Branca, entre Los Pumas y CASI

Actualizado el 22 de septiembre de 2010
Por Román Iglesias Brickles
Scrum.com

Chapa Branca
Scrum.comChapa habló de todo en una jugosa entrevista
BUENOS AIRES -- De amarguras y alegrías, pocos saben más que Eliseo Branca. Leyenda viviente del CASI, conoció las mejores y peores rachas de la historia de su club, supo de sinsabores pero también de alegrías infinitas y hasta festejó como muy pocos pudieron hacerlo: como jugador, en 1985, y como entrenador en 2005.

La extraña temporada que protagonizó la Academia en 2010 llevó a conjeturar varias teorías sobre su momento y a reconocer una pena de su parcialidad luego de haber estado tan cerca de coronar en 2009. De allí que, desde afuera, el mundo se imagine la catástrofe que significa no ser el centro de atención del Top 14 en la actualidad.

Sin embargo, con su campechanía habitual, el gran Chapa intentó quitarle dramatismo a la cuestión de los malos resultados. "Lo que pienso es que no hay que rasgarse las vestiduras. Es un club muy grande, hay que estar tranquilos, respetar a los entrenadores que están", sentenció.

Además, agregó que "de toda crisis viene un gran cambio. Elemento humano hay, jugadores hay. No hay que hacer locuras ni tirar mala onda porque, la verdad, acá nadie les paga por venir. Esto es por amor pero es una consecuencia de que no hay un buen manejo. Nada más".

Y allí fue cuando reconoció que "se dramatiza mucho. Aunque es amateur, el CASI es un equipo como Boca, viste. Vos tenés que salir campeón", dijo al tiempo que agregó: "Y bueno, se hizo todo para que no".

En su opinión, "vendrán los cambios, o no. Alguna vez se va a cambiar pero el club no va a desaparecer. Lo único que hay que tratar de mantener en este lío que hay es la Primera, nada más (risas). Con respecto a lo otro, no va a pasar nada".

De todas formas, se excusó de opinar puntualmente al respecto por una causa evidente. "Igual qué puedo decir yo. Creo que no estoy en una posición muy elegante para hablar mal. Después de haber vivido lo que viví acá adentro y haber tenido los resultados que tuve me parece que por este camino no va. Puede ser que me demuestren lo contrario pero como van las cosas no sucedió".

Estando frente a Branca se hace imperioso no sólo preguntar por el club de toda su vida, sino también por otro de sus amores eternos: Los Pumas. "A un año Mundial está complicado, pobre Tati, porque hay un recambio de jugadores. A ver, hay puestos como el del medio scrum: antes se sabía que el medio scrum era Pichot. El apertura viene de una lesión muy brava. Lo operó Salvat a Hernández, le puso dos fierros. El otro día volvió a jugar, se desgarró. Después, Contepomi está bien pero también se lesionó después del Mundial y lo operaron del ligamento cruzado. Tampoco está Nani Corleto, un tipo de una velocidad y una capacidad de ataque increíble", relató a Scrum.com.

En tanto, prosiguió con su análisis. "Los forwards, más o menos, se bancan. Pero me parece todavía no se encontró un equipo que reemplace a ese magnífico equipo que pudo lograr el tercer puesto. Si vos me preguntás si tengo expectativa digo, puede ser... un milagro. Pero no creo, viste, porque vos agarrás jugador por jugador y algunos tienen unos problemitas, no son los mismos de antes, y otros no están", se lamentó. Pero asumió que "el logro que tienen que hacer es clasificar y llegar a un quinto puesto. Eso sería magnífico. Sería como una victoria".

Por último, la creciente expectativa por la confirmación de Los Pumas en el Cuatro Naciones, a partir de 2012, también tuvo su espacio de tratamiento desde la óptica Branca. "A mí me parece maravilloso. No hay que volverse loco porque al principio vamos a perder. Es como todo, vamos a perder. Al segundo año va a ir un poco mejor y al tercero ya... Tenemos mucha cantera de jugadores. Por eso es que hay tantos argentinos dando vueltas. Hay países que, directamente, no tienen juveniles. Y acá, en el Interior, salen gordos por todos lados. En los países desarrollados, al gordo no lo ves más".

Mientras que esta chance le da una gran posibilidad para el rugby argentino de crecer. "Sí. Sobre todo, volver a lo que era mi época. Cuando yo empecé a jugar que jugábamos todos acá. Hay que volver a eso, que los jugadores estén acá. Antes veías a Pumas todos los sábados. Eso le va a hacer bien al rugby", aseguró, con autoridad, el enorme Eliseo.