Real Madrid vs. Bayern MunichGetty

MUNICH -- El partido es grandísimo. Tanto como el estadio en el que se juega. La vuelta de una semifinal de la UEFA Champions League. Lisboa queda a 90 minutos, o si terminan 1-0 en favor del Bayern Munich, a lo que se alargue el dramatismo. La expectación en esta ciudad es sin duda digna de uno de los mejores partidos de la temporada. Es a lo que invitan dos de los más grandes equipos de Europa. Los triunfos del Bayern en esto que es lo más parecido a un clásico europeo, llegan al moderno salón en donde "Die Roten" despliega sus joyas. Cuatro en cinco semifinales anteriores.

Ganarle al más ganador de todos, podría tener un espacio en ese lugar en el que se recuerde la primera temporada de Pep Guardiola al frente de un equipo que busca hacer historia para respirar. Este martes requiere una más de las hombradas que lo han edificado. Llega un plantel superior. Cuesta asimilar la frase cuando en lo colectivo, no hubo esta temporada equipo que juegue mejor al fútbol en el sentido más amplio de su esencia, que el Bayern de Guardiola. Definirlo en los números no únicamente sería fácil y a la vez injusto. Es un equipo que siempre ha impuesto su juego por encima del juego del rival, asignando tareas a los ejecutores que potencian el valor del colectivo. Eso es ser un gran equipo.

Pero al momento de confrontar el peso individual de sus figuras con respecto al rival de este martes, es muy difícil sustentar que el Bayern tiene mejor plantel que el Real Madrid. Haciendo el análisis, es posible. Cada determinación desde la perspectiva particular de quien escribe. Se puede coincidir o no, pero es incuestionable que el debate es justamente planteado: Real Madrid tiene mejor plantel. Quizás el mejor del mundo. Casillas en el arco de Champions, es posiblemente menos que Neuer en el juego de pies. Algo que no le urge en el Real Madrid. En Munich jugarían Carvajal y Coentrao por los costados en el equipo de Ancelotti. Indudable ventaja para Guardiola con Lahm y Alaba, los mejores laterales en un equipo en el mundo.

Esa medalla se la podrían colgar Pepe y Sergio Ramos como dupla central. No cada uno individualmente, sino los dos como una sola cosa. Por encima de Boateng y Dante, más lejano a la seguridad para un equipo que juega muy lejos de sus dos centrales. La mitad de la cancha, partiendo de la base que quieren algo distinto de ella, es compleja de contrastar. Uno por uno es cuestión de gustos, pero Xabi Alonso le gustaría a cualquiera. Schwensteiger también. Kroos es de un gusto particular para tener la pelota, un Isco. Mejor. Este Di María no tiene comparación en el Bayern, el equilibrio lo da la pelota. Di María es un punto de unión fundamental entre la mitad del campo y el ataque. Dinamismo inigualable. ¿Modric o Gotze?. ¿Para qué? Empatan en la mitad de la cancha.

Adelante la diferencia la hace Benzema. De sensibilidad formidable con el juego. Benzema puede ser cuestionado por no hacer goles, pero no deja de hacer jugar a su equipo en el intento. De aspecto letárgico, pero sólo de aspecto. Juega sin pelota, que sigue siendo fútbol. Menos divertido de jugarlo, pero fútbol al fin. Cristiano supera a Ribery y Bale pierde ante Robben. Si, porque Robben no necesita espacios para que su juego entre en el juego del equipo. Bale en el juego corto, se atasca.

Haciendo un recuento, igualan en todas las líneas con la diferencia arriba para el Real Madrid. El ejercicio es válido para descubrir algo que no queda en evidencia ante el peso del colectivo alemán. Real Madrid tiene mejor colección de jugadores y de joyas en su vitrina. Variables que suman a la obligación demostrada por una historia hecha en esta competencia. Jugar con esa obligación a cuestas le daría al Madrid un punto de nobleza y lo llevaría a meter la pelota al campo del Bayern. Algo posible desde la perspectiva de Guardiola que asume que la cita es tan, pero tan grande, que hasta incluso valdría esperar al Real Madrid.

Arderá Munich. No será por ningún incendio, será por el ambiente que hace que el frío de fines de abril pese menos. Hay tensión y la sensación estampada de un partido grandísimo. Será grandioso aunque pueda no ser lindo. No les conviene pensar sólo en jugar lindo para llegar así a Lisboa. Les interesa llegar a Lisboa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Barcelona
EFE

MADRID - Haciendo una rápida interpretación del lenguaje legal utilizado por FIFA para anunciar que otorga efecto suspensivo al recurso de apelación presentado por el FC Barcelona, al club catalán ahora le favorece lo que en un principio fue argumento para sus primeras protestas. Conocida la sanción, a principios de abril, el presidente blaugrana Josep María Bartomeu dijo: "Apelaremos, pediremos medidas cautelares y si la FIFA no nos da la razón iremos al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo)". FIFA no les ha dado la razón. Aún no al menos. Lo que encuentra es que los tiempos de apelación no le permitirían llegar a una decisión, como dice el comunicado: "sobre el fondo de la cuestión". No hay tiempo para el proceso legal.

El comunicado del Barcelona presentado a horas de conocerse la sanción de FIFA del 3 de abril reclama, entre otras varias cosas que reivindican el trabajo de su cantera, que FIFA conociera de la sanción en diciembre pero que tardara los meses que ha tardado en comunicarla. En su comparecencia de aquella vez en abril, Bartomeu dijo que el Barcelona le había respondido a FIFA en todas sus peticiones y dando detalles de lo que esas peticiones solicitaban.

El Comité de disciplina de FIFA se reunió el 28 de noviembre del 2013 y decidieron sobre una sanción al Barcelona, una que dijo Bartomeu en sus primeros alegatos tras conocer de la misma en abril, que la han recibido "4 meses y 5 días más tarde". Protesta por la tardía nota de parte de Zurich. Hoy FIFA en su comunicado aclara que:

El presidente de la Comisión de Apelación de la FIFA, Larry Mussenden, estimó las sanciones impuestas al club, la complejidad de la materia, la fecha de inicio del próximo periodo de inscripción -1 de julio de 2014- y el hecho de que la Comisión de Apelación de la FIFA no parece estar en posición de tomar una decisión sobre el fondo de la cuestión en tiempo de garantizar que un eventual recurso del club ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo contra el fallo de esta Comisión pudiera ser decidido antes del inicio del próximo periodo de inscripción.

Los tiempos no coinciden para que FIFA pueda dictaminar "sobre el fondo de la cuestión". Habrían coincidido seguramente si la sanción se comunicaba en aquel 28 de noviembre de 2013, cuando el comité respectivo decidió sobre la misma. Que Bartomeu guarde sus reclamos. Los tiempos que él reclamó con tanta dureza en su comparecencia para cuestionar la validez de la sanción, ahora esos tiempos son los que permiten que FIFA atienda su recurso de apelación y suspenda cautelarmente la sanción. FIFA no le da la razón al Barcelona, le da tiempo. Es por ese tiempo que el Barcelona puede fichar en el verano.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MADRID -- Llegan a una semifinal de UEFA Champions League con un punto en común: primera temporada en el club. Con lo que esto significa y con las variables con las que hayan lidiado, Carlo Ancelotti y Pep Guardiola han llegado entre los mejores cuatro equipos de Europa. Referencia que no merece ningún menosprecio.

Entrar en un nuevo club requiere de varias tareas de un técnico. Primordialmente acomodar la estructura para que trabaje en función de su método, imponer una idea de juego consecuente al plantel que se dirige y ganar. Fundamentalmente, ganar.

Ronaldo, Ancelotti
APCristiano Ronaldo y Ancelotti

Ancelotti y Guardiola han ganado y bastante en sus primeras temporadas. Lo han hecho con historias paralelas y caminos sólo parecidos en el hecho que, llegado el verano pasado, ambos tenían que conocer un vestuario diferente. Necesitado de una revitalización estaba el del Real Madrid. A Carletto lo llamaron "entrenador de los jugadores" y con este sello se esperaba que bajaran los decibelios de las campañas con Mourinho en la caseta. Ancelotti abrió puertas que antes permanecían cerradas. Cambiaron las formas. Poco ha cambiado la naturaleza del equipo: repleto de talento.

Es el uso de los recursos del plantel lo que más ha complicado al italiano. Potenciado por la llegada del mejor jugador de la Premier League, Gareth Bale, pero con la obligación de utilizarlo y despojado del mejor creador de juego con el que contó las últimas temporadas, Mesut Ozil, Ancelotti arrancó. Le costó hacerlo al Real Madrid. Lo mejor se vio recién comenzado el año, cuando el calendario arreciaba en cantidad pero la calidad de los rivales le permitía consolidar el juego. Modric aportó mucho en conseguir el objetivo. Las mejores formas del croata, potenciado por la ausencia de Khedira por lesión.

La Copa del Rey le ha dado la tranquilidad de un título que lo hace indiscutible y puede conseguir dos más. Ancelotti ha gestionado mejor el ambiente del equipo que el potencial de un fútbol que puede desarrollar. Algo que se ha visto en cuotas pero que ahora se encuentra en las semifinales de Champions, por cuarta temporada seguida. Con menor estridencia que en las anteriores visitas. Con la duda de Cristiano y Gareth Bale, el peso de una ventaja que haga soñar al madridismo con una final y la décima. Ancelotti no es debutante en estas instancias pero hacerlo en la primera temporada en la que dirige a un plantel abollado en su confianza y con traumas naturales a su tamaño, es de enorme valor.

Pep Guardiola
APPep Guardiola

Hacerlo con un plantel campeón y que ha ganado tres títulos la temporada pasada, era una obligación. Lo que ha hecho Guardiola es llegar a semifinales con un Bayern mejor. Difícil medir algo tan subjetivo, pero este equipo gana distinto, domina diferente. Este Bayern ha llegado lejos con otros técnicos y de otras formas, el equipo de Guardiola juega a algo que cuando está en su mejor nivel, es muy difícil de superar.

Toca incesantemente en toda la cancha y llega al arco desde varios caminos. Pero la mejor forma del Bayern ha quedado en un recuerdo no muy distante, mas en el retrovisor al fin. Ganar la Bundesliga con siete jornadas por jugarse le ha provocado una relajación insospechada.

La instancia ya es suficiente para elevar la intensidad de cualquier plantel. Bayern la necesita más aún sin Thiago Alcántara. La mitad sola para la Lahm, en asistencia compartida, será un área muy grande para un que ha sabido cubrirla. Este es uno de los grandes aciertos de Pep en su temporada debut. Recuerdo en Praga a Lahm diciendo que quizás de portero no jugaría, pero no lo decía como certeza. Lo pensaría. Arriba Pep ha gestionado sin mirar al pasado y fijando la atención en la entrega. Convenció a Mandzukic que jugar por fuera y bajar a marcar no le restaría gol. El croata ha marcado goles como nunca antes. Robben se asocia, Ribery es Ribery casi siempre lo que lo hace estar en todos lados. Y Kroos es feliz. Aunque no lo pareciera hace unas semanas.

Todo esto en la primera temporada. Ancelotti y Guardiola han sabido cambiar las velas, elevar unas nuevas y navegar embarcaciones por aguas ya conocidas. Dan esa sensación de confianza, de haberlo hecho antes. No con estos equipos, pero han ganado la Champions como jugadores y como entrenadores. Solo Miguel Muñoz, Giovanni Trapattoni, Johan Cruyff, Frank Rijkaard lo han conseguido. Gran ventaja. Saben además que son sus herramientas las que los llevan a Lisboa. Que pueden llegar hasta allá confiando en ellas. Las forjaron en su primera temporada en un nuevo ambiente, de gran mérito.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Panini album 1970
Panini

BRISTOL -- Claro que está el sorteo. Ahí conocemos la conformación de los grupos, la hoja de ruta, se arman combinaciones para la ilusión. Pero no es el Mundial. Aún queda lejos en el tiempo. Claro que están las noticias de obras inconclusas, como cada cuatro años. Que hace falta terminar un estadio o un semáforo afuera del estadio por terminar. Pero no es el Mundial. ¡Que eso no es el Mundial! El Mundial comienza abriendo un sobre. Graham Zusi, Fede Fernández, Miguel Layún, medio estadio de Salvador y Croacia, el equipo. El álbum Panini, una tradición desde 1970. El Mundial arranca cuando se coloca la primera figurita del álbum.

Una obra del Grupo Panini de Modena. Después de una década de crear año con año el álbum de los equipos del fútbol italiano, obtuvieron la licencia de FIFA para producir el álbum del Mundial de México. "En 1970 solo había 16 equipos, ahora se ha duplicado" dice Fabrizio Melegari, director de coleccionables y revistas del Grupo. Desde entonces se ha convertido en el producto de mayor venta para los Panini. Con más de 900 productos coleccionables publicados alrededor del mundo el álbum del Mundial y ventas por unos 900 millones de dólares, dice Melegari "es el producto más importante si consideramos que es un evento que trasciende en todo el mundo."

Con la edición de Brasil 2014 el álbum llega a la docena de ediciones mundialistas. No por ser un proceso conocido deja de ser uno bastante enredado. Las relaciones con las federaciones, los jugadores, los participantes relevantes se han convertido en complejas desde 1970. Las licencias para el uso de las imágenes de más de 500 jugadores, por ejemplo. Cada edición mundialista lleva al menos tres años de trabajo. Melegari agrega "el consumidor no ve el trabajo editorial que hay detrás de la producción del álbum. Son dos años al menos de recopilación de fotografías. Además, en 2013, publicamos un álbum del camino hacia el Mundial. Es un trabajo largo y complicado pero al mismo tiempo de gran satisfacción."

Panini album 1986
Panini

Algunos creerían que es hasta más complicado que la tarea de los entrenadores. No se equivocaría quien así piense. Partiendo de la premisa que es lo más parecido al arranque del Mundial y que la expectativa que genera en esos 'niños' de todas edades es enorme, no es menor la tarea de elegir a los 'convocados' para el álbum. Melegari, con 18 años de experiencia en el Grupo Panini, es quien dirige las mesas de selección de rostros que representen a cada nación mundialista.

Toman en cuenta el número de participaciones de un jugador en los últimos tres años, el comportamiento de las formaciones del entrenador, cuantas veces un técnico ha llamado a un jugador y si este es titular o no. De esa base eligen a unos 40 jugadores por equipo y en las dos semanas previas a la fecha de cierre que es el último día de enero, aumenta la frecuencia de las reuniones hasta definir a los 17 "convocados". Dice Melegari que algunas ocasiones se ha visto "obligado a bajar el ánimo de alguien en la mesa que quiere incluir a un jugador por una cuestión sentimental."

Tienen que pensar, actuar y decidir no como uno, sino como cada uno de los 32 técnicos de las selecciones nacionales. Lo hacen el último día de enero. Toman decisiones asumiendo cómo actúan los entrenadores en referencia a un jugador en particular. Tratan de elegir de acuerdo a lo que un seleccionador nacional elegiría y no por el impacto comercial de uno u otro jugador en un mercado.

"En Italia por ejemplo, siempre hay un jugador por quien la prensa presiona para estar en el Mundial", suma Melegari, "tratamos de ser lo mas honestos posible de acuerdo a la imagen del técnico y a quienes elegiría. No nos dejamos llevar por entusiasmo o por un jugador popular". Ahí termina el debate. Si Miguel Herrera apareció en el álbum de 1994, fue por creer que Mejía Barón lo llevaría. Si Saviola apareció en el álbum del 2002, fue por creer que Marcelo Bielsa lo llevaría. "Envidio a los entrenadores que eligen a sus jugadores a un mes de la competencia. Nosotros lo hacemos tres meses antes" dice Melegari.

Miguel Herrera@MiguelHerreraDT

Definidos los planteles inicia el proceso de producción. Todas las figuritas tienen el mismo número de impresiones. No hay una con menos impresiones que otras. Así se desmorona el mito de la "figurita difícil". Sobre esto Melegari dice "no es como el mercado de las tarjetas de jugadores, en el que sí se suele elevar el valor de una tarjeta imprimiendo una cantidad limitada". Lo que suele suceder es que los chicos acaparan la estampita de un jugador popular, el de un nombre extraño o una fotografía graciosa y aunque sea una figurita repetida, no la introducen al mercado secundario. La usan para decorar sus cuadernos del colegio o en su habitación. Crean la sensación de una figura especial.

En los años que Fabrizio Melegari ha pasado en Panini, no recuerda recibir nunca una queja de un jugador por no ser incluido en el álbum. Tampoco le ha llamado ningún entrenador para reclamar por la presión que suma un jugador al cual no considera convocar y sin embargo, sí esta en el álbum (referirse a Javier Zanetti en el álbum de Alemania 2006. Entre Samuel y Aimar). Melegari considera que los medios utilizan la trascendencia del álbum para generar debates: "alguna vez le preguntaron a (Alessandro) Del Piero si le sorprendía ser incluido en el álbum. Del Piero les dijo: Panini sabe mucho de futbol".

Quisieran tener magos y adivinos que ayuden a conformar sus listas mundialistas. Incontrolables variables modificaran indefectiblemente el plantel del álbum pero nunca las sensaciones de coleccionarlo. Ese proceso mágico de abrir el sobre, poner en orden las figuritas, pegarlas y repetirlo hasta colocar la que llena el álbum. Si ven por la calle a un chico envuelto en alguna etapa del proceso, sepan que está jugando su Mundial. Comenzó cuando pegó la primera calcomanía en su álbum. Corrijo, comienza cuando pegamos la primera calcomanía.

Panini album 1986
Panini

Cobi Jones  ex internacional de los Estados Unidos. Salir en el álbum de Panini fue algo especial. Creo que todos los chicos que juegan al futbol quieren llegar algún DIA a ser parte del álbum del mundial. Creo que llegas a realizar que sos parte de algo grande y por mucho tiempo. Aun abro cartas que me envían de todas partes del mundo figuritas con mi rostro para los mundiales del '94, '98, 2002 y de todas partes del mundo. Es algo a lo que siempre puedo regresar a recordar que he sido parte de algo especial. Esos álbumes me hacen volver al tiempo de los mundiales, a recordarlos. Hay un aspecto social en el álbum. Lo coleccionas, cambias tarjetas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


VALENCIA -- Es un título y podría ser el único título que ganen esta temporada. La Copa del Rey queda como el salvavidas lanzado a un buque a la deriva para Barcelona o ese resguardo para el Real Madrid que aún tiene al alcance una triple corona y no despreciaría colgarse pronto la primera joya. Semana grande en la calurosa Valencia que repite, así fue en 2011, como sede para el Clásico llevado a la Copa. Mucho ha cambiado de aquel momento a la fecha en un cruce que escasea, para empezar, del tenso fuego cruzado de los banquillos. No así del tenso clima desde los mismos.

Cada técnico se juega mucho en la noche del miércoles. A ninguno le es ajeno ese correr de los rumores que hablan de salidas intempestivas al final de la temporada. A Martino lo han llevado al centro de la diana para una cacería voraz. La tranquilidad de Rosario ha quedado lejos, tan lejos como Martino ha quedado de la expectativa de la más afilada pluma crítica. El "Tata" ha recibido un producto que empalidece lentamente desde la salida de Guardiola. Pero parece que por estar hoy a cargo, es el gran responsable. El color se ha perdido desde antes de la salida de Pep.

Rescatado por los chispazos individuales que hacen parecerse a lo que era, el Barcelona ha ido negando a paso lento aquellas virtudes que imponía en su juego de posición. Ahora reunidos a más distancia de la pelota, la recuperación de la misma queda también a más distancia. Juega más el rival, expone a lo menos fuerte del cuadro. Al menos un rasgo de algo que ya no es más es el fogonazo ofensivo de dos expertos en la materia. Messi y Neymar tendrían que sostener el universo blaugrana. Será en Mestalla que prueben que el camino hacia el Mundial importa casi tanto como el Mundial en sí.

El aire exquisito que acostumbraba respirar el Barcelona ahora es bochornoso. La Champions U19 que han ganado en Suiza ha servido para reivindicar su particular pelea con la FIFA por los fichajes de juveniles. No para mostrar las bases del juego que se jactaba de proponer. Ese equipo junior juega largo y lejos del rondo. Eso también se ha ido perdiendo. Si no es un cambio de rumbo, se parece mucho. No habría título en la Copa distracción suficiente para afirmar que el tiempo ha pasado y no lleva consigo el mismo equipaje.

Carlo Ancelotti no es ajeno a los signos de interrogación. Puede cumplir con la exigencia de títulos pero por convencer con su idea. Ganar cercano a las formas ha vuelto a ser importante. Puede convertir las dudas en cordialidad si el miércoles llega a Madrid con la Copa en sus manos (a menos que Ramos replique la historia). Las lesiones podrán limitarlo pero hay algo que logró incrementar aún a pesar de las ausencias: la confianza. Ganar eleva la autoestima y el Real Madrid ganó un boleto a Semis de Champions y aún tiene la Liga al alcance. Nada mal para llegar mejor a Valencia.

Messi y Pepe
Getty imagesMessi y Pepe se volverán a ver las caras

No llegará Cristiano. El riesgo es muy grande cuando queda menos en el calendario para enfrentar al Bayern. Si el Real Madrid resuelve la tarea lo haría con Bale y Benzema autores de la menos de la mitad de los 45 goles que ha aportado Cristiano en la temporada. Con ellos y Di María en un gran nivel. El argentino fue de lo mejor que tuvo Mourinho en la final del 2011 y ahora será pieza clave para Ancelotti. Como Casillas. Protector de un arco invicto mientras hubo Copa esta temporada. Su reciente actuación ante el Dortmund, digna de pinacoteca, es muestra de su vigencia. La Copa en 2011 fue en gran parte por él.

La serie histórica en las finales de Copa está igualada a tres finales para cada uno. Blancos y blaugranas no han llegado a Valencia en medio de ese ambiente álgido de la última vez. No es fácil repetir a Mourinho y Guardiola. Podrá Valencia sin embargo, ser origen de un tumultuoso pasar para el que deba ser amargo testigo del festejo del rival. No es lo que precede a la Copa lo que hace temblar a esta ciudad, es lo que pueda salir de su principal estadio cuando caiga el telón de este miércoles.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Fútbol EspañolGetty ImagesLionel Messi festeja despues de marcar de penal el 3 a 3 para FC Barcelona

BRISTOL -- Diría cualquier técnico, por orgullo profesional, que el título que más interesa es el de una Liga. Las competencias largas premian la regularidad de un conjunto. Las muestras, si invitamos a la estadística, son más. Se reduce el efecto de la fortuna y las eventualidades que pueden romper con merecimientos que pueden incidir en un torneo de corto. Un torneo de Copa por ejemplo. El título de Copa de Europa se mete en el medio de la lucha por la Liga en España. Ninguno retiraría de su calendario la Champions, porque es el título que da prestigio. En orden, una Liga premia a un buen equipo por su regularidad a la hora de conseguir buenos resultados. La Champions League es un torneo con glamour, es brillante, pero en su destello esconde una debilidad: no siempre corona al mejor. El entrenador de fútbol quiere ganar, pero quiere hacerlo sin espacio a la duda. Que no quede lugar al cuestionamiento. El entrenador de futbol quiere que su equipo quede en la memoria colectiva. Es cuestión de orgullo profesional.

Así como llega la Liga en España a la disputa de los últimos nueve partidos, ni Diego Simeone, ni Carlo Ancelotti, ni Gerardo Martino, ninguno dejará pasar nada. Ni la posibilidad de ganar prestigio, ni la posibilidad de ganar una Liga que ante bipolaridades recientes, se presenta atípica. Una Liga que sería memorable. En juego colectivo Atlético de Madrid y Real Madrid, parecen los dos que en el trayecto de las jornadas han mostrado una idea constante. Puede ser ejecutada bien o mal, puede generar fútbol en mayor o menor medida, pero al menos ha sido la misma. En una temporada de transición a un nuevo técnico, Barcelona ha dejado en algunas jornadas la sensación de un equipo en conflicto con la historia reciente. Congeniar al "Tata" con el juego de siempre o darle al nuevo técnico licencias para matizar el juego de posición. Llega a 29 fechas habiendo utilizado más jugadores que sus dos rivales directos por el título y con más minuto por jugador.

Se puede creer que el Barcelona puede ganar, confiar que el Barcelona lo haga como antes es más difícil. El contexto de su juego de antes es ahora visto sólo a chispazos y en algunas virtudes. Crea jugadas, tantas como en el último Clásico que ha sido en el que más remates ha realizado desde el 2010, pero las surgen desde la individualidad. Esta vacilación le deja endeble ante equipos que, jugando a su mejor nivel, le exponen fragilidades. Atlético y Real, compenetrados uno antes que el otro, pero al final muy consecuentes con un juego de exposición más frecuente. Con partidos de cuartos de final de Champions para el calendario de los tres, uno tiene garantizado librarse de esa deseada carga sobre el tramo final. Barcelona y Real Madrid además tienen la final de la Copa del Rey en Valencia para que el calendario de abril sea más complejo.

Cada uno con salidas que desde la rigidez de un papel, son complicadas. Sevilla el primer destino post-Clásico para el Real Madrid y otra más en Anoeta dos fechas más tarde con los Cuartos de Final de Champions como distracción. Al Barcelona el Derby de Catalunya en campo periquito. Después analizamos si en el horizonte alguno tiene semifinales europeas. Antes de conocer eso, este fin de semana el Atlético enfrenta al Athletic en el Nuevo San Mamés. Quedan 27 puntos en disputa y otras competencias. Mucha carrera aún. Es quien mejor asimile en el siguiente partido lo que ha sucedido en el Clásico quien mayor ventaja obtenga de la situación. Las consecuencias de perder un Clásico, o ganarlo, dependen de los puntos que saque cada equipo en la próxima fecha. Ser líder será una anécdota para el Atlético si creen que la Liga se gana en marzo. Nueve fechas y tres deseos. Mucha Liga.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
El Cuaderno de Palomo: El Clásico de la eterna polémica

BRISTOL -- Me resisto a creer que el fútbol es sólo aquello que conozco desde que empecé a interpretar y razonar este juego. Conciente de la dimensión de todo aquello que pasó antes y que ha sido mucho y muy importante, también creo que no hubo antes un duelo que supere a los Real Madrid-Barcelona de nuestra época. Los dos mejores jugadores del planeta en la última década frente a frente, al menos dos veces por temporada. El alcance de este partido, potenciado por los medios de la actualidad, lo hacen un encuentro universal. Significativo incluso para quien el fútbol no es relevante. El resto que lo ha visto como lo más importante de las cosas menos importantes de su vida, sabe lo que ha determinado el partido de hoy: hay Liga para el Barcelona y el Atlético es el líder de ella.

Carlo Ancelotti adelantó el martes que su formación la conocían todos. Esto es lo que ha ganado el italiano en el proceso de consolidación de una intención de juego. El reconocimiento de quienes conforman su mejor equipo. Al Tata Martino le ha costado gestionar desde un lugar tan esencial como la definición del equipo. Las rotaciones sistemáticas no cuajaron desde el inicio con los sagrados del equipo, que toleraron sólo en espera de que la costumbre lidiara con el tema. El problema se ve ahora, cuando para el partido que define la continuidad del Barcelona en la Liga, las dudas sobre la formación profundizan las dudas sobre la ejecución de una idea que tampoco había sido constante.

Entre un mar de banderas blancas entraron a un campo rápidamente silenciado por la memoria del ex presidente español Adolfo Suárez. En el entendido que serían importantes, Messi y Neymar se saludaron efusivamente antes de arrancar. En el campo Messi le habló con la pelota, para dejarlo contra Diego López que se quedó con un flojo disparo. Messi de nuevo ahora en una charla rica de fútbol con Iniesta. Leo Messi acaparó atención por el medio y Andrés Iniesta que arrancó por la derecha, recibió con mucho espacio para pegarle con la zurda, sí de zurda, y metió el primero del partido.

Real Madrid a lo largo hacía más pero no era mejor. No conducir con Bale ni Benzema. Llegó Di María para esa tarea desde segunda línea, se encargó de repartir y así le sirvió una a Benzema que terminó en la tribuna. Di María de nuevo enchufado a otro voltaje centró desde la izquierda para Benzema, que mucho no necesitó saltar para superar a Mascherano. Un par de minutos después, Di María de nuevo y Mascherano otra vez servicial. Ahora para errar en el rechazo, Benzema recibió y se acomodó para vencer a Valdés. El triplete se lo quitó Piqué en la línea y significó mucho al final del partido. Di María insinuó fundirse pero sólo fue un susto para que siguiera el que fue el terror blanco en el primer tiempo.

Superado el vibrante arranque, el partido se metió en el lugar esperado, con más pausas que dinamismo. También los jugadores leen los periódicos y miran la tele. Ese repetido lugar común que tanto daño le hace a los juegos entre grandes rivales: "los clásicos no se juegan, se ganan". Olvidándose de jugar, preocupados por cortar el juego, la intensidad se adueña peligrosamente del protagonismo y va ensombreciendo el juego. Cuando determinaron que era momento de hacer correr la pelota, el Barcelona subió a los laterales y se pareció mucho a su mejor versión. En la consolidación de ese juego Messi se inventó una línea de pase a Neymar y anticipó el rebote que después convirtió en gol. Messi 234 goles igualando a Hugo Sánchez como el extranjero con mas goles en la Liga.

Era uno de los mejores Clásicos de los últimos tiempos y Cristiano tuvo poco que ver en ello. Tardó en aparecer. 53 minutos para ser exactos. Derribado Cristiano por Alves en un contacto fuera del área, Undiano Mallenco señaló penal. Fue el portugués, en su primer disparo al arco, a doce pasos de la línea de gol. Uno que gritó con furia. Poco peso de Neymar en el partido hasta que fabricó una falta en complicidad con Ramos. Messi puso el empate y quedó sólo detrás de Telmo Zarra en la lista de máximos goleadores en la historia de la Liga.

Sin Ramos por la expulsión tras el penal, Real Madrid retrocedió con la intención de esperar. Fue el punto de inflexión definitivo del partido. Esperando estaba el Real Madrid cuando Alves sorprendió con un disparo al poste derecho de Diego López. Con Pedro y Alexis y 12 minutos por jugar, Barcelona controlaba la pelota y tenía a Iniesta. El de Fuentealbilla entró al área, lo cruzó Xabi Alonso y el tercer penal del partido fue convertido por Messi. El protagonismo arbitral no puede quedar al margen, pero este sí era penal.

César Luis Menotti dijo unos días antes que Messi "puede ganar un partido pero no hace jugar mejor al equipo". Este domingo en el partido de mayor relevancia en el fútbol Messi participó en la recuperación de su equipo, hizo lo suyo e hizo que con eso creciera su equipo con ello. "Leo tiene mucho de este tipo de partidos" dijo Martino. Para el Tata la liberación de un resultado que le da la credibilidad que la prensa partidaria le resta. Aún se puede discutir si el resultado le libra del debate sobre la elección de jugadores, pero el Tata respira cuando el Barcelona ha encontrado vida en la pelea por el título. Confianza renovada tras uno de los mejores Clásicos de todos los tiempos. Me resisto a creer que todo lo que vemos ha sido mejor que lo de antes. Pero podría competir esto que vemos por ser lo mejor de todos los tiempos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mexsport

BRISTOL -- Se habrían definido los rivales y las fechas para los dos partidos de la Selecta en la serie "Camino a Brasil" que organiza Soccer United Marketing (SUM), el brazo promotor de la MLS. Serían los primeros partidos que juegue la Selección de El Salvador desde que se despidiera de la última Copa Oro perdiendo ante Estados Unidos 5-1 en Baltimore. Después de esto vino la conocida investigación por amaños de partidos y la subsecuente suspensión de por vida a 15 jugadores.

Las negociaciones para llevar a Canadá a jugar al Estadio Cuscatlán para la fecha FIFA del 5 de marzo se vinieron abajo. Me confirman en la FESFUT que los esfuerzos realizados de su parte fueron importantes, incluso asumiendo que habría pérdida económica en el camino. Queda entonces la serie de partidos a las que fue invitada la Selecta como los primeros compromisos desde el más penoso incidente en la historia del deporte salvadoreño.

No son partidos cualquiera. A principios de febrero SUM anunció que además de la Selección Nacional, el "Camino a Brasil" que pasa por esta serie de partidos en Estados Unidos incluye a Bosnia y Herzegovina, Grecia, Honduras, Costa de Marfil, Nigeria, España y Bolivia. El calendario de partidos de esta serie no está lejos de ser anunciado oficialmente.

Lo que he podido conocer son las fechas y rivales de los dos partidos que corresponden a la Selecta. El primer partido sería el 4 de junio ante Costa de Marfil y muy probablemente en la ciudad de Dallas. Los africanos jugarán el Mundial de Brasil en el Grupo C que incluye a Colombia, Grecia y Japón. La programación de partidos se ha modificado continuamente. Ese 4 junio era probable que Drogba & Co. enfrentara a Honduras. Ahora esa fecha lo tendría jugando ante El Salvador.

El segundo partido se conoció casi desde el momento en el que se anunció esta serie de encuentros internacionales: 7 de junio España y El Salvador se ven en el Fedex Field. España jugaría el 30 de mayo ante Bolivia en Sevilla como despedida ante su afición antes de cruzar el Atlántico para jugar sus partidos en EEUU. En el Mundial se encuentra en el Grupo B, con Holanda, Chile y Australia.

Dos rivales mundialistas para una nueva historia de la Selección Nacional de El Salvador. Una nueva página, en blanco.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Katarina Witt Getty Images

BRISTOL -- Su rostro, una cobija en plena guerra fría. Embajadora de un bloque socialista que contaba con su figura para proyectar algo diferente. Katarina Witt (Staaken, RDA. 1965) sabía que era una emisaria agradable de un conjunto de naciones distantes del mundo occidental. Que ese rostro, al salir de aquellas fronteras, era capaz de transmitir una imagen más amable que el férreo y frío retrato de los políticos. Witt era luz desde donde sólo se emitían sombras. El rostro bello del comunismo.

El deporte de los años 80 residía en la polarización consecuente de una era política a las puertas de cambios dramáticos. Los modelos políticos se enfrentaban permanentemente y el escenario del deporte era uno de los favoritos. Para pelear aquellas batallas, se supo un tiempo después, que el bloque socialista recurría en complejos sistemas de asistencia científica. Los laboratorios químicos de la antigua República Democrática Alemana experimentaban continuamente con deportistas buscando la receta ideal que les acercara a más medallas olímpicas, si eran de oro mejor.

El resultado fue una maquinaria deportiva competitiva. Sin embargo estos programas de asistencia química y la ingesta de sustancias anabolizantes hacían que la imagen física que proyectaban sus deportistas intimidara desde la presencia. Hombres y mujeres por igual. Los deportistas de aquella Alemania Democrática, parecían autómatas entrenados para ganar. Katarina Witt era parte de aquella colección de máquinas, aunque no una de ellas. Una especia de muñeca entre robots.

Witt ha decidido contar su historia. El papel que ella creía ocupar dentro de aquella compleja estructura de promoción política, en una época de extrema tensión diplomática. "The Diplomat" dirigida por Senain Kheshgi y Jennifer Arnold, cuenta una parte de la historia de Witt. "Los productores me dieron mucha confianza, siempre creí en ellos" me dijo Witt mientras promocionaba este documental. La historia de Witt es extensa. Una de las mejores patinadoras artísticas de todos los tiempos. La única en ganar medallas de oro en Juegos Olímpicos consecutivos desde que la noruega Sonjia Henie lo hiciera en 1928, 1932 y 1936.

En el documental, parte de la serie de producciones originales de ESPN "30-for-30", Witt se exhibe como ese tesoro nacional quizás tan adorado fuera como dentro de aquel nefasto muro. "Siempre caminaba entre las dos veredas" me dijo "siempre quería regresar a casa y estar con mis padres y al mismo tiempo, quería vivir libre".

Para sobrevivir en aquella Alemania del Este, desde la posición de una figura internacional, debía ser astuta y Witt lo hacía sonriendo. Aquella expresión simpática, picaresca, cariñosa, era una que no solía salir a menudo detrás del muro.

Katarina Witt Getty Images

"Creo que por aquel tiempo, ambos bandos rehusaban entenderse de mejor manera" me dice Witt "había un preconcepto creado desde ambos lados. Conmigo y especialmente a través de mi deporte, uno en el que es necesario expresarse corporalmente para afectar el resultado de la actuación, esos preconceptos se venían abajo. La gente me veía sonriendo mucho. Gané mucho y eso me permitió sonreír mucho en un momento en el que mi deporte era muy popular en el bloque occidental". Esa oportunidad para sonreír al ganar era algo que otros deportes más físicos que elegantes, no le permitían a sus contemporáneos. "Ese nadador que termina exhausto al terminar su prueba, no tenía oportunidad de sonreír. Yo sí lo pude hacer".

Katarina Witt ganó el primero de sus dos oros olímpicos en patinaje artístico en 1984 en Sarajevo. Superando por muy poco a la estadounidense Rosalynn Sumners. Cuenta el historiador olímpico David Wallechinsky que tras su victoria, Witt recibió 35,000 cartas de amor, una incluso del Presidente de Alemania del Este. Para los Juegos de Calgary en 1988, Katarina Witt era la gran favorita. Un año antes en Cincinnati había maravillado a su deporte con una de las más fascinantes ejecuciones lo que le valió ser campeona del mundo. "Atléticamente aquella fue mi mejor rutina". Además Debbie Thomas, su rival en aquellos años, según Witt, estaba en su mejor forma."

Thomas y Witt era el duelo que adornaba el cartel promocional de los Juegos de Calgary. Este contra Oeste. El rostro bello del frío bloque socialista, contra la estudiante de medicina de Stanford. Además, las dos rutinas acompañadas por los acordes del musical "Carmen". Witt supo que sería así por un aficionado canadiense que le envió una cinta de video de una de las actuaciones de Thomas. "Fue muy extraño enterarme" dice Witt "pero recuerdo pensar que sería un gran reto. Las dos favoritas en la competencia luchando por el oro con el mismo acompañamiento musical. Las dos creíamos tener la mejor rutina".

La noche del 27 de febrero de 1988 el hielo del Olympic Saddledome serviría de escenario para la puesta en escena de "La Batalla de Carmen". Las dos mejores de la competencia de patinaje artístico. Dos bloques ideológicos, dos rutinas, la misma música. "Carmen iba conmigo" dice Katarina "me hizo entrar en un personaje. Una coreografía que sacó lo mejor de mi desde lo artístico. No creo que haya sido mi mejor actuación desde lo atlético". En medio de la rutina Witt decidió realizar un doble salto cuando tenía planeado hacerlo como triple. "Por esto, cuando terminé la rutina desplomada sobre el hielo pensé haberle dejado la puerta abierta a Debbie". Lamentablemente Debbie Thomas sucumbió ante la presión. En su primer paso de salto giró mal y por consecuencia cayó mal. Fue bronce detrás de la canadiense Elizabeth Manley. "Lo siento por ella siendo una gran atleta. Siempre la admiré, pero se derrumbó en el peor momento".

Witt era una de las más famosas deportistas de su época. Provenía de un país que por sistema negaba cualquier aspiración a crecimiento y fama individual. Como muchas otras libertades. "Nosotros viajábamos, no por placer, sino para competir. Era un privilegio. Cuando regresábamos a Alemania, nos retiraban el pasaporte. Hasta que fuera ocasión de salir del país de nuevo". Desde ese lugar de privilegio, Witt desarrolló un sentido mucho más amplio del mundo y sus formas de vida y gobierno. "En nuestro país nos enseñaban lo que querían que conocieramos de los países del bloque occidental. Porque mi deporte me permitió viajar, pude ver con mis propios ojos lo que eran estos países. Mi mente se abría".

Ese lugar privilegiado la convertía en un activo de lujo para el sistema. Un vehículo de promoción, pero también codiciado por el otro bando. Witt nunca estaba sola. "sabía que la Stasi (el servicio secreto del estado) me vigilaba. Pensaba que lo hacían para evitar que otras naciones me llevaran con ellos. Que me robaran". Lo que no sabía Katarina Witt era el alcance de esa vigilancia. Más de tres mil documentos sobre su vida. De eso se enteró tras de la caída del muro. "Me sorprendió lo mucho que sabían de mi y el detalle de lo que sabían de mi. Quedé atónita. Veían todo, escuchaban todo". Esto incluía las conversaciones que pudo tener con su entrenadora. "Una vez en el estudio de grabación mientras editaban la pieza musical que iba a ejecutar en la pista. Instalaban micrófonos en la sala y grababan. Se que mi entrenadora nunca habló con ellos, ni dio un reporte. Conversaciones con amigos. Sabían todo". Todo incluye hasta el detalle más mínimo de sus relaciones personales.

Katarina Witt
Getty Images

Katarina Witt no dejaría nada a la imaginación en 1998 cuando posó para la revista "Playboy". El rostro femenino más reconocido de lo que fue el bloque socialista, ahora exponiendo su cuerpo. "Había ganado todo lo que podía ganar en un deporte que es percibido como muy femenino. Quería ser provocativa, más mujer, no sólo una princesa en el hielo". La revista consiguió un "sí" de Witt después de casi una década de insistencia. "Me fui a Hawai a la sesión de fotos sin decirle nada a mis padres. Antes que la revista saliera en venta se los comuniqué. Mi padre dijo 'sabía que algún día lo harías'. Mi madre no dijo nada. Pero les gustaron las fotos". La Playboy de diciembre del 98 fue el segundo ejemplar en agotar su publicación en la historia de la revista. "Quise hacerlo de la manera más pura posible. Natural. Fue una celebración de la mujer".

Witt es una celebración atlética de la mujer. La expresión que rompió con los moldes emitidos por el sistema político de su país, en plena guerra fría. Sin saberlo, Witt emitía un sensación de libertad y alegría. Quizás desde su rostro presagiaba los cambios que estaban por llegar en su país. Una de las atletas más representativas de su deporte.

Los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, serán transmitidos por ESPN para toda Latinoamérica. Para horarios, consulten la guía de programación.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BRISTOL -- FIFA pide que cada uno de los votos tome en cuenta los siguientes criterios de elección: rendimiento en el club o en la selección nacional (especialmente en partidos trascendentes), deportividad y rendimiento en líneas generales durante el año 2013. Son los mismos que cada uno de los 543 votantes recibe. Entrenadores y capitanes de selección y periodistas. 543 maneras distintas de ver el fútbol. 543 maneras distintas de interpretar los criterios que FIFA demanda se atiendan al momento de emitir el voto. 543 encuestados que significan un universo muy amplio como para cuestionar la validez del resultado.

Lo que permite el tamaño de la muestra es determinar que los criterios utilizados para el voto han sido tan amplios como el grado de su ambigüedad de la invitación inicial. Abierto a tantas interpretaciones como satisfagan el gusto de los votantes. 543 de ellos, cabe recordar.

Falto a mi propósito de año nuevo escribiendo estas líneas. Del Balón de Oro hablaría poco y tras entregarse, nada. No para restarle mérito a su ganador ni al premio. Sigo creyendo que es el premio individual de mayor trascendencia del fútbol. Los años le harán encontrar el sentido que cumpla con premiar al mejor jugador en un año calendario. Aquel que se apegue cabalmente a los criterios de selección y lo haya hecho desde el primero de enero hasta el día límite para emitir el voto. Trato de comprender lo que el universo de votantes elije, para poner el premio en una justa dimensión. El entrenador, ¿elige a un jugador al que su subconsciente quisiera dirigir?, ¿Se decide por alguno de sus dirigidos para no herir susceptibilidades? Los capitanes, ¿eligen a quién más les gustaría tener como compañero?, ¿Ponderan la cantidad de goles por encima de su calidad como jugador? Estas últimas consideraciones hacen pensar que sólo un goleador que forme parte de uno de los clubes de mayor trascendencia opta para ganar el premio.

Luego está el voto del periodista. Creería el más frio, razonado, analítico y equilibrado de la muestra. Quizás también el menos interesado. Y del voto del periodista arranco para analizar las elecciones que más han pesado para despertar este interés por entender al premio. La personalidad del universo de votantes deja claro que los títulos no pesan para definir al ganador. Tampoco ganar el gran torneo de ese año. Algo que FIFA reclama cuando presenta sus criterios, "partidos trascendentes". El Balón de Oro del 2010 lo gana Lionel Messi. Premio que invita a una discusión que no cesa. El triplete del Inter y ser finalista del Mundial no valían para que Wesley Sneijder ganara el trofeo. Tampoco la España comandada por Xavi, que con gol de Iniesta gana en Johanesburgo, fue tomada en cuenta. Como lo fue Italia en el 2006 con Cannavaro ganando el premio. En ese entonces, el mismo lo entregaba France Football y sólo tomaba en cuenta el voto de los periodistas.

En aquel 2010, como en esta última entrega del 2013, los periodistas eligieron a un jugador diferente al que eligió el colegio de votantes en general. Entrenadores y capitanes tomarían en cuenta regionalismos para elegir. Entre algunos hay estrategias en juego que benefician a uno y castiguen a otro. Curioso al menos es que los dos mejores jugadores del mundo, Cristiano Ronaldo y Leo Messi, no se hayan votado uno al otro en la última elección.

¿Acaso no se tienen alta consideración como futbolistas? Seguro que sí, como seguro es que no quieren favorecer a la competencia sumándole un voto. Ese criterio parecería desaparecer en el periodista. O tendría que hacerlo al menos. Lejos de interpretaciones, aquella polémica elección de Leo Messi como mejor jugador en el 2010, tuvo a los periodistas alejados de la mayoría. Para la prensa el Balón de Oro de aquel año era para Xavi Hernandez con 25% de los votos de primer lugar, con ligera ventaja sobre Andres Iniesta y Wesley Sneijder. Messi fue el cuarto mejor jugador de aquel año según la prensa. En los dos años siguientes no habría duda. La actuación individual y colectiva de Messi no dejaba espacio a cuestionamientos. 91% de los votos al primer lugar en 2011 y 56% en 2012. En este 2013 la prensa consideró que los títulos con el Bayern y su liderazgo en la selección francesa fueron suficientes para darle a Franck Ribery el Balón de Oro. El resto de votantes, técnicos y capitanes, inclinó la elección para el lado de Cristiano Ronaldo, el sexto en la historia del premio en ganar el premio sin haber levantado títulos con su equipo. Ribery acaparó un 47% de los votos de los periodistas, 80 votos para el primer puesto. Cristiano fue segundo y Messi tercero.

El universo de votantes define a un ganador. Eso no se discute. Por los casos de 2010 y 2013, entiendo que el premio no toma en cuenta a los títulos colectivos sino otras virtudes y fundamentalmente, virtudes mostradas con un club grandísimo. De los votantes, son los periodistas quienes creen aún en la incidencia individual dentro de un equipo ganador como el factor de mayor peso al momento de elegir. Pero, ¿quién puede discutir a 543 electores que viven en el mundo del fútbol?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ben JohnsonGetty ImagesBen Johnson ganó los 100m, pero luego dio doping positivo y tuvo que entregale su medalla a Lewis

BRISTOL - Ben Johnson se detuvo, levantó su mano derecha y no siguió más. 25 años después, el atleta que le puso fin a la inocencia del deporte, regresó al lugar de su último golpe. Fue un 24 de septiembre de 1988 en la pista del Estadio Olímpico de Seúl, con el mundo entero posando sus miradas en el carril 6. Por ese andarivel corría el entonces campeón del mundo. La atención era compartida con el atleta en la línea 3. Carl Lewis era el campeón olímpico defensor. En 1984 en Los Ángeles, Lewis ganó cuatro medallas de oro, una de ellas en los 100 metros. Tercer lugar en aquella carrera, un tímido atleta canadiense. Desde aquella medalla de bronce, Johnson se había impuesto ser el mejor del planeta, eso significaba superar a Carl Lewis, algo que hizo en los mundiales de Roma en 1987.

El vigente campeón mundial ante el dueño del último oro olímpico. El duelo pasaría a ser el evento de mayor relevancia de aquellos Juegos. Era la 1:30 de una soleada tarde de sábado. Pasarían 48 horas hasta que la infamia se convertiría en acompañante permanente del atleta que destaparía el velo en el deporte. Hasta entonces el dopaje era un tema conocido pero no había tocado a las figuras más mediáticas. Algunas teorías consideran que hasta entonces hubo protección de la política deportiva para aquellos motores atléticos que aportaban al crecimiento comercial de la industria. Johnson y Lewis eran dos de las marcas más importantes del deporte. Intocables para quienes, según estas teorías, conspiraban en la protección de sus nombres.

Stanozolol, el nombre de la sustancia que encontraron en la muestra de orina de Ben Johnson en 1988. Un anabólico sintético que aumenta la masa muscular. El resultado del positivo de Johnson significó el mayor golpe al deporte. Aquella final de los 100 metros terminó con la era de la inocencia. Uno de los grandes, caía. Ben Johnson ha pasado 25 años corriendo de su realidad. En el aniversario de la carrera, en la misma pista en la que destrozó el récord mundial corriendo la distancia en 9,79 segundos, Johnson caminó los 100 metros. Se detuvo en la meta y levantó su brazo derecho, con el dedo índice apuntando hacia el cielo. Como en aquel momento en el que cruzó la meta para ser durante solo unas horas, el campeón olímpico de la prueba reina del programa atlético.

Esta vez, en el carril contiguo no lo acompañaba su compatriota Desai Williams, como en aquella tarde en Seúl. Esta vez se fue desplazando a su paso una alfombra blanca. En ella, más de 3,500 firmas que se han sumado a la campaña #ChooseTheRightTrack ("elijan el camino correcto"). Ben Johnson completa 100 metros para arrancar su nueva carrera, una con la que pretende sumar su nombre a la lucha contra el uso de sustancias dopantes en el deporte. "Acepto que fallé, me arrepiento, pero he decidido dar un paso adelante" declaró Johnson "me clavaron a una cruz y 25 años después, todavía soy castigado".

#ChooseTheRightTrack propone la total independencia de las autoridades que luchan contra el dopaje en el deporte para embarcarse en la ruptura definitiva de la cultura del dopaje. Sin influencia política. Era la 1:30 de una soleada tarde, un día martes 24 de septiembre de 2013, Ben Johnson, el tímido ex atleta canadiense habla por esta causa: "Las reglas, son reglas. Pero tienen que ser iguales para todos. La política siempre juega en el deporte".

En 1988 el entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, se enteró del positivo de Johnson por una llamada de quien presidía la Federación Internacional de Atletismo, el italiano Primo Nebiolo. "Me quedo de piedra" relata Samaranch en su libro "Memorias Olímpicas". La comisión médica del COI había arrancado con los protocolos de un caso positivo. No hay vuelta atrás. "Es una verdadera fatalidad, que va a dañar mucho nuestra imagen" relató Samaranch. La tarde en la que recibe la noticia, el presidente del COI atendió a ejecutivos de Coca-Cola "una oportunidad para estrechar relaciones. Prometí visitarles en Atlanta, con motivo de la candidatura de 1996". Lo de Johnson fue una bomba mediática, pero la política debía continuar su marcha aunque cayera uno de sus motores.

Aquella final en Seúl 1988 lo vio salir como un hombre dispuesto a lograr lo imposible. Parecía una salida en falso, pero fue la salida perfecta. Ben Johnson tenía un par de metros de ventaja sobre sus rivales, principalmente sobre Carl Lewis. Ventaja que no cedería hasta cruzar la meta en un tiempo que superaba su propio récord mundial: 9,79 segundos. Dos días más tarde el mundo se le vino encima. 25 años después Johnson se detuvo en la meta de los 100 metros. No siguió más por su camino. Ha elegido acompañar la lucha contra la trampa deportiva.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO