Get ADOBE® FLASH® PLAYER
¿Debería David Ortiz replantearse su retiro?
Cuando David Ortiz anunció en noviembre pasado que la del 2016 sería su última temporada como jugador de béisbol dejó en claro que se va porque ya no puede aguantar el dolor de sus estropeados talones y no porque dudara de su capacidad para seguir bateando pelotas durante un par de años más.

Ortiz anunció su decisión el día de su cumpleaños 40 y un mes después de que finalizó la temporada con 37 jonrones, 37 dobles y 108 carreras impulsadas y logró ingresar al club de los bateadores con 500 cuadrangulares en las ligas mayores.

Estaba claro que la decisión no tenía nada que ver con el desempeño en el campo, pero sí con la calidad de vida que quería vivir luego de su carrera.

Después de todo ¿de qué vale acumular fama y fortuna y no poder disfrutar ninguna de las dos por estar postrado en una silla de ruedas o una cama de hospital?

"Me siento feliz por haber decidido mi partida en mis propios términos. Quiero que me recuerden como alguien que se fue cuando aún podía hacerlo bien en el terreno", dijo Ortiz a ESPNdeportes.com ese inolvidable 18 de noviembre. "Me voy a preparar como todos los años para tratar de ayudar a Boston a ganar otro campeonato, pero luego de eso, comenzaré a pensar en hacer otras cosas", agregó.

David Ortiz
AP Photo/Haraz N. GhanbariOrtiz jugó en cinco ediciones de la Serie del Caribe, pese a que su equipo Leones del Escogido no fue el representante en esos años, y en las primeras dos versiones del Clásico Mundial.
Y entonces, cuando "Big Papi" está haciendo exactamente lo que prometió y lo que ha hecho por los últimos 20 años -- desmoralizar lanzadores con enormes y dramáticos batazos -- surgen dos espontáneos movimientos, uno internacional y el otro local en República Dominicana, solicitando a Ortiz que reconsidere el retiro y que de mantenerlo, lo rompa para participar en el Clásico Mundial de Béisbol del 2017.

Incluso #NoteretiresDavid y #PapiPalClásico son dos etiquetas populares en las redes sociales.

Exceptuando a los leales e incondicionales miembros de la "Nación Medias Rojas", que han apoyado a Ortiz en las buenas y las malas por la mayor parte de los últimos 14 años -- un par de abucheos ocasionales no deberían impactar el récord general de los aficionados en Fenway Park --, la mayoría de esos que piden al bateador designado de Boston que siga jugando son los mismos que asombrosamente querían retirarlo en los primeros meses de la temporada del 2009 (¡hace siete años!) y los mismos que inundarán los programas de radio para exigir la cancelación inmediata del tipo si no está compitiendo por la triple corona del bateo en las primeras dos semanas de la próxima temporada.

Mucha gente lo ha olvidado (recuerden esto: "el malagradecido no tiene memoria") pero en el 2009, Ortiz bateó su primer jonrón el 20 de mayo y no consiguió el segundo hasta el 6 de junio, lo que desató la campaña #FueraPapi nada y más y nada menos que, asombroso, en República Dominicana. Ortiz, como siempre ha hecho, se repuso pegando siete jonrones mensualmente para terminar el año con 28 vuelacercas y 99 carreras impulsadas.

Al menos dos veces más en las siguientes temporadas, Ortiz tuvo que sentarse a explicar que las malas rachas son normales, incluso para los mejores bateadores de la historia, entre los que se encuentra, y solicitar que le tuvieran paciencia.

Ahora que decidió marcharse bajo sus propios términos, el mejor bateador zurdo de la rica historia del béisbol quisqueyano debería ignorar los cantos de sirena que le recomiendan seguir.

Sin importar que consiga una triple corona o gane su primer premio de Jugador Más Valioso, Ortiz debe mantener su plan de marcharse justo después de que los Medias Rojas jueguen su último partido del 2016. El no necesita jugar en el Clásico Mundial -- programado para marzo, o sea, cinco meses después de su retiro -- para reconfirmar su dominicanidad.

Papi jugó en cinco ediciones de la Serie del Caribe, pese a que su equipo Leones del Escogido no fue el representante en esos años, y en las primeras dos versiones del Clásico Mundial.

Ortiz ya cumplió con su carrera, su familia y su país. Papi, "váyase en paz, mi compadre váyase en paz", como dice uno de los merengues más tradicionales de República Dominicana.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El juvenil zurdo mexicano Julio Urías hará su sexta apertura de Grandes Ligas el miércoles, cuando los Nacionales de Washington, el líder de la División Este de la Liga Nacional, choquen contra los Dodgers de Los Angeles, segundos en la División Oeste y líder de los puestos comodines del viejo circuito, en el último de una serie de tres encuentros en Chavez Ravine.

Luego de esa asignación, el futuro inmediato de Urías en la rotación de los Dodgers es incierto. El manager Dave Roberts informó que el chico de 19 años podría tener otra salida, sin decir cuando, antes de ser detenido para controlar su carga de trabajo el resto del verano.

¿Las razones? Urías (0-2, 4.50 en 22 innings en MLB) ha trabajado 67 entradas este año, incluyendo 41 en Triple A. Desde que fue firmado a los 16 años en el 2012, solamente en dos ocasiones ha superado los 80 episodios (lanzó 87.2 IL en clase A a los 17 años) y nunca pasó de 86 lanzamientos en sus primeras cinco aperturas con el club grande.

Julio Urias
Jae C. Hong/AP PhotoEn cinco salidas en Grandes Ligas, Julio Urías tiene marca de 0-2 y efectividad de 4.50 en 22 entradas de labor.
Sin anunciar cuantas entradas sería un número ideal, los Dodgers han dejado bien establecido que el progreso de Urías será gradual y que más de 100 episodios de trabajo en el 2016 estaría fuera de consideración. Mandarlo al bullpen, a las ligas menores o a algún programa especial sin la presión de sacar outs son algunas de las opciones que baraja la organización actualmente.

El tratamiento no es nuevo. Es parte de la histeria moderna para tratar de reducir los riesgos de lesiones en lanzadores jóvenes de talento superior. Ya vimos algo parecido en los primeros años de las carreras de Joba Chamberlain y Phil Hughes con los Yankees de Nueva York, Stephen Strasburg con Washington, el cubano José Fernández con los Marlins de Miami y muchos otros.

Para los Dodgers, Urías es el futuro y un pitcher con un talento, que manejado apropiadamente, podría tener la oportunidad de igualar lo que hicieron y están haciendo en la franquicia otros zurdos excepcionales como Fernando Valenzuela y Clayton Kershaw.

Por muchas razones, el nombre de Valenzuela surge en la conversación cada vez que hablamos de Urías. Ambos son mexicanos, zurdos y debutaron con los Dodgers a los 19 años. Pero contrario a lo que ocurre hoy día con "@theteenager7", "El Toro" no tuvo trabas para desarrollarse a plenitud.

En 1980, cuando Valenzuela debutó en Grandes Ligas apareciendo en 10 partidos y lanzando 17 entradas como relevista en la segunda quincena de septiembre, venía de trabajar 174 innings en AA en apenas su segunda temporada profesional. En total, Valenzuela laboró 191.2 episodios en 37 juegos (25 aperturas, todas en ligas menores) y completó 11 encuentros. El año anterior apenas había lanzado 24 innings en clase A en su debut profesional a los 18 años.

En 1981, Valenzuela recibió la pelota el día inaugural por una lesión de Jerry Reuss y respondió abriendo la temporada con 8-0, siete juegos completos, cinco blanqueadas, cuatro carreras y 68 ponches en 72 entradas antes de perder por primera vez el 18 de mayo.

A los 20 años de edad, Valenzuela fue Novato del Año y Cy Young de la Liga Nacional, campeón de la Serie Mundial y enfrentó 758 bateadores en una temporada que fue recortada por una huelga de peloteros que duró dos meses.

Pero los tiempos han cambiado y Urías abrirá el miércoles sin saber exactamente que le depara. Incluso si lanza una blanqueada o saca los 27 outs por la vía del ponche, cada pitcheo que haga lo acercará a un final adelantado de temporada como resultado del moderno plan de monitoreo que, buscando cuidar a los pitchers, muchas veces impide el desarrollo normal de un fenómeno.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mientras se acerca al prestigioso grupito de los peloteros que han bateado tres mil hits en las Grandes Ligas norteamericanas, Ichiro Suzuki reanima la discusión sobre si ya supera a Sadaharu Oh como mejor pelotero japonés de todos los tiempos, al tiempo que mejora su expediente para ser el primero de su raza con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Suzuki, quien se fue de 4-3 en la victoria de Marlins de Miami 13-4 sobre Padres de San Diego, el lunes, batea .350 (42 hits en 120 turnos) en el 2016, cuando juega su temporada #25 entre las ligas mayores niponas (NPB) y de Estados Unidos (MLB). A los 42 años, Suzuki tiene cuatro juegos de tres o más imparables --incluyendo dos de 4 hits-- y un porcentaje de .425 de OBP, pese a que solamente ha iniciado jugando en 22 encuentros.

Ahora Suzuki ha pegado 2,977 imparables con Marineros de Seattle, Yankees de Nueva York y Marlins desde su debut en el 2001. Incluyendo los 1,278 hits que bateó en nueve temporadas con Orix, de la Liga Pacífico en Japón, totaliza 4,255 incogibles en altos niveles, a uno del total que tuvo Pete Rose, quien ostenta el récord de las ligas mayores.

Suzuki no solamente ha sido uno de los mejores bateadores de las últimas dos décadas, sino que además ha sido uno de los peloteros más productivos de Grandes Ligas en un tramo de 15 años. Entre todos los peloteros activos, el pequeño samurai de los Marlins es séptimo en Victorias Sobre Nivel Reemplazo (WAR) acumuladas con 59.8, en la versión de Baseball Reference.

Alex Rodríguez (118.6), Albert Pujols (99.5), Adrián Beltré (86.0), Carlos Beltrán, Miguel Cabrera (69.4) y Chase Utley (66.5) son los únicos que le superan, mientras que Ichiro está por encima de jugadores de la talla de Robinson Canó (58.3), David Ortiz (53.3), Mark Teixeira (51.8) y David Wright (50.0). Cuando llegue a los tres mil imparables, Suzuki se convertirá en el miembro #30, y el primer asiático, del prestigioso grupo. De los 29 integrantes del "Club 3,000", los únicos que no han sido electos al Salón de la Fama son Rose (expulsado de por vida del béisbol por apostar); Rafael Palmeiro, la primera gran estrella de MLB suspendida por violar el programa antidopaje, y Alex Rodríguez, quien aún está activo.

En el caso de Suzuki, no hay un solo argumento importante en su contra para mantenerlo fuera de Cooperstown una vez sea elegible. Además de sus casi tres mil imparables, batea .314 con 504 bases robadas y 1,368 carreras anotadas en MLB y será el séptimo jugador de 3,000 hits y 500 robos, junto a Ty Cobb (4,191/901), Honus Wagner (3,430/724), Paul Molitor (3,319/504), Eddie Collins (3,313/743), Rickey Henderson (3,055/1,406) y Lou Brock (3,023/938).

Ichiro construyó su carrera de Salón de la Fama en sus primeros 10 años en Grandes Ligas. Ganó los premios de Novato del Año y Jugador Más Valioso en el 2001 y acudió a cada Juego de Estrellas y ganó el Guante de Oro en sus primeras 10 temporadas con los Marineros, período durante el que acumuló siete lideratos de hits-- incluyendo el récord de una temporada, con 262 en 2004-- y dos títulos de bateo.

Uniendo sus días en la NPB y la MLB, Ichiro batea .325 con 4,255 hits (557 dobles, 231 jonrones, 113 triples), 703 bases robadas, 1,276 carreras impulsadas y 2,026 anotadas en una carrera que comenzó en 1992. Ha ganado 17 Guantes de Oro, nueve títulos de bateo, cuatro premios MVP y fue convocado a 17 Juegos de Estrellas.

Oh, el nueve veces MVP de la Liga Central y líder de jonrones (868), carreras impulsadas (2,170) y bases por bolas (2,390) en Japón, es considerado el mejor pelotero nipón de todos los tiempos y fue electo al Salón de la Fama de su país en 1994. Pero Ichiro triunfó en Japón y Estados Unidos y casi seguro será el primero en el pabellón de inmortales de ambos países.

A Ichiro le faltan 22 hits para los 3,000, pero hace rato que es un grande de todos los tiempos de este deporte.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hiram Bithorn Stadium
Anthony Causi/Getty ImagesEl Estadio Hiram Bithorn de San Juan fue sede de por lo menos 1 de las llaves de los primeros tres Clásicos Mundiales, pero tras la cancelación de los juegos de MLB por el zika, existe el riesgo de no jugar allí en 2017.
ORLANDO -- Faltando meses para la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro (Brasil)este verano, todos sabemos que la próxima edición se realizará en Tokio (Japón) en el 2020 e incluso que Estados Unidos es el favorito para organizar los del 2024; igualmente que las olimpiadas invernales corresponden a Pyeonchang (Corea del Sur) en febrero del 2018 y que las dos próximas Copa Mundial de Fútbol se celebrarán en Rusia (2018) y Qatar (2022).

De igual modo, todos los campeonatos continentales y mundiales de casi todas las disciplinas están debidamente asignados y en proceso de organización. Por si les interesa saber, las próximas dos versiones del Mundial de Cricket ya se están organizando en Inglaterra y Gales (2019) e India (2023) y Barcelona (España) vibra de emoción por ser la sede del Mundial de Pelota Vasca del 2018.

Tristemente, faltando nueve meses para el primer pitcheo ceremonial, nadie, absolutamente nadie, sabe con certeza dónde, cuándo y cómo arrancará la cuarta edición del Clásico Mundial de Béisbol, un evento que nació en el 2006 en medio de una algarabía tan grande, que muchos pensamos que para el 2016 sería algo importante y, sobretodo, muy organizado.

Sin embargo, la entidad llamada World Baseball Classic Inc., integrada por la Federación Internacional de Béisbol (IBAF, por sus siglas en inglés), Grandes Ligas (MLB) y la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas (MLBPA) puede declararse totalmente incompetente debido a los grandes atrasos en el montaje del campeonato.

El Clásico Mundial es una clásica desorganización en donde, contrario a los otros grandes eventos, la norma es no decir nada y manejar los aspectos de montaje con un secretismo enfermizo que raya en lo ridículo. Un comportamiento inexplicable, tomando en cuenta que MLB es una de las entidades más sólidas y exitosas de todo el planea, debido, principalmente a lo celosa que es con los aspectos de organización y planeamiento.

LO QUE SABEMOS

El Clásico Mundial de Béisbol es la única competencia de béisbol entre selecciones nacionales en donde participan los jugadores de las Grandes Ligas. Japón ganó los primeros dos, en 2006 y 2009, mientras que República Dominicana es el campeón vigente, tras derrotar a Puerto Rico en la final del 2013 en San Francisco, California.

Para el torneo del 2017 ya están clasificados Australia, Canadá, China, Cuba, Estados Unidos, Corea del Sur, Colombia, Holanda, Italia, Japón, México, República Dominicana, Puerto Rico, Taiwán y Venezuela. El 16to. y último invitado será el ganador de una eliminatoria que será celebrada en Brooklyn, Nueva York, en septiembre y cuyos participantes serán Brasil, Gran Bretaña, Israél y Pakistán.

LO QUE SE RUMORA

La semana pasada, durante su visita a Puerto Rico, el comisionado de las ligas mayores, Rob Manfred, dijo -- quizás para hacerse el gracioso en San Juan -- que la Isla del Encanto seguía siendo una opción para albergar alguna ronda del Clásico Mundial y que en los próximos días habrán anuncios al respecto.

Lo que nosotros hemos escuchado es que tanto Puerto Rico como República Dominicana, que sometieron solicitudes para ser sedes, están eliminadas por el temor de los jugadores al virus del Zika. Después de todo, los peloteros de Miami Marlins y Pittsburgh Pirates cancelaron la serie en honor a Roberto Clemente que estaba programada en el estadio Hiram Bithorn.

Antes de eliminar los partidos en San Juan, World Baseball Classic Inc. mandó una comunicación a todos los países clasificados al Clásico Mundial 2017, informándole que habría una conferencia de prensa el 10 de mayo donde se darían a conocer todos los detalles del campeonato, como calendario, grupos y sedes, etc.

Pero los anuncios fueron cancelados simultáneamente con la cancelación de los partidos entre Piratas y Marlins por razones lógicas: Si Puerto Rico era "peligroso" (según algunos jugadores) para que jugaran Marlins y Piratas, entonces debía ser "peligroso" para que esos, o mejores jugadores, jueguen una ronda del clásico. Digamos que ese fue un acontecimiento inesperado que afectó el ritmo de organización del Clásico Mundial.

Hemos escuchado que el plan es que México, muy posiblemente Guadalajara, sea la sede representativa de América Latina, y que el Dodger Stadium de Los Angeles acoja por segunda vez la ronda final de un clásico, para el campeonato del 2017.

Pero todo eso son y seguirán siendo simples rumores hasta que los "desorganizadores" del Clásico Mundial anuncien algo al respecto.

Porque aunque usted no lo crea, el Clásico Mundial es el único evento de ese tamaño del que no se sabe nada apenas meses antes de su celebración.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Ortiz
AP Photo/Kathy WillensDavid Ortiz ha lucido como en sus mejores tiempos en su temporada de despedida, y ya muchos le están pidiendo que reconsidere su retiro.
ORLANDO -- Junio marca el inicio del verano boreal, pero también la fecha más temprana en que se puede tener una muestra significativa de partidos para comenzar a evaluar jugadores y equipos de la larga temporada del béisbol de las Grandes Ligas.

Dependiendo de muchos factores, algunos clube y peloteros pueden ser clasificados en las categorías de sorpresas y decepciones. Los casos varían acorde con el salario, las expectativas, los mercados y otras condiciones. Esta es mi lista de las principales sorpresas y decepciones en los primeros dos meses de la serie regular de las ligas mayores.

SORPRESAS AGRADABLES

5- Filis de Filadelfia: Comenzando junio, los Filis tienen récord de 26-26 y ocupa el cuarto lugar de la División Este de la Liga Nacional, detrás de los lógicos favoritos Nacionales de Washington, Mets de Nueva York y Marlins de Miami, pero con 10.5 juegos sobre Bravos de Atlanta.

Los Filis y los Bravos fueron señalados para pelear el sótano de la división y estar fuera de competencia tan temprano como abril, pero mientras Atlanta se tomó el pronóstico muy a pecho, Filadelfia peleaba el primer lugar antes de perder sus últimos cinco juegos, y ocho de los últimos 10, del mes de mayo.

Pero con todo y esa racha, los Filis entran al tercer mes de la temporada apenas a 3.5 juegos de un puesto Wild Card y eso basta para asegurar un lugar en mi Top 5 de sorpresas más agradables de la temporada, hasta ahora.

Bradley 4- Jackie Bradley Jr.: Todos sabíamos que Bradley hijo era mejor jugador que el que bateó .189 y .198 en sus primeras dos temporadas, e incluso que el que conectó 31 extrabases y bateó .265 en el 2015, pero pocos se atrevieron a esperar que Bradley pasara de ser un gran jugador defensivo a convertirse en una especie de Mike Trout para los Medias Rojas de Boston.

En sus primeros 50 partidos del 2016, Bradley batea .331 con 26 extrabases -- lidera la Liga Americana con 4 triples y tiene 9 cuadrangulares, uno menos que su mayor cantidad en una temporada -- 37 carreras impulsadas y 28 anotadas. Bradley tiene .401/.601/1,010 en OBP, slugging y OPS y la cuarta mayor racha de bateo (29 juegos) en la historia de Boston.

Núñez 3- Eduardo Núñez: Hace más de una década que los Yankees de Nueva York firmó a Núñez en República Dominicana con la esperanza de que fuera el próximo Robinson Canó y aunque en su segunda temporada en el club grande, en el 2011, mostró algunos destellos de eso -- tuvo 30 impulsadas, 25 extrabases y 22 robos en 309 turnos-- en realidad rondó la mediocridad en sus primeras seis campañas.

Núñez, quien cumplirá 29 años en dos semanas, arranca junio bateando .340, el tercer mejor promedio del joven curcuito; con cinco jonrones, nueve robos, 20 impulsadas, 22 anotadas y un OBP de .367. El dominicano bateó .320 con 13 extrabases en 100 turnos en mayo.

Díaz 2- Aledmys Díaz: En un tramo de tres semanas en marzo, St. Louis Cardinals perdió a su torpedero regular, el dominicano Jhonny Peralta, y el sustituto, el panameño Ruben Tejada, y entró a la temporada con un aparente gran hueco en la alineación. Forzados a usar al novato cubano Díaz, San Luis se encontró con otra de esas grandes sorpresas que anualmente saca de su sombrero de los trucos.

Díaz entra al tercer mes de su carrera en MLB bateando .330 con 15 dobles, siete jonrones, 26 carreras impulsadas y 37 anotadas. Díaz está entre los mejores de la Liga Nacional en bateo, extrabases, anotadas y OPS (.909) para convertirse en el verdadero premio mayor del circuito.

Ortiz 1- Big Papi: Cuando David Ortiz anunció su retiro luego de esta temporada, muchos de sus familiares y allegados comenzaron a ordenar sus trajes para una eventual visita al Salón de la Fama de Cooperstown en los años cercanos por venir. Después de todo, el "Big Papi" dominicano de los Medias ha sido el mejor bateador designado de todos los tiempos y uno de los bateadores más productivos de su generación.

Pero lo que jamás pudo pasarle por la cabeza ni a Ortiz, los Medias Rojas o sus aficionados, es que el veterano toletero de 40 años sería el principal candidato al premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana en los primeros dos meses de su anunciada última temporada.

Ortiz arranca junio liderando el joven circuito en dobles (23), carreras impulsadas (47), slugging (.716) y OPS (1,132), es segundo en OBP (.416) y cuarto en bateo (.335) y jonrones (14). Lo que no es sorpresa es que Big Papi saliera al frente de los jugadores de su posición para estar en la alineación titular de la Liga Americana en el Juego de Estrellas de San Diego en julio próximo.

DOLOROSAS DECEPCIONES

GómezAybar 5- Carlos Gómez y Erick : En la última temporada de sus respectivos contratos, Gómez, de los Astros de Houston, y Aybar, de los Bravos, no han hecho mucho por mejorar o retener el valor que tenían en abril, para el próximo mercado de agentes libres.

Gómez, quien acaba de regresar de una visita a la lista de lesionados, batea .185 sin jonrones y cinco carreras impulsadas en 124 turnos. Aybar batea .182 con cuatro dobles (sus únicos extrabases) y seis carreras impulsadas. El par de dominicanos se encuentra entre los peores de ambas ligas en WAR ("Victorias Sobre Nivel Reemplazo" en español).

Gómez es el jugador 1,004 de la pelota con un índice de -8 en carreras producidas, mientras que Aybar está empatado con Ryan Howard, de los Filis, en el último, el 1,015, con -1.4.

4- Diamondbacks de Arizona: Para desafiar a los Dodgers de Los Angeles y los Gigantes de San Francisco, los Diamondbacks invirtió agresivamente en el mercado de agentes libres y de cambios para mejorar sus probabilidades en la División Oeste de la Liga Nacional.

Arizona firmó al abridor Zack Greinke por $206 millones y al relevista Tyler Clippard por $12,5 millones; cedió al torpedero súper prospecto Dansby Swanson a Atlanta por el derecho Shelby Miller y otro paquete de novatos a Milwaukee Brewers por el infielder dominicano Jean Segura. El plan aún luce bonito, pero no ha funcionado.

Milwaukee arranca junio con récord de 23-29, #11 entre los 15 clubes del viejo circuito, a 10.0 juegos del primer lugar de su división y solamente mejor que San Diego Padres en el sector. El pitcheo, supuesta fortaleza del conjunto, es #27 en efectividad en MLB. Greinke (6-3, 4.71) y Miller (1-6, 7.09) no han sido exactamente la pareja espectacular que planeó Arizona.

Fielder 3- Prince Fielder: El inicialista de los Vigilantes de Texas está metido en la peor temporada de su carrera, incluso si incluimos la del 2014, que fue recortada a 47 partidos por una operación del cuello.

Fielder, cuyo contrato de $214 millones de dólares cubre hasta la campaña del 2020, batea .194 con tres jonrones, 27 impulsadas y 14 anotadas en 213 apariciones al plato. El seis veces Todos Estrellas promedia .284, 32 jonrones, 104 carreras producidas y un slugging de .508 por cada 162 partidos durante su carrera de 12 años. En el 2016, tiene slugging de .298 y con un WAR de -1.1 está ranqueado 1,011 de Grandes Ligas.

Harvey 2- Matt Harvey: Por muchas razones, Harvey es considerado el real líder de la gran rotación abridora de los Mets. Talento, postura, espectacularidad son solamente algunos de los adjetivos que hacen del pitcher derecho un jugador especial.

Hay muchos lanzadores de las ligas mayores con peores números que Harvey (incluyendo Clay Buchholz y Michael Pineda), pero ninguno de los otros tienen apodos de súper héroes o entraron a la campaña con la etiqueta de candidato al Cy Young de la Liga Nacional como "The Dark Knight".

Harvey lanzó siete entradas en blanco y ganó su más reciente apertura para "mejorar" sus estadísticas a 4-7, 5.37. En las tres presentaciones anteriores había permitido 19 carreras (16 limpias) y 27 hits en 13.1 entradas para llevar a la mesa de conversaciones la posibilidad de sacarlo de la rotación o diseñarle algún plan de rescate en ligas menores o el bullpen.

Heyward 1- Jason Heyward: Por varias razones, Heyward es la mayor decepción de Grandes Ligas en los primeros dos meses de la temporada. Primero, se encuentra en el año inicial de un contrato de $184 millones por ocho temporadas que, de forma universal, fue considerado inmerecido cuando fichó con los Cachorros de Chicago en la temporada baja. Segundo, su pírrico aporte al equipo con el mejor desempeño de ambas ligas.

Heyward batea .220 con un jonrón, 18 impulsadas y 24 anotadas en 168 turnos. Mientras algunas métrica de nueva generación asignan un valor espectacular al juego defensivo de Heyward, la terrible realidad es que nadie le paga $23 millones a un jugador simplemente para que sea mencionado entre los candidatos al Guante de Oro al final de la temporada.

Por el salario y la urgencia que tienen los Cachorros por ganar algo, Heyward deberá comenzar a rendir con el bate o de lo contrario podría comenzar a sentir la presión de fallar en Chicago.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO, Florida -- Si el reporte de prensa es cierto, y no hay razón para pensar que no lo es, entonces los Bravos de Atlanta no solo fueron injustos, sino que incluso tuvo mala suerte -- o poca clase, dirían en República Dominicana -- en el manejo del despido del manager Fredi González.

Fredi Gonzalez
Joshua Sarner/Icon SportswireFredi González era el único manager latino que quedaba en funciones en Grandes Ligas.
Horas después de que Atlanta anunciara que había decidido cancelar a González el martes, el periódico The Atlanta Journal-Constitution reportó que el caballeroso cubano se enteró de la noticia por un correo electrónico recibido la noche anterior, presumiblemente de una aerolínea o el servicio de reservaciones que usa el equipo, donde le notificaban que estaba lista su reservación para regresar de Pittsburgh a Atlanta al día siguiente. ¡PLOP!

González no es el primer dirigente que pierde su trabajo por el mal desempeño de sus jugadores en el terreno ni tampoco será el último. Es ley de vida en los deportes profesionales. Pero incluso en situaciones extremas, el proceso de despedir a una persona con semejante puesto es algo que se maneja con alto grado de delicadeza y un estandarizado mecanismo profesional.

En el caso de González hubo un fallo, que bien pudo ser del gerente general John Coppolella o del secretario de viajes o de algún asistente de menor categoría, pero eso es irrelevante para el caso. Al final, la culpa es de la organización llamada Atlanta Braves Baseball Club.

Imaginen la escena: González, un hombre de 52 años con casi tres décadas dirigiendo y una reputación de profesional íntegro, mirando su teléfono después de una derrota 8-5 ante los Piratas -- que puso el récord general de Atlanta en 9-28-- para enterarse que ya tenía un vuelo comprado para regresar a casa al día siguiente, mientras su equipo seguirá jugando en Pennsylvania hasta la próxima semana, sin que ningún superior le haya informado oficialmente la noticia. "¡Trágame tierra!".


VIOLENCIA EN EL TERRENO

Hablando de manejo de situaciones, ahora que Grandes Ligas tiene una política para manejar casos de violencia doméstica de los jugadores cuando están fuera del estadio, el comisionado debería replantear algunos aspectos del código disciplinario para castigar las agresiones en el campo. Después de todo, violencia es violencia, sin importar el escenario o víctimas.

Jose Bautista
Ronald Martinez/Getty ImagesLa reyerta entre Vigilantes y Azulejos acarreó sanciones para 14 jugadores y entrenadores de ambos equipos.
No estoy diciendo que una pelea entre dos jugadores en medio de la calentura de un partido importante tiene la misma dimensión del ataque de un atleta a sus familiares o conocidos, pero no estaría de más que las sanciones por usar violencia exagerada o poco común estuvieran escritas y sean conocidas por los jugadores.

El béisbol se vende como un pasatiempo familiar y aunque algunos no lo crean, un episodio de ira transmitido por televisión y recreado millones de veces en las redes sociales, podría tener un impacto negativo mucho mayor al de una discusión de pareja en la habitación de su casa.


EL ADIÓS DEL PAPI

Debido a que David Ortiz está teniendo un gran arranque de temporada, un coro de voces se ha levantado para pedir al popular "Big Papi" dominicano de los Medias Rojas de Boston que desista de su idea de retirarse del béisbol cuando concluya el torneo del 2016.

David Ortiz
AP Photo/Michael DwyerDavid Ortiz encabeza a los Medias Rojas en promedio, jonrones e impulsadas en lo que va de temporada.
Ortiz, un gran candidato al Salón de la Fama de Cooperstown cuando sea elegible para aparecer en la boleta, anunció en noviembre pasado que no planeaba jugar más allá de la actual temporada debido, principalmente, a lo doloroso que se ha convertido para sus talones el estar en el terreno de juego.

La noticia no fue buena para los aficionados de los Medias Rojas. Ortiz, quien cumplía 40 años el día del anuncio, venía de batear 37 jonrones y empujar 108 carreras en 146 partidos. Imaginen cómo se sentirán esos aficionados, ahora que Papi batea .311 y lidera el club con 10 jonrones, 16 dobles y 33 remolques en los primeros 39 encuentros de la campaña y que de paso se unió a Hank Aaron y Barry Bonds como los únicos jugadores de la historia con 600 dobles y 500 jonrones.

Ortiz es un ocho veces Todos Estrellas con cerca de 1,700 carreras impulsadas y tres anillos -- los únicos que ha ganado Boston desde la Primera Guerra Mundial -- en sus manos.

La experiencia, sin embargo, nos ha enseñado que una asombrosa mayoría de grandes jugadores se convirtieron en pesadas cargas para sus equipos e incluso fueron silbados por sus fanáticos al final de sus carreras. Los fanáticos son ingratos y de memorias cortas cuando el standing no favorece a los equipos que aman.

Si Ortiz tiene la oportunidad de ser uno de los pocos grandes atletas que se retiran por todo lo alto, en buena forma deportiva y en armonía con sus seguidores, entonces que así sea. Los mismos que le imploran que se quede, son los mismos que le maldecirán si intenta pelear, y fracasa, contra las inexorables manecillas del reloj.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO, Florida -- Por segunda vez en su carrera, el cubano Fredi González paga los platos rotos del mal desempeño de equipos que no tenían nóminas para competir.

Los Bravos de Atlanta, el equipo con la peor marca (9-28) de Grandes Ligas, despidió el martes a González y nombró en funciones interinas a Brian Snitker, quien se desempeñaba como dirigente de la sucursal AAA. El también cubano Carlos Tosca, asistente y confidente de González, también fue liberado.

Ahora las ligas mayores del béisbol, cuyos 30 rosters están conformados por cerca de un 30% de jugadores hispanos, no tienen a ningún dirigente latinoamericano.

En el 2010, González fue dejado libre por los Marlins de Miami cuando tenía foja de 34-36 en los primeros 70 encuentros de la campaña. La marca general del cubano de 52 años es de 710-692 (.506) en 10 años como capataz en las ligas mayores.

Aunque el despido de González en Atlanta no es sorpresivo -- es lo que hacen todas las organizaciones profesionales que están jugando mal para dar la impresión de estar trabajando en busca de soluciones para cambiar la situación -- no deja de ser injusto.

La misma directiva de Atlanta reconoció desde los campos de entrenamientos que no tenían grandes aspiraciones para competir en el 2016 -- y para muchos tampoco en los próximos dos años -- después de los movimientos que realizaron para rejuvenecer su personal, en ruta a la apertura de un nuevo estadio en abril del 2017.

Los Bravos, que salieron en los últimos años de los jardineros Justin Upton y Jason Heyward, el torpedero Andrelton Simmons y los lanzadores Craig Kimbrel y Shelby Miller, van de últimos de las ligas mayores en carreras (114), extrabases (68) y jonrones (11) y penúltimo en bateo (.229) y OBP (.292) y su pitcheo es undécimo en efectividad (4.49) en la Liga Nacional.

Despidiendo a González, un hombre de béisbol formado en la organización, los Bravos mandan el mensaje de que no creen que estuviera haciendo lo suficiente con el material que le entregaron. Ese es el mismo capataz que con un buen equipo ganó 94 y 96 partidos, respectivamente en 2012 y 2013, y tuvo récord general de 434-413 con el club.

Otro aspecto a tomar en cuenta con la decisión es la composición de la oficina central. El presidente del club, John Hart, y el gerente general John Coppolella, nombrados después de la temporada del 2014, encontraron a González en su cargo y aunque fueron los que extendieron el contrato del cubano y su staff por un año (hasta el 2016), en realidad nunca ofrecieron garantías al capataz.

Mientras es comprensible que un dirigente con mal récord y que no fue firmado por sus actuales jefes pierda el trabajo en las ligas profesionales, en cierta forma el despido de González por parte de los Bravos deja el mismo mal sabor de su salida de Miami.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Por caprichos del destino y del calendario de Grandes Ligas, ni Zack Greinke ni Clayton Kershaw están programados para subir al montículo durante la primera visita de Diamondbacks de Arizona a Dodger Stadium, del martes al jueves, que marca el inicio de la temporada en casa para Dodgers de Los Ángeles.

Los Dodgers, que juegan la temporada #134 de su historia, comenzarán su año #59 en Los Ángeles buscando ser el primer equipo que gana cuatro títulos consecutivos de la División Oeste de la Liga Nacional, creada en 1969. Los Angeles tuvo 4-3 en su gira de siete juegos por San Diego y San Francisco, mientras que Arizona terminó con 2-5 ante Rockies de Colorado y Cachorros de Chicago.

Clayton Kershaw and Zack Greinke
Chris Williams/Icon SportswireKershaw y Greinke fueron compañeros por tres temporadas en Los Angeles, antes de que este último firmara antes de esta campaña con los Diamondbacks.
Los Dodgers jugaron en Brooklyn, Nueva York, desde su fundación en 1884 hasta 1957. Se mudaron a California para la temporada de 1958, junto a los Gigantes, sus vecinos niuyorkinos.

Kershaw está programado para abrir el viernes en casa en el inicio de la serie contra los Gigantes de San Francisco, a quienes enfrentó en su salida anterior, el sábado en AT&T Park. Greinke lanzará ese mismo día contra los Padres de San Diego en Petco Park. En la Serie Arizona-Los Ángeles se enfrentarán Patrick Corbin a Kenta Maeda, el dominicano Rubby De la Rosa a Alex Wood y Robbie Ray con el novato Ross Strippling.

Greinke firmó con Arizona por seis años y $206,5 millones de dólares, tras aprovechar una cláusula en su contrato con los Dodgers que le permitía declararse agente libre. El derecho de 32 años tuvo marca de 51-15 y efectividad de 2.30 en tres temporadas con los Dodgers, incluyendo un glorioso 2015 (19-3, 1.66 y 225 ponches en 222.2 entradas) en el que terminó segundo, detrás de Jake Arrieta, de Cachorros, en la carrera por el premio Cy Young de la Liga Nacional.

Kershaw y Greinke formaron una de las mejores parejas de abridores de todos los tiempos. Mientras Kershaw ganó dos de sus tres premios Cy Young y acudió a tres Juegos de Estrellas, Greinke estuvo en dos partidos de estelares y conquistó dos Guantes de Oro y un Bate de Plata. Mientras duró, el dúo tuvo marca de 104-34, efectividad de 2.10 (296 CL en 1,269.2 IL) y 1,327 ponches.

Greinke y Kershaw tendrán varias oportunidades de verse frente a en un mismo partido más adelante en la temporada. Los Dodgers estarán en Phoenix del 13 al 15 de junio, del 15 al 17 de julio y del 15 al 18 de septiembre, mientras que los Diamondbacks volverán a Los Angeles del 29 al 31 de julio y del 5 al 7 de septiembre.

LA CEREMONIA

Los Dodgers anunciaron el lunes que su estadio, con capacidad para cerca de 56 mil personas, está vendido para el día de apertura, lo que es una tradición en Los Ángeles. La temporada pasada, los esquivadores encabezaron las ligas mayores con 3 millones, 764 mil,815 fanáticos (46,479 por juego) en casa. En sentido general, 40,502 aficionados por juego fueron al parque a disfrutar los 162 encuentros de los Dodgers en todos los Estados Unidos.

La ceremonia inaugural, que por sexto año consecutivo rendirá tributo a los hombres y mujeres de la nación que sirven en las fuerzas armadas, tendrá al legendario narrador Vin Scully haciendo el lanzamiento ceremonial de la primera bola. Scully, un miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, estará en su 67ma. y última temporada como narrador de los Dodgers.

Los Dodgers informaron que las puertas del estadio abrirán desde las 10:00 am, tres horas y 10 minutos antes del primer lanzamiento. La ceremonia inaugural arrancará 55 minutos antes del juego.

AVENIDA SCULLY

Los Dodgers y la ciudad de Los Angeles realizaron una ceremonia el lunes para dejar inaugurada de manera formal la nueva Avenida Vin Scully Avenue frente al Dodger Stadium. La propuesta para cambiar el nombre de "Elysian Park Avenue" a "Vin Scully Avenue" fue aprobada el pasado viernes por el municipio, luego de ser introducida por el concejal del Primer Distrito, Gil Cedillo.

En el acto de renombramiento de la vía estuvieron presentes Scully y su esposa Sandi; el narrador en español de los Dodgers y miembro de Cooperstown, Jaime Jarrín; el presidente de los Dodgers, Stan Kasten; el alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, Cedillo y otras importantes personalidades.

"Vin es tanto una parte de la estructura de los Dodgers como los atletas cuyas hazañas ha descrito para el deleite de los aficionados durante casi siete década. "Es apropiado que la avenida que conduce al estadio donde tanto de ese drama se ha desarrollado lleve su nombre", dijo Kasten.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Un día después de disfrutar el efecto de paz y tranquilidad que produce tener en el montículo al mejor lanzador del béisbol, los Dodgers de Los Angeles enfrentan la incertidumbre de lo inesperado, algo que podría ser rutinario en los primeros meses de la nueva temporada de Grandes Ligas.

El lunes, Kershaw (3 premios Cy Young y efectividad de 2.42 en más de 1,600 innings en su carrera) lanzó siete ceros en el triunfo de Los Angeles 15-0 sobre los Padres de San Diego, la mayor diferencia en una blanqueada de día inaugural en la historia de las ligas mayores. El maravilloso zurdo mejoró su foja de jornadas inaugurales a 4-0, en seis aperturas, para facilitar la celebración de su primer tiunfo al manager debutante Dave Roberts.

Sin embargo, el virus de "Kershawdependencia" que ya sufren los Dodgers desde hace algunos años podría alcanzar la categoría de enfermedad mortal en la primera porción del calendario del 2016, salvo un inesperado gran desempeño de los otros abridores que acompañarán a Kershaw por el momento.

Dave Roberts
Jayne Kamin-Oncea/USA TODAY SportsDave Roberts tiene una gran tarea por delante al utilizar los otros lanzadores además de Clayton Kershaw en su rotación.
Los Angeles enviará al montículo al veterano zurdo Scott Kazmir y al debutante derecho japonés Kenta Maeda para los últimos dos encuentros de la serie en Petco Park, antes de regresar a casa para tener debutando al novato Ross Stripling en la apertura en casa, el viernes, contra su gran rival los Gigantes de San Francisco. Kershaw debe realizar su segunda presentación el sábado contra los Gigantes.

Alex Wood deberá entrar en la rotación la próxima semana. Nada impresionante para un equipo que comienza el año con la nómina salarial más cara de la industria, $222 millones de dólares, y la presión de no haber ganado un campeonato desde 1988.

A la partida del estelar derecho Zack Greinke, quien firmó con sus rivales divisionales Diamondbacks de Arizona como agente libre, se unieron las lesiones del zurdo coreano Hyun-Jin Ryu y el derecho Brandon McCarthy -- y sus potenciales reemplazos Mike Bolsinger y Brandon Beachy, dejando a los Dodgers una rotación abridora abridora formada por Kershaw y cuatro interrogantes.

Kazmir, quien necesita dos triunfos para llegar a 100 en su carrera, viene de una temporada decente (7-11, 3.10 en 183 entradas) con Oakland y Houston en el 2015. El año anterior tuvo su mejor actuación en siete temporadas, pero evidentemente que está lejos de Greinke, el grandioso #2 de los Dodgers en las pasadas tres campañas.

Greinke (19-3, 1.66 y 225 ponches en 222.2 entradas) se despidió de Chávez Ravine con una de las mejores temporadas que han tenido los Dodgers en su rica historia de pitcheo. Se combinó con Kershaw para una marca de 35-10, efectividad de 1.90, 501 ponches y apenas 82 bases por bolas en 455.1 episodios. ¡Asombroso, maravilloso, excelso!

Maeda, quien debutará en la pelota de Estados Unidos el miércoles, es una incognita en todos los sentidos, comenzando por el contrato que firmó ($25 millones garantizados y un voluminoso paquete de incentivos si se mantiene saludable que elevarían el pacto por encima de los $100 millones) y el hecho de que ya tiene 1,500 innings en el brazo a los 27 años de edad.

Wood, de 25 años, viene de lanzar 180 entradas por primera vez en su carrera y podría estar cerca del estrellato, pero Stripling, quien no ha lanzado por encima de Doble A y se perdió todo el 2014 por una operación del codo, salió de la nada para integrar la rotación con un agradable desempeño primaveral y la angustiosa necesidad que provocaron las lesiones de los mencionados anteriormente.

Está claro que mientras esperan por Ryu, McCarthy y Bolsinger -- que tampoco son la cosa del otro mundo-- los Dodgers sueñan con que al menos Kazmir, Maeda y Wood se comporten a la altura de las circunstancias para que la "Kershawdependencia" no alcance los niveles de virus mortal y de paso sepulte las aspiraciones de competir que tiene Los Angeles.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


KISSIMMEE, Florida -- Los números de primavera importan poco, Ok.

Excepto cuando esas ''irrelevantes'' y pequeñas muestras estadísticas deciden quien gana o pierde uno de los apreciados 750 puestos de trabajo de una industria que paga un salario promedio superior a los cuatro millones de dólares a sus obreros. Ahí es cuando dejan de ser insignificantes.

Joey Rickard
AP Photo/Tony GutiérrezJoey Rickard fue tomado en el sorteo de la Regla V, y de no quedar con Orioles, regresaría a los Rays por $25,000 dólares.
Fueron los números primaverales que crearon una batalla por la antesala de Medias Rojas de Boston entre el estelar millonario venezolano Pablo Sandoval y el novato Travis Shaw, que le dieron la primera base de Houston Astros al desconocido Tyler White sobre Jon Singleton, que están abriendo un puesto en el roster --y posiblemente en la alineación regular-- de Orioles de Baltimore al regla V, Joey Rickard, y que provocaron que Bravos de Atlanta despidiera al veterano 1B/OF Nick Swisher pese a que devengará $15 millones en el 2016, por mencionar algunos casos.

Después de todo, aparentemente, sí importan las estadísticas de los partidos de exhibición y no le diga lo contrario a los hombres mencionados anteriormente. Veamos, en orden inverso, los casos.

Rickard, de 25 años, nunca fue considerado un súper prospecto en la organización de Rays de Tampa Bay, que lo reclutó en la novena ronda del sorteo colegial del 2012. Después de ser seleccionado por Baltimore en el sorteo Regla V de diciembre --lo que significa que Tampa Bay no tenía lugar para él en su roster de 40-- el jardinero lidera a los Orioles en bateo (.386), hits (22), dobles (7) y anotadas (14), forzando que le abran un puesto en la nómina regular de 25 miembros para el día de apertura.

Si Baltimore no retuviera a Rickard, quien fue el mejor bateador de los Leones del Escogido en la pasada temporada del béisbol invernal dominicano, entonces Tampa Bay podría recuperarlo devolviendo $25 mil de los $50 mil dólares que recibió de los Orioles por los derechos del pelotero durante las navidades. Una situación de ganar o ganar para el jugador.

White, el mejor bateador de Estrellas Orientales del torneo quisqueyano 2015-16, fue informado el lunes por el manager A. J. Hinch de que estaría en el roster de los Astros para el arranque de la temporada. El pick #977 del draft colegial del 2013 bateó .366 para convencer a Houston de que debían protegerlo por encima de Singleton, quien ganará dos millones en el 2016 como parte de su contrato de $10 millones hasta 2018.

Tyler White
AP Photo/Brynn AndersonTyler White, el pick #977 del draft colegial del 2013, bateó .366 en la pretemporada para quedarse con los Astros.
Singleton, quien firmó una extensión millonaria en 2014 antes de jugar su primer inning en Grandes Ligas, bateó .151 esta primavera antes de ser enviado a las ligas menores, exactamente en el mismo día que premiaron a White. ¡Bingo!

Swisher, quien se preparaba para la última temporada de un contrato de cuatro años y $56 millones de dólares que firmó con Indios de Cleveland en el invierno del 2012, bateaba .238 sin jonrones en 50 apariciones al plato cuando fue despedido por Atlanta, que compartirá con la tribu el pago del salario del jugador. ¿Habrían tomado esa decisión los Bravos si Swisher tuviera los números de Rickard o White esta primavera? Probablemente no.

Y entonces tenemos el llamativo caso de la tercera base de los Medias Rojas, uno de los favoritos para quedarse con uno de los cinco puestos de clasificación a los playoffs de la Liga Americana.

El incumbente de la posición es Sandoval, o al menos lo era hasta la semana pasada, cuando el manager John Farrell admitió que no tendría problemas para instalar allí a Shaw si seguía jugando mejor que el venezolano en los ''irrelevantes'' partidos primaverales. El martes contra Mellizos de Minnesota, Sandoval, quien no jugaba desde hacía siete días por molestias en la espalda, bateó de 3-1 jugando en la antesala, mientras era monitoreado de cerca por scouts de Padres de San Diego.

En ese mismo encuentro, Shaw se fue en blanco en tres oportunidades accionado en la primera base. En la Liga de la Toronja, Shaw batea .333 con dos jonrones, nueve impulsadas y nueve anotadas en 54 turnos, en tanto que Sandoval mejoró a .270 con dos jonrones, seis impulsadas y tres anotadas en 37 turnos.

Aparentemente, y en casos específicos --lo admito--, los números primaverales sí tienen impacto en la composición final de muchos rosters de las ligas mayores.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO