Un buen equipo mejorado

Con la llegada de Prince Fielder, los Tigres de Detroit salen como uno de los favoritos

Actualizado el 31 de marzo de 2012
Por Eric Núñez
AP

Detroit TigersMark Cunningham/MLB Photos/Getty ImagesDelmon Young, Prince Fielder y Miguel Cabrera convierten la alineación de los Tigres en una poderosa.

Cuando Prince Fielder estaba a punto de ser presentado como nuevo jugador de los Tigres de Detroit en el Comerica Park, vio su teléfono timbrar con un mensaje de texto.

Quien escribía era Miguel Cabrera, diciéndole que estaba "impaciente" para que comenzara la temporada.

Pues la temporada está por empezar y todos están pendientes al imponente combo 3-4 que el venezolano Cabrera y Fielder conformarán en el orden ofensivo de un equipo que viene de conquistar su primer título de división en casi un cuarto de siglo.

Detroit ganó el banderín de la Central por 15 juegos de diferencia y al final sucumbió ante los Vigilantes de Texas en la serie de campeonato de la Liga Americana.

Todo parecía transitar con absoluta normalidad durante el receso de invierno, con pocas novedades en cuanto a refuerzos por parte de los Tigres. Lo más llamativo había sido la adquisición del trotamundos Octavio Dotel para el bullpen.

Y la realidad es que para el gerente Dave Dombrowski y el manager Jim Leyland no había mucho que hacer.

Hasta que el bateador designado -- y ocasional receptor -- Víctor Martínez se lesionó la rodilla haciendo ejercicios. El venezolano quedó prácticamente descartado para 2012, dejándoles sin el acompañante de Cabrera en el orden al bate.

Esto desencadenó un inesperado plan de acción. En menos de una semana, los Tigres causaron conmoción al anunciar la contratación de Fielder por 214 millones de dólares y nueve años, más la correspondiente suite de lujo en un hotel para los juegos de visitante.

El detalle está en que Fielder (27 años) juega la primera base, la misma posición de Cabrera (cumple 29 el mes próximo). Se trata de un par de jugadores que se encuentran en el punto de apogeo de sus carreras.

Cabrera fue el campeón de bateo de la Liga Americana con .344 de promedio con 30 jonrones y 105 remolcadas. La tirita de Fielder, procedente de los Cerveceros de Milwaukee, anduvo en la misma frecuencia: .299, 38 y 120.

Los Tigres decidieron que Fielder será el primera base titular y optaron por pasar a Cabrera a la antesala.

Algunos creen que se trata de un cambio temerario, al advertir que Cabrera no ha jugado en la esquina caliente desde 2008, su primer año en Detroit. Y en lo poco que lo hizo, en 14 partidos, cometió cinco errores y lo instalaron definitivamente en la inicial.

Para amplificar las dudas, durante la pretemporada, Cabrera sufrió la fractura de un hueso debajo del ojo derecho al ser golpeado por una roleta que hizo un inesperado bote.

Leyland no oculta su irritación cada vez que le preguntan si su equipo se expone demasiado a cometer errores defensivos.

Lejos de cualquier inquietud, el dirigente de 67 años se entusiasma con el potencial ofensivo con que ahora cuenta: "Este club puede batear, así que no estoy preocupado. La defensa va a responder, pero vamos a meter miedo con este bateo".

"Podemos improvisar de diversas formas en lo defensivo, pero nuestro club fue armado con un concepto de bateo de poder", añadió Dombrowski. "Somos un equipo de bateo y vamos a ganar o perder de esa forma".

¿Qué dice Cabrera? No pareció inmutarse con el percance del pelotazo en el rostro y no se cansa de decir que está fascinado con Fielder como su socio.

"Tenemos a Prince en el lineup. Creo que nos da mucho poder y cosas positivas al equipo. Hay que aprovecharlo, hay que considerar lo fuerte que podemos ser al tenerlo en el lineup", afirmó Cabrera.

Y Leyland es tal el vez más contento con el lujo que se va a dar al escribir diariamente la alineación: El jardinero central Austin Jackson (40 bases robadas, pero 181 ponches) como primero al bate, seguido por su colega del derecho Brennan Boesch (16 jonrones), Cabrera y Fielder.

Alex Avila

Avila

Jhonny Peralta

Peralta

Atrás vendrán el designado Delmon Young (32 impulsadas en 40 juegos tras llegar en un canje con Minnesota), el receptor Alex Avila (19 jonrones y 82 remolcadas), el campocorto dominicano Jhonny Peralta (fue a su primer Juego de Estrellas y tuvo el mejor promedio ofensivo de su carrera con .299). Para redondear cuentan con el jardinero izquierdo Andy Dirks (siete cuadrangulares en 78 juegos) y el segunda base Ryan Raburn (seis jonrones en la pretemporada).

"No veo cómo pueda meter la pata", dice Leyland.

La llegada de Fielder y todo el debate sobre poner a Cabrera en tercera hizo que no se hablara mucho de las proezas de su as Justin Verlander.

El derecho viene de una campaña sublime en la que se convirtió en el primer lanzador abridor desde 1986 que gana al mismo tiempo los premios de Cy Young y jugador más valioso.

Justin Verlander
Leon Halip/Getty ImagesJustin Verlander fue el JMV y ganó el Cy Young en 2011.

Verlander tuvo marca de 24-5 en 2011, lanzó un juego sin hits y ponchó a 250 rivales en 251 entradas.

El resto de la rotación cuenta con el derecho Doug Fister (8-1 tras un canje con Seattle), Max Scherzer (15 victorias) y Rick Porcello (14 triunfos). Los dos últimos, sin embargo, cerraron con promedio de carreras limpias admitidas sobre 4.40.

La duda de Leyland concierne en definir el quinto abridor. El derecho Jacob Turner es considerado como el mejor prospecto del equipo, pero se vio afectado por tendinitis en el hombro derecho durante la primavera, con lo que el zurdo Andy Oliver asomaba como la carta.

El bullpen es formidable, con los dominicanos José Valverde, Joaquín Benoit, Al Alburquerque y Dotel, más Phil Coke. Valverde logró el rescate en todas las 49 oportunidades que dispuso la campaña pasada.

Los Tigres, además, tienen el beneficio de jugar en una división con oponentes que no lucen muy amenazantes, como los Indios de Cleveland, Mellizas de Minnesota y Reales de Kansas City.

"Lo del año pasado fue fabuloso, pero este es un nuevo año y hay que volver al punto de partida", dice Verlander.