Clippers captan influencia histórica

null
Por Arash Markazi
ESPNLosAngeles.com
Los Clippers aseguran récord de victorias
Nadie en la franquicia lo celebra demasiado porque quieren llegar aún más lejosTags: espn deportes, los angeles clippers, nba

LOS ANGELES -- Mientras Lamar Odom se cambiaba de ropa en el vestuario de Los Angeles Clippers el viernes por la noche, miraba a su alrededor y sonreía al ver a los hijos de sus compañeros de equipo corriendo cerca de él jugando a pillar. Entonces él se sentó y meneó la cabeza mientras se doblaba para atarse los cordones de los zapatos e inevitablemente escuchó a un reportero preguntarle a uno de sus compañeros sobre la duodécima victoria consecutiva de los Clippers, una marca de franquicia.

La política empresarial durante la racha histórica de los Clippers es que en realidad no significa nada. Que los Clippers se enfocan en el futuro y no el pasado. Y que las marcas no se discuten mucho en los vestidores.

Odom conoce otra realidad. Él estuvo sentado en el vestuario del Staples Center el día en que abrió sus puertas en 1999 cuando él era un novato de 19 años. El año antes de que fuese seleccionado en el sorteo, los Clippers ganaron nueve partidos durante una temporada acortada por un paro laboral. En su primera temporada, ellos ganaron apenas 15. Odom no necesita que le digan sobre el pasado de los Clippers; él lo vivió.

"Estuve aquí cuando perdimos 20 partidos en fila", Odom dijo después del triunfo de los Clippers por 97-85 sobre los Sacramento Kings el viernes. "Así que la marca, para mí, significa mucho. Estuve aquí antes del partido y le dejé saber [al equipo] exactamente por qué estamos jugando y lo que significa y por qué es importante para nosotros conseguirlo. Es importante ser parte de la tradición que estamos iniciando. Es algo grande. Damos inicio a algo especial aquí".

Mientras Odom hablaba, sus coequiperos se divertían casi igual ideando apretones de manos nuevos con sus hijos que celebrando la victoria. Cuando Odom estuvo con los Clippers antes, el plantel era un caos disfuncional, repleto de jóvenes menos maduros que los hijos de sus compañeros.

"Disfrutamos estar juntos", Odom dijo. "Disfrutamos pasar el rato los unos con los otros en este equipo y es evidente. Nosotros verdaderamente nos amamos y por eso es fácil superar obstáculos".

Cuando Chris Paul llegó a Los Ángeles el año pasado, no conocía mucho sobre la historia de los Clippers. Sabía que no era grandiosa, pero no pasó mucho tiempo preocupándose sobre eso. Lo que conocía de la historia del equipo lo aprendió de hablar con el comentarista veterano de los Clippers, Ralph Lawler, antes de los partidos.

"Yo no tomé una clase de historia sobre ello ni nada por el estilo", Paul dijo. "Ralph hizo un buen trabajo el año pasado, cada vez que salíamos de gira él decía, 'No hemos ganado aquí desde tal fecha', o 'Solo hemos derrotado a este equipo tal número de veces'. Pero para nosotros, todo lo que hemos hecho en la temporada regular. Creo que tenemos aspiraciones mayores. Nuestra medida es solamente la postemporada".

Paul dice que sabe que la única manera en que los Clippers pueden cambiar de veras la cultura del equipo y su percepción en Los Ángeles y en todo el país es ganar, y ganar en grande en la postemporada. Pero antes de que llegue la postemporada, la importancia del éxito actual de los Clippers no se le escapa a Paul.

Los Clippers fueron víctimas de bastantes bromas mayas esta semana. Es comprensible. Cualquiera que ha seguido el equipo durante los pasados 30 años probablemente pensó que no habría mayor señal del Apocalipsis que el hecho de que los Clippers han ganado 12 al hilo y que son uno de los mejores dos equipos de la NBA.

Pero helos aquí. Ahora que el 21 de diciembre ya vino y se fue, los Clippers tienen marca de 20-6, a ley de solo un partido del Oklahoma City Thunder por el mejor récord de la NBA.

Es un giro asombroso para un equipo que tuvo marca de 19-63 tan solo tres años atrás.

"Se siente increíble simplemente cambiar la percepción de nuestro equipo", Paul dijo. "Cuando entramos a las canchas ellos saben que será un partido difícil esta noche. Se siente super genial que cuando un equipo sabe que los Clippers vienen a visitar, más vale que estén listos. Y cuando ellos vienen a Los Ángeles a enfrentarnos, saben que será una pelea de perros".

Durante la racha actual de los Clippers, Paul incluso ha escuchado de ex jugadores de los Clippers tales como Ron Harper y Corey Maggette, quienes le han señalado la importancia de lo que él y los Clippers están haciendo y cuánto significa para ellos luego de haberlos visto esforzarse durante años por siquiera ganar el número de partidos que ya tienen antes de la Navidad esta temporada.

"Ron se sentía emocionado por nosotros", Paul dijo. "Y acabamos de jugar contra Corey Maggette y yo hablé con Corey después del partido y él estaba emocionado de ver cómo está todo ahora. Han habido tipos aquí durante tiempos más difíciles y es emocionante para mí, al haber estado aquí por un corto período de tiempo, hablar con la gente que ha estado aquí por 25 o 30 años. Sin embargo, no podemos quedar satisfechos. Debemos seguir adelante".