<
>

Recordando

MIAMI  Lo recuerdo como si fuese ayer. Era una lluviosa tarde de agosto cuando conocí a Junior Seau. Yo estaba en el vestidor de los Miami Dolphins despidiendo a un par de reporteros cuando Junior se acercó a mí y me dijo en español, "Hola". Conversamos solo unos minutos, pero su carisma me impresionó, así que cada que lo veía en los vestidores lo saludaba en español. Si bien es cierto que mi trato con Junior fue meramente profesional y corto, pude percatarme de su popularidad en el equipo, y de cómo los jugadores veían en el a un ejemplo. Junior solía bromear todo el tiempo, era muy común ver a Seau reírse constantemente. Parecía que disfrutaba la vida como nadie más.

El entusiasmo de Seau por el fútbol americano era contagioso. Junior enfrentó por primera vez a su antiguo equipo, los San Diego Chargers, el 27 de Octubre del 2003 como miembro de los Dolphins. Era un juego de lunes por la noche el cual se movió de San Diego a Arizona debido a incendios. En esa ocasión, yo era parte del equipo de entrenadores de los Dolphins y presencié como Seau pidió al entonces entrenador Dave Wannstedt dar el discurso previo al encuentro dentro del vestidor. Primeramente todos los jugadores y entrenadores formamos un circulo y rezamos. Posteriormente Junior comenzó a motivar a todos con su discurso al mencionar lo importante que era para el enfrentar a su ex equipo y pidió a cada uno de los jugadores un esfuerzo adicional. Al termino del encuentro fue el mismo Seau quien recibió en los vestidores a cada uno de sus compañeros para felicitarlos por la victoria. Para mí, fue una gran lección de liderazgo impartida por un gran personaje.

Lo mas impresionante de este gran líder era su sencillez. En una ocasión viajamos a Dallas para jugar contra los Cowboys en el día de acción de gracias. Después de un largo viaje, llegamos a nuestro hotel en Dallas, donde decenas de aficionados de los Dolphins esperaban la llegada del equipo. Los jugadores solo tenían cerca de 30 minutos para dejar sus cosas y descansar brevemente antes de iniciar la junta de preparación del juego. La mayoría solo ansiaba llegar a su habitación, sin embargo, al ver la gran cantidad de aficionados, Seau decidió quedarse a firmar autógrafos para los aficionados en lugar de subir a su habitación a descansar. Esto fue una muestra mas de su grandeza como jugador y persona.

Junior Seau fue un gran ejemplo dentro y fuera del terreno de juego. Su gran pasión por el juego y por la vida eran evidentes, es por eso que resulta incomprensible su muerte. Descanse en paz una gran leyenda, descanse en paz Junior Seau.