Rex Ryan intenta frenar las riñas

null
Por Rick Cimini
ESPNNewYork.com

Rex RyanAPRex Ryan ha tenido que intervenir en numerosas ocasiones para evitar más peleas entre los Jets.

CORTLAND, N.Y. -- Ahí van de nuevo.

Un día después que una pelea que se robó los titulares, los New York Jets continuaron sus luchas este martes en una práctica que fue detenida dos veces por el entrenador en jefe, Rex Ryan, quien criticó al equipo.

Un furioso Ryan, quien minimizó la reyerta del lunes, perdió su paciencia y le gritó al equipo por cerca de un minuto, invocando el vocabulario mordaz que hizo famoso hace dos años en "Hard Knocks".

Los jugadores aparentemente no entendieron el mensaje porque, cerca de 15 minutos más tarde, hubo otro altercado. Ryan detuvo la práctica y le ordenó a los jugadores correr por espacio de cinco minutos.

Cuando terminó el castigo, Ryan juntó al equipo y les dio otro mensaje.

Una tercera confrontación ocurrió poco tiempo más tarde, cuando el guardia Brandon Moore le gritó al tackle defensivo, Marcus Dixon, después que el tackle Dennis Landolt saliera lesionado mientras bloqueaba a Dixon en un ejercicio de presión al pasador. Moore aparentemente se molestó porque sintió que Dixon intentó lesionar a Landolt, quien fue sacado del campo.

Y para pensar que los Jets eligieron viajar a Cortland porque sentían que fomentaría la unión del equipo.

Las primeras chicas surgieron en un ejercicio de 11 contra 11, cuando el corredor novato, Terrance Ganaway, fue tacleado por el apoyador novato, Demario Davis. Los ánimos se encendieron y pronto hubo una turba iracunda de jugadores ofensivos y defensivos, gritándose los unos a los otros. Hubo algunos empujones, pero no se lanzaron golpes.

Ryan inmediatamente intercedió y detuvo la práctica.

La tranquilidad no duró mucho tiempo.

En un ejercicio de pases de siete contra siete, el esquinero Antonio Cromartie le gritó al receptor abierto novato, Stephen Hill, amenazándolo con golpearlo. Cuando el balón fue centrado, Cromartie sujetó a Hill. Cerca, el entrenador de receptores, Sanjay Lal, llamó al oficial, pidiendo un castigo.

En la siguiente jugada, Cromartie atacó al ala cerrada, Dustin Keller, en una jugada de pase. Una vez más, Ryan detuvo la práctica. Esta vez, ordenó que corrieran. Después de eso, varios jugadores dijeron que fue la primera vez desde la preparatoria que tenían que correr como castigo.

Irónicamente, las cosas se pusieron más calientes en el campo mientras el propietario, Woody Johnson, atendía a los reporteros en las laterales, minimizando la pelea del lunes que comenzó con el corredor, Joe McKnight, y el profundo, D'Anton Lynn, y rápidamente se convirtió en una pila con varios jugadores.

Johnson dijo que no está preocupado por la percepción de que su equipo, que tuvo discusiones durante la temporada pasada, es disfuncional.

"No, en absoluto", señaló. "Este es el campamento. Se han estado golpeando desde hace dos semanas, así que las cosas se van a encender. Las cosas se calientan cada año en todos los campamentos. Quiero decir, no sólo son los New York Jets. Para mí, es algo menor".

Momentos después su equipo estaba peleando de nuevo.

Mientras los enfrentamientos continuaban, el receptor abierto, Santonio Holmes, y el tackle, Wayne Hunter--famosos combatientes en el último partido de la temporada pasada-- estaban ejercitándose en las bicicletas fijas, lado a lado, en un área para jugadores lesionados.

"Traen una actitud de lucha", declaró Holmes de las disputas en la práctica. "Muestra que nuestra ofensiva no será fácil esta temporada. Tenemos que entender que no podemos hacer nada en detrimento de nuestro equipo por hacer ese tipo de cosas".

Hill elogió a Ryan por tomar las riendas.

"Está haciendo un gran trabajo de mantenernos a raya", indicó. "No queremos tener personas diciendo que somos un equipo indisciplinado. No somos indisciplinados. Es el campamento. El fuego está encendiéndose más y estamos cansados de jugar unos contra otros".

Dixon afirmó que la lesión de Landolt fue un accidente extraño.

"Sólo embestí y supongo que su rodilla quedó atrapada debajo de él o de algo. Realmente no lo sé", expresó. "No lo hice a propósito. Es mi compañero. ¿Por qué habría ser con mala intención? No estoy aquí para lastimar a nadie".

Sin embargo Moore estaba furioso. Después de eso, Moore no quiso hacer comentarios.

"Sí, él estaba molesto, todos estaban molestos", declaró Dixon. "Estábamos cansados, habían sido tres horas, pero no queremos hacer nada de manera intencional. Todos somos Jets".

Cromartie y Keller tampoco quisieron hacer comentarios.