"Con buen clima hay más chances"

Jaite, el capitán argentino de Copa Davis, habla del nuevo desafío junto con Zabaleta

Actualizado el 7 de febrero de 2012
Gustavo Goitía Por Gustavo Goitía
ESPNdeportes.com
Archivo

BUENOS AIRES -- Feliz. Así se lo ve. La sensación se percibe enseguida. Martín Jaite, el flamante capitán argentino de Copa Davis, vive el presente soñado durante muchos años. Y no es para menos. Recién presentado para ocupar por primera vez la codiciada silla, disfruta como un niño y lo demostró en la charla con ESPNdeportes.com, en un salón del Hotel Panamericano, a escasos metros del Obelisco porteño.

A los 47 años, el ex top-ten goza por tener la función de entrenador albiceleste en compañía de su amigo Mariano Zabaleta, el subcapitán, de 33. "Siempre soñé con esta posibilidad, desde que dejé de jugar, en 1993. Y estoy con Mariano, la persona indicada para esta tarea", cuenta. Por momentos sonríe, contento y a la vez consciente de que asumió una responsabilidad mayúscula. En otros instantes se pone serio, ante consultas más delicadas. Siempre amable y sencillo, Jaite se prestó al diálogo.

Martín Jaite
Fabián Mauri (ESPNdeportes.com)Jaite está muy feliz y espera lograr armonía y éxitos

"¿Por qué me eligieron a mí? Creo que fue un poco por todo, es un conjunto de cosas. Igual, mejor habría que preguntárselo a los dirigentes de la Asociación (AAT). Algunos me dicen que es importante el hecho de que tengo una muy buena relación con los jugadores, pero esa no es una condición para que ellos estén a disposición de uno. Creo que, después de 18 años que dejé de jugar, transité por muchos caminos: fui entrenador, organizo torneos, fui capitán de la Copa Fed... Por suerte ahora me llegó esta designación", expresa.

"También pudo darse esto unos años antes. La suerte de que me haya llegado ahora es que puedo contar con 'Zabala' para estar a mi lado, ya que en otros momentos él todavía estaba jugando. ¿Si siento que me llegó un poco tarde? (Se toca la cabeza, sonríe, piensa) Siempre que hubo una elección de capitán, pensé que era mi momento. Lo que sí creo es que ya ahora no había mucho más tiempo para mí, porque si no ya pasaba a ser una persona más grande. Y creo que, cuando hay una diferencia de edad notoria con los jugadores, es complicado poder entenderlos bien y que ellos entiendan a uno", remarca.

El tema emocional juega un papel clave en este momento para Jaite. Y no lo elude. "Este es uno de los momentos más felices de mi carrera en general, contando mi etapa como jugador y esta posterior. Estoy muy emocionado, aunque tampoco puedo decir si estoy más contento que el día que le gané a Stich (Michael), en el triunfo sobre Alemania (en Buenos Aires, en 1990, por los cuartos de final). Sin dudas, este es uno de mis días más felices como profesional", agrega.

En los próximos días, se reunirá con Modesto 'Tito' Vázquez, el capitán saliente, tras la final perdida en España, hace dos semanas. "Está de vacaciones, no en nuestro país. Así que nos comunicamos por ahora vía mail, yo le mandé y él me contestó. Me une con él una muy buena relación. Fue el mejor capitán que tuve. El sigue en la Asociación, ahora a cargo del área de desarrollo. Y obviamente voy a estar en contacto con él por el seguimiento de los juveniles. Voy a conversar en cuanto pueda, porque estuvo tres años en el puesto que yo empiezo a ocupar ahora y quiero saber de su experiencia. No para que me cuente quién se peleó y quién no", asegura, sin querer entrar en polémicas.

En la conferencia oficial, Jaite dijo que Del Potro es el as de espadas de Argentina. Y llegó el momento de ser consultado sobre qué rol va a cumplir Nalbandian: "El 'espaldarazo' a Del Potro es ver la realidad: es un crack, peleará el año que viene por los primeros puestos del ránking, y eso está fuera de discusión. David también es muy importante en el equipo: lleva nueve años jugando la Copa Davis, ya estuvo en tres finales y además es muy respetado por todos los tenistas. Y los demás también son valiosos: 'Pico' ya no es más 'Piquito', sumó experiencia, Chela es polifuncional y también une al grupo, es divertido, aporta mucho. Ellos dos también pueden jugar en dobles".

"¿Dónde se empieza a ganar la Copa Davis: en el sorteo, en la unión del grupo... ? El sorteo es importante, aunque hoy Argentina tiene una cosa a favor y es que ya no importa tanto el sorteo del cuadro porque se puede presentar un muy buen equipo en todas las superficies. Hasta hace unos años, siempre era mejor jugar de local para poner polvo de ladrillo y así tener más chances. Quizás ahora contra algún equipo no nos convenga jugar en cancha lenta y sea mejor otra superficie. Igual, estoy convencido de que en la Davis los partidos los ganan los jugadores. Los capitanes estamos para apoyar, para ayudar, para unir, pero los verdaderos protagonistas siguen siendo los tenistas", afirma.

"¿Qué porcentaje de influencia en un triunfo puede tener el capitán? Yo digo que hay que mirar para atrás, recordar cuando uno era chico y quería llegar a la selección nacional, y la Copa Davis es la selección nacional de tenis, y entonces hay que tratar de disfrutar lo que se vive, cada momento, y no sufrir tanto. Hoy, como capitán, me pasa lo mismo: quiero estar ahí y transmitirles eso a los jugadores, que la disfruten más que el hecho de sufrirla y presionarse. Igual, si me dicen dónde yo me ponía más nervioso jugando era justamente en la Davis. Pero aún así las mayores alegrías las viví en la Copa Davis", cuenta una voz con mucha experiencia a cuestas, un ítem importante a la hora de la verdad.

En Argentina hay una obsesión por ganar la Copa Davis. Eso se siente en el ambiente, se respira. "¿Cuáles son las razones que se pueden dar para conquistarla en 2012? Argentina estuvo en condiciones de ganarla desde hace 10 años, porque en este período se llegó a tres finales y a cuatro semifinales, siendo una de las cuatro potencias mundiales. Nosotros tenemos que colaborar y ayudar, ya que con un buen clima hay más chances de ganar que de perder. Pero nuestra llegada no indica que ahora podamos ganar, sino que trataremos de dar lo mejor para el bien del grupo", aclara.

"Todavía no me senté en la silla de capitán, pero supongo que nuestra incidencia es menor que la de un entrenador de fútbol o de hockey, donde hay mucha más táctica y armado del equipo. Acá creo que hay más trabajo con los entrenadores de cada jugador y así lograr que cada tenista esté más tranquilo y cómodo a la hora de jugar", agrega Jaite, consciente de que ese es un ítem fundamental justamente en una actividad tan individual.

"Veremos si armaremos una pareja de dobles o no. Los cinco puntos son muy importantes en cada eliminatoria. Hay que ver, quizás a veces un jugador no llega en gran forma y sólo puede disputar un partido, o bien dos, o alguien puede inclusive jugar tres. El dobles fue cambiando con el paso del tiempo, se lo juega más desde el fondo, no atacando tanto, entonces todos se fueron adaptando más. Hoy tenemos diferentes opciones y todos lo pueden hacer bien. ¿Si pienso en un eventual dobles con Del Potro y Nalbandian juntos? Sí, ¿por qué no? Están las posibilidades dadas para que así sea. Si necesitáramos que jueguen juntos no creo que haya objeciones, si es para bien del equipo", explica.

En la nota, sale a escena Alemania, el primer rival, en febrero próximo, por el debut en la temporada 2012. "Conocemos bien a todos sus jugadores. Es un partido muy difícil. Podemos ganarlo tranquilamente, como también podemos perderlo. Es mejor tener a todos disponibles, aunque igual se podría ganar si no jugara Del Potro. Veremos qué pasa", remata Jaite, el encargado de sentarse en la silla de capitán de Argentina, la gran potencia de América Latina que busca obtener la Copa Davis tras haber perdido sus cuatro finales.

CON ORGULLO Y RESPONSABILIDAD
También Zabaleta dejó algunas impresiones. "No me siento menos por ser subcapitán o ayudante, como quieran llamarlo. Siento que este proceso me dará experiencia y me servirá mucho, porque no es fácil ser capitán y sentarse en la silla. Estoy contento de estar al lado de una persona tan exitosa e inteligente como Martín. Esta es una gran oportunidad en mi vida, algo espectacular", asegura otro que supo defender los colores de su país en la Davis.

"Apuntamos a que en el equipo haya mucha armonía y responsabilidad. La unión es fundamental y necesitamos que todas las partes tiren para el mismo lado. Si alguna de las partes no colabora, no ayuda en nada. Estos días y la semana que viene nos vamos a ir reuniendo con los jugadores y la idea es definir el equipo cuanto antes, para empezar a trabajar más en concreto. Queremos hablar con todos cara a cara, con las cosas claras, de frente, saber con qué jugadores vamos a contar", dice, más serio de lo habitual en él.

"En la final en España se vio unidad, con un objetivo en común, igual de lo que vi acá, antes de que ellos viajaran, porque yo estaba entrenando a 'Pico' Mónaco. Se perdió porque el rival fue superior, por poco. No se pudo contra dos rivales durísimos, pero el ambiente argentino era bueno. Del Potro perdió con lo justo con Ferrer y con Nadal. Acá todos los jugadores tienen posibilidades de estar. No descartamos a nadie. Si están los cuatro mejores, bárbaro; pero si alguno está lesionado o no puede jugar, hay que tener a todos compenetrados, con la misma intención y unidos", expresa, con renovada ilusión.


Gustavo Goitía es editor de ESPNdeportes.com. Es periodista especializado en tenis desde 1989, y se desempeñó como redactor en los diarios La Nación, Clarín y en el deportivo Olé, todos de Buenos Aires; además fue comentarista en el canal TyC Sports. En el exterior, cubrió torneos de Grand Slam y Masters y series de Copa Davis. Pueden seguirlo en Twitter. Consulta su archivo de columnas.