Tijuana vs. TolucaMexsportCon las palmas hacia arriba los jugadores de Tijuana agradecen a la afición el apoyo brindado
LOS ÁNGELES -- Reitero: me es difícil exaltar a Xolos. No puedo olvidar a quién pertenece el equipo en realidad, ni los impactos de sus hechos en un sector importante de Tijuana. La euforia debe ser popular en la ciudad fronteriza, pero no generalizada.

Pero hay quienes merecen respeto: jugadores, cuerpo técnico, gerente deportivo, y una afición heterogénea en pasiones futbolísticas que ha relegado sus camisetas de origen para volverse devoto de la de casa.

Los colores del equipo de cuna, han sido desplazados en muchos seguidores tijuanenses por los Xolos del Turco Mohamed.

Ciertamente, estrictamente en lo deportivo y su administración como tal, el equipo es un ejemplo, marca una pauta, y lo hace al igual que el León, del que tampoco puedo soslayar que es un reflejo de la ilegitimidad de la multipropiedad.

1.- En tres torneos desde su ascenso, y en cinco años de vida, Xolos se ha convertido en campeón de Primera División. Nadie lo había conseguido en la era del futbol profesional en México.

2.- Es un equipo que solucionó pronto sus equivocaciones y sus desafíos, y cuando hablo de soluciones, hablo de decisiones plenamente correctas.

3.- Separó a Joaquín del Olmo y entregó el mando a Antonio Mohamed, con todo y que su paso anterior por el futbol mexicano, como técnico, dejaba dudas, y me incluyo entre los escépticos, aunque mantenía enarbolada la conquista de la Copa Sudamericana con Independiente.

Lo cierto es que el cambio dramático y drástico, lo confiesa el mismo Turco, le llegó del brutal estremecimiento de una tragedia, tras la muerte de su hijo de nueve años durante el Mundial de 2006, tras un accidente en una carretera de Alemania.

El Mohamed de hoy sólo tiene una decisión pendiente con Tijuana: ¿sigue o se va? La familia le reclama en Buenos Aires, y la coronación de Xolos seguramente lo catapulta de nuevo como apetitoso DT para Sudamérica, y seguramente México.

4.- Desde el primer torneo en Primera División, Tijuana empezó a borrar el fantasma del descenso. Dejó de ser ya una amenaza.

Y ahí hay una lección extra que además avala y notariza el León: ya no deben los equipos ascender con pánico y resignación; Tijuana y León clarifican que quienes asciendan no deben vivir con pánico, sino con osadía y temeridad. Por eso Querétaro está en riesgo de descender, mientras Necaxa regresó de inmediato.

5.- Parecía que se vendrían crisis: la deserción de Dayro Moreno, la salida de Egidio Arévalo, parecía que erosionarían al grupo. No fue así: las contrataciones esta temporada de Duvier Riascos, ninguneado por América; de Fidel Martínez; y especialmente de Cristian Pellerano, cubrieron ausencias.

6.- La mezcla que al final hizo Mohamed catalizó perfectamente. Por ejemplo, Fernando Arce, alcanzó de nuevo su mejor nivel; y principalmente Édgar Castillo, quien había perdido rumbo, encontró cobijo y asesoría para regresar a la cancha con sus facultades.

7.- Además, Xolos adquiere el sello de equipo fronterizo con la incursión de siete jugadores con la nacionalidad estadounidense, varios de ellos en la mira o en la lista habitual de Juergen Klinsmann.

8.- Y enfrente a Xolos se le ofrece una baraja fascinante: Copa Libertadores, Concachampions y por supuesto el desafío de un Bicampeonato, el cual sólo ha conseguido Pumas con hugo Sánchez. Es un menú apetecible para que Mohamed decida seguir en Tijuana y su familia decida vivir incluso, si lo desea, en San Diego.

9.- Y algo más. Mohamed cerró de manera brillante la coronación. Impuso su estilo y los Xoloitzcuintles cumplieron su tarea mítica. Eran los perros sagrados que mostraban el camino a los aztecas, más que hacia la muerte, a una segunda vida después de la muerte. Eso hicieron con los Diablos Rojos. En su Infierno los llevaron al infierno.

Al final, una alegría suprema para la afición de Tijuana, que ya rinde un magnífico homenaje a un grupo de jugadores, cuerpo técnico y gerente deportivo, a los que no puede cuestionárseles nada. No a ellos. A ellos, no.

El lema de Tijuana es "Aquí empieza la patria". Puede agregar que ahí empezó la fantasía y se consumó en proeza.