Luis (15), Gigantes (14), Cincinnati (14), Atlanta (11) y Medias Blancas de Chicago (11).

Cada año, el 15 de abril es el "Día de Jackie Robinson" en Grandes Ligas y todos los peloteros usan el #42.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO