La historia se repite

Como en 2009, Del Potro define su pase ante Federer; recuerdo de bola clave

null
Jorge Viale Por Jorge Viale
ESPNtenis.com
Archivo

Juan Martín del Potro
Getty ImagesDel Potro rindió muy bien y debe vencer a Federer

LONDRES -- Las miradas de preocupación las lanzó Janko Tipsarevic hacia su banco en el primer game. Su esposa Biljana se acomodaba en el asiento, preocupada. El entrenador Dirk Hordoff parecía resignado. Desde que abandonó en París por "fatiga repentina" (razón comunicada oficialmente), quedó en evidencia que el World Tour Finals no lo vería en su mejor versión. Su explicación fue la siguiente: "Me siento bien ahora, pero estuve enfermo y no jugué mucho tenis últimamente. El problema es el ritmo de competencia".

La función de Juan Martín del Potro era aprovechar la coyuntura. Con la confianza de no haber perdido sets en los tres enfrentamientos previos, tranquilo por el flojo nivel del serbio durante el primer set (dos doble faltas en el game inicial), 'Delpo' tejió un necesario triunfo en dos sets que le permitirá dejar la calculadora en el bolso cuando enfrente en el mediodía del sábado a Roger Federer, en el cierre del Grupo B. La victoria en cualquier formato -dos, tres sets o abandono- le dará el pasaje a semifinales por mejor diferencia de sets que la de David Ferrer. Igualmente, si el argentino pierde y ocurre el milagro de que, en el partido nocturno, Tipsarevic derrote al español, el argentino accederá a semifinales.

Minutos después de caer por 6-0 y 6-4, el serbio tomaba su teléfono inteligente y escribía en twitter: "Pasé la marca de una hora otra vez, baby. Wooooohooooo!!! ;)". La duración del encuentro de este jueves fue de 1h16. El 3-6 y 1-6 del martes ante Federer insumió 1h09. "Estoy jugando horrible. Peor que horrible, el peor tenis en mucho tiempo, pero por lo menos sigo en la cancha, me porto bien, no tiro la raqueta y trato de hacer lo mejor que pueda", explicó Tipsarevic. Mientras el europeo aceptaba su flojo cierre de temporada, Del Potro peloteaba con Sergio Agüero, quien llegó desde Manchester para ver su partido. Hubo algo de tenis, otro poco de fútbol-tenis, como había ocurrido en 2009, cuando el invitado fue Carlos Tevez.

Las similitudes con 2009 -la última participación de Del Potro en el Masters- no terminan ahí: el argentino había perdido el primer partido de la zona y terminó buscando la clasificación ante Federer. Esta vez no deberá quedarse esperando que los oficiales de la ATP confirmen su clasificación: las reglas están claras. "Ahora sé que debo ganar. Me juego todo contra Roger y, pase lo que pase, será una gran temporada. Ojalá que pueda hacer un gran partido con él para terminar con una linda sensación. Al seguir con vida, las ilusiones y esperanzas están bien arriba", afirmó el tandilense.

Aquel partido con Federer ofreció un momento especial, cuya importancia saldría a la luz más tarde. El suizo contó con un break point en 3-3 del tercer set. Primer saque del argentino, malo. El segundo mordió la línea de servicio, media pelota adentro y media afuera, y Roger no la pudo devolver. Si esa pelota hubiera salido, Federer habría logrado el game que necesitaba Andy Murray para clasificarse, y determinado el comienzo de las vacaciones para Del Potro. La diferencia que dejó afuera al escocés y permitió que el argentino continuara fue de un game. Un game.

"Me acuerdo de ese saque, sí, y que había que hacer demasiadas cuentas, demasiados números", le dice 'Delpo' a ESPNtenis.com. "Si Del Potro hubiera sabido lo que se jugaba en ese servicio, no habría arriesgado tanto", se lamenta, a tres años del hecho, Richard Evans, periodista británico con décadas de experiencia.

"Lo que no me gustó de ese partido fue que no sabíamos quién había pasado o no, porque era un asunto de games", recordó Federer. "Yo más o menos sabía cuando estaba jugando que si ganaba un set, ya estaba. Tuve chances de quebrar en el tercero y debería haber ganado. Terminé perdiendo. Eso creó todo el caos". La media línea quedará en el recuerdo y nos habla de qué fina es la línea que separa ganador y perdedor en este deporte.

Otra situación que benefició a Del Potro aquella vez: comenzar a sacar primero en el set. Si hubiera empezado Federer y el argentino ganaba con un único quiebre, habría sido 6-4 en vez de 6-3, y Murray no habría escrito su famoso tuit: "Creo que estoy afuera, pero las reglas no están siendo bien explicadas". Del Potro habría sido el eliminado.

Esta vez, Federer ya sabe que está clasificado a semifinales antes de ingresar al estadio. Será primero aun perdiendo en tres sets ante Del Potro, segundo si cae en dos parciales. ¿Qué actitud tomará el suizo? Lógicamente, por respeto al deporte, a sí mismo, a Ferrer, jamás se permitirá jugar relajado, aunque, si se tiene en cuenta que las semifinales se jugarán el domingo, un día después, ¿hay espacio para un relajo inconsciente?

"En Roland Garros me empecé a dar cuenta de que me acercaba a su nivel y en Basilea ví por dónde podía hacerle daño, que es por dónde le voy a jugar acá", anticipó Del Potro, aunque no revelará la táctica, por las dudas. Como primera medida, el saque deberá funcionar como en aquella final de Basilea. Federer mostró un nivel supremo en su primer partido, no tanto contra Ferrer, pero definitivamente no está con las dudas de la semana en Suiza. Será la octava vez que se enfrenten en el año y, como hablamos del Masters, quizá no sea la última.


Jorge Viale se desempeñó como especialista en tenis del Diario Deportivo Olé entre 1997 y 2010 y es el creador del blog fuebuena.com.ar. Fue también editor del sitio en español de la ATP entre 2005 y 2008, colaborador de Deuce, la revista digital trimestral de la ATP (en inglés), del sitio oficial de la Copa Davis y del diario suizo Blick. Además escribió notas para el portal Tennis.com, el diario deportivo francés L'Equipe, la agencia alemana DPA, el diario deportivo chino Titan Sports, el inglés Sunday Telegraph y la revista Playboy de México. Trabajó en el área de prensa del Masters 1000 de Madrid entre 2005 y 2009 y también para el sitio oficial de la serbia Ana Ivanovic. Cubrió las finales de Copa Davis 2006 y 2008, la final de Roland Garros 2004 y diversos torneos Masters 1000 y Copa Masters. Consulta su archivo de columnas.