Get ADOBE® FLASH® PLAYER
¿Influye jugar con balones desinflados?
VIDEOS RELACIONADOS video
MIAMI -- Es una verdadera pena que estemos a poco más de una semana de lo que promete ser otro gran Super Bowl, y estemos hablando del "Deflate-Gate", mejor conocido como la telenovela de los ovoides desinflados y los New England Patriots.

Para los que no estaban al tanto, cada equipo lleva 12 ovoides al partido y los referís los revisan dos horas y cuarto antes del comienzo del encuentro.

Lo cual nos deja con dos opciones: O los ovoides estaban fallados, cosa que es improbable, o algún ballboy desinfló los ovoides por pedido expreso de alguien.

La investigación de la NFL aún no ha terminado, y quedamos a la espera de sus reportes, aunque dudo que se anuncie algo antes del Super Bowl.

A fin de cuentas, esa es la gallina de los huevos de oro de la NFL, y no querrán ensuciarlo o desviar la atención por algún problema extra terreno.

Ya han tenido varios de esos este año.

Ahora bien, la realidad es que el panorama no luce bien para los Patriots, lo cual me lleva a preguntarme qué se debería hacer con Bill Belichick si en efecto el entrenador en jefe es encontrado culpable.

Mi respuesta es que debería ser suspendido, quizás hasta una temporada, si ese es el caso.

Y antes de que los fanáticos de los Patriots pongan el grito en el cielo con afirmaciones como: "Seguro que los ovoides desinflados fueron la razón por la cual perdieron los Colts" o "Es una persecución en contra de New England", les aclaro que le están escapando al punto.

Por supuesto que pienso que el tema de los ovoides desinflados no fue la diferencia en el encuentro ante los Colts.

Fue dominio absoluto de los Patriots, y creo que la victoria fue merecida.

Sin embargo, esto se trata de integridad.

Si se comprueba la complicidad de Bill Belichick en cuanto a los ovoides desinflados se refiere, ya sería la segunda vez que ensucia el escudo de la NFL.

Y en un año que fue una pesadilla de relaciones públicas para la liga, el comisionado Roger Goodell no tendrá otra posibilidad más que bajar el martillo.

Más allá de que en todos los deportes se busca jugar al límite de la ley y sacar ventajas de cualquier manera posible, cuando una regla se rompe, una sanción debería ser el acto seguido.

Bastó que D'Qwell Jackson interceptara un pase de Tom Brady, para que el apoyador de los Colts se diera cuenta que algo no estaba bien.

Lo curioso es que los referís no se hayan dado cuenta teniendo en cuenta que apoyan el ovoide en el emparrillado en todas las jugadas.

Sí, creo que los referís también son parte culpables si esto se comprueba, y lamentablemente la NFL no utiliza la misma vara para castigar a los referís, porque el sistema es imperfecto y no tiene un "ejército de reserva" confiable.

No obstante, eso no exime a Belichick.

Ser reincidente también influiría en el comisionado a la hora de dar un veredicto, pero la realidad es que la liga está en un momento en el cual la credibilidad es prioridad número 1.

Los Ray Rice y los Adrian Peterson de este mundo ya dañaron la imagen de la NFL en el 2014, y el comisionado por un momento tambaleó ante la presión popular.

Goodell sabe que no tiene margen de error.

Y de comprobarse esta violación de la regla, será Belichick el que termine pagando. Él es la cara visible, es el mejor entrenador en jefe de la NFL, al cual no se le escapa ningún detalle.

Lo triste es que New England no necesita nada de esto. Los Patriots son una dinastía, pero si se comprueba que desinflaron los ovoides luego de que fueron revisados por los referís, su legado tendrá otra pequeña mancha.

La NFL no quiere verse ensuciada, y si eso significa que los Patriots pagarán los platos rotos, así será.

La integridad del deporte, por más ínfima influencia que tengan algunos ovoides desinflados, se vio afectada.

Si se comprueba, Belichick debería ser suspendido.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El penalty no fue la diferencia

FECHA
05/01
2015
por Sebastián Martínez Christensen

MIAMI -- Las repercusiones del triunfo de los Cowboys ante los Lions siguen estando a la orden del día.

Tristemente poco se está hablando de lo deportivo, y más de una polémica llamada de los referís.

Con Detroit en ventaja por tres puntos, las cebras lanzaron un pañuelo amarillo por una aparente interferencia defensiva de Anthony Hitchens sobre Brandon Pettigrew.

El referí Pete Morelli anunció vía su micrófono a todo el estadio la interferencia defensiva, sólo para unos minutos después simplemente anunciar que "no hubo penalidad" sin una explicación a los presentes en el AT&T Stadium.

Es normal que los referís se junten a discutir luego de lanzar un pañuelo para asegurarse tener la llamada correcta, pero es muy inusual que se anuncie una penalidad y luego se dé marcha atrás.

Esa es la principal razón por la cual los fanáticos de Detroit y los neutrales también, están poniendo el grito en el cielo esta mañana.

El protocolo utilizado no fue el ideal y ese proceso fallido levanta sospechas de aquellos que tienen teorías conspirativas.

Antes de seguir ahondando en el tema, quiero aclarar que no creo en teorías conspirativas, y que el día que lo haga dejaré de ver el deporte. Sí creo que los referís se equivocan, y de hecho sucede demasiado a menudo.

En esta particular jugada de la cual estamos hablando, primero hubo un agarrón claro de Hitchens, y luego clara interferencia cuando hubo contacto prematuro y nunca se dio vuelta a buscar el ovoide.

En tiempo real no lo vi, pero varios fans de Dallas me enviaron fotos de un supuesto agarrón de mascarilla de Pettigrew a Hitchens.

La evidencia parecía indicar que sí lo hubo, pero insisto el proceso fallido es lo que despierta más ira en algunos.

A la vez debo aclarar que sí dije durante plena transmisión que Dez Bryant debió ser penalizado con 15 yardas en esa misma jugada porque entró a protestar al emparrillado sin su casco puesto, y debió haber sido penalizado.

Si están viendo una tendencia es porque la hay: fue un muy mal partido de los árbitros.

En todos los encuentros hay al menos una llamada que nos deja rascando la cabeza, y la NFL debería enfocarse que sus referís mejoren.

Pero de allí a pensar que esta llamada debe negar todo lo hecho por los Cowboys hay un largo trecho.

Más allá de haber admitido que para mí las cebras cometieron un error, no voy a dejar que eso me nuble de darle el crédito que se merece el equipo de Dallas.

La realidad es que los Cowboys dominaron en la segunda mitad. Tony Romo jugó otro gran partido y por suerte ya empieza a callar a todos sus críticos, que igualmente se las ingeniarán para que esta llamada controversial borre lo bueno hecho por él.

Dallas ejecutó cuando más importaba este domingo, y lo hizo bajo intensa presión.

Detroit decidió no arriesgarse en cuarto intento y una yarda por recorrer, y Dallas optó por sí hacerlo en cuarto intento y seis yardas por obtener.

Un equipo jugó a ganar y el otro a no perder.

Dallas fue agresivo, y cuando más lo necesitó su línea ofensiva tomó control del juego, Romo se agrandó cuando más importaba y apareció Terrance Williams con un partido de ensueño.

La llamada fue mala, pero lo de los Cowboys fue mejor.

Hoy Detroit es el equipo que Dallas solía ser. Aquel que no puede ganar los partidos importantes.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


A llenar las vacantes

FECHA
30/12
2014
por Sebastián Martínez Christensen

MIAMI -- Se fue otro lunes negro y habrá cinco trabajos de entrenadores en jefe a llenar en estas próximas semanas.

Para los empleados de la NFL, es el peor día del año, y no los culpo considerando que las vidas de muchas familias cambian ante estas noticias.

Aunque a gran poder, hay gran responsabilidad. La NFL es a fin de cuentas es un negocio y a continuación analizaremos si se tomaron las decisiones correctas en las distintas franquicias y cuáles son los candidatos en carpeta.

SAN FRANCISCO 49ERS

San Francisco 49ers Realmente creo que los 49ers se van a arrepentir de esta decisión. Jim Harbaugh llevó a San Francisco a tres Campeonatos de Conferencia consecutivos, y eso no sucede todos los días. Entiendo que Harbaugh no es una persona sencilla, pero siempre he dicho que no tienes que llevarte bien con tu jefe, pero sí respetarlo. El trabajo del gerente general Trent Baalke y del dueño Jed York es construir una franquicia exitosa y mantener los buenos tiempos. Harbaugh había logrado ambas, algo increíblemente difícil en la NFL, e igual se fue a la Universidad de Michigan. Ambas partes alegaron un "mutuo acuerdo", pero yo lo llamaría más bien una batalla de egos. Situación similar a la que se vivió en Dallas entre Jerry Jones y Jimmy Johnson. La diferencia es que los Cowboys ganaron algo antes del divorcio.

Candidatos: Adam Gase, Jim Tomsula, Josh McDaniels, Dan Quinn.

Mi vaticinio: Adam Gase.

CHICAGO BEARS

Chicago Bears Marc Trestman recibió el término "suspirador de mariscales" cuando llegó a los Bears e inicialmente mostró tener una buena influencia sobre Jay Cutler. Pero esta pasada temporada de Chicago hubiese acabado con cualquiera. En términos de falta de esfuerzo y derrotas vergonzosas, ha sido la peor temporada que he visto en mi vida de unos Bears. Fue despedido también el gerente general Phil Emery, y no culpo a los Bears, considerando que hay muchos más problemas en este equipo que su mariscal sobre pagado. La defensiva es un chiste y no frena ni al colectivo y considero que era momento de borrón y cuenta nueva para los Bears. Generalmente creo en los procesos, pero cuando un equipo se rinde, ya no hay vuelta atrás. Igualmente cuando todo esté dicho, esta situación será recordada por un solo título: Jay Cutler, el mata entrenadores. Así de injusta es la vida de las figuras públicas.

Candidatos: Todd Haley, Adam Gase, Rex Ryan, Hue Jackson, Mike Shanahan.

Mi vaticinio: Rex Ryan.

ATLANTA FALCONS

Atlanta Falcons Finalmente las excesivas decisiones tontas le terminaron pasando factura a Mike Smith. El récord en siete temporadas no fue malo para Smith (66-46), pero a fin de cuentas, siempre se quedó corto de la gloria en los momentos importantes, y como dije antes en muchos casos se interpuso entre sus jugadores y el éxito deportivo. Nunca clasificó a la postemporada en años consecutivos y a fin de cuentas terminó con un registro de 1-4 en playoffs. El dueño de los Falcons, Aarthur Blank, tuvo paciencia --siete años-- y por esa razón será un trabajo atractivo para muchos. La defensiva es otra vez el tendón de Aquiles en el caso de los Falcons, pero están plagados de talento del otro lado del balón y muchos creen tienen a su mariscal franquicia en Matt Ryan. A diferencia de lo que sucede en Cincinnati, Blank no está conforme con clasificar, y decidió dar vuelta la página.

Candidatos: Todd Bowles, Rex Ryan, Adam Gase, Teryl Austin.

Mi vaticinio: Todd Bowles.

NEW YORK JETS

New York Jets Hay veces que los procesos no fallan, pero es momento de pensar en el próximo capítulo. Así describiría el final de la estadía de Ryan con los Jets. Fue su primera experiencia como entrenador en jefe, y creo que fue positiva considerando que llegó a dos Campeonatos de la AFC, pero no clasificar a playoffs en cuatro años seguidos y la falta de un mariscal lo llevaron a su final a Ryan. Vale aclarar que aunque la ofensiva no es su fuerte, soy un fan de Ryan y creo que tendrá éxito en otro lado. Es un genio defensivo y fabuloso motivador. A veces habla de más, pero sus jugadores lo aman y ese tipo de carisma no se puede comprar. El principal error de los Jets fue traer a un gerente general que no estaba en la misma página que Ryan. John Idzik también fue despedido tras apenas dos temporadas en su puesto de gerente general. Es una rareza tan poco tiempo, y el dueño Woody Johnson declaró "pensé que sabía más de fútbol americano". Durísimo golpe para Idzik, a quien le costará volver a la cima.

Candidatos: Gary Kubiak, Todd Bowles, Mike Singletary, Dan Quinn.

Mi vaticinio: Mike Singletary.

OAKLAND RAIDERS

Oakland Raiders Se sabía de antemano que este trabajo estaría disponible, aunque el entrenador interino Tony Sparano seguirá en consideración para estar en las laterales a futuro. La razón de ser es que a pesar del mal récord, ha sido un año relativamente positivo para los Raiders. Ningún mariscal novato brilló más que Derek Carr esta pasada temporada, y hay esperanzas de que él pueda ser el hombre a futuro. Latavius Murray le cambió la cara al equipo por tierra cuando estuvo saludable y Khalil Mack es una estrella con todas las letras. Si bien hay varios huecos por llevar, otra selección alta en el draft y bajas expectativas hacen de este trabajo una situación atractiva. Se ha confirmado que no habrá mudanza en el 2015, pero Los Angeles sigue siendo una posibilidad a futuro.

Candidatos: Tony Sparano, Rex Ryan, Josh McDaniels, Eric Mangini, Todd Bowles.

Mi vaticinio: Josh McDaniels.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Seahawks CelebrationChristian Petersen/Getty ImagesAún sin jugadores de renombre a la ofensiva entre los receptores, Seattle sigue dominando
MIAMI -- En el pasado hemos visto como los New York Giants, los Green Bay Packers y los Pittsburgh Steelers, por nombrar un part de ejemplos recientes, entraron por la puerta de atrás a los playoffs y se terminaron coronando campeones.

En otras palabras, no es tan importante como empiezas, sino más bien como terminas.

Los Seattle Seahawks se están guardando lo mejor para el final, y son más candidatos que nunca a repetir su título.

Han ganado cinco encuentros consecutivos, y han anotado 114 puntos contra apenas 33 de sus rivales.

Los voy a dejar digerir esos números por un momento...

La defensiva está jugando en un nivel superlativo otra vez, y lo más preocupante para el resto de la liga es que son jóvenes, y los Seahawks ya han firmado a su núcleo; los más recientes fueron Cliff Avril y K.J. Wirght.

Michael Bennett, quien es pieza esencial y uno de los pocos que hace falta firmar todavía, evidentemente tiene confianza en su unidad: "Somos la mejor defensiva de la historia".

Yo no lo voy a llevar tan lejos, pero está claro que son extremadamente físicos y talentosos y que la paliza que le dieron a los Broncos en el Super Bowl pasado al menos los pone en el mapa de las mejores unidades históricas.

En cuanto a esta temporada se refiere, Seattle ha limitado a seis de sus últimos ocho rivales a 65 yardas o menos por tierra.

Pero Seattle es más candidato que nunca porque es un equipo balanceado.

El corredor Marshawn Lynch es un tractor, y aún con un virus estomacal o una lesión en la espalda, no hay prácticamente nadie que lo pueda tacklear detrás de la línea de golpeo.

A esta altura de la campaña, correr el ovoide es primordial, pero también es fundamental tener un buen general.

Seattle lo tiene en Russel Wilson.

La crítica haragana de sus detractores es decir "está muy bien acompañado". Si bien es cierto, eso no debe desestimar todo lo bueno que hace en el emparrillado.

No es un hombre de números, pero siempre parece estar en control y hace las dos o tres jugadas que cambian un partido en un abrir o cerrar de ojos.

Aunque si quieren números --cortesía de Peter King--, les puedo decir que desde que debutó Wilson en la NFL, tiene más triunfos que Brady e igual cantidad que Manning.

A la vez tiene 4078 yardas totales contra las 4077 de Brady y las 4124 de Manning.

Estilos radicalmente opuestos, pero sólo miren con quiénes lo estamos comparando en cuánto a números se refiere antes de criticarlo "porque no gusta su estilo" o "tiene un equipazo".

A veces me parece que se les olvida con quién juega Manning y Brady; también de los mejores equipos de la liga.

Ante la muy buena defensiva de los Cardinals, la ofensiva de los Seahawks rompió un récord de franquicia con 596 yardas.

Producto de ese triunfo, si derrotan a St. Louis en la última jornada, los playoffs pasarán por Seattle, que tiene el estadio más difícil para visitar en toda la liga.

Repetir el título en la NFL es de lo más difícil que hay. La última franquicia en lograrlo fueron los Patriots en 2003 y 2004, y los Cowboys representando a la NFC en 1993 y 1994.

Lejos está esto de ser un hecho, pero hoy los Seahawks parecen no tener rival si siguen jugando de esta manera.

No fue una temporada sencilla para Seattle; recibieron el mejor golpe de todos, su equipo es por lejos el más penalizado de la liga y dejaron ir a Golden Tate sólo para luego intercambiar a Percy Harvin.

Lo más increíble es que aún después de considerar estos hechos, este conjunto no tiene muchos huecos.

A principio de año me parecía difícil que Seattle pueda repetir su título, pero hoy me estaría equivocando otra vez si no dijera que son los favoritos.

Los Seahawks son el rival a vencer otra vez.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Joe PhilbinAP Photo/Michael ConroyJoe Philbin ha mostrado incapacidad a la hora de manejar el reloj y carece de liderazgo
MIAMI -- El dueño de los Miami Dolphins, Stephen Ross, enfatizó en la temporada baja que "necesitaba ver progreso".

Y en muchas áreas, los Dolphins han mostrado cosas interesantes. Su mariscal Ryan Tannehill ha mejorado aunque lejos está de ser un producto terminado, Lamar Miller parece haberle dado la vuelta a la curva, Jarvis Landry parece ser alguien que brillará por muchos años en la NFL y el coordinador ofensivo Bill Lazor ha sido un acierto.

No obstante, dónde más importa, es decir en la columna de las victorias y las derrotas, es el Día de las Marmota para los Dolphins.

Otra vez estancados en la mediocridad.

La sensanción que queda es que este conjunto tiene talento, pero por alguna razón no puede darle la vuelta a la curva.

A la gente le gusta encontrar culpables, y en ese sentido también se puede apuntar a diversas direcciones: su mariscal no tiene precisión a lo profundo, la defensiva está sobrevalorada y lesiones importantes, aunque todos las sufren.

En mi libro, esas son puras excusas. O se gana o no se gana.

En los últimos dos partidos de la temporada pasada --necesitaban ganar uno para estar en playoffs--, los Dolphins anotaron siete puntos combinados ante los Bills y los Jets.

Esta campaña, han anotado tres touchdowns en sus tres partidos de diciembre, y sólo le ganaron a un conjunto de los Jets, que les regaló el partido con sus malos equipos especiales.

En otras palabras, este equipo de los Dolphins no tiene carácter.

Hay una carencia de líderes que es alarmante, y todo comienza con su apático entrenador Joe Philbin.

El mismo que se encargó de dejar ir a todos los jugadores vocales --Reggie Bush, Karlos Dansby, etc...--, porque él no es un alfa-macho y se hace falta uno para lidiar con otros.

Philbin prefería jugadores que digan que sí, y el resultado es que hoy no tiene líderes.

No estoy diciendo que Philbin sea un mal entrenador, simplemente aclaro que no es un líder, y a partir de allí es un efecto catarata.

Los Dolphins no piensan que pueden ganar en diciembre y se han acostumbrado al fracaso.

Para que se den una idea, Miami tiene un sólo juego de postemporada en los últimos 14 años --fueron vapuleados por Baltimore en ese partido--, y no han ganado más de ocho partidos en las últimas cinco campañas.

En los últimos cinco meses de diciembre cuando los Dolphins han estado siempre con probabilidades de clasificar a playoffs, Miami tiene un récord de 9-14.

Como verán, Philbin no es la raíz del problema, pero tampoco es el hombre indicado para solucionarlo.

A nadie le gusta empezar de cero otra vez, porque se piensa que se pierde el progreso ganado.

Despedir potencialmente a Philbin, implica incertidumbre con respecto a los coordinadores, y personalmente pienso que Lazor ha sido muy positivo para Tannehill.

Todo nuevo entrenador quiere traer a su gente y los sitemas ofensivas y defensivos probablemente cambien.

Pero Ross hoy se está haciendo la pregunta del millón: "¿Hasta dónde podemos llegar con Philbin?".

La respuesta es no lejos.

Un hombre que tiene que leer de tarjetas escritas para dar sus discursos post-partido en el vestidor no es un hombre que inspira, no es un hombre que habla con el corazón y más que nada no es un líder.

Esa es una realidad innegable: los Dolphins hoy no tienen un líder, y el resultado es que a la hora de la grande, se hacen chiquitos.

Yo estoy convencido de que este conjunto tiene el talento para estar en playoffs.

Ahora necesitan un nuevo capitán para dirigir el barco, y realmente me sorprendería si Philbin no es despedido en el "lunes negro" cuando finalice la temporada.

Acostumbrarse a perder nunca es bueno, y la mediocridad constante no es aceptable.

Aunque duela, y quizás te haga retroceder un par de casilleros en ciertos aspectos, los Dolphins están cerca.

Sea Jim Harbaugh o sea Rex Ryan, los Dolphins necesitan a un líder que los convenza de que pueden.

Públicamente los jugadores respaldan a Philbin porque saben que ellos son los que han quedado a deber en el terreno.

Pero Stephen Ross no le debe nada a Philbin y prometió darle a la fanaticada un equipo ganador.

Para que eso suceda, Philbin debe irse.

Es crudo el negocio, pero también real.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ben Roethlisberger, Matt RyanGregory Shamus/Getty Images; John Bazemore/AP ImagesMatt Ryan y Ben Roethlisberger dirigen dos ofensivas potentes y pelean por un lugar en playoffs
MIAMI -- Si hoy comenzara la postemporada, tanto los Pittsburgh Steelers como los Atlanta Falcons estarían clasificados.

Sin embargo, son dos franquicias que tienen mucho por mejorar si pretenden hacer ruido en enero.

En el pasado, si me hubieses dicho que la ofensiva de los Steelers estaría promediando 27.8 puntos por encuentro --sexto mejor equipo de la liga en este departamento--, te hubiese dicho que eran los mejores de la NFL.

Pero esta defensiva de Dick LeBeau está lejos de ser ni la sombra de aquellas unidades dominantes.

Perdieron a Brett Keisel por el resto de la temporada, quién había sido razón principal de una levantada, James Harrison, está entre algodones, y en la secundaria también dejan bastante que desear.

De hecho lo curioso es que los Steelers lucieron mejor cuando se lesionó Ike Taylor el domingo pasado.

En pocas palabras, estamos hablando de una defensiva poco confiable, lo cual equivale a un equipo inconsistente que cambia su cara tras semana.

Cuando aparecen en su mejor versión, pueden ganarle a cualquiera, pero para ganar en enero se necesita consistencia.

Quién sí ha sido más que consistente es La´Veon Bell, quien en las últimas tres jornadas ha lucido como el mejor corredor de la NFL.

Tiene balance, velocidad y sobre todo paciencia, que es una rareza para un corredor joven; te puede lastimar por aire y por tierra.

Antonio Brown y Ben Roethlisberger se entienden tan bien que parecen estar unidos en el tobillo y hay jóvenes receptores emergiendo como Martavis Bryant.

La ofensiva ya está donde tiene que estar, pero esto es un deporte de equipo.

Algo similar se podría decir de los Falcons, que ya están prendiendo velas por Julio Jones, quien se lesionó la cadera el pasado lunes por la noche y está en duda para este domingo.

De más está decir lo importante que sería su presencia, teniendo en cuenta que ha acabado con la liga en las últimas jornadas.

Roddy White ha batallado con lesiones y no es el mismo de antes, pero Devin Hester y Harry Douglas le aportan profundidad a la posición y el corredor Steven Jackson ha visto un pequeño renacer en su carrera esta temporada.

En otras palabras, estamos hablando de otra ofensiva poderosa, que incluso ha promedio más de 40 puntos de promedio en sus victorias.

Eso sí, su defenisva es aún más sospechosa que la de los Steelers. No hay presión, la secundaria es endeble y los apoyadores dejan mucho que desear.

Atlanta se hace mucho más fuerte en su domo, y las condiciones idealas de jugar bajo techo reconfirman el hecho de que deberíamos ver un tiroteo.

Estamos hablando de dos equipos con ofensivas poderosas y defensivas poco confiables. De dos entrenadores que deberían estar en el asiento caliente, aunque teniendo en cuenta el historial de los Steelers, no creo que Mike Tomlin se vaya a ningún lado.

Los Steelers han sido un mejor equipo que Atlanta a lo largo de esta campaña, pero dime con quién andas y te diré quién eres.

Es decir que gracias a la endeble división a la que pertenece, Atlanta hoy es líder divisional, mientras que Pittsburgh pelea por un comodín.

A fin de cuentas, es un encuentro que los encararán con gran urgencia, dado que es fundamental para sus respectivas apariciones.

En récord, dos conjuntos diametralmente opuestos (8-5 y 5-8), pero en esencia muy similares en cuanto a sus fortalezas y deficiencias.

La AFC Norte tiene un récord de 10-0-1 ante la NFC Sur, aunque eso es sin cotnar a los Steelers, que tienen un récord de 1-2 ante la peor división de la liga.

A esta altura es prácticamente imposible vaticinar qué versión de estos dos conjuntos aparecerá este domingo, aunque me siento bastante cómodo diciendo que el equipo que gane tendrá que anotar más de 30 puntos.

Tiroteo en el domo entre dos equipos que hoy pelean por playoffs, pero para ser sinceros, no son reales candidatos.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El panorama va tomando claridad

FECHA
08/12
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Joe FlaccoAP Photo/Wilfredo LeeJoe Flacco y los Ravens ya han probado que saben ganar en postemporada y son un rival a respetar
MIAMI -- La NFL por naturaleza es una liga impredecible, y siempre existirán los equipos que semana tras semana nos hacen rascarnos la cabeza.

Si necesitan ejemplos en esta temporada, podemos apuntar a los Pittsburgh Steelers o a los Cincinnati Bengals del 2014, que son conjuntos que ni sus propios fanáticos entienden.

Son equipos que muestran una cara fantástica una semana, sólo para decepcionarte a la jornada siguiente.

La NFL ha tenido un año complicado, y ha estado bajo el ojo de la tormenta por casos de violencia doméstica, abuso infantil y excesivo pdoer de su comisionado Roger Goddell.

Pero lo que no se puede negar, es que hacen un trabajo fantástico trabajo con la paridad en su liga, y los calendarios cierran de manera fenomenal ahora que vemos duelos divisionales sobre el final de campaña.

No obstante, a pesar de la impredecibilidad de la liga y de que falta todavía la parte más jugosa de la campaña, creo que hay tres conjuntos que pusieron un pie en postemporada esta semana.

La matemática dirá que miento, pero el sentido común estará a mi favor.

Vamos por partes como diría Jack El Destripador.

BALTIMORE RAVENS
En mis ojos, éste era el duelo que los Ravens debían ganar para que el sueño de playoffs sea más palpable.

No sólo porque era en condición de visitante, sino porque además era ante un rival directo en la potencial carrera por el comodín.

Ahora con la derrota de los Bengals, incluso la corona divisional es una posibilidad para los Ravens, que tienen un calendario benévolo de aquí al final: como local frente a Jacksonville, en Houston y en casa ante Cleveland.

Con dos triunfos debería ser suficiente para que Baltimore esté en postemporada, y los Ravens son un rival que nadie querrá enfrentar en potenciales playoffs.

Son físicos, tienen a un mariscal que ya ha probado saber ganar en esta instancia y recuperarán a Haloti Ngata para ese entonces.

DETROIT LIONS
Los Lions están volando bajo el radar, pero siguen ganando.

La diferencia que hace un entrenador de bajo perfil que no necesita acaparar todos los titulares; más disciplina, más victorias.

Su calendario también es benévolo, considerando que reciben a Minnesota, y luego visitan a Chicago y Green Bay.

Ya derrotaron a los Packers esta temporada, pero ganar en Lambeau es una utopía, por lo cual la división es un sueño lejano.

Aunque con dos triunfos, llegarán a 11 y serán número puesto en playoffs. Chicago y Minnesota son duelos divisionales, pero Detroit es superior a ellos en este momento.

Sobre todo teniendo en cuenta que Calvin Johnson está nuevamente saludable, que ha regresado Reggie Bush y que Nick Fairley todavía sueña con regresar esta campaña.

La ofensiva ha decepcionado pero tiene talento, y la defensiva es de verdad. Detroit no será sencillo para nadie.

ARIZONA CARDINALS
A diferencia de los dos equipos anteriormente mencionados, los Cardinals tienen un calendario difícil.

Visitan a unos Rams que están al rojo vivo, reciben a Seattle --ante quienes creo perderán la división-- y viajan a San Francisco para terminar la campaña.

Son un hospital caminante y ahora se enteraron que perdieron a su corredor Andre Ellington por el resto de la temporada.

Sin Carson Palmer, honestamente se me hace difícil pensar en que puedan avanzar una ronda en postemporada más allá de lo bien entrenados que están por Bruce Arians; sobre todo si deben jugar fuera de casa.

Pero llegar a los playoffs es otro asunto.

Ya tienen 10 triunfos, y aún perdiendo los últimos tres partidos podrían clasificar.

Piensen que ya han derrotado a Detroit, Dallas y Philadelphia, todos potenciales rivales directos en la lucha por el comodín.

En otras palabras, los Ravens, Lions y Cardinals no están oficialmente clasificados a la postemporada, pero a mi juicio dieron pasos agigantados esta semana, y realmente me sorprendería si se quedan fuera de los playoffs.

Eso es lo que me dice el sentido común.

Aunque pensándolo bien, la lógica y la NFL no van de la mano.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Andre EllingtonBrett Davis/USA TODAY SportsSi Andre Ellington no está disponible, los Cardinals la tendrán cuesta arriba ante Kansas City
MIAMI -- Nunca es una buena señal cuando un equipo busca evitar en la historia.

Ese es el caso de los Arizona Cardinals, que buscan no convertirse en el primer equipo en la historia en comenzar 9-1 y quedarse fuera de playoffs.

Las lesiones son parte del juego y en la NFL no debería haber excusas.

El lema que siempre se utiliza es "Next man up", pero estoy dispuesto a hacer una excepción por estos Cardinals.

No es que sufrieron lesiones, es que perdieron a probablemente sus cinco mejores jugadores por lesión: Darnell Dockett, Darryl Washington, Carson Palmer, Calais Campbell , Andre Ellington y Larry Fitzgerald.

Estos últimos dos están en duda para el encuentro de este domingo ante los Chiefs, pero ciertamente es increíble que un equipo con tantas bajas importantes tenga nueve triunfos a esta altura de la temporada.

El sentido común nos dice que cuando pierdes a tu mariscal titular, lo ideal es correr más el ovoide, pero los rivales los están esperando en la caja, y los Cardinals no han sido efectivos por esa vía.

De hecho están promediando apenas 3.1 yardas por acarreo, que es el menor promedio en la liga.

Habiendo dicho eso, está claro que no es lo mismo con Drew Stanton detrás de centro.

Antes de su lesión, Carson Palmer estaba teniendo su mejor temporada desde sus días en Cincinnati, y Stanton es un buen reserva pero lejos está de ser un titular confiable.

Stanton es un "pistolero" al cual le gusta intentar pases a lo profundo constantemente, pero esa no es una fórmula para tener éxito.

Sobre todo cuando Stanton ha probado ser impreciso en sus envíos, y algunos de sus receptores abiertos no lo han ayudado a enmascarar sus errores.

De más está decir que estos Cardinals necesitan a Fitzgerald.

El rival de turno, los Chiefs, han tenido problemas recientemente para detener el ataque terrestre, y si tienen alguna duda sólo hace falta recordar la noche de jueves que tuvo Latavius Murray ante ellos cuando los Raiders los sorprendieron.

El problema es que sin Ellington --duda hasta último momento--, la profundidad en la posición no es la idónea.

Por esa razón firmaron a Michael Bush, aunque acaba de llegar y quizás no esté listo para tener un impacto inmediato.

En un momento dado, esta ofensiva de los Cardinals estuvo 10 cuartos sin anotar un touchdown, y definitivamente deben despertar este domingo si pretenden derrotar en casa a los Chiefs.

Los rivales restantes en el itinerario de Arizona son Kansas City, en St. Louis, Seattle y en San Francisco.

Nada sencillo, pero yo frenaría las rotativas en cuanto a debacle histórica se refiere.

Estos Cardinals han derrotado a Detroit, Dallas y Philadelphia en temporada, por lo cual en caso de pelear por un comodín tendrían ventaja de desempate.

En otras palabras, con un triunfo más podría ser suficiente aunque necesitan ganar dos si quieren estar clasificados con seguridad.

Los Cardinals son un equipo muy bien entrenado por Bruce Arians, y ya de por sí han superado las expectativas y hecho un gran trabajo pese al hospital.

Claro está que no los veo como potenciales candidatos al Super Bowl con Srew Stanton, por lo cual creo que jugar en su casa en febrero es una utopía.

Sin embargo no creo que haya debacle histórica.

Los Cardinals están en la puerta de la postemporada, y les alcanzará para al menos abrir la puerta.

Ningún equipo en la historia comenzó 9-1 y se quedó afuera de playoffs.

Arizona no será el primero.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Llegó el momento de Johnny Football?

FECHA
01/12
2014
por Sebastián Martínez Christensen
MIAMI -- No es habitual pensar en un cambio de mariscal en una franquicia que tiene un regisro de 7-5 y no ha sido relevante desde que tengo uso de razón.

Sin embargo, eso es exactamente lo que necesitan los Browns: un golpe de timón.

En líneas generales, Brian Hoyer ha hecho un trabajo aceptable detrás de centro en Cleveland.

Decente, no obstante, no es el adjetivo que uno busca para describir la labor de su mariscal.

Y siendo sinceros, en las últimas cuatro semanas, el nivel de Hoyer ha sido lisa y llanamente malo. En esos encuentros, ha completado el 53 por ciento de sus pases con un touchdown y seis intercepciones.

E incluso más allá de los números, ha tomado decisiones extremadamente tontas en momentos cúlmines que le hacen a uno rascarse la cabeza.

La razón por la cual no ha estado más en el ojo de la tormenta es porque Cleveland siguió ganando, y los Browns son relevantes este año.

Pero conformar no es la solución ni para Cleveland ni para ningún equipo. Apuntar a la gloria deportiva debería ser el objetivo.

Hoyer es un mariscal aceptable, que tiene un techo. Esa es la razón por la cual está con su tercer equipo en seis años y recién el año le dieron la oportunidad como titular.

11 touchdowns y 10 intercepciones --los números de Hoyer este año-- podrían ser suficientes para playoffs si la defensiva juega en un nivel superlativo en el sprint final de temporada.

Aunque en la NFL de hoy, esa no es la ecuación que te lleva al éxito.

Los Browns deben ganar tres de los últimos cuatro (Indianapolis, Cincinnati, Carolina y Baltimore) y Mike Pettine sabe que se están desinflando.

Necesitan un empujón, una chispa que se encienda nuevamente en la franquicia.

Eso es precisamente lo que les dio Johnny Manziel cuando reemplazó a Hoyer este domingo.

Tengan en cuenta que las anteriores siete series antes de ser reemplazado, la ofensiva de los Browns totalizó 14 yardas con Hoyer.

En su primera serie, Manziel ldieró una serie de touchdown de 80 yardas ante una defensiva de elite como la de Buffalo.

Su capacidad para lastimarte con las piernas le agrega otra dimensión a esta ofensiva, y como si fuera poco Hoyer y Josh Gordon no parecen estar en la misma página.

En total fueron 13 los snaps de Manziel, quien alternó buenas con malas, aunque eso era esperable. Y si algo, superó mis expectativas ante los Bills.

Imposible saber cuál es el techo de Manziel, pero se que es más alto que el de Hoyer y es momento de descubrir hasta donde llega.

Más allá de que los Bengals están en el asiento de conductor, nadie en la AFC Norte es dominante en este momento y los Browns saben que tienen una posibilidad.

Hoyer se mostró sorprendido por ser reemplazado y afirmó que "este aún es su equipo".

La realidad es que el miércoles el entrenador en jefe Mike Pettine dará a conocer el titular.

Si él y los fans pretenden ver a los Browns es postemporada, Manziel es su mejor opción.

Al menos con él existe el elemento de impredicibilidad.

Con Hoyer el equipo se está hundiendo y ya sabes lo que tienes; en mis ojos no es más que un buen mariscal reserva.

Llegó el momento de Johnny Football, momento de ver de qué estás hecho Manziel.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


A descubrir quiénes son estos Broncos

FECHA
28/11
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Denver BroncosChris Humphreys/USA TODAY SportsNo se puede negar el talento de los Broncos, pero deben dar muestra de personalidad fuera de casa
MIAMI -- Se suponía que este sería el partido que definiría la hegemonía divisional para el sprint final de temporada regular.

Sin embargo la sorpresiva derrota de los Chiefs ante los Raiders le ha quitado no brillo, pero sí algo de relevancia al encuentro entre Kansas City y Denver.

La razón de ser que aún ganando los Chiefs e igualando la marca de los Broncos, seguirían estando un paso por detrás de la tropa liderada por Peyton Manning debido a un récord divisional inferior.

Habiendo dicho eso, no se puede negar que este partido nos podría resolver algunas dudas acerca del futuro.

Los Broncos vencieron a un buen equipo de los Dolphins la semana pasada en su casa, y en ese partido se enfocaron en establecer el ataque terrestre, algo que no habían hecho en sus dos derrotas anteriores.

Dudo que Denver, con C.J. Anderson, pueda tener el mismo éxito por esta vía ante los Chiefs, pero no deja de ser imperativo que sean un ataque balanceado.

De lo contrario, Justin Houston y Tamba Hali se harán un festival con Manning, y por esa razón será imperativo para Denver correr el ovoide aún cuando no tengan éxito.

La defensiva de los Chiefs ha tenido una gran temporada, a excepción de aquel juego ante los Raiders, aunque yo sigo pensando que entraron confiados.

Ellos deben brillar, porque de lo contrario sabemos que Alex Smith y Kansas City no tendrán posibilidades en un eventual tiroteo de puntos.

La principal, y casi que única arma de ataque de los Chiefs, es su corredor Jamaal Charles.

Tiene tanto talento que a pesar de que todo el mundo sabe que es a él que deben detenerlo, pocos pueden hacerlo.

Los Broncos han hecho un buen trabajo a la defensiva por esta vía, y realmente creo que veremos "cajas pesadas" con ocho hombres constántemente, retando a Smith a ganarles por aire.

Es por esa razón que este es un buen pareo para Denver.

No obstante hay un obstáculo que todavía los Broncos deben probar que pueden superar: ganar de visitante.

Denver sigue invicto y ha sido dominante en su estadio, pero lejos de su altura, otra ha sido la historia.

Arrowhead es uno de los estadios más difíciles para jugar y los Chiefs propondrán una batalla física (todavía tengo en mi mente cómo le ganaron a su juego a los Seahawks en esta misma sede).

Y es por esto que este encuentro nos dirá mucho acerca del futuro.

La localía en la postemporada todavía está en juego para los Broncos, pero ya no están en el asiento del conductor, debido a que los Patriots están un paso por encima de Denver.

Gran mayoría de las críticas hacia Manning hablan de su incapacidad para ganar en el frío, pero en Denver hay gélidas temperaturas.

Por eso más que nada yo quiero ver si estos Broncos pueden ganarle a un buen equipo de visitante, algo que probablemente deberán hacer en los playoffs si pretenden llegar otra vez al Super Bowl, y a la vez si físicamente están a la altura.

Denver es un equipo con mucho talento, pero debe probar que no se achica ante un estilo "en tu cara" como lo hicieron en el Super Bowl pasado y ante los Seahawks y los Rams este año.

¿Estarán a la altura?

Pase lo que pase, Denver seguirá estando en la cima de su división por ahora, aunque el panorama futuro se aclarará mucho después de este domingo.

Yo sigo confiando en los Broncos, pero siempre hay que recordar que el talento no lo es todo en la NFL.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mike Smith está de salida en Atlanta

FECHA
24/11
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Mike SmithKevin C. Cox/Getty ImagesMike Smith msotró una vez más su incapacidad para manejar el reloj en el final de los partidos
MIAMI -- Entiendo que tomar decisiones en un momento de mucha tensión no es sencillo.

Aunque pensándolo bien, para eso te pagan millones de dólares Mike Smith.

Constántemente me rasco la cabeza por la ineptitud de algunos equipos a la hora de manejar el reloj.

Pero la decisión del entrenador de los Falcons de esta semana tiene que ser la peor que recuerdo en mucho tiempo.

De hecho, yo diría que más bien fue un concierto de errores y una lección de cómo NO manejar el reloj por parte de ambos entrenadores, porque Mike Pettine también cometió sus errores. La única diferencia es que Smith terminó siendo el actor protagónico.

El primer error lo cometió Pettine cuando los Falcons estaban ya en la yarda 40 de los Browns, buscando patear el gol de campo que los ponga al frente.

El entrenador de los Browns no pidió tiempos muertos, esencialmente quitándole la oportunidad a su equipo de responder, y simplemente apostando a que Matt Bryant fallara su patada o su defensiva impida que los Falcons obstengan cinco yardas más en tres jugadas.

¿Por qué limitar tus opciones?

Tranquilos que esta película de terror recién comienza.

Ya en la yarda 36, desde donde el pateador de los Falcons tendría un intento de gol de campo de 53 yardas, Mike Smith optó por no aprovechar el obsequio de los Browns.

¿Qué hizo?

Insólitamente en lugar de dejar que el tiempo siga bajando para impedir una potencial respuesta de su rival, decidió pedir un tiempo muerto en segundo intento.

"Quería obtener el primer intento", declaró Smith luego del partido. "Esa era mi mentalidad".

Al señor Smith yo le preguntaría: ¿Qué te impide hacerlo mientras el reloj sigue corriendo, si hay tiempo de sobra y tienes tiempos muertos para quemar con menos tiempo en caso de ser absolutamente necesario?

Después de parar el reloj --necesitaba dos yardas para el primer intento--, lanzó un pase a lo profundo que terminó siendo incompleto, y volvió a parar el reloj. Pero más que nada jugó a anotar un touchdown, en lugar de jugar para que el gol de campo sea más manejable con una jugada de más alta probabilidad con menos de un minuto por jugar.

El reloj se volvió a frenar, y salió Bryant al terreno.

El pateador de los Falcons acertó su gol de campo con facilidad, porque en su domo ha probado tener buena eficacia a distancia; de hecho tiene un gol de campo de 62 yardas.

Por esa razón, es aún más inentendible que Smith no haya confiado en su pateador --podía tratar de avanzar par de yardas más de todas maneras-- y haya pedido ese tiempo muerto.

El resultado fue que le dejaron 44 segundos a los Browns, y luego el colador que es la defensiva de los Falcons permitió que Cleveland moviera el ovoide hasta patear el gol de campo ganador.

En esencia, Mike Smith le perdió otro partido más a los Falcons, que tienen récord de 4-0 en su débil división y 0-7 ante todos los otros rivales.

No es la primera vez que esto sucede, y creo que el asiento del entrenador en jefe de Atlanta está en un asiento hirviendo.

Los Falcons han perdido 20 de sus últimos 28 partidos, y si Atlanta no clasifica a playoffs, su entrenador será despedido.

Nadie puede sobrevivir una decisión --una de muchas-- tan tonta.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO