Una jornada poco lógica

En las eliminatorias sudamericanas no se dieron los resultados esperados

null
Carlos Bianchi Por Carlos Bianchi
ESPNdeportes.com
Archivo

APJosepmir Ballón saluda a Lio Messi tras el partido en Lima

BUENOS AIRES -- La jornada que pasó en las eliminatorias sudamericanas tuvo resultados difíciles de pronosticar en la previa, y como resultado, la parte de arriba de la tabla quedó más apretada que nunca, con seis equipos separados por sólo tres puntos.

A priori, ninguno de los cuatro partidos tuvo un resultado lógico, haciendo la salvedad de que los pronósticos son nada más que eso. Pero hay que admitir que hubiera sido arriesgado apostar a que Chile perdiera de local con Colombia o a que Paraguay lo hiciera con Venezuela, mientras que Uruguay era favorito en casa ante Ecuador y una victoria de Argentina en Perú no era descabellada.

En definitiva, los resultados demostraron que por algo la eliminatoria está tan igualada, y da la sensación, a una fecha del final de la primera rueda, de que esos mismos seis seleccionados serán quienes ocuparán las cinco plazas (una vía repechaje) para Brasil 2014.

Antes de repasar lo que sucedió en cada partido, una mención especial para lo peor de la fecha: los árbitros. Se equivocaron mucho y lo hicieron en fallos decisivos, de esos que inclinan un partido y hasta quizás una eliminatoria, como lo fueron la expulsión de Gary Medel en Chile-Colombia y el penal que no le cobraron a Muslera en Uruguay-Ecuador.

CHILE-COLOMBIA
De entrada se vio un partido que no era el esperado. En vez de que Chile impusiera su juego ofensivo, fue Colombia quien tomó la iniciativa y complicó al local, buscándolo arriba y siendo agresivo defensivamente.

De hecho, hasta la expulsión a los 35 minutos era un partido parejo, en el que las defensan tenían supremacía por sobre los ataques. Pero llegó una decisión que creo totalmente equivocada, y más porque el referí la toma a instancias del cuarto árbitro, cuando no se vio una agresión flagrante de parte de Medel y, además, durante los 90 minutos se dejó pegar y mucho.

James Rodríguez
EFEColombia busca brillar en un Mundial tras 16 años sin jugarlo

Lo paradójico fue que Chile se vio mejor tras la tarjeta roja, y así llegó el golazo de Matías Fernández, de quien vengo diciendo que cada vez más se acerca al que tanto brillara con Colo Colo. Recuperó el sacrificio y aporta toda su clase en base a técnica, habilidad y buena pegada.

Pero todo cambió con otro golazo, esta vez a cargo de James Rodríguez con un tiro libre. Me da la sensación de que el arquero chileno o reaccionó tarde o se paró demasiado pegado a su palo, pero la cuestión es que con el empate colombiano se dio vuelta el partido.

Chile pecó de excesiva honestidad y siguió yendo a buscar el partido, cuando quizás un punto, dadas las circunstancias, hubiera sido buen negocio -de hecho, hubiera mantenido el segundo puesto-. Pero así quedó expuesto a las réplicas de Colombia: Falcao encontró un hueco enorme para el 2-1 y Teo Gutiérrez cerró el marcador, habilitado por Falcao, desnudando otra vez los espacios que le ofrecía el rival.

Mientras que Colombia cerró esta doble jornada con puntaje perfecto y siete goles en dos partidos, Chile quedó en una posición incómoda. Comparte el cuarto lugar con Uruguay y tiene dos duelos complicados por delante: primero tiene que ir a Ecuador y luego recibe a Argentina.

URUGUAY-ECUADOR
Hace un par de días sugeríamos que la mala actuación de Uruguay ante Colombia podía ser una excepción, pero el pálido empate conseguido de local ante Ecuador nos mostró lo contrario. En estos dos partidos, Uruguay fue un fantasma del equipo sólido y contundente que vimos en los ultimos cuatro años.

Tuvo mucha suerte de rescatar un punto. Amarilla, un muy buen árbitro, ignoró un clarísimo penal de Muslera sobre Benítez, que podría haber terminado con la expulsión del arquero y un 2-0 para Ecuador que, dadas las circunstancias, era imposible de remontar.

Venezuela v Paraguay
APRondón fue el héroe del triunfo venezolano en Paraguay

A esta nueva versión le está costando cada partido, y eso que para el duelo del martes recuperó a Suárez. Pero aún así el equipo lució carente de ideas en ataque y eso preocupa, porque tiene la alineación de ataque más potente de la región después de la de Argentina. Y cuidado, que así como una victoria llama a otra victoria, cuando la racha es mala, no se sabe cuándo termina.

Tabárez tendrá que trabajar mucho este mes porque se le vienen dos partidos de visitante, Argentina y Bolivia. Quizás lo mejor que puede hacer es pensar en recuperar su personalidad, más que en ganar el partido mas difícil de las eliminatorias.

Del otro lado, Ecuador se siguió afirmando en silencio. Pese a que no convierte tanto (tiene ocho goles a favor y siete en contra), encontró regularidad. Si hubiera sido favorecido por ese penal no cobrado, la victoria lo hubiera propulsado al primer lugar en soledad. En todo caso, fue la ley de las compensaciones, ya que ante Bolivia se impuso con un penal que no fue.

PARAGUAY-VENEZUELA
El presente de Paraguay me dispara automáticamente una frase: "La alegría de haber sido y el dolor de ya no ser".

Poco queda ya de aquel Paraguay de los años 90 y de la primera década de este siglo. El de hoy no tiene fondo de juego ni peso ofensivo, pero sobre todo, perdió la solidez defensiva que históricamente lo caracterizó.

Uruguay v Ecuador
APSuárez volvió, pero Uruguay siguió en deuda ofensiva

El único atenuante a la caída del martes es el gol que perdió Cardozo al pegarle mal a la pelota, que podría haber cambiado el rumbo del partido. Pero en los 90 minutos, fue claramente superado futbolísticamente por Venezuela.

Y hablando de Venezuela, consiguió un triunfo importantísimo para demostrar lo que tanto le pedíamos en la columna pasada: que esté a la altura de las circunstancias.

En Asunción se siguió ganando el respeto del continente futbolístico. Dejó atrás la inesperada caída ante Perú, ganó por primera vez en un terreno complicado y se siguió mostrando como un equipo equilibrado.

Venezuela ya no tiene que preocuparse más por, solamente, mantener el cero en su arco. Y eso lo hace muy bien, de la mano de un Hernández que fue figura con tapadas tremendas. Esa seguridad se contagia a la defensa, que juega con la tranquilidad de saber que tiene margen de error, al contar atrás con un arquero que va a salir de garante.

Pero además de seguir siendo un equipo prolijo en lo defensivo, en los últimos años Venezuela agregó una vocación por construir en el mediocampo y peso ofensivo más que respetable, para así poder jugarle de igual a igual a cualquiera.

El Maestrico González, un Arango más tirado atrás, Rondón y Martínez hacen diferencia e ilusionan a los hinchas de la Vinotinto con que darán pelea hasta el final de la eliminatoria. Ahora queda libre y luego tendrá que seguir sumando como local ante Ecuador.

PERU-ARGENTINA
Tenemos que ser sinceros: vimos el partido en el que Argentina produjo menos de todas las eliminatorias. Hasta quizás jugó mejor perdiendo con Venezuela.

Principalmente, faltó el fútbol que se necesitaba en el mediocampo. Ni Di María, ni Messi, ni Gago tuvieron un buen día para generar fútbol, y tanto Mascherano como la defensa tienen su fuerte en la recuperación y no en la salida.

Eso provocó que los de adelante no se encontraran muy cómodos y recibieran poco juego. Pero aún así, y sacando el aporte clave de Romero en el penal y un par de atajadas, los puntas fueron de lo mejor del equipo: los dos se desenvolvieron muy bien pese a que no los alimentaron.

Gonzalo Higuaín
APHiguaín festeja su gol en la visita a Perú

Lavezzi hizo diferencia con su velocidad e Higuaín defendió muy bien la pelota. De hecho el gol fue una combinación de destrezas de ambos: Lavezzi ganó en velocidad e Higuaín tuvo un gran gesto técnico, llevando al defensor hacia el segundo palo y luego ganándole la posición y anticipando para definir metiéndola en un rincón muy difícil.

En definitiva, Argentina sigue siendo un lógico líder, porque aún sin jugar bien, suma.

Perú fue superior, pero no lo pudo materializar. Tuvo en Farfán a su mejor jugador, demostrando una vez más que tiene otro ritmo, pero lamentablemente no se pudo llevar tres puntos que lo hubieran acercado a la pelea. Igual, debería aprovechar la inyección anímica que significa haberle jugado de igual e igual e incluso superado al mayor candidato a ir a Brasil.

Para terminar, quiero agregar algo a lo que dije en la columna pasada sobre que por suerte se acabó la estupidez de que Messi no le aporta mucho a la selección argentina. Anoche, por suerte se vio que Messi es un ser humano y también puede jugar mal alguna vez.

Felicidades.


Carlos Bianchi es el 13º goleador de la historia del fútbol mundial y el técnico que más títulos ganó en el fútbol argentino. Surgió como jugador en Vélez Sarsfield de su país, donde fue campeón en 1968, para luego destacarse en distintos clubes de Francia. Allí inició su carrera como técnico, antes de volver a la Argentina para ganar 15 títulos locales e internacionales, seis con Vélez y nueve con Boca Juniors. También dirigió a la Roma de Italia y al Atlético de Madrid de España y es eterno candidato a conducir a la Selección Argentina. Ha escrito para diversos medios de prensa y también se ha desempeñado como comentarista televisivo en distintos canales de Latinoamérica y del mundo. Consulta su archivo de columnas.