Melvin Mora
AP Photo/Lynne SladkyMelvin Mora será inmortalizado por la organización de los Orioles de Baltimore
John Carrillo, gerente general del Magallanes a comienzos de la década de los 90, no olvida el día en que Melvin Mora entró a su oficina para firmar su primer contrato con los turcos.

"Melvin fue el último", relata este analista del beisbol venezolano, que desarrolló una corta carrera como ejecutivo, pues también estuvo al frente de los Caribes.

Richard Hidalgo y varios otros prospectos jóvenes, muy jóvenes, pasaron por el despacho de Carrillo y estamparon sus rúbricas.

Cuando la jornada estaba por terminar, tocó el turno de Mora.

"Deme el bono que usted quiera", cuenta Carrillo que le soltó el yaracuyano, con gran seguridad. "Deme lo que quiera por firmar, porque yo voy a ser mejor que todos esos que acaban de pasar por aquí".

Ronnie Blanco, otro ex gerente de los Navegantes, director de operaciones de los Rays de Tampa Bay en Venezuela actualmente, ríe al escuchar la anécdota. Para él, resulta el retrato perfecto de un pelotero que parecía quedarse en el camino, pero que terminó triunfando gracias a su enorme empeño y confianza en sí mismo.

Mora fue seleccionado esta semana como nuevo integrante del Salón de la Fama de los Orioles de Baltimore. Sus dos selecciones al Juego de Estrellas, el Bate de Plata que consiguió en 2004 y la reputación de jugador combativo le ganaron la inmortalidad.

Es el quinto venezolano que resulta elegido para un pabellón de la gran carpa, emulando a Luis Aparicio (Medias Blancas de Chicago y Baltimore), David Concepción (Rojos de Cincinnati), Andrés Galarraga (Rockies de Colorado) y Omar Vizquel (Indios de Cleveland).

Aquel Mora de los inicios estaba muy lejos de ser este de ahora, cuyo nombre y rostro quedarán para siempre en Candem Yards.

"Se me abrieron los ojos con Hidalgo, con sus cinco herramientas", rememora Carrillo, regresando al momento de la firma. "Estaban Oscar Henríquez, Alejandro Freire y muchos más. Recuerdo haberle dicho a Andrés Reiner, viendo a Melvin: 'Pero es muy pequeño'. Y Andrés me respondió: 'Tiene grandes condiciones. Y tiene un corazón enorme. No te preocupes'. Y así lo demostró".

Reiner fue el creador de la primera academia de Grandes Ligas en Venezuela, la de los Astros de Houston. De allí salieron Hidalgo, Bob Abreu, Johan Santana, Freddy García, Carlos Guillén y muchos otros.

El ex asistente del gerente general de los Astros y los Rays está hoy en el retiro. Pero recuerda muy bien a su pupilo.

El retrato que hace Reiner es elocuente, conmovedor: "Nunca mencionan a Melvin como lo que realmente es: un ser humano muy especial, que debería ser mostrado a los jóvenes de hoy como un ejemplo de esfuerzo para llegar desde la pobreza a la cima, que es obtenible si se lucha y se trabaja sana y honradamente".

Mora en verdad luchó para llegar. Fue agente libre de seis años, sin llegar a las mayores. Se marchó a Taiwán. Consiguió una última oportunidad con los Mets de Nueva York, gracias a Cookie Rojas. Y finalmente llegó. Y cuando llegó, triunfó.

"¿Cómo era posible que un pelotero de ese talento no recibiera un contrato para seguir adelante?", todavía se sorprende Carrillo. "Pero finalmente, en 1999, pudo demostrar lo que tenía. Y a partir de 2000, con los Orioles, se enrumbó definitivamente".

Mora anunció su retiro con lágrimas en los ojos, hace un par de años. Aunque se ha radicado en Estados Unidos, todavía es figura magallanera y un ídolo de la afición local, en general.

Ahora también es inmortal. Y para Reiner, su descubridor, es todavía mucho más.

"Debería ser el ejemplo perfecto no sólo para los jugadores de beisbol", dice, "sino para toda la juventud venezolana".

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Luis Blasini deja la gerencia deportiva del Magallanes, luego de seis años. Termina una de las etapas más fructíferas en la historia de la divisa.

Dueño de una academia de beisbol y ex secretario de viajes de la nave, Blasini marcó huella y creó recuerdos imborrables como encargado del timón, antes de desembarcar para limitarse al papel de asesor.

Su salida, confirmada este jueves en Valencia, cierra un período de especulaciones iniciado en 2014, cuando el ejecutivo empezó a asomar que el fin estaba cerca. Quiere dedicarse a sus otras responsabilidades, dice.

Pocos gerentes de la LVBP han sido más activos y controvertidos en lo que va de siglo.

La cronología permite recorrer un ejercicio que comenzó con críticas y que termina con dos títulos y dos subcampeonatos en seis intentos.

En 2009, envió a Ernesto Mejía, Wladimir Sutil y Edgar Estanga, al Zulia, a cambio de Andrés Eloy Blanco y Humberto Quintero. También le entregó el equipo a Carlos García, el exitoso manager y antigua figura de la novena.

En 2010, traspasó a José Pirela y Alex Torres a las Águilas, por Alberto Callaspo.

En 2011, adquirió a Mario Lissón, entregando a Freddy Galvis.

En 2012, cambió a Quintero y José Sánchez por Carlos Maldonado y Amalio Díaz.

Todos esos pactos, origen de la crítica que hizo mella de su figura, allanaron el terreno del bicampeonato.

A Blasini le acusaron de estar exageradamente interesado en sumar receptores, pero por haber agregado a Maldonado, Eliézer Alfonzo y Ramón Hernández, celebró dos coronas, especialmente aquella que festejó en enero de 2013.

Sus contactos y diligencias le permitieron conseguir lo irrealizable: que jugaran aquí Elvis Andrus y Pablo Sandoval, siendo grandeligas establecidos, y que llegaran a la nave figuras como Carlos Zambrano, Bruce Rondón, Ronny Cedeño, Gustavo Chacín y Hassan Peña, uno de muchos buenos importados traídos por el ejecutivo.

Termina una era que incluye tres finales consecutivas y dos campeonatos, para bien de la legión magallanera.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Estos son los 66 venezolanos que comenzaron arriba en la nueva temporada de Grandes Ligas y el papel que cada uno cumple en su equipo.

Alexi Amarista (SS, Padres de San Diego). Tiene su primera oportunidad protagónica. Visto como posible campocorto titular hace un mes, ha empezado como parte de un platoon con Clint Barmes, dependiendo de la mano del pitcher rival. Como es zurdo, eso debería garantizarle mayor tiempo de juego.

Elvis Andrus (SS, Vigilantes de Texas). Un indiscutible en Texas. Ha prometido desquitarse de varias cosechas ofensivas a la baja.

Altuve
Altuve
José Altuve (2B, Astros de Houston). Inicia la defensa del título de bateo que conquistó en la Liga Americana.

Hénderson Álvarez (P, Marlins de Miami). La lesión de José Fernández y el buen desempeño que tuvo la temporada pasada le dieron el puesto como número uno en la rotación de los peces.

José Álvarez (P, Angelinos de Los Ángeles). Se ganó otra oportunidad en las mayores. Todavía es joven y viene de obtener el premio al Pitcher del Año en Venezuela.

Oswaldo Arcia (OF, Mellizos de Minnesota). Mudado del right al left, en Minnesota esperan por una cosecha de 20 jonrones, por lo menos.

Luis Avilán (P, Bravos de Atlanta). Recuperó su estatus de bigleaguer con un sólido spring training, que le dio un sitio en el bullpen como especialista zurdo.

Rafael Betancourt (P, Rockies de Colorado). Reaparece después de 17 meses, dejando atrás la cirugía Tommy John y la meta de convertirse, el 29 de abril, en el primer pitcher cuarentón nacido en la tierra de Luis Aparicio todavía activo.

Andrés Blanco (INF, Filis de Filadelfia). Compartirá con su compatriota César Hernández en la banca de los cuáqueros.

Grégor Blanco (OF, Gigantes de San Francisco). En la alborada de esta justa jugará a diario en la pradera derecha, por la lesión de Hunter Pence. Luego deberá convertirse en el cuarto jardinero de los campeones mundiales, para rotarse por todo el outfield.

Cabrera
Cabrera
Asdrúbal Cabrera (SS, Rays de Tampa Bay). Dice su manager Kevin Cash que está de vuelta a sus buenos viejos tiempos, cuando defendía a los Indios. Si recuperó su alcance en el short y batea como entonces, conseguirá el contrato multianual que no pudo obtener esta vez.

Miguel Cabrera (1B, Tigres de Detroit). Y si por primera en tres temporadas está libre de lesiones, ¿qué puede esperarse de él? ¿Otro título de bateo? ¿Acaso otra Triple Corona?

Alberto Callaspo (INF, Bravos). Iba a ser el camarero titular, pero un desempeño lento en los juegos de exhibición le envió a la reserva, como utility.

Carlos Carrasco (P, Indios de Cleveland). Va al año de su consagración, con un nuevo contrato multianual, ya multimillonario y sin reservas que le hagan dudar de su talento para sacar outs. Es el número dos en su rotación.

Francisco Cervelli (C, Piratas de Pittsburgh). Por primera vez jugará todos los días. Y estará en un equipo con aspiraciones. Son motivos para festejar su salida de los Yankees.

Robinson Chirinos (C, Vigilantes). También asume la titularidad por primera ocasión en su carrera.

Alcides Escobar (INF, -Reales de Kansas City). ¿Cuándo le darán el Guante de Oro que merece? Viene subiendo su average y sus bases robadas, conforme gana en experiencia.

Eduardo Escobar (INF, Mellizos). No empezó como regular, pero tampoco lo hizo en 2014 y entonces terminó con 35 tubeyes, gracias a su capacidad para abrirse paso en varias posiciones.

Edwin Escobar (P, Medias rojas de Boston). Está en la lista de incapacitados, esperando recuperarse para probar suerte como relevista.

Flores
Flores
Wilmer Flores (INF, Mets de Nueva York). Quiere demostrar que es capaz de compensar su menor alcance, producto de su corpulencia, con una eficiencia que sirva para acompañar la gran ofensiva que le auguran a corto plazo.

Freddy Galvis (SS, Filis). Gran compromiso: su primera experiencia como pelotero de todos los días es sustituyendo nada menos que a Jimmy Rollins, una leyenda en Filadelfia.

Avisaíl García (OF, Medias Blancas de Chicago). Comienza en el medio del lineup y en el jardín derecho, como durante tanto tiempo hiciera su compatriota Magglio Ordóñez.

Jeanmar Gómez (P, Filis). Prueba una nueva organización, con la posibilidad de abrir y relevar, según las necesidades de manager Ryne Sandberg.

Carlos González (OF, Rockies). Si elude las lesiones, ¿será este, por fin, el año del 30-30 que le auguran desde la adolescencia?

Marwin González (INF, Astros). No sólo será el principal utility en la banca, sino que eventualmente puede ayudar en tercera contra algunos lanzadores zurdos.

César Hernández (INF, Filis). Filadelfia quiere que sea el camarero dos veces por semana, a fin de mantener fresco y productivo a Chase Utley.

Hernández
Hernández
Félix Hernández (P, Marineros de Seattle). El as indiscutido en la embajada nacional, está en busca de los 2.000 ponches y su segundo premio Cy Young.

Óscar Hernández (C, Diamondbacks de Arizona). Fue tomado en el draft de la regla 5 y se fracturó el hueso ganchoso. Regresará a finales de abril o comienzos de mayo, y entonces Arizona decidirá si se queda arriba o si regresa a Tampa Bay.

Jonathan Herrera (INF, Cachorros de Chicago). Se ganó su puesto como utility en el equipo de Joe Maddon.

Odúbel Herrera (OF, Filis). Otro regla 5. Su velocidad y contacto han cautivado a Filadelfia. Nunca había sido jardinero a tiempo completo, hasta que probó y triunfó en la pelota invernal.

Ender Inciarte (OF, Diamondbacks). Va a jugar con frecuencia, prometió el manager Chip Hale, incluso si no es dueño de una posición fija.

Omar Infante (2B, Reales). La duda está en las astillas óseas que le causan dolor en el codo derecho, aunque él ha dicho que jugará con la molestia, hasta finalmente operarse al final de la temporada.

Maicer Iztúris (2B, Azulejos de Toronto). Empieza lesionado, pero la posibilidad de disputar la intermedia al salir de la lista de incapacitados.

César Jiménez (P, Filis). Obtuvo un nuevo chance de mostrarse como especialista zurdo con los cuáqueros.

Sandy León (C, Medias Rojas). No tenía cupo en Washington, por la presencia de dos receptores con mayor experiencia que él, pero halló un lugar en las mayores con el cambio que le envió a Boston, donde es el catcher suplente.

José Lobatón (C, Nacionales de Washington). Repite como el guardaespaldas de Wilson Ramos.

Jean Machí (P, Gigantes de San Francisco). Volverá a ser responsable de los innings finales, antes de la aparición del cerrador Santiago Casilla.

Cruz
Martínez
Víctor Martínez (BD, Tigres). Viene de la mejor temporada de su vida, lo que le impone un doble reto, al tener ya 36 años de edad. En el primer año de la extensión que firmó, ¿superará los rigores del tiempo y volverá a dar 30 jonrones?

Yoervis Medina (P, Marineros). Tiene un puesto garantizado como uno de los setups de Seattle.

Miguel Montero (C, Chicago Cubs). Jugará a diario detrás de plato de su nuevo equipo, salvo que el abridor se llame Jon Lester.

Franklin Morales (P, Reales). Se ganó un puesto en el bullpen, en principio como especialista, aunque con potencial de ayudar con trabajos más largos. Todavía busca consolidarse.

Edward Mujica (P, Medias Rojas). La lesión de Koji Uehara le dejó con la responsabilidad de ser el cerrador en las primeras de cambio, un papel que ya cumplió en San Luis, hace dos campañas, y en Boston, a finales de 2014.

Dioner Navarro (C, Azulejos). Ya no es el titular y todavía no le consiguen equipo, a pesar de haber solicitado un cambio. Por ello, se rotará entre la suplencia, el puesto del designado y hasta la inicial, ha dicho el manager John Gibbons.

Ángel Nesbitt (P, Tigres). Es una de las tres novedades en la cuenta de venezolanos al inicio del torneo. Estará en los innings intermedios.

Rougned Odor (2B, Vigilantes). Va a su segunda incursión en el cuadro de los texanos, sin rivales y con grandes expectativas.

Gerardo Parra (OF, Cerveceros de Milwaukee). Tiene dos guantes de oro y pocas oportunidades, sin embargo, de aparecer a menudo en el lineup. A pesar de ello, el piloto Ron Roenicke le prometió que no será un cuarto outfielder cualquiera. Veremos.

David Peralta (OF, Diamondbacks). Le queda pendiente resolver el enigma que le presentan los pitchers de su mano, pero en principio será el cuarto bate contra los derechos, lo que no está mal para alguien que hace no mucho era lanzador.

Hernán Pérez (INF, Tigres). Repite como uno de los infielders, suplente del cuadro.

Perez
Pérez
Martín Pérez (P, Vigilantes). Aspira a reaparecer a mediados de la justa, si se recupera, tal como espera, de la cirugía Tommy John a la que se sometió en 2014, cuando más brillaba en la rotación.

Salvador Pérez (C, Reales). Busca otro Guante de Oro y recibir todos los juegos de su equipo. Quizás esta vez sí le den algo más de descanso, sin embargo, y así eviten que vuelva a acusar cansancio en la recta final.

Gregorio Petit (IF, Yankees de Nueva York). Se hallaba listo para reportarse a la sucursal triple A de los Astros, cuando las lesiones en Nueva York le convirtieron en una solución de continuidad para los bombarderos. Será utility.

Yusmeiro Petit (P, Gigantes). Después del récord de outs consecutivos, que impuso el año pasado, y tras brillar como abridor en la postemporada, se esperaba que estuviera en la rotación de 2015. En cambio, vuelve a aparecer como swingman: relevista largo y abridor ocasional.

José Pirela (INF, Yankees). El choque contra una pared en el outfield evitó que fuera bajado, a pesar de su gran desempeño primaveral. Pero también le tiene en la lista de incapacitados, a la espera de su total recuperación.

Martín Prado (INF, Marlins). En Miami ya están contentos con la ética de trabajo y la entrega de uno de los profesionales más cabales de la expedición nacional. Estará en la antesala.

Wilson Ramos (C, Nacionales). Si se mantiene sano, espera disputar más de 100 encuentros detrás del plato. Si lo consigue, posiblemente tenga su primera cosecha de 20 jonrones.

Francisco Rodríguez (P, Cerveceros). Necesita dos salvados para ser el pitcher más joven en la historia con 350 rescates en las Grandes Ligas. ¿Qué otra presentación puede necesitar?

Bruce Rondón (P, Tigres). Cuando estaba recuperado de la cirugía Tommy John, apareció una inflamación en el hombro derecho. Por eso, en lugar de estar lanzando en el séptimo u octavo tramo, inicia en la lista de incapacitados.

Héctor Rondón (P, Cachorros). Va a su segunda experiencia como cerrojo arriba, la primera desde el comienzo.

Sanchez
Sánchez
Aníbal Sánchez (P, Tigres). Nunca ha completado 200 innings, pero ya en 2013 fue campeón en efectividad de la Liga Americana. Posee la determinación de dejar atrás un año de lesiones.

Carlos Sánchez (INF, Medias Blancas). Batallará en las primeras de cambio por la titularidad en la intermedia, con la posibilidad de, si lo hace bien, mantenerse en el equipo grande, así sea como suplente.

Héctor Sánchez (C, Gigantes). Superó al favorito Andrew Susac para el puesto de segundo receptor. La duda no estaba en sus aptitudes, demostradas en zafras anteriores, sino en la salud que le faltó, meses atrás.

Pablo Sandoval (3B, Medias Rojas). Nuevo equipo, nueva ciudad y las mismas expectativas: conseguir su primera cosecha de 30 cuadrangulares y 100 remolques, pelear el título de bateo y, eso sí lo ha hecho, volver a ser una fuerza en postemporada.

Yangervis Solarte (INF, Padres). Ya no será el tercera base de todos los días. En cambio, le han pedido que compre más guantes. Ahora es súper utility, con responsabilidades incluso en las praderas exteriores y en la primera almohadilla.

Jesús Sucre (C, Marineros). A menudo será el catcher de Félix Hernández, en su primera temporada a tiempo completo en el equipo grande.

Alex Torres (P, Mets). Sorprendió su salida de los Padres, porque ha sido muy eficiente en su carrera. Pero los Mets le recibieron con alegría, pues esperan que llegue a ser algo más que un especialista zurdo. Tiene con qué.

Luis Valbuena (3B, Astros). Es otro que cambia de escenario y uniforme. Es posible que en Houston le prueben también como antesalista contra los serpentineros de su mano, dado que ya ha demostrado ser capaz de dañar a los derechos con autoridad.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


VALENCIA -- Caribes no ha sido un equipo perfecto. No puede serlo quien recibe 19 carreras en cuatro encuentros, una media que es más dañina cuando se remite a los últimos tres juegos. Pero algo han dejado claro los aborígenes con los primeros cuatro choques de la serie decisiva en Venezuela: el equipo más completo de la temporada sigue siéndolo en la final.

La tribu está en pie de guerra desde octubre y volvió a demostrarlo este martes, con una adecuada apertura del dominicano César Valdez, una explosión ofensiva encabezada por las cinco empujadas del cubano Félix Pérez y el relevo de cierre de Pedro Rodríguez, que apagó toda esperanza del Magallanes.

La victoria 8 por 4 sobre los Navegantes, en el estadio José Bernardo Pérez, ha puesto a soñar al alto mando y a toda la novena oriental. Sólo les resta un triunfo para la celebración.

La ventaja de tres duelos contra uno no se fraguó exclusivamente en el draft previo a la final. Los indígenas ya eran la divisa más balanceada y mejor armada desde octubre. Por eso galoparon la ronda eliminatoria y por eso encabezaron la semifinal.

Pero los turcos apostaron por sumar más bateo y este martes les hizo falta un abridor. Echaron mano del grandeliga David Martínez, cuya temporada había terminado por propia voluntad, tres semanas atrás, y ocurrió lo previsible: el abridor de emergencia no pudo completar tres episodios. El daño estaba hecho cuando se marchó.

No está todo perdido para los bicampeones. Chris Leroux, Omar Poveda y Josh Lowey deberán lanzar con tres días de descanso y ganar los juegos cinco, seis y siete. Es un verdadero desafío. Pero también han sido lanzadores dominantes en enero, descontando la decepción ocurrida el fin de semana. Si se sobreponen a la exigencia de trabajar con menos reposo del habitual, tienen las herramientas para hacer que el tope regrese a Puerto La Cruz.

No pueden fallar. Lo que, ya está visto, resulta muy complicado frente a esta tribu en pie de guerra.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La final del béisbol profesional venezolano, prevista para iniciarse este sábado entre Magallanes y Anzoátegui, pondrá frente a frente a dos equipos bien armados, donde abundan los grandeligas.

Los Navegantes tramitaron desde finales de la semana pasada la participación de Alberto Callaspo, camarero de los Bravos de Atlanta, y Jean Machí, relevista de los Gigantes de San Francisco.

La presencia de ambos promete nutrir una nómina en la que Johan Santana iba a jugar un papel protagónico, antes de sentir molestias que le han llevado a ser cauto.

Los turcos tienen a Ramón Hernández en la inicial, en la última final de su carrera. El ex receptor de los Atléticos de Oakland, Padres de San Diego, Rockies de Colorado, Dodgers de Los Ángeles y Rojos de Cincinnati anunció en diciembre su adiós al béisbol activo.

Ronny Cedeoo es el campocorto de los bucaneros. Ezequiel Carrera y Endy Chávez patrullan los jardines. Todos actuaron en la MLB en 2014.

David Martínez, que en la temporada pasada lanzó con los Astros de Houston , es candidato a regresar a la rotación de abridores de los filibusteros, después de una pausa de 10 días.

Los receptores Gustavo Molina, Carlos Maldonado y los apagafuegos Yoel Hernández y José Mijares también tienen experiencia en las Grandes Ligas al igual que el jugador del cuadro Henry Rodríguez.

La tribu tiene lo suyo, comenzando con su as Josa Alvarez, un zurdo con pasantías cortas por el mejor beisbol del mundo, a quien su equipo en Venezuela augura un año de consolidación en 2015.

Álvarez, que buscará quedarse arriba con los Angelinos de Los Ángeles , comparte en el staff oriental con Carlos Silva, uno de los monticulistas venezolanos de más nombradía hace un lustro, ahora intentando un regreso.

Lo mejor de los aborígenes está en el lineup, con el campocorto Ehire Adrianza, utility de los Gigantes de San Francisco, además del versátil Alexi Amarista, actual torpedero de los Padres, y Oswaldo Arcia, jardinero izquierdo de los Mellizos de Minnesota.

Los guardabosques Gorkys Hernández y José Castillo, el antesalista Niuman Romero, el receptor Jesús Flores y el súper veterano Tomás Pérez, otro que disputa su torneo de despedida, se cuentan entre los nativos de los indígenas con un pasado en las mayores.

La serie para decidir al campeón de la LVBP comienza el sábado. Durante siete días seguidos, sin descanso, se llevará a cabo en Puerto La Cruz y Valencia, y tiene figuras que prometen un cerrado duelo.

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Abreu, Bobby

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Johan Santana superó la primera prueba en su regreso al beisbol.

El zurdo merideño hizo 17 pitcheos, para cubrir dos innings perfectos en su reaparición, la noche del martes. Necesitó menos de nueve envíos por inning. Nadie descifró su recta, su cambio ni su slider.

Johan Santana
Twitter: @UNdeportes Johan Santana trabajó dos entradas perfectas con los Navegantes.

"Hay Johan Santana para rato", sentenció Edwin Hurtado, el coach de lanzadores de Magallanes, el equipo del 'Gocho'.

Algunas rectas del venezolano tocaron las 90 millas, según la pizarra electrónica del estadio José Bernardo Pérez de Valencia, sede de los Navegantes.

Pero "eso es irrelevante", dice Santana. Lo relevante es que se siente bien, que no hay molestias físicas y que de nuevo está compitiendo, luego de casi dos años afectado por las lesiones.

"Lo importante no es la velocidad de la recta, sino la velocidad del brazo cuando lanza el cambio", aclaró Hurtado.

Si no hay variación en la mecánica entre los distintos pitcheos, puede engañar a los rivales e incluso completar un juego sin hits, como hizo en 2012 con los Mets de Nueva York, a pesar de no superar las 90 millas por hora aquella vez.

"Fue bonito volver a sentir mariposas en el estómago", admitió Santana, que no pudo ir más allá de dos entradas debido a la lluvia que demoró por tres horas el inicio del duelo contra los Tigres.

Era posible que el zurdo ni siquiera abriera el choque, debido al aguacero.

"Él decidió lanzar", continuó Hurtado. "Fue su decisión. Me preocupaba que tuviera que calentar el brazo nuevamente. Estaba cansado, pero es lógico, por la demora".

Al menos ocho equipos de Grandes Ligas enviaron representantes a Valencia, para evaluar el desempeño del tirador occidental. La prensa estadounidense cita a los Yankees de Nueva York, Orioles de Baltimore y Mellizos de Minnesota como tres de los interesados en su firma, si demuestra estar en condiciones.

Santana espera hacer entre 55 y 60 pitcheos en su siguiente aparición, el domingo, contra las Águilas. También puede ser su salida final antes del spring training, en caso de que la nave no avance a la final.

Si Magallanes continúa avante, él seguirá. Ni siquiera descarta acudir a la Serie del Caribe, aunque para eso todavía falta ver si los bucaneros consiguen el boleto para Puerto Rico y él no ha firmado un contrato para retornar a las mayores.

Ya se verá. Lo importante ahora es recuperar el nivel físico, la confianza y el dominio de las esquinas, algo que, según Santana, no está muy lejos de ocurrir.

"Fue como haber dejado un libro y volver a abrirlo en la misma página donde lo dejaste", aseguró.

El doble ganador del Cy Young está de vuelta.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Johan Santana
Elsa/Getty ImagesJohan Santana volverá a lanzar y lo hará en la postemporada venezolana con los Navegantes
Johan Santana vuelve a ser noticia de primera página. Está de vuelta al combate.

Siete meses después de sufrir la rotura del tendón de Aquiles en el pie izquierdo, el lanzador, dos veces ganador del premio Cy Young en la Liga Americana, se siente sano y ansioso de demostrarlo.

"Esto es lo que más me gusta hacer: pitchear, competir", dijo después de su último juego simulado con el Magallanes, su equipo en la pelota invernal venezolana.

Santana ha recorrido una larga vía llena de obstáculos, hasta llegar a este momento, y defiende su decisión de permanecer activo en el beisbol, a pesar de esa seguidilla de lesiones que le llevó a perderse las últimas dos temporadas y media.

"Llegar a este punto es bastante satisfactorio", señaló el zurdo, quien se ha sentido "excelente" en cada paso dado en el camino a su reestreno. "Tengo las ganas, la ilusión. Todo se ha manejado muy bien".

Primero fue el desgarro en la cápsula del hombro izquierdo. Luego, casi dos años después, la recaída, que le llevó al quirófano por la misma razón. Y en junio, cuando hacía su última salida de rehabilitación en las menores de los Orioles, acaeció el problema en el pie.

El nuevo período de rehabilitación ha terminado y los Navegantes se disponen a inscribirle en el roster de la postemporada. El Gocho estará desde este martes en la rotación, en el puesto del grandeliga David Martínez, cuya participación esta campaña terminó.

"Este es un comenzar de nuevo", atizó. "Lo más difícil ahora será el proceso de recuperación de un juego a otro. Esperamos que me sienta bien y todo vaya como hasta ahora".

Los técnicos presentes en sus últimas sesiones de trabajo le han cronometrado la recta hasta por 88-89 millas por hora, la velocidad que promedió en su último regreso, cuando incluso lanzó el primer no-hit no-run en la historia de los Mets de Nueva York. No son cosas que le ocupen, asevera.

"Mi enfoque ahora es regresar, sentirme bien, estar sano y hacer mi trabajo", subrayó.

Mientras controle la ubicación de sus envíos y mantenga la brecha entre su recta y el cambio, habrá interesados en darle una nueva oportunidad en las mayores. Él lo sabe.

"No lo dudo", respondió sobre la presencia de scouts. "Pero eso es algo irrelevante en este momento. Que esté quien quiera estar. Sé que hay equipos interesados, pero eso no es lo que me importa ahora. Si estoy sano, sé que todo se va a dar".

Aquí está el doble Cy Young de 2004 y 2006. Aquí está el Gocho Santana.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Óscar Salazar
María Isabel BatistaEl veterano Oscar Salazar es uno de los puntales ofensivos de los Caribes de Anzoátegui.
Todo le ha salido bien a los Caribes de Anzoátegui en la temporada 2014-2015 del beisbol venezolano. Contrataron al manager Omar López, un debutante en el circuito, apenas con experiencia en clase A, y con él impusieron un récord para la franquicia de 12 victorias seguidas, además de igualar la marca de 39 triunfos en una temporada.

Planearon una rotación de brazos importados, con poquísimas modificaciones que también fueron programadas, y el quinteto se mantuvo estable durante todo el torneo.

Cuentan con uno de los más claros candidatos al premio Carrao Bracho como Pitcher de Año, José Álvarez, y con uno de los principales aspirantes al Jugador Más Valioso, el campocorto novato Orlando Arcia.

Son dueños de un lineup estable y de un cuerpo de relevistas que dominó el circuito de octubre a diciembre.

Tomaron en el draft de adiciones y sustituciones al mejor bateador disponible, el cubano Félix Pérez, y a tres buenos lanzadores.

¿Quién detiene a esta tribu en pie de guerra?

Los aborígenes comienzan la postemporada este sábado, como legítimos favoritos en la LVBP. Es una asignatura que tienen pendiente desde enero pasado, cuando fueron derrotados en la final por los Navegantes del Magallanes.

Se trata de un equipo de potente ofensiva, a pesar de perder a los dos importados que trajeron con la intención de blindar la zona media del lineup. Un conjunto que tiene como bastiones a los bigleaguers Oswaldo Arcia, Ehire Adrianza, Alexi Amarista y a veteranos como Gorkys Hernández, Balbino Fuenmayor, José Gil y Oscar Salazar.

Es el candidato a vencer en estos playoffs, que apenas comienzan.

Pero la competencia promete ser cerrada. Los Caribes no son invencibles (cerraron la justa con balance de 9-14, luego de empezar con 30-12) y al menos otros dos elencos parecen suficientemente bien armados para triunfar.

Los Tigres de Aragua cerraron a toda carrera, en el segundo lugar. Cuentan con una rotación que dispone de cinco buenos brazos, encabezados por el curtido Freddy García, el grandes ligas Jason Lane y el rendidor dominicano Manny Correa, colíder en victorias durante la ronda eliminatoria. Además, su alineación infunde respeto.

Los bengalíes tienen de regreso a Avisail García, anuncian la incorporación de Martín Prado y mantienen a Wilson Ramos, Eduardo Escobar, Yangervis Solarte y Josmil Pinto, a los buenos novatos Ramón Flores, Teodoro Martínez y algunos sobrevivientes de la asombrosa dinastía de la década pasada, como Héctor Giménez y Alex Romero.

La única duda de los rayados está en el bullpen, a pesar de Ronald Belisario, y por ello han sumado brazos desde el final de la fase regular y luego, a través del draft de adición y sustituciones.

Los Navegantes del Magallanes, el bicampeón en ejercicio, tuvieron problemas para meterse en enero. Juan Rivera y Ramón Hernández no produjeron igual, luego de un año en la inactividad, y el rendimiento de otras figuras tampoco ha sido el esperado.

Hay que temer a los turcos, sin embargo. Poseen una rotación sólida, con Chris Leroux, Anthony Lerew, el bigleaguer David Martinez y el recién llegado Omar Poveda, que brilló con los Bravos de Margarita. Su bullpen es profundo como el que más, con el Cerrador del Año, Hassán Pena, para los innings finales.

Mario Lisson sigue lesionado, pero mantienen a bordo a Endy Chávez, Ronny Cedeño, Ezequiel Carrera, Andrés Eloy Blanco y Adonis García, a la espera de una buena noticia con Rougned Odor y con nuevas incorporaciones en el draft. Si los bates de los filibusteros despiertan, habrá que ver como algo posible el tricampeonato.

Las Águilas del Zulia volaron alto durante la primera mitad del campeonato, pero cerraron la segunda con registro negativo. Son una incógnita en estos playoffs, a pesar de contar con el mejor staff de lanzadores, especialmente con un cuerpo de relevistas vigoroso y efectivo.

La mayor debilidad de los rapaces es la ofensiva. Perdieron mucho con la marcha de sus importados, sobre todo al lesionarse el colombiano Giovanny Urshela y Mark Minicozzi, que tan bien habían reemplazado a los ausentes Marwin González y Ernesto Mejía.

Los occidentales esperan haber compensado parte de esos problemas con la incorporación del catcher Carlos Pérez y el infielder Daniel Mayora. Su rotación sigue siendo compacta, especialmente con la llegada del cubano Amaury Sanit y si se confirma que Alex Torres está recuperado del chikungunya.

La continuidad del lastimado José Pirela, Ender Inciarte y Freddy Galvis será clave, también, en lo que puedan hacer los dirigidos por Eddie Pérez.

Los zulianos, al igual que los Tiburones de La Guaira, llegaron a la cita con menos impulso. Es un aspecto a tomar en consideración. Pero los escualos tienen dos puntos rotundos para el optimismo: un pitcheo que ha ido encontrando brazos aptos en el material criollo y el manager más exitoso en el último medio siglo en la LVBP.

La mano de Buddy Bailey se notó en el manejo del bullpen durante el extenuante desempate del viernes con los Leones de Caracas y los Cardenales de Lara. Es un piloto que mueve poco sus piezas a la ofensiva, pero con ojo clínico en el uso de sus serpentineros.

También es un especialista en hacer escogencias efectivas en el draft. Con Julio De Paula y Kyler Newby tiene un mejor cuerpo de bomberos, aunque se teme la pérdida del cerrador Gregory Infante. Y la rotación es la mejor de los últimos años en la franquicia, gracias a Junior Guerra, Ramón Ramírez y Edgmer Escalona.

La ofensiva de los salados es irregular, a pesar de los grandeligas Carlos Sánchez y Miguel Rojas. Falta ver si en verdad se suman Gregor Blanco, Alcides Escobar y Francisco Rodríguez, como han asomado. Pero algo está claro: los litoralenses tienen mayor potencial de lo que parece a simple vista.

Que comience la batalla.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Óscar Salazar
María Isabel BatistaÓscar Salazar es de mayor edad que el manager debutante de los Caribes, Omar López
Samuel Moscatel, el gerente general de los Caribes, habla con sorprendente sinceridad cuando evalúa el primer mes de la campaña en Venezuela.

Preguntado sobre algún área a mejorar, en pleno dominio de la tabla de posiciones, el ejecutivo responde sin dudar: "No tiene sentido que diga algo. Ahora mismo, no hay nada que quiera mejorar".

Moscatel es el arquitecto de una divisa que mandó holgadamente en octubre y que cabalga ya hacia la clasificación, luego de imponer un récord en la franquicia con 11 victorias y sumar 17 triunfos en sus primeros 19 encuentros.

"Todo en el equipo está bien", explica el ejecutivo. "La química está bien, los peloteros están contentos. Estamos bien en todas las áreas del juego. Las cosas han comenzado muy bien. Pero lo que más me ha gustado es esa química, porque depende directamente de Omar López".

López es el manager de Anzoátegui y también el piloto más joven de la liga. Tiene 37 años de edad. En su nómina hay peloteros mayores que él, como Tomás Pérez, y varios contemporáneos, como Óscar Salazar o Alex Herrera. Nunca había dirigido en la LVBP. Pero ha sabido sacar partido a una novena que mezcla experiencia con talentosa juventud.

"Omar estaba listo", apunta Moscatel, satisfecho. "Ha movido bien las piezas, pero también los peloteros apuestan a su proyecto. Lo más importante no ha sido cómo ordena el bateo y corrido o el robo de base. Lo importante es su buena comunicación con los jugadores, cómo mantiene el ambiente en el clubhouse".

Moscatel apela al plan de pretemporada que se trazaron en la tribu y que consiste en dar descanso frecuente a todos sus integrantes.

"Cuando sientan a alguien, no lo ves molesto, sino contento. Contento porque otro muchacho está teniendo una oportunidad", aseguró. "Cuando Alfredo (Pedrique) se retiró, manejamos cuatro o cinco nombres para dirigir en vez de él, pero yo nunca dudé de que Omar era el indicado. Siempre pensé que estaba listo".

Los orientales encabezaron el circuito en efectividad colectiva, carreras anotadas, promedio de embasado y slugging durante el primer mes de acción. Una tormenta perfecta de la que emergió el novato campocorto Orlando Arcia como gran figura individual.

Los indígenas acaban de sumar al grandeliga Oswaldo Arcia, hermano de Orlando, y van a incorporar progresivamente a los bigleagers Ehire Adrianza, Léster Oliveros, José Tábata y Alexi Amarista.

Cuando todos estén a bordo, se acentuará el plan maestro de los Caribes.

"Vamos a seguir rotando a todos", advirtió Moscatel. "Cada quien va a tener uno o dos días libres a la semana. Es algo que hablamos con Omar con mucha antelación. Y los peloteros lo saben, porque la última temporada llegamos muy cansados al round robin, con un pitcheo agotado. Aprendimos muchas cosas del año pasado".

Lo están demostrando.

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Abreu, Bobby

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Carlos Zambrano
Jonathan Daniel/Getty ImagesEl ex lanzador Carlos Zambrano está como bateador a tiempo completo en Venezuela
La primera experiencia de Carlos Zambrano como toletero a tiempo completo se saldó con .500 en promedio de embasado y .000 de average.

Una semana después de alinear como tercero en un lineup del Programa de Desarrollo, las ligas menores de Venezuela, y tras ser inscrito en el roster del Magallanes para ser usado como bateador a tiempo completo, el "Toro" todavía busca su primer hit en la LVBP.

No es sorpresa que los Navegantes hayan activado a un jugador que ha dado 22 cuadrangulares en las Grandes Ligas, pensando que puede ser de ayuda viniendo de la banca, madero en mano.

Sí es una sorpresa que esa arma ofensiva de los turcos sea uno de los pitchers venezolanos con más victorias en la MLB.

"Me gusta hacer un buen contacto, porque el bate ni se siente y la bola sale con contundencia", dijo Zambrano, que anunció su retiro del beisbol en Chicago, en agosto, pero busca nuevos rumbos en su país natal. "La verdad, pienso que como bateador puedo seguir unos años más".

Los primeros dos viajes al plato del carabobeño ocurrieron nada menos que ante el Caracas, el eterno rival de su divisa. El martes 21 de octubre, le sacó un boleto a Miguel Socolovich, ex grandeliga, de buen desempeño esta temporada en triple A. El miércoles 22, en cambio, se ponchó.

"Como bateador, hace swing fuerte y eso impresiona", señaló Giner García, miembro del circuito radial de los turcos y director del Museo del Beisbol en Venezuela.

García fue testigo de ambas apariciones.

"El primero fue un buen turno", admitió el analista. "Aunque creo que Socolovich se cuidó mucho. En cambio, (Tiago) Da Silva fue más agresivo, atacó la zona de strike y Zambrano se vio en inferioridad".

El coach Richard Hidalgo ha dado una primera impresión positiva sobre el experimento y es posible que el toletero ambidiestro continúe como emergente, pues los los bucaneros necesitan bates zurdos.

"En la medida en que se incorporen otros bateadores, su chance de salir a batear será menor", advirtió García. Pero ya para diciembre, el Toro debería estar en otro rol.

Zambrano, de hecho, ya empezó sus sesiones de bullpen y sigue una rutina con la que busca fortalecer el brazo, con vistas a su entrada a la rotación.

"No me voy a retirar como relevista", ha dicho. "Yo soy abridor".

Mientras eso sucede, cada tarde toma práctica de bateo, para lograr el ritmo deseado con el swing.

"Batear es complicado", admitió. "Hay que hacer ajustes. Voy a seguir trabajando para lograrlos, porque me gustaría estar como designado".

También le gustaría defender la primera base o el outfield. Por eso toma roletazos regularmente.

"Uno tiene que estar preparado, para cuando lo llamen", sentenció.

Es el nuevo reto del "Toro".

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Abreu, Bobby

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bobby Abreu le pone fin a su carrera en el béisbol.

Lo avisó su compatriota Omar Vizquel a través de su cuenta en Twitter, la medianoche del jueves, y lo ratificó este viernes Josman Robles, el instructor de bateo que le ayudó a reencontrar su ofensiva y regresar a las mayores.

Bobby Abreu
Adam Rubin/ESPNAunque los números de Abreu no sobresalen, sus totales son difíciles de emular y le darán votos para el Salón de la Fama de Cooperstown.
El venezolano se propuso hacer un último esfuerzo para irse en sus propios términos. Y consiguió hacerlo.

Abreu llegó esta semana a 1.475 bases por bolas recibidas, lo que le ubica en el vigésimo lugar de todos los tiempos en ese departamento. Antes, estafó su base número 400, para completar una de las metas que se había impuesto antes de marcharse.

El Comedulce suma también 1.453 anotadas, 574 tubeyes, 288 jonrones, 1.363 empujadas y su línea ofensiva es .291/.395/.475/.870.

Sólo Barry Bonds tiene tantas anotadas, dobles, vuelacercas, remolques, estafas y boletos como el nativo de Turmero.

No es mero azar. Aunque Abreu no deja una estadística sobresaliente, en la que figure entre los cinco primeros en las Grandes Ligas, sus totales son difíciles de emular y le darán votos para el Salón de la Fama de Cooperstown.

Es casi imposible conseguir un bateador tan completo que replique sus registros, alcanzados gracias a su fuerza, velocidad, contacto y disciplina en el home.

Únicamente hay cinco peloteros con al menos 1.000 anotadas, 1.000 empujadas, 400 robos, 250 bambinazos y 1.000 transferencias gratis: Abreu, Bonds, Joe Morgan, Rickey Henderson y Craig Biggio.

Dos veces logró el 30-30. Una vez consiguió el Guante de Oro como jardinero derecho de la Liga Nacional.

"Bob tiene una combinación que le hacen merecedor de un lugar en el Salón de la Fama de Cooperstown", afirmó Robles, quien también es comentarista y analista en radio y TV. "Forma parte de varios clubes exclusivos. No tiene estadísticas impactantes en jonrones o empujadas, pero en el paquete completo, sus cifras son de élite".

Abreu había hablado de jugar pelota invernal con los Leones del Caracas una vez más. En la zafra pasada fue elegido Regreso del Año, después de convertirse en figura central de los melenudos y meterlos en los playoffs.

Su average de .419 en la justa 1998-1999 es el más alto en la historia del circuito venezolano.

Se espera que la despedida del aragüeño ocurra, pues, con el uniforme a rayas de los melenudos. Pero no está claro que después de su retiro vaya a dedicarse sólo al mundo de los negocios, donde ya ha incursionado.

"Bob seguirá vinculado al beisbol, aunque de otra manera", aseveró Robles. "Él va a ser coach de bateo. No todos los buenos bateadores pueden ser buenos coaches, pero él tiene la capacidad de comunicarse. No me sorprendería que pronto sea coach en las mayores".

Vizquel fue el primero en saludar el adiós de Abreu.

"Que orgullo haber jugado con esta leyenda y disfrutar de todas sus hazañas", expresó el ex campocorto a través de su cuenta en Twitter, al dar a conocer que sabía del inminente retiro de su amigo.

Con los Mets de Nueva York tiene una línea global de .246/.338/.338/.676. Pero eso incluye apenas 5 hits en 38 turnos como emergente. Cuando estuvo en el right, su posición predilecta, ligó para .343/.415/.500/.915 en 82 apariciones, incluyendo 8 de sus 9 dobles y su único jonrón.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Abreu, Bobby

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO