Serena Williams
Getty ImagesSerena Williams ahora le apunta a Roland Garros

BUENOS AIRES -- Encontrar motivaciones después de tantos y tantos títulos, después de tantas semanas como N° 1 y, obviamente, con la vida más que asegurada a nivel económico, no debe ser nada fácil para algunas de las grandes estrellas del deporte a nivel mundial. Serena Williams es, sin duda, una de esas superestrellas y el polvo de ladrillo parisino será su enésimo desafío en su exitosa carrera.

El año pasado, la estadounidense ganó Madrid muy bien y llegó a semis de Roma, donde se retiró contra Na Li. Llegaba a París como siempre, siendo una de las grandes favoritas, y con confianza después de lo bien que había jugado en esos dos campeonatos previos sobre polvo de ladrillo, pero algo falló en la primera ronda y, en un partido agónico que muchos recordarán perdió, contra la local Virginie Razzano.

No tardó mucho en "sacarse la espina", llegó a Wimbledon y arrasó, al igual que en los Juegos Olímpicos de Londres (ganó singles y dobles con su hermana Venus) y el US Open.

El hecho de que Sharapova, su gran rival en el circuito de hoy en día, junto con Azarenka, ganara Roma por segundo año consecutivo y Roland Garros el año pasado, debió despertar cierta envidia en Serena, que "sólo" festejó una vez en Roland Garros y tiene como peor superficie justamente la arcilla.

Veremos cómo sigue esta semana en Roma después de triunfar con facilidad en Madrid sobre Sharapova en una final en la que se jugaban el N° 1 del mundo, pero está claro que su objetivo es París. En la rueda de prensa posterior a ese partido en España, dijo que su objetivo este año era Roland Garros pero que "no quería presionarse".

Cuando Serena se propone algo, es difícil pararla, pero si en algún lugar su desafío es más complicado es sobre polvo de ladrillo, donde jugadoras como Li, Stosur o Kuznetsova, entre otras, que se sienten cómodas en esa superficie, pueden llegar a complicarla en partidos de octavos o cuartos de final, cuando Serena no debería ir todavía tan imparable hacia el título.

Veremos qué sucede en Roma, pero la verdad que es una lástima que al menos en Argentina no podamos disfrutar de los partidos televisados para esta gira, en la que Serena y Sharapova se están jugando el Nº 1. Ambas se encuentran muy motivadas y jugando a su mejor nivel en años. Habrá que esperar a París...

Juan Mónaco
Getty IamgesJuan Mónaco mejoró de la mano y empezó a ganar en el circuito

BUENOS AIRES -- Después de la eliminatoria de Copa Davis que Argentina le ganó a Francia, estuve charlando con Juan Mónaco. Vale decir que, hasta ese momento, 'Pico' sólo había ganado partidos en la Davis en lo que iba del año, ya que en el circuito ATP había perdido en la primera ronda de todos los torneos en los que había participado.

A veces, visto desde afuera, parece que todo es muy fácil o, al menos, lo es encontrarle una explicación de por qué suceden las cosas. Pero en el caso de 'Pico' todo era un poco más complejo. Seguro que todos los buenos resultados de 2012 pudieron generarle cierta presión en el inicio de la temporada 2013, pero este no era, ni mucho menos, el motivo principal por el que él no conseguía ganar partidos.

Me contó que, debido a un quiste en la mano derecha, tuvo que operarse porque ya le dolía muchísimo, y eso lo obligó a cambiar el tamaño del grip de su raqueta. En realidad, empezó a jugar con un grip más grande para no tener que hacer tanta fuerza al agarrar la raqueta (suena un poco raro pero tiene todo el sentido del mundo) y fue justo antes de la eliminatoria contra Francia cuando, ya totalmente recuperado de ese quiste, pudo volver a utilizar su raqueta de toda la vida, o al menos la medida de grip que siempre utilizó.

Casualidad o no, en la Copa Davis ganó su partido contra Simon, perdió contra Tsonga, lo que estaba en los papeles, y a la semana siguiente en Estados Unidos festejó sus primeros triunfos de ATP en el año, llegando a las semis en Houston, racha que continuó en Europa porque también ganó partidos en Monte Carlo y Barcelona.

A lo que quiero llegar desde aquí es a la sensibilidad de los jugadores y a la importancia que puede llegar a tener cada detalle, por pequeño que parezca. Un cambio en el encordado, la tensión de las cuerdas, diferentes pelotas (cambian casi cada semana), la humedad, el calzado... todo afecta y mucho al jugador, pero creo que si algo nos altera por encima de todas las cosas es la raqueta y el encordado.

Muy pocos lo saben, pero Juan Martín del Potro, al menos hasta el año pasado, cuando yo volví a jugar en el circuito, seguía jugando con las raquetas que ganó el US Open en 2009. Y cuando digo las mismas, no me refiero al mismo color o modelo, digo las mismas ya viejas y gastadas con las que jugó aquel torneo. Tambien cabe destacar que Juan Martín pasó por una operación de muñeca y una rehabilitación larga y complicada, lo cual te hace ser aun más temeroso a cualquier tipo de cambio.

En mi caso, para que sirva de anécdota, si bien todas mis raquetas eran exactamente iguales visualmente, yo era capaz de distinguir las dos o tres que más me gustaban de entre las ocho que tenía en el raquetero; y era con esas dos o tres con las que siempre jugaba los partidos. Si me preguntan por qué, no sabría decirles, pero sabía cuáles eran y lo notaba rápidamente al tacto.

Las raquetas de los jugadores, si bien son el mismo modelo que se puede encontrar en cualquier negocio de tenis, están "personalizadas". Al inicio de cada temporada, la marca que nos sponsorea nos envía las raquetas nuevas con el peso y el balance que le pedimos, y que por supuesto es el que a cada uno le gusta, dependiendo de su forma de juego o de la manera de golpear la pelota.

Hay jugadores a los que les gusta que la cabeza de la raqueta acelere más, y llevan más peso en esa zona, hay otros que juegan con raquetas más livianas, pero todos tienen una raqueta diferente. No creo que haya dos jugadores en el circuito que jueguen con una raqueta idéntica. También vale decir que la fábrica nos las manda con nuestro nombre impreso en ella (esto está bueno para que no se confundan los encordadores de los torneos, porque muchos de nosotros utilizamos la misma marca y modelo de raqueta).

Volviendo a 'Pico', me alegra que haya recuperado sus sensaciones y que esto se haya visto reflejado en los resultados. Ojalá que en los próximos Masters 1000 de Madrid y Roma pueda seguir ganando partidos y llegar a Roland Garros con toda la confianza. Creo que se encuentra en un momento de madurez en su carrera y que, si sigue trabajando duro y recupera su confianza, podría llegar a repetir los buenos resultados del año pasado, cuando consiguió meterse nada menos que entre los 10 mejores del mundo.

Serena y Venus Williams
APSerena y Venus Williams jugarán en Buenos Aires

MIAMI -- Este año fui a Miami para la segunda semana del torneo y lo visité dos días. La verdad que fue una sensación rara para todos cuando no se veía ni a Federer ni a Nadal en el cuadro principal y eso se notó mucho en la cantidad de gente que asistió a Key Biscayne.

Creo que, por una parte, es normal, porque estos dos genios que fueron los mejores jugadores de la última década, hasta la llegada de Djokovic al Nº 1, siguen teniendo muchísima importancia para la ATP, que debería preocuparse ante esta situación. Está claro que hoy el serbio es el líder por méritos propios, pero tengo la sensación de que si Roger y Rafa hubieran jugado el torneo, y hubiera sido Djokovic quien no lo jugara, la asistencia hubiera sido mayor.

En cualquier caso, el torneo sigue siendo muy atractivo, pero ya parece que Indian Wells lo está superando en organización, cantidad de espectadores y, sobre todo, en la proyeccion de cara al futuro. El año pasado viví los dos torneos, otra vez desde adentro, y la verdad que Indian Wells es impecable, es uno de los torneos en los que más cómodo te hacen sentir. Miami tiene un encanto especial, sin duda, por la ciudad, la playa, la gran cantidad de latinoamericanos que vienen al torneo...

El primer día que fui al club vi un rato de Ferrer-Nishikori, que estuvo bueno y se pudo ver a dos jugadores con patrones de juego bien distintos, y era un partido interesante porque en 2012 Kei le había ganado a Ferru en los Juegos Olímpicos de Londres, así que esta era una buena oportunidad para ambos.

Después de ellos, en la cancha central, se jugó sin duda uno de los mejores partidos del torneo, el de Serena Williams contra Na Li. Me quedé a verlo y era impresionante la velocidad de pelota de ambas, la intensidad y la concentración, con muy pocos errores en general para semejante nivel de tenis. Ganó Serena, que tuvo que dejar lo mejor para derrotar a la china.

Unos minutos antes del partido estuve con Jill, la manager de Serena y Venus, y charlamos acerca de Venus, que pasa por un momento delicado, como todos saben, debido a su enfermedad autoinmune, y que depende un poco de cómo se despierte cada día para saber si puede entrenar o competir, ya que sufre bastantes dolores articulares. También se la ve muy flaca, pero se debe a una dieta principalmente vegetariana que sigue y que la hace sentir mejor. Serena, por su parte, sigue compitiendo al máximo y disfrutando de un nivel que le sigue permitiendo luchar cada semana contra las jóvenes.

En el hotel me encontré con Errani y Vinci, las Nº 1 del mundo en dobles, que recién venian de perder en cuartos de singles contra Sharapova y Jankovic, respectivamente, en dos partidos bastante igualados. Sara no pudo aprovechar las 17 dobles faltas de Sharapova que, si bien erró mucho con el saque, estuvo muy sólida de fondo, me contó.

Y a la noche también estuve en el hotel con Javier Piles, el entrenador de David Ferrer, con el que aproveché a charlar un rato largo. La verdad que tanto él como David son dos personas impecables, todo un ejemplo para quienes entran en el circuito. Me contó que David la pasó mal en Indian Wells, primero porque es un torneo donde siempre tiene malas sensaciones tenísticamente y después porque venía un poco bajoneado, obviamente, por el resultado de la final de Acapulco contra Nadal, quien los sorprendió mucho con ese medio metro que se metió en la cancha para golpear de revés, algo que antes no hacía.

Acá en Miami ya estaban en semis y me dijo que veían muy difícil ganar el torneo (siempre tan humildes), pero que se sentía jugando muy bien y que habría que luchar para hacerlo lo mejor posible. Quién hubiera pensado que tres días más tarde Ferrer iba a tener un punto de campeonato con aquella pelota de Murray que entró por menos de un centímetro. Así es el tenis, y la vida, pero tanto Ferrer, que es un jugadorazo, como Piles, pueden estar muy satisfechos por lo buenos profesionales que son y por el ejemplo de humildad que representan para muchos.

Victoria Azarenka
GettyAzarenka se retiró en Indian Wells y faltó en Miami

BUENOS AIRES -- Muy pocos hubieran apostado hace dos semanas que la final de Indian Wells la disputarían Rafael Nadal y Juan Martín del Potro visto el nivel físico con el que llegaban a California. Las lesiones en este principio de 2013 se están sucediendo a un ritmo muy preocupante y lo peor de todo es que ya son varios años con esta dinámica. Días antes de que comenzara Indian Wells había muchas dudas con respecto de si Nadal jugaría o no, y Delpo parecía mas confirmado pero con molestias en la muñeca izquierda y tomándose días de descanso previos al Masters 1000 para tratar de recuperarla lo máximo posible.

También sufrieron Roger Federer, Victoria Azarenka, Samantha Stosur... y no hay que olvidarese que figuras tan imporantes como Maria Sharapova o Serena Williams tuvieron bajas larguísimas en los últimos años. Como si los ejemplos no hubieran sido notorios en Indian Wells, ahora Azarenka también se bajó de Miami.

Los tenistas utilizamos métodos de prevención de lesiones (para tratar de evitarlas) y terapias de recuperación/rehabilitación para curarnos cuando ya tenemos una, y en estas fases es muy importante la figura del kinesiólogo/osteópata dependiendo de lo que use cada jugador, pero es fundamental aclarar, porque puede llegar a haber una falsa imagen de la realidad, que no todos los jugadores viajan con un kinesiólogo; de hecho son muy pocos los que se lo pueden permitir y, como se imaginarán, son aquellos que más ingresos tienen.

Viajar con un kinesiólogo es lo ideal para un tenista de alto rendimiento porque podés evitar horas de espera en los "trainers" que la ATP/WTA pone a disposición de los jugadores y que, claramente, no pueden atenderte de la forma en que lo hace un kinesiólogo personal. Los trainers de la ATP/WTA pueden llegar a atender a muchísimos jugadores en un dia, especialmente en las primeras rondas que es cuando todavía están todos los jugadores del cuadro principal entrenando y compitiendo.

A tal punto llega el número de jugadores que quieren atenderse con los trainers que se da prioridad a aquellos que más cerca están de jugar su partido, es decir que si salís de jugar y en el trainer hay cuatro jugadores que aún tienen que hacerlo ese día, tienen prioridad sobre vos y podés llegar a estar bastante tiempo esperando tu turno. Esto, sin duda, no es lo adecuado para un jugador de elite que compite cada día y necesita aprovechar el tiempo de recuperación al máximo.

Generalmente los trainers están en los lockers o vestuarios del torneo y realizan tareas de prevención (vendajes, entradas en calor con cremas, etcétera) y de recuperación si alguien sufrió una lesión o se encuentra en rehabilitación. Aparte de los trainers, suele haber algún masajista local con quien se puede reservar turno, pero como saben esta terapia sólo sirve para descarga después de un entrenamiento o partido. Se utiliza mayormente cuando alguien está muy cargado o tiene una contractura.

Tanto la WTA como la ATP deberían tomar medidas mucho más profundas para mejorar la salud de los jugadores si no quieren correr el riesgo de una "epidemia" de lesiones que haga peligrar el circuito en un momento determinado. En la actualidad, la mayoría de los torneos se juega en superficies rápidas (y duras) que son más lesivas y provocan un mayor sufrimiento articular.

Si a eso le sumamos un calendario con pocas semanas de descanso y viajes larguísimos, es entendible que el riesgo de lesión de los tenistas es más que alto.

La ATP ya anunció algunas medidas con respecto al calendario pero no parece que vayan a ser suficientes por el momento. El tenis de hoy, tanto masculino como femenino, es muy rápido y muy agresivo, se le pega muy fuerte a la pelota y los desplazamientos son cada vez menos naturales y exigentes.

Paula Ormaechea
EFEOrmaechea llegó, en Bogotá, a su 1ª final de WTA

BUENOS AIRES -- La primera vez que vi jugar a Paula fue en un entrenamiento en Mar del Plata, cuando visité al equipo de Fed Cup en su serie ante Ucrania, hace cuatro años. Creo que en aquel momento Ormaechea debía tener 16 años y ya me llamó la atención lo bien que impactaba la pelota siendo tan joven.

Sus golpes, que es la base de un jugador a nivel técnico, se asemejaban mucho al estilo de juego del tenis actual y se diferenciaba del resto de chicas jóvenes que estaban en el equipo precisamente por eso, por mostrar un patrón de juego y una velocidad de pelota que mostraba el potencial suficiente a nivel técnico, para poder jugar profesionales.

Como bien saben, el camino es largo, y la técnica es muy importante o fundamental, mejor dicho, pero después hay que desarrollarse a nivel físico, psicológico y competir bien, que son factores imprescindibles para convertirse en top-100 y poder aspirar a estar entre las mejores del mundo. La falta de torneos en Sudamérica suele retrasar la llegada a profesionales de las jugadoras de nuestra región, salvo que se trate de un talento extraordinario o de una jugadora muy "prematura", que se desarrolle en todos los ámbitos a muy temprana edad.

En el caso de Paula, las cosas sucedieron bastante rápido hasta el el Abierto de Australia 2012, donde consiguió sus primeras victorias importantes dentro de lo que es el tenis profesional a nivel mundial, ya que hasta ahí no tenía mucha experiencia en torneos WTA. A partir de Melbourne del año pasado se tomó una decisión arriesgada, pero la cual comparto, que fue apuntar a jugar las qualys de los torneos WTA y Grand Slam, en lugar de seguir sumando puntos y ranking en los torneos chicos (ITF).

Lo que se buscaba jugando torneos de la WTA era enfrentarse a jugadoras que tienen otra velocidad, otro ritmo de pelota y una experiencia mucho más contrastada que en los torneos ITF, para que Paula no consiguiera un buen ranking sólo a base de ganarles a jugadoras de nivel inferior al WTA, sino afontar el reto de "meterse" jugando directamente contra las jugadoras que, tarde o temprano, iba a tener que enfrentar si quiere estar entre las 100 mejores del mundo.

La decisión fue arriesgada y no salió bien, ya que a lo largo de 2012 los resultados no fueron los esperados y este año en Australia no pudo defender los muchos puntos que "mantenían" su ranking. Pero la experiencia fue muy buena y, una vez superada la carga anímica que seguramente suponía para ella defender los puntos del Australian Open, y con la experiencia adquirida en todo el año anterior, despegó como jugadora y empezó a demostrarlo en la Fed Cup que se jugó en Argentina hace algunas semanas, donde le ganó a Larsson, que estaba 70ª del mundo, y a punto estuvo de hacer lo mismo con Arvidsson, que es top-40, pero se acalambró y no pudo terminar el partido.

Personalmente, creo que esos dos partidos de la Fed Cup le abrieron los ojos y le hicieron muy bien para creer en ella misma y convencerse de que su techo está mucho más arriba que su ranking actual. En Cali, consiguió llegar a las semifinales y en Bogotá (un torneo donde la pelota corre y vuela mucho por la altitud) llegó a la final, lo que da prueba de la confianza que tiene en estos momentos porque, si algo es imposible en altura, es jugar bien sin confianza.

La final contra Jankovic tuvo un resultado fácil para la serbia, ex Nº 1 del mundo, pero no pude ver el partido, así que tampoco puedo evaluar si se debió a los nervios de Paula o si, a pesar del resultado, el partido fue cerrado.

Para lo que queda del año, el objetivo sería a corto plazo clasificar al main draw de Roland Garros y, sobre todo, mantener este nivel de juego que sin duda la colocaría entre las 100 mejores antes de que termine la temporada de polvo de ladrillo. A su edad, la motivación y la meta tiene que ser mejorar día a día, tanto si los resultados acompañan como si no.

Por lo que pude ver en la Fed Cup contra Arvidsson, hay una gran diferencia entre el juego de Paula cuando es agresiva y ataca, de cuando trata de cuidar la pelota y se convierte en una jugadora más conservadora. Creo que si sigue evolucionando y usa esas armas puede ir afianzando un patrón de juego que le permita seguir escalando en el ranking.

Serena Williams
Getty ImagesSerena Williams desplazó a Azarenka y es la reina

BUENOS AIRES -- Seguramente, recordarán hace unos años cuando Serena llegó muy pasada de peso al Australian Open, y obviamente saltaron muchas alarmas con respecto a su continuidad o no en el tenis profesional. En aquel momento, estaba claro que competir y entrenar no era una prioridad para la menor de las Williams.

El año pasado, también regresó de una lesión larguísima con cirugía incluida en uno de sus pies después de cortarse con un vidrio en un restaurante y había muchas dudas nuevamente sobre si estaría totalmente recuperada y si sería capaz de encontrar su mejor nivel.

Nada fue fácil en la vida personal y tenística de Serena como bien saben y, a sus 31 años, volvió a demostrarse a sí misma y al mundo del tenis, de lo que es capaz de hacer, y de la capacidad física y sobre todo mental que tiene.

Para mí, es muy admirable que después de tantos títulos de Grand Slam, medallas olímpicas, N° 1 en singles y con su hermana en dobles, etc., siga manteniendo la motivación y "el hambre" necesario para enfrentarse a chicas seis o siete años más jóvenes que ella y, que siendo grandes jugadoras, aún tienen mucho por ganar y muchas ganas de triunfar.

Serena es ahora la N° 1 del mundo de la WTA y seguirá centrada, seguramente como ya hizo el año pasado en los Grand Slams, para tratar de agrandar su leyenda y recortarles terreno a las más grandes de la historia. Ella ya se encuentra claramente allí, por títulos, y por haber trascendido varias generaciones de muy buenas jugadoras a las que siempre pudo terminar dominando, con más o menos dificultad.

Me vienen a la memoria grandes partidos con jugadoras, muchas retiradas y otras activas, como Davenport, Seles, Hingis, Clijsters, Henin, Sharapova, Azarenka...

Veremos de qué es capaz esta temporada. Por el momento, en Australia no tuvo un buen día en cuartos contra la joven Stephens y creo que estaba especialmente nerviosa ante la posibilidad de perder con una joven de su país, y obviamente que también estaba limitada por su lesión de tobillo.

El domingo, en Doha, reconquistó el N° 1 con una derrota en la final contra Azarenka, que sigue firme en sus principios de temporada, pero habrá que ver quién domina el polvo europeo y, en especial, quién lo hace en la parte fuerte del año para Serena, el césped y después el cemento del US Open Series.

Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Nadal volverá al circuito en Viña del Mar
Tags: tenis
Rafael Nadal
APNadal retorna tras más de 7 meses, en Chile

BUENOS AIRES -- El mejor jugador sobre polvo de ladrillo de todos los tiempos, Rafael Nadal, afronta uno de los desafíos más importantes de su carrera en esta gira americana que comenzará en Viña del Mar y concluirá, si todo va bien, en Miami dentro de casi dos meses.

Cuando un jugador se ausenta del circuito duarnte tanto tiempo, suele ser porque tuvo que pasar por el quirófano. Eso es, precisamente, lo que trató de evitar Rafa con este largo período sin competir. Dentro de las posibilidades que le ofrecían los médicos de cara a intentar resolver esa lesión de rodilla que ya se venía prolongando hace años, estaba la de una cirugía.

El español y su entorno decidieron tomar el camino más largo, pero el menos agresivo y comenzaron una etapa de descanso y rehabilitación que tenía como objetivo, en primer lugar, bajar la inflamación de la zona afectada. A partir de ahí, comenzarían a fortalecer, tonificar y finalmente entrenar tratando de que esa zona no se inflamara y no apareciera ese dolor que lo "castigó" durante tanto tiempo.

El resultado es incierto, fundamentalmente porque los jugadores cuando volvemos de una lesión desconocemos si estamos recuperados o no hasta que nos testeamos en una competición, por más que hayamos entrenado mil horas.

Entrenar y competir, visto desde afuera, parece lo mismo. Al fin y al cabo uno está jugando al tenis, pensarán ustedes, pero la competición es totalmente diferente al entrenamiento más duro que se pueda realizar. Los niveles de stress, tensión muscular y exigencia se multiplican por un motivo muy sencillo: queremos ganar. Los entrenamientos, sin embargo, que en cualquier jugador profesional suelen ser muy intensos, carecen de esa exigencia extra que se convierte en el "test" definitivo para una antigua lesión.

La adaptación a la competición va a ser un camino más o menos difícil para Rafa, según la respuesta de su rodilla. Si tiene la suerte de estar totalmente recuperado, simplemente tendrá que enfocarse en ir agarrando ritmo de juego, sumar partidos y alcanzar su mejor nivel, algo que por su calidad como atleta y como tenista no debería llevarle demasiado tiempo, más aún si tenemos en cuenta que hará esa transición en tres torneos sobre polvo de ladrillo, su "hábitat natural".

Ahora si la rodilla no responde bien, o aparecen dolores que aún estén en su memoria, Rafa se enfrenta a una situación muy difícil, sobre todo anímicamente. Volverán las dudas, los dolores, y a la fatiga física de los primeros partidos después de muchos meses sin competir se sumará la angustia de no saber si todo este tiempo, fue tirado a la basura... Parar y perder todo el ranking... seguir... aguantar... ¿Dónde está la elección más adecuada? Y, en especial, ¿dónde está el límite mental y físico de Rafa Nadal?

En los últimos años, si algo aprendimos de este jugador extraordinario, es que su fuerza mental es un talento tan valorable como el técnico o el físico. Muchísimas fueron las ocasiones en las que pensábamos que no podría seguir, o que un partido estaba perdido y sin embargo demostró a todo el mundo y a sí mismo que los íimites para él están un poco más lejos que para todos los demás.

La motivación será otra de las claves de este regreso del ex rey Nadal, en el caso de que la rodilla no responda al 100%. Sin duda que no es lo mismo tener 18 o 20 años y muchísimos objetivos por delante, que la situación en la que vive hoy su carrera, después de haber sido N° 1 del mundo y campeón de los 4 torneos de Grand Slam.

Motivado para jugar y ganar seguro que está, no me cabe ninguna duda, por su forma de ser. Pero tengo dudas con respecto de hasta dónde está dispuesto a seguir compitiendo "limitado" por el dolor y aguantando esas sensaciones tan feas en las que te pone una lesión. Son muchos años en el circuito compitiendo con dolor, primero por aquellas fracturas de estrés que le aparecieron siendo muy joven en sus pies, y después fundamentalmente por una rodilla que fue "reparando" lo justo para poder seguir jugando torneos y luchar por la cima.

El año pasado, en Miami, donde estaba jugando para clasificarme a los Juegos Olímpicos, me quedaba en el mismo hotel que Rafa y el día en que yo jugaba las semis de dobles, él debía enfrentar también por semis a Andy Murray. Bajamos juntos en el ascensor y me dijo que no iba a poder jugar, que no aguantaba más la rodilla... Lo noté muy serio, preocupado y agotado física y mentalmente, seguro que debido al dolor.

Casi un año después, y con otro Roland Garros en su poder (esa debió ser la motivación para seguir forzando un poco más después de Miami), Rafa vuelve al circuito, con incógnitas, pero seguramente con muchísimas ganas de ganar, y sobre todo, de disfrutar. Ojalá que así sea!

Victoria Azarenka
Getty ImagesAzarenka venció a Li y ganó su 2º Grand Slam

BUENOS AIRES -- Tanto Azarenka como Li sabían de la gran oportunidad que tenían, en Australia, de hacerse con un nuevo titulo de Grand Slam. Así lo interpretaría cualquier jugadora que llega a una final de los cuatro "grandes" sin que enfrente esté Serena Williams, la más "temida" por cualquiera de las jugadoras top del circuito.

Creo que tanto Victoria como Li son grandes tenistas, con muy buenos golpes, con muchísima capacidad física y mental, pero bueno, en escenarios como el de la gran final, donde te jugás tanto en tan poco tiempo, es normal que aparezcan los miedos, las ansiedades y la mano finalmente padezca todas esas sensaciones que se adueñan de uno.

El partido estuvo siempre muy abierto y también me gustaría opinar con respecto a quienes se muestran críticos acerca de los quiebres de saque que se producen en el tenis femenino. Creo que no es tan difícil darse cuenta de que las mujeres no tenemos la fuerza de los hombres y que, consecuentemente, muy pocas tienen como golpe fuerte su servicio.

A partir de ahí, y siendo tan evidente lo que evolucionó en velocidad el tenis femenino en los últimos años, es fácil entender que las jugadoras que mejor juegan de fondo sean capaces de quebrar a sus rivales con más facilidad de lo que les puede llegar a resultar mantener su servicio, sobre todo si del otro lado hay alguien que devuelve todos winners y a una velocidad demoledora.

En lo que fue el partido en sí, creo que al final consiguió ganar Azarenka por dos o tres detalles que la ayudaron a ganar 4 o 5 puntos más que Li, y que fueron los que determinaron quién iba a ser la campeona del certamen.

Debo decir que Azarenka llegó a un nivel desde el fondo de la cancha muy alto, y en estas dos semanas supo ganar sufriendo, algo que sólo pueden hacer los grandes campeones. Contra Hampton estuvo casi perdida y resurgió para pasar de ronda. Y lo mismo sucedió en el segundo set contra Stephens.

Llegar a la final siendo consciente de que no fue tu mejor torneo, es algo que te genera dudas de cara a un partido tan importante. Si a eso le añadimos que sos la campeona defensora y que si no ganás dejás escapar el Nº 1 del mundo... en fin, hay que ser muy fuerte mentalmente y creer mucho en ti misma para poder salir de esa situación.

Pero toda esta presión, todas estas circunstancias que les mencioné recién y quién sabe si alguna más que sólo Victoria sepa, se vieron reflejadas en el llanto desconsolado e incontrolable ni bien terminé el partido. A veces no nos damos cuenta que detrás de los grandes deportistas, no hay más que, como en este caso, una chica nacida en Bielorrusia, de apenas 23 años de edad.

Creo que Victoria es una Nº 1 sólida, con carácter, y con un tenis consistente, algo que en estos últimos años extrañábamos en algunas Nº 1 de la WTA. Y Li, que fue ovacionada por un público que demostró mucho más cariño hacia ella que hacia la campeona, es una jugadora que me encanta tenísticamente hablando, con golpes y variables para hacer cosas que muy pocas o ninguna puede hacer en el circuito, pero que a veces no tiene la claridad y la paciencia para elegir la mejor "herramienta" o el mejor golpe de todos los que tiene disponibles.

Se la vio llorar, con los ojos abiertos sin poder pestañear y la mirada perdida, seguramente reviendo mentalmente esas oportunidades que tuvo y se le escaparon por no haber podido dominar los nervios o la ansiedad, algo que sin duda es una de las cosas más difíciles de conseguir en un deporte como el tenis, por un motivo muy sencillo, y es que es algo que no podés practicar en los entrenamientos, solamente cuando llegas a esos escenarios de máximo stress.

Na Li
Getty ImagesLi aplastó a Sharapova y define con Azarenka

BUENOS AIRES -- Sin dudas, la mayor sorpresa de estas semifinales del Abierto de Australia fue la facilidad con la que Na Li, una de las jugadoras que más me gusta en el circuito, le ganó a Maria Sharapova.

Las razones son varias, la primera de todas que Li jugó increíble, a un nivel superlativo y sin dudar en ningún momento de su capacidad para ganarle a la rusa. La segunda explicación que le encuentro a que Sharapova no haya estado al nivel que requería este partido es que llegó a las semis siendo tan superior a sus rivales, que prácticamente y sin desmerecer a nadie, no había tenido momentos de tensión o de dificultad que la "obligaran" a jugar muy bien, a la vez que exigida y bajo presión.

No sé si me explico: no es lo mismo jugar muy bien cuando "sólo" tenés que pegarle muy duro a la pelota (y eso Maria lo estaba haciendo perfecto) porque tus rivales no te lastiman con su juego, que hacerlo cuando tu rival además está jugando a un nivel muy alto y tenés que jugar en tu mejor forma pero siendo exigida.

Los partidos más difíciles que tuvo Maria, a priori, fueron los de Venus Williams (muy lejos de su mejor nivel) y Makarova, que poco pudo hacer contra la velocidad de pelota de Sharapova. Asé que la rusa llegó a semis por méritos propios, pero con demasiada facilidad y sin "obstáculos" en el camino.

Li, sin embargo, tuvo partidos muy difíciles como el de Agnieszka Radwanska, que venía invicta en 2013, o Julia Goerges que también le hizo partido, así que llegaba más alerta, más preparada, si se quiere decir así, para jugar contra una adversaria que la iba a poner en dificultades.

En la otra semi se dio algo muy habitual cuando una jugadora joven gana uno de sus primeros partidos importantes en su carrera, como fue el caso de Stephens contra Serena Williams. La estadounidense entró al partido muy errática, seguramente debido a la inevitable relajación física y anímica que se produce después de un esfuerzo y un stress tan grande como el que había tenido 24 horas atrás (jugó sin jornada de descanso).

Pero en el segundo set, Stephens (que me encantan sus golpes y su movilidad) fue entrando en ritmo, se fue sintiendo nuevamente cómoda en la cancha y activando de a poco físicamente algo que automáticamente le hizo ganar sensibilidad y precisión en sus golpes. Por su parte, Azarenka que se la veía sólida pero nerviosa tuvo un susto en una rodilla que durante un game la desconcentró y la puso más ansiosa, queriendo terminar los puntos más rápido, algo que la llevó a cometer más errores.

Sacó para el partido y desperdició 5 match-points, estando 5-3, quedando 5-4 arriba con saque de Stephens, en una situación muy crítica porque un tercer set podría haber sido para cualqueira de las dos jugadoras.

De cara a la final, que debería ser un muy buen choque porque ambas son ya jugadoras muy afianzadas y ganadoras de Grand Slam, puede ser clave cómo llegue Azarenka y su rodilla. Tengan en cuenta que muchas veces el dolor que sentimos en la cancha estando calientes y con la adrenalina aumenta enormemente pasadas un par de horas después del partido, cuando el cuerpo se enfrió y es ahí cuando uno realmente sabe la magnitud de la lesión y lo limitante que puede ser el dolor para volver a jugar.

Lo positivo, en este caso, para Victoria es que tiene un día de descanso y seguramente en el caso de que la rodilla no esté del todo bien podrá hacer un tratamiento antiinflamatorio de casi 48 horas, que si bien no es mucho, puede obtener muchísima mejoría porque hoy puede hacer reposo absoluto. Cosa que si jugara rápido la final, ya 4 o 5 horas antes del partido hay que entrar en calor y el tiempo de recuperación hubiera sido casi inexistente.

Por el lado de Li, que ya perdió una final contra Clijsters en Melbourne, tendrá muchas chances de ser campeona si puede jugar con la confianza y la solidez que mostró en los últimos días. Creo que la incorporación de "Tití" Rodríguez la ayudó mucho tácticamente y la está haciendo no sólo entrenar muchísimo, como dijo Li, sino también confiar en ella misma como no había hecho antes.

Roger Federer
Getty ImagesFederer, pionero en pretemporadas cortas

BUENOS AIRES -- Todos saben que en los últimos 10 o 15 años el tenis fue cambiando mucho, y los jugadores, cada vez más dependientes de un estado físico óptimo, fueron "sufriendo" un calendario que se alarga casi todo el año y exprime al máximo articulaciones y músculos.

En esta pretemporada se vieron varios casos de jugadores y jugadoras que llegan al Abierto de Australia con muchas dudas por lesiones que aun no están del todo curadas y que como mínimo no les van a permitir llegar con ritmo de partidos. En algunos casos, creo que los más llamativos son Nadal y Petkovic, que ni siquiera podrán participar del primer Grand Slam del año.

La cuestión es que cada vez hay más lesiones, más operaciones de cadera, hombro, muñeca, rodilla& los tenistas están sufriendo y las pretemporadas son una base muy importante para fortalecerse y formar una buena base de cara a toda la temporada. Para los jugadores ATP que estuvieron en el Masters de fin de año las vacaciones fueron de apenas unos 8 o 10 días, no más de eso. A partir de ahí, de vuelta al trabajo, a hacer los chequeos médicos, análisis de sangre, etc. y a entrenar duro porque en 4 o 5 semanas hay que hacer todo el trabajo físico, agarrar ritmo de partido y empezar a competir.

También es cierto, y esto es muy importante, que la forma de entrenar fue cambiando mucho y en los últimos años las pretemporadas de diciembre ya no son tan largas (se descansa menos y algunos jugadores ni siquiera llegan a perder del todo el ritmo). Ahora se ve a muchísimos jugadores tomarse dos o tres semanas sin competir después de la temporada de polvo de ladrillo, de las cuales una puede ser para descansar (mini vacaciones) y otras dos para volver a fortalecerse y subir el nivel físico, pensando en la segunda mitad del año.

Uno de los pioneros fue Roger Federer que desde hace 10 años realiza varios "ciclos" al año. El "método Federer" es como de varias temporadas en un mismo año, compuestas de un periodo de fortalecimiento de 2-3 semanas y otros 5 o 6 de competición, con un pequeño descansos entre ciclos de unos días. Pero tengan en cuenta que muy pocos jugadores ganan tantos partidos como para permitirse este tipo de calendarios.

El propio Federer también esta planteando esta temporada 2013 de una forma muy innovadora, donde no jugará Miami ni Montecarlo para "cuidar" su físico y no desgastarse con tanta competición. Obviamente que alguien como Roger que nunca se lesionó seriamente y que ya es el mejor de todos los tiempos debe servir para que otros jugadores tomen como ejemplo su forma de planificarse pero, como dije anteriormente, muy pocos se lo pueden permitir.

Otro que el año pasado tuvo solamente 3 días de vacaciones fue Rafa Nadal. La noche antes de jugar el punto definitivo por la Copa Davis contra Del Potro hablé con Rafa en el hotel donde se concentraba el equipo español y me dijo que el miércoles (el partido iba a jugarse el domingo) empezaba su pretemporada. Y el mismo lunes tenía un compromiso comercial en Madrid con la marca que lo viste, así que sus vacaciones reales fueron el martes, 24 horas...

Pero también hay que decir que después de aquella maratónica final contra Djokovic en Melbourne, Rafa se tomó, más o menos, dos semanas de vacaciones y comenzó a entrenar físico nuevamente ya pensando en Indian Wells y Miami.

Este es otro ejemplo del calendario de los jugadores top, que juegan el Masters, la final de la Davis si se da el caso, y que rápidamente tienen que prepararse al 100% si quieren tener opciones de ganar el Australian Open.

Serena Williams
Getty ImagesSerena sigue ganando y con una gran motivación

BUENOS AIRES -- La verdad es que hablar de Serena Williams es apasionante, porque admiro sus "ganas de ganar" después de tantos años en la elite mundial, con decenas de Grand Slam entre singles y dobles, multiple campeona olímpica, contratos multimillonarios...

Creo que cualquiera que desee entender la grandeza de esta jugadora debería ponerse por unos minutos en su posición y pensar si seguiría con la misma motivación que ella, no sólo para ganar en lo que se refiere a levantar el trofeo y posar para la prensa, sino en todo el esfuerzo, continuidad, sacrificio y exclusividad que demanda un deporte como el tenis, con muchísimas semanas fuera de casa y las ya conocidas "obligaciones 24hs": descanso, dieta, gym, entrenamiento, kinesiólogo, prensa, compromisos...

En lo tenístico, la gran pregunta es si Serena es imbatible, porque mucha gente me lo pregunta. La verdad es que imbatible no conocí nunca a nadie, hombre ni mujer, pero la menor de las Williams lleva tantos años dominando el tenis mundial (a veces con mas facilidad, a veces con menos) que como mínimo merece el reconociemiento de ser una de las mejores de la historia. Y, si las lesiones la respetan, aún tiene margen para seguir ganando. También es justo decir que en el circuito actual no hay más de 5 ó 6 jugadoras que puedan ganarle, siempre y cuando Sharapova, Stosur, Kvitova, Azarenka, Li y quizás una o dos más, que ahora no recuerde, se encuentren en un momento de máxima confianza.

La semana pasada vino a visitarme a casa 'Slava' Shvedova, la kazaja de origen ruso entrenada por Emiliano Redondi, que se encuentra haciendo la pretemporada en Buenos Aires, y charlamos de muchas cosas. Aproveché para preguntarle por su partido contra Serena en Wimbledon (perdió 7-5 en el tercer set en los octavos) en uno de los partidos que más sufio la norteamericana en todo el año.

No hay duda de que 'Slava' hizo un gran partido y me comentaba que ella se sintió muy bien aquel día. No se vio superada por la velocidad de Serena porque ya hay otras jugadoras en el circuito WTA que le pegan más o menos igual de fuerte, pero donde sí reconoció que hacía una gran diferencia era con su saque. Una diferencia que, viendo el resultado final, seguramente fue determinante para que la estadounidense se llevara la victoria.

Probablemente, Wimbledon fue el punto de inflexión de Serena en este 2012. Venía de perder en la primera ronda de Roland Garros en un partido dramático contra Virginie Razzano, y tras su titulo en Londres se la vio de nuevo en su mejor momento físico.

Si la analizamos golpe por golpe, o incluso más alla de los golpes, en lo anímico, táctico y físico es difícil encontrar "grietas" en el juego de Serena. Su saque es demoledor, muy parecido al de un hombre. Su derecha es potente, consigue muchos winners pero también falla un poco más que con su revés. Devuelve muy bien, de forma agresiva y poniendo gran presión sobre la que saca.

En el aspecto físico, a pesar de su estructura, se mueve muy bien aunque no necesita normalmente defender demasiado. Y si a todas estas virtudes le agregamos su carácter ganador, su talento, su motivación y su disciplina en el trabajo diario, la mezcla no puede ser otra que una jugadora capaz de ganar cualquier torneo, sobre cualquier superficie y, por supuesto, capaz de ser Nº 1 del mundo, siempre y cuando mantenga la motivación (su objetivo mas difícil) durante 11 meses al año.

AL INICIO