COLUMBUS -- Ezekiel Elliott nunca debe ir demasiado lejos para ser recordado de la tradición que espera seguir.

Ezekiel Elliott
USA TODAY SportsA Elliott le toca seguir los pasos de los Hyde, George y Griffin en OSU

Dentro de la sala de reuniones de los corredores de Ohio State, hay fotografías de leyendas como Archie Griffin, Eddie George y Chris 'Beanie' Wells.

"Estoy muy consciente", declaró Elliott. "Cada día, El coach [de entrenadores, Stan] Drayton, nos lo recuerda. Cuando ves a esos tipos todos los días, sabes que debes continuar el legado".

Elliott ni siquiera necesita retroceder demasiado en la historia para saber lo que necesita reemplazar. El año pasado, Carlos Hyde lideró al Big Ten en yardas terrestres por juego, finalizando con 1,521 yardas y 15 touchdowns pese a servir una suspensión de tres encuentros al inicio del año.

La salida de Hyde deja un aparente hueco en el backfield de Ohio State. Elliott, un sophomore, tendrá la primera oportunidad para taparlo.

Corrió 30 veces para 262 yardas la temporada pasada, con la mayor parte de esa producción llegando en una salida de 162 yardas ante Florida A&M. Existe ciertamente una diferencia entre acarrear el ovoide ante un rival muy superado como los Rattlers, que hacerlo en el corazón del Big Ten, pero Elliott dijo que esa breve experiencia como freshman genuino fue benéfica.

"Salir allá y jugar ayudó mucho, simplemente sacarme esos nervios", declaró. "Esperamos que este año, esté listo.

"Creo que he mejorado mucho. He ganado tamaño, velocidad, y anticipo el juego de mejor manera".

Urban Meyer se ha detenido antes de bautizar a Elliott como heredero de Hyde, pero Elliott practicó con la primera unidad casi toda la primavera. Solamente tuvo tres acarreos en el juego de primavera de la semana pasada, dado que los Buckeyes saben lo que tienen en él. El senior Rod Smith, quien se perdió las prácticas de primavera por cuestiones académicas, y los sophomores Warren Ball y Bri'onte Dunn también están en la discusión para recibir acarreos. Curtis Samuel, quien llegó a medio año, también ha impresionado a los entrenadores durante el verano.

Aún así, sigue siendo bastante claro que los Buckeyes ven a Elliott como el titular para el 2014. Elliott tiene el currículo; ESPN Recruiting lo ranqueó como el corredor Nº 11 de la Clase del 2013 luego de que acumulara 3,061 yardas totales y 50 touchdowns como corredor de último año de preparatoria en St. Louis. También ganó tres títulos estatales de pista y campo en Missouri.

"Probablemente tiene una explosión de cadera al nivel de la de cualquiera en el equipo", dijo el coordinador ofensivo, Tom Herman. "Lo ves en su protección de pase. Lo ves en sus cortes rápidos y repentinos. Tiene buena visión, y es un gran jugador de equipo que desea ganar y jugar fuerte. Hay muchas cosas positivas".

Vendrán más cosas positivas para Elliott en la siguiente temporada. El año pasado, jugó entre as 210 y 215 libras. Esta primavera, dijo, pesa alrededor de 225 libras. No se ve tan grueso como Hyde, quien estaba listado en 236 libras, pero todavía posee algo de poder en sus acarreos.

"Es un corredor muy fuerte", explicó Herman. "En una escala de 1 a 10, si Hyde es un 10, entonces él es un 8.59. No está allí, pero sigue siendo bastante bueno cuando se trata de correr entre los tackles, bajando el hombro y consiguiendo las 2, 3, 4 yardas difíciles".

Elliott, sin embargo, no disfrutará correr detrás de la misma línea ofensiva que Hyde tuvo a su disposición en las dos temporadas previas. Solamente un titular --el tackle Taylor Decker-- regresa de la unidad del año pasado, y los Buckeyes intentan encontrar la combinación adecuada al frente. Eso sigue siendo motivo de preocupación durante el verano, pero Ohio State sigue dedicado a establecer un ataque terrestre físico.

"Nunca vamos a abandonar nuestros principios y creencias ofensivamente, en términos de ser un equipo que corra cuesta abajo, hueco-A, zona cerrada y de poder por tierra", declaró Herman. "Ahora, ¿necesitaremos hacer llegar el ovoide al perímetro un poco más para quitarle presión a los del frente? Probablemente".

Esa es otra razón por la que a los Buckeyes les gusta Elliott. Puede obtener esas yardas difíciles entre los tackles, pero también tiene la velocidad para hacer más que solo eso, como lo evidencian sus 8.7 yardas por acarreo de la temporada pasada en oportunidades limitadas.

"Puedo llevarla por fuera, correr la zona cerrada, de poder, y atrapar el ovoide saliendo del backfield", dijo. "Así que creo que ayuda mucho el hecho de que soy versátil".

Elliott necesitará todas las herramientas a su disposición para cumplir con los estándares impuestos por algunos de sus predecesores en Ohio State. Lo bueno es que cuenta con muchas.

LOS ANGELES -- El muy publicitado "doble amenaza" de UCLA, Myles Jack --primer jugador en la historia de la Pac-12 en ser nombrado Freshman Ofensivo y Freshman Defensivo del Año-- lleva cero acarreos durante la primavera.

Myles Jack
APJack sorprendió a todos cuando empezó a recibir acarreos

Nada. Una dona de 230 libras de producción ofensiva. Y la razón es obvia para el encargado de jalar los hilos en Westwood.

"Es un jugador defensivo --punto-- que quizás pueda tener algunas oportunidades en paquetes ofensivos", dijo el entrenador en jefe de UCLA, Jim Mora. "No ha recibido una sola jugada ofensiva en la primavera, ni la recibirá. En el campamento de entrenamiento, tampoco. Juega defensiva para nosotros. La cosa importante para nosotros es ayudarlo a maximizar sus habilidades como apoyador. Es fenomenal a cualquier lado del balón. Pero en su mente y la razón por la que vino a jugar aquí es para ser apoyador. No voy a quitarle eso. Eso lastimaría a nuestro equipo".

En un 2013 alocado, Jack pasó paso de ser recluta codiciado a apoyador titular a fenómeno mediático. Seis acarreos, 120 yardas y un touchdown terrestre ante Arizona fue suficiente para que sus videos se volvieran virales.

"Definitivamente fue loco", declaró Jack. "Mi vida cambió después de ese juego ante Arizona. La gente realmente supo quién era tras ese encuentro. Fue definitivamente un pandemonio en cuanto a mi teléfono. Gente con quien no había hablado en mucho tiempo me estaba llamando. Fue loco".

Este verano, los entrenadores de UCLA han recordado a Jack que es, ante todo, un apoyador. Lo han mantenido de modo estricto a un lado del balón, pero no han descartado que tal vez lo podamos ver recibiendo algunos acarreos cuando las hojas de los árboles cambien de color. Por ahora, el énfasis está en convertirlo en el mejor apoyador posible.

Y lo hizo bastante bien el año pasado, consiguiendo el segundo mayor número de tacleadas en la historia de la escuela para un freshman genuino con 75. Eso fue suficiente para ser nombrado al segundo equipo All-Pac-12 y un lugar en varios equipos ideales de freshman. Fue bueno, pero no grandioso. Y él lo sabe.

En demasiadas ocasiones la temporada pasada, Jack dependió más de su atleticismo en lugar de confiar en su técnica, todavía en desarrollo. Cuando adivinó correctamente, el resultado solía ser una tacleada para pérdida o una jugada explosiva. Cuando adivinaba incorrectamente, lo que podía ser una captura se convertía en ganancia de 3 yardas. Fue suficientemente atlético para compensar. Pero los asistentes tienen confianza de que cuando llegue al punto medio entre atleticismo y técnica, bueno, habrá que tener cuidado.

"Ni siquiera estoy cerca de donde necesito estar", declaró Jack. "En la preparatoria acarreé el ovoide y jugué como ala defensiva. Estaba en posición de cuatro puntos y simplemente corría alrededor de los otros chicos. Pero en la Pac-12, esos linieros ofensivos son grandes y rápidos. Necesito hacer un mejor trabajo con mis manos y quitarme los bloqueos y leer mis claves".

Sus hazañas a nivel colegial hablan por sí solas. Su escapada para anotación de 66 yardas ante los Wildcats lo colocaron bajo los reflectores nacionales y terminó la campaña con 267 yardas terrestres y siete touchdowns. Impuso un récord en UCLA para freshmen genuinos con cuatro touchdowns terrestres en contra de Washington, y al otro lado del balón, lideró a los Bruins con 11 pases defendidos y sumó dos intercepciones incluyendo una para anotación en la victoria de tazón sobre Virginia Tech.

Mora fue rápido al señalar que Jack no es el único "doble amenaza" con que cuentan los Bruins en plantilla. La temporada pasada, el liniero defensivo Eddie Vanderdoes corrió para un touchdown y registró una recepción de 18 yardas. El apoyador Jordan Zumwalt tuvo una recepción de 12 yardas y el liniero defensivo Cassius Marsh registró atrapada de anotación de 2 yardas.

"Si nos pueden ayudar a ambos lados del balón, vamos a continuar utilizándolos", declaró Mora. "Vamos a seguir usando a Myles a la ofensiva en paquetes. Vamos a seguir usando a Eddie Vanderdoes. Vamos a seguir usando a Kenny Clark. Vamos a encontrar a alguien que reemplace a Cassius. Contamos con chicos como Ishmael Adams que pueden jugar a ambos lados del balón. Pero debemos asegurarnos de que están totalmente consolidados en una posición antes de pedirles que hagan más. De otro modo, perjudicas su capacidad para crecer".

Dorial Green-BeckhamUSA TODAY SportsSe agotaron las oportunidades para el talentoso receptor Dorial Green-Beckham en Missouri.

COLUMBIA -- Fue la única decisión que pudo haber tomado Gary Pinkel, además de ser la correcta.

Missouri anunció el pasado viernes por la tarde que el receptor abierto estelar Dorial Green-Beckham fue echado del programa de fútbol americano, apenas un día después de que se revelara un reporte de policía en el que fue acusado de entrar por la fuerza al departamento de una estudiante femenina y empujarla en las escaleras.

Green-Beckham fue suspendido del equipo indefinidamente el pasado lunes, pero el viernes arribó la noticia de que el talentoso receptor abierto había sido echado de manera definitiva. Pinkel dijo que la decisión fue realizada en conjunto con el director atlético de Missouri, Mike Alden, y "con los mejores intereses de todos los involucrados en mente".

Para ser justos, hubiera sido difícil llegar a otra decisión después de leer los detalles preocupantes en el reporte de la policía, así como los mensajes de texto revelados entre la novia de Green-Beckham y la mujer de la que se le cusa haberla empujado en las escaleras.

La estudiante de 18 años de edad dijo que el receptor abierto de 6 pies con 2 pulgadas y 225 libras entró por la fuerza a su departamento en la madrugada del domingo y la empujó por al menos cuatro escalones hacia abajo. Green-Beckham estaba buscando a su novia, quien más tarde suplicó a la mujer a través de mensajes de texto no levantar cargos.

La mujer no levantó cargos y citó posibles represalias en caso de darle seguimiento en contra de un atleta de tan alto perfil como Green-Beckham.

El jueves, la policía de Columbia anunció que no habría arrestos, y que el caso sería cerrado después de que la policía no recibiera la cooperación apropiada.

Legalmente, Green-Beckham se podría haber salvado, pero el daño está hecho con respecto a su carrera como jugador de fútbol americano en Missouri. Fue su tercer incidente desde que arribó al campus en el 2012 como el prospecto de preparatoria Nº 3 a nivel nacional.

Los valores de Pinkel para su programa son dignos de admirarse. Uno es ser respetuoso hacia las mujeres, y Pinkel ha dicho públicamente que pasa mucho tiempo discutiendo el tema con sus jugadores.

Otro de los valores de Pinkel es no usar drogas. Green-Beckham, quien estaba por entrar a su temporada de junior, ya tiene dos arrestos relacionados a drogas en su expediente desde que arribara a Mizzou.

El primer valor en el programa de Pinkel, sin embargo, es la honestidad.

Así que seamos brutalmente honestos aquí: si se tratara de la hija de Pinkel la que, de acuerdo al reporte de la policía hubiera sido empujada por Green-Beckham en las escaleras de su propio departamento, habría cero posibilidades de que DGB retornara al equipo.

Es particularmente preocupante que una chica de 18 años de edad sintiera tanto temor por las posibles repercusiones que no pudiera levantar cargos en contra de alguien que ella dijo irrumpió en su departamento y luego la empujó en las escaleras.

Los mensajes de texto de la novia de Green-Beckham son igualmente alarmantes, especialmente el que dice que Green-Beckham también la había lastimado y la había arrastrado tomada del cuello.

Más tarde, dijo a los investigadores que había estado bebiendo y no recuerda haber enviado el mensaje de texto.

Claramente, estaba preocupada por la vida de Green-Beckham y que sus probabilidades de llegar a ser un jugador profesional de fútbol americano, hubieran quedado perjudicadas. Es una temática común para jugadores talentosos, especialmente aquellos como Green-Beckham que se han sobrepuesto a historiales difíciles, pero se pierden fuera del campo.

Pero también existe un límite, y algunos de esos límites simplemente no se cruzan.

Sucede simplemente que uno de esos límites está entre los valores del programa de Pinkel en Missouri.

Aún para el más talentoso de los jugadores, y los jugadores que podrían marcar diferencias sobre el campo, esos valores aplican el 100 por ciento del tiempo.

Ese mensaje resonó fuerte y claro este viernes, cuando Mizzou envió a uno de los mejores receptores abiertos en el fútbol americano colegial a empacar.

Hasta dónde llegan los Tigers sin él no es tan importante como el hecho de que hicieron lo correcto. Seguro, no hay gran profundidad en la posición de receptor abierto. El senior Bud Sasser regresa como titular, y el también senior Darius White podría ser un jugador de destape. Pero entre Green-Beckham y L'Damian Washington, quien se graduó, los Tigers están perdiendo 22 recepciones de touchdown.

Esa es una pérdida significativa para cualquier equipo, y con el mariscal de campo sophomore Maty Mauk ingresando como mariscal de campo titular de tiempo completo, su desarrollo será todavía más crítico.

Es desafortunado para Mizzou y para los aficionados al fútbol americano no poder ver a Green-Beckham volando para atrapar pases de touchdown la siguiente temporada, o luciendo como disparado de un cañón al correr campo arriba en una ruta sesgada.

Pero esta vez la culpa es suya. Dejó a la gente en Mizzou que le brindó apoyo --sobre todo Pinkel-- después de sus primeros errores, sin alternativa.

Arresto o no, se le agotaron las oportunidades.

TALLAHASSEE -- Los Florida State Seminoles presentaron los nuevos uniformes que lucirán a partir de esta temporada, así como un casco alternativo, además de presentar cambios en su logotipo.

Uniforme Florida State
Cortesía Seminoles.comFlorida State mantiene sus colores tradicionales

Florida State mantiene sus colores tradicionales grana y dorado en el jersey y fundas de local, así como el blanco y dorado en su uniforme de visitante, aunque los jerseys presentan detalles en el cuello y hombros.

Los números también sufrieron modificaciones, los colores blanco, en el de local, y grana, en el de visitante, fueros sustituido por el dorado y su tamaño es considerablemente mayor al frente.

El uniforme alternativo es completamente negro con números y detalles de los hombros en color dorado.

En el casco se mantiene el color dorado tradicional y se agregó un casco alternativo en color grana.

El cambio más visible en el casco es el logotipo. Anteriormente la flecha del casco era color blanco con sombras en color grana, ahora la flecha es más grande de tamaño y ha estilizado en su diseño y adoptó el color dorado con sombras en grana.

En años recientes se había decorado el casco de los Seminoles con pequeñas hachas de guerra conocidas como 'Tomahawks', las cuales han desaparecido en el nuevo diseño.

TUSCALOOSA -- Alabama no tiene prisa por hallar a su mariscal de campo para la temporada del 2014.

Eso podrá sonar como una locura si consideramos las grandes expectativas que el Crimson Tide volverá a enfrentar el próximo otoño, pero realmente no es la mayor preocupación para un equipo que se quedó a una jugada extraña de repetir como campeones del Oeste de la SEC, y de posiblemente llegar a su tercer juego de campeonato BCS la temporada pasada.

Alec Morris, Cooper Bateman
Getty ImagesAlec Morris (izq.) y Cooper Bateman han destacado

Aunque el equipo puede esperar para tener un titular --especialmente con el ex mariscal de campo de Floridad State, Jacob Coker, sumándose después de la primavera-- el juego de exhibición de esta semana podría servir como discriminación con los cinco muchachos que pelean el puesto.

"Obviamente, el primer duelo de exhibición te muestra quién quiere trabajar realmente por el puesto y quién no", aseguró el centro del Tide, Ryan Kelly.

Con Coker aún ausente, Alabama ha elegido a Blake Sims, Cooper Bateman, Alec Morris, David Cornwell y Parker McLeod para que compartan alineaciones detrás del centro durante la primavera. Sims, un senior redshirt, es el único con experiencia, pero cambia un poco la ofensiva con su movilidad. Aunque los cinco aportan algo distinto a la baraja, el plan para Alabama será un poco más hacia el estilo profesional. Sims podría ser el extraño del grupo en esos términos, pero el nuevo coordinador ofensivo Lane Kiffin no deberá cambiar la estructura básica de una ofensiva que Sims conoce muy bien.

Alabama sólo ha tenido un puñado de partidos de preparación, pero los jugadores han trabajado desde antes de la primavera. Para el receptor abierto Christion Jones, cada mariscal ha aprovechado las repeticiones que pueda desde que terminó la campaña. Por ahora, Jones dijo que Sims, Bateman y Morris han destacado entre el grupo.

"Todos tienen momento de dificultad, pero esos tres son quienes los superan", consideró Jones. "Incluso cuando se equivocan no hay decepción ni frustración. Esos tres asumen mejor el entrenamiento. Los otros aún tienen que asimilar el entrenamiento y las críticas, y mejor a partir de eso".

Seremos capaces de ver más este sábado. Los chicos que se han preparado mejor y ofrecen más brillo. No tienen que ser perfectos, pero deberán mostrar que aprendieron algo en las últimas semanas.

En un mundo perfecto para el Tide, tendrían titular actualmente y se podrían preocupar más en un desarrollo, pero tratar de encontrar uno nuevo significa que los jugadores alrededor de los candidatos tienen que hacer más. Los linieros se deben acoplar a cinco patrones y candencia distintas, mientras que los receptores juegan con cinco gatillos diferentes, cinco estilos de lanzamiento y cinco versiones de la terminología en la reunión de jugada.

Jones dijo que no es exactamente ideal, pero los está haciendo mejores, al tiempo que se concentran más en lo hecho en las prácticas para acomodarse.

"Esta primavera, es más de nivel de enfoque porque no sabemos quién será el titular", aseguró. "Cualquiera de ellos puede ser. Tenemos que estar en nuestro mejor comportamiento y aparecer en el lugar y momento adecuado. No sabemos lo que ellos piensan ahora mismo. Te obliga a estar siempre listo con el balón porque no sabes lo que puede suceder".

El resultado del sábado será un buen escalón para cada mariscal de campo, pero no necesariamente decidirá algo. Para Kelly, no importa quien esté detrás del centro, se espera que brilla. Así funcionan los programas élite y Kelly quiere que cada pasador con el que trabaje lo entienda.

"No importa quién esté en esa posición, te sujetarás al estándar de hacer el mejor trabajo que puedas", expuso Kelly. "De otra forma, si los cinco chicos no están en la misma página, algo malo sucederá".

Oregon requiere una mejoría defensiva

FECHA
01/04
2014
por Chantel Jennings | ESPN.com

EUGENE -- De acuerdo a la mayoría de estándares en el fútbol americano, la temporada pasada en Eugene, Oregon, fue un éxito. Bajo un entrenador de primer año, los Ducks compilaron una marca de 11 triunfos mientras sus 273.5 yardas terrestres por encuentro y 291.5 yardas aéreas por partido estuvieron entre lo mejor del país. Pero, no hubo título de la Pac-12 y no hubo tazón del BCS, poniendo fin a la racha de cuatro apariciones consecutivas en partidos del BCS para los Ducks. Así que el segundo será un reto tan grande como el primero para Mark Helfrich y Cía.

Marcus Mariota
Getty ImagesEl regreso de Mariota asegura continuidad a la ofensiva

Con las prácticas de primavera comenzando este martes, los primeros pasos del 2014 se tomarán al tiempo que los Ducks buscan construir sobre lo que hicieron la temporada pasada y arreglar los errores que se cometieron.

Ofensivamente, su identidad está fijada. Marcus Mariota decidió regresar a Oregon y con esa decisión, las expectativas crecieron para lo que puede conseguir este ataque. Los Ducks perdieron a sus receptores Nº 1 y Nº 3, pero con Mariota tirando pases detrás de una línea ofensiva que regresa con talento en abundancia y experiencia, hasta receptores promedio pueden lucir como estelares. La profundidad entre los receptores está por arriba del promedio. Keanon Lowe y Bralon Addison necesitan continuar aportando a un nivel alto dado que necesitan compensar por la pérdida de dos de los tres mejores receptores del 2013.

Sin embargo, dada que la experiencia entre los receptores es limitada, esperen que Helfrich involucre más a los alas cerradas en el juego aéreo con los Ducks contando con la vuelta de un trío que puede ayudar a restarle presión a esos receptores. En el 2013, el trío de alas cerrada conformado por Pharaoh Brown, Johnny Mundt y Evan Baylis fue responsable por cinco touchdowns y 475 yardas en apenas 30 atrapadas.

El ataque terrestre, de nueva cuenta, no será sorpresa para nadie. Aún sin De'Anthony Thomas, los Ducks estarán bien. Byron Marshall --quien lideró a Oregon con 14 touchdowns terrestres y 1,038 yardas por tierra-- y Thomas Tyner serán capaces de atacar a las defensivas de frente y serán un reto formidable en las jugadas opcionales. Ambos cuentan con buenas manos, así que serán capaces de ayudar en el juego aéreo, ayudando a Mariota a conseguir números mejores todavía en el 2014.

Todo lo anterior, combinado, impulsará a una ofensiva de alto octanaje, que es exactamente lo que la gente espera de Oregon. Pero la mayor interrogante será si la defensiva puede ser una contraparte balanceada. Y con un ataque como el de Oregon, la defensiva debe ser todavía más fuerte considerando que está sobre el campo unos 10 minutos en promedio por partido que la del rival.

Así que no es justo mostrar números defensivos y comparar estadísticas con cualquier otro equipo cuya ofensiva no es tan prolífica. Pero sí es justo mencionar que se trata de una de las mayores preocupaciones de cara a la primavera y una de las facetas del juego que necesita mostrar mayor avance.

La temporada pasada, Oregon fue conocido por su secundaria profunda y retó a los equipos a lanzar. Pero por el otro lado, los Ducks sufrieron en contra de la carrera aún con un grupo experimentado. Cedieron 3.8 yardas por acarreo y permitieron a los oponentes convertir en el 65.5 por ciento de sus intentos terrestres en terceras oportunidades (Nº 119 a nivel nacional). Oregon contará de vuelta con DeForest Buckner en la línea defensiva, pero en general, el grupo necesitará mejor su desempeño frente a la carrera. Ciertamente es un sitio donde las puertas están abiertas para que destaquen jugadores a lo largo de las prácticas de primavera y uno de los grupos que más necesita solidificar su profundidad.

Pero aún con los cambios y la inexperiencia de la línea defensiva, el nuevo coordinador Don Pellum se mantendrá con una base 3-4 por la profundidad y experiencia de los Ducks entre sus apoyadores, que contarán con el retorno de tres titulares, y de sus backs defensivos. Aunque los Ducks contarán con el regreso de sólo uno de los titulares de la secundaria (el esquinero Ifo Ekpre-Olomu), la mayoría de los backs defensivos ganaron experiencia el año pasado.

La siguiente temporada podría ser crítica para Oregon, pero la base de lo que suceda en diciembre y enero comienza ahora.

KNOXVILLE -- Butch Jones ha visto suficiente del Equipo 118 esta primavera para saber que debería ser más rápido, atlético y talentoso la próxima temporada.

Butch Jones
Getty ImagesJones sabe que su segundo año en Tennessee será más difícil

Para aquellos que no están familiarizados con el lenguaje de Jones, el Equipo 118 es su manera de llamar al equipo N° 118 en la orgullosa historia de Tennessee y el segundo que dirigirá.

La tarea de Jones es muy clara: construir de nuevo al equipo de fútbol americano de Tennessee y volver a poner ladrillo por ladrillo.

"Si vas a hacerlo bien, esa es la única manera", declaró Jones. "No hay atajos".

Es más fácil decirlo que hacerlo, en especial con una afición hambrienta de triunfos que se aferra a cada esperanza. Los Vols han sufrido cuatro temporadas perdedoras consecutivas y no han tenido un récord ganador en la SEC desde el 2007, la penúltima temporada de Phillip Fulmer.

Eso fue hace cuatro entrenadores en jefe.

"Todavía no estamos donde necesitamos estar para competir a un alto nivel en esta conferencia, pero hemos dado grandes pasos hacia adelante al mejorar la velocidad de nuestro equipo y su atleticismo, y lo emocionante es que hay 18 nuevos jugadores que llegarán en junio", expresó Jones, quien tuvo marca 5-7 en su primera temporada en Tennessee, que incluyó una victoria sobre el N° 11 South Carolina.

La mayoría de sus reclutas ya están en el campus. Muchos de ellos tendrán papeles importantes la próxima temporada, y un puñado incluso podría ser titular.

El tackle ofensivo Dontavius Blair y el receptor abierto Von Pearson no tendrán que esperar mucho para entrar al campo, lo mismo para el corredor freshman Jalen Hurd, el receptor freshman Josh Malone y el tackle ofensivo freshman Coleman Thomas.

"Sólo tenemos 13 jugadores senior en el programa", indicó Jones. "Seremos mucho más talentosos, pero muy jóvenes. Es estimulante, aunque tenemos que enseñarles [a jugar en este nivel]".

Lo que no se puede enseñar es la experiencia, la fuerza y la explosividad en las líneas ofensiva y defensiva, y ahí es donde está la mayor preocupación de Jones.

Sabía cuando aceptó el trabajo que su segunda temporada podría ser la más difícil luego de ver lo que los Vols tenían en sus frentes. Los cinco linieros ofensivos titulares del año pasado se han ido, así como sus cinco mejores tacleadores en la línea defensiva y siete linieros defensivos de su plantilla del 2013.

"Supe de inmediato cuando estudié la plantilla que estaríamos en problemas en el segundo año en cuanto a profundidad y experiencia", expresó Jones. "Tuvimos que hacer un compromiso en el reclutamiento. Tenemos que atraer a linieros ofensivos y defensivos a la Universidad de Tennessee. Los hemos conseguido".

La verdad es que Jones no tendrá una idea de cómo lucirá su línea defensiva la próxima temporada hasta que el resto de los freshman comiencen a trabajar este verano. El sophomore Corey Vereen han sido impresionante esta primavera, y el junior Curt Maggitt va tener mucho tiempo de juego. Sin embargo los Vols necesitarán que los freshman Derek Barnett, Dewayne Hendrix, Charles Mosley y Michael Sawyers ingresen al campo y ayuden de inmediato en la línea defensiva.

"Aún tiene que evolucionar, y en este momento, ahí es donde estamos", indicó Jones. "Vamos a tener que jugar con jugadores freshman. Y como sabemos, esta es una liga que no perdona en lo que respecta a la línea de golpeo. Pero es lo que es. Hemos estado hablando mucho con ellos. Deben trabajar mucho en los próximos meses mientras terminan la preparatoria, y después cuando lleguen aquí en junio, tenemos que sacar lo mejor de ellos.

"Ahí es donde estamos en el programa. Vamos a tener que confiar en jugadores freshman".

De lo que ha visto hasta ahora de los jugadores recién llegados al campus, Maggitt no está seguro que eso sea algo malo.

"Una de las cosas que se ven es buena competencia en diferentes posiciones con los nuevos muchachos, y vas a ver aún más cuando el resto de ellos llegue aquí este verano", sentenció Maggitt. "Puedo decirles que vamos a ser un equipo mejor y más rápido".

Y quizás el equipo que ponga fin a la sequía más larga en la historia moderna de Tennessee.

"Todos tenemos el mismo objetivo, y ese es llevar de vuelta a Tennessee a donde se supone que debe estar", declaró Maggitt. "Tenemos de vuelta al coach Jones, y él nos tiene a nosotros".

ANNAPOLIS -- El jugador de fútbol americano de Navy, Will McKamey, quien fuera hospitalizado después de colapsarse durante una práctica hace tres días, falleció mientras se encontraba en coma. Tenía 19 años de edad.

Will McKarney
APMcKarney peleaba un puesto de corredor para los Midshipmen

La Academia naval dijo que el corredor de primer año originario de Knoxville, Tennessee, falleció en el University of Maryland Shock Trauma Center de Baltimore con su familia a lado.

McKamey so colapsó durante una práctica de primavera el sábado pasado, y fue trasladado por aire al Shock Trauma Center.

A principios de la semana, la familia de McKamey declaró mediante un comunicado emitido por la escuela que su hijo no sufrió un "mal golpe o un inusual extremo contacto" en la práctica.

"Los entrenadores de Navy han revisado videos de la práctica y no ven otra cosa más que Will llevando el ovoide con normalidad, haciendo lo que realmente amaba", dijo el comunicado de la familia.

El padre de McKamey, Randy, un entrenador de fútbol americano de preparatoria en la Grace Christian Academy de Knoxville, publicó vía Twitter que su hijo fue sometido a una cirugía el sábado para aliviar la presión sobre su cerebro.

Will McKamey jugó para su padre y corrió para más de 2,000 yardas en su último año en Grace Christian, en 2012. Sufrió una lesión a la cabeza durante un partido hacia finales de la campaña que ocasionó que fuera hospitalizado.

Su familia dijo que había recibido permiso médico para volver al fútbol americano tras consultar a cuatro neurocirujanos y someterse a varias pruebas y resonancias magnéticas.

McKarney, de 5 pies con 9 pulgadas y 170 libras, no jugó en ningún partido de la campaña pasada. Estudiaba oceanografía en la 3ª Compañía en la Academia Naval.

"Durante el más difícil de los tiempos, antes que nada, nuestros pensamientos y plegarias van dirigidas a Randy, Kara y su hermosa familia", dijo el entrenador en jefe de Navy, Ken Niumatalolo. "Nuestras más sinceras y profundas condolencias van para toda la familia y amigos. Mientras nuestra familia de fútbol americano en Navy lamenta la pérdida de uno de nuestros hermanos, también celebramos y honramos su vida. Amó a su familia, sus amigos y sus compañeros de equipo. ¡La Hermandad te ama! Mantén el balón 'arriba y apretado' en el Cielo".

Navy dijo que están pendientes los arreglos del funeral.

GAINESVILLE -- Pregunten al entrenador en jefe de Florida, Will Muschamp, sobre cómo recuperarse de una terrible temporada 4-8 en el 2013 y les dará una respuesta casi inmediata.

Jeff Driskel
APDriskel se encuentra con su tercer coordinador en cuatro años

"Tenemos que mejorar en la ofensiva", declaró.

Muschamp es incisivo en el tema y no hay mucho más que agregar. Los Gators perdieron siete partidos consecutivos con la peor ofensiva de la SEC y que se ubicó como una de las peores de la nación, promediando 316.7 yardas por partido, 4.8 yardas por jugada y 18.8 puntos por juego.

Los Gators tuvieron la tarea desafortunada de tratar de abrirse paso en la SEC con una serie de lesiones que pusieron fin a la temporada del mariscal de campo titular Jeff Driskel, durante el tercer partido de la temporada, y del corredor titular Matt Jones, unas semanas después. Antes de que la temporada comenzara, el tackle derecho titular Chaz Green quedó fuera por todo el año por una lesión. Los jugadores cayeron como moscas, y la ofensiva de Florida se vino abajo para tener un final vergonzoso.

Muschamp tiene que ser realista en su evaluación del equipo del 2013 --en especial su ofensiva-- sin embargo se niega a apuntar hacia las lesiones.

"Podíamos haberlo manejado mejor, hacer algo diferente, cambiar más", expresó Muschamp. "Hay muchas cosas que recuerdo y pienso que pudimos haber hecho esto, pero al final del día, a veces era difícil".

Esta primavera, Muschamp quiere ver a su ofensiva a la alza con un nuevo coordinador y lo que debe ser una ofensiva spread con más jugadas desde la formación escopeta. Y tiene que serlo. Florida no puede ganar ningún partido esta primavera, pero puede perder algunos si los jugadores no se convencen de la reconstrucción ofensiva.

El ex coordinador ofensivo de Duke, Kurt Roper, y el ex entrenador de línea ofensiva de USC, Mike Summers, fueron contratados como soluciones tanto corto como a largo plazo para la ofensiva de Florida. Para Muschamp, el objetivo principal esta primavera es implementar la nueva ofensiva de Roper e involucrar a los jugadores en un nuevo sistema que lleva una gran carga por cuanto hace a tratar de reencaminar el programa.

Roper ayudó a dirigir a una ofensiva de Duke que promedió 100 yardas por partido más que Florida y casi el doble de puntos anotados por los Gators por partido. Los Blue Devils también establecieron récords para la universidad en touchdowns totales (54), y se convirtieron en el primer equipo en la historia del programa en registrar más de 20 anotaciones terrestres y aéreas en la misma temporada.

"Al ver a Duke el año pasado, van a explotar la zona interior, esa es la jugada", señaló Driskel, quien ha regresado de una fractura de peroné. "No creo que estemos tratando de ocultarlo. Vamos a tener muchas jugadas de pases rápidos para sacar el balón de nuestras manos".

Eso no es exactamente lo que Driskel ejecutó en la preparatoria, pero se ajusta mejor a él debido a que es un pasador de formación escopeta. Puede ver mejor el campo y puede utilizar mejor sus piernas cuando está más lejos de la línea de golpeo para iniciar una jugada.

Durante su temporada de 11 victorias en el 2012, los Gators tuvieron más éxito en la ofensiva cuando Driskel utilizó sus pies en jugadas de lectura de zona. Driskel espera que eso continúe con su tercer coordinador ofensivo en cuatro campañas.

"Estoy muy emocionado de jugar en una ofensiva sin reunión", sentenció. "Es muy sencillo entrar en ritmo como mariscal de campo cuando estás en una ofensiva sin reunión, y tenemos a los jugadores para tener éxito [con eso].

"Cuando estás bajo centro, no eres una amenaza para correr. Cuando estás en la escopeta, la defensiva tiene que considerar al corredor y al mariscal como amenazas por tierra".

Sin embargo Driskel debe tener a alguien para recibir sus pases. A medida que Driskel continúa su desarrollo como un pasador más fluido, tendrá que generar una mejor química con un cuerpo de receptores al que vuelve un jugador con 20 de más recepciones el año pasado, Quinton Dunbar (40) y uno con una recepción de touchdown (Ahmad Fulwood).

Muschamp ve potencial en Dunbar y Fulwood, quien será sophomore este año, y está esperando ver cómo mejoran jugadores como Chris Thompson, Andre Debose, Demarcus Robinson y Letroy Pittman durante un año crucial.

El entrenador en jefe de cuarto año de los Gators también señala que cuenta con los jugadores para tener éxito, y cree que Roper puede construir la ofensiva alrededor de sus habilidades. Es por eso que la ofensiva es diferente. Es por eso que el asunto de ser un equipo corredor ha cambiado. Es por eso que Roper fue contratado.

"Desde que está aquí, lo mejor que puedo decir es que aporta una energía positiva a los jugadores, una energía positiva para el cuerpo de asistentes", indicó Muschamp acerca de Roper.

Ahora, Muschamp necesita que esa positividad se convierta en producción.

AUBURN -- Cuando Auburn inició las prácticas de primavera en el 2011, la luna de miel ya se había terminado. Menos de tres meses después de ganar el título nacional, había preguntas acerca del liderazgo, de la posición de mariscal de campo y los jugadores fuera del campo. El arresto de cuatro jugadores por robo a mano armada dio una mala reputación a la universidad. Y después, a mitad de la primavera, el programa recibió otro golpe ya que ex jugadores aseguraron haber recibido dinero.

Gus Malzahn
Getty ImagesMalzahn no está satisfecho por sólo disputar el título en el 2013

El programa de Gene Chizik se pudrió desde dentro. Auburn cayó a 8-5 en la temporada del 2011 y luego tocó fondo en el 2012, cuando los Tigers terminaron 3-9 y no pudieron ganar un partido contra rivales de su conferencia por primera vez desde 1980. Luego de una derrota por 42 puntos ante Texas A&M, el director atlético Jay Jacobs sabía que tenía que hacer un cambio. Chizik fue despedido y el ex coordinador ofensivo Gus Malzahn fue contratado para transformar un equipo que apenas dos años atrás había ganado un campeonato.

"Lo difícil es mantener el éxito", declaró Jacobs recientemente. "Hay altas y bajas. Sabemos lo difícil que es llegar a la cima. Es muy difícil llegar al Juego por el Campeonato. Sin embargo no se necesita mucho para caer al punto en el que ni siquiera puedes disputar un tazón".

A medida que Malzahn avanza en esta primavera, su situación no es tan diferente de su predecesor tres años antes. Auburn viene de una aparición en el Juego por el Título del BCS, pero aún hay dudas sobre el liderazgo, sobre los incidentes fuera del campo y la gran interrogante es si los Tigers pueden manejar las expectativas.

"Nos vamos a enfocar en nosotros", señaló Malzahn esta semana. "No vamos a felicitarnos por el año pasado. Vamos a tener la mentalidad de trabajar, que tenemos que mejorar en cada práctica y cada partido".

Es la misma mentalidad de trabajo que llevó a los Tigers a sumar 12 victorias y ganar el título de la SEC en el 2013. Es lo que Malzahn espera de sus jugadores cuando entren al campo el martes para el inicio de las prácticas de primavera, pero la diferencia es que esta es una nueva temporada y un nuevo equipo que necesita crear su propia identidad.

"¿Qué van a hacer muchachos?" Preguntó el ex corredor Tre Mason a sus compañeros antes de irse. "Sólo les haces una pregunta sencilla, ¿qué van a hacer para separarse del siguiente equipo?, ¿Qué tan mejores quieren ser?, ¿Qué tan buenos quieren ser?

"Hay que dejar que ellos respondan. Puedes llevar a cualquier persona al agua, pero no puedes hacer que la beba".

Mason estuvo ahí para las temporadas del 2011 y 2012. Conoce los problemas por los que pasaron esos equipos, y aunque está en camino a la NFL, quiere asegurarse que su equipo no caiga en la misma trampa.

"Auburn estaba aquí antes de nosotros, y aquí seguirá después de nosotros", sentenció. "Así que tienes que llegar y por el tiempo que estés aquí, ¿cómo vas a dejar tu huella?".

Ese es el reto que está por delante de Auburn.

A diferencia del 2011, cuando los Tigers perdieron a ocho titulares a la ofensiva y ocho titulares a la defensiva, el equipo de esta temporada está lleno de veteranos que vuelven, que son más que capaces de asumir el papel de líderes. Y no esperen una controversia de mariscales de campo con el regreso del posible candidato al Trofeo Heisman, Nick Marshall.

En cuanto a los problemas fuera del campo, el único incidente esta temporada baja fue resuelto esta semana, cuando Malzahn anunció que el esquinero reclutado Kalvaraz Bessent se uniría al equipo este verano junto con el resto de la clase del 2014. El prospecto de ESPN 300 fue arrestado el mes pasado, pero todos los cargos fueron retirados.

No hay razón para sufrir otro revés. Las piezas están en su lugar para los Tigers, no sólo para regresar al juego por el campeonato nacional, sino para ganarlo.

"La clave es no relajarse", indicó Jacobs. "Estamos en una liga competitiva. La SEC Oeste es muy competitiva. Vamos a seguir siendo parte de los campeonatos, y la manera de hacerlo es trabajar en ello todos los días. Eso es lo que vamos a hacer".

La búsqueda del próximo campeonato comienza el martes.

AL INICIO

GALERÍAS DE FOTOS

Combinado de Talento: CB, S Combinado de Talento: DL, LB
Combinado de Talento: QB, WR, RB
Combinado de Talento: OL, TE

Twitter SÍGUENOS POR TWITTER