Howard encarna liberación lagunera

null
Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportesLosAngeles.com
Archivo

Dwight HowardNoah Graham/Getty ImagesDwight Howard dominó a gusto y gana el área de la pintura en ambos lados de la cancha
LOS ÁNGELES -- La liberación lagunera se está gestando a base de triunfos. La comodidad de los jugadores sobre la cancha es manifiesta y su actitud toma un carácter de basquetbol distendido con aires de recuperación; el promedio luego de la marcha de Mike Brown es de 3-4.

La lógica está primando en un juego de preceptos básicos.

¿Que hay un jugador capaz de hacer lo que le dé la gana como Kobe Bryant? Denle la bola por favor; ¿que Metta World Peace está en el mejor estado de forma en años? (él mismo lo confesó este domingo), que suba el esférico, que lance triples, que se imponga en el perímetro... qué haga lo que le plazca. ¿Que Pau Gasol goza de la confianza para penetrar, lanzar tiros de campo y rebotear? Déjenle que disfrute. ¿Que hay una torre de envergadura incuestionable como Dwight Howard? Que campe a sus anchas en la pintura y que el resto de la humanidad disfrute.

Y así fue. Supermán fue primordial en la segunda victoria al hilo de la era post-Brown y puso sobre la duela los poderes que todos esperaban cuando se le fichó en verano. Fue el amo de la pintura en ataque y en defensa, y gozó como hacía tiempo no gozaba. Capturó 18 de los 50 rebotes del equipo y fue el máximo anotador de la cita con 23 puntos.

"Es divertido jugar con él", comentó Pau Gasol tras el encuentro, "estoy deseando que sigamos jugando juntos. Obviamente es una fuerza en la zona y puede tener este tipo de partidos noche tras noche", apuntó.

Como el mismo Howard indicó tras el partido del viernes ante Golden State Warriors, él nunca pensó que fuera a estar recuperado de su lesión de espalda tan pronto. Sus perspectivas eran las de llegar tras Navidad. El buen trabajo de los terapeutas y su constitución de superhéroe adelantaron el proceso para bien de los Lakers. Con él, los nuevos bríos de libertad adquieren un componente añadido.

"Nos leemos. Reaccionamos. Alimentamos nuestro juego a través de Dwight", afirmó Kobe Bryant.

Pero Howard se mantiene crítico consigo mismo. Todavía queda mucho por recorrer y es consciente de que su estado de forma aún no es el idóneo. Aspira a más, quiere más y va camino de llegar a lo más.

"Tan solo tengo que continuar mejorando mi estado de forma, eso es lo más importante. Ahora me canso demasiado rápido así que trato de empujarme a mí mismo y seguir jugando", señaló el centro, quien también es consciente de que al equipo le queda mucho por mejorar.

"Tenemos que jugar la bola de la manera más adecuada. Moverla, jugar por dentro y reducir las pérdidas de balón. Eso es lo más importante. Si cortamos las pérdidas y frenamos sus segundas oportunidades, deberíamos ganar los partidos", apuntó.

Howard está siendo el claro ejemplo de la liberación lagunera. Los jugadores ya no están maniatados con un sistema que les impedía jugar de memoria y que atascaba sus movimientos. Todos están jugando más libres y los buenos augurios inundan a una plantilla que aguarda con profesionalismo la llegada (o no) de un coach de forma permanente.


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.