Del Potro, elogiado y necesitado

El argentino fue ovacionado, Nadal le tiró flores y Argentina lo necesita para 2012

Actualizado el 5 de diciembre de 2011
Gustavo Goitía Por Gustavo Goitía
ESPNdeportes.com
Archivo

SEVILLA -- Es la figura albiceleste y el equipo lo necesita. Elogiado por el mismísimo Rafael Nadal, es Juan Martín del Potro la pieza que Argentina necesita sí o sí para seguir soñando con poder ganar, algún día, la tan codiciada como esquiva Copa Davis. El N° 11 del mundo fue señalado por el 2° del ránking para volver a ser, el año próximo, un top-5, como lo supo hasta que debió ser operado en 2010.

Juan Martín del Potro
Getty Images"Hace un año llegué a Australia con miedo", confesó

En su paso por Sevilla, si bien Del Potro perdió sus dos singles, ante Nadal en el cuarto punto, el decisivo, y primero contra David Ferrer, fue el abanderado de una formación argentina que no puede darse el lujo de jugar sin su estrella. Por nivel, pergaminos, versatilidad y mentalidad ganadora, David Nalbandian fue varios años el líder natural argentino, pero de a poco fue "Delpo" el que lo fue sustituyendo. Es más: es fundamental que estén ambos en la cancha para tener chances serias en el futuro cercano.

Con 23 años, Del Potro es la figurita difícil del equipo. Modesto Vázquez, si bien su contrato termina a fines de este mes y repite que si continúa o no como capitán depende de los directivos de la Asociación Argentina de Tenis, ruega por seguir teniendo a ambos. Lo mismo rogará el sucesor de "Tito", si es que éste no sigue en el cargo. Es que son los dos jugadores de mayor jerarquía, los que están uno o dos escalones por encima del resto.

"¿Si juego la Davis en 2012? No sé, acabo de perder la final..." La respuesta de Del Potro en la conferencia de prensa post-derrota 1-3 ante España, en Sevilla, abrió al menos un lugar para las especulaciones. Mucho se habló de las internas y las diferencias entre Del Potro y Nalbandian en la fatídica final ante España, en 2008, en Mar del Plata, pero hoy la situación es distinta, ya que hay armonía y aprendieron que deben tirar juntos para el mismo lado del carro.

Ante la misma consulta, Nalbandian no tuvo dudas. "El año que viene están los Juegos Olímpicos, claro, y voy a ir. La Copa Davis para mí es importante y siempre la tengo en cuenta", afirmó. Dolidos por la caída, aunque conformes por el nivel mostrado, los argentinos saben que se necesitan mutuamente para tener posibilidades concretas de pelear mano a mano contra las otras potencias.

En la conferencia del pasado martes, en la previa a la final en Sevilla, Nalbandian dijo que sabían que la visita a tierra española era durísima. "Si no se da ahora, hay más oportunidades para poder ganar la Davis. El cuadro para el 2012 es muy bueno, porque si bien la visita en la primera rueda a Alemania va a ser complicada, después nos tocarían los rivales más duros siendo nosotros los locales", expresó.

Asi las cosas, está claro que el equipo albiceleste necesitará disponer siempre de Del Potro y Nalbandian para poder seguir ilusionado y transmitirle esa esperanza a los fanáticos. De lo contrario, se hará muy cuesta arriba. En general, en casa y en arcilla, Argentina se viene sacando de encima a los oponentes sin problemas, pero vienen coincidiendo muy poco ambos ex top-ten en la formación de los tres últimos años, debido a problemas físicos que sufrieron, con operaciones incluidas.

Por la diferencia que existe entre ambos y los demás colegas, ellos son indispensables. Cuando en la semifinal pasada, en Belgrado, Argentina dio la sorpresa y eliminó a la Serbia campeona de Novak Djokovic, se debió a que Del Potro y Nalbandian volvieron a actuar en los singles. Esta vez, en España, Del Potro llevó a Ferrer al quinto set y a Nadal al cuarto, en una demostración de gran presencia, pero no le alcanzó ante dos de los tres o cuatro mejores jugadores sobre canchas lentas.

"Sentí que volví a estar cerca de ganar", dijo "Delpo", luego de la caída ante Nadal. Fue tal la imagen alta y de sumo respeto que dejó el argentino que fue ovacionado por todo el estadio -incluidos más de 22.000 españoles- cuando se lo nombró en la ceremonia de premiación de ambos equipos, ya con el 3-1 a favor de los locales estaba consumado. Y no por casualidad Nadal salió a decir que el tandilense "es un jugadorazo" y que "volverá al top-5" en poquito tiempo.

Un ejemplo de lo hecho por Del Potro, más allá de que perdió ambos choques, es que Djokovic, por ejemplo, el actual N° 1 del mundo, perdió en tres sets ante ambos españoles hace más de dos años, también en España y en arcilla. En marzo de 2009, en Benidorm, por la primera rueda, primero Ferrer, ahora 5° y en aquel momento 12°, superó en tres parciales al por entonces 3°. Y después Nadal, quien era el rey de la ATP, lo venció al serbio también en sets corridos.

"No estoy como me gustaría estar, pero sé que con el paso de los días será lindo recordar esta gran final. Hicimos las cosas bien, pero perdimos ante un equipo que hizo mejor las cosas", reconoció Del Potro. Todos sabían que era la final más difícil que había y se la afrontó con seriedad, profesionalismo y un sentido de grupo que hacía falta.

Claro que algunos no serán amigos ni saldrán juntos a cenar o pasear, pero es fundamental que sepan llevarse bien, respetarse y saber que un equipo requiere de unido y sentido de pertenencia. Del Potro y Nalbandian entendieron que la receta del éxito es saber ser solidarios y complementarse al menos las semanas previas a cada cita copera.

Por eso, todos esperan que esa no confirmación de Del Potro sobre si estará en 2012 en todas las eliminatorias tome un giro rápido y el tandilense se decida a seguir firme. Es que, en la visita a Alemania, en febrero próximo, hará falta su tenis de alto vuelo en una superficie rápida. Y luego ya será tiempo de apostar a la arcilla en casa, si no hay sorpresas según los rivales que aparezcan en el camino, para soñar con él y con Nalbandian con la chance de que Argentina concrete al fin la meta de ganar la Copa Davis. Un sueño compartido por millones.


Gustavo Goitía es editor de ESPNdeportes.com. Es periodista especializado en tenis desde 1989, y se desempeñó como redactor en los diarios La Nación, Clarín y en el deportivo Olé, todos de Buenos Aires; además fue comentarista en el canal TyC Sports. En el exterior, cubrió torneos de Grand Slam y Masters y series de Copa Davis. Pueden seguirlo en Twitter. Consulta su archivo de columnas.