Pablo Sandoval, Víctor Martínez, Melky CabreraAP Photos
ORLANDO -- Los lanzadores abridores Max Scherzer y James Shields, los relevistas Andrew Miller y David Robertson y el jardinero Nelson Cruz han tenido actuaciones brillantes con sus nuevos clubes, tras firmar millonarios contratos en la agencia libre de Grandes Ligas del pasado invierno.

Scherzer, quien acordó por siete años y $210 millones de dólares con Washington, pelea el liderato de efectividad de Grandes Ligas con un promedio inferior a 2.00, tiene 123 ponches en 102 entradas y ha permitido un hit en sus últimas dos salidas. Shields, de San Diego, ha ganado siete de sus primeras ocho decisiones desde que firmó por $75 millones.

Miller, de los Yankees de Nueva York, tiene 17 salvamentos y efectividad de 1.03; Robertson, de los Medias Blancas de Chicago, cuenta con 14 rescates y efectividad de 2.35, y Cruz, de Seattle, ha sido uno de los bateadores más productivos de la Liga Americana. Cruz, Robertson y Miller ficharon por $58, $44 y $36 millones de dólares, respectivamente.

El cubano Yasmany Tomás (6 años/$68 millones con Arizona) batea .315 en su debut en las ligs mayores, el dominicano Hanley Ramírez (4 años/$88M con Boston) tiene 15 jonrones, 38 impulsadas y 41 anotadas, y el receptor Russell Martin (5 años/$82M con Toronto) ha pegado 10 cuadrangulares y exhibe un WAR de 2.5, justificando de alguna manera la gran inversión que realizaron sus equipos.

Sin embargo, la lista de jugadores caros, que por alguna razón u otra, han fracasado estrepitosamente en los primeros meses de sus nuevos pactos, no es pequeña.

El lanzador Jon Lester, quien dejó a Boston para fichar con los Cachorros de Chicago por seis años y $155 millones de dólares, no ha sacado provecho de pasar a una liga de ofensiva inferior. El zurdo tiene récord de 4-5 y efectividad de 3.80 y ha permitido 91 hits en 85.1 entradas, que no es exactamente un desastre, pero tampoco lo que esperaban los Cachorros por su gran inversión.

El antesalista venezolano Pablo Sandoval, un ganador de tres títulos mundiales en San Francisco que fichó con los Medias Rojas por $95 millones, ha generado más titulares relacionado a su peso y afición por las redes sociales que por el rendimiento en el terreno. Sandoval ha sido un mejor jugador en postemporada, pero no luce muy probable que alcance esa instancia en 2015, al menos no como está jugando Boston.

Su compatriota Víctor Martínez recibió $68 millones para seguir protegiendo al gran Miguel Cabrera en la alineación de Detroit, pero una lesión de la rodilla izquierda que requirió cirugía lo ha limitado por una gran parte de la primera mitad de temporada. Martínez, quien peleó el Jugador Más Valioso el año pasado, batea .235 con 22 carreras producidas en 132 turnos.

El antesalista norteamericano Chase Headley batea .256 con un WAR negativo (-0.5) después que fichó por $52 millones con los Yankees, mientras que el jardinero dominicano Melky Cabrera (.251 con un jonrón en 275 VB) ha tenido un arranque decepcionante con los Medias Blancas, que le otorgaron un pacto de $42 millones por tres años en la agencia libre.

Los lanzadores Brandon McCarthy, firmado por $44 millones por los Dodgers de Los Angeles, y Jake Peavy, $24 millones por dos años con San Francisco, y el bateador designado Billy Butler, $30 millones por tres años con Oakland, tampoco han justificado sus enormes cheques quincenales.

Pero al menos esos jugadores han estado en el campo intentando aportar para sus clubes, algo que el lanzador dominicano Ervin Santana no ha podido hacer después de recibir el mayor contrato que ha otorgado la organización de los Mellizos de Minnesota a un jugador en la agencia libre (4 años/$54 millones).

Y lo peor del caso es que Santana no ha sido bloqueado por un lesión, como McCarthy o Martínez, sino por una suspensión de 80 juegos (¡media temporada!) por violar el programa antidopaje de las ligas mayores. Santana, quien estaba programado para ser el pitcher #2 en la rotación de los Mellizos, fue suspendido un día antes de arrancar la temporada por dar positivo a la sustancia Stanozol.

El quisqueyano comenzó un programa de rehabilitación en las ligas menores y se espera que debute con Minnesota el domingo 5 de julio contra los Reales en Kansas City. Afortunadamente para Santana, los Mellizos han jugado una gran pelota en los primeros tres meses de la temporada y actualmente poseen uno de los dos puestos Wild Card que reparte la Liga Americana a los playoffs.

El lanzador tendrá una magnífica oportunidad de reivindicarse con sus nuevos aficionados, por supuesto, lanzando bien y ayudando a Minnesota a mantenerse en la búsqueda del boleto a las eliminatorias.

De lo contrario, el contrato de Santana fácilmente encabezaría la lista de los peores que se otorgaron en la agencia libre de Grandes Ligas el pasado invierno. Al menos en su primer año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Incluso con el gran embotellamiento existente en las posiciones de primera base y bateador designado, Alex Rodríguez y Albert Pujols deberían estar en el Juego de Estrellas del próximo 14 de julio en Cincinnati, tanto por sus números de la primera mitad de la temporada, como por su historial en el juego.

Pujols
Gary A. Vasquez/USA TODAY SportsPujols no ha sido convocado al partido de los estelares desde el 2010, cuando aún militaba con los Cardenales de San Luis.
Pujols, un nueve veces Todos Estrellas y ganador de tres premios Jugador Más Valioso, y Rodríguez, triple Jugador Más Valioso con 14 convocatorias al Juego de Estrellas, aparecen entre los mejores de dos posiciones que han arrojado grandes actuaciones este año en la Liga Americana.

Miguel Cabrera, de Detroit; Nelson Cruz, de Seattle; Prince Fielder, de Texas; Mark Teixeira, de los Yankees; el cubano José Abreu, de los Medias Blancas, y Eric Hosmer y Kendrys Morales, de Kansas City, están en la pugna por espacios en el roster del joven circuito. El venezolano Cabrera es el líder de votos recibidos para abrir en 1B, mientras que el cubano Morales supera ligeramente al dominicano Cruz en el puesto de designado.

Pujols, de los Angelinos de Los Angeles, batea .352 con 15 jonrones y 30 impulsadas en los últimos 24 juegos, la mejor racha de ese tipo en su grandiosa carrera. El dominicano encabeza su liga con 23 vuelacercas este año y con 543 ocupa el puesto 16 en la lista de todos los tiempos. En sentido general, batea .275 con 47 impulsadas y 44 anotadas y se ha ponchado cuatro veces en 84 turnos en junio.

Pujols, un futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, no ha sido convocado al partido de los estelares desde el 2010, cuando aún militaba con los Cardenales de San Luis en la Liga Nacional.

"A-Rod", cuya carrera probablemente no terminará en Cooperstown, pero sí en el cine, batea .281 con 14 jonrones, 12 dobles, 41 impulsadas, 40 anotadas, 36 boletos y un OBP de .384. Su proyección para toda la temporada lo ubica para superar los 30 jonrones, 90 impulsadas, 90 anotadas y 80 bases por bolas. Nada malo para un pelotero que cumplirá 40 años dos semanas después del Juego de Estrellas.

Entre los jugadores que se desempeñan exclusivamente como designados, solamente Fielder tiene mejores números que el dominicano de los Yankees. Recuerden que Cruz aparece en la boleta del clásico de mitad de temporada como designado, pero en realidad ha jugado mayormente (43 de 69 juegos) en el jardín derecho.

Alex Rodriguez
Anthony Gruppuso/USA TODAY Sports A-Rod ha sido uno de los dos bateadores más importantes que ha tenido Nueva York en esta temporada.
"A-Rod" ha sido uno de los dos bateadores más importantes que ha tenido Nueva York -- el otro es Teixeira -- que se ha mantenido merodeando el primer lugar de la División Este de la Liga Americana por las primeras 12 semanas de la temporada.

Y como si todo eso fuera poco, entre sus hazañas de los primeros tres meses se encuentran convertirse en el segundo bateador de 2,000 carreras impulsadas, el 29no. de tres mil hits y superar a Willie Mays del cuarto puesto del liderato histórico de cuadrangulares. Hank Aaron es el único otro pelotero de la historia con una carrera de tres mil hits, dos mil remolques y 600 cuadrangulares.

Por supuesto, con Rodríguez no todo es color de rosa. Como ha sido adecuadamente registrado, "A-Rod" está de regreso al terreno, tras cumplir una sanción de 162 juegos-- la mayor de la historia por violar el programa antidopaje del béisbol-- por su participación en el escándalo de la clínica Biogénesis del sur de la Florida.

El asunto es que Rodríguez no debería ser tratado diferente a cualquier otro pelotero que haya sido sancionado por no seguir las reglas de sustancias del béisbol. Otros dos dominicanos, Cruz y el torpedero de San Luis, Jhonny Peralta, también fueron suspendidos por el caso Biogénesis y sin embargo son dos que se encaminan a Cincinnati sin mayores contratiempos.

Cruz, quien batea .315 con 19 jonrones y 44 carreras impulsadas, ha recibido más de siete millones de votos y escolta por menos de 300 mil sufragios a Morales, mientras que Peralta, el torpedero más ofensivo del juego este año, encabeza a todos sus colegas en votos de los aficionados para comenzar por la Liga Nacional.

Hasta el último boletín de la oficina del comisionado sobre el proceso de votación, Rodríguez había recibido un millón, 590 mil, 342 de sufragios y era quinto entre los bateadores designados. Pujols tenía un millón, 375 mil, 167, también quinto entre los inicialistas.

Sin embargo, dos jugadores que se combinan para 1,211 jonrones, 23 Juegos de Estrellas, seis premios Jugador Más Valioso y que este año tienen 37 jonrones y 88 carreras impulsadas, deberían estar en Cincinnati el martes 14 de julio. Le harían un gran favor al espectáculo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si el Juego de Estrellas de Grandes Ligas se realizara esta semana, los Reales de Kansas City representarían a la Liga Americana en el Great American Ball Park de Cincinnati y el béisbol registraría una de las peores infamias de su historia.

La oficina del comisionado anunció el martes el cuarto boletín de las votaciones de los fanáticos para escoger la alineación abridora del joven circuito para el clásico de mitad de temporada. Ocho de los nueves integrantes del lineup pertenecen a los Reales, siendo el jardinero Mike Trout, de los Angelinos de Los Angeles, la única excepción en el Todos Estrellas de Kansas City.

Aparentemente, los fanáticos del béisbol fueron hipnotizados por el alegre juego de los Reales en la postemporada del año pasado y están votando frenéticamente por sus integrantes o solamente están votando los habitantes de Kansas City o alguien está manipulando el sistema.

Esto último ha sido descartado por la oficina central de las Grandes Ligas, que monitorean de cerca el proceso y hasta ahora solamente han encontrado que la gente en Kansas City está votando con más frecuencia. Digamos que, mientras no se demuestre otra cosa, lo que está pasando es fruto de una buena campaña publicitaria.

Pero cualquiera que sea la causa, no es fácil explicar como el inicialista venezolano Miguel Cabrera, el mejor bateador del planeta Tierra en la actualidad y quien se encuentra en medio de otra carrera por el Jugador Más Valioso, es superado en las votaciones por Eric Hosmer; como el norteamericano Jason Kipnis y el venezolano José Altuve, marchan a la zaga del intermedista venezolano Omar Infante, quien batea .210 y tiene un OBP de .219, o como el jardinero puertorriqueño Alex Ríos, quien batea .214 sin jonrones en apenas 19 juegos, ha recibido cerca de cuatro millones de votos y supera a tipos como el cubano Yoenis Céspedes y triplica al norteamericano Josh Reddick.

Pero esos son solamente algunos ejemplos llamativos. En realidad, el Todos Estrellas de la Liga Americana de jugadores que no abrirán supera ampliamente al mejor lineup que pueda poner Kansas City en el terreno. Así de grande es la infamia que se está cometiendo en el proceso electrónico de votación, única forma de participar en la elección de los abridores al Juego de Estrellas desde este año.

Pero como dicen en el negocio de bienes y servicios: "El cliente (en este caso, el fanático) siempre tiene la razón". Si ellos quieren votar por Drew Butera (.133 en 9 juegos) lo pueden hacer. Después de todo, el Juego de Estrellas es una exhibición para los aficionados.

El único problema es que, erradamente, el comisionado Bud Selig otorgó a ese encuentro de exhibición el gran honor de decidir la ventaja de la casa para la Serie Mundial. Ese detalle nada pequeño es que convierte en importante todo lo relacionado a la conformación de los equipos que se miden en clásico de mitad de temporada.

Las Grandes Ligas difundirán dos boletines más antes de cerrar formalmente las votaciones el 2 de julio. El Juego de Estrellas está programado para comenzar después de las 8 pm el martes 14 de julio en la casa de los Rojos de Cincinnati y de mantenerse la tendencia, Kansas City representará a la Liga Americana y seremos testigos de una de las peores infamias de la historia del béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bryce Harper, Mike Trout, Nelson CruzGetty ImagesHarper, Trout y Cruz han sido parte de los mejores bateadores en lo que va de temporada.
BRISTOL -- Con la entrada de junio se cumple el primer tercio de la serie regular de Grandes Ligas, se aceleran los boletines de votos para el Juego de Estrellas y nos acercamos más al popular clásico que divide en dos mitades la temporada.

El abrumador dominio de los jugadores de Kansas City y la ausencia de algunos de los jugadores más destacados de los primeros dos meses de acción en los resultados iniciales anunciados por la oficina del comisionado vuelven a abrir el debate acerca del sistema de elegir los abridores del partido de estelares.

Desde su creación en 1933, el sistema para escoger a los jugadores ha cambiado varias veces: Hasta 1946, los managers de cada equipo eran los únicos responsables de armar sus rosters; entre 1947 y 1958 los aficionados recibieron la encomienda de votar por los titulares, pero entonces perdieron el honor de 1959 a 1970 (cuando los managers, coaches y jugadores seleccionaron a los participantes). El actual sistema de escogencia, salvo pequeñas modficaciones, tiene alrededor de 45 años de existencia.

Lo primero es recordar que estamos hablando de un encuentro de exhibición para divertir a los fanáticos y sería injusto negar a los aficionados la oportunidad de participar en el proceso de ensamblar los equipos participantes.

Pero también hablamos de un juego que decide donde comienza la Serie Mundial, donde se corona el campeón de una larga y agotadora temporada, que incluyendo entrenamientos y playoffs, dura nueve meses.

Que los aficionados elijan a los abridores, incluso si se trata de peloteros lesionados que no han participado en un encuentro en todo el año, no tiene nada de malo. Lo criticable es que un juego de exhibición sin importancia determine donde comienza, y posiblemente donde termina, la Serie Mundial.

La primera vez que los fanáticos perdieron el honor de votar por los jugadores abridores del Juego de Estrellas fue después que en 1957, como resultado de un truco armado por un periódico local, en Cincinnati reventaron las urnas y nombraron siete miembros de los Rojos entre los ocho titulares de la Liga Nacional.

Pasaron 12 ediciones del clásico para que fueran reinstaladas las boletas en los parques (desde este año solamente se vota por internet) y aunque en ocasiones los aficionados nos ha dejado con la boca abierta con algunas selecciones, me encuentro entre los que apoya que sigan votando. En realidad mi problema es con la decisión del 2002 del comisionado Bud Selig de que la ventaja de la casa para la Serie Mundial se dispute en un partido sin importancia de mitad de temporada.

Mientras los seguidores de los Reales siguen metiendo millones de votos por sus jugadores -- no se sorprendan si George Brett queda como el tercera base abridor de la Liga Americana -- les dejo aquí con mi equipo Todos Estrellas de Grandes Ligas en los primeros dos meses de la temporada del 2015.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- El retiro del número de un jugador es uno de los honores más grandes que se otorgan en los deportes profesionales y aunque la percepción general es que el tributo se ha ha hecho más común, la realidad es que al menos en las Grandes Ligas, sigue siendo extremadamente difícil que un pelotero tenga su camiseta fuera de circulación en una organización.

El domingo pasado los Yankees de Nueva York retiraron el #51 del gran jardinero puertorriqueños Bernie Williams y el próximo 20 de agosto harán lo mismo con su compatriota, el receptor Jorge Posada. Junto al lanzador panameño Mariano Rivera, Williams y Posada, formarán una destacada comunidad latinoamericana en el Parque de los Monumentos de Yankee Stadium.

Cuando el intermedista dominicano Robinson Canó dejó a los Yankees y aceptó un contrato de $240 millones de dólares con los Marineros de Seattle, un ejecutivo de la franquicia de Nueva York dijo que Canó había cambiado por dinero una futura placa en el Parque de los Monumentos. Para el 3B y bateador designado dominicano Alex Rodríguez los grandes números que está poniendo en el terreno probablemente no le garantizarán una ceremonia de número retirado en el Bronx.

Pese a que tres de los nuestros se encuentran entre los 20 hombres que han sido reconocidos por los Yankees, la franquicia más ganadora y legendaria del deporte estadounidense, el número general de latinoamericanos con números retirados en el béisbol es relativamente bajo.

Con todo y la gran contribución del pelotero latino en las últimas seis décadas, apenas 13 tienen sus números fuera de circulación en los clubes que más incidieron. La lista incluye a los siete que tienen placas en el Salón de la Fama de Cooperstown por su desempeño en los terrenos de Grandes Ligas y a cinco puertorriqueños.

El lanzador dominicano Pedro Martínez, quien entrará formalmente a Cooperstown en julio próximo, podría tener su #45 retirado por los Medias Rojas de Boston en cualquier momento, pero aunque usted no lo crea, hasta el año pasado, "Pedro El Grande" no era elegible para recibir ese honor en Beantown.

Los Medias Rojas de Boston tienen como regla que solamente retiran las camisetas de los jugadores que han pasado al menos 10 años con la organización (Martínez lanzó por 7 años y tiene otros tres como asesor de la directiva) y han sido electos al Salón de la Fama. Esos parámetros han limitado a siete los jugadores de Boston que tienen sus números retirados.

Cincinnati, Medias Blancas de Chicago, San Francisco y Yankees han retirado dos números de jugadores latinos. Además de los cinco puertorriqueños, el club de honor lo integran tres cubanos, dos panameños, dos venezolanos y un dominicano.

El #34 que vistió el lanzador mexicano Fernando Valenzuela con los Dodgers de Los Ángeles no está disponible desde la partida del zurdo en 1991, pero hasta hoy el club no ha decidido retirarlo oficialmente.

Los Angeles sorprendió a muchos el año pasado, cuando entregó al cubano Erisbel Arruebarrena el #11 del coach dominicano Manny Mota, quien tiene 46 años consecutivos en la organización. La idea fue mala originalmente y peor cuando los Dodgers suspendieron al jugador hace una semana, supuestamente por repetidas violaciones de contrato. Una disculpa a Mota no estaría mal.

El jardinero dominicano Sammy Sosa bateó 545 de sus 609 cuadrangulares con la camiseta #21 de los Cachorros de Chicago, pero el conjunto ha mostrado tan poco respeto por el jugador que ese número nunca ha sido sacado de circulación y actualmente lo usa el jardinero Junior Lake, un nativo de San Pedro de Macorís, el mismo lugar de origen de Sosa en República Dominicana.

En total, a lo largo de la historia, casi 200 personajes han tenido camisetas retiradas por los clubes, eso incluye 19 de la era en que no se usaban números en la espalda de los peloteros y algunas a nombre de dueños de equipos y narradores. Los Gigantes (Nueva York y San Francisco) tienen cuatro de esos.

Los números en la espalda de los uniformes comenzaron a usarse de forma rutinaria en Grandes Ligas a partir de 1929 y originalmente se asignaban a los jugadores por el orden que ocupaban en la alineación. Esa es la razón por la que los mejores jugadores de un conjunto tenían los números del 1 al 9.

El #42 fue retirado por orden de las ligas mayores de todos los equipos en honor a Jackie Robinson, quien quebró la barrera racial con los Dodgers de Brooklyn en 1947. San Luis (Bruce Sutter) y Yankees (Mariano Rivera) tienen el #42 retirado dos veces, mientras que Miami y Seattle tiene la camiseta de Robinson como sus únicas retiradas.

Incluyendo la camiseta de Robinson, los Yankees lideran la tabla de números retirados con 20. Le siguen San Luis (15), Gigantes (14), Cincinnati (14), Atlanta (11) y Medias Blancas de Chicago (11).

Cada año, el 15 de abril es el "Día de Jackie Robinson" en Grandes Ligas y todos los peloteros usan el #42.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Ser manager de los Marlins de Miami se ha convertido en uno de los cargos más volátiles de los deportes profesionales de Estados Unidos, mayormente desde que Jeffrey Loria adquirió el conjunto en el 2002.

De Rene Lachemann en 1993 a Dan Jennings desde el lunes, Miami ha realizado 14 movimientos de entrenadores en un tramo de 23 años, un capataz cada año y medio. Loria ha nombrado a 10 de esos dirigentes, incluyendo siete desde el 2010, en sus 14 años como la voz más alta del conjunto de la Ciudad del Sol.

Para que tengan una mejor idea sobre la frecuencia de los Marlins, los Dodgers (de Brooklyn y Los Angeles) han tenido 31 managers en 132 años de existencia (un dirigente cada 4.25 años) y los Gigantes (de Nueva York y San Francisco) 36 en 133 años (uno cada 3.7 años). Los Cardenales de San Luis (63) y los Cachorros de Chicago (60), dos franquicias fundadoras de la Liga Nacional (1876) son las que más dirigentes han tenido a lo largo de la historia del béisbol.

Desde que Loria llegó a Miami, procedente de Montreal, los Angelinos de Los Angeles han tenido a Mike Scioscia como su único capataz, mientras que San Luis, Minnesota y San Diego han contado con dos dirigentes cada uno.

Florida/Miami ha tenido dos managers que solamente participaron en un partido (Cookie Rojas en 1996 y Brandon Hyde en 2011), dos que han repetido (John Boles 1996 y 1999-2001 y Jack McKeon 2003-05 y 2011) y dos temporadas de tres managers (Lachemann, Rojas y Boles en 1996; Edwin Rodríguez, Hyde y McKeon en 2011).

Cuando McKeon regresó a dirigir en 2011 tenía 80 años, apenas el segundo más viejo de la historia, solamente detrás del legendario Connie Mack, quien comandó a los Atléticos de Filadelfia en las primeras 50 temporadas de la franquicia (1901-50) hasta retirarse a los 87 años de edad.

Sin embargo, es el último nombramiento de los Marlins, del gerente general Dan Jennings -- quien nunca había jugado, entrenado o dirigido en un partido de béisbol profesional hasta el lunes contra los Diamondbacks de Arizona -- el que más ha sorprendido a muchos y, casi seguro, molestado a otros.

En cierta forma, con el movimiento, los Marlins han llevado a otro nivel el asunto de contratar personal sin experiencia en la materia, y Loria básicamente le ha dejado saber a todos esos hombres que tienen decenas de años preparándose en las ligas menores y el béisbol del Caribe que cualquiera puede ser manager de Grandes Ligas. Basta con que el dueño del equipo lo decida, hasta el encargado de la taquilla puede ser promovido a jefe de terreno.

Por otro lado, Miami, que ha tenido un gran historial abriendo oportunidades a dirigentes latinos (los cubanos Rojas, Tany Pérez, Fredi González; el puertorriqueño Edwin Rodríguez y el venezolano Ozzie Guillén ostentaron el cargo en algún momento) decidieron ignorar la disposición de la oficina del comisionado acerca de considerar miembros de las minorías para cargos ejecutivos cuando despidieron a Mike Redmond.

Loria dijo al colega Jon Morosi de FoxSports.com que le informó al comisionado Rob Manfred que debido a la premura con que se hizo el cambio de dirigente, no tuvo tiempo de un proceso normal para convocar diferentes candidatos. Loria también recordó que ha tenido managers de las minorías, algo que es cierto, y que su actual presidente de operaciones de béisbol, Michael Hill, es afroamericano, lo que también es cierto.

Pero también es verdad que el comisionado Manfred debería convertir en mandato lo que hasta ahora es una recomendación sobre que los clubes consideren a miembros de las minorías cuando queden vacantes altos puestos dirigenciales. Los Cachorros lo violaron descaradamente cuando despidieron al mexicano Rick Rentería y contrataron a Joe Maddon y de alguna manera u otra, también Miami y otros conjuntos de Grandes Ligas se han burlado alegremente de la disposición.

Pero volviendo al tema principal, ser manager de los Marlins es una de las posiciones menos seguras del inseguro mundo de la dirigencia en los deportes profesionales. Mientras McKeon es el líder de juegos dirigidos en los Marlins (633 en dos gestiones), Fredi González (555) es el de más encuentros consecutivos, una marca que Jennings casi seguro no quebrará porque Loria ya anunció que al final de la temporada, buscará un nuevo dirigente.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Miguel Cabrera, el mejor bateador del sistema solar en el tiempo presente, está pasando por un extraño caso de doble personalidad muy parecido al que describió el escritor escocés Robert Louis Stevenson en su histórica novela "El Extraño Caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde", de 1886.

En los primeros dos meses de la temporada del 2015, el gran inicialista venezolano de los Tigres de Detroit ha lucido como el futuro miembro del Salón de la Fama que conocemos cuando ha jugado de día, pero como un siniestro personaje desconocido cuando cae la noche en el estadio.

Más o menos lo que ocurría al personaje de Stevenson, que sufría de doble personalidad y era simultáneamente el afable doctor Henry Jekyll y el malvado Edward Hyde.

El jueves en la tarde, Cabrera bateó de 5-3 con dos jonrones y cinco carreras impulsadas en la paliza 13-1 de Detroit sobre Minnesota. En 18 partidos vespertinos, Miguel Jekyll batea .471 (68-32) con ocho jonrones y 25 carreras impulsadas, pero de noche, cuando Cabrera deja a Hyde tomar control de la situación, lo hace para .158 (57-9) sin extrabases y una carrera impulsada.

Cabrera, un ganador de dos premios de Jugador Más Valioso de la Liga Americana y el único bateador con una Triple Corona en casi medio medio siglo, ha sido consistente en todos los escenarios a lo largo de su carrera de 13 años en Grandes Ligas. El maracayero batea .320 de por vida, .326 en casa, .315 como visitante, .328 de noche, .304 de día, .324 jugando en 1B, .332 en 3B, .364 como emergente, .331 como cuarto bate, .321 bateando de octavo, .328 en abril y .329 en julio.

Un verdadero modelo de consistencia que bateó jonrón ganador en extrainnings en su primer partido de Grandes Ligas a los 20 años de edad y que a los 32 está a dos vuelacercas de ser el primer venezolano de la historia con 400 bambinazos.

Esta temporada más que nunca la frase "Como va Cabrera, va Detroit" ha sido una contundente realidad. Los Tigres, que entran al fin de semana escoltando a Kansas City por un juego en la División Central de la Liga Americana, tienen récord de 14-4 de día y 7-10 de noche, 11-8 en casa y 10-6 en la ruta.

Cabrera batea .400 (60-24) con cinco jonrones y 15 remolques como visitante, pero .262 (65-17) con tres cuadrangulares y 11 empujadas en Comerica Park.

Contrario a la novela de Stevenson -- donde el lado malvado termina dominando al bueno -- Detroit espera que Cabrera sea más Jekyll y menos Hyde en las próximas dos semanas.

Los Tigres jugarán de noche en dos de sus tres partidos interligas del fin de semana contra los poderosos Cardenales de San Luis y en 12 de sus últimos 17 choques del mes de mayo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- La maratónica temporada de Grandes Ligas, de seis meses y 2,430 partidos, está lejos de alcanzar un punto para considerar tendencias definitivas en el comportamientos de jugadores y equipos, pero seis semanas de acción representan una muestra más que adecuada para alegrar o preocupar a fanáticos y analistas por el buen o mal rendimiento de algunas estrellas y conjuntos.

Por ejemplo, Milwaukee solamente necesitó 25 partidos-- menos de una sexta parte de su temporada-- para decidir cambiar de manager. Miami esperó menos tiempo para presionar al dirigente Mike Redmond y los Azulejos de Toronto para abandonar su plan "El futuro es de los jóvenes".

Faltando una semana para que entremos a junio, el desempeño de muchos jugadores estelares ha estado por debajo de las expectativas, incluyendo a ganadores de algunos de los premios más importantes la temporada pasada. El estelar zurdo Clayton Kershaw, el Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Nacional; el derecho Corey Kluber y el inicialista José Abreu, Cy Young y Novato del Año de la Liga Americana, no han tenido actuaciones parecidas a las del 2014.

Sin embargo, Kershaw (1-2, 4.26) es segundo en ponches (56) y solamente ha otorgado 11 boletos en 44.1 entradas, mientras que Kluber (1-5, 4.27) viene de ponchar 18 y permitir apenas un hit en ocho entradas contra San Luis, el mejor equipo del béisbol este año. Esa actuación de Kluber recibió una puntuación de 98 de "Game Score", la más alta en ocho entradas en los últimos 100 años.

También son estrellas con pobres arranques los dominicanos Robinson Canó, Albert Pujols y David Ortiz; los venezolanos Asdrúbal Cabrera y Omar Infante; los norteamericanos Andrew McCutchen y Jason Heyward y el puertorriqueño Carlos Beltrán.

Sin embargo, se sorprenderían de saber que esos jugadores están lejos de ser las grandes decepciones de la temporada en sus respectivas posiciones. El "Todos Estrellados" del 2015, compuesto por jugadores que han asistido al Juego de Estrellas al menos una vez en sus carreras y que no han encontrado la forma de prender los motores cuando nos acercamos a cumplir el primer cuarto de la temporada, incluye a dos antiguos ganadores del Jugador Más Valioso (Chase Utley y Jimmy Rollins) y al segundo lugar de esa distinción en el joven circuito el año anterior (Victor Martinez).

CRUZ LLEVA EL PODER A SEATTLE

El jardinero dominicano Nelson Cruz coquetea con la triple corona de bateo de la Liga Americana en sus primeros dos meses con los Marineros de Seattle. Cruz es líder de bateo (.349) y jonrones (15) y segundo en carreras impulsadas (29), una menos que el líder, Stephen Vogt.

Desde que los Marineros se mudaron del Kingdome (un estadio favorable a la ofensiva) al Safeco Field (parque de pitcheo) en julio de 1999, solamente seis veces alguno de sus bateadores han podido superar los 30 jonrones en una temporada y apenas en una ocasión alguno bateó sobre los 40.

Es verdad que Cruz ha pegado 11 de sus 15 jonrones en la carretera, pero de todos modos eso no cambia el hecho de que ahora mismo está en ruta a igualar lo que hizo su compatriota Alex Rodríguez, quien bateó 41 cuadrangulares en el 2000.

DODGERS LIDERA ASISTENCIA

Los Dodgers de Los Angeles encabezan el béisbol en fanáticos llevados al parque, algo que hicieron en las dos temporadas anteriores y en 25 ocasiones desde que se mudaron de Nueva York a California en 1958. Pero la distancia entre el mejor y el peor en asistencia este año, Dodgers y Cleveland, es algo que ronda en lo ridículo.

Mientras los Dodgers han metido 847,162 en 18 juegos (47,064 por día) a Dodger Stadium, los Indios solamente han tenido 263,859 en sus primeros 16 encuentros (15,521 de promedio).

Para que tengan una idea. En una estadía de seis juegos en casa del lunes 27 de abril al domingo 3 de mayo, contra San Francisco y Arizona, los Dodgers recibieron en su casa a 292,067 (48,677 por encuentro). En esa semana, los Angeles tuvo más aficionados que lo que ha tenido Cleveland en lo que va de año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En el día del cumpleaños 84 de Willie Mays, el antesalista dominicano Alex Rodríguez tendrá la oportunidad de superar en jonrones al legendario miembro del Salón de la Fama de Cooperstown y héroe de su padre.

Rodríguez y los Yankees de Nueva York visitan a los Azulejos de Toronto para el último y decisivo partido de una serie de tres choques en el Rogers Centre. Los zurdos CC Sabathia y Mark Buehrle serán los lanzadores abridores.

Rodríguez, quien se perdió toda la temporada pasada cumpliendo una sanción por violar el programa antidopaje de Grandes Ligas, bateó su cuadrangular 660 para empatar con Mays en el cuarto puesto de la lista de todos los tiempos el pasado viernes en Boston. Mays, quien jugó en Nueva York con Gigantes y Mets, felicitó a Rodríguez por igualarlo en cuadrangulares.

"Felicidades a Alex Rodríguez por su jonrón 660. En béisbol, las marcas se hicieron para romperse y le deseo que siga teniendo éxito a través de su carrera", dijo Mays en un comunicado enviado a los medios de comunicación.

"Como siempre he dicho, Mays y Mickey Mantle fueron los peloteros favoritos de mi papá y siempre escuché historias lindas de Mays y lo que representó en el tiempo en que jugó", dijo Rodríguez a ESPNdeportes.com.

Rodríguez, un triple Jugador Más Valioso (MVP) con 14 asistencias al Juego de Estrellas se encuentra a 41 hits de los 3,000 y a 15 impulsadas y 66 anotadas de alcanzar las dos mil, aunque lamentablemente su legado fue manchado por una admisión de uso de sustancias en el 2009 y una posterior sanción por el escándalo Biogénesis.

Mays, quien asistió a 24 Juegos de Estrellas, ganó 12 Guantes de Oro y acumuló más de tres mil hits es reconocido ampliamente como el jugador más completo de la historia del béisbol. Fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown en 1979, en su primer año de elegibilidad.

"Willie Mays fue más que un pelotero cuando jugó", dijo Rodríguez. "Estuvo en 24 Juegos de Estrellas, se ganó 12 Guantes de oro y yo no he jugado ni 21 temporadas. No hay comparación en ningún momento", agregó.

"Muchos dicen, incluyendo mi papá, que Mays es el mejor pelotero de la historia en el béisbol. Yo soy un fanático de Mays", dijo Rodríguez.

"A-Rod", quien impulsó dos carreras en el triunfo de los Yankees 6-3 el martes, batea .278 con 57 jonrones y 175 carreras impulsadas en 225 choques contra los Azulejos en su carrera, incluyendo 36 jonrones y 99 remolques en 111 partidos en el Rogers Centre. Sin embargo, no la tendrá muy fácil el miércoles.

El bateador designado de Nueva York no ha podido sacar la pelota del parque en 41 apariciones contra el zurdo Buehrle. Solamente el retirado puertorriqueño Joel Piñeiro enfrentó más veces a Rodríguez (42) sin permitirle cuadrangulares.

Desde su último jonrón, el primero de su carrera como bateador emergente, Rodríguez tiene de 18-3 con dos impulsadas y tiene de 36-6 en los últimos 10 días para bajar su promedio de bateo a .227.

"Fue un momento muy especial, en un juego importante contra los Medias Rojas y era una victoria que necesitábamos", dijo Rodríguez.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Astros de Houston no solamente están registrando el mejor arranque en la historia de la franquicia, que nació producto de la primera gran expansión de Grandes Ligas hace 54 años, sino que al mismo tiempo están desafiando la lógica elemental de uno de los deportes más ilógicos.

Con una nómina salarial de $70,6 millones de dólares -- la penúltima del béisbol, solamente detrás de los $69,0 millones que paga Miami a sus jugadores -- los Astros ostentan la mejor marca de la Liga Americana, y la segunda mejor de las ligas mayores, luego de cuatro semanas completas de acción en la temporada del 2015.

Su récord de 18-8 (.692) es el mejor en la historia de la franquicia para los primeros 26 encuentros de una campaña y la racha de 10 victorias que terminó el lunes es la segunda más larga, detrás de las 12 que consiguió entre el 27 de agosto y el 8 de septiembre del 2004. El mejor porcentaje de ganados y perdidos que ha tenido Houston a lo largo de una temporada completa es de .630 (102-60) en 1998.

Los Astros tienen una ventaja de siete juegos sobre Anaheim y Seattle en la División Oeste del joven circuito. La única vez que terminaron un año con una mejor ventaja fue en 1998, el año en que tuvieron su única temporada de 100 triunfos, cuando ganaron la División Central de la Liga Nacional por 12.5 juegos sobre los Cachorros de Chicago.

Con una sola estrella visible en su roster, el intermedista venezolano José Altuve, Houston lidera MLB con 40 jonrones y 33 robos y es cuarto en promedio de efectividad (3.08) y quinto en carreras anotadas (126). No es sorpresa que Houston tenga muchos vuelacercas y estafas -- el año pasado terminó cuarto en tetrabatazos y tercero en robos -- ni que Altuve esté brillando. Las sorpresas que han permitido este maravilloso arranque de los Astros vienen de otro lado.

Altuve, quien batea .360 con ocho dobles, 10 robos y 19 carreras impulsadas, ha sido prácticamente duplicado por el jardinero Jake Marisnik, quien batea .366 con nueve extrabases, nueve robos y 12 impulsadas. El jardinero descendiente de puertorriqueños George Springer solamente batea .198, pero tiene cuatro jonrones, 12 impulsadas y 10 robos. Altuve, Springer y Marisnik son 1,2 y 3 en robos de su liga.

Igualmente, el jardinero Evan Gattis también batea un anémico .198, pero con 17 carreras impulsadas se encuentra entre los líderes de la temporada.

El veterano torpedero Jed Lowrie, un bateador de .262 en su carrera, bateó .300 con cuatro jonrones y 10 remolques antes de quebrarse el pulgar derecho la semana pasada en San Diego. Lowrie fue operado y no regresará hasta después del Juego de Estrellas, dejando al dominicano Jonathan Villar y al venezolano Marwin González con la posición seis por los próximos dos meses.

Pero donde ha estado la real fortaleza detrás del éxito de los Astros es en el pitcheo, especialmente de sus principales dos abridores y todo el cuerpo de relevo. Mientras la rotación abridora posee foja de 10-6, 3.52, el bullpen ha sido mucho mejor con 8-2, 2.21 y 88 ponches en 81.1 entradas.

El zurdo Dallas Keuchel está invicto con 3-0 y su efectividad de 0.80 (4 CL en 45 IL) es la más baja de un abridor del club en sus primeras seis aperturas, superando el 0.85 (4 CL en 42.1 IL) que puso el zurdo Bob Knepper en 1988.

Keuchel, quien lanzó ocho entradas de una carrera y se fue sin decisión contra Texas el lunes, tiene 13 salidas de calidad (6+ IL de 3- carreras) desde el 15 de agosto del año pasado. El derecho Collin McHugh tiene 4-0, dando a los Astros una pareja con 7-0 en sus primeras 11 aperturas de la temporada.

Houston, que tiene nueve apariciones de postemporada, no alcanza los playoffs desde el 2005, cuando jugó en su única Serie Mundial, perdiendo por barrida ante los Medias Blancas de Chicago. El equipo que dirige AJ Hinch es apenas el séptimo que gana 18 de sus primeros 25 choques una temporada después de perder al menos 90 encuentros.

Es poco probable que Houston pueda mantener un ritmo de jugar cerca de .700 a lo largo de una temporada completa y aún está por verse como se comportarán sus inexperimentados miembros, incluyendo el dirigente novato, cuando comience la presión real, pero lo que no se puede negar es que hasta ahora ha sido el mejor conjunto de la Liga Americana.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Houston Astros

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO