Gobierno uruguayo distingue a Tabárez

Actualizado el 26 de julio de 2011
EFE

MONTEVIDEO -- El Gobierno uruguayo distinguió el martes al seleccionador de fútbol nacional, Oscar Washington Tabárez, que el domingo se proclamó campeón de la Copa América, con el premio Presidencia de la República Oriental del Uruguay y lanzó su candidatura como embajador mundial del deporte por la Unesco.

Mujica y Tabárez
EFEEl presidente Mujica junto al DT de la Celeste

En un acto celebrado en la Torre Ejecutiva, la sede presidencial uruguaya, el mandatario del país, José Mujica, otorgó la distinción a Tabárez, y reconoció también al presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, y a los jugadores Diego Lugano, Juan Castillo y Andrés Scotti.

Los tres futbolistas fueron los únicos que acudieron a la convocatoria porque el resto tuvo que incorporarse a sus clubes, la mayoría europeos, que ya han comenzado la pretemporada.

"El embajador uruguayo en París y ante la Unesco ha presentado en nombre del Gobierno uruguayo" la candidatura del Maestro Tabárez, como se le conoce por su profesión original, "para otra distinción, que es la de embajador del deporte mundial", indicó en una rueda de prensa posterior al acto el ministro de Turismo y Deportes, Héctor Lescano.

Tras agradecer ambos reconocimientos, Tabárez admitió que "ni en los más optimistas sueños" se imaginaba llegar al lugar en el que se encuentra, algo que ha sido posible gracias a que muchas personas "se pusieron la camiseta".

Entre ellos destacó a los jugadores, los técnicos, los directivos de la AUF y, sobre todo, los aficionados, que han hecho posible la gesta de que un país de 3,3 millones de habitantes lograra ganar la Copa América el domingo y terminara cuarto el pasado Mundial de Sudáfrica.

"Una de las mayores culturas futbolísticas que hay en el mundo es la de Uruguay, en Sudamérica solamente parangonable a la de Argentina y Brasil", argumentó.

El entrenador dijo haberse quedado "totalmente sorprendido" por el fenómeno social que generaron los triunfos futbolísticos en su país, pese a la larga trayectoria de Uruguay en este deporte, en el que fue campeón del Mundo en 1930 y 1950, y cuenta con 15 trofeos de la Copa América, uno más que Argentina y siete más que Brasil.

"En estos festejos yo vi ancianas, niños, bebés, gente joven, que estaban identificados totalmente", recalcó emocionado durante la rueda de prensa, que duró cerca de una hora y en la que dejó patente su vena docente.

En sus respuestas hizo un llamado a las autoridades del país a que aseguren que los niños uruguayos tengan "la posibilidad de jugar todos los domingos", especialmente los del interior, algo que ya es posible hasta los 12 años gracias a los torneos infantiles pero que deja de serlo a los 14.

"El fútbol no es lo más importante, ni medianamente, pero creo que es un vehículo hacia el exterior que puede posibilitar el desarrollo de cosas que son más importantes que el fútbol", explicó.

Dentro de Uruguay, agregó, el deporte puede tener también "efectos sociales", en un contexto en el que en los últimos años ha crecido la preocupación por el incremento de la delincuencia juvenil asociada al consumo de drogas.

Consultado sobre las razones puramente deportivas del triunfo de Uruguay en la Copa América, rubricado con la victoria por 3-0 en la final contra Paraguay, Tabárez admitió que fue fruto de "las circunstancias", porque "en el fútbol a veces se gana y a veces se pierde".

Sin embargo, manifestó también que el éxito "está apoyado en 5 años de experiencia y de trabajo", el tiempo en el que él estuvo al frente del proyecto.

Además, consideró que el partido contra Argentina en cuartos de final, un difícil encuentro que se resolvió a favor del equipo celeste en la tanda de penaltis, fue "una situación límite" que permitió volver a ver "al Uruguay del Mundial".