<
>

Newell's derrotó a Rafaela y se metió en la Libertadores

play
Newell´s venció a Atlético de Rafaela (2:50)

El equipo de Martino venció 3-0 a Atlético de Rafaela y clasificó para la Copa Libertadores. (2:50)

ROSARIO (DyN) -- Newell's goleó como local por 3-0 a Atlético de Rafaela y no sólo quebró una racha de cinco partidos sin triunfos sino que, además, se aseguró un lugar en la próxima edición de la Copa Libertadores.

El elenco de Gerardo Martino pegó de entrada en el inicio de ambos capítulos a través de Fabián Muñoz, y luego cerró el resultado con un tanto de Ignacio Scocco, quien alcanzó al delantero de Vélez Facundo Ferreyra en lo más alto de la tabla de goleadores, ambos con 11 conquistas.

De esta forma, gracias a una gran campaña de la mano del "Tata", el elenco rosarino se metió nuevamente en la Libertadores 2013, junto a Vélez y Arsenal, los campeones de este año, Boca Juniors y Tigre, que comenzará a competir en la fase preliminar.

Golpeó rápido el elenco rosarino y aturdió a su rival desde el comienzo. Es que al minuto de juego Muñoz abrió el marcador con un derechazo cruzado tras una buena jugada sobre la izquierda que dejó inmóvil y sin reacción a Guillermo Sara.

La visita respondió a seis minutos después, pero Nahuel Guzmán ahogó el grito de Rafaela con una estirada fantástica que desvió el balón y lo hizo impactar contra el travesaño cuando parecía que el bombazo de Germán Rodríguez Rojas se metía en el arco.

El partido se hizo entonces de ida y vuelta, pero sin situaciones frente a los arcos y recién en el final tuvo Rafaela la chance de empatar por intermedio de Federico González pero nuevamente apareció Guzmán para evitarlo.

El inicio de la segunda etapa fue un calco del primer capítulo y Newell's otra vez, le propinó a su rival un duro golpe.

Lo hizo nuevamente a travéz de Muñoz, quien puso el 2-0 de cabeza luego de un gran desborde y centro atrás de Scocco.

Si bien el partido estuvo liquidado después del segundo impacto rosarino, apareció Scocco sobre el final, a los 39 minutos, para cerrar de la mejor forma un contragolpe y poner el 3-0 final.