Jay Cutler muestra mejoría

Por el historial de los Bears, Lovie Smith no se toma a la ligera las conmociones

Actualizado el 14 de noviembre de 2012
Por Michael C. Wright
ESPNChicago.com

LAKE FOREST -- La NFL revisó el proceder de Chicago frente a la conmoción sufrida por Jay Cutler y determinó que el equipo siguió correctamente el protocolo, informó un vocero de la liga. Mientras el entrenador Lovie Smith sostuvo que los Bears fueron más allá de los requerimentos oficiales.

Lovie Smith
APSmith mantiene un protocolo personal para tratar lesiones

Cutler sufrió una conmoción en el segundo cuarto de la derrota de Chicago, 13-6, frente a los Houston Texans.

"Olvidémonos del protocolo por un momento", dijp Smith. "Si un jugador tiene una contusión o cualquier lesión, no regresará al partido; tan simple como eso. Una vez que vimos [que] Jay Culter [y el ala defensiva] Shea McClellin tenían una conmoción, nos fuimos primero por nuestro propio protocolo, que indica que el jugador [está] fuera del partido".

Smith dijo que Culter "está mejorando", y añadió que "ya se sentía mejor hacia el final de partido". Pero el estado del mariscal de campo par el duelo del 19 de noviembre frente a los San Francisco 49ers no es claro, de cara a una serie de pruebas que determinarán si puede jugar esta semana.

Debido a la incertidumbre en la condición de Cutler, los Bears recontrataron al veterano lanzador Josh McCown.

Tras revisar el video del partido, Smith piensa que la conmoción ocurrió en un artero golpe del apoyador de los Texans, Tim Dobbins. Cutler sostuvo un golpe en la cabeza con 2:56 por jugar en el primer medio, cuando salió de la bolsa hacia el frente de la línea de golpeo y completó un pase a Devin Hester. El receptor ganó 42 yardas pero la jugada fue revertida por un pase al frente ilegal. Al momento que Cutler se deshacía del balón, Dobbins embistió al pasador en la cabeza, atrayendo un castigo por rudeza innecesaria.

El golpe claramente sacudió a Cutler, quien se quedó en el campo por siete jugadas más. Durante una pausa en la jugada en la que Smith desafió la marcación del pase ilegal de manera insatisfactoria, el equipo médico administró el protocolo de enfoque a las conmociones de la NFL, y determinó que Cutler no mostraba síntomas de dicha condición.

Smith dijo que habló personalmente con Cutler "justo después" del golpe.

"Nuestros entrenadores hablaron con él. Cuando me refiero a protocolo para conmoción, eso es una parte", dijo Smith. "No es que mostrara síntomas, pero hubo una pausa mientras, nuestros entrenadores hablaron con él, lo evaluaron. Se veía bien en ese momento. Los jugadores en la reunión previa a la jugada no notaron nada extraño con él. No sólo fue en ese momento, continuaron hablando con él todo el tiempo hasta que salió, incluso durante el medio tiempo".

La liga requiere que el equipo tenga entrenadores certificados en el área de prensa para monitorear lesiones en la cabeza. Los entrenadores pueden notificar al equipo médico en las laterales sobre cualquier potencial lesión craneal.

Si el jugador no muestra síntomas de conmoción tras pasar el protocolo de la liga, se le permite regresar a jugar, que fue la razón por la cual Cutler participó en siete jugadas más tras el golpe de Dobbins.

De acuerdo con las líneas de acción de la liga, un jugador que sostenga una contusión, no debe regresar a la acción el mismo día si continúa presentando síntomas, lo que incluyen la inhabilidad de recordar asignaciones o jugadas, lagunas mentales, así como mareos y dolores de cabeza persistentes. La liga promulgó dichas líneas de acción en 2010, dos meses después de una audiencia congresional sobre lesiones en la cabeza.

Smith indicó que los Bears llevaron el protocolo de la NFL un paso más allá, continuando la evaluación del pasador en busca de síntomas durante el medio tiempo, que fue cuando el club determinó que Cutler saldría por el resto del partido.

"Constantemente hablamos con él", dijo Smith. "Si ves la jugada, no es que se viera ligero de pies o con visión nublada, nada de eso. Sentimos que estaba en control de la situación, al igual que el resto de los jugadores al momento".

Los Bears abrieron la segunda mitad abajo por 10-3 con Jason Campbell como mariscal de campo, antes de anunciar minutos más tarde que Cutler abandonaba por una conmoción.

Dobbins consideró su golpe sobre Cutler como limpio, insistiendo que conectó al lanzador en el pecho. "Nunca le toqué el casco", expresó el apoyador.

Smith indicó que los Bears toman precauciones extra para atender potenciales conmociones, toda vez que el equipo arrastra una historia en este tema. Cutler sufrió una conmoción el 3 de octubre de 2010 tras absorber nueve capturas durante la primera mitad en una derrota frente a los New York Giants. La lesión forzó a Cutler a perderse el siguiente compromiso frente a los Carolina Panthers.

Tiempo antes, el apoyador Hunter Hillenmeyer sufrió una conmoción en el tercer partido de la pretemporada y se perdió el último de exhibición. Dado de alta para jugar el inaugural, Hillenmmeyer salió tras sentirse enfermo. Eventualmente, el equipo lo colocó en la lista de reservas lesionados y el apoyador se retiró por las múltiples conmociones que había sufrido.

Actualmente está involucrado en una demanda con los Bears, en un intento por recuperar pagos perdidos tras verse obligado a retirarse por su condición.

"Que regresen al campo es una decisión de los médicos, no los entrenadores", dijo Hillenmeyer el lunes. "El equipo de entrenadores y médicos de Bears, entienden que están obligados por ley, juramento y buena conciencia para proteger la salud de Jay primero, aunque él no esté de acuerdo con el diagnóstico".

Las reglas de la NFL establecen que Cutler no puede entrenar ni participar en un partido hasta que sea dado de alta por un neurólogo independiente. Por políticas de la liga, Cutler no tiene permitido hablar con los medios hasta que sea dado de alta.

Cutler será evaluado esta semana con una prueba de funcionamiento cerebral llamada ImPACT (Valoración post conmoción inmediata y examen cognitivo). La liga ha requerido que los jugadores se sometan a pruebas de funcionamiento cerebral desde 2007.

"Haremos el protocolo, y una vez que sea autorizado para regresar y entrenar también, ahí es cuando jugará. Es tan simple como eso. Ya empezamos el proceso", dijo Smith.

Las pruebas computarizadas utilizan ejercicios de memoria y reconocimiento para medir la recuperación de una conmoción. Por el historial del equipo, Smith indicó que los Bears se inclinan por la precaución, más allá de apresurar a los jugadores al campo.

"Cada equipo tiene jugadores que han pasado por conmociones, y eso no aplica sólo para conmociones. Lo hacemos con todos nuestros jugadores con cualquier lesión que sostengan. Nunca pondremos a alguien en riesgo. Ningún partido es tan importante para nosotros. La salud del jugadores siempre viene primero en todo lo que hacemos".