Quedan 3 finalistas en la WSOP

null
AP

Dos profesionales del poker y un estudiante universitario han dejado atrás a casi 6600 competidores en la Serie Mundial de Poker y están a una sesión de conseguir el premio más importante: el brazalete de campeón y el premio de $8.53 millones de dólares.

Merson, Sylvia
AP PhotoMerson y Sylvia definen junto a Balsiger

El estudiante de último año de Arizona State, Jake Balsiger, eliminó a Russell Thomas en cuarto lugar con A-K frente a A-9, y tras evitar insignificantes cartas comunitarias se garantizó un salto en los pagos de casi $1 millón de dólares y la posibilidad de pelear por el título más preciado el martes por la noche.

Sus oponentes en el torneo de no limit hold'em serán los profesionales de 24 años, Greg Merson y Jesse Sylvia.

"No veo la hora de volver y jugar. Desearía poder terminarlo ahora", dijo Sylvia, quien empezó la sesión de más de 7 horas como chip leader pero fue superado por Merson.

"Tendremos una larga batalla mañana", dijo.

Thomas ganó $2.85 millones por el cuarto lugar, y luego dijo que planeaba renunciar a su trabajo como actuario para seguir su sueño de jugar poker.

"A mi compañía (Aetna) le enojó un poco que renunciara a través de un artículo en el periódico, y ahora lo estoy haciendo en conferencia de prensa", dijo.

Balsiger, Merson y Sylvia tienen su objetivo puesto en metas más altas: ya se han garantizado al menos $3,8 millones de dólares por haber quedado en el podio.

Merson saltó al liderato en fichas gracias a un increíble error de un rival y luego terminó la sesión con 88,4 millones de fichas, contra los 62,8 millones de Sylvia y los 46,9 de Balsiger.

Merson eliminó al profesional húngaro, Andras Koroknai, en sexto lugar, pagando el all-in de Koroknai con A-K y descubriendo al húngaro con K-Q, una mano marginal para la situación.

Koroknai se llevó $1.64 millones por el sexto lugar, mientras que Merson ganó un pozo de 84 millones de fichas, casi el doble que su más cercano competidor.

El sorprendente error sucedió luego de más de seis horas de juego en una partida con muchas movidas mentales, con los jugadores tratando de tomar las decisiones correctas con millones en disputa.

Merson dijo que esperaba que sucediera y le dijo a Sylvia durante uno de los recesos que esperaba que Koroknai hiciera un bluff por todas sus fichas.

"Cuando comienza el juego short-handed, creo que me favorece, porque por lo general los jugadores se retrain demasiado o sobreajustan", dijo.

El profesional Robert Salaburu fue eliminado en octavo lugar luego que un bad beat en el river le diera a Sylvia el par más alto. Minutos después, Michael Esposito salió en séptima posición, cuando su A-J no pudo quebrar el A-K de Merson.

"No tuve cartas en todo el día", dijo Esposito. "Al final del día, me voy a casa siendo una persona rica". Jeremy Ausmus, de 33 años, oriundo de Las Vegas, terminó quinto.

Steve Gee, un profesional de 57 años oriundo de Sacramento, California, fue el primer eliminado de la mesa en noveno lugar luego de más de dos horas de juego cuando intentó probar a Thomas con sus últimos 11,4 millones de fichas.

Thomas pagó y mostró un par de reinas, mejor que el par de ochos de Gee.

La salida temprana dejó a Gee sin cobros adicionales. Todos los finalistas recibieron los $755 mil dólares del noveno lugar tras alcanzar la mesa final en julio.

"Si hubiera sabido que tenía par de reinas, hubiera pasado", dijo Gee tras ser eliminado. "Estoy decepcionado. Me dije a mí mismo que no iba a jugar con miedo".

Los nueve finalistas que dieron inicio a la mesa final se probaron desde el comienzo, resubiendo en repetidas ocasiones y finalmente poniendo sus stacks en juego unos contra otras.

En la primera mano de juego, Gee bluffeó a Thomas en un pot de varios millones, y marcó la tendencia de lo que sería la mesa el resto de la sesión.

El chip leader de cara a la mesa final era Sylvia, quien comenzó la mesa final con 43,9 millones de fichas, poco más del 22 por ciento de las fichas en juego.

Las fichas no tienen valor real en un torneo de poker. Los jugadores deben perder todas sus fichas para salir eliminados del torneo, y el que gana todas las fichas de sus rivales es coronado el campeón.

El torneo comenzó en julio con 6598 jugadores y se redujo a nueve luego de siete sesiones divididas en 11 días. El juego se detuvo luego de casi 67 horas de poker en las mesas, con las ciegas subiendo cada dos horas.

Los finalistas jugaron el lunes hasta que sólo quedaron tres jugadores en pie, dejando la definición para la noche del martes.